Vergüenza

Posted on 29 septiembre, 2009. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , |

Eileen Truax/Los Ángeles

El jueves pasado el Senado mexicano ratificó a Arturo Chávez Chávez, ex procurador de justicia del estado de Chihuahua y quien fue nominado por el presidente Felipe Calderón para ser procurador General de la República, el más alto cargo en la procuración de justicia del país, tras la renuncia de Manuel Medina Mora.

Tan pronto se supo la noticia del nombramiento, diversas organizaciones y grupos activistas protestaron airadamente ante lo que se interpretó como una de las decisiones más torpes de la administración actual. Durante su gestión en Chihuahua, Chávez Chávez, quien era el encargado de investigar, esclarecer y castigar a los culpables en el caso de las desapariciones y feminicidios en ese estado, acuñó la frase “las violan y las matan por prostitutas” como explicación a estos delitos. 
 
La Comisión Nacional de Derechos Humanos tiene un expediente abierto sobre Chávez (con el número 44/98) y emitió una recomendación para que se le castigue por la fabricación de culpables y la negativa a investigar. Existen decenas de denuncias formales en las cuales se le señala como el responsable de desapariciones forzadas, y es del dominio público que siendo procurador, Chávez Chávez era un “facilitador” para integrantes del cártel del Golfo.

Estos antecedentes, que generaron cuestionamientos a Felipe Calderón no sólo en México sino también en el extranjero, tanto en voz de organizaciones de defensa de los derechos humanos como a través de los artículos editoriales de algunos diarios, debieron ser suficientes para que el gobierno federal retirara su nominación. Pero si todo esto no bastaba y la necedad y los lazos políticos habían podido más, hubo un evento que tendría que haber dado la vuelta a la moneda: la comparecencia del ex funcionario en el Senado un martes antes de su ratificación, y las inadmisibles respuestas que éste dio a los legisladores que lo cuestionaron.

Durante el careo con los legisladores quedaron en evidencia las carencias que Chávez tiene para desempeñar las funciones de las cuales ahora es responsable; pero por encima de eso, quedó claro que no hay ignorancia suficiente para vetar a un funcionario público cuando los amarres políticos se han realizado con parsimonia y buen cálculo.
 
Aquí, dos fragmentos de la comparecencia, tras la cual, el voto mayoritario del PAN y el PRI le entregó la procuraduría a Chávez en charola de plata. Juzgue usted.

 

Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

El mexicano que le dio la vuelta al mundo en noventa minutos

Posted on 17 septiembre, 2009. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , |

Por Eileen Truax / Los Ángeles, EEUU

Este viernes viví una sensación que no todos los días se puede percibir. El transbordador espacial Discovery regresó a la tierra procedente de una misión y, al momento de su ingreso en la atmósfera, produjo el fenómeno conocido como “sonic boom”: un estruendo provocado por una enorme cantidad de energía auditiva que no sólo se escucha, sino que se siente en el pecho, supongo que porque es donde nuestra caja de resonancia lo permite. Como el Discovery aterrizó en el sur de California, quienes vivimos en esta región lo sentimos clarito.

Tanta fuerza, tanta energía, obligan a pensar: ¿qué habrán sentido los astronautas que venían dentro de la nave? En las últimas semanas los medios de comunicación en México, y los medios en español en Estados Unidos, le dieron gran vuelo a la historia de la tripulación que viajaría en el Discovery debido a que dos de ellos son de origen mexicano. Particularmente se centraron en José Hernández, quien siendo hijo de inmigrantes trabajó en los campos estadounidenses con sus padres. Hernández se convirtió en una figura de horario triple A y la mayoría de los comentadores se refería a él como “el mexicano”.

Pero si bien el logro de Hernández es loable –como lo es el hecho de que haya preservado su español, y que haya exigido que en la documentación oficial de la misión su apellido apareciera con acento, como debe de ser-, durante todas estas semanas yo sentí que hizo falta recordar con el honor que se merece al primer mexicano que, hace casi veinticinco años, salió del planeta en una misión espacial: el doctor Rodolfo Neri Vela.

nerivela

Neri Vela nació en Chilpancingo, Guerrero, y estudió en nuestra gloriosa UNAM. Finalizó sus estudios en México y luego en el extranjero, y trabajaba en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes cuando el gobierno en turno tuvo a bien establecer un convenio con la NASA que terminó en que uno de los nuestros iría a bordo del Transbordador Espacial Atlantis en noviembre de 1985. Ese fue Rodolfo: el primer astronauta mexicano que fue al espacio, y el segundo latinoamericano.

Neri ha escrito varios libros sobre eclipses, estaciones espaciales, satélites y demás, incluidos dos libros para niños. De entre ellos, yo tuve la suerte de toparme con uno, quizá el más personal: Vuelta al mundo en noventa minutos, escrito cuando regresó de la misión espacial. En este libro, con el lenguaje más sencillo y un tono tan carente de arrogancia que parece difícil de creer, Neri habla de su vida personal, de sus inicios en la ciencia, de cómo supo que sería él el encargado de ir a la misión y del entrenamiento que tuvo que recibir. Con mucho detalle narra los detalles que todos nos preguntamos siempre: ¿cómo le hacen para ir al baño? ¿qué comen? ¿cómo duermen? Si un astronauta tiene un sueño erótico en el espacio, ¿tiene una erección? ¿Qué siente un astronauta cuando nosotros escuchamos el “sonic boom”? Cada detalle, narrado con infinita sencillez, presenta a un Neri Vela absolutamente humano, completamente cercano.

Recuerdo incluso un pasaje crudísimo del libro: antes de irse, Neri habló con su novia sobre un posible matrimonio cuando él volviera de la misión espacial. Eso fue en agosto, cuando se iba a su entrenamiento de tres meses. El 19 de septiembre, con el terremoto de 1985, el edificio de Tlatelolco donde vivía la chica fue uno de los que se derrumbó, y ella murió. Recuerdo haber sentido con él la impotencia de no estar en el funeral, porque eso hubiera implicado romper la cuarentena y no viajar al espacio. Recuerdo también la admiración que sentí cuando el tipo narra la manera en que decidió continuar con la misión. Pero sobre todo, recuerdo la humildad y el auténtico asombro con los que el astronauta relata lo que sintió cuando vio nuestro planeta a través de la ventana, cuando nos vio desde allá.

Un poco después de que el libro se publicó, supe que Neri Vela estaría firmando libros en una librería. Por supuesto, llevé el mío. El tipo, con una sinceridad apabullante, me agradeció el hecho de que hubiera comprado y leído su libro. Su dedicatoria fue muy cálida y yo me fui tan contenta; porque oiga usted, uno podrá tener la edad que sea, pero hablar con un astronauta no es cualquier cosa.

Supe que Neri Vela sigue dando clases en la UNAM hasta la fecha. A mí me sorprende que con tanta bola que se le ha dado a José Hernández (merecida, sin duda), los medios no hayan buscado más a nuestro primer astronauta. Me gustaría mucho verlo ahora, escucharlo comparar impresiones, saber qué piensa casi 25 años después; me hubiera gustado escucharlo narrar el momento del despegue de la nave de Hernández o su llegada, y recordar todo lo que se ve y se siente cuando, con alma mexicana, se le da la vuelta al mundo en noventa minutos.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

El 2010 me da Miedo

Posted on 8 septiembre, 2009. Filed under: Alejandro Pérez Corzo -D.F. | Etiquetas: |

Por Alejandro Pérez / Mexico DF

Hace un par de meses, tal vez un poco más, se me hizo temprano (situación en grave peligro de extinción para los habitantes de la Ciudad de México) para una junta de trabajo en la colonia Juárez, zona a la que intelectuales del siglo pasado tuvieron a bien bautizar como “zona rosa”.

Para matar el tiempo caminé no más de treinta metros sobre la calle de Varsovia y me encontré con un establecimiento de antigüedades, muy bien montado, lo que no deja de llamar mi atención en tiempos de emergencia económica cáustica, llamado “Galería Churchill”.

No sé si por un voyerismo galopante, confeso e irredento, o por algún sentido de curiosidad histórica, pero las antigüedades, al menos las que están así de bien presentadas y sistematizadas, me fascinan. Despiertan mis más locas fantasías, echan a volar mi imaginación, me hacen sentir parte de la historia. Quisiera en serio poder comprar media galería. Cuadros, bocetos de murales, primeras ediciones de libros como el llano en llamas, etc.

Cuándo más entrado estaba en mi orgía de “window shopping” voyerista, oh! desgracia… y no exagero. Ante mis ojos una invitación dirigida por Porfirio Diaz a un General del Ejercito, para asistir a Palacio Nacional la noche del 12 de septiembre de 1910, a un baile de gala para conmemorar el centenario del inicio del la Guerra de Independencia. Mi sensación de estar en el paraíso terminó de tajo. Si Pitágoras no era un loco, o yo medio menso, el 12 de septiembre de 1910 eran exactamente 69 días antes de que estallara la Revolución Mexicana. Jamás, lo confieso, había reparado en que la Revolución Mexicana había sorprendido a las instituciones del Estado Mexicano de fiesta. ¿Un baile de gala en Palacio Nacional 69 días antes del estallido de la Revolución Mexicana? Wow¡¡¡ No sé si es porque las 36 semanas que llevo esperando la llegada de mi hijo Emiliano se han ido volando pero caray, 69 días no es nada.

Inevitablemente, regresé al presente y pensé en el futuro inmediato, el bicentenario. ¿Cómo llegamos al bicentenario? ¿Este país es mejor que aquel? ¿Menos hambre? ¿Más oportunidades? ¿Más libertades? ¿Menos mega ricos y menos mega pobres? ¿Más soberanía? ¿Mejor visión de largo plazo? ¿Alguna visión de cualquier plazo?

Cumpliremos 200 años como nación independiente y 100 años de habernos convulsionado para cambiar con:

1.- Decenas de miles de ejecutados por el crimen organizado.
2.- El segundo hombre más rico del mundo y decenas de millones de los más pobres.
3.- El ejército en la calle.
4.- La educación pública y privada de pena ajena.
5.- Ministros de culto predicando sobre asuntos públicos.
6.- El campo muerto y enterrado.
7.- Organismo públicos obesos.
8.- Sufragio universal pero ineficaz para orientar a los representantes en el sentido de la voluntad popular.
9.- Inexistencia o ineficacia de los factores de movilidad social.
10.- Tasas de competitividad vergonzosas.
11.- La más alta tasa de obesidad infantil a nivel mundial.
12.- Monopolios abrumadores.
14.- Corrupción en niveles indignos incluso para los antecedentes conocidos de nuestra clase política.
15.- Secuestros y extorsiones del crimen organizado a ricos y pobres.

Caray… el recuento se hizo tan largo que se me estaba haciendo tarde para la junta que me llevó originalmente a la calle de Varsovia.

Hoy meses después mi preocupación no hace más que crecer. Se da por sentada la mansedumbre del pobre, la inferioridad del diferente y la invencibilidad del Estado.

A lo largo de estos días, cada que desahogo con amigos y familia esta inquietud recibo argumentos que me preocupan aún más; “México es hoy un país con Seguro Social, Universidad Nacional, carreteras y satélites, elecciones libres, ejército leal, sin esclavitud ni tiendas de raya”… pero ¿cuántos tienen seguro social, acceden a la Universidad Nacional o cualquier otra institución de educación superior, cuántos son explotados como verdaderos esclavos, en fin cuántos comen tres veces al día algo que no sean yerbajos arrancados de arbustos? En efecto ya no vivimos tirados por carretas y tenemos satélites, pero ¿no será eso algo más bien propio de la modernidad y no un logro del Estado? Conozco muy poca gente que cree en realidad que su voto moldea en algo, aunque sea poco, su propio destino y el de su país. Y ya de las tiendas de raya ni hablamos, existen créditos de nómina en los que un asalariado recibe con tan solo oprimir un botón en un cajero automático un préstamo por tres meses de su sueldo a tasas de interés cercanas al 70% anual que le cobrarán automáticamente previo a poder disponer de su salario, ¿no era el salario inembargable? Estudiar mucho ya no saca de pobre como antes, los servicios de salud público son tan malos que ningún clase mediero quisiera que su hijo nazca en un hospital público. En fin ¿Dónde carajo está la esperanza para la gente? Con la adolescencia abandoné el sueño de la igualdad lisa y llana pero hasta hoy no me he podido convencer de que la falta de igualdad de oportunidades no es un balazo en el pie incluso para los más privilegiados por el status quo.

El 2010 es una fecha emblemática en muchos sentidos, y no hay que olvidar que los movimientos subversivos tienen siempre componentes románticos y simbólicos propios de personas que deciden abandonar muchas cosas de la vida diaria para perseguir ideales. El bicentenario es una de esas fechas soñadas por la subversión para poder entrar a escena.

A este escenario habrá de sumársele el componente explosivo que constituyen las armas y el dinero del narcotráfico, la transformación de los cuerpos de inteligencia civil en empresas encuestadoras y de espionaje de adversarios políticos, pero sobre todo que hay millones de mexicanos, con hambre, sin salud, sin educación, pero sobre todo sin la esperanza de una vida mejor a través del esfuerzo.

Me reconozco un nostálgico de los ideales de justicia social de la Revolución Mexicana, consciente de sus muchos logros y sus muchos, también, saldos pendientes, para prueba el nombre que le daremos a mi primogénito, pero hoy no quiero dejar de gritar que ojalá y todos esos logros no hubieran requerido la muerte de más de un millón de mexicanos a manos de otros mexicanos. Gritar que, ojalá, el próximo gran viraje social para tratar de corregir el rumbo hacia el faro de los ideales nacionales no requiera otro millón de mexicanos muertos.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 11 so far )

Crisis que camina hacia el sur

Posted on 12 mayo, 2009. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , , , , |

Eileen Truax/Los Ángeles

A seguir flotando de muertito, que la tormenta aún no pasa.

Mientras en Estados Unidos los más optimistas celebran el repunte de las ventas durante el mes de abril y la disminución en las cifras de desempleo, todo indica que en los países latinoamericanos que dependen del envío de remesas desde Estados Unidos, el 2009 será un año difícil.

Durante el 2008 la crisis económica que vio la luz en Estados Unidos tuvo un impacto significativo entre la población inmigrante que envía dinero a sus países de origen; pero en contra de lo que se esperaba, la caída en los envíos de remesas de Estados Unidos a los países latinoamericanos no fue todo lo dramática que se esperaba, llegando únicamente al 2%.

Un informe dado a conocer en días pasados por el centro de estudios Diálogo Interamericano, publicado bajo el nombre “Migración y remesas en tiempos de recesión”, señala que en parte esto se debió a que durante el 2008 los inmigrantes echaron mano de sus ahorros para mantener el ritmo de envío a sus países. Sin embargo en 2009, de acuerdo con las proyecciones realizadas en el mismo documento, serán cerca de un millón los hogares en países receptores que dejarán de contar con este ingreso; cuatro millones de hogares recibirán 10% menos, y en general el monto por remesas podría disminuir hasta en 5 mil millones de dólares, un 7% con respecto al año anterior.

Durante el 2008 los países latinoamericanos recibieron cerca de 69,000 millones de dólares, en contraste con los 64,000 millones que se espera sean enviados durante el 2009. Esta baja se deberá a la pérdida de empleos, a las disminuciones en los ingresos de los trabajadores inmigrantes, pero también a la reducción en el índice de migración, incluyendo las deportaciones continuas que se prevé continúen este año.

Según la información publicada en el informe, sólo 40% de los inmigrantes actualmente desempleados tendrán alguna manera de seguir enviando dinero; por su parte 25% de quienes están empleados dijeron que enviarán en promedio 10% menos que el año anterior.

Tomemos como ejemplo el caso de México, con más de 5 millones y medio de migrantes enviando remesas a su país de origen, las cuales constituyen el 2.47% de su Producto Interno Bruto (PIB). Durante el 2007 los envíos realizados sumaron los 26,075 millones de dólares, y durante el 2008 bajaron a 25,145 millones. Con el descenso estimado, la cifra en 2009 podría descender a los 23,500 millones de dólares.

Sin embargo hay otros países que, careciendo de ingresos por otros rubros como el petróleo o el turismo en el caso de México, tienen una dependencia mayor de las remesas y por ello se verán aún más afectados. Tal es la situación de El Salvador, con más de 800 mil migrantes enviando dinero a su país, para el cual las remesas constituyen el 18.35% del PIB; o como Honduras, con cerca de un millón de migrantes en la misma situación, cuyos envíos conforman el 21.6% del PIB.

En el caso de México, el mayor impacto podría sentirse en el campo. Durante la última década los gobiernos panistas se han jactado de que los programas asistencialistas implementados en las zonas rurales han logrado un escueto descenso en los índices de pobreza extrema registrado en los últimos años. Investigadores y analistas, en contraste, atribuyen la estabilidad de estas zonas a los dólares que llegan del norte a través de las cadenas de envío de dinero.

Si la baja en el envío de remesas es realmente de la magnitud estimada por ésta y otras organizaciones –incluyendo al Banco Interamericano de Desarrollo, que anteriormente había lanzado un pronóstico similar-, es posible que los niveles de pobreza se eleven durante el siguiente año; tal vez entonces el gobierno mexicano decida implementar políticas de inversión en proyectos productivos para que en el mediano plazo estas comunidades dejen de mandar gente hacia el norte para sortear la crisis del sur.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

Pequeños ciudadanos de dos clases

Posted on 24 abril, 2009. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , , |

Eileen Truax/Los Ángeles

 

Conmovedora, la imagen: los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de México, Felipe Calderón, caminaban por una alfombra roja en Los Pinos durante la visita del primero a México el pasado 16 de abril, mientras decenas de niños agitaban banderitas de ambos países y aplaudían, y saludaban al visitante.

Un poco más tarde, mientras Obama daba su discurso, se supo que los niños elegidos para presenciar la llegada del mandatario eran alumnos del Colegio Americano y del Westhill Institute, ambos en la Ciudad de México. Muchos de estos niños son nacidos en Estados Unidos o hijos de padres estadounidenses, por lo cual cuentan con esta ciudadanía. Durante el evento, los niños escucharon el Himno Nacional de Estados Unidos con la mano colocada sobre el pecho, como es la costumbre en este país.

Sin embargo otros niños, también estadounidenses, no tuvieron un sitio de honor durante la visita de Obama. Fueron aquellos que participan en el movimiento encabezado por la activista migrante Elvira Arellano, deportada en 2007, y su hijo Saúl, ciudadano estadounidense; niños y jóvenes en la misma situación, hijos de padres deportados, quienes realizaron una protesta frente a la Embajada de Estados Unidos en México mientras Obama visitaba Los Pinos. 

El grupo, conformado por integrantes de las organizaciones Familia Latina Unida sin Fronteras, Movimiento Migrante Centroamericano, y Nuestros Lazos de Sangre, entregó una carta dirigida a Obama en la cual los niños pidieron que, en nombre de la unidad familiar, cesen las redadas y las deportaciones en Estados Unidos mientras llega el momento de que el Congreso discuta una posible reforma legislativa en materia de inmigración, ofrecida por la propia Casa Blanca hace apenas unos días. 

Un reporte del Pew Hispanic Center dio a conocer a principio de este año que más de 112 mil padres de familia migrantes han sido deportados desde Estados Unidos hacia sus países de origen durante la última década, lo que ha dejado sin un padre, o sin los dos, a más de medio millón de niños estadounidenses.

De acuerdo con datos del Departamento de Seguridad Interna (DHS), 37% de estos padres de familia ya habían sido deportados alguna vez, pero habían reingresado al país ilegalmente para poder estar con sus hijos. Otro reporte, éste realizado en 2007 por The Urban Institute, indica que los niños cuyos padres han sido arrestados durante redadas en centros de trabajo, quedando abandonados en guarderías y escuelas, o al cuidado de familiares y amigos, presentan daños psicológicos y emocionales irreversibles.

El tema de los derechos de los niños nacidos en Estados Unidos a vivir en su nación en compañía de sus padres ha sido largamente debatido. En aras de mantener la unidad familiar, los grupos activistas han exigido que se instauren mecanismos que permitan a los padres indocumentados permanecer en el país, para que los niños que tienen el derecho a vivir en él por nacimiento, no queden fuera del núcleo familiar. Como respuesta, los grupos conservadores han impulsado medidas radicales en el sentido opuesto, buscando que se elimine el derecho a la ciudadanía estadounidense para los hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en Estados Unidos.

Mientras los jaloneos políticos y legislativos siguen su curso, como lo han hecho durante años, estos chicos continúan siendo los afectados. Sus opciones son dos: o permanecer en el país que los vio nacer y crecer, el único que conocen, el que les puede brindar la estabilidad y seguridad a la cual tienen derecho, o renunciar a éste para ir a vivir al lado de sus padres en los países que los obligaron a migrar un día por la falta de oportunidades, y en los cuales, en la mayoría de las ocasiones, la situación es igual o peor que cuando decidieron abandonarlo.

Este último es el caso de la familia Arellano. Tras haber vivido durante 11 años en Chicago, y permanecido durante un año en Santuario, esto es, viviendo en un templo de esa ciudad para evitar ser detenida por los agentes de inmigración una vez girada su orden de deportación, Elvira Arellano decidió salir y fue entonces que la detuvieron. El arresto se hizo en Los Ángeles, en presencia de su hijo; Elvira fue llevada a Tijuana, en donde las cámaras de los medios mexicanos captaron la imagen de esta mujer saliendo sola, en medio de la noche y sólo con lo puesto, por la puerta trasera del país en el que dejó el trabajo de sus años productivos.

Hoy Saúl Arellano, de once años de edad, vive en Michoacán, en donde va a la escuela y trata de adaptarse a un país que lo ha acogido con cariño pero que aún le resulta extraño. Como los otros niños en su situación, Saúl no es bienvenido en las ceremonias oficiales estadounidenses, ni es invitado a agitar banderitas cuando llega Obama.

A diferencia de esos niños de los colegios para hijos de estadounidenses, si Saúl regresa a su país, no puede hacerlo con su madre. Y a diferencia de quienes aplauden a los presidentes caminando sobre alfombras rojas, lo que Saúl y los otros niños presentaron ante ambos gobiernos no fue un aplauso, sino un reclamo de que cualquier negociación entre naciones considere primero el bienestar de todos los niños con doble nacionalidad, independientemente del estatus migratorio de sus padres. Porque en las democracias, se supone, no existen ciudadanos de dos clases.

 

Leer entrada completa | Make a Comment ( 5 so far )

Sarkozy en México : ¿Entre « Midnight Express » y « Scarface» ?

Posted on 22 abril, 2009. Filed under: Manuel Ulloa -París | Etiquetas: , |

Por Manuel Ulloa Colonia / París, Francia

La reciente visita del presidente francés a México provocó en ambos países fuertes polémicas y apasionadas coberturas en los medios de comunicación. Sin embargo, lo que llamó la atención en uno y otro lado del Atlántico no fue exactamente lo mismo, ni fue tratado desde el mismo ángulo.

Dos caminos, una mujer.
Desde luego, el affaire Florence Cassez se convirtió en un tema central de la visita oficial. Tiempo antes del viaje, diversas filtraciones en la prensa y una serie de reportajes con alto rating en la televisión gala, lograron hacer de Florence una suerte de Ingrid Betancourt bis, generando con ello la percepción de que la repatriación de Cassez representaba el principal tema a tratar de Sarkozy. Tan fue así, que nadie se enteró de ningún otro tema de la agenda. Desde la perspectiva del Eliseo, la repatriación de Cassez tenía el potencial necesario para « levantar » la imagen del presidente, venida a menos tras más de un año de conflictos sociales que por entonces tenían en las calles (y los siguen teniendo) a todos los sindicatos, a los universitarios, al sector salud y a la sociedad civil que rechaza el acoso gubernamental a los indocumentados, por citar los más sectores visibles. Un golpe como el de las enfermeras búlgaras rescatadas de « las garras de Kadhafi » no podía ser más que bienvenido en tales circunstancias.

En esos días el tema se discutía por todo París. La Feria del libro de esta ciudad había invitado a una cuarentena de escritores mexicanos y en la efervescencia de una cobertura mediática extraordinariamente volcada a temas mexicanos, no faltaban las discusiones acaloradas en los pasillos oficinas, restaurantes o bares. Invariablemente, los franceses eximían a la carísmática Florence alegando la disfuncionalidad crónica del sistema judicial mexicano (caray, ¿cómo desmentirlos ?) y la ilegalidad del montaje de García Luna-Televisa (no, pues no hay manera). Además de un vago sentimiento de solidaridad con su compatriota, cuyo caso se parecía endemoniadamente al del protagonista de la película « Midnight Express ».

Los mexicanos (aquí me incluyo) argumentábamos con nuestra suspicacia congénita a todo lo que salga de un aparato televisor, que Florence no era la encarnación de la inocencia que la tele francesa se empeñaba en presentar, que habían testimonios de sus víctimas y que siendo la novia de un secuestrador confeso, difícilmente se le puede créer que nunca supo a qué se dedicaba.

Dice Daniel Sada en el título de una de sus novelas : « Porque parece mentira, la verdad nunca se sabe ». El comentario más equilibrado que escuché por esos días fue : « Nadie, ni en Francia ni en México, sabe quién es realmente Florence Cassez ni lo hizo o dejó de hacer ». Sin embargo, la opinión pública de cada país parece haber dado su veredicto. Lo que sí se sabe, es que Genaro García Luna cometió un delito al fabricar parte de las pruebas que tienen a Cassez encerrada por 64 años y él goza de la confianza del presidente y de total impunidad.

Para Cassez se presentan dos caminos : Aceptar su culpabilidad para poder acogerse al Tratado de Estrasburgo o seguir clamando su inocencia contra todo el sistema judicial mexicano y Genaro García Luna. Florence tendrá que tomar pronto una decisión. La comisión binacional que se inventó para el caso está por dar su dictamen en estos días.

Mi casa es tu casa.
No obstante, el tema que en Francia resultó más espinozo del viaje de Sarkozy, en México apenas se mencionó en el país anfitrión. Aquí las diferentes coberturas son muy reveladoras. Me refiero a la estancia de Sarkozy en casa de Roberto Hernández. Un perfecto desconocido para los franceses, quien fue identificado por algunos diarios y cierta prensa en internet como un narcotraficante. « Merde ! » Conociendo el perfil « bling-bling » que con ahínco y esfuerzo se ha labrado Nicolas Sarkozy, de inmediato apareció en el imaginario colectivo la imagen del « Président de la République » pasándoselo bomba con Carla Bruni en una (o varias) de las terrazas de la mansión del « Scarface » local. Con base en información del periodista Al Giordano y su boletín « Narco News », los medios independientes no dejaron de fustigar la desenvoltura de Sarkozy al dejarse invitar por un narcotraficante. En México, al contrario, nada se dice sobre Hernández a este respecto, por lo que se pasea tan respetado y tan campante.

El asunto se complicó cuando el portavoz del Eliseo dijo, acosado por los periodistas, que su gobierno no había pagado un quinto por la estancia de Sarkozy y su esposa en dicha mansión (que cuesta 3,500 USD por noche) ya que fue invitado por Calderón. Para mayores informes, dirijánse al gobierno de México, concluyó. Luego en México, la oposición pregunta al gobierno porque Roberto Hernández anda prestando su casa en una visita oficial y, si la había rentado, con qué dinero se le pagó. La pelotita va y viene y nada se aclara en ningún lado.

Al final, con tanta polémica, el francés promedio retuvo dos cosas del viaje de Sarkozy a México. Por un lado, trató de rescatar a una conciudadana acusada injustamente de secuestro, por el otro, aprovecho el viaje para pasar unos días a toda madre en casa de un narco mexicano.

En Francia, obviamente, nadie le reprocha lo primero. Tuvo razón cuando dijo que « su misión es defender a los franceses en dificultad en el extranjero, sean delincuentes o no ». Dicho sea de paso, a Calderón debe haberle dado vergüenza (es un cálculo optimista) al escuchar lo anterior si recordamos su cobarde actuación en caso de Lucia Morett. Pero volviendo a Sarkozy, lo que sin duda no contribuyó a pulir su imagen fueron sus « narco-vacaciones », lo más mediatizado de su viaje en lo que tocó a su persona.

Epílogo
Franck Berton, el abogado francés de Florence Cassez amenzó, hace apenas unos días, con llevar a Genaro García Luna a la Corte Penal Internacional para que responda por el montaje mediático del que se sirvió para encerrar a su cliente. Si esto ocurre, ¿cuánto tiempo más podrá sostener Calderón a su Secretario de Seguridad Pública ?

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

Crónica de un asalto

Posted on 28 febrero, 2009. Filed under: Invitados | Etiquetas: , |

Por Roberto Garza / Ciudad de México

Como la mayoría de mis días laborales, el pasado viernes 13 salí de la Cineteca a eso de las ocho de la noche, caminé por Real de Mayorazgo y, al llegar a Universidad, descendí por las escaleras de la estación Coyoacán. Los trenes del Metro venían a reventar, mucho más llenos que de costumbre. Aquello era un amasijo de carnes sudorosas en pleno fervor de San Valentín.

Me bajé de ese temascal colectivo en la estación Polanco, jalé aire y seguí mi camino a casa. El plan era tomar un taxi y llegar antes de las 9:00pm para ir con mi esposa a recoger a nuestra hija, que había pasado la tarde en casa de una amiga.

Al pisar la banqueta de Horacio hice una pausa. Miré mi reloj: 8:35pm. Me quité los audífonos del iPod, toqué con la mano mi cartera –que siempre traigo en la bolsa trasera del pantalón– y revisé el celular. Todo en orden.

Al echar un vistazo hacia la calle, sobre la concurrida avenida Horacio y justo enfrente de las escaleras del Metro, apareció un reluciente vocho-taxi, pero no de los verdes con blanco, sino pintado de oro y cereza, tal como los nuevos que andan circulando con autorización del gobierno local desde hace unos meses.

Casi todos los días me muevo en taxi y nunca antes había visto un vocho pintado de esos colores, como a la fecha no he visto uno blanco y rojo, tipo los marca Tsuru que circulan por toda la ciudad. Dudé un segundo, o tal vez dos, pero la asociación mental de los colores “oro y cereza” con el concepto “seguridad” me encaminó en automático hacia la puerta del auto.

“¿Está libre?”, pregunté desde afuera. El chofer –un común y corriente de unos treinta años, delgado, tez morena, ojos cafés y cabello oscuro corto– me miró de reojo y asintió con un leve movimiento de cabeza. Tomé asiento, lo saludé y le indiqué el camino que debía seguir, el mismo que he recitado de memoria a un sinnúmero de taxistas desde hace varios años.

Mientras avanzábamos, al detenernos en la fila del semáforo de Horacio y Moliere, de súbito se metieron dos tipos al carro. Nos cayeron por sorpresa y se clavaron en cuestión de segundos. Mi reacción (reflejo/susto) fue gritar y patalear: “¡No, no, no, por favor!” El primero en subir, un gordo fortachón, me leyó la cartilla: “¡Cállese cabrón o lo mato!” dijo enfurecido, al tiempo que me recetaba un gancho derecho en la cabeza, tan bien colocado que mis lentes salieron disparados.

Me sometieron en menos de dos minutos. Iba sentado entre los dos, callado, con las manos abiertas sobre los muslos, la cabeza derecha y los ojos cerrados. Como conozco bien estos rumbos, sé que dimos vuelta a la derecha en Moliere y luego tomamos Ejército Nacional y después Río San Joaquín con dirección al Circuito Interior.

La complicidad del chofer era evidente. El gordo dizque lo amenazaba: “A ver tú, un cambio de luces o cualquier pendejada que hagas, no te la vas a acabar.” Y luego le daba un zape medio contenido. Según esto, el gordo le iba diciendo por donde irse, pero al cabo de unos minutos, mientras me basculeaban e interrogaban, el taxista dio un par de vueltas sin que le dijeran nada. El chofer, no tengo la menor duda, es parte de la banda.

En cuestión de diez o quince minutos, el otro asaltante, el que estaba sentado a mi derecha, ya tenía un inventario de mis pertenencias. Me habían quitado la mochila, el reloj, el iPod, el celular y la cartera. Sabían mi dirección y teléfono de casa, tenían mis llaves, agenda y fotos de mi esposa e hijos. La situación pintaba horrible: a mi izquierda un gordo violento que decía traer pistola; y a la derecha, un tipo con mi vida en sus manos. Me sentí tan vulnerable como un pez fuera del agua. Estaba aterrado y al mismo tiempo en un estado de alerta máxima por tanta adrenalina.

Cada uno de los rateros cumplía un rol premeditado: el chofer fingía demencia, el gordo amedrentaba y el tercero comandaba el atraco: “A ver, Roberto, tienes tres tarjetas; quiero los nips, y más vale que sean los correctos.” La palabra “nips” me sacudió. Apreté fuerte los ojos, que debía mantener cerrados todo el tiempo, en señal de preocupación. Me sabía los nips de las de débito pero no el de la tarjeta de crédito, la cual nunca he utilizado para sacar dinero del cajero.

“¡Los niiiips, cabrón!”, presionó el gordo. Decidí hablar con la verdad: miren, gano equis cantidad, en esta tarjeta hay tanto, en esta otra nada y la de crédito tiene a lo mucho doscientos pesos disponibles. El gordo quiso refrescarme la memoria a base de codazos, pero el de la derecha se dio cuenta de que estaba diciendo la verdad. Unos minutos después me devolvió la cartera con mis identificaciones, papeles y la tarjeta de crédito, la cual me pidió que tocara con las yemas de mis dedos y frotara en el pantalón.

Pasó una media hora desde que me privaron de libertad hasta que el taxi se detuvo, supongo que afuera de algún centro comercial, para que el tipo que estaba a mi derecha se bajara a ordeñar las tarjetas. Tan pronto quedamos tres en el coche, el gordo se pasó al lado derecho del asiento y me mandó a la esquina izquierda, detrás del chofer. “Los ojos cerrados, las manos abajo y voltea como si estuvieras platicando conmigo”, me dijo.

Así me trajeron un rato hasta que sonó su celular. “¿Ya estuvo?… órale!” El gordo colgó y de inmediato me dijo: “Tranquilo, mi Rober, ya mero te vas con tus hijos.” Sin seguir indicaciones de nadie, el chofer dirigió el taxi hasta el punto donde finalmente me botaron. “Te vas a bajar con los ojos cerrados y vamos a caminar dos cuadras hasta donde está una camioneta. Ahí termina mi chamba. Esos cabrones te van a estar checando, así que no hagas ninguna pendejada, ¿de acuerdo?”

El gordo me encaminó hasta la esquina y se colocó detrás de mí: “Abre los ojos y no voltees ¿Ves la camioneta?” En la calle había como tres camionetas, así que moví la cabeza de forma afirmativa. “Bueno, cuando llegues a la esquina das vuelta a la izquierda y te vas todo derecho. Y abusado, cabrón, que te van a seguir.”

Me dejaron en la calle Bahía de Corrientes de la colonia Verónica Anzures, en la fallida delegación Miguel Hidalgo. Entre los bienes que no me quitaron había una tarjeta telefónica que fue mi salvavidas. Caminé dos cuadras hasta Bahía de Chachalacas y reporté las tarjetas en el primer teléfono que vi. Quince minutos después me rescató mi cuñado (¡mil gracias, Raúl!).

Llegué a casa sin un peso, vapuleado, atracado, jodido, pero ahí estaba la familia, a pié de cañón para reconfortarme. Saberme acompañado, querido, me tranquilizó y levantó los ánimos. Sin embargo, el enojo y la decepción no me los quita nadie. Me enoja que me hayan robado lo que tanto trabajo me cuesta ganar; y me decepciona enormemente saberme gobernado por una bola de ineptos. Por ello, quiero rematar esta crónica de viernes 13 con una andanada de zapatazos dirigida a los encargados de la seguridad pública de este maravilloso país. Su eficiencia casi me deja helado.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

Sin padre, sin madre, nomás con lo puesto

Posted on 28 noviembre, 2008. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , , |

Eileen Truax/Los Ángeles

 

Cualquiera se puede horrorizar con la imagen: niños de seis, de ocho, de once años, siendo detenidos en un país extraño, sin dominar el idioma, sin ninguna compañía, llevando nomás lo puesto. Criaturas que tras enfrentar un supuesto proceso de repatriación de Estados Unidos a México, son abandonadas apenas cruzan la frontera.

La historia de terror que de vez en cuando sale publicada en los periódicos está ocurriendo con más frecuencia de la que quisiéramos. Cada año son detenidos en Estados Unidos más de 40 mil niños indocumentados que se encuentran lejos de su país de origen solos, sin sus padres o sin un tutor a cargo de ellos. Si bien algunos buscan reunirse con sus familias, muchos de ellos tratan de llegar a Estados Unidos huyendo de la violencia en sus países, de la esclavitud sexual o de la pobreza. Pero en el proceso de detención y repatriación, estos niños en ocasiones enfrentan situaciones que no son mucho mejores de aquellas de las que buscan escapar.

Un reporte recién publicado por el Center for Public Policy Priorities (CPPP), titulado “Un niño solo y sin documentos”, ofrece una revisión al proceso por el cual los niños que se encuentran solos en Estados Unidos son detenidos, trasladados y repatriados, e identifica irregularidades que ponen en riesgo la integridad de los menores. En teoría, de acuerdo con los convenios internacionales, un menor de edad que es detenido indocumentado debe ser repatriado; es decir, al momento de ser devuelto a su país no puede ser simplemente dejado en territorio nacional, como se hace con los indocumentados que son deportados, sino que debe ser entregado a los padres, tutores, o a alguna autoridad.

Sin embargo el estudio de CPPP encontró que en este proceso las condiciones suelen ser altamente peligrosas para los menores. Con frecuencia son dejados del otro lado de la frontera en medio de la noche y en puntos que no constituyen puertos oficiales de entrada, sin ser entregados en custodia. Las repatriaciones con frecuencia se realizan sin considerar si el niño estará regresando a un entorno que ponga su vida en peligro.

Otro documento, éste publicado recientemente por un grupo de trabajo del Congreso mexicano, reporta que 90 mil niños de esta nacionalidad fueron deportados de Estados Unidos a México durante los primeros siete meses del 2008. De ellos, un 15%, cerca de 13 mil 500, se quedaron viviendo en la franja fronteriza del lado mexicano sin ningún tipo de protección gubernamental. Los que corren con mayor suerte son atendidos por instituciones religiosas o no gubernamentales.

Aunque las cifras de ambos reportes no cuadran del todo, quienes han denunciado el problema desde hace años coinciden en que los menores que quedan abandonados a su suerte se cuentan por millares; y aunque durante los últimos años el gobierno mexicano ha realizado esfuerzos notables para asegurar que los menores que llegan a México solos puedan ser recibidos adecuadamente y reintegrados a sus comunidades de origen, el problema rebasa las herramientas con las que se cuenta hasta hoy.

Si bien en los puertos de entrada concurridos la entrega formal de los menores a una autoridad suele ser la norma, todavía existen puntos en la frontera en los que las deportaciones ocurren sin regulación. Uriel González, coordinador de la Casa YMCA de Menores Migrantes en Tijuana, considera que el problema se registra en ciudades que por su ubicación geográfica o por su baja densidad demográfica no cuentan con organizaciones civiles o con programas para la atención de estos menores. El activista estima que de los más de 35 mil menores que cruzaron la frontera de Estados Unidos hacia México solos en 2007, entre un 50% y un 60% fueron atendidos entre los sistemas municipales y las organizaciones de la sociedad civil. El otro 40% queda a su suerte: entre 10 y 15 mil niños que no reciben atención debido a la falta de infraestructura o de redes de atención a menores migrantes.

En estas condiciones los menores se exponen a cualquier tipo de abuso, tanto por parte de las autoridades como de las redes de tráfico de personas o de explotación sexual infantil. Cuando llegan a pedir auxilio, no siempre hay quien se los dé a cambio de nada.

Otro problema es que muchos de estos chicos buscan llegar a Estados Unidos para trabajar, de manera que aunque sean recibidos en casas de migrantes, pronto escapan para intentar cruzar la frontera nuevamente. Recientemente se dio a conocer que de los menores repatriados por el estado de Sonora en 2007, 70% declaró haber migrado en busca de trabajo, principalmente en la agricultura, albañilería y construcción. En estas condiciones, es común que los chicos traten de cruzar otra vez a como dé lugar.

El estudio de CPPP citado al inicio de este artículo encontró que, además de las deficiencias en el proceso de repatriación, la autoridad estadounidense carece de lineamientos claros sobre los estándares mínimos bajo los cuales el menor debe ser tratado cuando es detenido. Los menores entrevistados en el estudio reportan maltrato por parte de autoridades de inmigración; falta de acceso a agua, comida, una cama y una cobija, ventilación adecuada o atención médica; negativa para tener contacto con la familia, traslado en condiciones inseguras y uso de esposas, entre otras. Un niño dijo haber estado encadenado a un baño en espera de ser transferido, mientras que varios dijeron haber sido víctimas de burlas por parte de los agentes. Con frecuencia los niños no tienen acceso a apoyo legal y no conocen sus derechos, además de que se les priva del contacto con su consulado.

Cuando los regresan a México muchos ya saben dónde localizar a un “pollero” que los cruce. En algunos casos los menores no tienen un punto de contacto en el norte; van porque saben que algún familiar está allá, pero carecen de los datos adecuados. Algunos, a sus quince, dieciséis, diecisiete años, ya están casados; la desesperación se duplica ante la necesidad de sostener a una familia. Pero el panorama no deja de ser aterrador, porque en todos los casos, siguen siendo niños, en un país extraño y viajando sólo con lo puesto.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

POEMA A SERRANO LIMÓN, DEDICADO A LA MEMORIA DE CARLOS ABASCAL QUE SE MURIÓ Y LUEGO RESUSITÓ

Posted on 23 noviembre, 2008. Filed under: Invitados | Etiquetas: , , |

Por Fernando Rivera Calderón / Ciudad de México

HOY VOY A HABLAR DE SERRANO LIMÓN
EL QUE DESDE NIÑO TE VEÍA Y TE ECHABA UN SERMÓN
SI TE VEÍA CHUPANDO, ÉL TE LA HACÍA DE JAMÓN
Y SUS AMIGOS DECÍAN:
¿POR QUÉ SERÁ TAN MAMÓN?
¿SERÁ POR LA RELIGIÓN?
¿PORQUE CREE QUE LA CONCIENCIA ES UN CONDÓN
QUE TE PROTEGE DE TENER UNA ERECCIÓN
CUANDO ESTÁS EN ORACIÓN?

¿POR QUÉ DICE QUE ES MALA LA MASTURBACIÓN?
SI MANUELA NOS CONSUELA Y NOS DA SATISFACCIÓN
¿ACASO NO TUVO SUERTE
CON EL PASO DE LA MUERTE
Y SE PROVOCÓ UN TORZÓN?

¿QUIÉN LE DIJO QUE EL SEXO ES UN PECADO QUE NO TIENE PERDÓN?
QUIÉN LE DIJO QUE LO GAY SE QUITA COMO SI FUERA UN SARAMPIÓN?
¿QUÉ CLASE DE SER HABITA CONFINADO EN SU CALZÓN…
REPRIMIDO, CABIZBAJO Y CIERTAMENTE PELÓN
QUE SE ASOMA ESTRICTAMENTE PARA LA REPRODUCCIÓN?
EN EL FONDO…
POBRE SERRANO LIMÓN
NO SABE LO QUE ES ENTREGARSE AL REVENTÓN
NO SABE LO QUE ES CRUZARSE CON COCAÍNA, MOTA Y RON
HASTA QUE PIDES PERDÓN
CREE QUE NOMÁS PA DORMIR ES EL COLCHÓN
Y NUNCA LE ECHA MAYONESA AL CAMARÓN
TAL VEZ, TAL VEZ JAMÁS HA DADO UN ARRIMÓN

EN SUS NOCHES ÉL SE DUERME ENTRE REZO Y VELADORAS
EN SUS SUEÑOS SÓLO HAY PITOS Y VAGINAS VOLADORAS
FRANCO Y HITLER ENCUERADOS VAN CANTANDO UNA CANCIÓN
Y LE PICAN SU COLITA Y LE DAN SU BENDICIÓN

IMAGÍNENSE EL DÍA QUE A ESTE GUEY LE CAIGA EL VEINTE
Y SE ENTERE QUE ES UN PINCHE FANÁTICO INCLEMENTE
TAL VEZ DE ARREPENTIMIENTO ÉL SE QUIERA MORIR
O TAL VEZ DE ESE CLÓSET SE ANIMARÍA POR FIN A SALIR

IMAGÍNENSE EL DÍA EN QUE MUERA ESTE SEÑOR
Y SE PARE FRENTE A FRENTE ANTE EL ALTO SER DIVINO
POR HABER CREADO EL SEXO, A LA MUJER Y AL VIBRADOR
DE SEGURO AL MISMO DIOS ACUSARÍA DE COCHINO

EN EL CIELO DE LIMÓN
HAY PRISTINAS NUBES BLANCAS
TODO EL TIEMPO HAY ORACIÓN
Y QUERUBINES CON TANGAS

NO QUISIERA SER GROSERO
NI LEVANTARLES LA VOZ
PERO ESTE GUEY NO ES VOCERO
ES UNA BROMA DE DIOS

Leer entrada completa | Make a Comment ( 1 so far )

Periodistas mexicanos hacen el perfil de un activista conservador

Posted on 17 noviembre, 2008. Filed under: Invitados | Etiquetas: , |

Por Deborah Bonello y Cecilia Sánchez (vean el artículo original en inglés del diario californiano Los Angeles Times aquí).

Resultó ser una presentación literaria fuera de lo común. En el evento, que debía comenzar a las 5 de la tarde del jueves en la colonia Roma de Ciudad de México, los autores Salvador Frausto y Témoris Grecko (ambos periodistas) debían presentar su perfil de Jorge Serrano Limón, el más prominente líder católico fundamentalista y antiaborto.

Pero cuando llegamos, los asistentes esperaban fuera del teatro, en la acera. “No hay luz”, decían encogiéndose de hombros. Eso no es raro en ciudad de México, salvo que la electricidad normalmente se va en manzanas enteras. En esta ocasión, la luz sólo se fue en el Centro Cultural El Foco, donde se realizaría el acto.

Los organizadores hicieron bromas sobre que se trataba un sabotaje. Amigos de los autores informaron que los cables habían sido cortados deliberadamente.

Pero eso no nos desanimó. A eso de las 5 y media, todos entramos en el edificio con cuidado, guiados con velas hasta nuestros lugares y nos sentamos en la oscuridad.

“Serrano Limón es un fundamentalistas que cree que el mundo moderno está mal”, afirmó Roberto Blancarte, un profesor e investigador del Colegio de México y especialista en religión. Los organizadores estaban sentados frente a un telón negro sobre el que había una cruz de madera.

Y entonces, mientras hablaba Blancarte, la luz retornó. Una lámpara iluminó a los presentadores, partiendo la oscuridad como un rayo celestial. La audiencia aplaudió.

“Él epitomiza a la derecha. Resume un fenómeno mucho mayor”, dijo Blancarte. “El vocero de Dios. Jorge Serrano Limón y la cruzada para dominar tu sexo, tu vida y tu país” es una mirada en profundidad hacia la vida del activista que, de acuerdo con los autores, “ha tenido influencia sobre la esfera pública durante los últimos 20 años”.

La retórica de Serrano Limón descansa en las tradiciones católicas más conservadoras. Es un católico devoto que asegura servir a Dios. En cierto momento consideró volverse sacerdote, pero optó por la vida matrimonial.

Frausto y Grecko informan que se ha opuesto a obras de teatro y exhibiciones de arte, se ha enfrentado a legisladores y directores de cine, y plantado en oposición al uso de condones, la píldora del día siguiente y la legalización del aborto.

Ciudad de México es la única parte del país en la que el aborto es legal. Serrano Limón estuvo este año al frente de una campaña antiaborto para revertir la legislación de abril de 2007 que despenalizó el procedimiento en la capital de México.

Blancarte dijo: “El problema es cuánta resonancia tiene con mucha gente”.

Para mucha gente, Serrano Limón es un fanático religioso y moralista. En 2005, él fue acusado de desviar fondos públicos en un incidente que fue conocido como el “escándalo de las tangas”. Su organización, Provida, fue multada con 13 millones de pesos por gastar dinero público en relojes caros y ropa interior femenina.

Pero el activista conservador tiene amplias bases de apoyo en partes de México, al igual que la Iglesia Católica Romana y las tendencias más conservadoras del Partido Acción Nacional del presidente Felipe Calderón.

Aunque Serrano Limón no estaba ahí para defenderse ayer por la noche, los autores nos dijeron que ya ha leído el libro. Sus seguidores produjeron el siguiente video en respuesta, donde él dice que es un hombre auténticamente feliz que ama a su esposa, sus hijos y su trabajo. Se describe como un hombre común, como cualquier otro, con errores, pero alguien que ha tomado la decisión de defender sus ideales.

“El vocero de Dios. Jorge Serrano Limón y la cruzada para dominar tu sexo, tu vida y tu país” fue publicado por el sello Grijalbo de Random House Mondadori.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 1 so far )

« Entradas anteriores

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...