Archive for 31 julio 2008

Fe Migrante

Posted on 31 julio, 2008. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , |

Eileen Truax/Los Ángeles

 

A lo largo de varias cuadras de la Avenida 56, en la ciudad de Maywood, California, se podía ver el rastro de pétalos de rosas rojas y blancas. Era viernes en la tarde y decenas de familias mexicanas llevando ramos de flores, rosarios, la foto de algún hijo o de un hermano, acompañaban en su llegada a su más notable visitante venido de Tlacotepec, Puebla: El Señor del Calvario, la imagen religiosa que se venera en esa comunidad y a la cual se encomiendan los migrantes antes de partir.

 

Cuenta la historia religiosa que el Señor del Calvario, la imagen de un Cristo negro no crucificado, sino yaciente, se apareció encima del cerro del Calvario, junto al pueblo de Tlacotepec de Benito Juárez, en el siglo XVII. Al ser descubierto los habitantes lo llevaron a la población para colocarlo en el templo local, pero al día siguiente la imagen había desaparecido: la encontraron nuevamente sobre el cerro. Al interpretar que ese era el sitio donde el Cristo quería permanecer, decidieron erigir un templo en el lugar.

 

Hasta ahí siguen llegando hoy los habitantes de Tlacotepec y de los poblados aledaños, lo mismo para pedir un milagro, para cumplir una manda o para dar gracias por los favores recibidos. Y hasta ahí llegan también las madres que despiden a sus hijos cuando éstos se van para el norte, hacia Estados Unidos. Entonces la plegaria es siempre una: que llegue con bien, que el cruce no se complique, que el pollero no se pierda, que la migra no lo agarre, que no le toque duro el sol, que le alcance el agua, que llegue, que llegue con bien, que llegue con bien.

 

“Yo sentí que me moría”, cuenta Luis Torres a todo el que se lo pregunta. “Me hubiera muerto de hambre en el desierto, porque el coyote se perdió, la migra nos fue orillando, orillando, y ya llevábamos tres días caminando”. Luis está seguro que es el Señor del Calvario quien le permitió llegar; por eso se hace cargo de la organización: el transporte de la imagen desde Puebla hasta Los Ángeles; la recepción en las distintas ciudades que visita, la celebración de misas, el contacto con los medios.

 

El 17 de julio por la noche la imagen del Señor del Calvario cruzó la frontera entre México y Estados Unidos. Los agentes de inmigración estadounidenses miraban sorprendidos y se volteaban a ver entre sí. “¿Y cómo sabemos que sí es un santo? ¿Y cómo sabemos que usted es sacerdote? ¿Y qué tal que lleva droga ahí adentro?”, son algunas de las preguntas que le hicieron al padre Adolfo Torres, párroco de Tlacotepec. “Revísenlo”, respondió el padre. La imagen pasó la frontera sin revisión alguna.

 

Al día siguiente el Este de Los Ángeles estaba de fiesta. Saliendo de trabajar, recién bañados y llevando a sus hijos pequeños, decenas de poblanos recibieron la imagen e inició el recorrido: Maywood, Van Nuys, Pacoima, Pomona, Ontario, Riverside, una decena de ciudades alojarán al santo en su visita de tres semanas, misma que finaliza este 10 de agosto. Hasta ahí, hasta las casas de poblanos que lo alojan por una noche, llegan los devotos: la madre que llora recargada en el cristal, recordando el diagnóstico de leucemia de su hija; la niña, en tanto, corre por un patio más saludable que nunca. La mujer que recuerda un embarazo complicado: el médico dijo que sólo una de las dos, madre o hija, se podrían salvar; hoy ambas besan la urna que contiene al Cristo. El hombre que llora en silencio, inmóvil, a unos centímetros de la imagen; llegó hace cuatro años, y dice que llegó gracias a él. 

 

Pero no sólo la fe lleva a la gente a ver al Señor del Calvario. Para Humberto Merino, uno de los organizadores, se trata también de una cuestión de identidad cultural: de que los hijos lo conozcan, que sepan cuál es su origen, que conozcan un pedacito de la historia familiar. Armando, un hombre que no ha regresado a su pueblo desde hace más de 10 años, se conmueve particularmente mientras toca el marco de madera de la urna: esa misma madera, la que está tocando él, es la que toca su mamá cuando va al templo, allá en Puebla. De alguna manera, el contacto con el objeto lo hace sentir cerca, con una nueva energía.

 

Luego está la otra parte, la del negocio. Porque el Señor del Calvario no sólo ayuda a pasar o en cuestiones de salud; ayuda a la estabilidad económica. Así, dentro de la urna en donde la gente deposita flores y billetes de un dólar, de cinco, de veinte, como limosna, empiezan a aparecer las tarjetas de los negocios encomendados: uno de mantenimiento, otro de servicios de limpieza. El integrante del mariachi que toca en la misa, antes de retirarse, desliza por el cristal de la urna su propia tarjeta de presentación; así “el santito” los tiene en cuenta.

 

Lo más conmovedor tal vez son las fotos. Las de la familia, las de pareja, la de un bebé. La mayoría tiene algo escrito a mano: “Señor del Calvario, cuídame a mi familia en Puebla”. Algunas, con letra infantil y en inglés, emocionan a cualquiera: “Please help my brother to stop drinking”.

 

Cada tarde, cerca de las seis, la imagen sale de una casa y se traslada a otra, y en ésta se celebra una misa. Hace tres años los migrantes le mandaron a hacer una urna en el que lo nombran el Señor de los Inmigrantes; ahí está la leyenda, grabada en el cristal, siempre junto al altar

 

“El Señor viene para darnos esperanza a aquellos que no podemos regresar a Tlacotepec”, dice un sacerdote mientras oficia. “Vivimos en un ambiente que no favorece a los migrantes, donde estamos perseguidos, acosados, por buscar una vida mejor. El señor nos viene a decir que aunque algunos nos deseen el mal, nosotros debemos continuar con fuerza”.

 

La gente que está ahí sabe de eso. Cuando a alguien le toca hablar por la comunidad, el mensaje es claro. “Vamos a pedirle a nuestro Señor del Calvario, nuestro señor de los inmigrantes, que así como ha venido a vernos, ayude a las autoridades a entender que somos gente buena, que trabajamos duro y no hacemos mal a nadie. Vamos a pedirle que nos haga el milagro de que todos nos legalicemos, que podamos vivir tranquilos en este lugar que tanto nos ha dado a nosotros y a nuestros hijos”.

 

Cuando vuelven a trasladar la imagen, la cargan entre varios hombres y parece que pesa más. Tal vez tanta petición, tanto encargo. Tal vez porque lleva a cuestas la esperanza en ese milagro, el que todos esperan, uno tan difícil de cumplir.

Anuncios
Leer entrada completa | Make a Comment ( 31 so far )

La pasarela de Marta

Posted on 30 julio, 2008. Filed under: Marco Appel -Bruselas | Etiquetas: , , |

Marco Appel / Bruselas

 

La banalidad con que el expresidente Vicente Fox y su esposa Marta Sahagún solían abordar asuntos de importancia para la nación dio pie a situaciones alucinantes y propias de políticos imprudentes y legos en diplomacia.

 

Prisionera de su vanagloria, son numerosas las ocasiones en que la ex pareja presidencial se puso ella misma en ridículo durante sus viajes al extranjero, como aquella ocasión en que visitaron la Corte Internacional de Justicia (CIJ), ubicada en La Haya, Holanda. Fue el 28 de enero de 2003.

 

La fecha es importante. Apenas tres semanas antes, el 9 de enero, la CIJ había comenzado, a petición de México, el proceso legal contra Estados Unidos a causa de la violación de los derechos consulares de 51 mexicanos condenados a muerte en ese país (conocido como caso “Avena”). Por tal motivo, el gobierno de Fox pedía la revisión de tales procesos judiciales desde el principio.

 

La situación era la siguiente: México, aunque de manera calculada, atacaba a Estados Unidos en una corte internacional y la controversia tenía relación con un tema muy espinoso para la relación bilateral. Se trataba de una decisión tan inusual como delicada.

 

En ese contexto llegó Fox, acompañado de Marta Sahagún, al Palacio de la Paz, como se le conoce al majestuoso edificio que aloja a la CIJ.

 

Enmarcado por un recibimiento de jefe de Estado, formal, sobrio y pleno de protocolo, Fox dio un breve discurso en la sesión de la Corte, a la que asistieron los jueces que la conforman y que provienen de todo el mundo.

 

Tras su intervención, comenzando la tarde, la Corte ofreció un coctél en el gran vestíbulo del Palacio de la Paz.

 

Éramos al menos unas 100 personas entre jueces, personal diplomático de todas partes, invitados de la embajada mexicana, funcionarios del gobierno holandés, periodistas. El centro de la atención era Fox y Marta. Pero sobre todo ella.

 

Resulta que enmedio del vestíbulo hay unas magníficas escaleras palaciegas. A la señora Sahagún le encantaron. Así que delante de toda la concurrencia, le ordenó al fotógrafo presidencial realizar en ese mismo momento un estudio fotográfico de ella en el sitio.

 

Así, la mujer de Fox subió las anchas escalinatas y posó para el entusiasmado fotógrafo… pero también para la centena de personas que ahí nos encontrábamos:

 

–¿Así me veo bien?, preguntaba preocupada y se acomodaba el vestido.

 

–Así señora… muy bien… baje un poquito… más, más ¡ahí!, le indicaba el empleado presidencial con señas mientras disparaba la cámara una y otra vez.

 

Marta subía y bajaba lentamente, con gracia disimulada y sonrisa impostada; unas veces tomaba cuidadosamente la espléndida balaustrada y posaba, otras bajaba algunos escalones y se detenía de golpe para dar la impresión de naturalidad. Y así durante un largo rato.

 

Mientras tanto, su marido conversaba con los jueces y la prensa de la importancia que para su gobierno tenía el proceso de La Haya, cuya finalidad, decía, era defender los derechos de tantos connacionales condenados a muerte en Estados Unidos.

 

A Fox no le importó que detrás de él, y frente a nosotros, su mujer estuviera jugando a ser la reina de un país que solo existe en su imaginación.

 

Posdata:

 

El 31 de marzo de 2004, la CIJ impuso a Estados Unidos la revisión de las mencionadas condenas de muerte.

 

El pasado 16 de julio la CIJ ordenó a Estados Unidos suspender de forma provisional la ejecución de cinco mexicanos en el estado de Texas, una medida necesaria porque está pendiente que la misma corte interprete, como lo demandó el gobierno mexicano, el fallo del 31 de marzo de 2004.

 

Texas se niega a acatar cualquier sentencia de la Corte.

 

 

Das Model, de KRAFTWERK

Leer entrada completa | Make a Comment ( 9 so far )

La detención de Karadzic: ¿un posible acercamiento Serbia – Unión Europea?

Posted on 29 julio, 2008. Filed under: Domingo Lilón -Pécs, Hungría | Etiquetas: , , |

Domingo Lilón / Pécs, Hungría

 

El lunes 21 de julio de este 2008, la mayoría de la prensa europea destacaba en su primera página el arresto en Belgrado, capital de Serbia, de Radovan Karadzic, uno de los personajes más buscado por el Tribunal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPI-Y) y condición (junto al arresto de Ratko Mladic) de la Unión Europea (UE) para negociar con Serbia un acuerdo de asociación. Este importantísimo paso se vio en los círculos políticos europeos como una apertura y buena disposición del actual Gobierno de Borís Tadic en su intención de integrarse a la UE. Por otro lado, la detención de Karadzic muestra el incipiente control interno que va teniendo el nuevo Gobierno sobre las estructuras del poder en Serbia.

 

Radovan Karadzic, junto a Ratko Mladic, son los rostros más siniestros de la última barbarie balcánica, aunque no los únicos. Una guerra que dejó 100,000 muertos documentados (las estimaciones son de 250,000), 1,8 millón de desplazados, 20,000-40,000 violaciones, 8,000 musulmanes fusilados por el ejército serbio-bosnio de Karadzic y Mladic en tres días en Srebrenica bajo la pasividad de los cascos azules holandeses. Y lo más paradójico, la cuarta parte de las víctimas han sido precisamente serbios. Aquel pueblo objeto y sujeto de la política nacionalista y ultranacionalista de políticos como Slobodan Milosevic o Radovan Karadzic.

 

“Es tierra Serbia aquella donde haya serbios”. Esa era la máxima que motivaba a los dirigentes nacionalistas serbios. Su autor fue Jovan Raskovic, un psiquiatra serbio muerto en 1992. Raskovic, un intelectual serbio, no previó el alcance de sus palabras y alegorías para con el pueblo serbio, que bajo la dirección política de un Milosevic o de un Karadzic, y bajo la dirección militar de un Mladic, lo llevaría a su propia destrucción. Y es que esa política reflejaba la de la formación de la Gran Serbia (no Yugoslavia) en un área geográfica, los Balcanes, con una profunda historia de guerras, secesiones, genocidios, luchas intestinas y nacionalismos.

 

La Paz de Dayton (1995) no contribuyó a la pacificación del conflicto. La existencia misma de la República Srpska (República Serbia de Bosnia) de Karadzic consagraba ese eufemismo de “limpieza étnica”. Incluso la responsabilidad política de Karadzic, quien un año más tarde tuvo que desaparecer ante el acoso internacional. Uno de sus principales acosadores fue Carla del Ponte, fiscal del TPI-Y hasta su retiro en diciembre de 2007, quien había dicho en el 2000 que “si este año no capturamos a Karadzic y Mladic, iré yo misma a buscarlos”. Como fiscal del TPI-Y, Carla del Ponte no vio la captura de uno de ellos, Karadzic, pero con toda seguridad estará alegre de su detención ocho años después de sus palabras. Esa postura suya fue siempre uno de los impedimentos de los gobiernos serbios en sus negociaciones con la UE. La postura de la ex-fiscal era muy clara: sin cooperación con el TPI-Y no puede haber negociaciones.

 

Pero el problema no era tan fácil, al menos visto desde dentro. Las antiguas estructuras del poder, incluso partidos políticos, no contribuían a un verdadero cambio, a una verdadera democratización. Algunos políticos intentaron enfrentarse a estos poderes y lo pagaron con su propia vida. El mejor ejemplo de ésto lo representó el jóven primer ministro Zoran Djindjic (1952-2003), doctor en Filosofía, uno de los principales propulsores de la caída del régimen de Milosevic y de la entrega de éste al TPI-Y, asesinado el 12 de marzo de 2003 al mediodía en Belgrado mientras se dirigía a la sede del Gobierno. Con su postura y actuación política, Zoran Djindjic se había granjeado una serie de enemigos y opositores, incluido su entonces presidente Vojislav Kostunica, junto a quien triunfaron en la Oposición Democrática de Serbia (DOS). Borís Tadic, el nuevo presidente, ha realizado algunas maniobras políticas incluida el cambio de socio: de los nacionalistas de Vojislav Kostunica ha pasado a la alianza con los socialistas de Milosevic. Pero éstos, tras los nuevos cambios que se requieren, son más pragmáticos y ven la necesidad de los mismos. Serbia necesita a Europa, pero Europa necesita de Serbia también.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 12 so far )

Nostalgia por una política de ensueño

Posted on 28 julio, 2008. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín |

Por Yaotzin Botello / Berlín

Eran las cuatro de la tarde del jueves 24 de julio. Las puertas para el escenario se abrieron y la gente corrió para agarrar el mejor lugar. La gente estaba impaciente y eso que todavía faltaban tres horas para que el show empezara. Llegaron unas 210 mil personas aunque se veían como más. Todas coreaban al unísono a su estrella.

Sí, a cualquier artista de talla mundial le pasan este tipo de cosas, pero éste era un show muy diferente, aquí no se presentaba un artista, sino un político: Barack Obama, candidato virtual por los demócratas a la presidencia de Estados Unidos.

La espera por Obama es dura. Hay cervezas y salchichas para aminorarla, también dos grupos teloneros que tocan antes de su aparición. Las tres pantallas gigantes que colocan en la Calle del 17 de Junio, entre la Columna de la Victoria, donde hablará, y la Puerta de Brandeburgo, prometen hacer ver al candidato.

Candidato. Estadounidense. Berlín, Alemania. 210 mil personas. ¿Qué es esto? ¿desde cuándo una persona así se merece este tipo de recibimiento?

“Está padre, voy a ver a Obama de frente antes de que sea presidente”, gritó una berlinesa.

“Estoy seguro que va a componer las relaciones internacionales y va a mejorar el mundo”, dijo un joven de no más de 16 años que estaba vestido con uniforme de Boy Scout.

Un estudiante de arquitectura alemán confesó no haber ido nunca a un mitin político y aquí estaba, esperando al famoso Obama.

Entra Obama en escena. Aplausos. Coros, “yes we can”, sí podemos, varias veces. Habla. Dice que va a mejorar las relaciones entre Europa y Estados Unidos, que luchará contra el clima, que defenderá los derechos humanos y sobre todo que necesita ayuda para hacerlo.

Precioso. Bravos, hurras y más “yes we can”. Esto es lo que los alemanes, europeos y estadounidenses exiliados esperaban. Pero… ¿de verdad podemos comprar todos el sueño de Obama? No estamos en Guerra Fría, no es un salvador, no hay nada en su currículum que ni siquiera lo haga ver como héroe de guerra. Algunos analistas alemanes me dijeron que el discurso no fue ni siquiera de los típicos de Obama que mueven a las personas (¡210 mil almas!) y que le faltó empuje (¡210 mil “yes we can”!), así como los hace en Estados Unidos.

Los analistas también me dijeron algunas cosas que yo ya había visto en los políticos mexicanos. Quizás es algo nuevo para los alemanes. Dijeron que esas frases bonitas podrían ser promesas que nunca se cumplirán, que son ideas que nunca se explicarán hasta que se pongan en práctica y que, en suma, son parte de un discurso de una persona que tiene tantas posibilidades de perder como de ganar.

La estrella dejó Berlín, pero su estela siguió. Todavía ayer domingo había grandes análisis de su visita. Los medios nacionales, televisión, periódicos y revistas seguían trayendo información sobre Obama. Todos apuntan a una cuestión que seguro aflorará para las elecciones federales alemanas del 2009: ¿por qué los alemanes no tenemos políticos así?

A los alemanes les entró una nostalgia enorme por no tener a una persona que mueva a más de 10 mil personas a un mitin y, peor, que si las mueve, no las emociona de tal forma. Ahora resulta que los alemanes quieren vender sueños.

¿Por qué a un candidato a la presidencia de Estados Unidos se lo recibe como una estrella? ¿Qué tiene Obama que no tengan otros políticos? Y lo que tiene ¿es algo verdadero? ¿Hay una gran diferencia en la política de un país a la de otro? ¿Los alemanes podrían/querrán imitar a Obama?

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

La “banalidad del mal”, la “banalidad del bien”. Tres historias para comentar y reflexionar sobre las acciones humanas

Posted on 25 julio, 2008. Filed under: Domingo Lilón -Pécs, Hungría | Etiquetas: , , , , |

Domingo Lilón / Pécs, Hungría

1) “Era como si en esos últimos minutos él estuviera resumiendo la lección que este largo recorrido por la perversidad humana nos había enseñado a todos, la lección de la espantosa, desafiante en la palabra y el pensamiento, banalidad del mal.”

Así escribió Hannah Arendt en su libro Eichmann en Jerusalém. Un estudio sobre la banalidad del mal, publicado en 1963. El libro, un clásico sobre el totalitarismo, fue el resultado de la experiencia de Arendt durante el juicio contra Adolf Eichmann celebrado en Israel tras el secuestro de éste en Argentina. Esta reflexión de Arendt se relaciona con las últimas palabras de Eichmann momentos antes de que el verdugo acabara con su vida: “Larga vida a Alemania. Larga vida a Austria. Larga vida a Argentina. Estos son los países con los que más me identifico y nunca los voy a olvidar. Tuve que obedecer las reglas de la guerra y las de mi bandera. Estoy listo.” Sobre las víctimas de la llamada “solución final” (Holocausto), como responsable directo que era, sí el olvido. Él, declarándose no ser un “fanático antisemita”, argumentó su acción como la de un simple cumplidor de órdenes superiores. Arendt se asombró de que un hombre con tan limitada capacidad intelectual fuera uno de los mayores responsables de genocidio humano. Su postulado sobre el papel de víctima del totalitarismo, que motivaba la actuación de Eichmann, le acarreó una serie de ataques. Máxime que la misma Arendt era judía.

2) Giorgio Perlasca era un italiano que en su juventud fue admirador del fascismo y por ello se enroló en las tropas italianas que combatieron en España junto a Franco y contra la República. Terminada la contienda, pasó a vivir a Budapest (desde 1942) donde trabajaba como representante de una firma italiana. Su “pasado español” le hizo conocer a Ángel Sanz-Briz, diplomático español acreditado en Budapest. Gracias a la acción y gestión de Ángel Sanz-Briz, unos cinco mil judíos húngaros pudieron salvar su vida, ya que éste, amparándose en la Ley Rivera (que concedía la ciudadanía española a los descendientes de judíos españoles, los de origen sefardí), expidió pasaportes y salvoconductos a estos judíos azkenazis, judíos centroeuropeos.

En marzo de 1944, Alemania toma el control de Hungría, depone a su aliado Horthy y en su lugar coloca al Gobierno filofascista de Szálasi, ejecutor de la mayoría de la comunidad judía húngara del Holocausto (tras el golpe, el mismo Eichmann hizo una visita a Budapest para ultimar los detalles de la “solución final”). Ante el nuevo gobierno, la posición de Ángel Sánz-Briz es la de no reconocer a las nuevas autoridades húngaras, saliendo del país sin notificar al Ministerio de Asuntos Extranjeros de Hungría. Perlasca, movido también por el temor de ser reclutado de nuevo, como ciudadano italiano que era, aliado de Alemania, y enviado al frente oriental, la entonces URSS, se refugia en la Embajada de España, falsifica documentación, se hace pasar por el nuevo Cónsul de España y continúa la obra de Ángel Sanz-Briz, logrando salvar también a miles de judíos húngaros.

La historia de Giorgio Perlasca ha quedado para la posteridad en el libro de Enrico Deaglio, La banalidad del bien. Historia de Giorgio Perlasca, como “reivindicación de la memoria que merece el heroismo” y en clara correlación a la obra de Hannah Arendt.

3) A Ramón Baglietto lo asesinó ETA el 13 de mayo de 1980. Como la mayoría de estos crímenes, mediaba el elemento ideológico. Ramón Baglietto era simpatizante de la UCD. No conocí a Ramón Baglietto, pero sí su historia, porque sus sobrinos Elena y Jesús son dos de mis mejores amigos y su casa es parada habitual mía en Madrid, donde viven. Y, se pueden preguntar, qué hay de especial en la muerte de Ramón Baglietto a manos de ETA. Al fin y al cabo, él no fue, ni el primero, ni el último. La historia llama la atención por sus protagonistas.

La historia de la muerte de Ramón Baglietto la narra su hermano Pedro Mari Baglietto, padre de Elena y Jesús, en su libro Un grito de paz. Autobiografía póstuma de una víctima de ETA. En una carta que le escribiera Pedro Mari Baglietto a Eugenio Etxebeste (Antxón), entonces el “número dos” de la cúpula de ETA, y primo del primero, y por ende, del asesinado, Pedro Mari narra lo siguiente: “[…] no pienses ni por un momento que esta carta tiene intenciones acusatorias o vindicantes. […] si algo quisiera ser esta carta es un impulso para la paz entre los vascos. […] Se me ha ocurrido escribirte… y sin querer insistir en el atentado de tu primo, sí quiero contarte una antigua anécdota suya que desconoces y que, por su trágica relación con los hechos que después ocurrieron, bien pudiera ayudarnos a meditar sobre la situación de nuestro pueblo. Verás. Teníamos por entonces en Azcoitia una pequeña sucursal del negocio familiar, a regentar la cual envió mi padre a Ramón. En los primeros días de su llegada y estando a la puerta de su oficina, pudo observar que, a pocos metros de él, a una señora que llevaba un niño en brazos y otro agarrado de su mano se le escapó este cuando atravesaba la calzada un gran camión. La señora se lanzó tras el muchacho con intención instintiva de protegerlo y a Ramón apenas le dio tiempo de quitarle el niño que tenía en sus brazos y ver con horror cómo la madre y el otro hijo morían aplastados por el pesado vehículo. Pues bien, el niño que quedó en sus brazos aquel día sería dieciocho años después uno de los presuntos miembros del comando que acabó con su vida, y precisamente el presunto autor del tiro de gracia en su sien… ¡Ya ves qué cosas!.”

Hoy día, la esposa de la víctima, Pilar Elías, tiene que convivir en el mismo inmueble donde está ubicada la cristalería del verdugo de su esposo, en libertad desde 1995.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

Crisis económica mundial: la inflación, otro frente a combatir

Posted on 23 julio, 2008. Filed under: Luis Gómez -Ciudad de México | Etiquetas: , , , |

Luis Gómez / Ciudad de México

De la crisis subprime y la recesión en EEUU a la inflación mundial

Como sabemos, la inflación es un fenómeno donde los precios sufren alzas generalizadas o las monedas pierden poder adquisitivo. Este fenómeno lo ha sufrido el mundo en distintos periodos históricos del siglo XX, como las épocas de la post-guerra (20´s y 40´s), y en las crisis del petróleo y deuda durante las décadas de los 70´s y 80´s. Pero, ¿cómo llegó de nuevo el mundo a una situación tan potencialmente peligrosa? La crisis comenzó, como sabemos, con el rompimiento de una burbuja inmobiliaria, lo que generó una crisis financiera de crédito que está ahorcando a la economía estadounidense al borde de ponerla en una situación casi recesiva (aún no es oficial, pero ya la sienten como si fuera). Esta crisis está tomando tintes de estanflación (termino utilizado para definir estancamiento económico con inflación), generada particularmente por los precios de los commodities internacionales, los más relevantes de los cuales son el petróleo y los alimentos básicos.

¿Por qué subieron tanto los precios?

Como seguramente habrán leído o escuchado, este problema tiene varias explicaciones. Una es la alta expansión económica de países emergentes (China e India han venido crecido por muchos años a tasas muy altas), y eso ha generado un nivel de bienestar que le ha dado acceso a mucha gente a comer mejor, consumir más y mejorar sus estándares de vida. En principio, esta es una buena noticia, pero -como todo en economía- tiene su lado bueno y malo. Al crecer este tipo de países, genera un aumento de demanda que presiona los precios al alza, es ahí dónde subyace el problema de los precios de los commodities, fenómeno que seguirá en la medida que afortunadamente siga creciendo el número de personas con acceso a mejor nivel de vida.

Otros culpables que coadyuvan a la subida de los precios son en primer lugar los biocombustibles, ya que muchos países (Europa, Brasil, EEUU, etc.) están cambiando su modelo energético, generando presiones al alza en la demanda del maíz, lo cual conlleva un aumento notorio del precio. En tercer lugar tenemos a los famosos especuladores. Este tema ha generado un debate en diversos medios, a favor y en contra. Es difícil saber si los especuladores son los verdaderos generadores del alza en los precios, ya que los mecanismos de especulación de estos mercados se llevan a cabo mediante el acaparamiento físico de las mercancías, o aumento de reservas físicas, pero se especula mucho en los mercados de futuro afectando los precios. No puedo afirmar que los especuladores son los principales causantes de éste problema, pero no podemos liberarlos del todo ya que alguna responsabilidad tienen en esto (afectando expectativas).

Así, teniendo alimentos y energía cara, estos aumentan los costos en las cadenas productivas de todas las economías del mundo, factores ya conocidos que generan altos niveles de inflación. Al final del día no sólo son definiciones macroeconómicas ni exclusivamente técnicas, ya que tienen un severo impacto en la economía familiar y en los bolsillos de los diversos sectores sociales, deteriorando el poder adquisitivo de los sectores más desfavorecidos, quien no ha escuchado o vivido el “¡ya no me alcanza!”.

Soluciones, los gobiernos lo intentan pero…

Hay muchos problemas que genera la subida tan fuerte de los precios de los commodities. Su efecto inflacionario es devastador para las sociedades, ya que se detiene el desarrollo y la lucha contra la pobreza se entorpece o retroceden los limitados avances en ésta, y el mundo podría vivir una crisis alimentaría a nivel global (en algunos países ya se esta sintiendo). Debido a ello, hemos visto acciones que los diferentes gobiernos han aplicado, como subsidios a los alimentos, cuotas de exportación para productos agrícolas, aumentos de tasas de interés y restricciones al crédito, entre otras.

Algunas soluciones son necesarias, otras tienen más tintes políticos que económicos. Desafortunadamente analizarlas una por una es complicado por lo extenso el tema. Pero el mecanismo más eficaz, para poder mitigar las subidas de los precios es el descenso de la demanda, y la forma más inmediata es ralentizando el ritmo económico, los bancos centrales trabajan en ello subiendo tasas de interés, enfriando a sus economías (aquí el peligro es la crisis de crecimiento que enfrentan conjuntamente). Pero ya nos centraremos en temas más particulares de ésta crisis en posteriores entregas.

A pesar de esto, el mundo tiene que afrontar que las reglas del juego ya han cambiado, que la era de las materias primas baratas difícilmente se volverá a presentar en un futuro cercano o en corto plazo, y que es necesario cambiar la estructura de la oferta mundial, aunque lamentablemente esto es a largo plazo, pero se tendrán que discutir más a fondo temas antes considerados tabúes u orientados a otras áreas, como la ecológica. Me refiero a temas como los alimentos transgénicos, fuentes alternativas de energía (solar, hidrógeno, nuclear, eólica, etc.), y políticas de subsidios entre otros. Y en corto plazo el mundo tendrá que enfrentarse lamentablemente a menores ritmos de crecimiento.

Mientras no pase eso, el mundo sufrirá uno de los peores males económicos, ¡la inflación!

Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

Ilusiones londinenses

Posted on 21 julio, 2008. Filed under: Mara Muñoz -Londres | Etiquetas: , |

Mara Muñoz / Londres

 

En el mundo anglosajón londinense el nivel de idealismo es proporcional a las posibilidades de fracaso real, una realidad condicionada por el análisis del riesgo-beneficio. “Si alguien encuentra una mejor manera, que me la diga”, me dice Guillermo, un chico de 23 años, después de narrar el incidente de un stock broker que perdió los estribos y lanzó el teléfono contra el monitor de su computadora y de recordar con nostalgia vieja, decadente su pasado reciente en la universidad.  En el mercado financiero Londinense, pocas cosas son tan valiosas como la sangre nueva adoctrinada en el principio de la competencia. Jóvenes que se piensan con base en resultados objetivos que parecen materializarse hasta el punto de constituir una suerte de  experiencia de la apariencia de poseer éxito, de “ser” exitoso: una nueva esencia. Experiencia de formas sin contenidos en que el éxtasis del éxito disfraza lo irreal de la experiencia.  

 

En este mundo del baby boom financiero en Londres, a mayor nivel de ideales, pensamiento propio y crítica, menores réditos en la realidad. Una realidad que se limita a comilitonas de sábados en restaurantes de no menos de mil pesos, o, para los más osados, en copas después del trabajo, alrededor de las diez de la noche, pretensión de libertad y espontaneidad, para al día siguiente emprender jornadas que comienzan a las 7 de la mañana. Ganan sumas exorbitantes, y el miedo a no “ser”, en tanto no se tiene una lugar en la cúpula del gelatinoso mercado financiero, es más grande que cualquier ilusión de juventud.

 

Después de estudiar política social o desarrollo muchos jóvenes que llegan procedentes de países en “vías de desarrollo” se emplean en el mercado financiero. El ideal del desarrollo social se transforma en ambición económica real. De cualquier forma las ideas de desarrollo social impartidas en algunas universidades del Reino Unido no distan mucho de las del desarrollo corporativo; en la misma manera que la praxis de la democracia liberal se confunde con la del mercado. Es difícil distinguir en qué momento los sistemas democráticos en el mundo anglosajón, cuyos principios se expanden a las nuevas y viejas “democracias”, priorizan el bienestar de individuo sobre el funcionamiento del sistema en sí. Es complejo distinguir al individuo del que habla la democracia cuando las prácticas individuales son cada vez mas predecibles por replicables: consumo que determina la necesidad de ingreso para sobrevivir el presente y evitar el riesgo futuro; que conlleva el trabajo por el trabajo en sí, como medio para cumplir con las insaciables demandas del mercado; el círculo perfecto. En que consiste pues la individualidad en este sistema de cuya existencia depende la legitimidad del sistema en sí.

 

Los rostros de los individuos se adivinan en sus hábitos de consumo. La idea del progreso de los sistemas capitalistas anglosajones, que condiciona la idea del progreso mundial a través de los mercados financieros internacionales mismos que lideran y rigen, tiene que ver con la producción. El discurso del progreso y de la civilización occidental se basa en el sujeto, el individuo como centro y el control de la naturaleza, para garantizar el predominio del “hombre” sobre esa misma naturaleza que trata de controlar. Hay que producir para garantizar la sobre vivencia de la humanidad, para crear las condiciones materiales que protejan al “hombre” de los nocivos efectos de la naturaleza, que es vista como enemiga de la vida humana. Pero, ¿se puede confrontar y controlar el elemento constitutivo de la vida humana?

 

Los jóvenes del baby boom londinense parecen creer que sí. Viven para trabajar pensando que así vivirán mejor. El control sobre los riesgos de la vida, sobre su propia naturaleza, termina por controlar su vida. Mientras, trabajan para expandir mercados, para especular; así, esperan la manifestación absoluta de su ilusión productiva, la muerte.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

Y la cabeza rodó y rodó (al parecer).

Posted on 18 julio, 2008. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín | Etiquetas: , , , |

Por Yaotzin Botello / Berlín

Hitler fue decapitado.

Incluso por ahí un político alemán del partido sociodemócrata hizo la broma al decir que por fin había habido un atentado fructuoso contra el dictador nazista.

Un solo detalle: el dictador era un muñeco de cera.

Hitler había sido presentado como una atracción turística en el museo de cera Madame Tussauds, que acababa de inaugurar su sede en Berlín. El museo tiene una larga tradición en hacer muñecos de cera que se extiende a la Revolución Francesa, cuando se inmortalizó a algunos de los decapitados.

Pareciera que alguien quería volver al origen del museo, pero era más bien una venganza contra Hitler. Pura y simple venganza contra el dictador. Ni Bush, ni Sarkozy ni Michael Jackson perdieron ninguna parte de sus cuerpos.

Resulta que a más de 60 años de terminada la Segunda Guerra Mundial, el pueblo alemán sigue enojado contra Hitler. Y desde que se anunció que habría una figura de cera de él, hubo debates interminables sobre si debería de ser hecho y en todo caso en qué posición, victoriosa, derrotado, humana o deforme. Políticos y grupos de judíos dieron su visto bueno después de algunas trabas.

Pero los ciudadanos no.

Fue el segundo visitante del museo el que decapitó a Hitler. ¡Ni 10 minutos duró! Y el tipo, un ex policía alemán, se echó de paso hasta a un guardia de seguridad. ¿Qué pasa? ¿por qué este odio a Hitler? ¿por qué esa forma de manifestarlo?

Ojo, no lo defiendo, pero ¿por qué no ha pasado algo similar al muñeco de cera de Londres que, incluso, tiene el puño levantado y no como el de Berlín que parecía derrotado? ¿por qué no le ha pasado nada al muñeco de cera de Hitler que está en un museo en Hamburgo, intacto desde hace decenas de años?

“Entre más nos alejamos del fin de la Guerra, parece que el nazismo y Hitler toman más fuerza”, señala un historiador.

La decapitación del monito de cera no es aislada. Cuando salió la película Der Untergang (El Hundimiento o La Caída, no recuerdo como fue traducida al español), se criticó eternamente que por qué se humanizaba al personaje de Hitler. El dictador aparecía en escena con una notable enfermedad de Parkinson, triste, preocupado y hasta amoroso, como nunca antes se lo había mostrado. “Es un monstruo, no una persona”, decían entonces los que estaban en contra de esa presentación.

Imagen de la película cómica Mein Führer, del judío Dani Levy

En estos días apareció un juego de cartas con las caras e información de varios dictadores del mundo, ¿y quién protesta?, no los rumanos por Ceausescu o los rusos por Stalin, ni los italianos, portugueses o españoles por Mussolini, Salazar o Franco, sino los alemanes por Hitler.

Es obvio que Hitler hizo mucho daño, y que todo el aparato nazista se recarga en su figura, pero ¿de verdad nunca se lo podrá ver ni como muñeco de cera? ¿habrá algún momento en que se pueda, en que se deba, banalizar y asimilar al punto de verlo como un dictador más? ¿odiarlo de esta forma no es darle al mismo tiempo, y contradictoriamente, una idolatría e importancia que no se merece?

El museo anunció que regresaría la figura de 200 mil euros a su lugar, una vez reparada (una cosida en el cuello tipo Frankenstein alivianaría las cosas), y más allá de que parezca una mera forma de hacer publicidad para un museo de cera, podría ser la continuación del debate sobre qué tan público puede ser Hitler.

La figura de cera en Madame Tussauds Berlín

Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

¿Hay razas más inteligentes que otras? (última de tres partes)

Posted on 17 julio, 2008. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: |

Nota: ésta es la última parte de una serie de tres. Acceso a la primera,“las razas bobas”, y a la segunda, “los ambientalistas”, aquí.

Por Témoris Grecko / Ciudad de México

Cada vez me gustaba menos lo que había leído en “30 años de investigación…”, el artículo que resume la argumentación de los hereditarios, y en de “The Bell Curve”, el best-seller que hace tan curiosas diferenciaciones raciales. Pero me daba curiosidad saber quiénes son sus autores. A fin de cuentas, han empleado muchísimo trabajo (obvio, inmensamente más que el que yo dediqué a leer sus textos y escribir este artículo) en el tema y me sentía incómodo por llegar con mis tontas preguntas a dar lata. Cuando averigüé sobre ellos, me acogió el alivio, aunque me di cuenta de que debía haber preguntado antes de tomármelos tan en serio y dejarme impresionar por sus CI. En particular porque, ya que estamos tratando una cuestión extremadamente delicada (hay muchos supremacistas hurgando en la discusión para demostrar que su raza es súper), sí es muy importante hacerlo con una motivación puramente científica y sin intereses escondidos.

Lo contrario de lo que hacen ellos, me parece. Es un poco como el cuento de la “teoría” del diseño inteligente –revestir prejuicios y mitos con falsa ciencia–. Además de los supremacistas, hay otros interesados en promover la idea de que los negros tienen un intelecto genéticamente inferior y que no hay nada que hacer, no hay por qué corregir los efectos devastadores de la esclavitud y el racismo y lo único que queda es tratarlos con benevolencia condescendiente. Esto es un debate que corresponde a Estados Unidos, pero también es de nuestro interés científico, social y humano, nos toca por los muchos latinos que viven allá y que quedarían pintados como segundos menos tontos si los hereditarios ganaran el debate (y no es una cuestión de orgullo, los tontos, por desgracia, son discriminados y se les niegan oportunidades), y también afecta a la estructura social latinoamericana, desigual y racista, que algunos querrán justificar con el argumento de que la raza genéticamente inteligente debe hacerse cargo de las demás.

Estos interesados tienen un enorme poder económico y político para promover “investigaciones” a modo y gente que las difunda. De hecho, están en este momento en el gobierno de EU: se trata de los famosos neoconservadores que llegaron con Bush a la presidencia, la derecha cristiana y los promotores de la diplomacia de la guerra que produjeron el “Proyecto para un Nuevo Siglo Americano”, con ayuda del American Enterprise Institute. A él pertenece Charles Murray, coautor con el fallecido profesor Richard Herrnstein, de “The Bell Curve”. (Para horror de los “neocons”: al respecto del debate sobre si EU debía o no invadir Irak, de los 13 o 14 precandidatos que este año participaron en la carrera presidencial, sólo uno tenía razón: el negro.)

El artículo “30 años de investigación…” está firmado por J. Philippe Rushton, un psicólogo racista que encabeza el Pioneer Fund, la más dedicada organización que promueve y financia la investigación eugenésica (añadí más información sobre el Pioneer Fund aquí), y escribió el artículo en coautoría con Arthur Jensen, quien ha pasado los últimos 40 años torpedeando las políticas de “educación compensatoria” con las que se pretende ayudar a los negros a remontar su situación de desventaja. Él insiste en que no sirven de nada porque no hay manera de arreglar la genética, a pesar de que los indicadores actuales de CI de los negros en EU han dado un gran salto en comparación con los de los años 60. (Otros estudios demuestran que la diferencia de CI entre blancos y negros de EU se ha venido cerrando, y que esto coincide con una mejoría en los niveles de vida promedio de los negros, como el artículo de 2006 “Los estadounidenses negros reducen la brecha racial de CI”, disponible en inglés aquí)

Así que ya no me creí ni sus datos ni su sinceridad. Y pienso que la evidencia de que el ambiente en el que uno crece es la principal determinante en el desarrollo del CI sigue siendo sólida. Además de que ya sabemos que todos los seres humanos somos genéticamente idénticos en 95.5%.

Pero (y cómo soy necio), regreso al punto de partida: ¿de verdad la evolución no dejó huellas en el intelecto? Si las dejó en el color de piel y en la forma de las orejas ¿por qué no en el cerebro? Yo creo que hay un muy buen porcentaje de posibilidades de que sí existan variaciones intelectuales entre los grupos humanos y, aunque hagan pedazos a los hereditarios, al rato van a salir otros que querrán aprovechar ese hecho para sus propósitos. Lo mejor será que los científicos de verdad (los que tienen en su recámara un retrato de Descartes o Einstein y no uno de Bush o Hitler) lo investiguen y nos lo expliquen.

Para ello, me atrevo a sugerir, habría que afinar los instrumentos de estudio. Por ejemplo, ya sin pensar en manipulaciones interesadas, los investigadores que estudian el CI utilizan una variable que identifican con la letra “g”, la “inteligencia general”. ¿Son universales los criterios que usan para determinar qué elementos componen la “inteligencia general” y cuáles son más importantes que otros? Si a lo largo de su evolución, las etnias han tenido que irse adaptando a dramáticas exigencias del medio ambiente, en un proceso de especialización que los obligó a desarrollar un cúmulo de inteligencias particulares, ¿por qué tendrían todos los pueblos de la Tierra que adscribirse a una sola “inteligencia general”? ¿Es “g” lo mismo entre los maoríes neozelandeses que entre los gitanos de Andalucía? ¿Le dio “g” a Estados Unidos la victoria en Vietnam?

¿Y por qué se habla de inteligencia como si fuera un monolito, una sola cosa? Ciertas etnias tienen las piernas largas. Otras, ojos rasgados. Unas más, la piel clara. Hay cualquier cantidad de clasificaciones para las diferencias físicas. ¿Por qué no usamos cierto número de clasificaciones para hablar del intelecto? Al momento de evaluar las capacidades de cada pueblo, habrá unos que hayan desarrollado más tal aspecto intelectual, y otros, uno distinto: para entender las estrellas o el cuerpo humano, por ejemplo. Las relaciones de pareja o la música. Seguramente no me aproximo a una herramienta utilizable, pero sólo trato de ejemplificar.

Un aspecto más es que los exámenes de CI –y en general los que se aplican en Occidente– le dan una enorme importancia a la velocidad de respuesta, que tal vez sea exagerada. Sin duda, esto se ajusta a la vida de las ciudades y los ritmos de trabajo de un capitalismo desesperado por aumentar la competitividad. Pero hacer las cosas rápido no es necesariamente hacerlas bien, ni mejor. La ventaja intelectual de algunas culturas puede estar en formas de resolver los problemas (o en la perseverancia y la tenacidad, tal vez) que son eficaces a pesar de que sean muy diferentes de las que prevalecen en Nueva York, y de que por lo mismo no aparezcan reflejadas en los tests. El caso de los asiáticos que, según los hereditarios, tienen los CI más altos de todas las razas, fue analizado por Flynn, quien descubrió que se les estaban aplicando pruebas caducadas e indebidamente se estaban mezclando clases sociales. Cuando corrigió los resultados, los chicos obtuvieron un CI promedio ligeramente inferior al de los blancos. Pero la suya es una historia de éxito social: Flynn se dio cuenta de que se trata de “overachievers” o personas que logran más de lo esperado. En Estados Unidos, para ingresar al nivel profesional, el umbral de los blancos es un CI de 97. Pero el de los asiáticos es de 90: Flynn concluyó que su excelente desempeño no se debe a las habilidades que miden los tests de CI como están diseñados hoy, sino al trabajo duro, a su dedicado esfuerzo en la educación superior y a pertenecer a una cultura que pone mucho énfasis en los logros profesionales.

En todo caso, todavía no sabemos cómo distinguir las diferentes ventajas intelectuales que puede tener cada pueblo (todos estarían más avanzados en ciertos aspectos y menos en otros, la evolución hizo que cada cual se especializara en lo que requería), cuando ya nos estamos reproduciendo todos con todos. Éste es un siglo de grandes migraciones, de fascinantes mezclas étnicas y culturales, en el que es insensato andar por ahí afirmando que tal raza es mejor que aquella. Cada vez es más común que tengamos antepasados de distintos orígenes, algo especialmente cierto en grandes woks de mestizaje como América Latina. Y vivimos una época en la que hay una cosa de la que puedes estar seguro: cualquiera que trate de adivinar tu nivel de inteligencia basándose en tu color de piel, será seguramente más tonto que tú.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 18 so far )

¿Hay razas más inteligentes que otras? (segunda de tres partes)

Posted on 16 julio, 2008. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: |

Nota: ésta es la segunda de una serie de tres partes. Acceso a la primera, “las razas bobas”, aquí

Por Témoris Grecko / Ciudad de México

Ayer revisamos cuáles son las posturas de los hereditarios. La contraparte de esa corriente son los ambientalistas: los científicos que sostienen que las diferencias en el coeficiente intelectual promedio de las distintas etnias son causadas por factores de contexto y que, por lo tanto, no son inmutables y es posible superarlas. Para el caso concreto de Estados Unidos, los ambientalistas dicen que la forma en que la población negra fue traída a América, esclavizada por siglos y sometida en la pobreza hasta ahora, tiene mucho que ver con el desempeño de sus muchachos en las pruebas de CI.

Y son ellos quienes se han ocupado de desmontar los estudios alabados en “Treinta años de investigación en…”. Por ejemplo, el que se hizo con los niños adoptados de Minnesota adoleció de muchas fallas que se conocen poco: debido a prejuicios raciales, los niños negros fueron adoptados a una edad mayor que los demás, lo que, de acuerdo con los propios autores del trabajo (pero esto no lo mencionan los hereditarios), “está asociado con una depresión del CI”; las madres biológicas de los niños negros tenían niveles educativos menores que las de los niños blancos; y la “calidad de colocación” (o sea, los mejores hogares de adopción) de los niños blancos fue superior a la de los demás. Más que una predeterminación genética, lo que el estudio demuestra es que una sociedad racista sigue dándoles a los blancos mejores oportunidades que a los negros, desde la infancia.

Un estudio de adopción mejor hecho –y que los hereditarios no discuten– fue realizado en la Arizona State University por la psicóloga Elsie Moore, que observó a niños negros y mulatos adoptados por familias de clase media, tanto blancas como negras, sin que detectara diferencias de CI relacionadas con la raza. Lo que es más significativo es que los niños de cualquier raza adoptados por familias blancas alcanzaban promedios de coeficiente intelectual 13 puntos superiores a los que fueron acogidos en hogares negros. Incluso en el nivel de la clase media, el ambiente en el que los niños negros crecen no es tan favorable para el desarrollo del CI que el de los niños blancos.

Otro trabajo de Joseph Fagan, de la Case Western Reserve University, y Cynthia Holland, del Cuyahoga Community College, examinó el conocimiento y las habilidades para aprender y razonar con palabras y conceptos. Los blancos tenían un conocimiento bastante más amplio de las palabras y conceptos, pero cuando se trató de aprender nuevos, tanto a partir de las definiciones del diccionarios como de su significado en contexto, los negros lo hicieron tan bien como los blancos. Los blancos fueron mejores en comprensión de refranes, reconocimiento de similitudes y facilidad con analogías, pero estas pruebas estaban hechas de forma que requerían el conocimiento de palabras y conceptos que era más probable que manejaran los blancos a que lo hicieran los negros. Pero cuando estos tipos de razonamiento fueron aplicados a palabras y conceptos conocidos por ambas razas, no hubo diferencias.

MEDIR LA MODERNIDAD

En 1984, James Flynn, de la University of Otago, de Nueva Zelanda, comparó tests aplicados a dos generaciones distintas de jóvenes holandeses de 18 años, una de 1952 y otra de 1982 y descubrió que el desempeño había mejorado muchísimo a lo largo de 30 años. Después reunió datos de todo el mundo hasta formar una colección de 30 países, con resultados similares: pudo ver que el CI alrededor del globo parecía elevarse en 3 puntos por década. Esto es conocido como el “efecto Flynn”. En su libro “What is intelligence”, el resultado de 20 años de investigación al respecto, Flynn afirma que la mejor manera de entender por qué se eleva el CI es tomar una de las pruebas de inteligencia más usadas, llamada WISC y ver dónde se han hecho los mayores avances. Estos se ha dado principalmente en la categoría de “similitudes”, donde se hacen preguntas como “¿En qué se parecen los perros y los conejos?” Hoy en día, tendemos a dar la respuesta que, para el WISC, es la correcta: ambos son mamíferos. Pero una persona de hace un siglo hubiera dicho: “los perros sirven para cazar conejos”.

“Si el mundo cotidiano es tu hogar cognitivo, no es natural desprender abstracciones y lógica y lo hipotético de sus referentes concretos”, escribió Flynn. Nuestros tatarabuelos pueden haber sido perfectamente inteligentes, pero les hubiera ido mal en las pruebas de CI porque no participaron de la gran revolución cognitiva del siglo XX, en la que aprendimos a entender nuestras experiencias de acuerdo a un nuevo grupo de categorías abstractas. Lo que nos está diciendo Flynn es que hoy en día nos ponemos “anteojos científicos” para captar el sentido de las preguntas del WISC. Lo que en realidad indica el salto del CI de los holandeses entre 1952 y 1982, es que Holanda era en este último año mucho más exigente en términos cognitivos que en el primero. Lo que el CI está midiendo, en la forma en que está diseñado, no es qué tan listos somos sino qué tan modernos.

Esta distinción tiene una importancia crítica. En Estados Unidos a principios del siglo XX, cuando los hijos de los inmigrantes del sur de Italia (la parte históricamente más pobre de ese país) realizaban exámenes de CI, sus resultados promedio se quedaban en los 70 u 80 puntos, mucho más abajo que los blancos y tan mal como los latinos y los negros. No es difícil imaginar todo lo que se decía en aquel momento sobre la inferioridad genética de los italianos, sobre la mala idea de permitir que siguieran entrando a EU tales inmigrantes de segunda clase y sobre la suciedad característica de los barrios de italianos. ¿Nos recuerda a algo? En nuestros días, cuando los estadounidenses discuten las supuestas diferencias genéticas de ciertas razas, ya nadie se acuerda de los italianos. Como preguntan los psicólogos Seymour Sarason y John Doris: “¿Empezaron a mutar sus genes en los años 30? ¿O acaso es posible que en algún momento de los 20, si no antes, la historia sociocultural de los ítaloamericanos dio un giro que la alejó de las de los negros y los latinos y que permitió su asimilación dentro de la masa general indiferenciada de estadounidenses?”

En un ambiente totalmente distinto, en Liberia, el psicólogo Michael Cole y algunos colegas aplicaron una versión del examen WISC a miembros de la tribu kpelle: colocaron una canasta con comida, herramientas, recipientes y ropa, y les pidieron que los acomodaran en las categorías adecuadas. Para frustración de los investigadores, los kpelle formaron pares funcionales. Pusieron juntos una papa y un cuchillo porque el cuchillo sirve para cortar la papa. “Es lo que haría un hombre sabio”, dijeron. Después de mucho batallar, los psicólogos preguntaron: “¿Cómo lo haría un hombre tonto?” Los kpelle reordenaron las cosas en las categorías “correctas”. Hay razones para afirmar que las categorías taxonómicas son un éxito del desarrollo, o sea, que los kpelle tendrían mejores posibilidades de avanzar tecnológica y científicamente si empezaran a entender el mundo de esa forma. Pero afirmar que son menos inteligentes que los occidentales, con base en su desempeño en el examen WISC, no es más que decir que tienen hábitos y preferencias cognitivas diferentes.

Y si el CI varía con los hábitos de la mente –que pueden ser adoptados o descartados en una generación–, ¿para qué hacemos tanto lío con él?

Acceso a la última parte de la serie, “los racistas bobos”, aquí.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 8 so far )

« Entradas anteriores

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...