Archive for 30 junio 2009

Torrentes de música ligera

Posted on 30 junio, 2009. Filed under: Invitados | Etiquetas: , , , |

Por Roberto Garza / Desde algún lugar de la Matrix

Digámoslo con claridad: basta con una computadora conectada a internet para tener acceso gratuito a un catálogo interminable de archivos de audio. Ahí está la preciada música que se hace en todo el mundo, sea popular, experimental, culta o folclórica, fluyendo libre en el entramado de la red global y multiplicándose como los gremlins cada vez que un internauta da clic en el botón de descarga (download).

No exagero al decir que en este preciso instante hay millones de ventajistas que están atiborrando sus computadoras de música sin pagar un peso por ella. La red es zona libre y los melómanos de la era digital aprovechan esta alegre condición para enriquecer sus colecciones sonoras. Y lo hacen desde el anonimato y con absoluta tranquilidad, por medio de los protocolos Bit Torrent, que permiten compartir archivos a través de redes de pares (Peer-To-Peer), aunque a costa de una industria discográfica merecidamente herida, misma que se esfuerza para adaptarse al cambio tecnológico pero que aún no encuentra la manera de ganarle la batalla a la distribución gratuita de sus productos en este tipo de redes informáticas.

Es asombrosa la cantidad y variedad de archivos sonoros que circulan en las también llamadas redes de iguales. Desde catálogos interminables de música pop, con su infinidad de géneros y estilos, hasta complejas piezas académicas; desde obras destacadas del Barroco y el Romanticismo hasta lo más nuevo de la electrónica. Hay de todo y para todos. Es cierto cuando dicen que en internet, el que busca encuentra. Si no pregúntenle a los aficionados al porno.

Y también es cierto que en internet, no todo lo que brilla es oro. Un inconveniente mayúsculo de la descarga de música gratuita es que en su gran mayoría se trata de archivos MP3 (formato de audio digital comprimido con pérdida), que pueden sonar con cierta calidad en las bocinas de una computadora o en los audífonos de un iPod, pero que demeritan notablemente cuando se les reproduce en un aparato casero y más si se trata de un equipo de alta fidelidad. Es como ver un video grabado con un teléfono celular en una pantalla IMAX de cine.

Pero la calidad del sonido parece ser lo menos importante en estos días. A música regalada no se le mira el formato, podría decir un yonqui anodino del MP3, uno de esos modernos entusiastas de lo gratuito que bajan tal cantidad de archivos que ni siquiera les alcanza el tiempo para escucharlos. Y es que al final de cuentas, el asunto con la música digital es acumular miles de canciones en la computadora, para luego llenar el reproductor portátil, colocarse los audífonos y dejar que suene de manera aleatoria. Hoy importa la cantidad, mas no la calidad del sonido (ya no digamos de la música).

Actualmente es tan fácil conseguir música en internet que por ello se le ha desvalorado. Me explico: si se tiene conexión de banda ancha, es posible bajar la discografía completa de Miles Davis en un par de horas. Fácil y rápido, como si la obra de un artista de la talla de Miles fuera algo tan insustancial y liviano como una presentación en Power Point. Y lo peor es que para desecharla basta un teclazo fulminante, como si de un correo electrónico no deseado se tratara. Todo Miles a la papelera de reciclaje sin el menor remordimiento de conciencia. Lo traumático del asunto es que al suprimirla no se está cometiendo un acto de vandalismo ni nada por el estilo. Sólo se eliminan los archivos del disco duro de una computadora pero permanecen intactos en la red. En cualquier momento se les descarga de nuevo. Internet, en este sentido, es una ciberfonoteca mundial con capacidad para almacenar y preservar todo el patrimonio sonoro de la humanidad.

Los archivos digitales de audio son música inmaterializada, invisible, fantasma, sin un soporte físico que la respalde. En la pantalla de la computadora o del iPod aparecen como una lista de títulos con algunos datos generales, pero en realidad son una serie binaria de unos y ceros, algo tan intangible y ajeno al mundo material como el alma, y a la vez tan susceptible de esfumarse de las computadoras si de pronto… ¡Kaputt!, truena la máquina.

Los millones de cibernautas que descargan archivos de audio desde protocolos Bit Torrent no son un ejército mundial de ciberdelincuentes organizados, sino una comunidad gigantesca de melómanos que comparte libremente música en la red. Ejemplo: un jamaicano digitaliza su colección de vinilos de 12 pulgadas de reggae setentero y la sube a un Torrent para que el mundo entero la disfrute. Gracias, generoso rastaman, y que tu música fluya con absoluta libertad. Podemos decir lo mismo cuando alguien compra o le regalan un compacto y decide ponerlo a la disposición de quien lo busque en la red. Es un acto legal y altruista.

Pero, ¿qué pasa cuando un álbum empieza a circular en la red días o hasta semanas antes de su lanzamiento? Es obvio que alguien –ya sea de la disquera, un promotor o incluso un periodista o crítico– lo soltó con antelación. Aun en estos casos, cuando se sabe que la fuente original de un Torrent no pagó por la música, no se comente ningún delito si se la descarga por medio de una red de pares. Una vez que los archivos (audio, video, texto, software, etc.) llegan a este tipo de redes para compartir no hay manera de evitar su propagación masiva. En este caso, el único infractor es el vivales que soltó los archivos.

Algunos analistas del mercado de la música consideran que la transmisión gratuita de archivos sonoros en redes de pares, al final de cuentas, favorece a la venta legal de música. Incluso la consideran como una poderosa herramienta de difusión. Tiene su lógica, pero la caída drástica en las ventas de discos compactos legítimos durante los últimos dos años hace pensar lo contrario. ¿Y para qué comprar una canción o un disco de archivos MP3 en línea si alguien te lo puede compartir gratis en un Torrent? Para no darle en la torre a los artistas. Para no acabar con la industria. Pero la verdad es que a la gran mayoría de los consumidores de música digital le vale gorro los creadores. Vaya, supongo que ni siquiera se dan cuenta del daño que provocan. Lo que quieren es hinchar sus computadoras con archivos de música ligera y desechable. Que se atasquen mientras haya lodo.

Anuncios
Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

Neda y su video como bandera

Posted on 26 junio, 2009. Filed under: Témoris Grecko |

Por Témoris Grecko / Teherán

Publicado en La Nación, de Buenos Aires, el 24 de junio.

Neda tenía 26 años. Su nombre es una palabra árabe que en farsi sólo se usa en el lenguaje poético. Y significa “voz” o “llamada”. Su apellido era Agha-Soltan. Era una joven teheraní normal, como tantas que están tomando las riendas de su vida pero se estrellan con las restricciones impuestas por los fanáticos religiosos. Con lo que Mir Hossein Mousavi explicó como “querer llevar al cielo a la gente por la fuerza”. Involuntariamente, estaba describiendo lo que hicieron con Neda.

Era una joven con sensibilidad. Le gustaba la música, especialmente el pop persa, y tomaba clases de piano. Cantaba muy bien. Se vestía a la usanza moderna, con la pañoleta para el cabello un poco atrasada para poder lucirlo, y usaba jeans. Estaba aprendiendo turco porque quería convertirse en guía de turismo y llevar grupos a la ciudad milenaria de Estambul. El mundo la fascinaba y, como pudo, se pagó viajes al extranjero: Turquía, obviamente, Dubai, Tailandia.

Pertenecer al siglo XXI no impedía que Neda valorara la tradición musulmana de su gente. Estudiaba filosofía islámica en la Universidad Azadi (Libertad), una institución privada. Tampoco se sentía ajena a los problemas que atravesaba su país.

Sus amigos han explicado cómo es que se sentía indignada por las mentiras y el fraude, por los ataques contra personas inocentes, los asesinatos. No era una activista. No tenía la vocación de organizar a los demás y promover acciones. Pero estaba consciente de la importancia de hacer una llamada a los demás, de levantar la voz para corregir los abusos y buscar la justicia.

Por eso trató de ir el sábado pasado, viva y bella, a la manifestación de protesta. Con su profesor de música, Hamid Panahi, y dos amigos más. Iba tarde y la combinación de la marcha con la incompetencia de las autoridades, que simplemente dejan desatendido el tráfico, generó un atasco que detuvo su marcha. Ella y Panahi salieron del coche un momento, para tomar el aire. Cuando Neda hablaba con alguien por teléfono, su plexo solar fue destrozado por una bala. Una sola. Disparada por un francotirador basiji. Uno de aquéllos que salieron a imponer la decisión del representante de Dios sobre la Tierra, de los que quieren llevar a la gente al cielo por la fuerza.

“Era una persona llena de alegría”, la describiría Panahi más tarde. “Era un rayo de luz. Me duele tanto. ¡Tenía tantas esperanzas por ella!”

La imagen tiene la baja definición de un teléfono móvil y las sacudidas de un videoasta amateur sorprendido por hechos demasiado veloces. Pero nos deja ver bien lo que pasa. Corremos con la cámara hacia donde está Neda en el suelo. Hay gritos, la gente está asustada y se acerca a ayudar. Ella no parece darse cuenta de lo que ocurre. O no lo cree. O ya casi se ha ido. Dice Panahi que ella musitó “me estoy quemando, me estoy quemando”. Él y un médico presente tratan de tapar la herida con las manos. La sangre ya sale por la boca y la nariz. Otro hombre llega y toma su cabeza, entre lamentos, no quiere dejarla. “No tengas miedo”.

¿Miedo a qué? ¿Qué hay del otro lado?

Tal vez una voz. Una llamada.

Neda fue asesinada un día después de que el ayatolá Ali Khamenei saliera a convalidar el fraude electoral, y a ordenar la ofensiva de represión que segó la vida de la joven. Él no entiende de los cambios sociales ni tecnológicos, pero ahora un extraño milpiés de bits y bytes le ha dado la vuelta al mundo con las últimas imágenes de Neda. En Irán, todos estos autodesignados defensores de Dios actúan con mezquindad suprema: así como el gran líder negó las condolencias el viernes, así como han llamado terroristas a quienes ellos mismos mataron el sábado –Neda es una–, ahora pusieron a sus vergonzosos amanuenses a escribir insultos contra Neda en Twitter y YouTube, y aseguran que el video es un montaje.

Peor todavía: a la familia le prohibieron celebrar un funeral y le exigieron retirar los tradicionales carteles de duelo en su casa. Tuvieron que enterrarla en secreto y bajo vigilancia. Porque el ayatolá puede no tener idea de en qué clase de mundo vivimos ahora, pero sabe bien del poder de transformación política que tienen los muertos –los mártires—en la tradición islámica chií.

Lo sabe porque él lo ha aprovechado antes. Como en 1978, con el ayatolá Khomeini, cuando los días de duelo (el tercero, el séptimo, el cuadragésimo) por los estudiantes asesinados por otro tirano, el shah de entonces, sirvieron para catalizar la revolución que creó la presente República Islámica. La Revolución que está devorando a sus hijos.

Al menos, la desaparición física –y renacimiento simbólico– de Neda va a ayudar a transmitir un mensaje que tantos jóvenes iraníes piden a los periodistas enviar: No somos terroristas. No somos fanáticos. Somos chicos normales, nos gustan la música y los viajes y aprender idiomas. Somos amigables y tenemos un gran sentido de la hospitalidad. Los religiosos megalómanos que nos gobiernan no nos representan. Hablamos por la voz de Neda. Hacemos la llamada de Neda.

 

NOTA ACLARATORIA: La difusión de este video sangriento ha generado dudas éticas en muchas personas, que lo ven como innecesario. Desde dentro de Irán, la perspectiva es muy diferente. Está en marcha un descarado aplastamiento mediático contra la oposición. Muchas veces al día, la televisión presenta a los muertos del sábado (Neda es una de ellos, pero su nombre no existe para la tele) como terroristas armados. Varias veces al día, sacan “confesiones” de chicos que dicen que tenían armas, que robaban, que ni siquiera fueron a votar, que protestan porque se inspiraron en las mentiras de los medios extranjeros.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

¿Cómo se encarna el Parlamento Europeo?

Posted on 4 junio, 2009. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín | Etiquetas: , , , , , |

Por Yaotzin Botello / Berlín

¿Qué hace un eurodiputado? ¿a quién representa? ¿con quién habla? ¿hace bloque con su país o con sus partidos hermanos de toda Europa? ¿está en Bruselas o en Estrasbrugo? ¿cuántas veces está en contacto con su gente? ¿es más importante que ser diputado en su propio país?

Todas estas preguntas asaltan en diferentes momentos a los ciudadanos alemanes, y me atrevería a decir que a los europeos en general también, sobre las elecciones al Parlamento Europeo que se realizan desde hoy y hasta el domingo 7 de junio. Y, bueno, eso si es que el ciudadano común se hace estas preguntas, porque normalmente llegan cuando un periodista o un spot en internet te pregunta directamente. No me parece que alguien en su vida cotidiana piense en el candidato por el que quiere votar para Bruselas.

Poster hecho un equipo escolar alemán, integrado por Yashar Khosravani, Barbara Lata, Claudia Lo Cicero, Daniel Koerver.

El desinterés es enorme. Si en las elecciones de cada país siempre hay problemas de abstencionismo, para votar por eurodiputados lo es más. Para este año, en los 30 que hay elección directa al Parlamento Europeo, se prevé el promedio de abstencionismo más alto, entre un 60 y hasta un 80 por ciento.

La Fundación Alemana Preguntas para el Futuro entrevistó a 12 mil europeos y concluyó que para estas elecciones el abstencionismo se debe a la desconfianza, insatisfacción y frustración hacia los eurodiputados: “Tres de cada cinco europeos (60 por ciento) ven que las promesas de campaña no son respetadas y por eso no van a votar”, se lee en el estudio. Incluso de manera particular en Finlandia la cifra se eleva hasta el 82 por ciento en lo que concierne el sentimiento de irrespeto a las promesas de campaña.

La insatisfacción europea con los políticos y los partidos representa en Europa un 57 por ciento. “Los electores no tienen la impresión de cambiar algo con su voto”, se lee.

Esa impresión debería de cambiar porque entre el 70 y el 75 por ciento de las leyes que se hacen actualmente en cada país del bloque están dictadas por la Comisión Europea.

En este sentido se pueden distinguir dos tipos de electores: aquellos que se interesan por política europea de cara al mundo, o aquellos que están tan encerrados en sus pueblos que, afectados por las crisis mundiales del tipo que sean, quieren ver resultados locales, rápidos, palpables.

Fue así como la semana pasada participé en un chat con el presidente en turno del Parlamento Europeo, Hans Gert Pöttering. En ese chat, organizado por un medio alemán y uno danés, se nos dijo que había 1,400 participantes. Pensé que era un número alto para el alto escepticismo que se pregona. Las preguntas fueron tantas que en una hora de chat difícilmente se atendió a la mayoría de los participantes. Pero las preguntas fue lo que me llamó la atención.

Me pareció que la mayoría de las preguntas eran de orden general y abstracto, no por ello ínfimo, pero que no concuerda con esa idea de apagar el escepticismo que reina. “¿Por qué el Parlamento Europeo no ha podido vender mejor su proyecto de bloque?”, “¿qué opina sobre integrar a Turquía?”, “¿Habrá una Europa de dos velocidades?”, “¿se podrá lograr un acuerdo para una religión en común?”, “¿hay una identidad europea?”, “¿cuál es el déficit de la Unión Europea?”, “¿tendremos un ejército en conjunto que nos permita negociar mejor con Estados Unidos o Rusia (¡¡¡¡¡!!!!!)?”

Por ahí hubo dos preguntas que, a mi gusto, estaban aterrizando más el tema europeo a los bolsillos y las agendas del ciudadano común: “¿por qué hay tantos subsidios agrícolas y precios artificiales a productos agrícolas que impiden un libre mercado con los países en desarrollo?” y “¿por qué se hacen sesiones plenarias del Parlamento Europeo en Bruselas y Estrasburgo?” Esta última pregunta hecha en torno al gasto que implica tener dos sedes que se paga con impuestos.

Ninguna de las respuestas fue crucial para entender más la problemática de la Unión Europea y mucho menos para animar a nueva gente a votar. Por eso las campañas a eurodiputados, al menos en Alemania, han tratado de aterrizar en los intereses locales. Ahí está un video alemán hecho al estilo hip-hop en donde un joven insta en la calle a otros jóvenes a votar para tener tarifas planas de teléfono a lo largo de la Unión Europea. “¡Esto lo hace la UE!”, dice.

Los partidos socialistas hacen referencias a sexo para que la gente se grabe que debe de ir a votar: “Uuuuh, aaaahhh, uuuuh, aaaah, espero que esta vez sí”, se escucha en un spot de radio. Un candidato a eurodiputado de Baviera hizo un cortometraje dirigido a los productores de leche para atacar a la UE (por la crisis de la leche que se vive en varios países ahora).

¿Cómo se puede integrar a los ciudadanos al bloque europeo? Varios políticos y analistas coinciden en que, de entrada, para el pilar más fuerte, que es la Constitución Europea, es integrar al ciudadano común a hacerla.

“Hay que someter el texto constitucional a los ciudadanos, que los incluya, que lo discutan y que lo voten”, me dijo el candidato a eurodiputado de los izquierdistas, Lothar Bisky. Y en lo que respecta a los alemanes, Bisky no está tan lejos en su opinión porque en Alemania existe un nacionalismo por el país basado en la constitución nacional. La gente ama crear y ser parte de las reglas, y por ello un alemán se identifica como tal afuera de su país. Quizás algo similar puede suceder con la identidad europea.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

El Elliot Ness Mexicano

Posted on 2 junio, 2009. Filed under: Alejandro Pérez Corzo -D.F. | Etiquetas: , , , |

Por Alejandro Pérez Corzo / D.F.

Vaya declaración la que hizo en marzo el Presidente Obama respecto del Presidente Felipe Calderón. Me ha dado vueltas en la cabeza desde entonces sin abandonarme más de un par de días para regresar a manera de vértigo y obligándome escribir estas líneas que espero me resulten paliativas. ¡Lo comparó con Elliot Ness en su guerra contra el narcotráfico! (la entrevista de Obama con la cadena CBS al hacer click aquí).

Un halago sin duda, merecido quizá. Eso no es lo que me quita el sueño. Lo que si me lo quita es que precisamente Eliott Ness y la mafia de chicago traficando alcohol son el perfecto ejemplo de lo ineficaz que es la lucha contra la oferta de sustancias ilegales que por otra parte se demandan incesantemente. ¿Eliott Ness, personaje mitificado por su probidad y valor obstinado, acabó con el tráfico de alcohol, sus mafias multimillonarias y sus consecuencias nefastas? ¡No rotundo! Los héroes que acabaron con esa práctica mafiosa y los daños colaterales, cuya incorporación al cine sería probablemente muy aburrida, fueron quienes por las causas que sea impulsaron la legalización del consumo del alcohol. Muerto el perro se acabó la rabia. El perro no es ni la oferta ni la demanda sino las enormes ganancias marginales que generan la producción, transportación y comercialización de drogas ilegales.

No es la primera vez que toco en este generoso espacio el tema (más al hacer click aquí), me atrevo a reiterar, sólo para poder dormir.

Quiero puntualizar una serie de hechos que pueden ser constatados en las fuentes oficiales (a confesión de parte, relevo de prueba, decimos los abogados), los informes de la ONU, encuestas mundiales y nacionales sobre adicciones y reportes de derechos humanos.

1.- El narcotráfico y el combate al mismo generan más muertes que todas las drogas de cualquier tipo juntas.

2.- los países en vías de desarrollo invierten un presupuesto sustancialmente mayor en combatir el tráfico de drogas que en combatir todos los problemas de salud asociados a su consumo en su conjunto.

3.- El dinero generado por el tráfico ilegal de drogas ha corrompido, en mayor o menor grado, a todos los Estados involucrados afectando otras facetas gubernamentales, no solo el combate al crimen.

4.- El tráfico de la droga ha allanado el camino a otro tipo de actividades criminales colaterales.

5.- La rentabilidad del negocio y el pago en especie ha convertido en consumidores a los países originalmente productores.

6.- No hay un solo país en el mundo que tenga como principal problema de salud o causa de muerte el consumo de drogas. Por otro lado existen países que como México tienen entre sus principales problemas al narcotráfico.

7.- Durante los primeros seis meses del 2008, únicamente en México, la guerra contra el narcotráfico ha generado más muertes que de soldados estadounidenses en TODA la guerra de Irak.

8.-La inversión en el combate al consumo a nivel mundial no representa ni la décima parte de lo invertido en combatir la oferta.

9.-En las cifras el combate a la oferta no ha reducido, en ninguna parte del mundo, en absoluto el acceso a las drogas sin embargo ha encarecido el producto generando un crecimiento del volumen de dinero que desplaza el negocio del narcotráfico y por ende su poder corruptor.

10.- Los volúmenes de divisas producto del narcotráfico que se mueven de un país a otro tienen capacidad de desestabilizar sistemas financieros incluso de países desarrollados.

11.- El producto del tráfico de drogas ha financiado sistemáticamente a las organizaciones terroristas internacionales.

12.-El número de muertes por la deficiente calidad en la producción de drogas tiene una representación significativa en el total de muertes por consumo de drogas.

13.- El precio de las drogas “inflado” por su ilegalidad en muchos casos es la principal causa por la que el adicto comete delitos patrimoniales o incluso se vuelve menudista de drogas.

14.- La gran mayoría de las personas que no consumen habitualmente drogas se abstienen más por motivos de cultura sanitaria y principios personales que por el hecho de que sean ilícitas.

15.- La gran mayoría de las personas afirma que no comenzaría a consumir habitualmente drogas por el simple hecho de que fueran mercancías lícitas.

16.- Existe un nexo causal entre la rentabilidad de las drogas y la inversión en la investigación en “drogas de diseño”.

17.- Al Capone y la mafia de Chicago mataron mucha más gente que el alcohol que traficaban.

18.- El volumen de dinero desplazado por los principales cárteles a nivel mundial iguala e incluso supera a los generados por algunas empresas del fortune 500.

19.- El poder de corrupción o coacción de los cárteles del narcotráfico les ha permitido monopolizar además, en algunos casos como el mexicano, el ejercicio de la criminalidad común.

20.- El narcotráfico ha penetrado sistemáticamente la estructura de las agencias encargadas de combatirlo.

21.- La justicia social y el estado de bienestar se postergan cuando los Estados requieren de concentrar sus fuerzas para combatir el narcotráfico.

22.- La representación política se ve amenazada por la necesidad de los narcotraficantes de acceder al ejercicio del poder público.

23.- El Estado en su afán de acabar con el narcotráfico viola sistemáticamente los derechos humanos de la población civil.

El Presidente Calderón no tiene otra opción que seguir siendo Elliot Ness, porque así se lo marcan la Constitución y las leyes, ese es su papel, luchar para contener al narcotráfico y sus consecuencias. El papel de la sociedad civil y sus representantes es de generar un debate integral y serio del tema.

Tumba de Elliot Ness, tomada del Flickr de Michelle Belanger

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...