Democracia en crudo: los “caucus” de Iowa

Posted on 8 enero, 2008. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , |

Por Eileen Truax / Des Moines, Iowa

Para la mayoría de los estadounidenses los caucus son un misterio, así que para mí, que no nací en este país, eran algo así como la leyenda urbana. Por alguna razón me imaginaba a personas, la mayoría hombres, con atuendo de pilgrims y con actitud de Santa Inquisición, eligiendo un candidato a la presidencia que conviniera al status quo y que garantizara la continuidad de los valores americanos, cualesquiera que estos fueran en sus mentes retorcidas.

Nada más lejos de la realidad. El jueves pasado tuve una probada de democracia en crudo que sin duda sería una gran lección para muchos de los actores de nuestras supuestas democracias que al final no son más que pequeños dictadorzuelos al servicio de los grupos de poder.

Los caucus son una de las dos modalidades de elección interna del candidato a la presidencia en los partidos Demócrata y Republicano. A diferencia de las elecciones primarias que se celebran en 37 de los 50 estados de este país, y que consisten en el método tradicional de ir a una urna y depositar una boleta, los caucus que se celebran en los restantes 13 estados son un mecanismo de debate, argumentación y cabildeo en el que participa gran parte de la comunidad.

Iowa es uno de estos estados. El caucus que me tocó presenciar fue el de los demócratas en el poblado de Grinnell, a una hora de Des Moines, la capital. Lo primero que me impresionó fue la voluntad de la gente para asistir a su caucus. Las callecitas de Grinnell son muy angostas y un par de días antes había caído una tormenta que dejó altísimas capas de nieve, en ocasiones del tamaño de una persona, sobre las aceras. Los caucus inician a las 7:00 PM, así que a las 6:30 PM, a una temperatura de -15oC, en medio de la densa obscuridad y caminando entre muros de nieve, la gente se dirigía al auditorio elegido para realizar el caucus. No una, o dos personas: la tradición es que las familias completas se trasladen al lugar del caucus: abuelos, jóvenes, niños. Desde afuera, viendo entrar a las personas, parecía que acudían a misa en un mediodía soleado.

Una vez adentro, quienes son votantes registrados se apuntan en una lista; ellos podrán tener voz y voto en el caucus, aunque a los niños también se les da oportunidad de estar presentes en todo el proceso -huelga decir que es una oportunidad extraordinaria de formarlos en la participación cívica y en la cultura política. Adentro del auditorio había voluntarios, la mayoría jóvenes entusiastas, con propaganda de sus candidatos: calcomanías, folletos, galletas, lo que sea para atraer a los indecisos y convencerlos de que Hillary, Obama o Edwards son la mejor opción.

Cuando todos han entrado, se da la cifra de asistentes: 485 en el precinto donde estuve yo. De acuerdo con las reglas del caucus, un grupo de simpatizantes de un candidato sólo es “viable” si cuenta con el apoyo de al menos el 15% del total de asistentes, que en este caso eran 73. Entonces los simpatizantes de cada candidato se reúnen en grupos: allá los de Clinton, allá los de Obama, allá por una esquinita los de Richardson, el gobernador de Nuevo México y único candidato hispano a la presidencia. Una vez reunidos, se empiezan a contar. Los simpatizantes de Barack Obama pegan un grito de emoción: 240 de los 485 asistentes lo prefieren a él. Los de Clinton, por el contrario, no lo pueden creer: apenas 44 votos. John Edwards recibe 102, el senador Joe Biden 51 y los demás cifras menores a los 30 simpatizantes. Hasta el momento, solo los grupos de Obama y de Edwards son viables.

Entonces empieza el caucus: quienes apoyan a los candidatos “viables” se acercan a convencer a los otros de que se unan a su grupo. En la mayoría de los casos, la estrategia consiste en hacerles ver que sus respectivos candidatos comparten un ideario, por ejemplo, con respecto a los programas de educación o de salud. Los 51 simpatizantes de Biden logran convencer a los de Dennis Kucinich y a algunos de Richardson, ya que comparten la postura de retirar inmediatamente las tropas de Irak.

Los más entusiastas eran los jóvenes. Una chica intentaba desesperadamente de convencer a los indecisos de que la experiencia de Hillary la hace la candidata perfecta para competir con quien resulte ganador por el lado republicano. Además, explica, sería la primera presidenta mujer. Muchas de estas personas viven en la misma calle, así que uno le dice “mira, a mí no me vas a convencer, pero ve con fulano, seguro a él sí”, y la manda a otro grupo.

Al final, después de dos horas de cabildeo, el balance es: 240 para Obama, 102 para Edwards y 78 para Biden. El grupo de Hillary no alcanza los simpatizantes suficientes para considerarse viable. De esta manera, los 37 delegados que corresponden a este precinto -cifra que es asignada de acuerdo a la densidad demográfica del distrito electoral- serán repartidos proporcionalmente entre los tres candidatos viables: 6 para Biden, 10 para Edwards, 21 para Obama. Los delegados asistirán a la convención estatal del partido, junto con los delegados emanados de los otros precintos a lo largo de toda la entidad. Ahí darán su voto por los candidatos a los que representan, y saldrán a su vez delegados estatales que irán con sus resultados a la convención nacional del partido en septiembre, donde en un proceso similar, se elige al candidato a la presidencia por el Partido Demócrata.

Este proceso de democracia “artesanal”, cara a cara, seguro tiende a desaparecer. Sería imposible pensar que ciudades como Los Ángeles o Chicago, con millones de votantes, pudieran cabildear uno a uno hasta conocer la plataforma de cada candidato y obtener la mayor cantidad posible de respaldo. Pero para los habitantes de Iowa, mientras dure, su proceso es un orgullo.

“Esto es parte de nuestra tradición, lo vivimos desde que somos niños”, me dijo un hombre. “Nosotros no tenemos un equipo profesional de nada, ni de beisbol ni de futbol. Para nosotros, este es nuestro Super Bowl”.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

9 comentarios to “Democracia en crudo: los “caucus” de Iowa”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Súper, qué interesante. Aunque no parece que sea fácil convencer a nadie: sólo los de Biden crecieron. Lo que nos faltó saber es si los delegados que surjan de la convención estatal son todos para uno de los precandidatos, por mayoría simple, o también se reparten de manera proporcional. Otra cosa: ¿quién paga los gastos de los 37 delegados que van a esa convención?, ¿quién paga los de quienes van a la nacional? Y una más picosilla: ¿qué pasa si un delegado va a una de estas convenciones con el mandato de votar por Hillary, pero termina votando por Barack? Alguien se quedaría muy molesto, ¿no? Y si no se quiere que eso pase, ¿por qué no, en lugar de andar montando convenciones y dándoles viáticos a los delegados, simplemente se envía el mandato del caucus para que se cuente?

Bueno, Eileencita, muchas preguntas y sabemos que estás súper ocupada por todo Estados Unidos cubriendo las primarias y los caucus. Además, con esos fríos (y yo aquí, asándome en el desierto). Si tienes tiempo de responder, muy bien, si no, hasta el próximo post. ¡Un besote y a apechugar!

[…] en crudo: los “caucus” de Iowa January 8, 2008 – 1:00 am | leonid Escribio un articulo buenisimo hoyAqui hay un pedazo del articulo“Esto es parte de nuestra […]

Que barbaridad, cuantas preguntas!! De carrera pero ahi te va: Me equivoque en la cifra final de Obama, empezo con 240 y termino con 263; al parecer algunos de los de Hillary y otros que apoyaban a Chris Dodd terminaron con el. El que no crecio nada fue Edwards.
Desde luego el sistema no es perfecto ni con mucho; me contaron de un precinto donde los simpatizantes de Hillary llamaban a la gente y cuando llegaban con ellos en vez de ofrecerles argumentos les daban chocolates; pero el simple hecho de que la gente dialogue sobre las virtudes y defectos de los candidatos con argumentos -en la mayoria de los casos- en vez de con insultos y descalificaciones como hemos visto recientemente en algunos paises, me parece bastante alentador aunque no consigan convencer al otro. Una mujer me dijo: “Desde luego que a mi me gusta Richardson, pero para mi lo importante es que no vuelve a haber un Bush (refiriendose a un republicano) en la Casa Blanca, y Hillary es la que mejor lo puede hacer”.

Sobre los delegados, el modo de representacion es el mismo en todos los niveles: llegan a la convencion estatal y la reparticion de los delegados es similar. La norma de “winner takes all” solo aplica en la eleccion presidencial, y he ahi otra gran incoherencia: tanto proceso democratico previo para acabar con esa practica arcaica y poco democratica.

Sobre los gastos de los delegados, estoy casi segura de que corren por cuenta del partido, pero debo verificarlo.

La hipotetica situacion de que el delegado llegue con el mandato de Hillary y vote por Barack, depende del tipo de delegado que sea. El delegado emanado de un caucus no llega con un mandato, sino con una recomendacion; puede cambiar de opinion. Pero el delegado emanado de una votacion primaria si lleva mandato y no puede cambiar su postura. Existen tambien los llamados “superdelegados”, que son figuras representativas del partido y no emanadas de un proceso local. Entre ellos suelen figurar gobernadores, congresistas y a veces alcaldes, como el caso de Antonio Villaraigosa para los democratas. Ellos tambien pueden votar por quien deseen y equilibrar la balanza en plena convencion; asi que como puedes ver, no hay democracia perfecta.

Pero de que el proceso del caucus es lindo, ni duda cabe.
Alguna otra cosita??

Estupendo artículo. ¡Hasta que puedo leer un texto que describa bien de qué se trata esto de los caucus! Entonces, ¿lo que define si se procede por caucus o por primarias son consideraciones históricas y demográficas? ¿Qué pasa en Alaska y Hawaii?
Saludos

Manuel, un poco tarde pero llego a responder a tu comentario. Absolutamente, la realizacion de un caucus la determina la historia de cada estado y la facilidad que tiene para seguirlo realizando de acuerdo con su densidad demografica. Supongo que por esa razon, tanto Hawaii como Alaska estan incluidos en los estados que aun los celebran.

Y creo que sí, como dijo ese hombre sincero, este RITO hace que los jóvenes y los que ya no lo son tantos, sientan que su opinión VALE.
Cuando se profesionaliza la POLÍTICA y a los POLÍTICOS, la producción comienza en serie.

Oye, pero QUE EXPANSIONISMO, ¡no será mucho! , me pregunto si a Hawai y Alaska, en verdad, les interesa la expansión de la base territorial.

Temoris, tu pregunta sobre quien paga las primarias me dejo pensando, asi que me puse investigar. Hoy traigo un articulo sobre el tema en La Opinion, por si le quieres echar un ojo:

http://www.laopinion.com/primerapagina/?rkey=00000000000003170600

Saludos!!

[…] en cada precinto. Es un proceso bellísimo que no detallaré por el momento, pero que reseñé en este artículo que publiqué en 2008 en Mundo Abierto y que a quien esté interesado le recomiendo leer –perdonen la falta de modestia, pero creo que […]


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: