Archive for 29 septiembre 2008

Tras la ineptitud, el menosprecio

Posted on 29 septiembre, 2008. Filed under: Marco Appel -Bruselas | Etiquetas: |

Marco Appel / Brusleas

 

La ineptitud de las autoridades mexicanas para someter al crimen organizado da vida a una escandalosa insensibilidad oficial.

 

Frente a la falta de resultados, muchos gobernantes y funcionaros mexicanos hallan una justificación que los disculpe de no estar haciendo bien su trabajo. Y en la elaboración de esos pretextos se encuentran, a veces involuntariamente, dosis tremendas de menosprecio por las víctimas.

 

Hace unos meses, por ejemplo, algunos periodistas nos reunimos con la embajadora mexicana ante la Unión Europea, Sandra Fuentes-Beráin, y con un grupo de sus colaboradores.

 

Después de discutir varios temas, llegamos al de los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez. La primera reacción de la embajadora fue aceptar que había un problema de impunidad. Comentó que ella apoyaba personalmente la lucha por justicia de Arsène Van Nierop, la madre de Hester, una joven holandesa asesinada en Juárez hace 10 años, cuyo crimen sigue impune.

 

Pero conforme avanzaba la charla, el discurso de la ex embajadora en Holanda comenzó a tomar un tono preocupante, por los matices que iba introduciendo.

 

Y terminó diciendo, más o menos así, lo que otras ocasiones ya había declarado públicamente, y que compone el dircurso oficial en relación al tema:

 

–Muchachos, tienen que entender que la situación es muy complicada: durante mucho tiempo no se hizo nada; es una zona fronteriza, por naturaleza conflictiva; los Estados son soberanos en ese aspecto y son ellos los que investigan. El problema no se va a resolver de la noche a la mañana…

 

Sus palabras fueron chocantes, viniendo de un alto funcionario del gobierno federal, el cual se supone debe cumplir la función de encarar los problemas del país, y más si se trata de otorgarle algo de credibilidad al sistema judicial y al combate contra la impunidad.

 

–Embajadora, le comenté, ¿se da cuenta de lo que nos está diciendo? ¿Se puede imaginar cómo se sintiría la madre de una víctima si le da esa explicación?

 

Desafortunadamente, está documentado que eso, y peores cosas, han tenido que soportar los familiares de las centenas de niñas y mujeres asesinadas de parte de las autoridades.

 

Otro caso que ahora recuerdo me lo comentó Héléne Roux durante una visita al Parlamento Europeo el pasado 1 de julio. Roux, periodista francesa, es miembro de la Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos en México, organismo europeo que ese día presentaba su último informe.

 

Cuenta que, en el marco de la realización del documento, se reunieron en México con el fiscal especial para la atención de delitos contra periodistas, Octavio Alberto Orellana. Resulta que una de sus asistentes, de plano, con un sarcasmo fuera de lugar, les soltó el siguiente comentario:

 

–¿Y por qué no van con los narcotraficantes a pedirles cuentas? Son ellos los que matan a los periodistas ¿no?

 

Roux todavía sonríe, como sintiendo vergüenza ajena, cuando lo recuerda.

 

El informe de la comisión, por cierto, incluye este fragmento de una entrevista a un representante de la mencionada fiscalía especial para periodistas asesinados, quien no quiso declarar con su nombre.

 

“Nueve meses y medio después tuvimos que empezar de cero porque sabíamos que no habían existido peritajes correctos; no habían existido correctas investigaciones. ¿Para qué apoyarnos en un expediente que nos habían mandado si no era real? Entonces tenemos que empezar de cero. ¿Se pueden imaginar ustedes? Nueve meses y medio después regresar al lugar de los hechos y ¿qué encontramos? (Hay que) buscar el arma, buscar la pistola (…) las ONG nos piden resultados en un día”.

 

—-

Stress, por JUSTICE

Anuncios
Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

Los reales del petróleo

Posted on 26 septiembre, 2008. Filed under: Domingo Medina -Caracas | Etiquetas: , , |

Domingo Medina / Caracas

 

“Como todo conductor sabe, llenar el tanque [de gasolina] puede ser caro. Lo que generalmente se desconoce es a dónde va a parar la mayor parte de ese dinero.”

 

Más o menos eso es lo que dice la OPEP, que se ha puesto a sacar las cuentas de los últimos años y los números muestran que –¡no podía ser de otra manera en un sistema capitalista globalizado!- no son precisamente los productores de petróleo los que se quedan con la mayor parte de los reales (plata, lana, pasta, guita, dinero, cochino dinero). Los países consumidores, especialmente the big fishes –G7-, a punta de impuestos también hacen su agosto con el petróleo que los otros sacan. Según cuentas de la organización petrolera, desde 2003 y hasta 2007 los países del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y EEUU) recaudaron 2.585 billones de dólares por impuestos al petróleo o sus derivados (billones ingleses, expresados en miles de millones, no los nuestros que son millones de millones; seguiré usando esa nomenclatura para no enredarnos), mientras que los países de la OPEP (Argelia, Angola, Indonesia, Irán, Iraq, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela) ingresaron a sus arcas 2.539 billones de dólares en el mismo período.

 

Eso quiere decir que, en promedio, los países del G7 cada año ingresaban 517 billones de dólares. Si seguimos sacando cuentas y dividiendo eso, nos da que cada país obtenía más o menos unos 74 billones de billeticos verdes. Por su parte, los países de la OPEP en conjunto obtenían por la venta de su petróleo unos 508 billocintos; nada mal, sólo que dividido entre los doce miembros de la organización (ahora son trece, pero Ecuador no formaba parte de la OPEP durante el período del que hablamos) los números indican que a cada país le tocaban unos 42 billones y medio.

 

Si le echamos un ojo a los números de consumo y producción de cada uno de los grupos nos encontramos con que entre 2003 y 2007 los países del G7 consumieron poco más de 174 millones de barriles de petróleo, mientras que los países de la OPEP pusieron en el mercado unos 157 millones de barriles durante el mismo período. (Entre paréntesis, los países del G7 consumen diariamente casi el 45 por ciento de todo el petróleo que se consume en el mundo; un porcentaje similar corresponde a la participación de la OPEP en el mercado de la producción.)

 

Pero el quid de todo este asunto está en los niveles de impuestos que los distintos países del G7 le aplican al petróleo que consumen, niveles que por supuesto varían de un país a otro, siendo los Estados Unidos los que aplican los impuestos más bajos y el Reino Unido los más altos. Estos datos son importantes a la hora de analizar el Precio del Barril Compuesto en los países consumidores, en este caso el G7. El precio del Barril Compuesto lo que indica es el precio estimado al que el consumidor final adquiere un barril de productos ya refinados.

 

De este modo tenemos que en 2007, el consumidor final gringo pagó por un barril compuesto 97,1 dólares, de los cuales 66,6 $ eran del precio del barril de crudo (materia prima, más costos de flete y seguro, lo que se conoce como precios CIF), 18 $, fueron impuestos y 12,5 $ correspondieron a los márgenes de proceso y utilidad de las empresas refinadoras (Industry margin, en la nomenclatura de la OPEP). Por su parte, en el Reino Unido los consumidores finales pagaron ese mismo año 247,6 $ por barril, de los cuales 73,3 $ eran del precio del crudo (precio CIF), 151 $ de impuestos y 23,3 $ para las refinadoras.

 

En otras palabras, por cada barril de petróleo que consumió en 2007 el Reino Unido obtuvo más del doble (151 $) de lo que obtenía el país o países que se lo vendieron (73,3 $), quienes además debían descontar los costos de flete y seguro que ya mencionamos antes y los costos de producción propiamente dichos. En la tabla siguiente los datos de todos los países del G7.

 

AÑO 2007

(Cifras en dólares de Estados Unidos)

 

Barril Compuesto

Precios CIF

Impuestos

Refinadoras

EEUU

97,1

66,6

18,0

12,5

Canadá

113,9

70,8

27,7

15,4

Japón

136,6

69,8

51,3

15,5

Francia

174,4

72,0

89,4

13,0

Alemania

148,8

71,6

69,6

7,7

Italia

162,5

70,2

85,5

6,8

Reino Unido

247,6

73,3

151,0

23,3

 

Fuente: Boletín Estadístico Anual 2007 de la OPEP, disponible aquí.

 

Si analizamos los datos con respecto al precio de un litro de petróleo (o más bien de sus derivados) nos vamos a encontrar con la misma tendencia (hablamos siempre en promedio y no nos referimos exclusivamente a un litro de gasolina). Los márgenes de los países productores oscilan entre unos 40 – 45 centavos de dólar (esta vez precios FOB, es decir, sin cargarle los costos de flete y seguro), las industrias refinadoras unos 12 – 25 centavos y los gobiernos de los países del G7 unos 20 (EEUU) – 95 centavos (Reino Unido). Al final, los gringos pagaron en 2007 más o menos unos 0,8 $ por litro, mientras que los ingleses pagaron alrededor de 1,8 $. Aproximadamente un dólar más, un dolarito, como dirían algunos vendedores ambulantes de Caracas, que no empobrece ni enriquece a nadie, pero que…

Leer entrada completa | Make a Comment ( 11 so far )

México a lo lejos

Posted on 24 septiembre, 2008. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín | Etiquetas: , , , , , |

Por Yaotzin Botello / Berlín

Todos los que leemos o colaboramos en este blog estamos en una ciudad, como visitantes, residentes o nativos, y siempre que llega el momento de contestar la pregunta ¿cómo es la ciudad donde vives? cada quien da diferentes respuestas, cada quien habla dependiendo de su experiencia.

En Berlín me pasa lo mismo: una ciudad con cicatriz de Guerra Fría, con huellas nazistas, de reconstrucción disneylandesca, de palacios, con gente muy creativa, con playas en un río, a punto de irse a la quiebra, con movimientos ecológicos, en fin una ciudad que parece reinventarse cada día. Y fue aquí mismo donde me encontré un diálogo sobre México que me dejó pensando en esa ciudad, mi natal ciudad.

¿Puede uno definir la ciudad en la que vive?

¿Con qué ojo uno debe de definir la ciudad en la que vive?

¿Debe, de hecho, uno definir la ciudad en la que vive?

El colectivo mexicano Citámbulos fue quien presentó este diálogo a manera de exhibición en el Centro Alemán de Arquitectura. Se trata de una investigación de más de dos años en la que gente de este colectivo, una especie de sonámbulos citadinos, salió a recorrer la Ciudad de México para aspirar experiencias, fenómenos y formas. La idea de hacer estos recorridos es una lucha por romper con adjetivos que estereotipan a la ciudad basados en una mirada de lejos. “De cerca se identifica un orden dentro del caos. En formas que continuamente se renuevan, los habitantes encuentran respuestas creativas que les plantea su ciudad”, dice el colectivo. Entre esos Citámbulos hubo biólogos, matemáticos, artistas, literatos y arquitectos, entre otros, que crearon como resultado el diálogo “Viaje a la megalópolis mexicana”.

Ahí estaba yo, en Berlín, respondiéndome la pregunta de si en verdad uno puede o debe de identificarse con una ciudad por las definiciones de otros, objetivas o subjetivas. Y sin embargo me estaba identificando. Son fenómenos que como mexicano alguna vez interioricé y ahora son parte de mí. Quizás sólo porque los entiendo. La Santa Muerte, las casas que se construyen de acuerdo a modelos gringos, los secuestros, las disputas por el Centro Histórico, promesas políticas, niños de la calle, la escasez del agua… ¿cuál es la mejor definición? Es difícil, con todos estos fenómenos me identifico de alguna forma y no podría decir que uno solo es la Ciudad de México.

¿Se puede definir lo indefinible? ¿se tiene que hacer?

La Ciudad de México parece no tener salvación y a raíz de ello una de las actitudes más pertinentes de muchas personas es documentar lo que pasa, es mostrar al mundo cuánto se puede ahí torcer una regla. No por nada en los últimos 8 años aproximadamente ha crecido el movimiento artístico-literario-musical, Francis Alÿs, Teresa Margolles, Miguel Calderón, Diego Toledo, Alex Dorfsman, Guillermo Fadanelli, Amanditita. De esa cultura de torcer las reglas y prácticamente aceptarlas como se quedan, los berlineses me preguntan “¿de verdad la policía acepta sobornos?”, “¿de verdad secuestran a gente de pocos recursos?”, “¿a poco son policías los criminales?”.

Me gustó hacer este viaje a una ciudad hecha de diferentes conceptos. No son los que yo usaría para definirla, pero me ayudan a hacerme más preguntas sobre una ciudad que está estancada pero parece que se mueve, sobre una ciudad que al mismo tiempo es la más moderna y la más atrasada de las grandes capitales del mundo, sobre una ciudad que da miedo visitar pero más miedo ver de lejos.

¿Alguien tiene una mirada artística, urbana, artístico-urbana, científica o vivencial que compartir sobre la Ciudad de México o sobre su ciudad?

Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

Entre cachorros, oseznos y real politik

Posted on 22 septiembre, 2008. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: , , |

Por Témoris Grecko / Ciudad de México

El año 2008 nos ha traído una serie de baños de real politik o política realista. Éste es un término en alemán que indica que la toma de decisiones está sujeta a las condiciones de la realidad fáctica, no de una realidad deseable; dicho de otra forma, que hay que actuar de manera pragmática y dejar la ideología para los discursos: vivimos en un mundo de jugadores que mueven sus fichas por intereses, no por nobles idealismos. En el siglo XXI, la real politik se impone.

Cuando Francis Fukuyama postuló que habíamos llegado al momento del fin de las ideologías, su intención era proponer a una de las ideologías rivales, la defendida por Washington, como súper-ideología o post-ideología, que no estaría al nivel de cualquier otra ideología competidora. En realidad, una vez que el gobierno estadounidense ha intervenido con cientos de miles de millones de dólares para salvar una variante del capitalismo cuyo dogma básico es impedir la intervención del gobierno, se ha consumado el fracaso general de las ideologías del siglo XX. Y el presidente venezolano Hugo Chávez dio otra muestra de esto al sacrificar la sensibilidad de su discurso social en un apoyo incondicional a Rusia: quien denostaba a sus rivales como “cachorros del imperio” estadounidense se asumió pública y estruendosamente como cachorro del imperio ruso.

Esta alineación trae cambios en los equilibrios regionales: derrotado en el referendo constitucional, rebasado por el colombiano Uribe, algo debilitado por un descenso (aunque no desplome) en las encuestas de popularidad y afectado por las dificultades económicas (reflejadas en desabasto y una gran inflación), Chávez gana margen de acción e influencia al actuar desde debajo del sobaco del oso ruso. Ya llegaron aviones bombarderos rusos y vendrán barcos rusos a proyectar poder en maniobras militares conjuntas. Sobre todo, esto le sirve a Moscú, que puede de esta forma incomodar a Washington y presionarlo en su casa.

Y tiene límites: este tipo de relaciones son siempre más costosas para el socio pequeño que para el grande, como la minúscula Georgia acaba de comprobar. Algunos observadores han tratado de demostrar que el ataque georgiano que desencadenó la invasión rusa contó con el conocimiento y la aprobación previa de Washington. Probablemente no es cierto, pero si lo fuera (y no sería sorprendente), se habría tratado de un sondeo, de un pececito agitado por Estados Unidos para ver qué tan lejos estaba dispuesto a saltar el oso ruso y qué tan fuerte se atrevería a morder. Mordió duro pero EU sacó la mano a tiempo: el pequeño pez quedó entre los dientes de la bestia mientras EU sólo se retiró para escribir en su cuaderno de notas: “Agresivo. Más cuidado para la próxima”.

Nadie quiere que pase nada en Venezuela. Y es necesario anotar que el pueblo venezolano, diga lo que se diga, tiene el presidente que ha elegido democráticamente en repetidas ocasiones. Pero si los enemigos internos y externos del presidente hicieran un truco sucio en su contra –como ya lo han intentado–, es muy difícil imaginar que Rusia haría más por su aliado que lo que EU hizo por Georgia. Su alcance es mucho menor que el de EU (el Departamento de Estado de EU se permitió burlarse de las maniobras conjuntas al señalar que si los rusos venían al Caribe, “es porque por ahí hallaron unos pocos barcos que pueden llegar”) y su compromiso político es meramente oportunista, ya ni siquiera hay una ideología que los pueda motivar a defender a unos camaradas.

Por eso es que Chávez no puede ser más que otro cachorro. O, digamos, un “osezno del imperio”.

Brasil, por su parte, no se dejó impresionar por las nuevas amistades de Caracas (ni por los 4 mil millones de dólares que Venezuela ha invertido en comprar armamento ruso, incluidos 24 sofisticados cazabombarderos Sukhoi-30). Chávez tenía las estampitas de los aviones de su cuate el grandulón, pero Lula ni las miró. Por lo contrario, está proyectando con mayor confianza el peso político, económico y militar de su país en la región, lo que como eufemismo se llama “liderazgo”. Lo ocurrido con la crisis boliviana lo dejó ver: primero jugó como el que no estaba interesado y al final acabó ejerciendo con éxito una presión sobre el presidente Evo Morales y los prefectos opositores, para obligarlos a negociar. En su estilo, Chávez vociferó para exigir una condena a Estados Unidos, que el presidente brasileño quiso y logró bloquear con facilidad.

En el plano global, esta alianza Moscú-Caracas tiene un valor moderado. A los rusos les sirve demostrar que tienen algunos amigos, aunque sean muchos menos que los que presentó GW Bush cuando invadió Irak. Pero Rusia, que sin duda va a ejercer mayor presión sobre su vecindario inmediato, está muy lejos de ser el gran jugador global que fue la Unión Soviética: el Caribe verá ahora unos cuantos barcos rusos, en el pasado vio misiles soviéticos que causaron una crisis mundial. Durante la Guerra Fría, había un equilibrio entre EU y la URSS, ahora EU multiplica varias veces los números de Rusia en fuerza militar, población y economía (el PIB ruso es apenas mayor que el de México: ver notas al final del texto).

Lo más importante, como ya señaló Domingo Medina en Mundo Abierto, es la emergencia de una serie de jugadores regionales y globales que rompen la unipolaridad de los últimos años y la bipolaridad de la segunda mitad del siglo XX: China trae un juego propio y su potencial en todos los ámbitos (excepto el nuclear, por el momento) es mucho mayor que el de Rusia, además de otros poderes relevantes como la Unión Europea, India y Brasil.

Todos están jugando bajo los principios de la real politik: ya los nobles ideales valen lo mismo en Washington y Moscú que en Beijing, Delhi y Brasilia (y Caracas): son puro rollo, como decimos en México.

¿Quién pierde? La sociedad civil. Porque no son sus intereses los que importan a cada uno de estos actores. Porque cuando la gobiernan mentalidades militaristas, aumenta el autoritarismo y se reducen los espacios para la disensión. Ejemplos hay muchos en cada país, pero el último lo acabamos de ver en Caracas, donde Chávez expulsó a Human Rights Watch por criticarlo. Y porque, claro está, estos juegos de guerra sólo hacen que el mundo sea más peligroso.

Y así estamos, entre cachorros, oseznos y bestias adultas: en el zoológico global.

Notas para contribuir a evaluar el potencial ruso después de su victoria en Georgia:

Población de Rusia: 142 millones. Población de Georgia: 4 millones y medio.
Personal activo del ejército ruso: 1,097,000. Personal activo del ejército georgiano: 32,000.

PIB de Georgia: 20 mil millones de dólares. PIB de Rusia: 1 billón 290 mil millones de dólares. PIB de México: 890 mil millones de dólares (sólo 30% menor que el ruso). PIB de Estados Unidos: 13 billones 500 mil millones de dólares (más de diez veces mayor que el ruso).

Gasto militar de Rusia: 40 mil millones de dólares. Gasto militar de Estados Unidos: 549 mil millones de dólares (más de trece veces mayor).

Población de Rusia: 142 millones. Cada año pierde 800 mil personas. Población de EU: 305 millones. Cada año gana 2 millones y medio de personas.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 19 so far )

El absurdo del impasse presupuestal en California

Posted on 19 septiembre, 2008. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: |

Eileen Truax/Los Ángeles

Delgadita, morena, con gesto serio y marcadas ojeras, Berenice da la impresión de ser una persona triste; pero cuando empieza a relatar su historia aparece una jovencita decidida a salir adelante, gracias al apoyo que ha recibido en el Women’s Transitional Living Center (WTLC).

Esta organización, ubicada en el sur de California, ofrece albergue a mujeres víctimas de violencia doméstica y tráfico de personas. Durante 31 años ha operado con financiamiento público, en su mayoría proveniente del estado. Sin embargo en unos cuantos días, el centro podría cerrar dejando en la calle a jóvenes como Berenice.

En junio pasado, la Asamblea de California –de mayoría demócrata- y el gobernador republicano Arnold Schwarzenegger, iniciaron un absurdo juego de vencidas en torno a la aprobación del presupuesto estatal. Reconociendo ambas partes la necesidad de tomar medidas drásticas para subsanar el déficit presupuestal que asciende a 15 mil millones de dólares, la disputa ha girado en torno al mecanismo idóneo para lograr este objetivo: las posturas de ambos bandos han ido como péndulo, de medidas que podrían desembocar en un endeudamiento aún mayor a largo plazo, a recortes en programas vinculados con áreas tan sensibles como la salud y la educación; la última, proveniente de la mesa del gobernador, ha sido tan absurda como presupuestar por adelantado los impuestos a recibirse durante el próximo año fiscal.

Sin entrar en los detalles del debate, me limito a sintetizarlo en que durante tres meses el congreso local ha rechazado las propuestas de Schwarzenegger, y éste ha ejercido su derecho al veto en las iniciativas aprobadas por los legisladores. El año fiscal, que inicia en julio, llegó sin presupuesto aprobado y las semanas empezaron a transcurrir. Y ya vamos para tres meses.

Las agencias que dependen completamente o en gran medida del dinero público, como clínicas de atención gratuitas o de bajo costo; centros de cuidado infantil para padres que trabajan; centros de apoyo psicológico, y refugios como el WTLC, primero echaron mano del dinero que tenían ahorrado; después empezaron a pedir dinero prestado, y hace dos semanas,algunos empezaron a cerrar.

Cada día se escuchan decenas de historias: padres que están indecisos entre seguir trabajando o quedarse en casa con los hijos porque no pueden pagar una guardería privada; personas que deben cesar un tratamiento médico, y que probablemente terminarán yendo en algún momento a la sala de emergencias de un hospital público, a recibir un servicio que le costará cinco veces más al propio estado; personas desempleadas que han dejado de recibir el seguro de desempleo, porque el dinero está ahí, pero sin presupuesto no fluye.

Pero de todas las historias, la del WTLC es la que más me ha impactado, por la enorme vulnerabilidad de quienes ahí son atendidas.

Berenice, joven mamá de un niño de 2 años y otro de 7 meses, llegó al centro en medio de una crisis personal que incluía violencia doméstica, consumo de drogas y el riesgo de perder la custodia de sus dos hijos.

“Iba a ser arrestada y me iban a quitar a los niños si no entraba a un programa, y no quería perderlos”, dice sobre el motivo que la llevó a buscar ayuda. Cuatro meses después, Berenice atiende a sus hijos; el más grande la conoce poco, ya que desde los tres meses de edad lo cuidaron por ella. El tiempo que ha estado en WTLC ha servido para crear un lazo con él, lo cual, dice, la hace sentir que está haciendo bien las cosas.

“Mucha gente me dijo que tenía mucho que probar, pero tan sólo en los últimos dos días siento que lo he hecho; no estoy en la cárcel, no estoy usando drogas, y mi niño ahora ya me dice mamá”, dice con una paz que contagia.

En el sitio viven 61 mujeres y 61 niños, 23 de los cuales son menores de 5 años; la mayoría de los ahí refugiados son hispanos. Además de los casos de violencia doméstica, el albergue aloja a mujeres que han sido víctimas de tráfico de personas con fines de explotación sexual o laboral, muchas de las cuales tienen necesidades especiales de seguridad debido a que han aceptado testificar en contra de los traficantes. Si el albergue cierra sus puertas, las mujeres indocumentadas sólo tienen dos opciones: o regresar a sus países, donde los traficantes las tienen ubicadas, al igual que a sus familias, o quedar en custodia de las autoridades de inmigración.

Para quienes son víctimas de violencia el asunto tampoco es sencillo; podrían enfrentar la situación de tener que ir a la calle, o en un caso peor, de regresar con la persona que abusa de ellas. Para alguien como Cora, otra de las mujeres refugiadas ahí, este sería el peor escenario. A sus 48 años de edad, y en medio de una crisis por uso de drogas, Cora tuvo que recurrir al programa de WTLC para escapar de quien abusaba de ella. Hoy está a punto de finalizar la primera etapa del programa de rehabilitacieon y aspira a, en dos años, estar completamente reincorporada a su vida, sin dependencias, con un empleo y un ingreso sólido.

“Yo pienso que ellos tendrían que pensar en las consecuencias que tiene para las personas el que no nos den recursos”, dice Cora sobre los legisladores estatales y el gobernador. “No somos números; en algunos casos, como el mío, estar aquí es cuestión de vida o muerte”.

 

* Este texto es una adaptación de una historia publicada originalmente en el diario La Opinión de Los Ángeles. Los nombres de las entrevistadas fueron cambiados por motivos de seguridad.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

Hacedores del futuro

Posted on 17 septiembre, 2008. Filed under: Walter Duer -Buenos Aires |

Por Walter Duer / Buenos Aires

Pablo Ordóñez fundó una escuela de emprendedores para que jóvenes de bajos recursos de la provincia de Mendoza, en Argentina, puedan tener sus propias fuentes de ingresos. 

Corría el año 1983. El regreso de la democracia a la Argentina encontraba a un grupo de jóvenes (entre los que figuraba Pablo Ordóñez), ligado a la iglesia de la provincia de Mendoza, muy preocupado por las actividades sociales. Las noticias de que el jesuita José María Llorens estaba construyendo casas y logrando instalar servicios públicos, con la ayuda de la gente de la zona, en el marginal Barrio San Martín, que nuclea en muy poco espacio a 40.000 habitantes, circulaban a diario. “De inmediato, apenas escuché eso, ofrecí mi ayuda para lo que fuera”, cuenta Ordóñez, que en ese momento era técnico electrónico y desarrollaba algunos emprendimientos en el área de construcciones.

La actividad fue creciendo y ya en 1991 había una junta comunitaria, formada por miembros de mutuales, parroquias, centros de salud y escuelas de la zona. “Lo que hacíamos era recibir requerimientos de la gente y tratar de ser parte de la solución”, define Ordóñez. Entre otras acciones, se constituyó un centro de capacitación para que jóvenes y adultos pudiesen terminar el secundario. Se obtuvo el visto bueno de la Dirección General de Educación para Adultos y se logró que el estado provea los sueldos para los docentes y el apoyo de diversas entidades que acercaron el espacio físico, el mobiliario (que, en general, se trató de elementos reciclados de otras escuelas de la zona, rescatados justo antes de ser depositados en la basura), la biblioteca y los útiles administrativos.
Hasta ahí llegó Ordóñez como profesor de matemáticas. Algunos años después, cuando el director, el jesuita Juan Luis Moyano, debió renunciar para tomar un cargo en la orden, le ofrecieron a Pablo la máxima responsabilidad sobre la institución.

Dónde hay un trabajo

En ese cargo, Pablo Ordóñez llega al año bisagra de la historia argentina más reciente: el 2001. Con la crisis pegando fuerte, se decidió hacer un sondeo para determinar cuáles eran las condiciones de vida de las personas del lugar. El relevamiento arrojó que el 40 por ciento estaba desocupado y que, de ese total, el 37 por ciento estaba compuesto por jóvenes de 15 a 21 años. “Ahí vimos que lo social y lo educativo necesitaban de una tercera pata de sostén: la económica-productiva”, apunta Ordóñez.
Así surgió Asociación Emprender Mendoza (AsEM), una escuela de emprendedores que tiene como objetivo acercar a jóvenes en situación de riesgo social la posibilidad de desarrollar con éxito iniciativas productivas sustentables. “La falta de expectativas y estigma por su procedencia desanima a los jóvenes en cuanto al trabajo, sus estudios y acrecentando la cultura del no esfuerzo, muchas veces desembocando en adicciones y violencia”, explica Ordóñez, quien recuerda que al momento del mencionado relevamiento detectaron que por mes debían lamentar dos adolescentes muertos, en promedio, en general por choques entre diferentes “bandas”.
“Las iniciativas del Estado no son apropiadas a las necesidades de estos jóvenes”, señala Pablo, cuyo sistema de aprendizaje propone una escuela de negocios formadora de jóvenes emprendedores de bajos ingresos que utiliza un enfoque sistemático y metódico que enseña a crear iniciativas productivas. Articulando con empresas, universidades, el gobierno y la comunidad, los jóvenes adquieren conocimientos, valores y experiencias para convertirse en verdaderos emprendedores.

“Este proceso de formación y puesta en marcha de emprendimientos respeta las propias pautas culturales, fortalece la capacidad emprendedora de los jóvenes y brinda acceso a herramientas que garantizan la perduración de sus proyectos, lo que permite, en definitiva, superar la marginalidad de origen y hacer que los chicos se convierten en hacedores de su propio futuro”, define Ordóñez.

Se aggiorna el arca

La capacitación de los jóvenes fue sólo la primera acción, aunque no menor, si se considera que las personas en proceso de formación de la Escuela de Emprendedores ya son más de 300 y que son casi 50 los emprendimientos productivos en marcha.

Sin embargo, todavía quedaba mucho por hacer para cerrar el círculo completo. Así, en 2006 nació El Arca, una compañía comercializadora de economía solidaria que tiene todo su foco puesto en los productos creados por los emprendedores de AsEM y que factura alrededor de 10.000 pesos mensuales. También se ha hecho un fuerte trabajo en la construcción de una red de consumidores responsables para que adquieran esa mercancía, y hoy ya hay algunos centenares de familias que realizan sus compras habituales en El Arca, además de acuerdos con empresas (tanto pymes como grandes) y organizaciones en general para que también obtengan allí sus insumos. “Aspiramos a participar, en breve, de las compras del Estado”, explica Ordóñez.
AsEM apunta, en definitiva, a lograr un cambio cultural, a modificar la forma en como las personas, las empresas, las organizaciones y el Estado se involucran con la economía. El relacionamiento con las empresas no siempre tiene que ver con el tan temido “mangazo”. Muchas veces, aportes de know-how, capacidad de gerenciamiento, conceptos sobre desarrollo de productos o un acercamiento con potenciales consumidores son bienes tan preciados como una pila de billetes o un cheque.

El Estado, por su parte, está “mirando” la experiencia,, aunque no fueron pocas las veces que, en épocas electorales, alguien se acercó a AsEM con el objetivo de buscar clientela política de bajos recursos, pero siempre se topó con un “no”. “No nos interesa el clientelismo”, asegura, tajante, Ordóñez.

Con seis años de funcionamiento en sus espaldas, el emprendedor social asegura que “estoy satisfecho con lo que hemos hecho hasta ahora, pero de ninguna manera puedo estar tranquilo: más del 50 por ciento de la población de América Latina es pobre”. Pero es el propio Ordóñez el que se encarga de aclarar que “recursos y capacidad de esfuerzo hay, pero la distribución de la riqueza es muy mala”.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

Ciudad Juárez: vuelven a matar mujeres

Posted on 14 septiembre, 2008. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: , , |

Por Témoris Grecko / Ciudad Juárez

Los juarenses están acostumbrados al calor, pero con la sequedad del desierto. El de este agosto es muy húmedo, acaso signo del cambio climático, y ellos se sienten incómodos. A pesar de ello, los conductores de las antiestéticas camionetas Hummer circulan con las oscuras ventanas abiertas: renuncian al privilegio del aire acondicionado a cambio de la precaución de dejarse ver para no convertirse en otro más de los ejecutados por error. Sergio Belmonte, portavoz del gobierno municipal de Ciudad Juárez, me dijo que la urbe pasa por “la peor crisis de seguridad pública de su historia”. El diario El Universal, que mantiene un contador de asesinatos relacionados con la delincuencia en el país, dio a conocer que, de los 2,683 que había a nivel nacional hasta el 16 de agosto (cuando se rebasó la cifra de 2,673 de todo 2007), un total de 780 había tenido lugar en Juárez: casi la tercera parte.

En este contexto, el tema de derechos humanos que hizo internacionalmente famosa a esta ciudad, los centenares de asesinatos de mujeres que han ocurrido aquí desde 1993, se ha empequeñecido para las autoridades, completamente desbordadas por la guerra criminal. También está siendo marginado y olvidado por la opinión pública. Pude comprobar que están resurgiendo las actitudes de subestimación, negación y desprecio que permitieron que estas sangrientas agresiones escalaran hasta convertirse en una enorme masacre femenina. Lo peor es que a pesar de que en los últimos tiempos, después de tantos años de lucha, parecía que los ataques disminuían, ahora hay indicios de que, en medio del sangriento caos que estremece a la ciudad, los impunes asesinos de mujeres están volviendo a actuar. Pero hay tanto ruido y tanta maldad que parece difícil que la voz de las víctimas se pueda hacer escuchar.

“No creen que les pueda ocurrir a sus hijas”

Conocí a Marisela Ortiz Rivera en la escuela secundaria donde enseña. El secuestro y asesinato de una de sus alumnas, Lilia Alejandra García Andrade, la condujo en 2001 a fundar junto con Norma Andrade (mamá de Alejandra) y Malú García Andrade (hermana) Nuestras Hijas de Regreso a Casa, una organización de apoyo a quienes sufren estas agresiones. En el centro y sur de México, se tiene la idea de que el acento del norte es uno solo y que es brusco y golpeado. Marisela, en cambio, es un buen ejemplo del hablar chihuahuense, suavecito y marcando la CH como sh. No por su tono dulce está menos preocupada: “Tenemos una cifra muy alta de mujeres asesinadas este año. Hemos contabilizado 52 casos con diferentes formas de violencia. Y en cuestión de desaparecidas nos tenemos que sujetar a lo que la autoridad comparte, porque no hay transparencia y sólo ellos conocen la información. Hay muchos casos que no se han resuelto y que la autoridad no considera de alto riesgo. Actualmente sólo manejan tres casos, pero sabemos que hay más”.

Los centenares de feminicidios en Ciudad Juárez incluyen una amplia variedad de casos, pero una gran cantidad de ellos presenta una serie de características semejantes que han servido para establecer un patrón. Este tipo de ataques se está registrando de nuevo y las organizaciones civiles como Nuestras Hijas… carecen de recursos para atenderlos. “Hemos estado trabajando casos de 2005 hacia atrás porque no tenemos personal para agarrar nuevos casos”, me dijo Malú García Andrade. “En este año, hay jóvenes que encajan en el mismo patrón: las encontraron en terrenos baldíos, fueron golpeadas, estaban desnudas, tenían entre 15 y 17 años de edad, tenían poco de haber llegado a esta ciudad, trabajaban en las maquiladoras, eran jóvenes que habían salido de su casa a buscar empleo y que desaparecieron de la zona centro. Claro que la autoridad no lo da a conocer así, nos enteramos por la televisión que saca la nota 20 segundos y no volvemos a saber. A pesar de que tratamos de hacer contacto con las familias, es muy difícil que nos den datos. Mientras no podamos acercarnos a ellas, no podemos asegurar que son del mismo patrón ni que de nueva cuenta no se está investigando. Lo que sí podemos estar seguros es que de los homicidios de este año no hay ningún responsable en la cárcel, sea cual sea el móvil, sea por el narcotráfico, por riña, no hay ninguno”.

En un caso famoso conocido como “del campo algodonero”, porque ahí fueron encontrados 8 cadáveres los días 6 y 7 de noviembre de 2001, cada una de las víctimas había desaparecido el día 25 del mes. En 2008, dice Malú, “desapareció Hilda Gabriela, una jovencita (en situación) de alto riesgo, el 25 de enero. El 25 de febrero desapareció otra con las mismas características en la misma zona. El 25 de abril, otra. Todas en el mismo rango de edad. Eso nos habla de que posiblemente se estén dando otra vez las mismas características”.

Nuestras Hijas… propone que el gobierno le dé mayor difusión pública a estas desapariciones “para que la gente pudiera declarar y denunciar si la llegan a ver con vida. En uno de estos casos de este año, se tiene la certeza de que la joven fue secuestrada para trata de personas (esclavitud sexual), porque la han visto en algunas de estas casas que se dedican (al comercio sexual). Se llama Hilda Gabriela, desapareció el 25 de febrero de este año. Varias llamadas anónimas dicen que la han visto en estas casas, pero la autoridad ha descartado esa línea de investigación. Quien tiene recursos para estas investigaciones es gobierno del Estado, pero nuevamente son las organizaciones y las familias las que se tienen que mover. El desgaste físico y emocional lleva a los familiares a dejar la búsqueda”.

¿A qué se debe esta actitud de las autoridades?

“Creemos que tiene que ver con el contexto, la violencia ha sobrepasado al Estado de Chihuahua. Ahorita, gobierno del estado está muy presionado a nivel internacional por los feminicidios, pero a nivel estatal y local se le presiona mucho por esta guerra de los cárteles, sobre todo porque quien presiona son los empresarios de la localidad. Y el Estado le da atención a quien deja ganancias más grandes. Si llega un empresario solicitando una reunión y llega un familiar de una víctima solicitando lo mismo, se lo van a dar al empresario. El gobierno del estado está planteando estrategias para la violencia y la comunidad juarense también, y no están tan preocupados por los feminicidios. Saben que les puede tocar una bala perdida pero hasta el momento, siguen pensando que los feminicidios no es algo que les pueda ocurrir a sus hijas”.

La mafia no se toca

La primera víctima identificada fue la niña Alma Chavira Farel. Fue asesinada en enero de 1993. Pero su caso y los de varios cientos de mujeres más fueron tratados como asuntos aislados por muchos años, a los que se podía ignorar y enviar al archivo. Sólo fue cuando el activismo de grupos de derechos humanos llamó la atención nacional e internacional sobre Juárez que las autoridades empezaron a poner más atención. Las investigaciones de algunos periodistas, de manera particular Diana Washington Valdez, de El Paso Times, y Sergio González Rodríguez, de Reforma, pudieron documentar que muchos de los asesinatos eran obra de grupos criminales. Las jovencitas eran utilizadas en sádicos ritos sexuales antes de que les quitaran la vida. Pero entre los responsables hay personas muy poderosas, ligadas al cártel de Juárez, a la política y a los negocios, a quienes la autoridad simplemente no iba a tocar. En su libro Cosecha de Mujeres. Safari en el Desierto Mexicano (en su edición inglesa, The Killing Fields. Harvest of Women), Diana Washington Valdez ofrece una lista de apellidos de “personas clave, poseedoras de valiosa información”, que aparecen en los archivos del FBI y de la policía mexicana y que deberían ser interrogadas para ayudar al esclarecimiento de los crímenes: Molinar, Sotelo, Hank, Rivera, Fernández, Cabada, Zaragoza, Molina, Fuentes, Hernández, Urbina, Cano, Martínez, Domínguez… No pocos se sintieron molestos: “No puedo cruzar a Juárez”, me dijo Diana por teléfono desde su oficina en El Paso. “Estoy bajo amenaza de muerte”.

“Probablemente en 12 años no se hizo nada”, reconoce el portavoz del gobierno municipal, Sergio Belmonte. Aunque más que reconocer, denuncia: “En las administraciones de (los exgobernadores) Francisco Barrio (1992-98) y de Patricio Martínez (1998-2004). Era más fácil darle carpetazo al asunto. El gobierno del (presidente Vicente) Fox nombró una comisionada especial para el asunto, Guadalupe Morfín. Su dictamen fue que el trabajo de los investigadores, de los ministerios públicos, de los fiscales estatales, durante esas administraciones fue un trabajo simulado, negligente, de omisión”.

Me dio la impresión de que lo de Belmonte era una denuncia. Barrio fue presidente municipal de Juárez, después gobernador y luego secretario (ministro) de la Contraloría de Vicente Fox. Es militante del derechista Partido Acción Nacional y su llegada a la alcaldía de Juárez, en 1983, marcó el inicio de una debacle estatal para el Partido Revolucionario Institucional, PRI, que fue hegemónico en el país entre 1929 y 2000. El Estado de Chihuahua, del que Juárez es la ciudad más grande, fue uno de los primeros que perdieron los priístas. Lo recuperaron en 1998, y Juárez sólo en 2004, tras 21 años. Para los priístas, todo lo que se hizo en el periodo panista es materia de crítica. El desinterés y la negligencia con que las autoridades trataron los feminicidios le fueron adjudicados al PAN. Y el nuevo gobernador priísta, José Reyes Baeza, hizo de la resolución del problema una de sus promesas de campaña.

“Cuando llegó José Reyes Baeza cumplió su compromiso”, proclamó Sergio Belmonte, quien antes de ser portavoz en Juárez, lo fue de Reyes Baeza y del PRI estatal. “Se instaló en Juárez el mejor laboratorio de medicina forense. Puso una mujer interesada en llegar a la verdad, Patricia González, quien entró con voluntad a transformar lo que estaba ocurriendo en la procuraduría. Se encontró que muchos expedientes fueron amontonados, olvidados, que se mezclaron osamentas para no investigar. Casos que fueron calificados de omisos, negligentes, que tenían que ver no con un criminal serial sino casos de violencia intrafamiliar. Es cierto que hubo unos casos seriales, los primeros, donde estuvo metido el egipcio Omar Latif, y la banda de ‘Los Rebeldes’, y una banda de operadores de ruta, la banda de ‘Los Toltecas’. Pero muchos de esos crímenes fueron cometidos por imitación, por problemas intrafamiliares, venganza, celos, por alcohol y drogas. Cuando llega la procuradora fueron detenidos más de 25 homicidas que se encontraban prófugos, y eran asuntos que tenían que ver con violencia intrafamiliar”.

Nuestras Hijas… le concede crédito al nuevo gobierno, aunque no demasiado. Durante los gobiernos anteriores, “era la negativa completa”, dice Malú. “No ocurría nada y si ocurría, eran prostitutas. Incluso el exgobernador Francisco Barrio dijo entonces ‘las buenas en su casa y las malas en la calle’. Sí, te da mucho coraje que ésta sea la versión de gobiernos anteriores. No le daban seguimiento, no había una fiscalía especializada, no tenían un laboratorio forense, etcétera. En este nuevo sexenio, con el gobernador Reyes Baeza, hemos visto un poco la voluntad de querer cambiar la imagen de la ciudad. Equipó la fiscalía fiscalizada con mejores ministerios públicos, mejor capacitados, puso un laboratorio de genética forense, hicieron una reforma penal, que es deficiente, pero se les ve más la actitud. Antes a las familias ni siquiera se les abría la puerta, no se les informaba, ahora podemos decir que sí las reciben y quieren darle seguimiento a las investigaciones, pero a final de cuentas se lo dan a la familia que va y lo pide. Pero por iniciativa propia, o por ejemplo los homicidios de este año, no se ven los resultados. Tenemos que estarlos empujando. La manera en que el gobierno trabaja o responde es en la manera en que la familia presiona. Tienen personal insuficiente. Un ministerio público con dos agentes lleva 40 homicidios de mujeres”.

Por otro lado, la voluntad gubernamental se detiene en ciertos límites, como señala Malú: “Los casos que creemos que nunca van a tocar son aquellos donde Diana Washington o Sergio González o varios periodistas han tocado el tema, en donde hay una banda muy bien organizada con mucho poder político detrás de estos crímenes”.

En realidad, las autoridades priístas adoptaron acríticamente el mismo discurso de sus predecesores panistas, como se puede ver en lo que me dijo Belmonte y que cité tres párrafos arriba: sólo unos pocos casos tienen que ver con criminales seriales y ya están resueltos. Todos los demás son producto de “violencia intrafamiliar, venganza, celos, alcohol, droga”.

Ésa no es la visión de Nuestras Hijas… ni de muchos de quienes han estudiado los casos, entre periodistas, abogados e investigadores de México, Estados Unidos y Europa. Diana Washington, por ejemplo, reúne en su libro los resultados de siete años de darle seguimiento al asunto para su periódico y menciona al detalle personas, documentos, evidencias que apuntan a que quienes fueron acusados por los asesinatos seriales, como el egipcio Latif y “Los Rebeldes”, son culpables perfectos, delincuentes con antecedentes de abuso sexual, pero que en esta ocasión fueron utilizados como chivos expiatorios. En cambio, los verdaderos responsables siguieron actuando con impunidad, amparados por su influencia política, económica y criminal.

Belmonte se molestó cuando mencioné lo anterior y trató de descalificar a Washington Valdez: “Yo creo que Diana no reportea nunca en Juárez. Y yo lo digo como periodista. Yo conozco a Diana. Diana alimentó su información de grupos de mujeres activistas. Puede que tenga información verídica, pero mucha es información especulativa, porque ella casi casi se convirtió en activista derechohumanista”.

Me sorprendió que usara “derechohumanista” como una palabra que desacredita a alguien. Defender los derechos humanos está mal, entonces. También me llamó la atención que invalidara de esa forma la investigación: “A lo largo de su libro”, comenté, “Washington Valdez da detalles de los numerosos lugares donde estuvo aquí en Juárez, de la gente con la que habló, de las personas que la acompañaron, de sitios y momentos, de los testigos que había…”

Belmonte alzó la voz para interrumpir:

“Yo no he leído el libro pero sí te puedo asegurar eso que te estoy diciendo. Hubo mucha gente que en esa tormenta que se le vino a Juárez por los feminicidios, que saltó a la fama, porque aquí llegaron a hacer libros, a escribir guiones, a escribir obras de teatro… muchos venían a levantar testimoniales en una semana para irse a escribir un libro que se convirtió en bestseller. Así salió esta película con Jennifer López. Y un documental, que no documentaba nada. Traía cuatro voceros. Todos de aquel lado, ninguno de este lado. Que hubo asesinos fabricados, es cierto. Tan cierto es que quedaron en libertad La Foca, El Cerillo, los del campo algodonero. Hubo abogados que perdieron la vida defendiendo a esas gentes que estaban detenidas. Yo hablo de lo que me consta de 2004 a la fecha, lo que vi. Un trabajo donde participó un equipo de forenses argentinas. Las víctimas existieron. Lo que se tejió como el mito fue si era asunto de un asesino serial”.

El machismo y la impunidad

Más allá de la enorme carga que les impone la situación de violencia generalizada, las autoridades siguen sin decidirse a enfrentar la parte más compleja y retorcida del caso, la de la impunidad de los asesinatos seriales, la de quienes, según parece, han aprovechado la locura de la guerra del narco para reactivar su masacre: la de poderosas mafias que matan mujeres por placer, después de violarlas y torturarlas. Belmonte no ve coincidencias en los asesinatos de este año, no le llaman atención las desapariciones de los días 25 del mes y tiene un predictamen listo para el medio centenar de mujeres muertas en 2008: “Son casos relacionados con el narcotráfico”.

Y quien diga lo contrario, tiene malas intenciones. Porque, dijo, “Juárez vive una fama pública injusta”. Es la opinión de muchos juarenses de clase media y alta con los que hablé: creen que lo de “las muertas de Juárez” es una campaña contra la ciudad, una exageración abusiva para manchar su imagen internacional, y que las organizaciones de apoyo a las víctimas son parte de ese complot.

Con un millón 300 mil habitantes censados, pero acaso hasta 4 millones de población efectiva, Ciudad Juárez es uno de los grandes imanes laborales de México. Su ubicación en la frontera con El Paso, Texas, no sólo lo hace uno de los cruces internacionales más activos del mundo, sino el área de desarrollo de uno de los esquemas industriales más famosos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte: la maquiladora. También llamada “maquila”, se trata de fábricas que importan materiales o equipo de su matriz en Estados Unidos, libre de impuestos, para hacer labores de ensamblaje y devolverlos como productos terminados. Es una manera de aprovechar las ventajas de la mano de obra barata mexicana sin cargas aduanales. Pero el truco está también en abaratar el proceso lo más posible: las maquiladoras gozan de protección oficial para impedir que los trabajadores se organicen en sindicatos, les dan las prestaciones laborales mínimas, o ninguna, y los pueden despedir sin obstáculos. Como además gozan de exenciones de impuestos locales, el gobierno municipal carece de recursos para ordenar y dotar de servicios los lugares donde viven los cientos de miles de personas que han llegado y siguen llegando para trabajar en la maquila. Una gran parte de ellos son jóvenes muchachas que llegan solas, que tienen que vivir en estas numerosas zonas de asentamientos irregulares, sin luz ni transporte, y que se convierten en candidatas a la violación y el asesinato.

Juárez es una ciudad que ha crecido al amparo del TLCAN, vigente desde 1994, y la mayoría de sus habitantes son, como los trabajadores de la maquila, inmigrantes. “Un 70% de los juarenses nació en otros estados”, me dijo Diana Rodríguez Sáenz, del Centro de Derechos Humanos del Migrante. Sin embargo, “hay una xenofobia, una rechazo hacia el que viene llegando. Dicen que vienen a ocupar los espacios que nos pertenecen. Se les olvida que nosotros también llegamos buscando una oportunidad”.

Esto es uno de los factores que conduce a que a la sociedad juarense le importen poco los asesinatos de mujeres: muchas de ellas vinieron de fuera. Además, son de origen humilde. Como explica Malú García Andrade: “Hay un desdén porque la mayoría de estas jóvenes son de la clase baja. Y la mayor parte de la ciudadanía de la clase baja no se entera de este tipo de crímenes, está más aislada. Hasta que lo vive de cerca, directamente o a través de un vecino, un conocido, es cuando empieza a formar un poco de conciencia. El mayor desinterés que hay en los jaurenses es principalmene en la clase media y en la clase alta”.

Entre los más acomodados, hay, además, la sensación de que “a mí no me puede pasar”. Dice Malú: “Tú puedes ir a la zona centro y preguntarle a cualquier joven de lo que ocurre en Juárez, que si no tienen temor, te van a decir que no, que no está pasando, que si pasa van a poder defenderse. Y las familias te van a decir que sus hijas son niñas bien, que no hablan con extraños. Es mi propio caso, el de mi hermana Alejandra fue en 2001. Yo veía en la tele que desaparecían mujeres. Cuando mi hermana desapareció, pasó una semana, fueron siete días completos. Cada día que salíamos a buscarla ni por un instante me pasó por la cabeza que podíamos encontrarla muerta. Yo siempre pensé que podía estar hospitalizada, que a la mejor le dieron un golpe y podía haber perdido la memoria, o que la asaltaron y estaba en un hospital sin identificación. Incluso a veces, cuando regresábamos muy cansados de estar todo el día en las calles, en los semáforos, en los autobuses, yo pensaba ‘ay, maldita Alejandra, ¡pero verás cuando te encuentre canija, cómo te voy a hacer caminar para desquitarme de todo lo que me he cansado!’ Ni a mí ni a mi mamá ni a mi familia nos pasó por la cabeza. Incluso cuando nos hablaron para darnos la noticia, pues nos impactó, pero cuando aún no reconocíamos el cuerpo teníamos la esperanza de que no fuera ella. Ya llevaban varios años denunciando lo que ocurría en Juárez, pero yo tenía esa mentalidad. Sólo entonces me di cuenta de que no son prostitutas, que no llevan doble vida, que no se van por su voluntad, que no se buscan su propia muerte por vestirse de manera provocativa, sino que son jóvenes normales que van a la escuela o a su trabajo, y que de repente alguien las secuestra y las mata con total impunidad”.

Para la sociedad, además, el que sean adolescentes es una agravante: se prefiere pensar que son de alguna forma responsables de su propia desaparición o muerte debido a su supuesto comportamiento “inmoral”.

La solidaridad social se activa cuando se trata de niñas. La señora Rubí Pando me contó el caso de su hija, Iris, una nenita de 7 años que fue secuestrada el 2 de mayo de 2005: “Desapareció entre las 7 y las 8 de la tarde de la esquina de la casa. Al no regresar la primera noche, desde allí ya pensamos lo peor. Hicimos la denuncia, la buscamos por todos lados. Se unió mucha gente, la ciudadanía se acercó mucho. Era muchísima la gente que la estaba buscando, los medios todos apoyaron, el gobernador dijo que haría todo lo posible por encontrarla. Encontramos el cuerpo a los 12 días por unas gentes que lo encontraron en un terreno a las afueras, rumbo a Casas Grandes, a espaldas del cerro del Caballo donde hay unos terrenos tipo granja. La encontraron en un tambo con cemento fraguado. La habían violado”.

¿Cómo fue que el caso generó tanto apoyo de la sociedad?

“Que era una niña. La gente no se compadece igual de la familia cuando es una jovencita. Porque uno dice no se fue con el novio o lo hace para provocar. Era una niña y fue lo que hizo que la gente se humanizara”.

Alguien había visto a Iris con los secuestradores, pero se calló por temor. Hizo la denuncia dos meses después, mediante una llamada telefónica a un teléfono especial del gobierno del Estado y una carta. Uno de los cinco delincuentes está prófugo. Dos más en prisión, condenados. Pero otros dos fueron liberados por falta de evidencia. Las autoridades se anotaron el caso como un éxito. Para Malú, eso demuestra que se dan por satisfechos con asuntos mal o medio resueltos, que en las pocas ocasiones en que se hace justicia, no se hace bien.

Y esto alimenta “el machismo. Se tiene la certeza de que los que abusaron de Iris se dedicaban a violar a niñas, a mutilarlas y violarlas, pero las dejaban vivas. A Iris no. Pero hay otro tipo de organizaciones que se dedican a asesinar a este tipo de jóvenes. Que el gobierno no castigara a este tipo de asesinos múltiples, es precisamente a lo que los hombres y el machismo de Ciudad Juárez se acostumbran, los hombres se sienten con el derecho de matar a una mujer por el hecho de ser mujer. Se han dado casos de que va una muchacha de secundaria caminando por la calle, pasa un joven en un coche, se acerca, le dice dame un beso, ella dice que no y ya por eso la mata. Es precisamente por ese machismo y por la impunidad”.

El estigma de los derechohumanistas

Las autoridades municipales y locales han hecho algo para aclarar algunos feminicidios, pero está muy lejos de ser suficiente. Siguen negándose a considerar siquiera la posibilidad de investigar a las mafias: por miedo, complicidad o impotencia, no las tocan. Además, están abrumadas por la violencia. Lo mismo que la sociedad, que antes no se preocupó por sus mujeres y ahora tiene menos tiempo que nunca para ello. Y parece que los ataques seriales, según los indicios mencionados, están volviendo a presentarse.

¿Podrán encontrar las víctimas apoyo en el resto del país, en los ciudadanos, en el gobierno federal? ¿Se podrá hacer algo para detener la masacre femenina? Como en Juárez, a nivel nacional la guerra contra el narco ha provocado que los feminicidios se desplomen en la lista de prioridades de la opinión pública. Están matando decenas de personas diariamente, pero el tema principal, ahora, es que los hijos de personas muy influyentes, parte de la élite económica del país, han sido secuestrados y asesinados. La tragedia mexicana de la violencia es mucho más aguda en los sectores humildes, pero no perdona clase social.

Y tanto el gobierno como los principales partidos políticos están más interesados en proteger la imagen internacional de México: ellos también ven la denuncia de los feminicidios como una incomodidad. Aquí, en Mundo Abierto, nuestro colega Marco Appel se ha encargado de reportar la vergonzosa urgencia de los diplomáticos mexicanos por deshacerse de los cuestionamientos sobre el caso Juárez: cómo han engañado a miembros del Parlamento Europeo y cómo hasta el Partido de la Revolución Democrática, una organización que asegura ser “de izquierda” y se presenta como sensible ante los asesinatos de mujeres, se involucró en el ocultamiento de los hechos: en Bruselas, uno de sus senadores, José Guadarrama, trató de bloquear a un eurodiputado español que quería presentar el asunto y lo acusó de “conquistador” y “reaccionario”.

“A río revuelto, ganancia de pescadores”, dice el refrán. Los pescadores, aquí, son todos criminales. “Si quieres matar a alguien, éste es el momento”, me dijo alguien en Juárez, “la policía pone todos los casos como muertes del narco y no los investiga”. Menos los de las mujeres. Y cuando ser derechohumanista se convierte un estigma, deshacerse de las víctimas, tanto de sus cuerpos torturados como de su recuerdo y del peligro de la justicia, es más fácil. Marisela Ortiz y Malú García tienen que vivir acompañadas por guardaespaldas. Necesitan protección porque recibieron amenazas terribles. No contra ellas: contra sus hijas. Les dieron detalles de lo que les harían a las niñas. Las autoridades insisten en que no se trata de mafias. Pero existen y tienen ansia de mujer.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

Palin, el arma secreta republicana

Posted on 12 septiembre, 2008. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , |

Eileen Truax/Los Ángeles

El 29 de agosto bien tempranito sonó una alerta en mi teléfono celular con un mensaje de texto: “McCain elige a una mujer como compañera de fórmula”. Durante una fracción de segundo mi cerebro pensó: “¿Hillary?”. Una vez sobrepasado el involuntario sarcasmo matutino, corrí al internet: se trataba de una perfecta desconocida, con sonrisa de publicidad de pasta de dientes, con pinta de secretaria ejecutiva sexy, y con el sonoro cargo de gobernadora de Alaska. Ni cómo imaginarme que Sarah Palin sería el nombre más mencionado en los medios, y fuera de ellos, durante las siguientes semanas.

En los días posteriores lo comenté con muchas personas: todos coincidimos en que el nombramiento de la desconocida y atractiva Palin es un intento descarado del Partido Republicano por atraer a las mujeres que se describen a sí mismas como “independientes”, es decir, que no están atadas a ninguno de los partidos dominantes de Estados Unidos, pero que siendo herederas del movimiento feminista de los setentas anhelaban que una mujer llegara a la presidencia. También es un intento por atraer a un público joven; Palin tiene 44 años de edad, dos menos que Barack Obama, el candidato demócrata. Y para algunos más, el nombramiento de la gobernadora es un intento por reforzar los lazos del candidato republicano John McCain con el ala más conservadora de su partido.

Palin es abiertamente pro-life; está en desacuerdo con la educación sexual en las escuelas –sí, su hija de 17 años está embarazada-; está en contra del control de armas, y su expediente contiene perlas como la siguiente: siendo alcaldesa de su pueblo, Wasilla, en una ocasión buscó prohibir el acceso a algunos libros de la biblioteca local por considerar que tenían un lenguaje inapropiado. Aún así, tiene su encanto: la propaganda de su campaña al gobierno de Alaska incluía el eslogan “Coldest state, hottest governor”.

Pero si esas pueden ser algunas de las razones estratégicas de la campaña de McCain, las razones mediáticas son más burdas aún. A partir del nombramiento de Palin los medios de comunicación han enloquecido. Tan sólo en esta semana he visto su rostro en cuatro de las revistas con mayor circulación en el país. Time llenó su portada con un extreme close-up de la candidata, mientras la revista People la presenta, también en portada, cargando a Trig, su hijo de cuatro meses de edad que tiene Síndrome de Down; el título que ofrece People es “Family Drama”.

La carta de la típica familia americana ha sido muy bien jugada por Palin. Criada en Wasilla, Palin creció entre cuatro hermanos, una madre que cuidaba de ellos y un padre que fue maestro de ciencias en una escuela local. Durante su época de estudiante ganó reconocimientos por su desempeño en actividades atléticas, obtuvo el título Miss Wasilla y conoció a su sweetheart, el que se convertiría en su esposo. Combinando su incursión en la política con su actividad como hockey mom, como orgullosamente se ha descrito, Palin ha criado a cinco hijos; los cinco, acomodados rigurosamente por estatura –de hecho los seis si incluimos al no muy sonriente novio de la hija embarazada- han aparecido en los eventos oficiales acompañando a su mamá entre los aplausos conmovidos de los asistentes, particularmente las mujeres. La escena de una Palin cargando a Trig en televisión nacional, sumada a un muy buen discurso de aceptación pronunciado durante la Convención Republicana, hizo que la euforia de la Convención Demócrata de unos días antes quedara borrada de la memoria de corto plazo de los medios.

En los últimos días algunas encuestas han empezado a mostrar a McCain por encima de Obama en las preferencias electorales. Sin duda esto es efecto de la presencia de Palin en los medios; pero esta es una tendencia que, desde mi punto de vista, podría conservarse. Mientras Palin sigue teniendo los reflectores encima y arma discursos que por momentos pretenden ser incendiarios, aunque en general carentes de proyecto, la campaña de McCain continúa lanzando ataques en contra de Obama a ritmo de un spot televisivo diario.

Palin se refiere con sarcasmo al proyecto de gobierno del candidato demócrata, y la gente ríe: esta mujer sí que sabe cómo ser simpática. Obama responde de la misma manera y la gente se indigna: el tipo se atreve a ofender a una mujer. Pienso que las mujeres que simpatizan con la ideología republicana pero que nunca han tenido el suficiente interés en la política como para ir a votar, particularmente en los estados con mayor población rural, estarán viéndose reflejadas en la candidata. Con su sonrisa para enfrentar los problemas cotidianos, reivindicando los valores del pueblo pequeño, aceptando el designio divino enviado por Dios y enarbolando la maternidad como valor supremo, Palin podría convertirse en el arma del Partido Repúblicano no sólo para ganar el voto indeciso, sino para obtener un buen número de nuevos votantes.

Lejos están, al parecer, las críticas hechas por McCain a la falta de experiencia de Obama. Palin, la que recientemente obtuvo su primer pasaporte; la que al ser cuestionada sobre si aceptaría el cargo de vicepresidenta respondió que lo decidiría “cuando alguien le explicara exactamente cuáles son las actividades diarias de un vicepresidente”; Palin, la que justifica una guerra en Irak haciendo alusión a la voluntad de Dios, ha venido a poner al Partido Republicano bajo el reflector y podría estar a menos de dos meses de ser electa la segunda a bordo del gobierno estadounidense.

Tal como lo dijo la hoy candidata el día de su nominación, la vida está llena de sorpresas.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 8 so far )

Nueva patria

Posted on 9 septiembre, 2008. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín | Etiquetas: , , , , |

Por Yaotzin Botello / Berlín

¿Qué se necesita saber para poder establecerse en una nueva patria?

¿Quién necesita saberlo?

¿Cuándo?

Hay cosas muy lógicas que uno debe de saber antes de tomar un país como un nuevo hogar. Entre ellas está el idioma, claro, si se trata de un país diferente de América Latina o España.

Claro que uno tendrá que saber, si está en Kenia, cuáles tribus hay para poder entender las diferencias de la gente; si está en Canadá que en invierno con el factor viento hay hasta menos 40 grados centígrados y, si está en México, que cuando un policía pide para el chesco no se refiere al pago de una multa en la Oficina Central de Licencias.

Esto está claro. Y mucho de esto se aprende en la calle, o con los nuevos vecinos, o con la novia, el novio, según el caso. Pero en Alemania el Estado nos viene a poner un examen en el que tenemos que contestar preguntas tipo Maratón (me refiero al juego de mesa) que no sirven ni para hacer una plática de sobremesa.

Hay preguntas que son ridículas, hay preguntas que son difíciles y hay preguntas que no estaría mal saber, pero, en general, repito, ¿ayudan en la vida diaria? No tengo todos los ejemplos aquí, porque además varían en cada Estado Federado. Aquí algunas de Berlín:

Por favor, ¿cuál Estado es Berlín? Dice en español. Cualquiera que haya llegado como inmigrante a Berlín debería de saberlo, lo supongo, no sería necesario ni siquiera recordar los cursos de geografía. Pero, y si no se sabe, ¿hay algún error? Me imagino a una madre turca que no escogió vivir aquí pero que por razones familiares (el marido como trabajador inmigrante) tuvo que venir sin habérsele preguntado.

Uno de los principales fines del examen de ciudadanía, como se lo llama, es hacer a los seres humanos inmigrantes de Alemania en seres políticos, Ton Son Politikon, pero no sé si esto lo estimula o sólo provoca más rechazo. Obviamente un fin secundario de este examen sería lograr una integración (como si por saber dónde está Berlín yo me fuera a integrar más fácilmente con los berlineses).

Una pregunta capciosa:

¿Cuál de los Senadores no hay en Berlín? Finanzas, Interior, Relaciones Exteriores o Educación.

Si uno conoce la capital, que está en el lugar 50 de 500 en la lista de preferencias de inversión (¡de 500! ¡una capital europea!), y que tiene un 15 por ciento de desempleo, yo elegiría la primera opción, “Finanzas”, que no hay un encargado de Finanzas. Aunque la respuesta correcta es la 3, “Relaciones Exteriores”. Eso sí, si ustedes hubieran visto cómo se ha comportado el alcalde actual, Klaus Wowereit (hay que hacer click en la imagen), parecería todo lo contrario. Viajes por todo el mundo, fotos en fiestas, promoción de Berlín.

Al respecto de su ciudad, parece que poco le importan los niveles económicos. El lema de Wowereit sobre Berlín: “Pobre pero sexy”.

En fin, ¿alguien conoce los tests de ciudadanía que hay en otros países? ¿hay algunos que sean más instructivos o útiles?

Leer entrada completa | Make a Comment ( 14 so far )

1989 – 2008: el corto siglo de la Pax Americana

Posted on 5 septiembre, 2008. Filed under: Domingo Medina -Caracas | Etiquetas: , , , , |

Domingo Medina / Caracas

 

Diecinueve años, los que median entre la caída del muro del Berlín y la aventura militar de Mijáil Saakashvili en Osetia del Sur, fue lo que duró el siglo de la Pax Americana. Desde los atentados del 11 de septiembre ya algunos analistas se habían atrevido a marcar el fin de dicha era, pero los recientes acontecimientos en Georgia, que han provocado un enfrentamiento entre Rusia y Occidente, parecieran ser los que marcan el hito definitivo. De hecho, los atentados contra el World Trade Center más bien aceleraron (y casi permiten hacer realidad) la pretensión estadounidense de erigirse en la única potencia global.

 

Esta pretensión ya había sido esbozada en el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano, documento elaborado en 1992 por Dick Cheney, Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz y compañía y que, a raíz del 11/9, se convirtió en el manual de ejecución política del gobierno de Bush. Basados en las elaboraciones de ese proyecto, se abalanzaron sobre Afganistán e Iraq persiguiendo a un fantasma llamado Osama bin Laden y buscando unas inexistentes armas de destrucción masiva. Obviamente, ni el uno ni las otras han aparecido por ningún lado…

 

Para no hacer el cuento muy largo, bástenos con señalar que el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano establecía que las prioridades de loa Estados Unidos eran “mantener la preeminencia de esa nación, excluir la emergencia de una gran potencia rival y redibujar el orden de seguridad internacional de acuerdo con los principios e intereses estadounidenses” (Miguel Ángel Contreras, Imperio y fin de sciécle. El 11 de septiembre: una perspectiva crítica.) Por supuesto, y como se ha comentado en un post anterior, el Proyecto, así como otros documentos citados entonces, presuponen la posibilidad de acceder sin restricciones a las fuentes de energía y la necesidad de que el ejército gringo garantice (único que, según los documentos, puede hacerlo, por demás) el flujo constante y seguro de petróleo.

 

Pero he aquí que Rusia y China, que parecían dormidas o que estaban de parranda, han venido a decir que ya no más un mundo unipolar, que ya no más los Estados Unidos policías –a la vez que saqueadores- del mundo. Obnubilados quizás por los “éxitos” de Iraq y Afganistán, con el cheque en blanco de la guerra contra el terror, los Estados Unidos tensaron demasiado la cuerda hasta que se rompió. Quisieron expandir la OTAN hasta las fronteras mismas de Rusia, insistieron en poner el escudo antimisiles en sus narices y se dejaron llevar por un aventurero a una guerra que los ha dejado al descubierto.

 

Es muy cierto que en principio aconsejaron al presidente de Georgia no embarcarse en ese intento de retomar militarmente a Osetia de Sur. Pero una vez que Saakashvili se había lanzado no había otra alternativa que apoyarlo, diplomática y militarmente. La jugada, luego de la fulminante reacción de Rusia, era contener al gigante que se había despertado de su letargo. De allí las amenazas que han venido lanzando y que incluyen las posibles sanciones de la Unión Europea, la presencia de buques de la OTAN en el Mar Negro, la firma del tratado para el escudo antimisiles con Polonia, las visitas de Rice y últimamente de Cheney a Georgia, y todas las bravuconadas que le hemos escuchado a Bush y sus aliados.

 

Pero todas y cada una de estas amenazas ha sido respondida por Rusia, incluyendo el lanzamiento –durante una prueba rutinaria- de un misil intercontinental, el reconocimiento de la independencia no sólo de Osetia del Sur, sino también de Abjasia. Así mismo, Rusia ha logrado el apoyo de China y otros países asiáticos y aunque por supuesto este apoyo no ha sido explícito, en lenguaje diplomático dice mucho. Putin, verdadero hombre fuerte de Rusia, ha prometido que su país responderá sin histerismos a la presencia de buques extranjeros en el Mar Negro y sobra decir que a cualquier otro movimiento que consideren una agresión.

 

¿Pero qué podemos sacar en claro de toda esta situación? Yo creo, como ya lo planteé anteriormente, que efectivamente estamos llegando al fin del nuevo siglo esbozado en el Proyecto, que se acaba el período de Pax Americana, y que asistimos a una reconfiguración del sistema internacional. (El canciller ruso ha dicho expresamente que los Estados Unidos deberán adaptarse a la paz postamericana.)

 

Entre otros aspectos, esa reconfiguración del sistema internacional pasa –en mi opinión- por la presencia de otras potencias globales (Rusia, China) que retarán con éxito el poder y la influencia de Estados Unidos y sus aliados europeos, surgimiento o afianzamiento de potencias regionales (Brasil, India), alianzas marcadas por la necesidad de garantizar el acceso a fuentes seguras de energía (y agua), un débil –o nulo- papel de las organizaciones internaciones y del derecho internacional para solucionar los conflictos, un regreso al poder de la disuasión como arma diplomática y militar.

 

En el plano teórico veremos el resurgir de conceptos que creíamos superados como soberanía y Estado;  probablemente se hagan habituales conceptos como geopolítica, geoestrategia, geoeconomía. Por supuesto, es de esperar que el fin de la hegemonía gringa suponga también el fin –o al menos la transformación- de las doctrinas militares de la guerra contra el terror y la guerra preventiva.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 19 so far )

« Entradas anteriores

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...