El 2010 me da Miedo

Posted on 8 septiembre, 2009. Filed under: Alejandro Pérez Corzo -D.F. | Etiquetas: |

Por Alejandro Pérez / Mexico DF

Hace un par de meses, tal vez un poco más, se me hizo temprano (situación en grave peligro de extinción para los habitantes de la Ciudad de México) para una junta de trabajo en la colonia Juárez, zona a la que intelectuales del siglo pasado tuvieron a bien bautizar como “zona rosa”.

Para matar el tiempo caminé no más de treinta metros sobre la calle de Varsovia y me encontré con un establecimiento de antigüedades, muy bien montado, lo que no deja de llamar mi atención en tiempos de emergencia económica cáustica, llamado “Galería Churchill”.

No sé si por un voyerismo galopante, confeso e irredento, o por algún sentido de curiosidad histórica, pero las antigüedades, al menos las que están así de bien presentadas y sistematizadas, me fascinan. Despiertan mis más locas fantasías, echan a volar mi imaginación, me hacen sentir parte de la historia. Quisiera en serio poder comprar media galería. Cuadros, bocetos de murales, primeras ediciones de libros como el llano en llamas, etc.

Cuándo más entrado estaba en mi orgía de “window shopping” voyerista, oh! desgracia… y no exagero. Ante mis ojos una invitación dirigida por Porfirio Diaz a un General del Ejercito, para asistir a Palacio Nacional la noche del 12 de septiembre de 1910, a un baile de gala para conmemorar el centenario del inicio del la Guerra de Independencia. Mi sensación de estar en el paraíso terminó de tajo. Si Pitágoras no era un loco, o yo medio menso, el 12 de septiembre de 1910 eran exactamente 69 días antes de que estallara la Revolución Mexicana. Jamás, lo confieso, había reparado en que la Revolución Mexicana había sorprendido a las instituciones del Estado Mexicano de fiesta. ¿Un baile de gala en Palacio Nacional 69 días antes del estallido de la Revolución Mexicana? Wow¡¡¡ No sé si es porque las 36 semanas que llevo esperando la llegada de mi hijo Emiliano se han ido volando pero caray, 69 días no es nada.

Inevitablemente, regresé al presente y pensé en el futuro inmediato, el bicentenario. ¿Cómo llegamos al bicentenario? ¿Este país es mejor que aquel? ¿Menos hambre? ¿Más oportunidades? ¿Más libertades? ¿Menos mega ricos y menos mega pobres? ¿Más soberanía? ¿Mejor visión de largo plazo? ¿Alguna visión de cualquier plazo?

Cumpliremos 200 años como nación independiente y 100 años de habernos convulsionado para cambiar con:

1.- Decenas de miles de ejecutados por el crimen organizado.
2.- El segundo hombre más rico del mundo y decenas de millones de los más pobres.
3.- El ejército en la calle.
4.- La educación pública y privada de pena ajena.
5.- Ministros de culto predicando sobre asuntos públicos.
6.- El campo muerto y enterrado.
7.- Organismo públicos obesos.
8.- Sufragio universal pero ineficaz para orientar a los representantes en el sentido de la voluntad popular.
9.- Inexistencia o ineficacia de los factores de movilidad social.
10.- Tasas de competitividad vergonzosas.
11.- La más alta tasa de obesidad infantil a nivel mundial.
12.- Monopolios abrumadores.
14.- Corrupción en niveles indignos incluso para los antecedentes conocidos de nuestra clase política.
15.- Secuestros y extorsiones del crimen organizado a ricos y pobres.

Caray… el recuento se hizo tan largo que se me estaba haciendo tarde para la junta que me llevó originalmente a la calle de Varsovia.

Hoy meses después mi preocupación no hace más que crecer. Se da por sentada la mansedumbre del pobre, la inferioridad del diferente y la invencibilidad del Estado.

A lo largo de estos días, cada que desahogo con amigos y familia esta inquietud recibo argumentos que me preocupan aún más; “México es hoy un país con Seguro Social, Universidad Nacional, carreteras y satélites, elecciones libres, ejército leal, sin esclavitud ni tiendas de raya”… pero ¿cuántos tienen seguro social, acceden a la Universidad Nacional o cualquier otra institución de educación superior, cuántos son explotados como verdaderos esclavos, en fin cuántos comen tres veces al día algo que no sean yerbajos arrancados de arbustos? En efecto ya no vivimos tirados por carretas y tenemos satélites, pero ¿no será eso algo más bien propio de la modernidad y no un logro del Estado? Conozco muy poca gente que cree en realidad que su voto moldea en algo, aunque sea poco, su propio destino y el de su país. Y ya de las tiendas de raya ni hablamos, existen créditos de nómina en los que un asalariado recibe con tan solo oprimir un botón en un cajero automático un préstamo por tres meses de su sueldo a tasas de interés cercanas al 70% anual que le cobrarán automáticamente previo a poder disponer de su salario, ¿no era el salario inembargable? Estudiar mucho ya no saca de pobre como antes, los servicios de salud público son tan malos que ningún clase mediero quisiera que su hijo nazca en un hospital público. En fin ¿Dónde carajo está la esperanza para la gente? Con la adolescencia abandoné el sueño de la igualdad lisa y llana pero hasta hoy no me he podido convencer de que la falta de igualdad de oportunidades no es un balazo en el pie incluso para los más privilegiados por el status quo.

El 2010 es una fecha emblemática en muchos sentidos, y no hay que olvidar que los movimientos subversivos tienen siempre componentes románticos y simbólicos propios de personas que deciden abandonar muchas cosas de la vida diaria para perseguir ideales. El bicentenario es una de esas fechas soñadas por la subversión para poder entrar a escena.

A este escenario habrá de sumársele el componente explosivo que constituyen las armas y el dinero del narcotráfico, la transformación de los cuerpos de inteligencia civil en empresas encuestadoras y de espionaje de adversarios políticos, pero sobre todo que hay millones de mexicanos, con hambre, sin salud, sin educación, pero sobre todo sin la esperanza de una vida mejor a través del esfuerzo.

Me reconozco un nostálgico de los ideales de justicia social de la Revolución Mexicana, consciente de sus muchos logros y sus muchos, también, saldos pendientes, para prueba el nombre que le daremos a mi primogénito, pero hoy no quiero dejar de gritar que ojalá y todos esos logros no hubieran requerido la muerte de más de un millón de mexicanos a manos de otros mexicanos. Gritar que, ojalá, el próximo gran viraje social para tratar de corregir el rumbo hacia el faro de los ideales nacionales no requiera otro millón de mexicanos muertos.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

11 comentarios to “El 2010 me da Miedo”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

“Pan y tierra” siguen siendo prioridades en América Latina y el Caribe durante estos 200/100 años. Entonces, qué hemos hecho hasta ahora?

Hola Alex:

Debo decir antes que nada que me identifico contigo respecto a eso de sentir estremecimiento frente a lo que represente pasado, amo la historia y los museos, es como trasportarse en el tiempo, un día debo ir a visitar ese establecimiento de antigüedades.

Por otro lado tu frase “¿No será eso algo más bien propio de la modernidad y no un logro del Estado?” me puso a pensar que tienes toda la razón el progreso no se detiene independiente de la brutalidad de nuestros gobernantes ineptos y ambiciosos porque esos han existido a través de los tiempos y por más que lo han intentado, no han podido parar la evolución.

Saludos y mis mejores deseos para el feliz arribo de Emiliano

La corrupción es y seguirá siendo el lastre de América Latina. Mientras el Estado Mexicano no combata la impunidad los ideales de justicia social sólo estarán plasmados en los libros de la Revolución Mexicana.

Alex, excelente Post, y por sobre todas las cosas, muchas felicidades por Emiliano!
Un abrazo!

Confío en que tu hijo Emiliano Pérez (felicitaciones otra vez) verá un país más parecido al que soñó su tocayo Zapata. Pese a sus lacras actuales considero que el potencial de México es enorme. Pero claro… ¡Hay mucha chamba por delante!

Tu post me devolvió a un delicioso verano en el que recorrí esas calles con nombres de capitales europeas. ¡Qué chido es el D.F.!

Antes que nada, un placerzao volverte a leer. Me gustó la parte de las antigüedades, a mí siempre me han fascinado esos objetos que sobreviven a sus dueños, dan ganas de exprimirlos hasta sacarles la verdad. En lo demás concuerdo totalmente, me parece que el país sigue arrastrando las consecuencias de procesos no terminados, ni la guerra de Independencia era con el fin que su nombre grita, ni estoy demasiado convencido de que podamos aplicar el término “Revolución” al movimiento armado de principios de siglo pasado… Te recomiendo este artículo que seguro acentuará tu indignación con los famosos festejos del Bicentenario: http://www.jornada.unam.mx/2009/09/06/index.php?section=opinion&article=008a1pol
Un abrazo enorme (para tres).

ESTOY DE ACUERDO CONTIGO DESGRACIADAMENTE NO VEO QUE EL CAMBIO QUE ESPERAMOS PUEDA SER SIN VIOLENCIA ESPERO QUE NO SE REPITA EL CENTENARIO TRAGICO. SALUDOS.

vaya resumen licnciado, asi si da mello…andar en mexico….
pero a donde nos vamos???

Sin duda es una invitación a refeccionar: aun así, el 2010 está muy lejos, antes de que llegue deberemos de sobrevivir, al menos, a lo que pretende el Secretario de Hacienda con el paquete económico propuesto, a lo que signifique reducir el gasto público en burocracia (inflado exponencial e irracionalmente en el sexenio de Fox) y ver sus efectos, soportar la crisis de gobernabilidad derivada del nombramiento del nuevo titular de la PGR y a lo que quiso decir el Secretario de Gobernación con su llamado a la reforma política, saber qué debemos de entender por “2% para los pobres” , resistir la toma de posesión de Juanito en Ixtapalapa (nos agravia a todos, no por Clarita, sino por la limitada cultura y calidad política de los ciudadanos del DF y nuestra ignorancia mesiánica) y la de los otros incompetentes Delegados que elegimos los chilangos con mucho juicio, y, desde luego, recibir el ultimo parte de la “guerra” contra el narco (con todo y plan Mérida y la descalificación del estatus de los Derechos Humanos en México) y el ultimo arranque brabucón del Gomez Mont antes de navidad –esto último, sin duda, permítanmelo como premonitorio- .
A pesar de ello, a pesar de que el 2010 nos da miedo, también tenemos: la iluminación del Zócalo de la Ciudad de México (que este septiembre hace palidecer a la de la Eiffel), el Festival Cervantino 2009 en Guanajuato (que celebra a Galileo en el año internacional de la Astronomía), el inicio de la Temporada Grande en la Plaza de Toros México (que traerá al príncipe de Galapagar, José Tomás, y su arte magnífico), la exposición de el Greco en Bellas Artes (que nos ahorra ir al Del Prado) , el equinoccio, las posadas y la Navidad… y el Tequila Don Emiliano, que festeja la llegada del primogénito de nuestro amigo, que seguramente nos llena a todos de felicidad y de esperanzas, de esperanza en que estaremos aquí para remendar lo que hemos hecho mal y las luchas históricas que no hemos dado y, sobre todo, de esperanza en él y en que él pueda aportar más a este país de lo que hemos aportado nosotros.
Un abrazo a los orgullosos padres de Emiliano, y a su estirpe de mexicanos desafiantes.
Luis E.
PD. Lamento no tener más buenas nuevas que la cartelera, y omitir el nuevo bicampeonato de los Pumas, pero así de mal está el panorama.

Me duele decirlo pero va a requerir 30 millones de muertos.

Creo que estas tomando muy en serio las profecías mayas, y esa falsa intelectualidad con la que te afanas mostrar, no explica realmente el mensaje que quieres transmitir. Y te lo voy a demostrar.

¿Sabes con certeza quien dirigió realmente la revolución mexicana, y de que clase social procedía? ¿Te has tomado la molestia de analizar cuál era su personalidad y realmente sus fines?

Si realmente lo sabes, cosa que lo dudo, por tu conclusiòn, entonces es ridículo que sugieras que algun político/figura pública actual quisiera arrogarse el carácter de “revolucionario” se levante en armas, y se dedique a combatir los mismos problemas que tiene el actual grupo de poder, para que despúes de un corto tiempo de lucha, sea asesinado por sus propios comparsas. Y la historia, como sugieres, se vuelva a repetir

¿Quién de todos los valientes que conoces
se atrevería a hacerlo? No creo que te estés refieriendo a ti tampoco

¿No crees que mas bien la historia debe analizarse en su contexto, en lugar de servir de escenario de novelas chaqueteras e ilusiones fantasioasas?

Te recomiendo que la próxima vez que te “animes” a repetir las mismas palabras de algún loco que escuchaste en el noticiero de las 10, te detengas un momento a reflexionar y a cuestionar si efectivamente el mismo contexto de la “historia revolucionaria” se cumple en nuestros días, o solo es un “bonito tópico” para tener algo que decir y parecer interesante en un blog.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: