El Oscurantismo en Clase: Religión y Fracaso

Posted on 27 octubre, 2009. Filed under: Témoris Grecko |

Por Témoris Grecko / Damasco, Siria.

En tiempos en los que los países cristianos de Europa Central y Occidental atravesaban el periodo que llamamos “oscurantismo” (caracterizado entre otras cosas porque el espíritu científico fue anulado por los dogmas de la religión), en el mundo árabe brillaban las luces de las matemáticas, la medicina, la astronomía y otras disciplinas, desde ciudades como Samarcanda y Esfaján en el Este hasta Córdoba en el oeste, pasando por Bagdad, Damasco y El Cairo.

Hoy, los árabes debaten por qué han sido dejados atrás por todos. Primero, por Occidente, y resultaba sencillo atribuir los males a su dominación, que terminaría cuando el pueblo árabe se uniera en contra del colonialismo. Después los superaron otras naciones supuestamente sojuzgadas: China, India y, lo que duele todavía más, una a la que los árabes dominaron alguna vez y le dieron religión: los turcos. Incluso los persas de Irán, a pesar de sus tribulaciones, están un poco más adelantados.

No son solamente Osama bin Laden y sus secuaces quienes piensan que el problema está en una falta de religiosidad entre los árabes: muchos imanes, monarcas y líderes lo creen así, aunque rechacen los métodos de Al Qaeda. Y por eso celebraron el reciente descubrimiento de “Ardi”, el Ardipithecus ramidus, un homínido de 4.4 millones de años que sugiere que la rama evolutiva a la que pertenecemos los seres humanos se separó de la de los chimpancés antes de lo que se pensaba.

Dos de los medios de comunicación árabes más serios, al-Masry al-Youm, el principal diario egipcio, y la famosa cadena de televisión al-Jazeera, presentaron el asunto así: “Científicos estadounidenses acaban con Darwin”, dijo el primero; “Ardi refuta la teoría de Darwin”, afirmó la segunda en su website. No debería sorprender si en los medios más sensacionalistas o religiosos fueron todavía más terminantes en su festejo de lo que consideran una victoria del Islam sobre el materialismo occidental.

Es claro que la teoría de la evolución de las especies mediante la selección natural no depende del momento en que la rama del homo sapiens (que al fin y al cabo no es más que una entre tantos millones de especies) se desprende de otra, esto es sólo un fenómeno más –y perfectamente normal– de un largo proceso. Estos medios de comunicación han preferido hacer pensar a sus audiencias, sin embargo, que la totalidad del pensamiento darwiniano (y los fundamentos de la ciencia, por extensión) depende del vínculo entre el ser humano y el chimpancé.

¿O es que en realidad los redactores, editores y directivos de esos medios creen que es así? Encuestas recientes indican que sólo un 8% de los egipcios considera que hay evidencia que respalda la teoría de Darwin. Entre profesores, el porcentaje es el mismo, a pesar de que Egipto es uno de los pocos países árabes donde ellos tienen que enseñar la evolución. En una universidad de los Emiratos Árabes Unidos, sólo un 15% de la planta académica comparte esa idea.

En Arabia Saudí, la materia de religión es obligatoria en todos los niveles educativos, incluido el universitario. Hasta que se introdujeron reformas recientemente, en la primaria la religión ocupaba el 31% del tiempo de estudio, comparado con un 20% para matemáticas y ciencias. Todavía hoy, el primer año en todas las carreras profesionales se dedica principalmente a religión, más que el conjunto de ingeniería, medicina y ciencias.

Diversos estudios internacionales han encontrado que, a pesar de que los países árabes gastan en educación una parte de su PIB mayor que el promedio mundial, el desempeño de los estudiantes es inferior, debido a la mala calidad de la enseñanza. Por ejemplo, uno de 2007, que evaluó a alumnos de 12 a 13 años de 48 países, encontró que sólo el 1% de ellos tenían un nivel avanzado en los 12 países árabes incluidos, contra un 10% de Estados Unidos y un 32% de Singapur. Otro: en el listado de las 500 mejores universidades del mundo que realiza la Shanghai Jiao Toong University, no hay ni una sola árabe, aunque sí las hay africanas, latinoamericanas e israelíes. El Foro Económico Mundial ubica la calidad de la educación primaria egipcia en el número 124 de un total de 133 países, y la de Libia, que tiene un PIB anual per cápita de 16,000 dólares, en el 128, inferior que Burkina Faso, cuyo PIB es de 577 dólares.

Turquía está despegando, en cambio. A pesar de que el país es musulmán, el Estado turco es eminentemente laico y su sistema educativo también. Como gran parte de su sociedad. En Irán, el líder supremo ha llamado a suprimir la enseñanza de ciencias sociales en las universidades, ya que las ve como parte del origen del cuestionamiento que está haciendo la gente contra su régimen religioso. Hasta ahora, sectores sociales que se hicieron laicos antes de la revolución islámica y que han sobrevivido, habían logrado mantener esos espacios en las universidades, lo que en parte explica que ciudades como Teherán y Esfaján sean tan abiertas y cosmopolitas, a pesar del yugo religioso.

Los datos no indican que el énfasis religioso sea la única causa de la mala calidad de la educación árabe. Sin duda hay muchos otros elementos que deberán atender para mejorarla. Pero es evidente que la enseñanza de las ciencias difícilmente puede desarrollarse en libertad cuando se la coloca por debajo de los dogmas que las niegan.

El descubrimiento de Ardi no pone en cuestión nada de la teoría darwiniana. La reacción que provocó en el mundo árabe, en cambio, confirma que el lugar de la evolución está en la escuela y el de la religión, en el templo. En España ha tomado muchos años convertir la asignatura obligatoria de religión –una herencia de la dictadura fundamentalista de Franco– en una materia más general. En América Latina, por lo contrario, muchos hombres y mujeres de Iglesia no sueñan con mejorar la calidad de la educación, sino con introducir la religión en el aula. En México, su campo preferido de ataque es la educación sexual, a la que quieren despojar de todo enfoque científico para convertirla en un catálogo de moralinas. Quisieran devolvernos al oscurantismo medieval.

En nuestro libro “El vocero de Dios”, Salvador Frausto y yo señalamos que esta actitud es una evidencia de su fracaso. En su página web, la arquidiócesis de México se quejó en 2007 de que sólo entre un 6 y un 9% de los bautizados acuden a la iglesia. Una visita a los templos revela una mayoría de personas de edad entre la audiencia. Cada vez son menos los jóvenes que toman doctrina con los curas. ¿Por qué? Discernirlo es tarea de los obispos. Pero si ellos no consiguen atraer a los estudiantes, es abusivo que pretendan que el Estado les haga la tarea. Los padres siempre tienen la opción de llevar a sus hijos a misa, pero enseñar religión en la escuela es una imposición injustificable que además atenta contra el principio de igualdad entre los fieles de distintas religiones y los de ninguna. Y que además es contradictoria: ¿Cómo explicarle a un alumno que a las diez debe aprender que todos provenimos de una relación sexual y que la Tierra tiene miles de millones de años, y a las once hacerlo escuchar que María dio a luz siendo virgen y que dios creó el universo en seis días hace menos de seis mil años?

Si siguiéramos pensando esto último, tendríamos que dejar que chinos, indios y turcos se suban al carro del desarrollo y nos dejen allá atrás, entre el polvo de la carretera, releyendo mil veces las mitologías bíblicas. Por suerte, somos mayoría los que estamos muy contentos con la adición de Ardi a nuestra familia de ancestros. Y queremos dejar por fin el oscurantismo, guiados por las luces de Darwin, Descartes y san Mario Molina, patrón de la ciencia mexicana.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 comentarios to “El Oscurantismo en Clase: Religión y Fracaso”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Me queda clara la correlación doctrina religiosa = atraso cultural; la apuesta de todos los fundamentalistas. Pero ¿cómo es que en Israel hay un tal desarrollo científico, siendo un Estado esencialmente teocrático? ¿Excepción a la regla?
Por otro lado, ya debes saber que Calderón le regaló una frecuencia de radio a la Iglesia católica mexicana para que continúen con su dudosa labor civilizatoria desde los medios masivos. ¿Qué chulada, no?

No sabía lo de la frecuencia, ¡qué lindura!

El sionismo es una ideología secular, Manolo, y en su origen el Estado de Israel era no sólo secular, sino que tenía una tendencia socialista. No fue sino hasta que conquistaron gaza y Cisjordania que la izquierda europea los denunció como potencia ocupante, antes de eso Israel tenía todo su apoyo. Su educación pública es científica, no religiosa. Ha sido en años recientes que la derecha religiosa se les ha subido a los caireles, con el debilitamiento del laborismo, y que esto ha provocado un debilitamiento de la sociedad secular.

La energía nuclear no la obtuvieron rezándole a Jehová.

un abrazo, Manolito!

Qué artículo tan esclarecedor, felicidades.

[…] (Publicado originalmente en Mundo Abierto.) […]


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: