El mito de la Francia huelguista

Posted on 26 noviembre, 2007. Filed under: Manuel Ulloa -París | Etiquetas: , , , , |

Manuel Ulloa / Paris

Desde la semana pasada se habla, en periódicos y noticieros, de la huelga de transportes públicos en Francia. Yo estaba por tomar mi vuelo de regreso a París después de una corta estancia en México D.F. y empezaba a imaginar lo que me esperaría al pisar tierras galas. En las notas que pude leer, invariablemente se insistía en que se trata de un problema recurrente y que Francia es reconocido por ser un país eminentemente huelguista. De ahí a afirmar que colgar las banderas rojinegras es tan común para los franceses como tomar vino con la comida, sólo hay un paso. ¿Será ? Hay que reconocer que los franceses no tienen fama de ser tan dejados como otros pueblos (no por nada inventaron la Revolución moderna), pero de ahí a ponerlos en el primer lugar del Top Ten mundial de huelgas…

En lo que averiguaba la parte de mito en esta historia, ya había llegado al aeropuerto Charles de Gaulle y tenía que informarme cómo llegar a casa. Nada fácil la situación : cero trenes suburbanos, cero autobuses públicos, algunos autobuses de Air France con rutas rarísimas y una larga fila de taxis haciendo su agosto. Opté por el taxi, pero no fue tan fácil ante el coro de taxistas: Que voy para otro rumbo, que hay mucho tráfico, que ya estoy trabajando desde la mañana (¡eran las 11hrs. !), total, tras algunos intentos inútiles de convencer a otros pasajeros de tomar juntos un taxi, acabé subiéndome sólo en el único de entre ocho que se dignó a llevarme a dónde iba. Yo empezé a calcular entre 30 y 50 euros por el chistecito en función del tráfico. Afortunadamente estaba fluido hasta la salida de la autopista, donde me bajé con todo y maletas. Estaba a unos 500 metros de mi casa.

Después de pagar 32 euros y mientras arrastraba como podía mis maletas en esa fría mañana, no podía dejar de pensar : ¡pinches huelguistas ! Estuve cerca de darle la razón a todos esas notas que señalaban las huelgas francesas como un problema congénito, digno de uno de esos estudios de ADN que tanto promueve Sarkozy a la menor provocación. Ya en casa me puse a escuchar la radio y a leer los periódicos para entender lo que pasaba y tratar de medirle el agua a los camotes del movimiento, por decirlo de alguna manera. Recordaba el horror con el que muchos franceses me habían hablado de las huelgas de 1995, que paralizaron casi por completo la capital y me empezaba a imaginar una vida de retiro semiforzado en casita por un buen rato. De entrada, me enteré que se trataba de una huelga contra la reforma de los regímenes especiales que afecta a los trabajadores ferroviarios principalmente. En vez de cotizar 37,5 años como hasta la fecha, el gobierno Sarkozista pretende que lo hagan durante 40 años. Un sindicalista resumió así su posición : « de pasar la reforma, trabajaré más para ganar menos », parafraseando en sentido inverso el lema de campaña de Nicolas Sarkozy, « trabajar más para ganar más ». Para mi suerte, en medio de reportes del tráfico, analisis a favor y en contra del movimiento y de informes de una negociación estancada, encontré en un artículo del periódico Libération algunos datos duros que desmienten categóricamente el mito de Francia como un país huelguista.

En 1976 se contaban 4 millones de jornadas individuales sin laborar; en 2005 sólo se sumaron 1,2 millones. Esta tendencia a la baja es constate y demuestra que la frecuencia de los movimientos sociales dismunuye, aun cuando la población económicamente activa va en aumento. Según el mito, Francia recurriría más a la huelga que sus vecinos europeos. Falso. Entre 1970 y 2005 Francia ocupó el onceavo lugar de los 18 países más industrializados en términos de jornadas sin laborar (por debajo de Italia, Reino Unido y Estados Unidos). Por último, se dice que las huelgas francesas se caracterizan por fomentar jornadas nacionales que paralizan la actividad económica. De 1990 a 2005, 85% de las huelgas corespondieron a conflictos locales, 14% a conflictos generalizados y solo 1% a jornadas nacionales.

Para ser uno de los países menos sindicalizados de la Unión Europea, marcado por un alto desempleo y una hostiliad creciente de los medios de comunicación hacia los movimientos sociales, Francia no es precisamente un país de huelguistas. ¿Por qué darle tanto vuelo a la hilacha, entonces ? ¿Por que los noticieros de la televisión presentan los hechos de manera tan sesgada en contra de los huelguistas ? Cuesta trabajo no pensar que se trata de otra andanada mediática de las que han caracterizado a Sarkozy. Lo curioso es que trascienda tan fácilmente las fronteras para alimentar un mito que favorece un clima de adverso a los movimientos sociales, en Francia o en cualquier otro país.

Entretanto, volviendo a mi realidad inmediata, decidí que lo mejor por hacer estos días era reconsiderar mi primera reacción al bajar del taxi, no atender las insidiosas invitaciones al odio intergremial y quedarme en casa redescubriendo los placeres de la vida hogareña. Con una copita de vino en la mano, de preferencia.

 

Leer entrada completa | Make a Comment ( 10 so far )

Una historia de Hollywood: la huelga de los guionistas

Posted on 23 noviembre, 2007. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , , , , |

Eileen Truax / Los Ángeles

ABRE A:

1. Exterior, mediodía. Un grupo de guionistas de las industrias cinematográfica y televisiva de Hollywood dan vueltas frente a un edificio sosteniendo carteles que anuncian la huelga. Los automovilistas que pasan por ahí tocan la bocina como muestra de solidaridad. Los que pasan caminando se paran a platicar con ellos, y se marchan dándoles su apoyo.

La huelga que iniciaron el pasado 5 de noviembre los cerca de 7 mil 700 escritores de cine y televisión sindicalizados en Los Ángeles está sacando cadáveres del clóset. En Hollywood, la fábrica de sueños por excelencia, donde cada éxito de taquilla empieza con un guión, los guionistas están exigiendo una mayor tajada en regalías de los miles de millones de dólares que cada año se llevan a la bolsa las empresas de cine y televisión.

Como residente de Hollywood, el famoso barrio al norte de Los Ángeles con las estrellas rosadas en el piso, me toca ver con frecuencia a jóvenes y no tan jóvenes metidos en los cafés aledeaños a los grandes estudios, escribiendo la que consideran será la historia que revolucionará la industria y les traerá fama y fortuna.

La realidad es que rara vez alguna de las dos llega. Poca gente recuerda el nombre de los guionistas de películas por muy buenas que sean las historias; seguramente el lector sabe que Steven Spielberg dirigió la película E.T., pero ¿le dice algo el nombre de la guionista, Melissa Mathison? Lo mismo ocurre con las series de televisión.

Producir un DVD que se vende en el mercado por un promedio de 20 dólares cuesta a una compañía 65 centavos de dólar; de esa venta, sólo 4 centavos llegan a los guionistas. Los que hoy se encuentran en huelga piden que esta cifra ascienda a 8 centavos.

Además de este incremento, los escritores están pidiendo una revisión a su contrato a fin de recibir un porcentaje justo de regalías por los productos que se distribuyen a través de descargas en internet o en los formatos de pago por evento; la tecnología rebasó las condiciones de los contratos y ahora hay que emparejarlos.

CORTE A:

2. Interior, tarde. Oficina de Les Moonves, ejecutivo de la cadena CBS. Moonves sostiene una reunión con analistas financieros en la que se muestra confiado en que la huelga no afectará a las finanzas de las empresas debido que la repetición de los dramas y las comedias en televisión suele tener un éxito “extremadamente bueno”.

A dos semanas de haber iniciado la huelga, las negociaciones con la Alianza de Productores de Películas y Televisión (AMPTP) avanzan a paso lento. El contrato de los guionistas expiró el 31 de octubre; no hubo acuerdo y el gremio estalló su primera huelga en los últimos 20 años.

Nick Counter, presidente de la AMPTP se mostraba indignado ante la negativa de los escritores para ampliar el plazo de las negociaciones antes de parar labores, calificándolos como “irresponsables”. Con esa frase, Counter reconocía la relevancia del trabajo del guionista en la industria.

La última huelga de guionistas de Hollywood fue hace dos décadas; duró 22 semanas y dejó pérdidas cercanas a los 500 millones de dólares. En esta ocasión la magnitud de la pérdida podría ser mayor, aunque también es posible que los tiempos obliguen a un acuerdo temprano. Las compañías cinematográficas tienen guiones suficientes para hacer películas hasta el próximo año, pero no es el caso de las televisoras que tienen series con capítulos semanales y a las que en breve se les van a acabar los guiones. Y sin guiones, no hay producto.

Por otro lado, el próximo febrero empieza la temporada conocida como sweeps: dos semanas durante las cuales las televisoras exhiben lo mejor de su programación para obtener los raitings más altos, ya que durante ese periodo se revisa la renovación de los contratos con los patrocinadores para el año siguiente; y a diferencia de lo que afirma míster Moonves, un producto reciclado dificilmente vende.

Como respuesta a la publicidad que han recibido los huelguistas, la AMPTP distribuyó un comunicado informando el monto pagado a los guionistas en regalías por descargas de internet y programas de pago por evento durante el año 2006: 260 millones de dólares. El sindicato respondió rápidamente: lo recibido es sólo lo que por contrato les correspondió por los más de 20 mil millones de dólares ganados por la industria sólo por la repetición de dichos programas.

Aún hay más: durante la semana pasada trascendió que el salario del presidente de la cadena Fox durante 2006 fue de 26 millones de dólares. El guionista promedio recibió durante el mismo periodo 63 mil dólares, entre 10 y 20 mil dólares menos de lo que llega a ganar al año un trabajador de la industria de la construcción.

DISUELVE A:

3. Exterior, día. Los actores Jay Leno, Ray Romano, Michael Imperioli y Tina Fey, y un grupo de fans de series de televisión, se suman a la protesta de los guionistas.

Si esta huelga se trata sobre comunicación, los guionistas van ganando la batalla. Dos encuestas muestran que al menos dos tercios de los encuestados apoyan las demandas de los guionistas; solo entre el 4 y el 8% de los entrevistados cree que los estudios tienen la razón. El público reconoce que la industria ha cambiado, que las nuevas tecnologías son el futuro de la televisión, y que esos cambios se deben ver reflejados en el nuevo contrato.

Las regalías son prácticamente el único ingreso del escritor. Dada la oferta de guionistas y los altibajos en los ritmos de producción, los guionistas se turnan para trabajar. La mayoría de ellos sólo tiene trabajo durante 6 meses al año; el resto del tiempo vive de las regalías. Y deambula por los cafecitos de Hollywood, soñando con la historia que traerá fama y fortuna.

Valerie Harper, miembro de la junta directiva nacional del sindicato de actores, la soltó clarita y directa: “El escritor es la esencia de la historia. Sin guión no hay puesta en escena y no hay nada”.

4. Super con la leyenda “CONTINUARÁ…”. Disuelve a negros.

 

Los guinistas exigiendo sus reivindicaciones

Los guionistas en plena actividad (imagen tomada de www.wga.org)

Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...