Archive for 19 agosto 2009

Aquel 23 de agosto de 1989

Posted on 19 agosto, 2009. Filed under: Invitados |

Por Domingo Lilón / Pécs, Hungría

En su libro La democracia después del comunismo (Alianza Editorial, Madrid, 1993), Giovanni Sartori empieza su obra con la siguiente cita de Martin Malia: “Nada nos ha asombrado más del comunismo que el modo en que ha salido de la historia”. Unos muy pocos años antes, la idea del colapso del “socialismo real” era más que atrevida, incluso impensable: “[…] qué ocurriría en el mundo si la comunidad socialista desapareciera. […] si eso fuera posible –que no lo creo posible”– decía Fidel Castro en un discurso en Camagüey el 26 de julio de 1989 (Granma, 6 de agosto de 1989). Ésto a pesar de los acontecimientos que tenían lugar en la URSS y los países de la entonces Europa del Este durante ese 1989: mesa redonda de negociaciones entre el Gobierno, la oposición y la Iglesia en Polonia, legalización de Solidaridad; transición hacia el multipartidismo en Hungría; evacuación de las tropas soviéticas de Afganistán, elecciones legislativas en la URSS con la participación de varios candidatos; conflictos en Yugoslavia y un largo etcétera.

En primavera de 1989 Mijail Gorbachov visitó Cuba. En su discurso ante la Asamblea Nacional del Poder Popular el líder soviético hizo alusión a los nuevos vientos que soplaban en la Europa del Este y la URSS: “¿Por qué en el cosmos hacemos milagros, mientras que en la vida cotidiana no garantizamos en ocasiones lo más imprescindible? ¿En qué radica la causa de que, a la par con los grandes logros en una serie de importantes direcciones, nuestro movimiento de avance se tornó lento? ¿Y cómo, finalmente, ocurrió que en la sociedad surgieran fenómenos de corrosión moral, apatía y egoísmo, ajenos al socialismo?” En parte porque, según las mismas palabras de Gorbachov, se subestimó “[…] la importancia de los intereses inmediatos de las personas, de su iniciativa e independencia”. Precisamente esto último era lo que caracterizaba el fantasma de los cambios que rondaba en Europa del Este. El problema era que tanto en Occidente como en el “Este” se tenía la convicción de que estos cambios tenían que darse primero en la URSS. El mismo Gorbachov así pensaba: “[…] de cómo marchen en nuestro país las cosas, dependerá mucho la autoridad internacional del socialismo y su influencia sobre el desarrollo de los procesos en el mundo” (Granma, 9 de abril de 1989). Y sin embargo…

Los cambios que originaron grandes transformaciones en el campo socialista y que contribuyeron a su colapso se dieron en Europa del Este. Muchos fueron éstos. Entre ellos, los tenido lugar en Hungría aquel agosto de 1989, hace ya dos décadas. Desde la primavera de 1989 se empezó a notar un aumento (15%) del número de ciudadanos de la República Democrática de Alemania (RDA) en Hungría (de una media anual de unos 1,5 millones de alemanes orientales que visitaban Hungría). Entre el 1 y el 17 de agosto de aquel 1989 más de 1,100 alemanes orientales habían logrado traspasar la frontera austro-húngara y de allí trasladarse a la República Federal de Alemania (RFA). Su llegada era transmitida en los medios de comunicación. Aún más, los recién llegados invitaban a sus compatriotas a seguir dicho ejemplo. Esta situación conllevó al arribo de miles de alemanes orientales a Hungría. El 19 de agosto se celebró el llamado Picnic Paneuropeo durante el cual se abrió, simbólicamente, la frontera. Muchos alemanes orientales lo aprovecharon para pasar a territorio austriaco. Hasta que el domingo 10 de septiembre de 1989, el entonces ministro de Exteriores húngaro, Gyula Horn (más tarde primer ministro, 1994-1998), en un programa de televisión anunció que el Gobierno húngaro iba a abrir su frontera con Austria para los ciudadanos de la RDA. La noticia corrió y ya ese lunes 11 de septiembre 5,100 alemanes orientales habían pasado la frontera; el martes 12 ya eran 10,500. En un día. En total fueron unos 60,000 alemanes orientales que en cuestiones de días pasaron de Hungría a Austria. Para llevar a cabo ésto fueron necesarios otros acontecimientos: el 23 de agosto caía, en un confuso accidente, la última víctima de esa política del Telón de Acero. Ya con anterioridad, las autoridades húngaras habían dado órdenes a su guardia fronteriza de no hacer uso de la violencia contra aquellos ciudadanos de la RDA que intentaban traspasar la frontera. Una causa directa de esta actitud del Gobierno era la adhesión de Hungría a la Convención de Ginebra sobre Refugiados que entró en vigor el 12 de junio de 1989. Además, el 31 de agosto de 1989, el ministro Horn hacía saber en Berlín a la dirección de la RDA que Hungría iba a permitir el paso de los alemanes orientales en su camino hacia Austria para alcanzar sus “intereses inmediatos” a los que hacía alusión Gorbachov.

El resto lo conocemos… El 1989 concluyó con un encuentro histórico entre Mijail Gorbachov y el papa polaco Juan Pablo II, con la dimisión de Husak en Checoslovaquia y de Krenz en la RDA, con la ejecución de Ceaucescu y su esposa Elena en Rumania y con la elección de Havel como presidente de Checoslovaquia. La URSS tendría que esperar un par de años más para ver la caída de Gorbachov y del “socialismo real”.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

El “¡sí se puede!” de Raúl Castro

Posted on 11 agosto, 2009. Filed under: Domingo Lilón -Pécs, Hungría | Etiquetas: |

Por Domingo Lilón / Pécs, Hungría.

Todos sabemos del impacto y la influencia del “Yes, we can” del presidente Obama. Mas, grande fue mi sorpresa al leer un “¡sí se puede!” en un reciente discurso del presidente cubano Raúl Castro (Holguín, 26 de julio de 2009). Al igual que Obama en su momento, Raúl Castro llama a los cubanos a “vencer todas las dificultades, por grandes que sean”, dificultades ocasionadas por los efectos de la crisis económica mundial, pero también por la mala política económica del régimen.

La anterior temporada ciclónica afectó enormemente a Cuba, a tal punto que las pérdidas estipuladas por el Gobierno la sitúan en alrededor de “10,000 millones de dólares, el equivalente al 20% del Producto Interno Bruto”. Igualmente, la crisis económica afecta la economía cubana que ha visto reducir sus ingresos por concepto de turismo (debido a la tasa de cambio). A ello habría que agregarle los enormes gastos por concepto de importación de alimentos (según fuentes, Cuba importa un 60% de los alimentos que consume, lo que significa un gasto de unos 2,000 millones de dólares). Sobre este problema, Raúl Castro fue muy explícito en su discurso del 26 de julio pasado: “[…] es un tema de seguridad nacional producir los productos que se dan en este país y que nos gastamos cientos y miles de millones de dólares -y no exagero trayéndolos de otros países.”

Sobre este “problema de seguridad nacional”, Raúl Castro centró una gran parte de su discurso en Holguín, apelando a los cubanos a “la imperiosa necesidad de volvernos hacia la tierra, hacerla producir más”. En el 2007, “[…] casi la mitad del área cultivable estaba ociosa o deficientemente explotada. Llamamos en ese momento a generalizar con la mayor celeridad posible y sin improvisaciones cada experiencia de los productores destacados del sector estatal y campesino, y estimular la dura labor que realizan, así como solucionar definitivamente los dañinos impagos por el Estado en el sector. […] Volando, sobre todo en helicóptero, a lo largo y ancho del país, a veces ordeno al piloto desviarse y darle una vuelta a cualquier poblado, ciudad, etcétera. Puedo asegurarles que en la mayoría de todos sobra tierra y de buena calidad, pegada a nuestros patios, que no se cultiva; y por ahí es por donde se está haciendo un plan para avanzar, con cultivos intensivos, poniéndoles riego donde sea posible que exista agua y que existan los recursos para ponerlo. Si un día faltara el combustible en este mundo tan cambiante y alocado, que la comida la tengamos cerca, que la podamos traer en un carretón con caballos, con un buey o empujándola por nosotros mismos.”

Precisamente en este aspecto es donde podemos ver algunas novedades en la gestión de Raúl Castro frente a los problemas de la economía cubana: “¡La tierra está ahí, aquí están los cubanos, veremos si trabajamos o no, si producimos o no, si cumplimos nuestra palabra o no! No es cuestión de gritar Patria o Muerte, abajo el imperialismo, el bloqueo nos golpea y la tierra ahí, esperando por nuestro sudor. A pesar de que los calores son cada vez mayores, no queda más remedio que hacerla producir. […] Tierra que no sirva para producir alimentos, debe servir para sembrar árboles que es, además, una gran riqueza. Y quien les habla ha experimentado durante muchos años, y sobre todo en los últimos años, sembrando pequeños bosques, y he tenido el placer y la satisfacción de verlos crecer, y según el tipo de árbol, a veces en cinco años ya he formado un pequeño bosque con varios cientos de diferentes tipos; pero cada vez que hablamos del tema se aparecen los funcionarios del Ministerio de la Agricultura -del actual y de todos los demás anteriores ministros de Agricultura- con un listado interminable de millones de pesos o divisas solicitados para la tarea que se asigna, y si no aparece una bolsita de nailon no se puede sembrar. Yo no sé con qué diablo nuestros abuelos sembraban árboles, y por ahí están, y estamos nosotros comiéndonos los mangos que sembraron ellos.”

En su discurso de Holguín, Raúl Castro apela tanto a la actitud que se debe tener ante el buen uso y cultivo de la tierra, así como a la actitud en cuanto a la gestión por parte de los organismos de lugar. Es decir, toda una transformación, de cuerpo y de espíritu, ante la realidad cubana. Sobre ello matizaría en su discurso del 1 de agosto al decir que “[…] Son muchas las necesidades y hay que saber priorizar las principales. Su solución dependerá de que trabajemos más y mejor. Lo que sí debemos desterrar definitivamente es la irresponsable actitud de consumir sin que nadie o muy pocos se preocupen de cuánto cuesta al país garantizarlo y sobre todo si puede realmente hacerlo.”

En su discurso ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, del 1 de agosto de 2009, Raúl Castro fue mucho más explícito respecto a la actual situación cubana. Además de mencionar de forma más detallada los problemas de la economía cubana, admitió que para el 2009 “pensábamos crecer un 6%, ya en abril, cuando nos vimos obligados a realizar el primer ajuste del plan, rebajamos nuestra expectativa al 2,5% y hemos constatado que en el primer semestre, el crecimiento del PIB ha sido de un 0,8%. A pesar de ello, calculamos que terminaremos el año en el entorno del 1,7%.”

En ese mismo discurso volvió a los problemas arriba mencionados: “Hemos sido consecuentes con la necesidad de ajustar los gastos en correspondencia con los ingresos. No soy economista, ni me ha correspondido en los años de Revolución dedicarme a los detalles del desarrollo de la economía, pero parto de la lógica de que, como ya dije en la pasada sesión del Parlamento, nadie, ni un individuo ni un país, puede gastar indefinidamente más de lo que ingresa. Dos más dos siempre suma cuatro, jamás cinco. Hoy añado, como expresé hace tres días en el Pleno del Comité Central, que en las condiciones de nuestro socialismo imperfecto, a causa de insuficiencias propias, muchas veces dos más dos da como resultado tres.”

Naturalmente, estas alocuciones al pueblo cubano no significan un cambio radical del régimen. Raúl Castro lo deja muy claro en su discurso del 1 de agosto: “A mí no me eligieron Presidente para restaurar el capitalismo en Cuba ni para entregar la Revolución. Fui elegido para defender, mantener y continuar perfeccionando el socialismo, no para destruirlo.”

En un artículo publicado en Foreign Policy, Susanne Gratius escribe que “la transición de Castro a Castro representa un cambio. Transformó un régimen autoritario carismático en un régimen autoritario burocrático”, agregando que “la salida de Otto Rivero representó el fin de la campaña ideológica de la Batalla de las Ideas y, con ello, del Fidelismo. El régimen se dirige, cada vez más, hacia un autoritarismo burocrático que recuerda los últimos días del PRI [en México], pero con el ingrediente militar ruso.” (http://www.fp-es.org/apertura-y-cierre-de-cuba)

Será, acaso, el determinante “¡Sí se puede!” o el tímido “¿Sí? ¿Se puede?” O, tal vez, una jugada más de esa política de “Apertura y cierre de Cuba” de la que Susanne Gratius escribió.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

Sirva a la patria y deséchese: el reclutamiento de indocumentados en el ejército estadounidense

Posted on 6 agosto, 2009. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , |

Eileen Truax/Los Ángeles

 

En días pasados me tocó cubrir una historia que me dejó atónita. Ekatherine Bautista, soldado del ejército estadounidense, sirvió a esta institución por siete años. Durante ese tiempo estuvo un año en el frente de batalla en Irak y fue asignada a misiones en Francia y Alemania. Su récord de servicio es impecable y ama a Estados Unidos como a su propia patria aunque ella es originaria de México; pero hace unas semanas recibió un aviso: estaba siendo dada de baja de las fuerzas armadas y había en su contra una orden de deportación.

La historia de Ekatherine empezó hace ocho años, cuando las torres gemelas de Nueva York fueron derribadas por un ataque terrorista. Entonces ella decidió ingresar al Ejército para servir al país que la vio convertirse en mujer. Ekatherine llegó a Estados Unidos a los catorce años; se graduó de la secundaria, inició sus estudios superiores y durante años combinó su trabajo en una estación de radio con la prestación de servicios para el cuidado de adultos mayores; pero cuando la oportunidad llegó, no lo dudó para ingresar al Ejército.

Debido a que la joven, hoy de 34 años, se encontraba indocumentada en el país, empezó a usar el nombre y los documentos de una tía, Rosalía Guerra Morelos. Al presentar su solicitud para ir al ejército, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) detectó que ella usaba ambos nombres y que los documentos que presentaba eran los que correspondían a Rosalía Guerra; aún así fue aceptada. Unos meses más tarde se encontraba en Irak.

El pasado 18 de junio la sargento recibió un memorándum: ahí se enteró que existía un proceso en su contra iniciado meses atrás sin que ella se enterara. A Bautista, quien se encontraba sirviendo en Alemania, le fueron retiradas sus prerrogativas como miembro del ejército a partir del 3 de julio; le entregaron un boleto de avión para volver a Estados Unidos, y le advirtieron que tan pronto llegara podría ser deportada, a pesar de que de acuerdo con la regulación interna del propio ejército, tras sus años de servicio existen procedimientos para que la joven regularice su situación migratoria. 

Afortunadamente la llegada de la sargento a territorio estadounidense se registró sin contratiempos y actualmente su abogada trabaja en el caso, debido a que Ekatherine había iniciado los trámites de regularización de su situación migratoria en diciembre pasado. Sin embargo más allá del desenlace de esta historia, lo notable es la doble moral del gobierno de Estados Unidos: te reconozco como patria cuando te necesito, te desconozco y te doy la espalda cuando no me eres de utilidad.

Cientos de jóvenes indocumentados viviendo en Estados Unidos podrían estar el día de mañana en la misma situación. Tradicionalmente los oficiales encargados del reclutamiento para las fuerzas armadas estadounidenses tienen por objetivo a esta población: chicos que tal vez llegaron indocumentados siendo muy pequeños, traídos por sus padres, en un proceso del cual no tienen ninguna responsabilidad. Jóvenes que no conocen otro país más que éste, que lo aman y desean servirle, o en el peor de los casos, que sólo desean vivir en el legalmente. Chicos que ven en el servicio armado la oportunidad de finalmente pertenecer.

Pero a este grupo, que siempre ha existido, se puede estar sumando uno más: el de aquellos para los que, ante la severidad de la crisis económica y la imposibilidad de sacar adelante a su familia obteniendo un empleo o yendo a la universidad, la única opción viable resulta enrolarse en las fuerzas armadas. Afuera de cada secundaria, de los centros comerciales, en los barrios latinos de ciudades como Los Ángeles, el ejército monta atractivos escenarios para vender la idea a esta población: helicópteros, camiones, uniformes; el respeto, el honor, el reconocimiento; el servicio a la patria, el valor, la lealtad. 

Después de eso, un día reciben una orden de deportación y sus años de servicio se van a la basura.


Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

Selva o Mercado: El Conflicto Amazónico Peruano.

Posted on 4 agosto, 2009. Filed under: Javier Távara -Madrid | Etiquetas: , , |

Por Javier Távara / Madrid.

Me quedé sorprendido por la explicación de la Presidencia del Perú, sobre los terribles hechos acaecidos hace dos meses en Bagua. Se gastaron un dinerito en publicar su versión en la prensa española, aunque no debieron pagar lo suficiente o no dieron las instrucciones oportunas, por que la nota de prensa se publicó en la sección de deportes, junto al culebrón de los fichajes del Real Madrid…

Lo sucedido a comienzos de Junio en el norte del Perú, es otro episodio más en el extenso historial de masacres que han padecido las poblaciones indígenas del país. Se veía venir. Aún así, no deja de ser chocante que 24 policías y un número indeterminado de nativos hayan resultado muertos durante el patético intento del Gobierno de Alan García de desbloquear una carretera e imponer el orden en una zona que arrastraba un conflicto que ya duraba meses.

Como es de suponer, el gobierno de Lima traslada toda la responsabilidad de las muertes violentas a unos indígenas exaltados. Lo que más me llama la atención de la versión oficial, es que Lima relata un conflicto entre policías y “pobladores”. La palabra “ciudadanos” brilla por su ausencia en el comunicado oficial, de modo que para el gobierno de Lima los indígenas amazónicos dejan de ser sujetos políticos y se limitan a formar parte del paisaje.

El conflicto viene de largo. Año 1974: una Ley de comunidades nativas declaraba inalienables los territorios de los pueblos de la amazonía peruana. En los años 90 la corriente neoliberal llega al Perú de la mano de Fujimori, quien se saca de la manga una nueva Constitución allá por 1993, que suprime la inalienabilidad de estos territorios para ponerlos en el mercado. Allá por el 2006, el entonces presidente Alejandro Toledo firmaba un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. Ese año, un Alan García reconvertido a la causa del libre mercado, llega al poder y entre los ejes de su gobierno está impulsar el TLC. Para ello se necesita adecuar la legislación peruana al contenido del tratado, por lo que Alan García solicita al Congreso que le autorice para legislar sobre la adecuación al TLC (Al igual que en otros países, la Constitución peruana permite al Presidente de la República emitir normas con rango de Ley. Éste debe contar con la autorización del Congreso, el cual pone límites de tiempo y de contenido a las normas que puede emitir el Presidente. Son los llamados Decretos Legislativos). El Congreso concede la autorización y Alan García se pone a legislar. Él ya tenía sus planes para la amazonía a la que considera un “recurso” que el país está desperdiciando. El presidente ya había publicado un artículo en el diario El Comercio:

“El primer recurso es la Amazonía. Tiene 63 millones de hectáreas y lluvia abundante. En ella, se puede hacer forestación maderera especialmente en los 8 millones de hectáreas destruidas, pero para eso se necesita propiedad, es decir un terreno seguro sobre 5.000, 10.000 o 20.000 hectáreas, pues en menos terreno no hay inversión formal de largo plazo y de alta tecnología.”

“Ahora solo existen las concesiones que dependen de la voluntad del Gobierno y del funcionario que puede modificarlas. Por eso nadie invierte ni crea un puesto de trabajo por cada dos hectáreas como debería ser; ni hay elaboración de la madera y exportación de muebles. En su mayoría, esas concesiones rapiña solo han servido para sacar la madera más fina, deforestar y abandonar el terreno.”

(…)

“Los que se oponen dicen que no se puede dar propiedad en la Amazonía (¿y por que sí en la costa y en la sierra?). Dicen también que dar propiedad de grandes lotes daría ganancia a grandes empresas, claro, pero también crearía cientos de miles de empleos formales para peruanos que viven en las zonas más pobres. Es el perro del hortelano.”

El Presidente peruano recurre a Lope de Vega para fustigar a quienes se oponen a que la selva amazónica peruana se convierta en una fábrica de maderas.

Y como no procede consultarle nada al perro del hortelano, Alan García lanzó en Junio de 2008 diez decretos legislativos que cambiaban el estatus protegido de la selva peruana para convertir esas tierras en objeto de explotación mercantil sin consultárselo a los ciudadanos que iban a ver trastocadas sus vidas. ¿Para qué? Se diría García. ¿Qué sentido tendría consultarle algo a unos “pobladores” que andan semidesnudos por el bosque? Algo así pensarían los políticos de Lima. No le importó a García que contravenir los convenios internacionales suscritos por el Estado peruano, que obliga a consultar a los pueblos nativos. Total, si la constitucionalidad de estos decretos es dudosa, qué más da ir en contra de los tratados internacionales. Se dirían.

Las comunidades amazónicas, que han preservado los bosques que permiten respirar a este planeta, son además gente organizada y rechazaron en masa unos decretos que a su entender ponían en peligro su forma de vida. Se sucedieron en la selva manifestaciones y huelgas, cortes de carretera y en la lejana Lima se enteraron de que los “pobladores” amazónicos estaban armando un lío del carajo y se habían atrevido incluso a ocupar los yacimientos de gas y petróleo, amenazando con cortar el suministro a la costa. Las organizaciones de la amazonía se hicieron escuchar a través de su representante, el maestro Alberto Pizango y el Congreso accedió en Agosto de 2008 a derogar dos de los decretos que facilitaban la venta a empresas de los territorios de los indígenas.

Las protestas se reinician en Abril de 2009, seis decretos son cuestionados por las comunidades por facilitar la explotación de sus bosques a multinacionales. El gobierno de Lima se ve obligado a negociar y Pizango se reúne con un gabinete desbordado por varios frentes: a comienzos de Junio, la Defensora del Pueblo presenta al Tribunal Constitucional una demanda de inconstitucionalidad contra los decretos. Hay que restaurar el orden, se dijo el gobierno. Y ya se sabe lo que eso conlleva: meter bala. En ese contexto se produjeron las terribles muertes de policías y “pobladores” en Bagua. Ese mes, otros dos decretos son derogados por el Congreso.

Pizango es señalado como el responsable de este brote violento y pide asilo en Nicaragua. Desde Lima se señala al bloque Chávez-Morales-Correa-Ortega como instigadores de las protestas indígenas. Evo Morales lanza duros alegatos contra el gobierno de Lima por la matanza de indígenas.

Pero independientemente de las razones que asistan a unos y otros, lo que resulta innegable es la fragilidad de los bosques primarios amazónicos y la extraordinaria trascendencia de estos bosques para la vida de la tierra. Se trata de una región vital para un planeta ya castigado por el cambio climático, que genera buena parte del oxígeno que respiramos. Los nativos amazónicos han preservado estos bosques a lo largo de los siglos y no puede decirse lo mismo de las multinacionales que pretenden explotarlos. Defendiendo sus tierras, los nativos amazónicos peruanos están defendiendo el pulmón del mundo.

Las protestas en la selva continúan.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...