Archive for 30 enero 2009

1989-2009: ¿Qué veinte años no es nada?

Posted on 30 enero, 2009. Filed under: Domingo Lilón -Pécs, Hungría |

Por Domingo Lilón / Pécs, Hungría

Si echamos un vistazo a los acontecimientos tenidos lugar en las dos últimas décadas transcurridas llegaríamos a cuestionar la frase de aquel tango cantado por Gardel de que “veinte años no es nada”, porque durante estos veinte años han transcurrido muchas cosas, positivas y negativas al mismo tiempo.

Desde donde escribo este post, Europa Central para unos, Europa Oriental para otros, Europa Centro-Oriental para terceros, los cambios han sido tan rápidos que para mi hijo mayor, nacido precisamente en 1989, todo lo anterior a esa fecha suena a prehistoria. Y, quizá, muchas veces con razón: ¿Se acuerdan de aquella primera versión de teléfono móvil que más bien parecía un maletín de ejecutivo? ¿O de aquellos ordenadores con un floppy que abarcaba casi medio PC? Pero también le suenan extrañas aquellas historias que les contamos su madre y yo de que los húngaros de entonces podían salir al extranjero (léase a Occidente) cada tres años con 50 dólares oficiales para ello. Y los húngaros eran afortunados, porque podían salir, aunque fuese cada tres años (de allí que le llamaran “la barraca más alegre del socialismo”). Otros (soviéticos, alemanes de la RDA) no podían soñar con tanto. Entonces todos envidiaban a los yugoslavos, porque éstos podían trabajar (y lo hacían) en ese Occidente de ensueño como lo era Italia, Austria o Alemania, ganar buen dinero, comprar buenas ropas y joyas, coches, sin tener que desprenderse de su ciudadanía yugoslava. Simplemente, entraban y salían. Hoy día, la gran mayoría de aquella Europa de “segunda clase” es socia de un club selecto (la UE), y aunque las diferencias entre unos y otros son (sobre lo que recientemente ha escrito Yaotzin para el caso alemán), a veces, abismales, ser miembro del club da cierta categoría. Y, al contrario de dos décadas atrás, parte de la ex-Yugoslavia es quien quisiera estar en el lugar de sus antiguos camaradas de sistema. En este corto trayecto (y aquí sí hay que estar de acuerdo con Gardel en que “veinte años no es nada”), hemos visto desintegrarse a la URSS y ver nacer nuevos viejos Estados, otrora “camaradas” y hoy verdaderos enemigos. Hemos visto la desintegración de Checoslovaquia y de Yugoslavia, la fusión de las dos Alemania, y para algunos, como Eslovaquia, pasar de una moneda como “el rublo convertible” al euro. Para mí, testigo presencial de estos cambios, ha sido algo indescriptible. Para mi hijo, algo de lo más normal.

Los cambios ocurridos en América Latina han sido también vertiginosos. Tras la llamada “década perdida”, y después de superar crisis económicas como la mexicana, brasileña y, principalmente la argentina, el siglo XXI latinoamericano se encamina, parece ser, hacia buen puerto gracias a sus recursos naturales o a su producción de alimentos, aunque la crisis actual persista en jugarle una mala pasada (recién acabo de leer las espectativas del FMI sobre el crecimiento económico para la región para el 2009, un 1,1% debido, principalmente al “colapso” de los precios de las materias primas). Naturalmente, la región, en general, mantiene muchos problemas socioeconómicos aún sin resolver, problemas de salud, educación, pobreza, inclusión social, son temas que están a la orden del día. Pero vemos la intención de sus líderes de buscar soluciones en conjunto. De allí la aparición de nuevas organizaciones internacionales de carácter regional (UNASUR, por ejemplo), cuyas finalidades son la búsqueda de soluciones a los problemas latinoamericanos. Otros problemas, como el narcotráfico y la violencia, están minando la calidad de vida en países como Colombia y México. El atraso tecnológico, sector puntero en las nuevas “sociedades del conocimiento”, la baja competitividad de la producción, unidas a una mano de obra poco cualificada, entre otras, hacen que América Latina, en muchos aspectos, continúe siendo países productores sólo de materias primas. De allí que una de las tareas primordiales del próximo siglo XXI ha de ser la de una mayor dedicación y atención al factor humano, a su educación y preparación, tanto a nivel primario, secundario y, especialmente, universitario.

Pero de todos los cambios ocurridos en estas dos últimas décadas en el continente americano quizá el de mayor relevancia ha sido la llegada al poder de una nueva élite mestiza, representante de los colores del continente. La juramentación de Barack Obama como presidente de los EE UU viene a cerrar un ciclo muy interesante en el escenario político americano y mundial. ¿Hubiéramos, acaso, pensado que transcurridas dos décadas desde el final de aquel “siglo XX corto”, como lo llamara Eric Howbsban, que gobiernos de América estarían hoy liderados por un indígena (la Bolivia del presidente Evo Morales), por un mulato (Leonel Fernández) en un país (la República Dominicana) en donde la alternancia en el poder estuvo siempre (con sólo algunas excepciones) en manos de los “blancos”, que un líder sindical (Lula) gobierne el país (Brasil) con mayores perspectivas, regional e internacional, en América Latina, que Chile, un país tan conservador, esté gobernado por una mujer, víctima de la dictadura reciente de su país? Creo que lo que hoy es una realidad, en 1989 parecía algo imposible de lograr. A lo mejor hasta mi propio hijo así lo piensa.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 5 so far )

Hace 20 años…

Posted on 27 enero, 2009. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín | Etiquetas: , , , |

Por Yaotzin Botello / Berlín

Por el hueco del Muro de Berlín, de unos 50 metros de largo, pasan prominentes. Estrellas de cine y políticos con corbatas europeas. Se bajan de sus barcazas hacia el muelle, cruzan el Muro que corre a lo largo del río Spree y van a un concierto a la arena O2. Ou-Tu. El nombre de la arena es el de la compañía de telefonía que patrocinó la construcción de ese gigantesco armatoste multiusos, que se construyó en el 2008 y que, por lo desolado del área donde está, parece más bien una nave extraterrestre que encontró un buen lugar de estacionamiento.

La vista desde el Oeste, del otro lado del Spree, desde donde se puede apreciar el muelle y, como en una foto más abajo, los 50 metros de Muro quitado.

La vista desde el Oeste, del otro lado del Spree, desde donde se puede apreciar el muelle y, como en una foto más abajo, los 50 metros de Muro quitado.

 

 

El Spree en el Oeste y la Ou-Tu en el Este, en el barrio de Friedrichshain.

Pasar por encima de la Cortina de Hierro, qué deseo ardiente para la gente que está arriba. Así se lo imaginaron los dueños de la Ou-Tu (yo hablo a la compañía y les digo O-Tsbai, como sería en alemán, pero siempre me corrigen) cuando mandaron quitar los 50 metros de Muro de Berlín que dividían el Spree del terreno baldío. Como si nada.

 

Los 50 metros de la Ou-Tu

 

Esta es una de las ideas que tienen los alemanes del Este de lo que pasó con ellos después de que se cayó el Muro de Berlín, hace 20 años. El Este, un lugar con espacio y rentas bajas para las nuevas casas, para los nuevos negocios, y donde los beneficiados directos no son los que viven ahí, sino los que llegan del mundo capitalista.

Un último estudio lo dice así: “Muchos ciudadanos de los nuevos estados federados (los que se integraron a la República Federal Alemana con la caída del Muro) se sienten insatisfechos con su situación financiera. Con su vida privada lo están. Por un lado reconocen que con la caída del Muro mucho se ha mejorado como las condiciones de las viviendas, de la infraestructura o de los productos. Un 88 por ciento de los encuestados dice que hay un aumento de la pobreza en los nuevos estados federados”.

 

Niños cruzando la cicatriz del Muro

 

Además, cada aniversario de la caída del Muro se revelan las encuestas en las que se dice que los alemanes quieren el Muro de regreso. A veces son más, a veces son menos. Yo digo que siempre tiene que ver con el momento de la situación financiera. Hace dos años eran 1 de cada 3 alemanes del oeste los que querían el Muro de regreso. Alemania del Oeste paga con las llamadas ‘transferencias’ la reconstrucción del Este, por eso el descontento. Pero también del ‘nuevo’ lado, porque el año pasado eran 1 de cada 5 alemanes del Este los que querían que se erigiera de nuevo una barrera. Las razones que he escuchado describen un mundo de seguridad bajo el régimen comunista, todo gris, monótono, con policía secreta y sin perspectivas, pero con vivienda, comida y sin envidias sociales.

Berlín es ahora inimaginable con Muro, fuera de la zona de la Ou-Tu, así como toda Alemania y otros países lo serán sin su nuevo Cinturón Verde, que se construye a lo largo de lo que ocupara la Cortina de Hierro para celebrar la ecología y conmemorar de alguna forma lo que hubo ahí hace 20 años.

 

Lo que fuera la Cortina de Hierro, empezando por la parte alemana, será transformada en una zona ecológica para mantener especies y para recordar la división

 

Leer entrada completa | Make a Comment ( 7 so far )

Cartas desde Cuba: la blogger radiactiva

Posted on 23 enero, 2009. Filed under: Témoris Grecko |

Por Témoris Grecko / La Habana

Uno de los primeros grandes gestos de la Revolución (cuando todavía tenía todas sus letras y no se había degradado a la R.) cubana fue lanzar una campaña masiva de alfabetización. En esto tuvo una influencia considerable Che, quien desde los días de guerrilla en la Sierra Maestra motivaba a sus hombres para que aprendieran a leer y escribir. Lo veía como un paso indispensable hacia la liberación.

El siguiente era poner al alcance de la gente los siguientes niveles de educación. Así se universalizaron los niveles básicos y los hijos de los trabajadores y campesinos pudieron acceder a la universidad. Junto con la salud y el desarrollo deportivo y cultural, la educación es uno de los pilares que justifican la continuidad del régimen político.

Uno se pregunta cuál es el propósito de educar a la gente si se le va a negar el derecho a pensar.

La actitud represiva estuvo presente desde el inicio del proceso revolucionario, pero adquirió peso doctrinal en 1971. En aquel momento, el gobierno había metido a la cárcel a un poeta que no era disidente ni opositor, sino sólo alguien que creía que podía tener una opinión propia. O sea, de pensar. Y además supuso que podía ejercer la libertad de expresión. Tache. Fue entonces cuando Fidel sentenció, con referencia a la creación intelectual y artística: “Dentro de la Revolución, todo. Fuera de la Revolución, nada”. Es decir: o escribes, compones, filmas y pintas de acuerdo a lo que la R., es decir, el gobierno, quiere, o te vas a prisión o del país.

Como explicaba en mi anterior Carta desde Cuba, el régimen ha tenido 50 años para formar a los cubanos, desde el círculo infantil hasta la universidad, como ha querido, explicarles el mundo a su antojo, sin interferencias de información fuera de su control. Hay gente que denuncia que en Cuba hay un solo diario nacional, Granma, el órgano del Partido Comunista. Pues se equivocan. Porque hay otro: Juventud Rebelde, el órgano de la Juventud Comunista. La primera aparece en tintas roja y negra, y el segundo, en azul y negra. Esto es muy importante porque no hay otra manera de diferenciarlos. Parecen hechos por el mismo equipo, suelen traer la misma noticia principal y destacar los mismos mensajes que los ministerios y organizaciones de masas quieren hacer llegar a la gente. Además, medio siglo no les ha servido para adelgazar un poco el mensaje, para tratar de congeniar un poco con su público y presentarse de una forma más amable: aunque estén destinados a ser lectura del pueblo, siguen siendo redactados (pésimamente) como órganos internos de una institución,son aburridísimos. Cualquier discurso de los dirigentes ocupa cuatro páginas, incluyen cifras desordenadas y documentos completos, sin compasión hacia el lector.

En la tele ya hay más variedad, porque Cuba presenta las series estadounidenses del momento (ya que hay embargo, no tiene que pagar por ellas). Pero la información se reduce al programa Mesa Redonda, a donde siempre invitan a los líderes partidarios, y al noticiero oficial, que puede ser resumido así: largas tomas sin editar del discurso de alguien, entrevista con la directora de tal fábrica donde todo va bien y los trabajadores están muy contentos, festival en el que los pioneritos (niños exploradores revolucionarios) festejan el aniversario de aquella vez en que Fidel visitó a sus padres cuando ellos eran pioneritos. Después, noticias de Venezuela, Bolivia, Ecuador (en este orden) y alguno de los siguientes: Paraguay, Nicaragua, Irán, Rusia. O sea, los aliados. Y luego vienen los países capitalistas, que ahora tienen mucho espacio porque la “crisis del capitalismo” de alguna forma sugiere que Fidel tenía razón y que Cuba va bien, a pesar de que no haya comida. En diciembre, durante al menos seis noches, repitieron los zapatazos que recibió Bush en Irak: primero porque ocurrió, después porque había reacciones internacionales, luego porque habían golpeado al no muy hábil lanzador de zapatos, más tarde porque… bueno, en Cuba lo que no falta son motivos para reírse de algo.

Al hablar con muchos cubanos, uno se siente apesadumbrado por dos razones: una, porque saben dónde están los países escandinavos y qué se come en Tailandia, les encantaría ir a verlos pero asumen que será imposible: les han dado educación pero no los dejan salir. La otra, porque su información es muy incompleta y uno siente que a final de cuentas no tienen idea de lo que pasa en el resto del mundo.

Entonces llegó la internet. ¡Qué riesgo! El gobierno se preocupó porque aunque ha educado a los cubanos por 50 años y presume que están mejor preparados que el resto de los latinoamericanos, todavía teme que sus niños (porque así los trata) sean incapaces de entender lo que leen y acaben formándose una idea errónea, acaso los convenzan de que en Cuba no hay libertad y les metan la idea de que hay que cambiar.

Para no ser yo el único que les cuenta esto, reproduzco aquí un fragmento de la entrevista que hice para la revista Esquire a Yoani Sánchez, la joven de 33 años que tiene el blog Generación Y, con el cual ganó varios premios, entre ellos el prestigioso Ortega y Gasset. Dice Yoani:

“Para el Estado cubano no hemos dejado de ser niños. Niños a los que hay que controlarles cuántas horas que ven televisión, si entran o salen de casa. ¿Qué significa eso? Que no confían en nosotros, porque saben que el sistema educativo, todo este adoctrinamiento que nos han hecho durante 50 años, nos ha creado un fenómeno muy peculiar en Cuba, la doble moral y la simulación. Saben que buena parte de lo que proyectamos no es verdad. Esa proyección de pueblo con una conciencia ideológica, se resquebraja fácilmente cuando una persona tiene la oportunidad de expresarse libremente.”
Sigue Yoani: “Yo vi las imágenes de la caída del muro de Berlín 10 años después de que ocurrió. ¿Por qué no hemos podido ver en nuestra propia televisión las imágenes de lo berlineses destruyendo su muro? ¿Por qué no vimos las imágenes de la plaza de Tiananmen, que las vi también 11 años después de lo ocurrido? El gobierno quiere controlar muy bien esa ficción de mundo exterior y mundo interior que nos ha creado. Todo lo que pueda contaminar esa imagen de infierno exterior del mundo capitalista, y de aliados socialistas que son una especie de paraíso, lo mantienen muy controlado, pero la tecnología ha venido en nuestra ayuda. Ya no son los tiempos en que nadie se enteraba de nada, en que al interior de Cuba se hacían cosas, y nadie se enteraba. Yo creo que las antenas parabólicas, los radios de onda corta, la propia internet a pesar de lo limitada que está, todas estas redes de tráfico de información que hemos creado ayudan mucho a arrancarle el monopolio informativo. Ellos tienen mucho temor de eso porque saben en el fondo que la simulación es lo que marca la pauta y que con herramientas informativas en nuestras manos, los cubanos podemos empezar a mover los cimientos de nuestro propio muro.”

La “ficción de mundo exterior y mundo interior” a la que se refiere Yoani es la que se presenta con la intención de convencer al pueblo de que Cuba, con sus carencias, es el lugar ideal y que todo afuera es la selva del lobo feroz.

Yoani es parte de un grupo de bloggers que están arriesgando su libertad para ejercer su libertad de expresión. Algunos son más críticos que otros, pero todos creen que no hay razón para dejarse callar. Existe un problema de fondo, sin embargo: sus compatriotas no los pueden leer.

En principio, porque el gobierno cubano ha bloqueado el acceso desde la isla a algunos de esos blogs, como Generación Y: se tarda, se tarda, hasta que aparece un mensaje de error. Eso es lo de menos, sin embargo: para empezar, la mayoría de la población carece de acceso a la internet. En varias ocasiones conversé con gente que renta habitaciones para visitantes, que quiere pasear turistas o brindar algún servicio, y traté de sugerirles que pusieran un anuncio en una página web para que sus clientes potenciales los conocieran, o por lo menos que se consiguieran una cuenta de correo-e. Pero no conseguí hacerles entender de qué se trataba, o para qué serviría: han escuchado de la internet, saben que está por ahí, pero no alcanzan a imaginar que fabulosa herramienta de comunicación es.

Hay “clubes de la computación” donde rentan computadoras con acceso a redes. Para poder usarlo, hay que tener una justificación. Los estudiantes tienen permiso, muy bien. Pero sólo 40 minutos a la semana. Y además, no entran en la internet, sino en la intranet del Estado cubano: sólo pueden leer páginas de la isla. Es una paradoja que algunos sitios web que son muy militantes a favor de la causa cubana –y que algunos colegas recomiendan mucho aquí–, no pueden ser accesados por los cubanos comunes y corrientes. No hay disponibilidad de tener una cuenta Yahoo!, Gmail o Hotmal, porque esos servicios no están disponibles. Así que hay que solicitar (sin garantías de que te la den) una cuenta cubana con terminación .cu, cuyos contenidos –lo que sale y lo que entra– están monitoreados automáticamente. Es decir, que si te envían un e mail con ciertas palabras clave, no llega. Y lo peor es que te descubran haciendo algo raro, como escribirle a alguien que ya estás harto de que controlen tus e-mails. Lo de menos es que te cancelen la cuenta de correo.

¿Cuál es la alternativa? Los hoteles para extranjeros. Ahí sí hay máquinas con acceso a la internet. Sólo que, hasta 2008, los cubanos tenían prohibido entrar ahí. Ahora ya pueden, pero antes tenían que colarse. Y además, es carísimo, para nosotros y para ellos mucho más: en el Hotel Nacional cuesta 8 cuc la hora, es decir, como 9.60 dólares. Y el sueldo de un cubano está entre 10 y 20 cuc al mes.

Yoani me contó cómo lo hace: Entraba a los hoteles “valiéndome de mi físico, que heredé de abuelos españoles, comencé a conectarme a internet. Es excesivamente caro, pero era la única posibilidad porque los cubanos no podemos contratar una línea de Internet. Hay un mercado negro de internet pero yo no quería usar una herramienta ilegal porque podía asfixiar el fenómeno, si usaba una línea ilegal desde mi casa, podía ser penalizada no por lo que escribo, sino por cometer un delito. Entonces tenía que administrar muy bien el tiempo. Escribía todo en casa, lo ponía en el memory flash, llegaba a un hotel, ponía y en diez minutos, actualizaba mi blog. En ese momento la frecuencia era muy espaciada. Me pasaba una semana sin publicar, diez días, la gente se alarmaba, qué pasa con Yoani. La gente se acostumbró a que yo no soy una blogger que puede postear cada día. Yo creo que ésa es la contribución de los bloggers cubanos, ¡un momento!, que nosotros vamos más lento. Todo fue así hasta marzo de 2008, el gobierno cubanos bloqueó desdecuba.com para que no se lea desde la isla. Ahora ya no puedo entrar a la administración de mi blog, sino que lo envío por mail a amigos, ellos lo suben y a vuelta de mail me envían los comentarios”. Otra paradoja es que Yoani haya ganado tantos premios por un blog que no puede ver: “Soy como una blogger ciega”.

Sus lectores, entonces, están sobre todo en el extranjero: son “cubanos emigrados, gente que se fue hace 40 años y balseros que se fueron la semana pasada. Extranjeros interesados en lo que pasa aquí. Hacia el interior de Cuba, que es donde lo tengo más difícil, pues he tratado de que llegue de otra manera. Los cubanos somos muy diestros en eso. El hecho de que un niño no reciba leche del racionamiento después de los 7 años no significa que no va a tomar más leche. Los padres van a hacer todo lo posible por encontrar un camino paralelo, underground, ilegal, en el mercado negro para conseguir la leche. En la tienda en divisas la venden a 2.40 cuc, ¿quién va a pagar eso? La gente busca, lo roba al estado, lo trafica. Y asimismo lo hacemos con la información. Ah, no puedo acceder a Internet, la página está bloqueada, hallo otro camino. Yo he hecho una copia en un minidisk que ha llegado muy lejos. Creo que desde que comencé, he distribuido más de 300. Y a veces me llega el feedback, me dicen tengo el minidisk, increíble, adónde llega. También en memory flash difundo mucho. Y he hecho algunas impresiones de mi blog para la gente que no tiene computadora.”

Así se las arregla en el mundo virtual. Pero, ¿y en el real? El blog de Yoani no es uno de denuncia enfebrecida, de ataques virulentos y de llamamientos a la insurrección: sus comentarios políticos son suaves y mesurados, y en general, la mayor parte del contenido es una descripción de la vida diaria en Cuba, sin adjetivos: eso es tal vez mucho más subversivo que lanzar consignas. Pero muchos periodistas y escritores fueron encarcelados por decir mucho menos que eso.

“En el caso de una blogger, ellos no saben muy bien cómo actuar”, dice Yoani, “es un fenómeno nuevo y no funcionan los viejos métodos de coacción y de represión. Cada vez que han intentado hacer algo contra mí, aumenta el número de hits en el servidor. En diciembre el portal terminó con 14 millones de hits. Eso ha sido en parte debido a las sucesivas torpezas que el gobierno cubano ha tenido con nosotros. Lo más duro que me ha pasado es convertirme en una persona radioactiva, han tratado de ponerme en cuarentena. Para eso han utilizado su vieja arma de la difamación, de crear fantasmas de intimidar amigos, familiares, contar historias de una gran conspiración con la CIA, con el imperialismo. Son viejas técnicas que lamentablemente todavía surten algo de efecto. También no poder salir de mi país, no poder obtener permiso para viajar. La última vez para recoger el premio Ortega y Gasset. Y el hecho de que m bitácora esté bloqueada hacia el interior de Cuba. Sobre la marcha, la piel se me ha curtido un poco contra esas cosas. Y al final, para mí, el resultado es decir bueno, si ahora mismo yo estoy viviendo en carne propia lo que es que te fabriquen una campaña de difamación, entonces puede ser que todo lo que me hayan dicho de otros supuestos enemigos también sea falso. Vivir en la propia piel la mentira gubernamental es el antídoto final para no creerte sus mentiras”.

Ver otras entradas de la serie Cartas desde Cuba, de Témoris Grecko:

(Cuando la) R (perdió la) EVOLUCIÓN

Las generaciones perdidas de la música cubana

Leer entrada completa | Make a Comment ( 10 so far )

Pastel presidencial

Posted on 21 enero, 2009. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , |

Eileen Truax/Los Ángeles

Terminada la fiesta, a repartir el pastel. A partir de este miércoles el flamante presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tendrá que determinar cuáles son las prioridades de su gobierno e iniciar el proceso para repartir los recursos que tiene, entre los problemas que requieren de pronta solución.

Sabido es que el que más apremia es la economía. Ligado a éste se encuentra el desempleo, cuyas tasas se ubicaron alrededor del 8% durante el pasado diciembre. La guerra en Gaza evidenció también la urgencia de una revisión de la postura del país en los conflictos internacionales. Por último, en medio de la crisis, la reforma al sistema de salud, una de las banderas de Obama, se vuelve imperativa.

En medio de esta vorágine fácilmente podría pasar inadvertido otro de los pendientes; tal vez no el más urgente y estrepitoso, pero sí uno de los más importantes para este país: la necesidad de una reforma migratoria integral.

Para darle un amable recordatorio al nuevo presidente, este miércoles 21 de enero miles de activistas y miembros de la comunidad inmigrante en Estados Unidos se darán cita en Washington a través de distintas acciones durante todo el día, desde “plantones” frente al Capitolio y las oficinas federales de seguridad, hasta campamentos en los parques y visitas a los legisladores. Decenas de organizaciones de todo el país, principalmente de California, Arizona, Illinois, Florida y Nueva York, realizarán acciones simultáneas tanto en Washington como en sus estados de origen.

En paralelo, la organización Hermandad Mexicana Trasnacional, con sede en California, inició una campaña de cartas dirigidas a Barck Obama. En ellas se pide al mandatario que detenga las redadas y las deportaciones en tanto se gestiona la propuesta legislativa para una reforma migratoria. La petición se basa en el hecho de que esta moratoria puede ser decretada por el propio presidente a través de una orden ejecutiva y sin necesidad de que exista una aprobación previa por parte del Congreso.

Hermandad Mexicana hizo el borrador de la carta y distribuyó 10 mil copias en el sur de California; una vez firmadas, la propia organización se ha encargado de meterlas en sobres, ponerles una estampilla y llevarlas al correo. Se espera que lleguen a la oficina de Obama en la Casa Blanca entre el miércoles 21 y el viernes 23.

Además de saturar su buzón de correo “material”, la organización hizo una invitación para enviar la misma carta por correo electrónico a la cuenta de comentarios de la Casa Blanca; a dejar llamadas en el correo de voz, y a enviar el texto vía fax. La idea es dejar un mensaje que no se pueda ignorar.

Pero por muy bien organizadas que estén las agrupaciones activistas, el asunto es complejo. La mayoría de los grupos que tienen años en la defensa de los derechos de los inmigrantes buscan que se apruebe un “paquete” que incluya la legalización de los más de 12 millones de indocumentados en el país, con vías a la ciudadanía; la resolución de los casos de inmigración que tienen años sin resolverse; mecanismos para lograr la reunificación familiar y un programa que atienda la innegable necesidad de contar con visas para trabajadores temporales. Para esta corriente, no se debe aceptar nada que no resuelva todos estos asuntos de una vez, a fin de no “dividir” la fuerza del movimiento.

Sin embargo hay otros grupos que consideran que se puede avanzar por partes. Tal vez atendiendo primero el asunto de los estudiantes indocumentados, a través de una propuesta de ley ya existente en el Congreso y a favor de la cual se ha manifestado Obama, aunque eso no dé legalización a los familiares de estos chicos o a otro tipo de inmigrantes. Otras iniciativas podrían beneficiar a sectores de esta población por separado, pero se corre el riesgo de que el movimiento en su conjunto pierda fuerza.

Aunque la mayoría de los dirigentes, -incluyendo al arzobispo de Los Ángeles Roger Mahony y a otros líderes religiosos- buscan la propuesta integral, analistas consideran que esta alternativa no es viable en los meses por venir debido precisamente a la urgencia de atender los otros asuntos.

Hace un par de semanas un grupo representativo de estos líderes sostuvo una reunión con miembros del entonces equipo de transición de Obama en materia migratoria; tras la junta aseguraron que las señales dadas fueron buenas. Estos mismos representantes son los que este miércoles recordarán a Obama cuáles son las prioridades para la población inmigrante y particularmente para la población latina, la que con su voto contribuyó a armar la fiesta y que ahora busca su tajada de pastel.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Roberto Killmeate, Mercado de la Estepa

Posted on 19 enero, 2009. Filed under: Walter Duer -Buenos Aires | Etiquetas: , , , |

Por Walter Duer / Buenos Aires

 

4 de julio de 1976. Un grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) ingresó en la parroquia San Patricio, en el barrio de Belgrano, y asesinó a tres sacerdotes y dos seminaristas de la orden de los palotinos, con el lema: “esto les pasa por envenenar la mente de la juventud”. Seguramente, los asesinos que perpetraron esta masacre creyeron que habían eliminado a todos los miembros de este pequeño grupo y erradicado las ideas de esta porción de la iglesia, que traía una propuesta pastoral diferente a la tradicional, más involucrada en los problemas sociales de la comunidad y reconocida por visitar barrios marginales o movilizar jóvenes.

 

Pero se les escapó un pequeño detalle: Roberto Killmeate o, como lo conocen todos, Bob. “Justo en esa fecha estaba en Medellín, Colombia, terminando mis estudios, por lo que puede decirse que soy el único sobreviviente”. Ocho años atrás, Bob había dejado sus estudios de derecho, influenciado por el documento de los obispos en la Conferencia de Medellín, cuyo mensaje de compromiso de los sacerdotes en el cambio social de América Latina le abrió la cabeza. “Ingresé en el seminario de los palotinos y, después de unos años en Brasil, en 1973 volvimos con esos compañeros, los que fueron asesinados, al país”.

 

Enterado de la suerte que habían corrido sus antiguos colegas de estudios, Bob regresó a la Argentina, pero fue rápidamente “movido”, para su protección, hacia Inglaterra, Roma e Irlanda. De regreso de su periplo forzado por Europa, cuando se enteró de que su vida todavía corría peligro, viajó por América Latina observando y conociendo las realidades de las comunidades campesinas. “Fue un aprendizaje clave, ya que vi una nueva dimensión de la pobreza, que no se reducía solamente a la falta de recursos económicos sino que estaba relacionada con la ausencia de acceso a los derechos y a la dignidad”, describe.

 

“Lo más doloroso fue que la Iglesia Católica impuso el silencio sobre el asesinato y, por ser yo uno de los ideólogos de la acción social que desarrollaba la parroquia y que derivó en el acto criminal de la gente de la ESMA, demoró mi ordenación hasta 1978”. Pero no sólo eso: cuando le dieron el permiso, el 22 de mayo de ese año, hubo una condición: que sólo podía predicar su sermón en la misa de los niños, en la misma San Patricio. Lejos de callar a Bob, la estrategia de silencio eclesiástica lo movió a alzar su voz. “Fue una pelea constante contra el sistema, lo que yo quería era poder dedicarme a la acción social”, recuerda.

 

Movimiento continuo

 

Sus superiores no contaron con el espíritu rebelde del joven Killmeate, que desde esa posición siguió sus andanzas. Primero, organizó a los padres en una cooperativa de autoconstrucción de viviendas, llamada CAVE, para un grupo de pobladores de muy bajos recursos económicos en una villa de emergencia en Munro, en la provincia de Buenos Aires. Para eso, ideó un sistema de financiamiento (una cartera de socios de la parroquia más la colecta dominical de la misa de niños) que sirvió para erigir nada menos 47 hogares en el período 1979-1981, en un terreno donado por uno de los feligreses. “Además, como los beneficiarios debían devolver parte de los fondos, esto permitió construir 28 viviendas más”, se enorgullece el actual creador del Mercado de la Estepa.

 

Al mismo tiempo, creó una escuela de formación de líderes para niños, y desarrolló nuevas pedagogías para chicos en la misa. “Las acciones empezaron a hacer cada vez más ruido y eso preocupó una vez más a la gente de la iglesia, que tomó una decisión de raíz: me mandó a un pueblo aislado en Santiago del Estero”, cuenta Killmeate, confesando que en privado una alta autoridad eclesiástica le habría dicho: “ya que te gustan tanto los pobres, acá vas a tener un montón”.

 

Así fue como Killmeate apareció con una maleta mínima en Los Juríes, una localidad que está a 110 kilómetros de Añatuya o, dicho de otra manera, a casi 300 kilómetros de la capital provincial. “De repente era el párroco de una ciudad con 2000 habitantes, que no tenía ni agua ni luz, y sufrí una fuerte desesperanza”, confiesa Bob, que todavía recuerda emocionado cuando “los laicos de San Patricio se movilizaron para que me quedara con ellos, pero no tuvieron ningún resultado”.

 

Si la expresión “le salió el tiro por la culata” tiene algún espacio propicio para mostrarse en todo su esplendor, el caso de la Iglesia Católica argentina y Bob Killmeate es perfecto. Porque a los seis meses de estar “confinado” en este rincón del país, don Roberto estaba de nuevo haciendo mucho ruido, esta vez como cabeza de familias que habían sido expulsadas de sus propias tierras.

 

Con talento para los problemas

 

El propio Killmeate afirma que “tengo una gran capacidad para encontrarme con los problemas”. Es que al poco tiempo de estar en Santiago del Estero, se topó con una familia que había sido desalojada de su campo por la policía, luego de que se presentara un terrateniente aduciendo ser dueño de ese espacio. “Trabajando por esta gente en particular, se destapó una olla gigantesca: la de la realidad santiaguina, de familias que vivieron durante generaciones en un mismo lugar sin haber conseguido nunca un título de propiedad”.

 

Así se creó el MOCASE (Movimiento de Campesinos para la Recuperación de Tierras), el más importante en su tipo en la Argentina. “Vimos una cantidad de estafas muy elevada, como por ejemplo que llegaba una persona en representación de una empresa y le hacía firmar papeles a un poblador con mentiras sobre compras futuras de bienes o servicios”. Esos “papeles” eran ni más ni menos que contratos de locación, por lo que quien firmaba perdía sus derechos de posesión sobre la tierra.

 

“Me subí a una ranchera que tenía en ese momento, instalé unos parlantes y salí a los campos a explicar la situación: sin quererlo, me convertí en un líder campesino”, señala Killmeate, que también se ocupó de viajar a Europa para realizar gestiones frente a la cooperación internacional y obtener los fondos que le permitieron lanzar PROINCA, una organización que capacitó y empoderó a comunidades campesinas en el derecho a la tierra. A su regreso, además, instaló una mesa de concertación entre las comunidades y el gobierno provincial y creó una Comisión Central Campesina.

 

La lucha por los derechos de la tierra duró entre 7 y 8 años y fue muy dura, porque significó enfrentarse con rivales poderosos, como el gobierno feudal de Juárez. Sin embargo, se lograron recuperar efectivamente 177.000 hectáreas. “Lo más importante fue que pude dejar capacidades instaladas y lograr que se haga visible un problema que antes se tapaba”, asegura. Eso le dio la tranquilidad de que ya podía retirarse del conflicto, que había generado mucho desgaste no sólo en su persona, sino también en la relación entre la Iglesia que él representaba y los gobiernos y las empresas que querían adueñarse de las tierras. “Pedí una dispensa y me compré una chacra en Río Negro”, concluye Bob.

 

Espíritu inquieto

 

La chacra quedaba en la tranquílisima localidad de Cinco Saltos, en plena Patagonia. Un lugar ideal para echarse a descansar luego de tantos años de trajín. Sin embargo, Killmeate no parece ese tipo de personas capaces de recostarse durante varias horas en una hamaca paraguaya a ver pasar el tiempo. A poco de haberse instalado, y luego de haber devorado toda la literatura disponible sobre agricultura y horticultura autosuficientes, organizó un modelo que se convirtió en paradigma, por lo que su granja comenzó a ser visitada por alumnos de las universidades de la zona.

 

“Fueron años de intenso conocimiento del mundo rural, durante los cuales viví en carne propia los problemas y las crisis características que atraviesa un pequeño productor”. Comprendió que uno de los mayores problemas que enfrentan es la incapacidad de comercialización conjunta, y a la vez la falta de acceso a participar en las decisiones políticas que los afectan. De a poco, comenzó a liderar un grupo de pequeños productores en Dina Huapi, cerca de la turística Bariloche, con el objetivo de producir un cambio en la cultura de los pequeños productores. Así surgió Surcos Patagónicos, antecesora del Mercado de la Estepa, un sistema que transforma a pequeños productores rurales en ciudadanos capaces de hacer valer sus derechos y hacerse cargo de sus propios procesos de cambio. Utiliza la producción y la comercialización justa de productos de familias marginales como una excusa para que ellas no solamente mejoren sus ingresos, sino que reconozcan su propia capacidad para participar en la toma de decisiones, gestionar y acceder a mejores niveles de educación, salud y de otros servicios que provoquen un cambio sustancial y duradero a su calidad de vida.

 

Los productores que integran el Mercado son cada vez más. “Arrancamos con 25 familias, hoy somos más de 200”, apunta Killmeate, para concluir que “buscábamos resolver el problema más profundo, el vinculado a la falta de percepción que tienen los pequeños productores rurales marginales de sí mismos como ciudadanos que pueden gestionar un mejor acceso a servicios o participar en la toma de decisiones de las políticas que los afectan. A su pobreza y aislamiento históricos se suma que, por un lado no conocen los mecanismos de participación que están a su alcance, y por otro, no se atreven a utilizarlos”.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

Cartas desde Cuba: (cuando la) R (perdió la) EVOLUCIÓN

Posted on 16 enero, 2009. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: , |

Por Témoris Grecko / La Habana

A fines de los años 80, mis tías Charo y Carmen me dieron un casete de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés. Se lo había vendido un taxista que lo grabó en uno de los primeros conciertos, tal vez el primerísimo, que los trovadorers dieron en México. Yo era un niño y crecí con su influencia, a lo largo de décadas canté sus canciones, tengo varias completas y muchos fragmentos de otras en la memoria. Era parte no sólo de mi formación musical y literaria, sino también política: ellos contribuyeron a darle márgenes a mi concepción del mundo. Una parte fundamental de esta construcción era darle apoyo incondicional a la Revolución cubana, a la que llamaré desde ahora la R. en este artículo. Esto se alimentaba por dos vías: la de la izquierda, para la que la R. era una causa vital, y la de México, para la que Cuba es tan importante como un asunto interno. Mis padres y mis tíos eran y son fieles creyentes de la causa. Para un chico como yo no había más opciones: tenía que amar a Cuba e idolatrar la R.

Al crecer y recibir más información, pude empezar a adquirir una perspectiva un poco más crítica. Bueno, tal vez no todo está perfecto allá, pensé. Fui a Cuba, por vez primera, en 1997, con mi gran amigo Adolfo, al Festival Internacional de la Juventud y los Estudiantes, y pude constatar que había descontento, deterioro, autoritarismo e intolerancia. Regresé en 2004. Aún así, Pablo me daba razones para seguir creyendo cuando aceptaba y justificaba: “No vivo en una sociedad perfecta / yo pido que no se le dé ese nombre / si algo me hace sentir ésta / es porque la hacen mujeres y hombres”.

Me motivaba, además, la mística de la R., una de las más poderosas que todavía persisten en nuestros días: la resistencia de la pequeña isla frente al imperio y la figura de Che, pero también la siempre impresionante gesta guerrillera de Fidel, su elocuencia y carisma, sus maravillosos desplantes frente a Estados Unidos y a los mediocres y prepotentes presidentillos latinoamericanos. En la primera Cumbre Iberoamericana, en Guadalajara, un caricaturista sentó al gordo Endara, Cristiani, Menem, Salinas de Gortari, Fujimori y tantas glorias de la época, sobre una banca larga, y a Fidel en el extremo, con mayor peso que los demás, levantándolos y haciéndolos desequilibrar. Palomo lo dibujó ganando en solitario un partido de tenis contra una veintena de rivales. A todos nos provocaba orgullo y risa, a la vez. (Lo de la risa es sorprendente en alguien que parece incapaz de reír.) Lo que le hizo a Fox cuando reveló la conversación telefónica fue un abuso imperdonable de la confidencialidad, pero en muchos de nosotros prevaleció el gozo de ver cómo fue exhibida la imbecilidad del mexicano.

Tuve que ir a Cuba por tercera ocasión, vivir en ella por un tiempo, recorrerla de Occidente a Oriente, y presenciar el aniversario 50 de la R., experimentar la vida diaria de los cubanos, preguntarles qué piensan, siente y sueñan, para que finalmente terminaran de caer mis ataduras románticas (más que ideológicas) y me pudiera dar cuenta de que la Revolución dejó de existir hace mucho, cuando perdió el sentido de evolución, cuando sólo se quedó la R., cuando Fidel se creyó lo de Brecht (traído hasta todos nosotros por el servicio de Silvio) de que hay hombres que son imprescindibles, cuando millones de cubanos nacieron, crecieron y maduraron sometidos al añejado sueño adolescente de un grupúsculo de ancianos.

No sabemos si Fidel está vivo o sólo incapacitado. La última de sus “reflexiones”, antes diarias, apareció en Granma el 16 de diciembre, lo que llevó a Ginés Górriz a concluir que, por lo menos, hay “muerte reflexiva”. Aunque parezca brutal, miles de cubanos creen, como yo, que la parca podría hacerles un gran favor si optara por llevarse un combo y limpiara el gobierno de un guadañazo para dejar el espacio a la gente joven que siempre ha sido relegada. A la generación inmediata siguiente le pasa lo mismo que al príncipe Charles de Inglaterra, frustrado ad eternum por una madre – reina excesivamente longeva y tristemente insensible. Cuando llegue a rey, si no muere antes que ella, ya será demasiado viejo. Uno se pregunta si no sería mejor dejar paso de una vez a los que vienen detrás.

Porque la expresión más viva (vaya paradoja) de que quienes llevaron la Revolución a la cumbre también la condujeron cuesta abajo, la despojaron de 9 de sus letras y la dejaron simplemente como la R., es la cúpula del liderazgo cubano. En el discurso del 50 aniversario de la R., en Santiago (no lo pudimos escuchar en directo porque sólo dejaron pasar invitados al Parque Céspedes y no encontramos un cubano que lo quisiera ver por tele, así que sólo conseguimos mirar la repetición), Raúl demostró su cansancio, su frustración, su vacío de ideas. Todo fue resistencia, resistir, resistan cubanos. Y la foto de portada del Granma del día siguiente fue la primera fila de los asistentes, tomada en contrapicada: un sexteto de aburridos viejitos en uniforme militar, sentados en frágiles sillas portátiles.

¿Por qué siguen los ancianos, con sus viejas hazañas de la guerrilla de los años 50 en la Sierra Maestra, aferrados al poder? El discurso revolucionario insiste en la fe en los jóvenes, en el pueblo y en la “estructura del liderazgo”, es decir, en los cuadros medios y bajos. Cuando Fidel, de 82 años, fue obligado por su enfermedad a dejar el poder (activo), por fin, puso a Raúl, de 77 años, como presidente. De alguna forma, obró el encantamiento de hacer que millones de personas, fieles y contrarios, tomaran como natural que el líder le heredara el poder a su hermano, tras apenas molestarse en simular un proceso de relevo institucional. Pero bueno, la gente sabía que Raúl vendría después. Sus esperanzas, como nos dijeron varios, estaban en ver a un joven (o, por lo menos, a alguien menos viejo) en la Vicepresidencia, aunque fuera uno de los pupilos, digamos Lage o Alarcón. Se creía que tendría un mayor contacto con la realidad de la gente. Y, ¡oh!, ¡ideas frescas!, porque lo que ha envejecido terriblemente también son las ideas. Pero no. Ahí quedó José Ramón Machado Ventura, otro héroe de la Sierra Maestra, donde combatió bajo las órdenes de Raúl, y que es un año mayor que él: tiene 78 años.

¿Y la confianza en los jóvenes? Mmmm, no parece haber mucha. Otra, ¿y la confianza en la estructura de liderazgo? ¿Por qué no se permite que los cuadros lleguen al poder? Más aún, ¿y la confianza en el pueblo?

Lo que se demuestra es que no existe ninguna de las tres confianzas. La parte medular del discurso de Raúl en el aniversario fue apelar a todos los héroes caídos en la lucha para advertir a los jóvenes de que la R. puede ser destruida y exigirles que se mantengan  firmes en los principio de la R., “que no se reblandezcan con los cantos de sirena del enemigo” (o sea, que le crean nada a Obama) porque si no, “les faltará la autoridad moral que sólo otorgan las masas a quienes no ceden en la lucha” y “pudieran terminar siendo impotentes ante los peligros externos e internos, e incapaces de preservar la obra fruto de la sangre y el sacrificio de muchas generaciones de cubanos”. Raúl y su pequeño senado de cabecera están aterrorizados porque, ¡diablos!, la muerte no es revolucionaria y se los va a llevar, caballero, ya se los está llevando. Acaso ya llegó por Fidel, no lo sabemos pero ellos sí. Y cuando se los lleve, ya no habrá manera de impedir que los jóvenes empiecen a decidir. Y están en peligro de decidir mal, porque ya no van a tener a los “imprescindibles” (“hay hombres imprescindibles”, “Fidel es uno de ellos”, dijo Raúl en el citado discurso) para guiarlos y darles manotazos cuando se equivocan.

La falta de confianza en el pueblo se demuestra también en otro aspecto. ¿Por qué se ha rehusado la cúpula a revalidar el respaldo del pueblo cubano en elecciones libres, directas y con la posibilidad de votar por opciones fuera de la R.? El Che decía que un pueblo analfabeto podía ser engañado. Ésa podría ser la justificación para evitar elecciones libres al principio, cuando todavía había Revolución. Estados Unidos trataría de influir en el proceso, de manipular al ignorante pueblo cubano y someterlo a sus caprichos (las elecciones nicaragüenses de 1989, en las que los sandinistas perdieron el poder, parecieron ser una demostración de este argumento; Porfirio Díaz, el dictador que derrocó la revolución mexicana, también decía que el pueblo no estaba listo para la democracia).

¿Vale esa afirmación 50 años más tarde? La gran mayoría de los cubanos nació después de la victoria. La Revolución los enseñó a leer y escribir, les dio salud y educación, y además, doctrina revolucionaria intensiva: durante medio siglo, los cubanos han estado “protegidos” de información exterior y sólo han recibido la que su gobierno ha estimado conveniente, desde que estaban en el círculo infantil (equivalente a jardín de niños), aprendieron a amar a los héroes revolucionarios y a comportarse de acuerdo a los principios revolucionarios, a los largo de sus vidas han cumplido con sus obligaciones revolucionarias, siempre han escuchado que en Cuba se vive bien y que el exterior es una selva peligrosa, y están más que conscientes de la “agresión imperialista” permanente y del peligro fatal de perder la independencia ante Estados Unidos. Además están los CDR (Comités de Defensa de la Revolución), los grupos que hay en cada una de todas las manzanas de Cuba, en los que se obliga a participar a todos los vecinos, y que vigilan que todos se porten bien.

En suma, la R. ha tenido tiempo suficiente para formar al pueblo como ha querido. ¿Y a pesar de todo tienen miedo de que la gente vote en contra? ¿Por qué no confían en su propio pueblo?

Al igual que los ancianos de la cúpula son la expresión más viva de que la R. es un cascarón vacío, de una manera trágicamente irónica, desde los abominables rincones del imperio enemigo llega un contraste dramático que exhibe la falta de evolución en la que ha caído Cuba: en noviembre, en elecciones democráticas, los estadounidenses eligieron como presidente a un hombre joven, negro y progresista. Pónganlo a un lado de los varones viejos, blancos y reaccionarios que no sueltan el poder en Cuba. A pesar de que una mayoría de la población es joven y negra, ¿alguien ve a los jóvenes y a los negros en el gobierno cubano? ¿Por qué no hay? ¿Y quién será el principal operador del presidente yankee? ¿Una mujer? ¿Alguien ve mujeres en el primer círculo del poder en Cuba? ¿Por qué no hay?

En las semanas siguientes, Mundo Abierto publicará mis “Cartas desde Cuba”, donde trataré de presentar un panorama de la situación en la isla: libertad de expresión (este post debía dedicarse a ello, pero hacía falta una introducción), bloggers y la internet, nuevos trovadores, la vida cotidiana, fracaso económico y grandes logros de la Revolución.

Para finalizar este largo texto, dejo las reflexiones de uno de un importantísimo valor de la Revolución, uno de los que más ha contribuido a extender su fama, su mística y sus mitos. El periódico español Público, creado hace poco para ofrecer la visión de izquierda que, piensan algunos, El País perdió, difundió una interesante entrevista a Pablo Milanés, de la que extraigo lo siguiente:

Hábleme de su isla, ¿cómo ha dejado Cuba?

Bastante mal. Después de tres ciclones, una crisis que no se acaba de solucionar y unos dirigentes que no hacen nada por sacar adelante el país nuevamente en medio de esta parálisis. Si a esto se agrega la crisis mundial, pues estamos bien arreglados.

¿No confía en que Raúl Castro dé un paso hacia delante?

Yo no confío ya en ningún dirigente cubano que tenga más de 75 años porque todos, en mi criterio, pasaron sus momentos de gloria, que fueron muchos, pero que ya están listos para ser retirados. Hay que pasar el testigo a las nuevas generaciones para que hagan otro socialismo, porque este socialismo ya se estancó. Ya dio todo lo que podía dar, momentos de gloria, cosas imperecederas que aún perviven en la memoria y en los hechos cotidianos del cubano, pero tenemos que hacer reformas en muchísimos frentes de la Revolución, porque nuestros dirigente ya no son capaces. Sus ideas revolucionarias de antaño se han vuelto reaccionarias y esa reacción no deja continuar, no deja avanzar a la nueva generación que viene implantando un nuevo socialismo, una nueva revolución que hay que hacer en Cuba.

Y a esos viejos revolucionarios, ¿la historia los absolverá?

Sí, creo que sí. Simplemente deben retirarse, pero no creo que haya que juzgarlos por nada. Hicieron lo que tenían que hacer en su tiempo. Simplemente, ahora no están haciendo lo que deben hacer.

¿Alberga esperanzas en la presidencia de Barack Obama?

Sí, cómo no. Soy un ciudadano negro y que Estados Unidos haya tenido una ley de derechos civiles conquistada en los años 60 y que, menos de 40 años después, ya tenga un negro presidente es tanto o más que lo que hemos logrado nosotros en Cuba, donde los negros aún no tienen ni poder real ni verdaderas oportunidades. Es una vergüenza que en Estados Unidos haya un presidente mestizo (y que los mestizos en Cuba) no hayan ejercido el poder en estos cincuenta años.

Otras entradas de la serie Cartas desde Cuba, de Témoris Grecko.

La blogger radiactiva

Las generaciones perdidas de la música cubana (a partir del 9 de febrero)

Leer entrada completa | Make a Comment ( 13 so far )

Muere un gato por bombas israelíes

Posted on 13 enero, 2009. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , |

Eileen Truax/Los Ángeles

 

Una sirena empieza a ulular: es el aviso de que un bombardeo se aproxima. Unos treinta segundos después, el sonido de las bombas: un silbidito casi imperceptible, seguido de un estruendo ensordecedor; y otro; y otro. El ruido se prolonga por un minuto, dos, cuatro; la ansiedad empieza a crecer. Uno a uno, los cuerpos van cayendo al piso y se quedan ahí, amontonados.

 

IMG_7938

 

El audio, con duración de casi diez minutos, corresponde a una grabación realizada durante un bombardeo real en la franja de Gaza. Durante la protesta realizada en el barrio de Westwood en Los Ángeles, el pasado 10 de enero, los organizadores reprodujeron la grabación a través de unas enormes bocinas que hacían que se cimbrara el templete.

La multitud, que minutos antes gritaba consignas iracundas, ahora permanecía callada. Algunas lágrimas asomaban a los ojos, mezcla de rabia y dolor. Un grupo de jóvenes preparados para el momento caía al piso tal como ocurre con las personas que son víctimas de un bombardeo. Bajo la ropa portaban camisetas blancas manchadas de pintura roja, para recordar la sangre derramada; ahí quedaban, tirados en el suelo. Momentos después otros asistentes seguían su ejemplo.

 

IMG_7941

IMG_7963

La marcha, organizada por la Coalición A.N.S.W.E.R. y organizaciones palestinas y árabe-americanas, fue una de las diversas movilizaciones realizadas en varias ciudades de Estados Unidos como parte del Día Nacional de Acción Masiva de Emergencia, un llamado para unificar las protestas en contra de la invasión judía a Gaza.

 

IMG_7935


IMG_7801

IMG_7787

 

IMG_7990

 

Abdul, padre de familia originario de Jordania, llevó a sus dos hijos a la marcha. El más pequeño, Ahmad, de seis años, hace preguntas mientras ve las fotos de cuerpos lacerados. Abdul le explica que en Gaza están matando a niños como él, que incluso violaron la inmunidad de una escuela con la bandera de Naciones Unidas.

IMG_7821

 

“Mis hijos no se enteran de gran cosa porque sólo están viendo lo que dice la televisión estadounidense. Ellos nacieron aquí, su mamá es de Nebraska, su visión es muy limitada. Pero es importante que sepan que esto ocurre, que en otro país están matando a seres humanos”, comenta Abdul convencido.


IMG_8004


IMG_7761

 

Como en todas las marchas de este tipo, lo más interesante son los carteles, los que la gente hace a mano, y las reacciones a ellos.


IMG_7765

 

IMG_7930

 

IMG_7752

 

Uno de los que sin duda refleja de manera tangible la rabia, la impotencia ante el silencio cómplice de los medios, es sostenido por una joven entre la multitud: “Muere un gato por bombas israelíes. ¿Ahora sí te importa, Estados Unidos?”. No es posible ser más crudo ni más elocuente. 

IMG_7894

 

Las imágenes se multiplican. Por una tarde, todos somos palestinos. 

 

IMG_7999

 

IMG_7990

 

IMG_7678

 

Leer entrada completa | Make a Comment ( 35 so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...