La Rusia de Putin y su avance hacia Occidente: energía y geopolítica

Posted on 21 noviembre, 2008. Filed under: Domingo Lilón -Pécs, Hungría | Etiquetas: , , |

Por Domingo Lilón / Pécs

 

Hace más o menos una semana, la prensa española escribió sobre las intenciones de la empresa rusa Gazprom de adquirir el 20%  de las acciones de Repsol YPF que están en manos de la constructora española Sacyr-Vallehermoso. Esta información causó un gran revuelo, tanto desde el Gobierno de Madrid, como desde Bruselas hasta Moscú. Al final, la misma empresa Gazprom hizo un desmentido sobre ello, aunque, según otras fuentes, el interesado en adquirir ese 20%, y más, sería la también rusa Lukoil. En un mundo tan interrelacionado, máxime en materia de energía, por qué tanto revuelo. Al fin y al cabo Gazprom está presente en todos los continentes, así como la misma Repsol YPF. Según algunos, esta adquisición pondría en peligro la seguridad de España, y por ende, de la Unión Europea (UE). Los partidarios de esta opinión se basan en el papel y la influencia del Gobierno de Moscú (léase Putin) en las empresas energéticas rusas en la realización de la política exterior. Pero, ¿acaso no realiza el mismo papel la alemana E.ON, la francesa TOTAL o la misma Repsol YPF? Otros, en España, por el contrario, ven con buenos ojos la participación de Gazprom o Lukoil en Repsol YPF, por cuanto ésta tendría, de esta forma, acceso a las grandes reservas rusas. Al fin y al cabo, esta noticia reflejó muy bien las complicadas relaciones entre la Unión Europea y Rusia, y entre ellos, la cuestión energética.

 

10 de los 27 miembros de la UE pertenecían a la entonces llamada Europa del Este, incluido tres de ellos, Estonia, Lituania y Letonia, que pertenecían a la entonces URSS. En materia de energía, la ex-URSS era la principal proveedora, quedando tras el colapso de sus sistemas políticos los mismos oleoductos y gasoductos, y, naturalmente, la misma dependencia. En algunos de estos países esta dependencia es, hasta cierto punto, peligrosa desde el punto de vista de la seguridad. Por ejemplo, según datos de 2005, siete países comunitarios, Eslovaquia, con una dependencia exterior de gas de un 64,6%, Lituania, con un 58,4%, Letonia, con un 56%, Finlandia, con un 54,7%, Bulgaria, con un 47,1%, Rumania, con un 27,4% y Estonia, con un 25,8%, dependen 100% de las importaciones de gas ruso. Y el gas es primordial no sólo para la industria, sino para uso doméstico, especialmente la calefacción durante estos largos y fríos inviernos. De allí la búsqueda de nuevas fuentes o nuevos socios por parte de la UE, que en todo caso conlleva a la geopolítica, principalmente en lo referente a lo segundo.

 

Entre las nuevas fuentes de energía, la nuclear es la que más se perfila, aunque las opiniones entre los miembros de la UE sean muy diversas. En cuanto a los socios alternativos a la variante rusa, la situación es más complicada, mostrando un verdadero juego geopolítico entre la UE y Rusia. La UE quiere reducir su dependencia de gas de Rusia, actualmente de un 25% de su consumo, el cual, según previsiones, sería de un 70% para el 2030. De allí lo vital de la búsqueda de socios alternativos para la UE. Uno de éstos es Noruega. Otros serían países africanos como Argelia, Libia o Nigeria. El año pasado, en el 2007, la UE organizó una cumbre África-UE en Lisboa, Portugal. Sin embargo, Rusia respondió también con negociaciones con estos países, invitándolos a formar parte en su “OPEP del gas”, lo que dificulta las relaciones entre ambas partes. Pero donde mejor se refleja este juego geopolítico es la región del Caspio en donde se concentra una gran cantidad de países que poseen reservas de gas. Por ejemplo, Turkmenistán, Kazajstán o Uzbekistán, todos ellos ex-repúblicas federadas soviéticas. La geopolítica de la energía se refleja aquí en las construcciones de gasoductos. Rusia considera que Turkmenistán tiene que ser miembro de su “OPEP del gas” e intenta incluirla en la construcción de gasoductos en el Mar Caspio que suministrará gas a Europa. La UE, por su parte, intenta atraerse a Turkmenistán en la construcción de diferentes corredores que excluyan a Rusia. Entre ellos, el más interesante es el proyecto Nabucco que cubriría Turquía-Bulgaria-Rumania-Hungría-Austria.

 

Rusia conoce muy bien las necesidades comunitarias de abastecimiento de su gas. Desde esta posición, Moscú no se apresura en agilizar las relaciones entre ambas partes. Y entre su política exterior y geopolítica, un papel importante lo juegan empresas como Gazprom, la cual controla como dueño del 50% de la misma. La mejor muestra de esta colaboración es la actual dirección política rusa: Dimitri Medvedev dejó la presidencia de Gazprom para ocupar la presidencia de Rusia, sustituyendo a Vladimir Putin, quien pasó a ocupar el cargo de primer ministro, sustituyendo éste a su antecesor, Viktor Zubkov, quien a su vez pasó a sustituir a Medvedev en la presidencia de Gazprom. Todo esto bajo la atenta mirada y dirección del verdadero hombre fuerte de la nueva Rusia: Vladimir Putin.

 

¿Estamos verdaderamente ante una nueva y original “guerra fría” como lo estipula la obra de Edward Lucas The New Cold War: The Future of Russia and the Threat to the West?

Leer entrada completa | Make a Comment ( 8 so far )

Entre cachorros, oseznos y real politik

Posted on 22 septiembre, 2008. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: , , |

Por Témoris Grecko / Ciudad de México

El año 2008 nos ha traído una serie de baños de real politik o política realista. Éste es un término en alemán que indica que la toma de decisiones está sujeta a las condiciones de la realidad fáctica, no de una realidad deseable; dicho de otra forma, que hay que actuar de manera pragmática y dejar la ideología para los discursos: vivimos en un mundo de jugadores que mueven sus fichas por intereses, no por nobles idealismos. En el siglo XXI, la real politik se impone.

Cuando Francis Fukuyama postuló que habíamos llegado al momento del fin de las ideologías, su intención era proponer a una de las ideologías rivales, la defendida por Washington, como súper-ideología o post-ideología, que no estaría al nivel de cualquier otra ideología competidora. En realidad, una vez que el gobierno estadounidense ha intervenido con cientos de miles de millones de dólares para salvar una variante del capitalismo cuyo dogma básico es impedir la intervención del gobierno, se ha consumado el fracaso general de las ideologías del siglo XX. Y el presidente venezolano Hugo Chávez dio otra muestra de esto al sacrificar la sensibilidad de su discurso social en un apoyo incondicional a Rusia: quien denostaba a sus rivales como “cachorros del imperio” estadounidense se asumió pública y estruendosamente como cachorro del imperio ruso.

Esta alineación trae cambios en los equilibrios regionales: derrotado en el referendo constitucional, rebasado por el colombiano Uribe, algo debilitado por un descenso (aunque no desplome) en las encuestas de popularidad y afectado por las dificultades económicas (reflejadas en desabasto y una gran inflación), Chávez gana margen de acción e influencia al actuar desde debajo del sobaco del oso ruso. Ya llegaron aviones bombarderos rusos y vendrán barcos rusos a proyectar poder en maniobras militares conjuntas. Sobre todo, esto le sirve a Moscú, que puede de esta forma incomodar a Washington y presionarlo en su casa.

Y tiene límites: este tipo de relaciones son siempre más costosas para el socio pequeño que para el grande, como la minúscula Georgia acaba de comprobar. Algunos observadores han tratado de demostrar que el ataque georgiano que desencadenó la invasión rusa contó con el conocimiento y la aprobación previa de Washington. Probablemente no es cierto, pero si lo fuera (y no sería sorprendente), se habría tratado de un sondeo, de un pececito agitado por Estados Unidos para ver qué tan lejos estaba dispuesto a saltar el oso ruso y qué tan fuerte se atrevería a morder. Mordió duro pero EU sacó la mano a tiempo: el pequeño pez quedó entre los dientes de la bestia mientras EU sólo se retiró para escribir en su cuaderno de notas: “Agresivo. Más cuidado para la próxima”.

Nadie quiere que pase nada en Venezuela. Y es necesario anotar que el pueblo venezolano, diga lo que se diga, tiene el presidente que ha elegido democráticamente en repetidas ocasiones. Pero si los enemigos internos y externos del presidente hicieran un truco sucio en su contra –como ya lo han intentado–, es muy difícil imaginar que Rusia haría más por su aliado que lo que EU hizo por Georgia. Su alcance es mucho menor que el de EU (el Departamento de Estado de EU se permitió burlarse de las maniobras conjuntas al señalar que si los rusos venían al Caribe, “es porque por ahí hallaron unos pocos barcos que pueden llegar”) y su compromiso político es meramente oportunista, ya ni siquiera hay una ideología que los pueda motivar a defender a unos camaradas.

Por eso es que Chávez no puede ser más que otro cachorro. O, digamos, un “osezno del imperio”.

Brasil, por su parte, no se dejó impresionar por las nuevas amistades de Caracas (ni por los 4 mil millones de dólares que Venezuela ha invertido en comprar armamento ruso, incluidos 24 sofisticados cazabombarderos Sukhoi-30). Chávez tenía las estampitas de los aviones de su cuate el grandulón, pero Lula ni las miró. Por lo contrario, está proyectando con mayor confianza el peso político, económico y militar de su país en la región, lo que como eufemismo se llama “liderazgo”. Lo ocurrido con la crisis boliviana lo dejó ver: primero jugó como el que no estaba interesado y al final acabó ejerciendo con éxito una presión sobre el presidente Evo Morales y los prefectos opositores, para obligarlos a negociar. En su estilo, Chávez vociferó para exigir una condena a Estados Unidos, que el presidente brasileño quiso y logró bloquear con facilidad.

En el plano global, esta alianza Moscú-Caracas tiene un valor moderado. A los rusos les sirve demostrar que tienen algunos amigos, aunque sean muchos menos que los que presentó GW Bush cuando invadió Irak. Pero Rusia, que sin duda va a ejercer mayor presión sobre su vecindario inmediato, está muy lejos de ser el gran jugador global que fue la Unión Soviética: el Caribe verá ahora unos cuantos barcos rusos, en el pasado vio misiles soviéticos que causaron una crisis mundial. Durante la Guerra Fría, había un equilibrio entre EU y la URSS, ahora EU multiplica varias veces los números de Rusia en fuerza militar, población y economía (el PIB ruso es apenas mayor que el de México: ver notas al final del texto).

Lo más importante, como ya señaló Domingo Medina en Mundo Abierto, es la emergencia de una serie de jugadores regionales y globales que rompen la unipolaridad de los últimos años y la bipolaridad de la segunda mitad del siglo XX: China trae un juego propio y su potencial en todos los ámbitos (excepto el nuclear, por el momento) es mucho mayor que el de Rusia, además de otros poderes relevantes como la Unión Europea, India y Brasil.

Todos están jugando bajo los principios de la real politik: ya los nobles ideales valen lo mismo en Washington y Moscú que en Beijing, Delhi y Brasilia (y Caracas): son puro rollo, como decimos en México.

¿Quién pierde? La sociedad civil. Porque no son sus intereses los que importan a cada uno de estos actores. Porque cuando la gobiernan mentalidades militaristas, aumenta el autoritarismo y se reducen los espacios para la disensión. Ejemplos hay muchos en cada país, pero el último lo acabamos de ver en Caracas, donde Chávez expulsó a Human Rights Watch por criticarlo. Y porque, claro está, estos juegos de guerra sólo hacen que el mundo sea más peligroso.

Y así estamos, entre cachorros, oseznos y bestias adultas: en el zoológico global.

Notas para contribuir a evaluar el potencial ruso después de su victoria en Georgia:

Población de Rusia: 142 millones. Población de Georgia: 4 millones y medio.
Personal activo del ejército ruso: 1,097,000. Personal activo del ejército georgiano: 32,000.

PIB de Georgia: 20 mil millones de dólares. PIB de Rusia: 1 billón 290 mil millones de dólares. PIB de México: 890 mil millones de dólares (sólo 30% menor que el ruso). PIB de Estados Unidos: 13 billones 500 mil millones de dólares (más de diez veces mayor que el ruso).

Gasto militar de Rusia: 40 mil millones de dólares. Gasto militar de Estados Unidos: 549 mil millones de dólares (más de trece veces mayor).

Población de Rusia: 142 millones. Cada año pierde 800 mil personas. Población de EU: 305 millones. Cada año gana 2 millones y medio de personas.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 19 so far )

1989 – 2008: el corto siglo de la Pax Americana

Posted on 5 septiembre, 2008. Filed under: Domingo Medina -Caracas | Etiquetas: , , , , |

Domingo Medina / Caracas

 

Diecinueve años, los que median entre la caída del muro del Berlín y la aventura militar de Mijáil Saakashvili en Osetia del Sur, fue lo que duró el siglo de la Pax Americana. Desde los atentados del 11 de septiembre ya algunos analistas se habían atrevido a marcar el fin de dicha era, pero los recientes acontecimientos en Georgia, que han provocado un enfrentamiento entre Rusia y Occidente, parecieran ser los que marcan el hito definitivo. De hecho, los atentados contra el World Trade Center más bien aceleraron (y casi permiten hacer realidad) la pretensión estadounidense de erigirse en la única potencia global.

 

Esta pretensión ya había sido esbozada en el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano, documento elaborado en 1992 por Dick Cheney, Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz y compañía y que, a raíz del 11/9, se convirtió en el manual de ejecución política del gobierno de Bush. Basados en las elaboraciones de ese proyecto, se abalanzaron sobre Afganistán e Iraq persiguiendo a un fantasma llamado Osama bin Laden y buscando unas inexistentes armas de destrucción masiva. Obviamente, ni el uno ni las otras han aparecido por ningún lado…

 

Para no hacer el cuento muy largo, bástenos con señalar que el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano establecía que las prioridades de loa Estados Unidos eran “mantener la preeminencia de esa nación, excluir la emergencia de una gran potencia rival y redibujar el orden de seguridad internacional de acuerdo con los principios e intereses estadounidenses” (Miguel Ángel Contreras, Imperio y fin de sciécle. El 11 de septiembre: una perspectiva crítica.) Por supuesto, y como se ha comentado en un post anterior, el Proyecto, así como otros documentos citados entonces, presuponen la posibilidad de acceder sin restricciones a las fuentes de energía y la necesidad de que el ejército gringo garantice (único que, según los documentos, puede hacerlo, por demás) el flujo constante y seguro de petróleo.

 

Pero he aquí que Rusia y China, que parecían dormidas o que estaban de parranda, han venido a decir que ya no más un mundo unipolar, que ya no más los Estados Unidos policías –a la vez que saqueadores- del mundo. Obnubilados quizás por los “éxitos” de Iraq y Afganistán, con el cheque en blanco de la guerra contra el terror, los Estados Unidos tensaron demasiado la cuerda hasta que se rompió. Quisieron expandir la OTAN hasta las fronteras mismas de Rusia, insistieron en poner el escudo antimisiles en sus narices y se dejaron llevar por un aventurero a una guerra que los ha dejado al descubierto.

 

Es muy cierto que en principio aconsejaron al presidente de Georgia no embarcarse en ese intento de retomar militarmente a Osetia de Sur. Pero una vez que Saakashvili se había lanzado no había otra alternativa que apoyarlo, diplomática y militarmente. La jugada, luego de la fulminante reacción de Rusia, era contener al gigante que se había despertado de su letargo. De allí las amenazas que han venido lanzando y que incluyen las posibles sanciones de la Unión Europea, la presencia de buques de la OTAN en el Mar Negro, la firma del tratado para el escudo antimisiles con Polonia, las visitas de Rice y últimamente de Cheney a Georgia, y todas las bravuconadas que le hemos escuchado a Bush y sus aliados.

 

Pero todas y cada una de estas amenazas ha sido respondida por Rusia, incluyendo el lanzamiento –durante una prueba rutinaria- de un misil intercontinental, el reconocimiento de la independencia no sólo de Osetia del Sur, sino también de Abjasia. Así mismo, Rusia ha logrado el apoyo de China y otros países asiáticos y aunque por supuesto este apoyo no ha sido explícito, en lenguaje diplomático dice mucho. Putin, verdadero hombre fuerte de Rusia, ha prometido que su país responderá sin histerismos a la presencia de buques extranjeros en el Mar Negro y sobra decir que a cualquier otro movimiento que consideren una agresión.

 

¿Pero qué podemos sacar en claro de toda esta situación? Yo creo, como ya lo planteé anteriormente, que efectivamente estamos llegando al fin del nuevo siglo esbozado en el Proyecto, que se acaba el período de Pax Americana, y que asistimos a una reconfiguración del sistema internacional. (El canciller ruso ha dicho expresamente que los Estados Unidos deberán adaptarse a la paz postamericana.)

 

Entre otros aspectos, esa reconfiguración del sistema internacional pasa –en mi opinión- por la presencia de otras potencias globales (Rusia, China) que retarán con éxito el poder y la influencia de Estados Unidos y sus aliados europeos, surgimiento o afianzamiento de potencias regionales (Brasil, India), alianzas marcadas por la necesidad de garantizar el acceso a fuentes seguras de energía (y agua), un débil –o nulo- papel de las organizaciones internaciones y del derecho internacional para solucionar los conflictos, un regreso al poder de la disuasión como arma diplomática y militar.

 

En el plano teórico veremos el resurgir de conceptos que creíamos superados como soberanía y Estado;  probablemente se hagan habituales conceptos como geopolítica, geoestrategia, geoeconomía. Por supuesto, es de esperar que el fin de la hegemonía gringa suponga también el fin –o al menos la transformación- de las doctrinas militares de la guerra contra el terror y la guerra preventiva.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 19 so far )

¿Qué tienen en común Kellog’s, Hitachi y la República de Georgia?

Posted on 27 agosto, 2008. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín | Etiquetas: , , , , |

Por Yaotzin Botello / Berlín

En la guerra todo se vale… incluso las relaciones públicas.

La agencia belga Aspect Consulting lo sabe muy bien y aprovechó la situación. Esta agencia tiene entre sus clientes a marcas como Exxon Mobil, Ferrero, Hitachi, Kellogg’s y Kraft Foods, pero también a Georgia, no una empresa ni una marca, sino la ex república soviética.

Mientras Rusia y Georgia combatían en el Cáucaso, Aspen Consulting y GPlus, otra agencia belga quien trabaja para el gobierno de Rusia, estaban buscando mejorar la imagen de cada país.

Aspect Consulting estuvo recibiendo a periodistas extranjeros para “darles servicios de comunicación”. En el hotel Marriott de Tífilis, la capital de Georgia, la agencia ponía torres de carpetas con datos sobre el conflicto y DVD con imágenes de las invasiones rusas a Georgia. Incluso los periodistas eran proveídos con una lista de ciudadanos del país que estarían dispuestos a dar su versión de la guerra.

Esta información la corrobora telefónicamente desde Tífilis el cofundador de la empresa, Patrick Worms, quien además defiende su labor de publirrelacionista.

“Todos los países tienen una agencia de relaciones públicas, México también la tiene”, señala Worms.

Sí, pero la de México, hasta donde yo la dejé (porque yo cubría su información cuando todavía yo vivía en México), se dedicaba a promocionar el país turísticamente.

Las preguntas que me surgieron estaban relacionadas obviamente con el “maquilleo” del país para siempre hacerlo ver bien, así como se hace con las empresas.

“Hace 20 años trabajé con las ex repúblicas soviéticas y conozco tan bien a Georgia que estoy seguro que es un Estado libre y democrático, no como Rusia, que es un provocador”, se defiende Worms.

Este empresario belga compara su trabajo con una pelea de recreo: “Es como defender al hermanito pequeño que está siendo molestado por grandulones en el patio a la hora del recreo”.

Aspect Consulting ha trabajado con Georgia desde finales del 2007 con el objetivo de hacer que el país alcance sus “objetivos de negocio” y para que sea conocido por los países occidentales. El contrato se le acabó y de repente estalló la guerra. Entonces Worms viajó al lugar y, sin contrato ni pagos adelantados de por medio, empezó su labor de publirrelacionista.

Worms afirma que no podría trabajar para un país como Rusia, así como tampoco para el presidente Hugo Chávez ni para el Sudán.

“Hacemos dinero con este trabajo pero no somos mercenarios. Hemos rechazado las propuestas de otros países porque escogemos bien a nuestros clientes”, asegura.

Y así como Aspect Consulting, GPlus se encarga de facilitar “apoyo logístico” a periodistas.

“Ayudamos a los voceros a tratar con la prensa europea, lo que incluye facilitar la comunicación entre periodistas y autoridades rusas”, señala en un comunicado Tim Price, un representante de la agencia.

Sin embargo, la agencia GPlus ha sido criticada de ser parte de todo un aparato de propaganda de Rusia, desinformando a periodistas sobre el conflicto. Una situación similar no se había dado con Aspect Consulting.

¿Alguien necesita una manita de gato?

Leer entrada completa | Make a Comment ( 11 so far )

Georgia: comienza la nueva guerra ¿fría?

Posted on 19 agosto, 2008. Filed under: Domingo Medina -Caracas | Etiquetas: , , , |

Domingo Medina / Caracas

 

Hace algunos años, ya Michael Klare nos había advertido que las guerras de este siglo serían por los recursos, principalmente agua y petróleo. De allí que el control de las cuencas hidrográficas y las reservas energéticas ocupen un lugar destacado en la agenda política internacional. Y por supuesto, en la agenda de las potencias. Para que nos demos una idea, el mismo Klare cita en un artículo el informe que el Council on Foreign Relations, de los Estados Unidos, publicó en 2006 y en el que advertía acerca de las amenazas al flujo seguro de petróleo a los Estados Unidos. El informe, concluía que “sólo los EEUU tienen la capacidad de proteger el comercio global del petróleo contra la amenaza de una obstrucción violenta” y se pronunciaba “sobre la necesidad de una presencia militar fuerte de EEUU en las áreas claves de producción y en los senderos marinos que traen el petróleo extranjero a las playas norteamericanas.”

 

El conflicto que mantienen Rusia y Georgia se inscribe en este contexto. Alentados por la caída de la Unión Soviética, los EEUU buscaron establecer lazos militares y políticos con los gobiernos de los países del mar Caspio, principalmente Azerbaiyán, Kazajstán y, por supuesto, Georgia. La intención clara era recudir el dominio de Rusia sobre esos países y el ya creciente mercado energético de la región. Por Georgia atraviesan sendos gasoductos y oleoductos que llevan gas y petróleo del Mar Caspio hasta el Mediterráneo, es decir, a Occidente. El actual conflicto amenaza de manera muy seria ese flujo.

 

Ya sé que es una barbaridad hablar de una nueva guerra fría a raíz de este conflicto, especialmente porque aquella se caracterizó por la evasión del enfrentamiento directo entre las superpotencias y ahora no se han cortado ni un pelo para intervenir. Pero lo que deja claro este conflicto es que, al igual que entonces, ninguna de las potencias va a dejar que la otra gane influencia en ningún territorio tan fácilmente. ¿Un ejemplo, aparte de Georgia? Desde hace algunos meses la IV Flota de los Estados Unidos navega por aguas del Caribe, lo que ha sido visto con recelo por los países de la UNASUR; Rusia ha respondido enviando también una flota al Caribe en “misión de amistad”, que será bienvenida en puertos venezolanos, según palabras del presidente Hugo Chávez. Si quieren otro ejemplo podemos hablar del escudo antimisiles de los EEUU en Europa…

 

En una apreciación que muchos podrían calificar de exagerada, yo veo en los recientes acontecimientos internacionales un reacomodo de los países y un reordenamiento del sistema internacional, muy distinto al actual y al de la guerra fría ciertamente, pero en el que los EEUU ya no serán los únicos que decidan las cuestiones más importantes del planeta, especialmente en el tema energético.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 22 so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...