Archive for 17 diciembre 2008

Maten al latino

Posted on 17 diciembre, 2008. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , |

Eileen Truax/Los Ángeles

 

A José Ovaldo Sucuzhañay lo mataron destrozándole el cráneo. Uno de sus atacantes lo golpeó con un bate; otro con una botella rota, mientras gritaban consignas anti-latinas y anti-gays. José Ovaldo, de origen ecuatoriano y quien vivía desde hace 10 años en Brooklyn, Nueva York, en donde ocurrió el ataque, fue diagnosticado con muerte cerebral. Tras una semana de vivir artificialmente, su familia accedió a desconectarlo.

La muerte de José Ovaldo se suma a la del también ecuatoriano Marcello Lucero, quien hace un mes fue golpeado y acuchillado en Long Island, Nueva York, por un grupo de jóvenes que, de acuerdo con la investigación, decidieron salir a la calle a buscar a un latino para golpearlo. Y Marcelo se “veía” latino.

Meses atrás, el 4 de julio, Luis Ramírez, un joven mexicano que vivía en Shenandoah, Pennsylvania, murió en las mismas condiciones: siendo golpeado brutalmente por jóvenes blancos que gritaban insultos raciales mientras lo pateaban en la cabeza.

Estos no son hechos aislados. En los últimos cinco años los crímenes de odio en contra de los latinos en Estados Unidos han aumentado el 40%, de acuerdo con estadísticas de la Oficina Federal de Investigación (FBI). En 2007 los departamentos de policía locales a lo largo del país reportaron al FBI la existencia de 830 víctimas de crímenes anti-hispanos en 595 incidentes. Ambas cifras representan un incremento notable con respecto al año previo, y un 40% con respecto a las cifras de 2003.

De acuerdo con el mismo reporte, los hispanos conformaron el 61.7% de las víctimas de crímenes motivados por el grupo étnico o el origen nacional del atacado. En 2004 la cifra en este rubro fue de 51.3%.

Esta semana un grupo de activistas de diversas organizaciones, encabezadas por el Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF), viajaron a Washington para cabildear en el Congreso sobre la importancia de castigar estos crímenes que, de acuerdo con los propios activistas, no han tenido la resonancia ni la repercusión que se esperaría.

“Todos sabemos que ocurren, pero hay silencio. No deben ser sólo los latinos quienes hablen de ello, sino toda la sociedad”, me comentó John Trasviña, presidente de MALDEF. “Desafortunadamente nuestros funcionarios electos han fallado en reconocer y condenar esta crisis nacional; los medios de comunicación generalmente se han mantenido en silencio, y las familias no han actuado para proteger a sus hijos de ser infectados por este odio”.

El problema no es sólo el silencio cómplice de los medios de comunicación con mayor difusión; el problema es que los programas de radio y televisión –estos últimos transmitidos por cable- cuya línea es claramente anti-inmigrante, siguen operando en la más absoluta impunidad.

Incluso en espacios como la cadena CNN continúan transmitiéndose con gran éxito programas como el de Lou Dobbs, quien a diario difunde sus teorías sobre la pérdida de empleos, el gasto excesivo de impuestos en servicios sociales y el alza en los índices de criminalidad, y culpa de ello, sin argumentos, a los inmigrantes indocumentados de origen latino. La crisis económica por la que atraviesa Estados Unidos, y las cifras de desempleo arañando el 9% a nivel nacional, son el caldo de cultivo perfecto para la proliferación de estas ideas, para la propagación del odio racial.

Además de esta ola de desinformación, las medidas antiinmigrantes que se han aprobado en decenas de condados contribuyen a empeorar la situación. En el condado de Maricopa, Arizona, por ejemplo, recientemente fue reelecto el sheriff Joe Arpaio, quien abiertamente ha manifestado su postura antiinmigrante y cuyos agentes hostigan e intimidan a los habitantes del lugar. El acoso es tal que en el barrio de Guadalupe, ubicado en dicho condado, los residentes de origen Yaqui son constantemente detenidos y cuestionados sobre su situación migratoria a pesar de que sus familias han vivido en el lugar durante siglos.

Por si esto fuera poco, un tercer elemento entra en la ecuación: durante la administración de George W. Bush se ha permitido que las autoridades locales ejerzan funciones de inmigración, lo que ha provocado que algunas víctimas y testigos de los crímenes de odio no presenten denuncias por temor a que se detecte su situación migratoria y puedan ser deportados. Por esta razón muchos de estos delitos están quedando sin castigar.

Recientemente el diario para el que trabajo hacía una comparación en su artículo editorial, mencionando que en estos tiempos hay más revuelo sobre el peso de la conductora de televisión Oprah Winfrey que sobre estos crímenes que se registran cada vez con mayor frecuencia. No sé si todas las esperanzas que Estados Unidos ha puesto en la próxima administración, cuya sola existencia es una muestra de que el racismo puede ser superado, alcancen para crear conciencia sobre la gravedad de los crímenes de odio en contra de la comunidad hispana; lo que sé es que sería una pena que en un país gobernado por primera vez por una minoría racial, más personas tuvieran que enfrentar la muerte por el simple hecho andar por la calle “viéndose” como latinos.

Anuncios
Leer entrada completa | Make a Comment ( 13 so far )

Una incertidumbre que lleva treinta años

Posted on 15 diciembre, 2008. Filed under: Walter Duer -Buenos Aires | Etiquetas: , , , |

Walter Duer / Buenos Aires

 

Marco Antonio Beovic fue sacado de su casa en el barrio de Núñez, en Buenos Aires, por fuerzas paramilitares en diciembre de 1976. Más de tres décadas después, sus padres siguen sin datos sobre su paradero. Se trata de uno entre miles de casos similares.

 

3 de diciembre de 1976. Alejandro Beovic se despertó sobresaltado. Eran las 5.30 de la mañana y una serie de nudillos rebotaban contra su puerta de entrada, generando una estridencia que, aún cuando no sabía quién estaba golpeando, lo llenó de un cierto temor. “Buscamos a un tal Diego”, le espetó un señor vestido de oscuro, con anteojos negros, que no necesitó identificarse ni aclarar qué hacía allí a esa hora ni para qué buscaban a Diego. “Acá no vive ningún Diego”, respondió Alejandro con sinceridad, pero esa respuesta no fue suficiente para que los cinco hombres (había otros cuatro además del que habló), que parecían todos hermanos gemelos de lo parecidos que eran en contextura, corte de pelo (al ras, por supuesto) y vestimenta, entraran a pura prepotencia a revisar la casa, dieran con Marco Antonio, el hijo mayor de Alejandro. La imagen del chico siendo arrastrado hacia fuera es la última que conservan sus padres, porque Marco Antonio, que tenía apenas 20 años en ese momento, es uno más en la incontable lista de desaparecidos que dejó la última dictadura militar en la Argentina.

 

Muchas veces la vida se comporta con un sentido del humor bastante incomprensible. Porque si Alejandro Beovic llegó a la Argentina desde su Trieste natal fue porque sus padres eran alérgicos a los regímenes totalitarios y decidieron abandonar una Europa que, en la década del 30, mostraba sus primeros atisbos de lo que vendría de la mano de Hitler y Mussolini. Así, el padre de los Beovic, que había luchado en la Primera Guerra Mundial, decidió que no quería el mismo destino de sangre y muerte para sus hijos, por lo que huyó hacia la lejana América del Sur, sin imaginar que los gobernantes irracionales no conocen de fronteras.

 

Algunos años después, cuando Alejandro ya se confundía con el paisaje argentino como si fuese un nativo más, el destino lo cruzó con Ángela Marina Cadus, con quien se casó en 1955 y con quien tuvo a su primer hijo, Marco Antonio, el 20 de marzo de 1956. Cuatro años más tarde nacería también Miguel Ángel. Alejandro hizo sus mejores esfuerzos para generar en sus hijos la cultura del trabajo, de la honradez y del respeto. “Nunca fuimos una familia politizada”, afirma. Así, justo después de terminar el secundario, Marco Antonio empezó a estudiar Ingeniería Electrónica y a trabajar en Gajo, una empresa que prestaba servicios para IBM. “Llegaba a las 5 y media de la tarde de trabajar, se tomaba un café con leche y usaba la noche para estudiar”, recuerda Alejandro.

 

Sin saber por qué

 

Una de las espinas que los Beovic tienen clavadas y no pueden extraer es la de saber que su hijo pudo haber sido llevado por error. “Nosotros vivíamos en ese momento en una especie de conventillo, con otras siete familias ocupando otras casas, y justo en una de estas había un chico que se hacía llamar ‘Diego’ y del que muchas veces se decía que había sido uno de los responsables de la explosión en la casa de Lambruschini”, razona Alejandro. El atentando contra la casa del entonces Vicealmirante Armando Lambruschini fue un resonado ataque llevado a cabo el 1º de agosto de 1978, que dejó un saldo de tres muertos y diez heridos y que fue autoadjudicado por el grupo Montoneros.

 

“Además, Marco Antonio no militaba, ni siquiera estaba interesado en la política”, agrega Ángela, quien asegura además que en los 32 años que pasaron desde la desaparición de su hijo, no recibieron ningún indicio (como puede ser el contacto de viejos compañeros o alguien que se acercara a darles una explicación) que pudiera hacerlos sospechar de que Marco Antonio “andaba en cosas raras”, que es la forma idiomática que se utilizaba en la época para designar a los jóvenes militantes (fuesen terroristas dispuestos a utilizar armas de fuego o chicos de 17 años que repartían panfletos pro-democráticos, todos caían en la misma bolsa) y hasta para justificar las desapariciones.

 

Allí comenzó un peregrinar que, después de tres décadas, no despejó ninguna de las incertidumbres del primer día. Alejandro recorrió organismos oficiales habidos y por haber para encontrar algún dato sobre la situación de su hijo. “Fui al Ministerio del Interior, golpeamos todas las puertas, hicimos decenas de solicitudes de hábeas corpus y nadie nos decía nada”, recuerda, para luego aclarar que “a lo sumo, nos preguntaban: ‘¿y usted sabe en que andaba su hijo?’, con cara de soberbia”. Ángela, por su parte, comenzó a participar de las rondas de Plaza de Mayo, junto a las Madres. “En un momento nos dijeron que el Monseñor Bracelli, de la iglesia Stella Maris en Retiro, estaba ayudando a los padres de desaparecidos, pero desde que lo conocí me dio más la sensación de que tenía más voluntad de sacar información que de ayudar a localizar a nadie”, acusa Alejandro. Tampoco rindieron ningún efecto positivo las cartas enviadas a Karel Vaske, de la UNESCO, ni a Edmundo Vargas Carreño, entonces en la Comisión Internacional de Derechos Humanos. El advenimiento de la democracia, en 1983, tampoco ayudó mucho para esclarecer lo sucedido.

 

“Esto nos sirvió para una sola cosa: para descubrir quiénes eran nuestros verdaderos amigos, porque muchas personas con las que compartíamos un montón de cosas se nos alejaron de repente, como si fuésemos la peste bubónica”, indica Alejandro.

 

Escombros en la ESMA

 

Con todos los fantasmas de la desaparición de su hijo encima, Alejandro siguió trabajando como camionero, su actividad en ese momento. Entre sus tareas habituales, estaba la de juntar materiales de construcciones en volquetes e ir a dejarlos en alguno de los puntos de relleno, junto al río. Uno de esos sitios era el Club Policial, en la Zona Norte del Gran Buenos Aires, al cual no lo dejaron ingresar más luego del episodio de la desaparición de Marco Antonio. Y otro era nada menos que la ESMA (la Escuela de Mecánica de la Armada), uno de los centros de detención ilegal más reconocidos.

 

“Siempre me llamó la atención que, a diferencia de lo que ocurría en todos los otros lugares, en la ESMA no nos dejaban llegar hasta el borde del río, lo que facilitaba la tarea de las topadoras, sino que nos hacían parar unos diez metros antes”, razona Alejandro. “A las 17 ya no dejaban pasar camiones y de noche se escuchaba a las máquinas trabajando”, agrega, para completar la información diciendo que “para colmo, había un olor pestilente en la ribera”. Por todo esto, Alejandro concluye que sus escombros “tal vez servían para tapar otras cosas, pero entiendo que no se ha investigado mucho el tema”.

 

Pasaron 32 años y todavía no hay ni un solo rastro sobre Marco Antonio. “No puedo perder las esperanzas, porque si las pierdo, todo lo demás se acaba”, dice Ángela. “Para mí, mi hijo está vivo en algún lado, tal vez con algún problema por el cual todavía no vuelve, pero confío en que va a volver”, agrega con lágrimas en los ojos. “Esta casa la construimos en 1988 y la hicimos con cuatro habitaciones, una para nosotros, una para mi mamá y una para cada una de los chicos”, completa Alejandro, para dar la pauta de que a pesar de que en voz alta sostiene que su hijo está muerto, en el fondo también le queda una lucecita encendida.

 

La pared del living de la casa de los Beovic la adornan dos fotos de estudio: una de Marco Antonio, tomada un poco antes de la desaparición, y otra de su hermano, de la misma época. En el garage, reposa la moto a la que Marco Antonio no le da arranque desde hace más de tres décadas. Muchas veces, los argentinos de memoria más frágil apuestan a un “borrón y cuenta nueva” y acusan a muchas de las víctimas de la última dictadura militar de “mirar hacia atrás” en lugar de pensar en el futuro. Estando en casa de los Beovic, es muy sencillo darse cuenta de que no es que exista una voluntad de pensar en el pasado, sino que el tiempo, para ellos, se quedó congelado en la madrugada del 3 de diciembre de 1976.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

Escenarios de la “guerra fría”: insurgencia y contrainsurgencia

Posted on 12 diciembre, 2008. Filed under: Domingo Lilón -Pécs, Hungría | Etiquetas: , , |

Por Domingo Lilón / Pécs

¿Volveremos a una nueva “guerra fría” en un sistema de relaciones internacionales que intenta ser multilateral, en donde nuevos agentes están ocupando lugares y roles claves? Es difícil predecirlo. De algo sí podemos estar seguro: las nuevas relaciones internacionales, marcadas por las grandes y las nuevas y emergentes potencias, están exentas del factor ideológico que caracterizó al mundo bipolar. Y, sin embargo, en estos nuevos escenarios internacionales vemos algunos elementos “cíclicos” que dejaron su huella durante la casi mitad de siglo de la “guerra fría”. Unos de estos elementos son las “guerras de insurgencia y contrainsurgencia”, características de las décadas de los 60 y 70 del siglo XX.

A pesar de ser un fenómeno tan antiguo (Espartaco, inmortalizado por Kirk Douglas, fue uno de los primeros) sería el siglo XX, principalmente su segunda mitad, la que mitificaría la insurgencia (levantamiento, sublevación) más conocida como guerra de partizanos o guerrilleros, o como la popularizaría Mao y el Che Guevara, guerra de guerrillas. Durante la II Guerra Mundial, la guerrilla partizana soviética, los partizanos yugoslavos de Tito o la guerrilla albanesa de Enver Hoxha (tres países en donde luego se implantaría la dictadura), jugaron, entre otros, un enorme papel en la guerra contra los ocupantes, nazis alemanes o fascistas italianos. En Yugoslavia serían ellos quienes liberaran al país de la ocupación. Unos años más tarde, el triunfo de la guerrilla de Mao conllevaría a la creación de la República Popular China. Igual importante papel jugaría la guerrilla en Vietnam tanto en su lucha contra el colonialismo francés como contra los EE UU. A partir de la década de los 60 del siglo XX se inicia la descolonización de África en cuyo proceso y lucha de liberación nacional un papel importantísimo lo jugarían los movimientos insurgentes en aquellos países en que la lucha armada fue la vía tomada. Entre ellos destacan la guerra de independencia de Argelia contra Francia y las guerras de las entonces colonias portuguesas contra Lisboa.

La guerra de Argelia (1954-1962) fue, como otras, una guerra muy sangrienta, que dejó un saldo de unos 300.000 argelinos muertos. Unos 24.000 soldados franceses perdieron la vida, así como unos 6.000 colonos franceses. Además, la guerra de Argelia provocó un éxodo masivo, tanto de la población argelina a otros países del área, como el retorno a Francia de más de un millón de colonos, principalmente los llamados Pieds-Noirs (Pies negros), colonos franceses y judíos. El Frente de Liberación Nacional (FLN) fue el órgano que aglutinó y dirigió la guerra de guerrilla de los independentistas argelinos contra el Ejército francés y la Organisation de l’Armée Secrète (OAS) que se dedicaba a la guerra sucia contra la insurgencia. En esta guerra, los militares franceses se destacaron por el uso de la violencia y la tortura no sólo contra los insurgentes argelinos, sino contra la población civil también, provocando con ello el odio de éstos hacia el ocupante francés. Y en ese ambiente de violencia y odio emerge la figura del teniente coronel francés David Galula y su teoría de guerra contrainsurgente.

David Galula (1919-1967) era un militar francés de origen tunecino. Se había graduado en la Academia Militar Francesa de Saint-Cyr en 1940, habiendo servido durante la II Guerra Mundial en el norte de África, Francia y Alemania. Entre 1945-1948 sirvió en la Embajada de Francia en China como Attaché Militar Asistente y entre 1949-1950 como observador militar de la Comisión Especial de la ONU en los Balcanes (UNSCOB) durante la guerra civil en Grecia (1946-1949), guerra librada entre el Gobierno griego, monárquico y conservador, apoyado por EE UU y Gran Bretaña de un lado, y las fuerzas guerrilleras del Ejército Nacional de Liberación Popular (ELAS) dirigido por el Partido Comunista Griego y apoyado por las entonces Unión Soviética y Yugoslavia. Por haber tenido lugar este acontecimiento histórico inmediatamente tras la II Guerra Mundial y en el que indirectamente participaron países que formarían más tarde parte de los dos grandes bloques militares del mundo bipolar, muchos lo consideran como el inicio de la “guerra fría”. Tras la derrota de los comunistas griegos, Grecia ingresa en la OTAN en 1951. Hasta 1956, David Galula era el Attaché Militar de Francia en Hong Kong. Ese año de 1956, marcado por la Guerra de Suez y la rebelión de Hungría, Galula es destinado a la Kabila argelina en donde implementaría nuevas tácticas y estrategias en la guerra contrainsurgente adquiridas de sus experiencias en la China durante la guerra de guerrilla de Mao y la Grecia de 1946-1949. La teoría de Galula, hoy día, era más que sencilla: 1) ganarse a los militares franceses para que no siguieran cometiendo actos de violencia contra la población civil y lograr, de esta forma, de que los argelinos no los vieran como enemigos, 2) ganarse a parte de la población civil para que ésta no sea fuente y base de apoyo a la insurgencia. Con estos métodos no logró Galula que Francia saliera victoriosa en Argelia. El 5 de julio de 1962 se proclamó la independencia de Argelia. Sin embargo, Galula demostró que las guerras contrainsurgentes, por ser guerras irregulares, no se ganan solamente mediante el enfrentamiento bélico, sino que las ideas y la propaganda surten mucho efecto en la población y juegan un papel primordial.

Durante los días 16-20 de abril de 1962, la Rand Corporation organizó un simposio sobre contrainsurgencia al cual David Galula fue invitado como conferencista. Como resultado de esta colaboración la Rand Corporation publicó en 1963 la obra de Galula Pacification in Algeria, 1956-1958, mientras que The Center for International Affairs de la Universidad de Harvard auspiciaba la publicación en 1964 de la obra de Galula Counter-Insurgency Warfare. Theory and Practice, institución a la que estuvo ligada como investigador. Transcurrió el tiempo, la insurgencia o guerrilla se fue haciendo más fuerte y popular, principalmente en América Latina tras el triunfo de las revoluciones cubana y nicaragüense y sobre la cual fueron apareciendo varias obras, entre ellas a destacar, La guerra de guerrilla (1960) de Ernesto Che Guevara o el Manual del guerrillero urbano (1969) de Carlos Marighella. Hasta que, de nuevo, Galula, o mejor dicho, su tesis, es recuperada, ahora con relación a la guerra en Afganistán y en Iraq. Esta vez de la mano del teniente general estadounidense David H. Petraeus, comandante de la Fuerza Multinacional en Iraq, en su manual Counterinsurgency (2006) y en el ensayo de Arthur Herman, profesor de la Universidad de Georgetown, titulado “How to Win in Iraq – and How to Lose”, publicado en la revista Commentary en abril de 2007, dadas las dificultades de enfrentarse a un enemigo que hace uso de la guerra no convencional o guerra de insurgencia.

¿Será aplicable la tesis de David Galula a Afganistán o Iraq? ¿Logrará el Gobierno de Obama y sus aliados derrotar a la insurgencia en Afganistán o Iraq? Hoy como ayer, nos enfrentamos a “escenarios de la guerra fría”, aunque, naturalmente, en nuevas condiciones.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

Madame ‘No’

Posted on 9 diciembre, 2008. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín | Etiquetas: , , , , |

Por Yaotzin Botello / Berlín

Hasta hace poco, el Gobierno alemán había dicho que la crisis era sólo de Estados Unidos. Se tomó mucho tiempo, ocho meses, para poner en marcha las primeras acciones de rescate. Y cuando lo hicieron, el mundo dijo que éstas no eran tan importantes.

El mundo. Bueno, a decir verdad, fueron algunos líderes europeos, columnistas de periódicos y otros periodistas menos columnistas. En los medios alemanes se retomaron las críticas que se le hicieron a la canciller Angela Merkel. Les fascina, aunque los textos sean pocos y de periodistas que regularmente no se dedican al análisis.

El punto es que la falta de liderazgo de Angela Merkel fue criticada y se dijo que en Bruselas se le dice ya la Madame No. Me gustaría saber quién la bautizó así. Hay mucho de razón en ello porque Merkel tardó mucho en decir algo para sobreponerse a la crisis.

La crisis. En realidad no había pasado mucho en Alemania. Como decía el gobierno alemán, era algo de Estados Unidos. ¿Tenía que hacer algo Angela Merkel?

La industria automotriz alemana empezó a tener problemas, pero poco tenían que ver con la crisis global. Un banco también se infectó del problema hipotecario. Nada más. Pero era el momento de actuar y el gobierno de Merkel ofreció entonces un paquete de rescate. Un bono de 500 mil millones de euros. ¿Y qué pasó? Ningún banco quería tomar la ayuda.

En Bruselas se opuso a un rescate en conjunto, así como ha pasado con las medidas contra el cambio climático. Por ahí viene lo de Madame ‘No’. Y ahora Alemania es el único o uno de los pocos gobiernos que no se cierne a medidas de rescate mundiales.

“La crisis ya cambió a alguien: la canciller. Nunca antes Angela Merkel se había opuesto tan fuertemente contra todos, como ahora lo ha hecho con las medidas coyunturales. O al menos contra todos menos Steinbrück (su ministro de Finanzas). Los británicos están contra ella, los franceses también, la Unión Europea, los consejos de expertos, los medios, el CSU (el partido hermano del CDU de Merkel), también la mayoría callada del CDU y del SPD, y la oposición como sea. Falta de coraje no le falta a esta nueva Merkel. Sólo que ahora mucho se preguntan si de alguna forma se salió de sus casillas o por qué demonios está contra todo el mundo”, escribe el periodista Bernd Ulrich del periódico semanal Die Zeit.

¿Qué es lo que verdaderamente le pasa a Merkel?

Las medidas alemanas se ven muy humildes. Y así lo son. La canciller usa como devisa la precaución. Una nueva deuda no debe de poner en juego la consolidación del presupuesto nacional. Un periodista inglés rescata muy bien la reflexión del consultor británico David Marsh, quien dice que en la sique de los alemanes está el eslogan de campaña electoral del entonces canciller Konrad Adenauer: “Ningún experimento”.

Alemania da cada año más de 100 mil millones de euros para saldar las cuentas de la reunificación. Y eso hasta el año 2019. Una deuda interna que a varios alemanes ya les ha afectado en estos casi 20 años de reunificación porque en las encuestas que se hacen cada año crece la tendencia de regresar a tener el muro, es decir, los del Oeste quieren dejar de dar dinero al Este para disfrutarlo, y los del Este no creen que jamás su situación financiera se vaya a mejorar tanto como cuando tenían un régimen comunista que todo les daba.

La Unión Europa es un poder mundial, y cada país seguramente no es más fuerte económicamente que Texas o California por separado. ¿Por qué debería Alemania tomar las riendas? Sí, es la primera economía de Europa, pero quizás antes de seguir siendo la locomotora, también le gustaría ser un vagón que se deje arrastrar. Y sí, quizás se necesita un empujón sicológico que haga un contrapeso contra las ideas del pequeño hiperactivo Sarkozy, a quien le gustaría quitar el libre mercado, acabar con la competencia y tratar de manipular al Banco Central Europeo.

Quizás por eso.

Madame Merkel tendrá que tener otras respuestas. Los mejores analistas acaban de prever en Alemania la peor recesión para el 2009. Algunos dicen que será la peor desde la caída del Muro y otros la peor desde la creación de la República, a mediados del Siglo 20.

Pero mientras los alemanes salgan a comprar y demuestren que la crisis no les afecta, como pasa ahora en la época navideña, ¿por qué no decir ‘no’ al resto del mundo?

Leer entrada completa | Make a Comment ( 8 so far )

El G-20 y las nuevas relaciones internacionales: el rol de América Latina

Posted on 5 diciembre, 2008. Filed under: Domingo Lilón -Pécs, Hungría | Etiquetas: , , , |

Por Domingo Lilón / Pécs

 

Seguramente muchos habrán prestado interés en los esfuerzos de la diplomacia española para lograr que el Gobierno español de Rodríguez Zapatero estuviese presente en la Cumbre de Washington del pasado noviembre. Algunos países participantes, principalmente los asiáticos, no veían con buenos ojos la presencia de España en dicho foro, no por algún tipo de actitud contra ésta, sino que consideraban que Europa estaba más que representada. Y, sin embargo, España estuvo allí gracias, entre otros, a la posición y al apoyo de los países latinoamericanos, principalmente del Gobierno brasileño de Lula, presidente de turno del G-20. Esta señal da muestra de la importancia de Brasil en las nuevas relaciones internacionales, de los cambios geopolíticos que están teniendo lugar, por ejemplo, el G-20 frente al G-8, así como de la autoridad y el equilibrio internacional de países como el llamado BRIC, Brasil, Rusia, India y China.

 

El G-20 y las nuevas relaciones internacionales

 

El G-20, formado por los países del G-7, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido más Rusia, así como Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, República de Corea, Sudáfrica y Turquía y la Unión Europea, parece ser el modelo de las nuevas relaciones internacionales del siglo XXI. Y no sólo en cuestiones financieras y económicas. Este foro (fundado en 1999) del nuevo modelo de relaciones internacionales, basado en el multilateralismo, abarca todos los continentes, representando no solamente a los países industrializados, sino a nuevas economías como China, India, Sudáfrica, entre otros, y en América Latina, Argentina, Brasil y México. Con esto se demuestra el peso económico y político que están teniendo lugar las nuevas economías emergentes, como se las denomina. Y con ello renace el papel de América Latina como objeto y sujeto de las relaciones internacionales.

 

América Latina: ¿Nuevo centro de interés internacional?

 

Yo soy de la opinión de que EE UU dejó de centrar su interés por América Latina ya desde finales de la década de los ochenta del siglo XX, coincidiendo esta época con las transiciones democráticas en Europa central y oriental, en Asia y en la misma América Latina. Con una Unión Soviética en retirada, y más tarde desmembrada en nuevos Estados enfrentados unos a los otros, y con una Unión Europea sin una política exterior común hacia América Latina, los gobiernos norteamericanos no veían entonces competencia alguna por la región: ni económicos, ni políticos y mucho menos, ideológicos. Sí, al contrario, por la Europa del Este, tanto en lo político, como en lo económico ya que las nuevas democracias de la Europa central y oriental buscaban su ingreso en la OTAN y la Unión Europea. Además, a pesar de las profundas transformaciones que los ex-países socialistas de Europa tenían que llevar a cabo, las estructuras socio-económicas con las que contaban eran más favorables que las de América Latina lo cual contribuyó a que prontamente se acoplaran e integraran en la OTAN y la UE. Transcurridas dos décadas de aquellos acontecimientos que marcaron aquel final del “siglo XX corto”, América Latina se perfila como región de interés en las relaciones internacionales, pero esta vez ante nuevos países muy interesados en desarrollar programas de cooperación y comercio con una región rica en materias primas y recursos naturales. Entre ellos destacan China, Rusia y la India. Las recientes visitas de los presidentes chino y ruso, Hu Jintao y Dimitri Medvédev, a la región son pruebas de ese interés. Claro está, estos intereses no son uniformes: mientras China necesita del petróleo y gas latinoamericanos, de sus productos alimenticios y otros recursos naturales, Rusia, poseedor de grandes yacimientos de hidrocarburos también, afianza sus relaciones mediante las relaciones comerciales o militares, principalmente en la venta de armamentos o la cooperación en materia de hidrocarburos. Y a pesar de encuentros y discursos altisonantes, en estas nuevas relaciones hay que tomar en consideración que están exentas del contenido ideológico que caracterizó a la guerra fría. Desde el punto de vista chino ésto se refleja en su pragmatismo, desde la posición rusa se explica mediante la mentalidad de la nueva élite económica y política del país, de la cual el propio presidente Medvédev sería su mejor representante.

 

A la espera de un cambio radical de la política exterior del próximo Gobierno de Obama respecto a América Latina, de un giro también de la política latinoamericana de la Unión Europea surge la incógnita de especular sobre la aparición de una nueva potencia regional latinoamericana en un mundo multilateral: ¿Brasil?

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

Venezuela: entre el voto duro, el voto sofisticado y el voto de clase

Posted on 2 diciembre, 2008. Filed under: Domingo Medina -Caracas | Etiquetas: , , , |

Por Domingo Medina / Caracas

 

Los venezolanos acudieron a las urnas electorales el domingo 23 de noviembre una vez más. Esta vez para elegir autoridades regionales y locales. Como ya se está haciendo costumbre, la jornada estuvo marcada por el civismo y la participación popular, por un lado, y por el despliegue logístico y tecnológico del Consejo Nacional Electoral, por el otro. También ya es costumbre que los dos grandes bandos en los que electoralmente se halla dividida Venezuela reclamen el triunfo. Pero también hay algunos elementos nuevos y otros que no lo son tanto pero que parecieran estarse consolidando y que conviene estudiar más a fondo.

 

El voto duro

 

Algunas de estas cuestionas ya las adelantaba en el análisis del referéndum constitucional del año pasado. Las voy a recordar brevemente para luego proceder a comentar los elementos que a mi juicio –y desde un punto de vista estrictamente politológico- son más resaltantes. Entre otras cosas, en aquel post yo señalaba que la derrota de Chávez en el referéndum “no significa la caída del gobierno ni […] un deterioro significativo de su base de apoyo popular”. De hecho, en términos electorales las elecciones del domingo 23 de noviembre representaron para el gobierno de Chávez poco más de cinco millones y medio de votos, 17 gobernaciones (de 22 que se disputaban), 265 alcaldías (de 327) y alrededor de 178  (de 233) legisladores estadales que le dan la mayoría en 19 estados.

 

Con respecto a la oposición, en aquella oportunidad yo sostenía que los resultados del referéndum auguraban que “se privilegiará el recurso de la vía electoral para dirimir sus diferencias con el gobierno y se abandonarán las vías extraconstitucionales. Los resultados le han mostrado que es posible vencer al gobierno en el terreno electoral; y las perspectivas para el año próximo, cuando se celebran elecciones para gobernadores y alcaldes y se abre la posibilidad de convocar referendos revocatorios para los diputados de la Asamblea Nacional, son alentadoras: podrían recuperar espacios políticos que por diversas razones –su propia torpeza, entre otras- habían perdido. Los resultados también le han confirmado a la oposición que la voluntad popular ha sido respetada en elecciones anteriores y le garantiza que lo mismo se hará en las elecciones que se sigan celebrando en Venezuela. Cantar fraude ya no es un recurso válido.”

 

En términos electorales, la oposición obtuvo poco más de cuatro millones doscientos mil votos, que le valieron para hacerse con los otros cargos en disputa (cinco gobernaciones, la alcaldía mayor de Caracas, 62 alcaldías, 55 legisladores estadales, siete concejales metropolitanos), resaltando el hecho de ganar estados como Miranda, Carabobo y Zulia.

 

El voto sofisticado y el voto de clase

 

De modo que este año nos encontramos con una situación que ya se comenzaba a visualizar en diciembre de 2007: el gobierno sigue contando con su base de apoyo popular y la oposición ha recuperado espacio político, elementos de primerísima importancia para el juego democrático venezolano. Pero los resultados del domingo 23 también nos permiten visualizar dos elementos que ya los teóricos comenzaban a señalar hace algunos años: el voto de clase y el voto sofisticado.

 

Desafortunadamente no tango a la mano un excelente trabajo de Manuel Hidalgo sobre el caso venezolano, pero este analista señalaba que el voto de clase comenzaba a ser importante en las elecciones venezolanas de finales de los 90 y principios de siglo. Lo que el voto de clase o clivaje de clase quiere decir es que cada clase social vota de un modo particular y distinto al de las otras. En el caso venezolano, aunque falta corroborar con investigaciones más profundas, los resultados indican que las clases medias y altas votan mayoritariamente por la oposición, mientras que las clases medias-bajas y bajas lo hacen por Chávez y sus aliados. Por supuesto, eso también significa que al gobierno le cuesta conseguir el apoyo de los sectores socialmente más favorecidos, mientras que a la oposición se le resisten los sectores populares. Esta situación se observa de manera especial en las grandes ciudades (Caracas, Maracay, Valencia, Maracaibo, Barquisimeto).

 

El otro fenómeno del que hemos hablado tiene que ver con la capacidad que tienen los electores para diferenciar los distintos tipos de elecciones y seleccionar y votar por sus preferencias según sea el caso. Así, los venezolanos distinguen claramente una elección presidencial de un referéndum constitucional y de unas elecciones regionales. Ello explicaría, junto con otras variables, las diferencias en los porcentajes de apoyos y votos totales obtenidos, por ejemplo, por Chávez y las fuerzas que lo apoyan en las elecciones celebradas los últimos tres años. Vistos los números agregados (y nuevamente a riesgo de incurrir en la falacia ecológica) este fenómeno no pareciera afectar mucho a la oposición, que ha mantenido una votación más o menos constante (4.300.000 en 2006, 4.500.000 en 2007, 4.200.000 en 2008).

 

Reitero que habrá que realizar investigaciones con muchísima mayor profundidad y echar mano a los distintos enfoques de análisis del comportamiento electoral para corroborar (o desmentir, si es el caso) lo que yo señalo aquí, pero en Venezuela pareciera estarse estabilizando el juego democrático con la cristalización de las lealtades partidistas, la consolidación del voto de clase y la existencias de esos electores sofisticados.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 8 so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...