Invitados

Entramos en pausa

Posted on 23 enero, 2010. Filed under: Invitados |

Queridos amigos:

Los autores de Mundo Abierto hemos resuelto entornar la puerta. No la cerramos, el blog sólo se queda así, admitiendo comentarios a las entradas anteriores, aunque sin añadir nuevas. Todos estamos demasiado ocupados ahora y no hemos llegado a un acuerdo sobre cómo redefinir este espacio.

Trataremos de resolver algo pronto.

Mientras tanto, les agradecemos a todos haber compartido con nosotros estos dos años y cacho de debate. Ojalá podamos contar con ustedes en el futuro.

MUNDO ABIERTO

PD: De todos modos, en la columna de la derecha pueden encontrar nuestros blogs personales, que siguen activos.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Vecinos y… ¿amigos? Haití – República Dominicana; Eslovaquia – Hungría

Posted on 12 octubre, 2009. Filed under: Invitados |

Por Domingo Lilón / Pécs Hungría

Las fronteras unen, o separan. Muchos son los países que cuentan con fronteras comunes y, a la vez, con profundas fronteras que los dividen, no necesariamente fronteras físicas, geográficas. Este es el caso de las relaciones entre Haití y la República Dominicana o de Eslovaquia y Hungría.

Haití y la República Dominicana comparten la isla de La Hispaniola y una frontera común. El primero se formó tras el asentamiento de franceses en la parte occidental de la isla, mientras que la oriental la habían ocupado siempre los españoles. El Saint Domingue, más tarde Haití, fue una rica colonia para Francia gracias a la economía basada en las plantaciones de caña de azúcar; el Santo Domingo era una colonia pobre de España. Haití fue la primera república latinoamericana (1804) en donde sus próceres y héroes fueron esclavos negros; la República Dominicana, se proclamó república tras separarse de Haití (1844). Dos pueblos, dos lenguas, dos culturas, un gran problema.

No hay tema que despierte más reacciones en la vida dominicana que las relaciones con su vecina Haití y los haitianos. De un lado, incluido varios informes internacionales, se habla de racismo, discriminación. De otro, se habla de diferencias culturales, lingüísticas, religiosas, de una “invasión pacífica”. Algunos establecen en menos de un millón la población haitiana en la República Dominicana, otros la aumentan hasta 2-3 millones, cifra a todas luces exorbitante e irreal. Y aunque la población de ambas sea más o menos similares desde el punto de vista racial (mayor número de mulatos en República Dominicana, mayor número de negros en Haití), sin lugar a duda hay discriminación hacia los haitianos por parte de los dominicanos. En ello ha jugado un importante papel la elite dominicana. Para su beneficio.
“No somos blancos de pura raza, pero jamás soportaremos ser gobernados por negros” escribió Buenaventura Báez, un mulato dominicano cinco veces presidente del país, hijo de un blanco criollo y una negra esclava. Trujillo, otro con ascendencia negra, jefe absoluto durante más de tres décadas de los destinos de la República Dominicana (1930-1961), fue uno de los principales continuadores del origen criollo, hispano, católico del pueblo dominicano, contrario a lo africano, lo negro, sinónimo de pobreza del haitiano. Ese era y es el imaginario de la identidad dominicana. Pero además, Trujillo quiso eliminar la llamada “haitianización” de la frontera con el genocidio de haitianos de 1937 o con su política de “blanqueamiento” del pueblo dominicano a través de una política migratoria de blancos europeos. Una de las directrices de esa política de “blanqueamiento” establecía que “la cuestión de la mejoración racial de nuestra población por cruce o por establecimiento de blancos, es asunto que urge emprender. De no enfrentarse a ese problema el país acabará siendo, en el mejor de los casos, mulato.”

Ese antihaitianismo es más socioeconómico que racial: “debido a sus condiciones económicas y culturales el blanco dominicano goza, en general, de mejor posición que el negro. Esa mejor posición implica que vive con más confort; pero nunca de una manera ilimitada. Como consecuencia de la limitación en ese confort y en sus entradas económicas, el blanco se las arregla para no tener demasiados hijos, ya que esto supondría cierta pérdida en el disfrute de sus comodidades. Debido a esa cautela en su multiplicación su número se estanca, en oposición a la arrolladora multiplicación del negro, cuya prole no exige aumento de gastos, ya que en su gran mayoría vive sin utilizar las conquistas de la ciencia moderna que rodean la vida de comodidades.”
Una vez, no recuerdo ya dónde y cuándo, leí una frase atribuida al boxeador estadounidense Larry Holmes que dice: “Es duro ser negro. ¿Ha sido usted negro alguna vez? Recuerdo que yo lo fui, cuando era pobre.”

*****

El viernes 21 de agosto de este 2009 sucedió algo inaudito: el Gobierno eslovaco del Primer Ministro Robert Fico impidió al presidente de Hungría, László Sólyom, cruzar la frontera eslovaca, declarándolo “persona non grata”. Mientras Eslovaquia y Hungría eliminaban sus fronteras tras su ingreso al Espacio Schengen (2007), Fico impedía la entrada de Sólyom a territorio eslovaco.

Aquel día de agosto el presidente húngaro László Sólyom iba a develar una estatua del rey húngaro San Esteban en la ciudad eslovaca de Komarno, ciudad habitada mayoritariamente por húngaros y que cuenta con su gemela, la ciudad de Komárom, en territorio húngaro y dividida tan sólo por el Danubio. Más que la simple explicación de que el presidente Sólyom iba a asistir a un acto privado al cual no estaban invitadas las autoridades eslovacas, lo cierto es que este incidente diplomático saca a relucir unas relaciones históricas conflictivas entre Eslovaquia y Hungría en las cuales se juntaron la puesta en vigor en Eslovaquia a principio de septiembre de una ley que incluso multa el uso de la lengua húngara entre sus hablantes. Porque Eslovaquia cuenta con una minoría húngara de casi un 10% de los cinco millones y medio que habitan en el país. Además, esa fecha coincidía con un aniversario más (el número 41) de la invasión de los países del Pacto de Varsovia a la entonces Checoslovaquia, liquidando con ello la Primavera de Praga. Entre las tropas invasoras se encontraban los soldados húngaros.

Alemania y Francia fueron grandes rivales. Durante el siglo XX, y como ilustración, se enfrentaron en las dos llamadas guerras mundiales. Pero también se unieron para fundar lo que luego sería la Unión Europea. En mayo de 2006 dieron un paso más en la búsqueda de una mayor cooperación, entendimiento y comprensión de los acontecimientos históricos en pos de superar las fronteras y las interpretaciones nacionales. Entonces publicaron un libro de texto de historia (Histoire/Geschichte) común para los estudiantes de ambos países. El libro intenta ser también un modelo a seguir para superar viejas rencillas e interpretaciones históricas.

Pero en el caso de Eslovaquia y Hungría este punto está lejos aún. Si para Hungría recuperar los territorios de Felvidék durante la II Guerra Mundial era un regreso a la Gran Hungría, desmembrada por el Tratado de Trianon de 1920, para Eslovaquia no era más que una invasión de los húngaros. Es por ello que se intenta cada vez más crear comisiones mixtas para el estudio y reinterpretación de la historia con miras a la búsqueda de un mayor entendimiento. El caso eslovaco-húngaro aún ha de esperar. A ello no contribuye la formación de organizaciones nacionalistas en ambos países que con su clima de violencia contribuyen a mantener el conflicto.

Haití – República Dominicana; Eslovaquia – Hungría, unidos por kilómetros de frontera común, separadas por la historia.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

La Festa de la Mercè en el marco de la reforma a la Ley de Extranjería

Posted on 6 octubre, 2009. Filed under: Invitados | Etiquetas: , , |

Por Pedro Elizalde Monteagudo / Barcelona, España.

La Festa de la Mercè

En el siglo XVII, la ciudad de Barcelona sufrió una plaga de langostas. Los ciudadanos invocaron la ayuda de la virgen de la Mercè para que los protegiera de esta catástrofe. La plaga desapareció y el consejo de la ciudad la nombró patrona de Barcelona. Desde la ratificación del nombramiento por parte del Papa Pío IX, en 1687, los barceloneses festejan a la virgen de la Mercè en el mes de septiembre.

Este año, la Festa de la Mercé se realizó del 23 al 26 de septiembre. En diversos barrios de Barcelona se llevaron a cabo espectáculos públicos para mostrar las tradiciones de la ciudad, como son los Gegants, los Castellers y los Joc del Correfoc.

Además de las tradiciones locales, las últimas ediciones de la Mercè han incorporado actividades culturales de varias partes del mundo. En esta ocasión, el Parc de la Ciutadella albergó el festival de Asía. Asimismo, los organizadores del festival designaron como ciudad invitada a Estambul.

La reforma a la Ley de Extranjería

Mientras se realizaba la Festa de la Mercè, en el congreso español se debatió la reforma a la Ley de extranjería, la cuarta en ocho años. Las enmiendas más controvertidas son las siguientes: 

  • Se modifican los requisitos para solicitar la reagrupación familiar de ascendiente, la cual debe ser requerida por un inmigrante que cuente con un permiso de residencia de larga duración, los familiares ascendientes a reagrupar deben ser mayores de 65 años y han de existir motivos que justifiquen la reagrupación.
  • Se aumenta el plazo de retención de los inmigrantes “sin papeles” en proceso de expulsión, de 40 a 60 días.
  • Se sancionará de 501 a 10,000 euros, a las personas que empadronen en su casa a inmigrantes, cuando dicha vivienda no constituya el domicilio real del extranjero.
  • Se penalizará de 501 a 10,000 euros, a los empleadores de trabajadores cuya autorización no les habilite a laborar en esa ocupación o ámbito geográfico.
  • Se multará de 10,001 a 100,000 euros, a quienes contraten inmigrantes sin permiso de residencia y sin permiso de trabajo.

Esta reforma está motivada en fines políticos, sin tomar en cuenta la actual situación socioeconómica española. La crisis económica de España ha modificado los flujos migratorios, ya que millares de inmigrantes han retornado voluntariamente a su país de origen y otros no han dejado su país de origen por considerar que no hay fuentes de trabajo en España. Los siguientes datos muestran la nueva realidad migratoria española: 

  • Las reagrupaciones familiares han descendido.
  • La contratación en origen es casi nula, de enero a junio de 2009 se realizaron 8, de las 1380 que se prestaron en 2008 (El País, septiembre 2009)
  • La matrícula de escolares extranjeros ha descendido un 50% en los dos últimos años (El País, septiembre 2009).
  • 10,000 inmigrantes se han acogido al plan de retorno voluntario.
  • Muchos otros trabajadores han regresado a su país de origen sin ingresar a este plan de retorno, para no renunciar a los derechos adquiridos durante su estancia en España (El Mundo, septiembre 2009).

 Crear puentes en lugar de muros

 Una parte de la sociedad está realizando esfuerzos  para cimentar puentes entre los catalanes y “los nuevos catalanes”. La Festa de la Mercè es un ejemplo de las acciones para incorporar a los inmigrantes a la sociedad catalana. Los eventos del festival ayudan a que los catalanes entiendan la cultura de “los nuevos catalanes”. Asimismo, el incorporar nuevos barrios al programa, estimula a que muchas personas asistan a los lugares donde habitualmente no concurren, como es el caso de la Rambla del Raval.

Además de la Festa de la Mercé, quiero destacar otros dos trabajos encaminados a promover la convivencia e integración.

El primer trabajo es el programa de televisión titulado “els nous catalans”, transmitido por TVE. Este programa muestra, a través de reportajes y recetas de cocina, el proceso de integración por el que han pasado “los nuevos catalanes” y  cómo las costumbres de origen, de estos “nuevos catalanes”,  permean en los hábitos de los catalanes.

El segundo trabajo es la serie de dibujos animados llamada Asha, la cual es emitida por TV3 de Cataluña. La caricatura expone los acontecimientos que viven un grupo de amigos, integrado por niños de diversos orígenes (Ecuador, Senegal, India, etc.). Estos niños buscan cambiar las situaciones injustas que se viven en su barrio, a través de un superordenador. Así mismo, cada uno de los integrantes de la pandilla explica elementos de su cultura de origen. El escenario de sus aventuras es Barcelona.

Estos proyectos buscan eliminar los falsos mitos sobre los extranjeros y   mostrar al inmigrante como un elemento enriquecedor para la sociedad de acogida. Asimismo, estos trabajos exhiben los puntos de convergencia entre los catalanes y “los nuevos catalanes”, con el fin de construir puentes de convivencia y solidaridad entre ambos.

En contraposición, las enmiendas a la Ley de Extranjería erigen muros, en donde el inmigrante queda aislado. Toda vez que se criminaliza la solidaridad de la sociedad autóctona y se vulnera el derecho a vivir en familia del inmigrante. La actual política migratoria se basa en la visión del inmigrante como un medio de producción desechable.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Aquel 23 de agosto de 1989

Posted on 19 agosto, 2009. Filed under: Invitados |

Por Domingo Lilón / Pécs, Hungría

En su libro La democracia después del comunismo (Alianza Editorial, Madrid, 1993), Giovanni Sartori empieza su obra con la siguiente cita de Martin Malia: “Nada nos ha asombrado más del comunismo que el modo en que ha salido de la historia”. Unos muy pocos años antes, la idea del colapso del “socialismo real” era más que atrevida, incluso impensable: “[…] qué ocurriría en el mundo si la comunidad socialista desapareciera. […] si eso fuera posible –que no lo creo posible”– decía Fidel Castro en un discurso en Camagüey el 26 de julio de 1989 (Granma, 6 de agosto de 1989). Ésto a pesar de los acontecimientos que tenían lugar en la URSS y los países de la entonces Europa del Este durante ese 1989: mesa redonda de negociaciones entre el Gobierno, la oposición y la Iglesia en Polonia, legalización de Solidaridad; transición hacia el multipartidismo en Hungría; evacuación de las tropas soviéticas de Afganistán, elecciones legislativas en la URSS con la participación de varios candidatos; conflictos en Yugoslavia y un largo etcétera.

En primavera de 1989 Mijail Gorbachov visitó Cuba. En su discurso ante la Asamblea Nacional del Poder Popular el líder soviético hizo alusión a los nuevos vientos que soplaban en la Europa del Este y la URSS: “¿Por qué en el cosmos hacemos milagros, mientras que en la vida cotidiana no garantizamos en ocasiones lo más imprescindible? ¿En qué radica la causa de que, a la par con los grandes logros en una serie de importantes direcciones, nuestro movimiento de avance se tornó lento? ¿Y cómo, finalmente, ocurrió que en la sociedad surgieran fenómenos de corrosión moral, apatía y egoísmo, ajenos al socialismo?” En parte porque, según las mismas palabras de Gorbachov, se subestimó “[…] la importancia de los intereses inmediatos de las personas, de su iniciativa e independencia”. Precisamente esto último era lo que caracterizaba el fantasma de los cambios que rondaba en Europa del Este. El problema era que tanto en Occidente como en el “Este” se tenía la convicción de que estos cambios tenían que darse primero en la URSS. El mismo Gorbachov así pensaba: “[…] de cómo marchen en nuestro país las cosas, dependerá mucho la autoridad internacional del socialismo y su influencia sobre el desarrollo de los procesos en el mundo” (Granma, 9 de abril de 1989). Y sin embargo…

Los cambios que originaron grandes transformaciones en el campo socialista y que contribuyeron a su colapso se dieron en Europa del Este. Muchos fueron éstos. Entre ellos, los tenido lugar en Hungría aquel agosto de 1989, hace ya dos décadas. Desde la primavera de 1989 se empezó a notar un aumento (15%) del número de ciudadanos de la República Democrática de Alemania (RDA) en Hungría (de una media anual de unos 1,5 millones de alemanes orientales que visitaban Hungría). Entre el 1 y el 17 de agosto de aquel 1989 más de 1,100 alemanes orientales habían logrado traspasar la frontera austro-húngara y de allí trasladarse a la República Federal de Alemania (RFA). Su llegada era transmitida en los medios de comunicación. Aún más, los recién llegados invitaban a sus compatriotas a seguir dicho ejemplo. Esta situación conllevó al arribo de miles de alemanes orientales a Hungría. El 19 de agosto se celebró el llamado Picnic Paneuropeo durante el cual se abrió, simbólicamente, la frontera. Muchos alemanes orientales lo aprovecharon para pasar a territorio austriaco. Hasta que el domingo 10 de septiembre de 1989, el entonces ministro de Exteriores húngaro, Gyula Horn (más tarde primer ministro, 1994-1998), en un programa de televisión anunció que el Gobierno húngaro iba a abrir su frontera con Austria para los ciudadanos de la RDA. La noticia corrió y ya ese lunes 11 de septiembre 5,100 alemanes orientales habían pasado la frontera; el martes 12 ya eran 10,500. En un día. En total fueron unos 60,000 alemanes orientales que en cuestiones de días pasaron de Hungría a Austria. Para llevar a cabo ésto fueron necesarios otros acontecimientos: el 23 de agosto caía, en un confuso accidente, la última víctima de esa política del Telón de Acero. Ya con anterioridad, las autoridades húngaras habían dado órdenes a su guardia fronteriza de no hacer uso de la violencia contra aquellos ciudadanos de la RDA que intentaban traspasar la frontera. Una causa directa de esta actitud del Gobierno era la adhesión de Hungría a la Convención de Ginebra sobre Refugiados que entró en vigor el 12 de junio de 1989. Además, el 31 de agosto de 1989, el ministro Horn hacía saber en Berlín a la dirección de la RDA que Hungría iba a permitir el paso de los alemanes orientales en su camino hacia Austria para alcanzar sus “intereses inmediatos” a los que hacía alusión Gorbachov.

El resto lo conocemos… El 1989 concluyó con un encuentro histórico entre Mijail Gorbachov y el papa polaco Juan Pablo II, con la dimisión de Husak en Checoslovaquia y de Krenz en la RDA, con la ejecución de Ceaucescu y su esposa Elena en Rumania y con la elección de Havel como presidente de Checoslovaquia. La URSS tendría que esperar un par de años más para ver la caída de Gorbachov y del “socialismo real”.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

Torrentes de música ligera

Posted on 30 junio, 2009. Filed under: Invitados | Etiquetas: , , , |

Por Roberto Garza / Desde algún lugar de la Matrix

Digámoslo con claridad: basta con una computadora conectada a internet para tener acceso gratuito a un catálogo interminable de archivos de audio. Ahí está la preciada música que se hace en todo el mundo, sea popular, experimental, culta o folclórica, fluyendo libre en el entramado de la red global y multiplicándose como los gremlins cada vez que un internauta da clic en el botón de descarga (download).

No exagero al decir que en este preciso instante hay millones de ventajistas que están atiborrando sus computadoras de música sin pagar un peso por ella. La red es zona libre y los melómanos de la era digital aprovechan esta alegre condición para enriquecer sus colecciones sonoras. Y lo hacen desde el anonimato y con absoluta tranquilidad, por medio de los protocolos Bit Torrent, que permiten compartir archivos a través de redes de pares (Peer-To-Peer), aunque a costa de una industria discográfica merecidamente herida, misma que se esfuerza para adaptarse al cambio tecnológico pero que aún no encuentra la manera de ganarle la batalla a la distribución gratuita de sus productos en este tipo de redes informáticas.

Es asombrosa la cantidad y variedad de archivos sonoros que circulan en las también llamadas redes de iguales. Desde catálogos interminables de música pop, con su infinidad de géneros y estilos, hasta complejas piezas académicas; desde obras destacadas del Barroco y el Romanticismo hasta lo más nuevo de la electrónica. Hay de todo y para todos. Es cierto cuando dicen que en internet, el que busca encuentra. Si no pregúntenle a los aficionados al porno.

Y también es cierto que en internet, no todo lo que brilla es oro. Un inconveniente mayúsculo de la descarga de música gratuita es que en su gran mayoría se trata de archivos MP3 (formato de audio digital comprimido con pérdida), que pueden sonar con cierta calidad en las bocinas de una computadora o en los audífonos de un iPod, pero que demeritan notablemente cuando se les reproduce en un aparato casero y más si se trata de un equipo de alta fidelidad. Es como ver un video grabado con un teléfono celular en una pantalla IMAX de cine.

Pero la calidad del sonido parece ser lo menos importante en estos días. A música regalada no se le mira el formato, podría decir un yonqui anodino del MP3, uno de esos modernos entusiastas de lo gratuito que bajan tal cantidad de archivos que ni siquiera les alcanza el tiempo para escucharlos. Y es que al final de cuentas, el asunto con la música digital es acumular miles de canciones en la computadora, para luego llenar el reproductor portátil, colocarse los audífonos y dejar que suene de manera aleatoria. Hoy importa la cantidad, mas no la calidad del sonido (ya no digamos de la música).

Actualmente es tan fácil conseguir música en internet que por ello se le ha desvalorado. Me explico: si se tiene conexión de banda ancha, es posible bajar la discografía completa de Miles Davis en un par de horas. Fácil y rápido, como si la obra de un artista de la talla de Miles fuera algo tan insustancial y liviano como una presentación en Power Point. Y lo peor es que para desecharla basta un teclazo fulminante, como si de un correo electrónico no deseado se tratara. Todo Miles a la papelera de reciclaje sin el menor remordimiento de conciencia. Lo traumático del asunto es que al suprimirla no se está cometiendo un acto de vandalismo ni nada por el estilo. Sólo se eliminan los archivos del disco duro de una computadora pero permanecen intactos en la red. En cualquier momento se les descarga de nuevo. Internet, en este sentido, es una ciberfonoteca mundial con capacidad para almacenar y preservar todo el patrimonio sonoro de la humanidad.

Los archivos digitales de audio son música inmaterializada, invisible, fantasma, sin un soporte físico que la respalde. En la pantalla de la computadora o del iPod aparecen como una lista de títulos con algunos datos generales, pero en realidad son una serie binaria de unos y ceros, algo tan intangible y ajeno al mundo material como el alma, y a la vez tan susceptible de esfumarse de las computadoras si de pronto… ¡Kaputt!, truena la máquina.

Los millones de cibernautas que descargan archivos de audio desde protocolos Bit Torrent no son un ejército mundial de ciberdelincuentes organizados, sino una comunidad gigantesca de melómanos que comparte libremente música en la red. Ejemplo: un jamaicano digitaliza su colección de vinilos de 12 pulgadas de reggae setentero y la sube a un Torrent para que el mundo entero la disfrute. Gracias, generoso rastaman, y que tu música fluya con absoluta libertad. Podemos decir lo mismo cuando alguien compra o le regalan un compacto y decide ponerlo a la disposición de quien lo busque en la red. Es un acto legal y altruista.

Pero, ¿qué pasa cuando un álbum empieza a circular en la red días o hasta semanas antes de su lanzamiento? Es obvio que alguien –ya sea de la disquera, un promotor o incluso un periodista o crítico– lo soltó con antelación. Aun en estos casos, cuando se sabe que la fuente original de un Torrent no pagó por la música, no se comente ningún delito si se la descarga por medio de una red de pares. Una vez que los archivos (audio, video, texto, software, etc.) llegan a este tipo de redes para compartir no hay manera de evitar su propagación masiva. En este caso, el único infractor es el vivales que soltó los archivos.

Algunos analistas del mercado de la música consideran que la transmisión gratuita de archivos sonoros en redes de pares, al final de cuentas, favorece a la venta legal de música. Incluso la consideran como una poderosa herramienta de difusión. Tiene su lógica, pero la caída drástica en las ventas de discos compactos legítimos durante los últimos dos años hace pensar lo contrario. ¿Y para qué comprar una canción o un disco de archivos MP3 en línea si alguien te lo puede compartir gratis en un Torrent? Para no darle en la torre a los artistas. Para no acabar con la industria. Pero la verdad es que a la gran mayoría de los consumidores de música digital le vale gorro los creadores. Vaya, supongo que ni siquiera se dan cuenta del daño que provocan. Lo que quieren es hinchar sus computadoras con archivos de música ligera y desechable. Que se atasquen mientras haya lodo.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

España, segunda casa de la Camorra

Posted on 25 mayo, 2009. Filed under: Invitados | Etiquetas: , , , |

Michele Catanzaro / Barcelona

El 18 de Enero de 2009, Salvatore Zazo -uno de los 100 criminales fugitivos más buscados de Italia- paseaba tranquilamente en la Calle Sardenya de Barcelona, a dos pasos de la Sagrada Familia. Cuando vio venir un grupo de hombres a por él, le asaltó el pánico y no se calmó hasta que uno de los hombres le habló en napolitano, identificándose como agente de los Carabinieri. Solo entonces Zazo entendió que no se trataba de una encerrona de un clan enemigo. Que le detuvieran era una perspectiva mucho mejor que enfrentarse a un grupo adversario, una situación que suele acabar con sangre en la acera.

La autenticidad de esta anécdota está certificada por Giancarlo Scafuri, Teniente Coronel de los Carabinieri de Nápoles. Scafuri habla cada día con la Guardia Civil española para coordinar acciones contra la camorra. Y es que España se ha convertido en la segunda patria de este grupo criminal, según dice el carabinero, uno de los máximos responsables de su persecución fuera de Italia. Para los camorristas, la península ibérica es a la vez un supermercado de la droga, un paradero tranquilo donde esconderse y una excelente “lavandería” de dinero.

¿Es posible que los temores de Zazo se conviertan en realidad? Es decir, ¿puede ser que un día la camorra derrame sangre en las calles españolas? Scafuri lo niega. Según el coronel los clanes han pactado dejar las cosas tranquilas en España, para que sus negocios sigan fluyendo sin dar en el ojo. Sin embargo, no es difícil imaginar que este equilibrio pueda romperse, ya que la camorra está bien arraigada. “El 80% de la droga que vende viene de la península ibérica”, explica Scafuri. “Desde hace mucho tiempo, los carteles sudamericanos han escogido España como el lugar para abastecer de hachís y cocaína no sólo la camorra, sino las organizaciones criminales de toda Europa”

Algunos camorristas arrepentidos hablan de un canal de abastecimiento Italia-España ya en los noventa. Sin embargo, el salto de calidad se dio en 2003. Entonces, a raíz de una guerra de camorra en Nápoles, el componente perdedor del clan Di Lauro de Secondigliano (los llamados escisionistas) se mudó a la península. La elección de los perdedores, apodados desde entonces como “los españoles” se reveló exitosa y fue imitada por otros clanes, que encontraron su ambiente ideal sobre todo en los lugares turísticos de la costa, donde hay siempre caras nuevas y movimiento de dinero.

“Atrapamos un camorrista que gestionaba una discoteca comprada en dinero contante por medio de un cabeza de turco, en la cual trabajaban otros afiliados y jefes de clan fugitivos”, explica Scafuri. Hasta hace poco, el segundo gran negocio de la camorra en España era la compraventa de inmuebles para blanquear dinero, pero el derrumbe de la burbuja inmobiliaria ha reorientado las inversiones hacia locales de ocio, grandes restaurantes, hoteles, y otras actividades comerciales.

Los camorristas exiliados se fabrican un estilo de vida en apariencia modesto. Los documentos de Carmine Rispoli, detenido en Sitges en Junio de 2006, decían que era un pescador italiano empadronado en Vigo. Marco Assegnati, uno de los 100 fugitivos más peligrosos, gestionaba un concesionario de coches en Escalona (Toledo). Raffaele Laurenti, capturado en Septiembre de 2008, vivía en un modesto piso en Barcelona. Naturalmente, no faltan las excepciones. Patrizio Bosti llevaba 48 billetes de 500 euros en el bolsillo y un Audi R8 valorado en 110.000 euros cuando un equipo de Guardia Civil y Carabinieri le detuvo en una marisquería de Platja d’Aro (Gerona) en agosto de 2008.

Los cuerpos de seguridad italiano y español han estrechado lazos para atrapar los criminales y en los últimos años se han sucedido decenas de detenciones en España. Sin embargo, queda la duda que algún fallo en entramado económico y social español pueda haber facilitado la penetración y el arraigo de la camorra. El crecimiento descontrolado de la construcción y la opacidad financiera podrían haber jugado un papel. Quizá las operaciones de la camorra hayan quedado camufladas en la gran explosión especulativa vivida por España, aventura Scafuri. ¿Y la corrupción urbanística?¿Puede haber alguna conexión entre camorristas y políticos españoles? Scafuri lo niega. Y luego matiza “Nada se puede excluir, pero ninguna investigación hace pensar que la camorra haya llegado a este nivel”.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

Adiós al papel… periódico

Posted on 5 mayo, 2009. Filed under: Invitados | Etiquetas: |

Roberto Garza Iturbide / Ciudad de México

Hubo una época en que los periódicos eran impresos en papel.

Deserción

Hace un par de años dejé de comprar periódicos, mas no de leerlos. Simplemente sustituí las ediciones impresas en papel por las versiones en internet. Duele decirlo, pero es la verdad: ya ni siquiera los fines de semana me paro en el puesto de periódicos.

Si algo me alivia un poco el remordimiento de conciencia es saber que no soy el único desertor. Durante los últimos años, decenas de miles de personas en todo el mundo dejamos de leer los diarios impresos porque, seamos francos, hacerlo en internet nos resulta mucho más fácil, práctico y hasta entretenido. De hecho, en mi caso se volvió un hábito adictivo.

Lo duro del caso es que todos los tránsfugas del papel periódico somos apenas una minoría ante los millones de jóvenes menores de veinticuatro años que hoy en día se informan exclusivamente por la vía electrónica (no necesariamente en sitios de empresas periodísticas), y que rara vez han tenido un periódico entre sus manos.

Los miembros de esta generación, como sus futuros sucesores, no se van a convertir de la noche a la mañana en los nuevos lectores de diarios impresos. La verdad cuesta trabajo imaginar a un adolescente moderno comprando el periódico en un puesto callejero. ¿Para qué?, si todo está en la red. En cambio, resulta mucho más sencillo pensarlo con un pequeño dispositivo electrónico entre las manos, de esos con capacidad para almacenar muchos más libros y periódicos de los que podría cargar en su mochila.

A estas alturas de la llamada era de la información, la tendencia es irreversible: los periódicos impresos en papel, tal como los conocemos, van a desaparecer en unos años. ¿Cuánto les queda de vida? Imposible saberlo a ciencia cierta, pero tal vez aguanten otros quince o veinte años. Pero no más. Me duele poder predecir el cierre de imprentas y el despido de repartidores y voceadores.
Aunque la Asociación Mundial de Periódicos (wan-press.org) haya reportado ligeros aumentos en la difusión mundial de periódicos impresos durante el 2008, lo que en realidad se debe a la efímera proliferación de diarios de distribución gratuita, lo cierto es que el papel periódico es un producto en vías de extinción.

Prensa digital

La industria periodística se encuentra en pleno proceso de adaptación al cambio tecnológico. Como parte fundamental de esta adecuación, las empresas dedicadas a la prensa escrita poco a poco han ido incorporando sus productos editoriales al ciberespacio.

En la mayoría de los casos, los propietarios y directivos de dichas empresas entendieron que internet no es un competidor sino un aliado, y que ofrecer un portal de calidad y gratuito no es una simple alternativa sino un paso obligado para sobrevivir. Los necios que se resisten al cambio están irremediablemente destinados al fracaso.
Internet, más que el futuro, es el presente de la industria periodística. Prueba de ello es que actualmente casi todos los periódicos tienen versión en línea, pero sólo unos cuantos están sacando el máximo provecho –desde los puntos de vista comercial e informativo– de esa poderosa herramienta multimedia.

Tras un ejercicio de análisis comparativo, complementado con varias horas de navegación por sus páginas todos los días, a los periódicos digitales se les puede agrupar en tres niveles, según el grado de desarrollo tecnológico que presentan:

Básico.

En este se ubican las empresas que se limitan a subir parte de la información de sus ediciones impresas y que sólo ofrecen textos planos y fotos. Sus páginas, digámoslo de la manera más amable, son una versión rasurada del diario impreso.

Intermedio.

Los periódicos que ofrecen tanto los contenidos de la versión impresa como un servicio de información noticiosa que actualizan constantemente durante el día. Varios de estos portales tienen un motor de búsqueda ligado a sus propias bases de datos, y cuentan con foros de opinión para los usuarios y algunas herramientas multimedia, como ventanas de video y galerías fotográficas.

En estos casos, las empresas dieron un paso de suma importancia en la adaptación al cambio tecnológico: crearon una división dedicada exclusivamente al desarrollo, actualización, comercialización y mantenimiento de sus portales electrónicos, misma que trabaja en estrecha correspondencia con los responsables de la edición impresa.

Avanzado.

Un reducido grupo de empresas periodísticas que va a la vanguardia, tanto en materias administrativas, de mercadotecnia y de ventas de publicidad en internet, como en la generación de contenidos y el uso de las nuevas tecnologías de la información en sus portales.

Estas empresas realizaron cambios estructurales en sus modelos de organización y con ello diversificaron y ampliaron las funciones de la prensa escrita tradicional. Ahora dan la nota en el momento, muestran los hechos en video, le dan seguimiento puntual y abren espacios para el análisis y la discusión. Son medios sistematizados y en permanente estado de actualización que ofrecen contenidos exclusivos y destinos a los publicados en la versión impresa. Sus portales incluyen micrositios paralelos con reportajes, artículos de fondo, blogs temáticos y galerías de videos y fotografías.

Estos periódicos digitales ofrecen además un importante servicio a la sociedad, ya que son un medio para que la gente interactúe entre sí, para que los usuarios se comuniquen y expongan sus ideas, desde puntos de vista sobre un tema de índole global hasta denuncias de problemas locales. Algo de lo más interesante que sucede estos modernos espacios de opinión pública (foros, chats en línea, reportes ciudadanos) es la dimensión global que adquieren los asuntos locales.

Otro atractivo de estos portales de avanzada son las herramientas audiovisuales que han desarrollado. Desde sus propios noticiarios grabados en video, con toda la producción que ello implica, pasando por toda una gama de clips con los comentarios de analistas políticos, columnistas, comentaristas de deportes o críticos de cine, hasta hipergráficos con tecnología de punta, como mapas en los que se observa en directo el flujo de resultados de una elección.

Por la culpa de estos maravillosos sitios electrónicos dejé para siempre el periódico impreso.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 10 so far )

La Piratería en Somalia

Posted on 29 abril, 2009. Filed under: Invitados | Etiquetas: |

Por Pedro Elizalde Monteagudo* / Barcelona, España

Los medios de comunicación de los Estados Unidos comenzaron a enfocar su atención hacia los actos de piratería de las Costas de Somalia, a partir del secuestro del capitán estadounidense Richard Phillips, en abril de 2009. Sin embargo, la comunidad internacional ya había adoptado medidas para combatir los actos de piratería en los mares frente a las costas de Somalia.

Desde el año 2005, la Organización Marítima Internacional alertó a los Estados y las Naciones Unidas sobre el problema de piratería en Somalia. El mar frente a las costas de Somalia ha sido escenario de varios actos de piratería contra embarcaciones de recreo y buques mercantes. Los buques piratas somalíes han afectado la seguridad en las rutas comerciales marítimas, dañado la economía de la región y dificultado el suministro de ayuda humanitaria destinada a millones de somalíes. Durante el año 2008 se registraron un total de 120 ataques, de los cuales 35 finalizaron en la captura de buque y/o su tripulación.

La piratería en Somalia tiene sus antecedentes en el vacío de poder presentado por Somalia en 1991. La falta de gobierno en Somalia, permitió la explotación abusiva de los recursos marítimos somalíes, por parte de barcos extranjeros. Los pescadores locales comenzaron a detener o ahuyentar a los pesqueros foráneos, con apoyo del armamento bélico procedente de las milicias locales. Las confrontaciones entre pescadores locales y buques extranjeros hicieron evidente la vulnerabilidad de los pesqueros foráneos, lo cual fue aprovechado por los atacantes somalíes para comenzar a secuestrar los buques pesqueros con el fin de negociar un rescate por ellos.

Además, Somalia ha sufrido décadas de poder autocrático, conflictos internos étnicos y religiosos, falta de desarrollo económico y la presencia de pobreza extrema. El Gobierno Federal de Transición no tiene la capacidad de gobernar en el territorio somalí, lo cual es aprovechado por los piratas para establecer sus bases en las costas de ese país y actuar libremente en las aguas colindantes. Esta vacío de gobernabilidad ha sido bautizado por la comunidad internacional como los “mares fallidos” de Somalia.

Los acontecimientos violentos suscitados en la costa de Somalia no son los únicos actos de piratería perpetrados en la actualidad. El estrecho de Malaca y los mares del sur de China han sido escenario de actos de piratería desde la década de los ochenta. Sin embargo, los Estados ribereños han implementado operaciones navales conjuntas, con el fin de prevenir y reprimir la piratería en la zona. Estas acciones militares han logrado reducir considerablemente el bandalaje en la zona.

Los piratas africanos persiguen otros fines en relación a sus antecesores, ya que no están interesados en robar la mercancía del buque, sino en negociar rescates con las empresas navieras, los consignatarios de la carga o los países interesados. Además, los piratas modernos presentan un nuevo modus operandi, en virtud de los siguientes factores: los ataques son más agresivos y violentos; los piratas utilizan armamento más sofisticado; los atacantes pueden permanecer en el buque durante días; y los pitaras cuentan con un respaldo marítimo y terrestre.

Los piratas han modificado barcos pesqueros para que sirvan como naves nodrizas. Estas naves se emplean para transportar el armamento y las lanchas rápidas hasta aguas profundas. Algunos capitanes secuestrados han señalado que existe un lapso de 15 minutos, entre el avistamiento de los atacantes y la toma y control del buque por parte de ellos.

Una vez capturado el buque, los piratas negocia el rescata a través de llamadas realizadas por teléfono satelital o por medio de mensajes de texto SMS. Posteriormente, los propietarios de los buques o países afectados realizan el pago del rescate por medio de transferencias bancarias electrónicas.

El Gobierno Federal de Transición de Somalia no puede reprimir la piratería. Por tal motivo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha aprobado varias resoluciones, por las cuales ha autorizado a los Estados afectados la utilización de buques de guerra y aeronaves militares dentro de las aguas territoriales de Somalia. Estas naves militares tienen la misión de escoltar los suministros de ayuda humanitaria, evitar más actos de piratería y confiscar el armamento o barcos utilizados por los piratas.

Las acciones del Consejo de Seguridad han sido criticadas por las organizaciones humanitas desplegadas en Somalia, ya que este organismo internacional actúo con rapidez para asegurar los intereses comerciales, dejando de lado la crisis humanitaria somalí.

Los atentados terroristas del 2001 hicieron evidente la vulnerabilidad presentada por el sistema de transporte mundial. Los Estados Unidos encabezaron los esfuerzos para la creación de un nuevo marco normativo internacional en materia de seguridad del transporte marítimo. Asimismo, el presidente estadounidense en turno, declaró la guerra contra el terrorismo, desencadenando las consecuencias ya conocidas. Actualmente, la comunidad internacional se ha concienciado de las nuevas amenazas en contra del transporte marítimo. Sin embargo, los países han concentrado sus esfuerzos en acciones militares, las cuales no solucionan el problema de fondo, el “Estado fallido” de Somalia.

* Maestro en Derecho Internacional por el Tecnológico de Monterrey. Becario MAE de la AECID.
Leer entrada completa | Make a Comment ( 5 so far )

Crónica de un asalto

Posted on 28 febrero, 2009. Filed under: Invitados | Etiquetas: , |

Por Roberto Garza / Ciudad de México

Como la mayoría de mis días laborales, el pasado viernes 13 salí de la Cineteca a eso de las ocho de la noche, caminé por Real de Mayorazgo y, al llegar a Universidad, descendí por las escaleras de la estación Coyoacán. Los trenes del Metro venían a reventar, mucho más llenos que de costumbre. Aquello era un amasijo de carnes sudorosas en pleno fervor de San Valentín.

Me bajé de ese temascal colectivo en la estación Polanco, jalé aire y seguí mi camino a casa. El plan era tomar un taxi y llegar antes de las 9:00pm para ir con mi esposa a recoger a nuestra hija, que había pasado la tarde en casa de una amiga.

Al pisar la banqueta de Horacio hice una pausa. Miré mi reloj: 8:35pm. Me quité los audífonos del iPod, toqué con la mano mi cartera –que siempre traigo en la bolsa trasera del pantalón– y revisé el celular. Todo en orden.

Al echar un vistazo hacia la calle, sobre la concurrida avenida Horacio y justo enfrente de las escaleras del Metro, apareció un reluciente vocho-taxi, pero no de los verdes con blanco, sino pintado de oro y cereza, tal como los nuevos que andan circulando con autorización del gobierno local desde hace unos meses.

Casi todos los días me muevo en taxi y nunca antes había visto un vocho pintado de esos colores, como a la fecha no he visto uno blanco y rojo, tipo los marca Tsuru que circulan por toda la ciudad. Dudé un segundo, o tal vez dos, pero la asociación mental de los colores “oro y cereza” con el concepto “seguridad” me encaminó en automático hacia la puerta del auto.

“¿Está libre?”, pregunté desde afuera. El chofer –un común y corriente de unos treinta años, delgado, tez morena, ojos cafés y cabello oscuro corto– me miró de reojo y asintió con un leve movimiento de cabeza. Tomé asiento, lo saludé y le indiqué el camino que debía seguir, el mismo que he recitado de memoria a un sinnúmero de taxistas desde hace varios años.

Mientras avanzábamos, al detenernos en la fila del semáforo de Horacio y Moliere, de súbito se metieron dos tipos al carro. Nos cayeron por sorpresa y se clavaron en cuestión de segundos. Mi reacción (reflejo/susto) fue gritar y patalear: “¡No, no, no, por favor!” El primero en subir, un gordo fortachón, me leyó la cartilla: “¡Cállese cabrón o lo mato!” dijo enfurecido, al tiempo que me recetaba un gancho derecho en la cabeza, tan bien colocado que mis lentes salieron disparados.

Me sometieron en menos de dos minutos. Iba sentado entre los dos, callado, con las manos abiertas sobre los muslos, la cabeza derecha y los ojos cerrados. Como conozco bien estos rumbos, sé que dimos vuelta a la derecha en Moliere y luego tomamos Ejército Nacional y después Río San Joaquín con dirección al Circuito Interior.

La complicidad del chofer era evidente. El gordo dizque lo amenazaba: “A ver tú, un cambio de luces o cualquier pendejada que hagas, no te la vas a acabar.” Y luego le daba un zape medio contenido. Según esto, el gordo le iba diciendo por donde irse, pero al cabo de unos minutos, mientras me basculeaban e interrogaban, el taxista dio un par de vueltas sin que le dijeran nada. El chofer, no tengo la menor duda, es parte de la banda.

En cuestión de diez o quince minutos, el otro asaltante, el que estaba sentado a mi derecha, ya tenía un inventario de mis pertenencias. Me habían quitado la mochila, el reloj, el iPod, el celular y la cartera. Sabían mi dirección y teléfono de casa, tenían mis llaves, agenda y fotos de mi esposa e hijos. La situación pintaba horrible: a mi izquierda un gordo violento que decía traer pistola; y a la derecha, un tipo con mi vida en sus manos. Me sentí tan vulnerable como un pez fuera del agua. Estaba aterrado y al mismo tiempo en un estado de alerta máxima por tanta adrenalina.

Cada uno de los rateros cumplía un rol premeditado: el chofer fingía demencia, el gordo amedrentaba y el tercero comandaba el atraco: “A ver, Roberto, tienes tres tarjetas; quiero los nips, y más vale que sean los correctos.” La palabra “nips” me sacudió. Apreté fuerte los ojos, que debía mantener cerrados todo el tiempo, en señal de preocupación. Me sabía los nips de las de débito pero no el de la tarjeta de crédito, la cual nunca he utilizado para sacar dinero del cajero.

“¡Los niiiips, cabrón!”, presionó el gordo. Decidí hablar con la verdad: miren, gano equis cantidad, en esta tarjeta hay tanto, en esta otra nada y la de crédito tiene a lo mucho doscientos pesos disponibles. El gordo quiso refrescarme la memoria a base de codazos, pero el de la derecha se dio cuenta de que estaba diciendo la verdad. Unos minutos después me devolvió la cartera con mis identificaciones, papeles y la tarjeta de crédito, la cual me pidió que tocara con las yemas de mis dedos y frotara en el pantalón.

Pasó una media hora desde que me privaron de libertad hasta que el taxi se detuvo, supongo que afuera de algún centro comercial, para que el tipo que estaba a mi derecha se bajara a ordeñar las tarjetas. Tan pronto quedamos tres en el coche, el gordo se pasó al lado derecho del asiento y me mandó a la esquina izquierda, detrás del chofer. “Los ojos cerrados, las manos abajo y voltea como si estuvieras platicando conmigo”, me dijo.

Así me trajeron un rato hasta que sonó su celular. “¿Ya estuvo?… órale!” El gordo colgó y de inmediato me dijo: “Tranquilo, mi Rober, ya mero te vas con tus hijos.” Sin seguir indicaciones de nadie, el chofer dirigió el taxi hasta el punto donde finalmente me botaron. “Te vas a bajar con los ojos cerrados y vamos a caminar dos cuadras hasta donde está una camioneta. Ahí termina mi chamba. Esos cabrones te van a estar checando, así que no hagas ninguna pendejada, ¿de acuerdo?”

El gordo me encaminó hasta la esquina y se colocó detrás de mí: “Abre los ojos y no voltees ¿Ves la camioneta?” En la calle había como tres camionetas, así que moví la cabeza de forma afirmativa. “Bueno, cuando llegues a la esquina das vuelta a la izquierda y te vas todo derecho. Y abusado, cabrón, que te van a seguir.”

Me dejaron en la calle Bahía de Corrientes de la colonia Verónica Anzures, en la fallida delegación Miguel Hidalgo. Entre los bienes que no me quitaron había una tarjeta telefónica que fue mi salvavidas. Caminé dos cuadras hasta Bahía de Chachalacas y reporté las tarjetas en el primer teléfono que vi. Quince minutos después me rescató mi cuñado (¡mil gracias, Raúl!).

Llegué a casa sin un peso, vapuleado, atracado, jodido, pero ahí estaba la familia, a pié de cañón para reconfortarme. Saberme acompañado, querido, me tranquilizó y levantó los ánimos. Sin embargo, el enojo y la decepción no me los quita nadie. Me enoja que me hayan robado lo que tanto trabajo me cuesta ganar; y me decepciona enormemente saberme gobernado por una bola de ineptos. Por ello, quiero rematar esta crónica de viernes 13 con una andanada de zapatazos dirigida a los encargados de la seguridad pública de este maravilloso país. Su eficiencia casi me deja helado.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

Anticuerpo del ‘Sistema’

Posted on 15 febrero, 2009. Filed under: Invitados |

Por Catalina Gayà

El Saló de Cent, la sala más noble del Ayuntamiento de Barcelona, está abarrotado de periodistas y de público, afuera, en la plaza de Sant Jaume, la cola de gente que quiere ver a al escritor y periodista Roberto Saviano (Nápoles, 1979) da la vuelta a la plaza. La imagen es impresionante porque pocas veces un escritor levanta tanta expectación en Barcelona. Hace frío, pero no importa. Nadie se mueve de la cola aunque casi todo el mundo sabe que no podrá entrar porque la sala es demasiado pequeña para que quepan todos y porque las medidas de seguridad que rodean a Roberto Saviano hacen que todo movimiento sea lento, controlado. La Camorra, la organización mafiosa que controla la región de Campania (Italia), lo condenó a muerte hace tres años por la publicación de Gomorra y la sombra de esta amenaza lo ha convertido en prisionero.

La Camorra está en todos lados y la visita de Saviano a Barcelona, donde acude a recoger el premio Vázquez Montalbán de periodismo internacional, es de extremo riesgo. “Está en Barcelona, hace negocios en la ciudad” es algo que Saviano repetirá varias veces en el Saló de Cent, frente a la mirada del acalde de Barcelona, Jordi Hereu.

La mayoría de los que hacen la cola llevan bajo el brazo Gomorra y muchos de ellos confiesan que lo han regalado varias veces. A mí me lo regaló un amigo y yo, por mi parte, pienso regalarlo a otro y supongo que este a otro. Esa es la fuerza de libros como Gomorra y lo que, en un rato dirá Saviano, lo mantiene con vida.

En Gomorra, Saviano documenta con nombres y apellidos y lugares, los entresijos de los negocios delictivos de la principal organización mafiosa de la región de Campania y la ciudad de Nápoles y, sobre todo, explicita que la Camorra campa en todo el mundo y ya se ha introducido en la banca europea, en las calles de las ciudades españolas, inglesas, en las ceremonias de Hollywood, en las tiendas a las que todos acudimos para comprar un abrigo, una gorra, controla el cemento que levanta nuestras casas, está detrás del queso que compramos.

Debo confesar antes de entrar al Saló de Cent y quedar prendada (y horrorizada) por las palabras de Saviano, que la lectura de Gomorra me ha costado muchísimo. Es un libro extraño, tiene la virtud de poner la piel de gallina aunque a veces no sepas muy bien hacia dónde va o incluso qué te está contando en ese momento. Es un libro de varias lecturas y es un texto que pone en jaque cualquier idea, noción que antes tuvieras sobre el concepto de mafia. La Camorra en Italia es conocida como el Sistema y algo está claro cuando lees el libro: o estás con el Sistema –en sus dos modalidades: o formas parte de él o callas–  o estás en contra, es decir, hablas.

Regresemos al Saló de Cent. Entra Roberto Saviano, rodeado de su escolta, y el público y los periodistas se levantan y lo aplauden. Si pocas veces había habido una cola tan larga en la entrada del Ayuntamiento, el hecho de que los periodistas lo aplaudan con tanto fervor aún es más inaudito en Barcelona. Yo, como mínimo, nunca lo había visto antes.

Él ha publicado lo que muchos de sus colegas no nos atrevemos ni a investigar ni a publicar. La primera frase de Saviano es impresionante: “Si un hombre no está dispuesto a arriesgar nada por sus ideas, o sus ideas no valen nada o el que no vale nada es él”.

Escuchando a Saviano, me viene a la memoria Lydia Cacho. Los dos defienden la libertad de expresión, los dos se atreven a poner en palabras, casi de manera obsesiva, lo que está pasando a su alrededor aunque esto los lleve a perder su propia libertad, a temer por su vida, a sufrir atentados.

El Saló de Cent está en silencio absoluto. “Me gustaría decir que no me he arrepentido de escribirlo, pero no sé si ha valido la pena”, confiesa el escritor. Acto seguido reconoce que fue cuando vendió los primeros 100.000 ejemplares cuando “sucedió el desastre” y la mafia lo fijó como objetivo.

Los escoltas que lo rodean tiene la mano en la chaqueta; nunca dejan de empuñar el arma aunque lo hacen de manera discreta. La presencia camorrista en Barcelona ha hecho redoblar el blindaje de seguridad que ha recibido: “Son más inteligentes de lo que parece: no dejas sangre donde quieres hacer negocios”, dice Saviano.

Saviano remarca que el Sistema está cada vez más internacionalizada y que “es un problema europeo y específicamente español”. El auditorio enmudece. El problema, continúa Saviano, se puede agravar con la actual crisis económica: “Los capitales líquidos de las organizaciones criminales pueden entrar en la banca y determinar el curso financiero de los estados”. 
“Si no se ve el capital criminal como un problema, cuando nos demos cuenta ya será tarde. No solamente puede condicionar el presente, sino también hipotecar nuestro futuro”.

Las detenciones de camorristas en territorio español, una noticia cada vez más habitual en los periódicos, refuerzan las palabras de Saviano y a la vez son un vaso de agua fría: es tomar consciencia de que el Sistema está en todos lados.

Barcelona no es solo un lugar donde Saviano ha recibido un reconocimiento público y oficial poco habitual, es también un lugar donde a los camorristas se les detiene mientras juegan al black-jack, frecuentan locales de la Rambla que la policía italiana le recomendaba a Saviano que evitase (cuando aún paseaba por la calle) y tienen abogados que llaman al móvil de Saviano para darle la bienvenida a la ciudad (le sucedió el 2007).  “Aquí no hay conciencia de ello, pero en mi barrio los chicos ya decían hace años que España era un territorio apetecible, una ‘zona nuestra’, decían, de la misma manera que a la Costa del Sol se le llamaba la Costa Nostra. Las organizaciones tienen la convicción de que es un lugar seguro para hacer negocios”, recuerda.

En uno de los capítulos de Gomorra, Saviano narra la historia de Pasquale, un modisto que creó uno de los vestidos que lució Angelina Jolie en una gala de Hollywood. Mientras trabajaba, Pasquale no sabía para quién era ese vestido perfecto hasta que vio a la actriz luciendo su obra de arte. Cenaba frente a la tele con su familia cuando una cámara enfocó a la actriz. Ese día Pasquale dejó la alta costura y se convirtió en camionero. Las manos de artesano, de artista, se llenaron de callos. Pasquale entendió que no había esperanza.

Yo que no sé qué cara tiene Pasquale, pero lo imagino con la cara que ha puesto Saviano al finalizar la charla: ojos tristes, pose cansada y no solo por el cansancio físico, con un peso indescriptible sobre sus espaldas y sobre todo con un halo de desesperanza incluso cuando sonríe. En un momento de la charla el escritor ha dicho que “la gente emigra de Italia para ser felices”. La frase es muy fuerte y, lo peor, es que la he escuchado en boca de muchos italianos: “En Italia no hay esperanza”, “En Italia no se reconoce el talento”.

Saviano ha acabado su comparecencia con un verso de una canción napolitana: “Lo contrario de la muerte es el amor y no la vida”. Silencio y, de nuevo, aplausos. Este es el título de su segundo libro, que acaba de aparecer en las librerías.

Un italiano que estaba entre el público le ha recordado que la imagen que daba de Italia es negativa. El resto del público ha cuchicheado en su contra y Saviano le ha recordado que en Italia también hay gente como él que se atreve a decir las cosas por su nombre: son los anticuerpos del sistema.

La charla de Saviano acaba y en el aire hay un ambiente agrio. Saviano tiene que salir por la puerta de atrás, rodeado de sus escoltas. Dormirá en algún hotel de la ciudad y mañana en otro quizá de otra ciudad diferente. Dan ganas de invitarlo a una copa de vino, de llevarlo a visitar el Gótico…No se puede, ni siquiera se puede entrevistarlo ni acercarse a él. Él se va por la puerta de atrás.

Nosotros salimos a la calle por la puerta grande. Saviano ha dicho que lo que les molesta a los capos es que cada vez más gente sepa qué está pasando realmente. La gente que ha seguido la charla desde la calle o a través de una pantalla gigante va despareciendo de la plaza. Siguen con Gomorra bajo el brazo, lo lucen orgullosos y seguro lo regalarán varias veces. Es lo único que se puede hacer: boca a boca, libro a libro.

 

Foto: Mattia Insolera

mail.jpg

 

Leer entrada completa | Make a Comment ( 5 so far )

« Entradas anteriores

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...