Archive for 28 febrero 2009

Crónica de un asalto

Posted on 28 febrero, 2009. Filed under: Invitados | Etiquetas: , |

Por Roberto Garza / Ciudad de México

Como la mayoría de mis días laborales, el pasado viernes 13 salí de la Cineteca a eso de las ocho de la noche, caminé por Real de Mayorazgo y, al llegar a Universidad, descendí por las escaleras de la estación Coyoacán. Los trenes del Metro venían a reventar, mucho más llenos que de costumbre. Aquello era un amasijo de carnes sudorosas en pleno fervor de San Valentín.

Me bajé de ese temascal colectivo en la estación Polanco, jalé aire y seguí mi camino a casa. El plan era tomar un taxi y llegar antes de las 9:00pm para ir con mi esposa a recoger a nuestra hija, que había pasado la tarde en casa de una amiga.

Al pisar la banqueta de Horacio hice una pausa. Miré mi reloj: 8:35pm. Me quité los audífonos del iPod, toqué con la mano mi cartera –que siempre traigo en la bolsa trasera del pantalón– y revisé el celular. Todo en orden.

Al echar un vistazo hacia la calle, sobre la concurrida avenida Horacio y justo enfrente de las escaleras del Metro, apareció un reluciente vocho-taxi, pero no de los verdes con blanco, sino pintado de oro y cereza, tal como los nuevos que andan circulando con autorización del gobierno local desde hace unos meses.

Casi todos los días me muevo en taxi y nunca antes había visto un vocho pintado de esos colores, como a la fecha no he visto uno blanco y rojo, tipo los marca Tsuru que circulan por toda la ciudad. Dudé un segundo, o tal vez dos, pero la asociación mental de los colores “oro y cereza” con el concepto “seguridad” me encaminó en automático hacia la puerta del auto.

“¿Está libre?”, pregunté desde afuera. El chofer –un común y corriente de unos treinta años, delgado, tez morena, ojos cafés y cabello oscuro corto– me miró de reojo y asintió con un leve movimiento de cabeza. Tomé asiento, lo saludé y le indiqué el camino que debía seguir, el mismo que he recitado de memoria a un sinnúmero de taxistas desde hace varios años.

Mientras avanzábamos, al detenernos en la fila del semáforo de Horacio y Moliere, de súbito se metieron dos tipos al carro. Nos cayeron por sorpresa y se clavaron en cuestión de segundos. Mi reacción (reflejo/susto) fue gritar y patalear: “¡No, no, no, por favor!” El primero en subir, un gordo fortachón, me leyó la cartilla: “¡Cállese cabrón o lo mato!” dijo enfurecido, al tiempo que me recetaba un gancho derecho en la cabeza, tan bien colocado que mis lentes salieron disparados.

Me sometieron en menos de dos minutos. Iba sentado entre los dos, callado, con las manos abiertas sobre los muslos, la cabeza derecha y los ojos cerrados. Como conozco bien estos rumbos, sé que dimos vuelta a la derecha en Moliere y luego tomamos Ejército Nacional y después Río San Joaquín con dirección al Circuito Interior.

La complicidad del chofer era evidente. El gordo dizque lo amenazaba: “A ver tú, un cambio de luces o cualquier pendejada que hagas, no te la vas a acabar.” Y luego le daba un zape medio contenido. Según esto, el gordo le iba diciendo por donde irse, pero al cabo de unos minutos, mientras me basculeaban e interrogaban, el taxista dio un par de vueltas sin que le dijeran nada. El chofer, no tengo la menor duda, es parte de la banda.

En cuestión de diez o quince minutos, el otro asaltante, el que estaba sentado a mi derecha, ya tenía un inventario de mis pertenencias. Me habían quitado la mochila, el reloj, el iPod, el celular y la cartera. Sabían mi dirección y teléfono de casa, tenían mis llaves, agenda y fotos de mi esposa e hijos. La situación pintaba horrible: a mi izquierda un gordo violento que decía traer pistola; y a la derecha, un tipo con mi vida en sus manos. Me sentí tan vulnerable como un pez fuera del agua. Estaba aterrado y al mismo tiempo en un estado de alerta máxima por tanta adrenalina.

Cada uno de los rateros cumplía un rol premeditado: el chofer fingía demencia, el gordo amedrentaba y el tercero comandaba el atraco: “A ver, Roberto, tienes tres tarjetas; quiero los nips, y más vale que sean los correctos.” La palabra “nips” me sacudió. Apreté fuerte los ojos, que debía mantener cerrados todo el tiempo, en señal de preocupación. Me sabía los nips de las de débito pero no el de la tarjeta de crédito, la cual nunca he utilizado para sacar dinero del cajero.

“¡Los niiiips, cabrón!”, presionó el gordo. Decidí hablar con la verdad: miren, gano equis cantidad, en esta tarjeta hay tanto, en esta otra nada y la de crédito tiene a lo mucho doscientos pesos disponibles. El gordo quiso refrescarme la memoria a base de codazos, pero el de la derecha se dio cuenta de que estaba diciendo la verdad. Unos minutos después me devolvió la cartera con mis identificaciones, papeles y la tarjeta de crédito, la cual me pidió que tocara con las yemas de mis dedos y frotara en el pantalón.

Pasó una media hora desde que me privaron de libertad hasta que el taxi se detuvo, supongo que afuera de algún centro comercial, para que el tipo que estaba a mi derecha se bajara a ordeñar las tarjetas. Tan pronto quedamos tres en el coche, el gordo se pasó al lado derecho del asiento y me mandó a la esquina izquierda, detrás del chofer. “Los ojos cerrados, las manos abajo y voltea como si estuvieras platicando conmigo”, me dijo.

Así me trajeron un rato hasta que sonó su celular. “¿Ya estuvo?… órale!” El gordo colgó y de inmediato me dijo: “Tranquilo, mi Rober, ya mero te vas con tus hijos.” Sin seguir indicaciones de nadie, el chofer dirigió el taxi hasta el punto donde finalmente me botaron. “Te vas a bajar con los ojos cerrados y vamos a caminar dos cuadras hasta donde está una camioneta. Ahí termina mi chamba. Esos cabrones te van a estar checando, así que no hagas ninguna pendejada, ¿de acuerdo?”

El gordo me encaminó hasta la esquina y se colocó detrás de mí: “Abre los ojos y no voltees ¿Ves la camioneta?” En la calle había como tres camionetas, así que moví la cabeza de forma afirmativa. “Bueno, cuando llegues a la esquina das vuelta a la izquierda y te vas todo derecho. Y abusado, cabrón, que te van a seguir.”

Me dejaron en la calle Bahía de Corrientes de la colonia Verónica Anzures, en la fallida delegación Miguel Hidalgo. Entre los bienes que no me quitaron había una tarjeta telefónica que fue mi salvavidas. Caminé dos cuadras hasta Bahía de Chachalacas y reporté las tarjetas en el primer teléfono que vi. Quince minutos después me rescató mi cuñado (¡mil gracias, Raúl!).

Llegué a casa sin un peso, vapuleado, atracado, jodido, pero ahí estaba la familia, a pié de cañón para reconfortarme. Saberme acompañado, querido, me tranquilizó y levantó los ánimos. Sin embargo, el enojo y la decepción no me los quita nadie. Me enoja que me hayan robado lo que tanto trabajo me cuesta ganar; y me decepciona enormemente saberme gobernado por una bola de ineptos. Por ello, quiero rematar esta crónica de viernes 13 con una andanada de zapatazos dirigida a los encargados de la seguridad pública de este maravilloso país. Su eficiencia casi me deja helado.

Anuncios
Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

Todos esperamos que se nos perdone un pecado

Posted on 26 febrero, 2009. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín | Etiquetas: , , , , |

Por Yaotzin Botello / Berlín

Quizás por eso en México decimos más vale pedir perdón, que pedir permiso.

Bueno, a lo que voy: La negación del Holocausto está penada en Alemania y el hecho que un Papa alemán haya levantado la excomunión a cuatro obispos lefebvristas, uno de ellos que niega el Holocausto, desató una tormenta en Alemania. ¿Por qué? Porque el Papa es alemán y, antes que nadie, él debería de haber sabido a quién estaba perdonando.

Al menos eso fue el centro de la discusión en Alemania.

“Renuncio a la Iglesia”, dijeron por un lado algunos obispos alemanes. “Que rectifique el Vaticano”, dijeron otros. “Que se retracte Williamson (el ya conocido como obispo negacionista)”, se escuchó por otro lado.

Richard Williamson, quien pertenece a la Fraternidad de Pio X, había estado en Alemania y dio una entrevista a la televisión sueca. Ahí dijo lo siguiente (unos extractos): “Según la información histórica que he estudiado, creo que no hubo nunca cámaras de gases. Y no estoy hablando de acuerdo a los sentimientos”.

(…)

“Creo que, por ejemplo, hay gente que da un giro contra eso que comúnmente se cree como Holocausto, entre comillas. Esta gente, que es identificada como los revisionistas, llega a la conclusión de que seriamente hubo entre 200 mil y 300 mil judíos muertos en los campos de concentración nacionalsocialistas, pero que nadie murió por cámaras de gas”.

En breve, Williamson cree que los seis millones de judíos asesinados fue una estrategia enfocada de Hitler y que nadie pudo haber matado a gente con gas cianuro, pues éste es tan peligroso que la gente que removió los cadáveres se habría muerto.

Esta entrevista fue difundida unos días antes de la absolución de Williamson y los obispos lefebvristas por el Papa.

¿Estaba Benedicto encerrado escribiendo su nueva encíclica o jugando al Facebook (después dio declaraciones de que el Facebook puede provocar el aislamiento social real)?

Angela Merkel toma el teléfono y llama a Benedicto XVI. Después hace un reporte de su conversación y Alemania y dice: “Se trata de que del lado del Papa y del Vaticano debe quedar muy claro que aquí no debe de haber ninguna negación (del Holocausto)”. La política se entromete en los asuntos de la Iglesia pero Merkel asegura que es un caso excepcional. El asunto es grave.

Se anuncia la ruptura de diálogo en las iglesias en Alemania y los judíos hacen declaraciones de que están muy asustados. Mientras tanto Williamson anuncia que no se retractará y que nunca visitará Auschwitz, que más bien tratará de consultar más documentos para tratar de comprobar cuál es la verdad histórica.

Fui a hablar con el director del Comisariado de los Obispos Alemanes, Karl Jüsten, quien representa los intereses de los católicos ante el Gobierno federal alemán, para que explique cómo se ha estado viviendo este problema en Alemania. Ofrezco un extracto:

-La declaración del Vaticano, de que Richard Williamson debe retractarse de sus declaraciones que niegan el Holocausto, llegan una semana y media después de la absolución de Benedicto, ¿no es demasiado tarde?

-Si el Papa me hubiera preguntado, yo le habría dicho que hiciera esa declaración inmediatamente, pero la forma de trabajo en Roma seguramente es un poco más lenta.

-¿Debe Williamson reconocer públicamente que sí hubo un Holocausto?

-Ese no es el punto del debate. El Papa dijo que el Holocausto y la Iglesia no van de la mano, y los creyentes que van a la iglesia lo ven igual. Cierto. Pero la cuestión es más bien cómo el Vaticano pudo haber tomado una decisión que parece no haber sido preparada. Es una cuestión de confianza sobre el actuar del Vaticano. La otra cuestión que interesa a la gente es la restauración de la Iglesia.

-¿No es poco cristiano del Papa absolver a los excomulgados?

-No, todos somos pecadores y todos esperamos ser perdonados en algún momento. Por eso ahora pueden estar ahí personas que alguna vez pecaron. Si sólo hubiera católicos puros, la Iglesia tendría muy pocos miembros en todo el mundo.

-Tiene que entrar Angela Merkel a tratar de solucionar el conflicto en el Vaticano, ¿cómo ve esta intromisión?

-Ella se dio cuenta que el Papa actuó mal, por eso intenta inmediatamente después hablar con el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana. Luego habló por teléfono con el Papa (domingo 8 de febrero) para tratar el asunto. Creo que lo que dijo, por su contenido, estaba en la dirección adecuada, que el Holocausto en Alemania es penado, que nadie debe negarlo y que quienquiera que lo niegue debe ser apartado de sus deberes públicos. Creo que un jefe de Estado puede decir esto. Si debió de hacerlo público, no sé. Merkel estaba en una posición de defender el judaísmo después de que ya había sido atacado en dos ocasiones. Está bien que la canciller sea una protectora del judaísmo.

-¿Se desechará el Concilio Vaticano II?

-Ya se había impulsado una reconciliación desde antes con Lefebvre. Lo que sí no se puede decir es que el Papa quiera echar para atrás el Concilio y que quiera poner en marcha una teología restaurativa. De lo que he estudiado de Ratzinger, eso no lo hará.

-¿Cuál es la relación de la Iglesia Católica con el Judaísmo en estos días, no se había roto el diálogo?

-Sí, pero ya está restaurado. Fueron sólo dos o tres días, incluso el Cardinal Lehmann habló en televisión con la señora Knobloch (presidenta del Concejo Central de Judíos en Alemania). Creo que Knobloch quería primero establecer una señal fuerte al romper el diálogo pero aunque sean malos tiempos, no hay rupturas tan fuertes entre las iglesias en Alemania.

En estos días Williamson ya está de regreso en Inglaterra, su tierra natal. Fue expulsado de Argentina pero no necesariamente por sus declaraciones, sino porque tenía problemas legales: no había trabajado en lo que explicó que trabajaría. Visa revocada. En las imágenes de televisión a su salida en el aeropuerto de Argentina insulta a un reportero, bueno, le enseña un puño cerrado a la altura de la nariz (supongo que eso es un insulto, al menos tiene toda la intensión), y a su llegada a Inglaterra no habla con los medios. Se ve sumamente enojado. Londres dijo que ahí Williamson no será investigado pues su ciudadanía es inglesa y ahí no ha cometido ningún delito.

¿Qué pasará, o qué deberá pasar, con Williamson?

  • 19 de enero, el semanario alemán Der Spiegel publica una nota sobre la negación del Holocausto por Williamson.
  • 22 de enero, mensaje del Papa sobre Facebook.
  • 24 enero, el Papa absuelve a los excomulgados.
  • 27 enero, primeras críticas.
  • 4 febrero: el Vaticano pide a Williamson retractarse.
  • 7 de febrero: Williamson niega retractarse.
  • 8 de febrero, Merkel habla con el Papa.
  • 11 de febrero, entrevista con Jüsten.
  • 19 de febrero, Argentina declara a Williamson persona non grata.
  • 24 de febrero, Williamson sale de Argentina.
Leer entrada completa | Make a Comment ( 11 so far )

Los locos a las calles: una perspectiva innovadora hacia la salud mental

Posted on 23 febrero, 2009. Filed under: Walter Duer -Buenos Aires | Etiquetas: |

Por Walter Duer / Buenos Aires
“Si estás loco, andá a encerrarte al manicomio”. Esta frase se ha oído hasta el cansancio, incluso en círculos familiares luego de alguna pelea por algún tema insignificante. “Si estás loco, al manicomio”. José Lumerman, un psiquiatra formado en Buenos Aires pero que hizo buena parte de su carrera profesional en la provincia de Neuquén, en el sur argentino, no opina lo mismo. Por eso su creación, el Instituto Austral de Salud Mental, persigue dos objetivos: por un lado, la estabilización de la enfermedad de base del paciente; por el otro, su reinserción socio-productiva.

“Llegué a esta provincia en 1986 para organizar el área de salud mental de un centro de alta complejidad en salud que acabe con el pésimo sistema que existía en la zona”, recuerda Lumerman, quien ofrece un indicador para que pueda entenderse la magnitud del problema: “en la década del 70, este lugar tenía la tasa de mortalidad infantil más alta de América Latina”, afirma. Para Lumerman, esta primera experiencia neuquina fue todo un aprendizaje. “Me sirvió para salir del esquema lineal que dice que la medicina clínica es clínica y la medicina de salud mental es de salud mental, aquí yo supe que era posible interactuar y articular actividades con médicos generales para llegar a mejores soluciones”.

Por diferentes motivos políticos, Lumerman quedó afuera del proyecto provincial al poco tiempo de haberse sumado y pudo dedicarse de lleno a su consulta privada hasta 1993, momento en que se pone en contacto con la obra social de la provincia para armar algo específico de salud mental para la provincia. “La realidad es que los casos graves en general había que derivarlos a Buenos Aires”, explica el psiquiatra, “pero muchas veces se trataba de enfermedades crónicas que necesitaban de un seguimiento continuo, por lo que la derivación, además de ser costosa, era inservible”.

El Instituto Austral propone un modelo que se compone de cinco elementos: diagnóstico, tratamiento, servicios de rehabilitación, entrenamiento y servicios de consultas. Doctores capacitados en temas de salud mental identifican a personas con desórdenes en las comunidades en las que trabajan y se convierten en líderes de grupos compuestos por los pacientes y sus familias. La calidad y los resultados del tratamiento y de la rehabilitación son monitoreados y evaluados por un grupo de profesionales. El programa también involucra a miembros de la comunidad, entre ellos artistas, maestros y profesores secundarios.

Vaciando las calles
“Es importante destacar que el tipo de enfermedades sobre las que trabajamos afectan al pensamiento, por lo que sus portadores, de no ser tratados de manera adecuada, son candidatos al suicidio o a convertirse en homeless, en el caso de los que no tienen familiares”, se explaya el profesional, para luego explicar que “la reinserción consiste no sólo en que se sienta mejor porque está medicado, sino también en que pueda desarrollar capacidades esenciales para los seres humanos, como tener amigos o ganar plata”.

¿Cómo armar este sistema sin invertir fortunas en “importar” psiquiatras, psicólogos y otros profesionales de la salud? “Aprovechamos los recursos locales”, responde Lumerman. Así, los médicos rurales generales de la zona, que mostraban una excelente formación práctica dada por la necesidad de atender gripes, diabetes, pacientes oncológicos, sicóticos, partos o ancianos, comenzaron a ser capacitados para que puedan incluir en su “portfolio” esquizofrenias, depresiones, trastornos de ansiedad y bipolaridades. “Aproveché la experiencia que había acumulado en el trabajo con médicos generales para armar una introducción a los conceptos básicos de salud mental que pudiesen utilizar”, asevera Lumerman. “También trabajamos en conjunto un modelo de abordaje de alta simplicidad, para que puedan tratar con los pacientes desde el primer momento”.

Había otras falencias que cubrir. Porque en Neuquén tampoco abundaban los enfermeros especializados en psiquiatría… “pero teníamos enfermeros comunes, que hicieron el mismo proceso que los médicos generales, y agentes sanitarios, asistentes sociales, rehabilitadores, artesanos, profesores de danza y titiriteros, que contaban con muchas habilidades que podían ser útiles para nuestros fines”, define el creador del Instituto Austral. “Tuvimos la capacidad de crear este modelo alternativo porque, la verdad, no teníamos otra posibilidad”.

Haciendo escuela
La hipótesis ya estaba planteada: era posible armar un esquema de salud mental sin tener que traer profesionales especializados de otras latitudes, sino, simplemente, formando gente con habilidades equivalentes que ya vivieran en la provincia. Sólo quedaba demostrar que funcionaba. En los primeros tiempos, Lumerman fue acompañado por tres “maestros” de estas artes médicas en la supervisión de todos estos trabajadores: Lía Ricón, Rafael Paz y Emiliano Galende. “Por suerte, se coparon con el proyecto y lo apadrinaron, dándome el empujón que necesitaba”, resume Lumerman.

Y las alternativas seguían lloviendo. “Necesitamos una nutricionista que nos ayude con los trastornos de alimentación”, dijo alguien. “O podemos optar por una buena cocinera”, retrucó Paz. Así llegó la típica matrona del interior del país, “con tetas muy grandes y con la capacidad de enojarse si no se comían su comida”, recuerda Lumerman, para agregar que “trabajó con nosotros trece años”.

Con todo el equipo profesional cubierto, faltaba trabajar un punto clave: la reinserción. Se decidió que la ubicación del instituto fuera en pleno centro, “porque teníamos gente que había pasado los últimos quince años de su vida en el fondo de una pieza, en su casa, y era imprescindible que comenzara a interactuar con otras personas”, enfatiza Lumerman, que se encargó personalmente de articular relaciones con los grandes jugadores, como el municipio o las escuelas (para gestionar potenciales vacantes laborales, para negociar la cobertura de necesidades) hasta con los pequeños comerciantes que trabajaban en los alrededores del centro de salud. “Fui a hablar con el kiosquero y a explicarle que por ahí le iba a venir a comprar cigarrillos un tipo que hacía una década que no llevaba a cabo una transacción semejante, lo mismo hice con el diariero, con el que atendía el bar que quedaba a la vuelta…”. El experto reconoce que “la gente responde favorablemente”.

Resistiré
No todas fueron rosas en el camino del Instituto Austral. A poco de lanzado, hubo muchas críticas de los pocos psicólogos y psiquiatras que habitaban en la Patagonia. “Fue una ruptura total de paradigmas para la región, era lógico que se sintieran amenazados”, destaca Lumerman.

Hoy el proyecto sigue en pleno crecimiento y durante los últimos años se armó un equipo para asistir a niños con patología mental. “Ya está instalado en la comunidad, con buenos resultados”, señala Lumerman, quien explica que “hay que entender que el recurso profesional de psiquiatras infantiles es nulo en la mayoría de las provincias argentinas”. Para el especialista, el “Servicio de niños y adolescentes”, tal como se llama “está funcionando bien, es autosustentable y resuelve la problemática de los chicos que padecen las enfermedades mentales más graves”.

El número de pacientes atendidos por el Instituto Austral de Salud Mental ya superó las 2.000 personas. “Es muy satisfactorio poder tratar y curar gente grave que, de cualquier otra manera, hubiera ido a parar a un loquero”, concluye Lumerman.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

México en Hungría

Posted on 21 febrero, 2009. Filed under: Domingo Lilón -Pécs, Hungría |

Por Domingo Lilón / Pécs, Hungría

Entre agosto y septiembre de 2005, mi colega y amigo húngaro Gyula Horváth, profesor titular de la Universidad Pannon de Veszprém y yo pasamos un tiempo en Morelia, en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, invitados por los colegas y amigos que tenemos allí. Para ambos fue muy agradable identificar el ambiente festivo que se respiraba en México en aquel septiembre (y todos los septiembres) con los colores patrios mexicanos (verde, blanco, rojo), los mismos que los húngaros (rojo, blanco, verde). Para mí, dominicano, el espectáculo era doble, dada la enorme influencia cultural mexicana de la que fui objeto durante mi niñez y  mi juventud: yo crecí viendo las películas de Jorge Negrete y de Santo, el enmascarado de plata (aunque al final mi ídolo fuera Tinieblas), escuchando las canciones de Javier Solís y leyendo las tiras cómicas de Aniceto y Hermelinda Linda.

Y a pesar de que la distancia entre México y Hungría es enorme, siempre ha habido temas, acontecimientos históricos o personajes que de una forma u otra los interrelacionan. Aquí en Hungría se destaca mucho el origen húngaro del apellido Kahlo (o Miklos, del joven escritor mexicano David Miklos), o el origen húngaro de la escritora Susana Wein (“En tiempo mexicano… cuentos húngaros”, 1985; “La abuela me encargó a sus muertos”, 2001). Un tema de investigación aquí en Hungría ha sido el imperio de Maximiliano, ya que entonces Hungría estaba ligada a Austria, la tierra de los Habsburgo. Pero también motivo de investigación ha sido la participación de músicos (por ejemplo, el Cuarteto Léner; algunos de ellos profesores de música, como József Smilovits o Imre Hartmann); arquitectos, como Géza Maróti, muy ligado al Palacio de Bellas Artes de México, y futbolistas o entrenadores de fútbol húngaros en México, como Árpád Fekete, el de mayor éxito y popularidad. Estos temas han sido investigados por Mónika Szente Varga, ella misma muy ligada a este país (un esposo mexicano y dos niños húngaro-mexicanos) y muy bien documentados en su libro “Migración húngara a México entre 1901 y 1950” (México, 2007).

Por su parte, varios han sido los húngaros que han contribuido a divulgar la imagen de México aquí en el país. Entre éstos cabe destacar a Pál Rosti (1830-1874), un fotógrafo y etnógrafo que recorrió Cuba, Venezuela y México entre 1857-1858. Tras su retorno a Hungría escribió un libro titulado “Memorias de un viaje por América” (1861), que le abrió las puertas a la Academia Húngara de Ciencias. Sus impresiones sobre México acerca de diferentes temas abarcan 19 capítulos de su obra.

Pero quien sin duda alguna ha sido uno de los principales contribuyentes en la difusión del interés sobre México aquí en Hungría, y en otros lugares, ha sido el escritor László Passuth (1900-1979), quien en 1939 escribió la novela histórica “El dios de la lluvia llora por México”, un best-seller que aún hoy día se sigue editando (la última edición es de 2008). La novela narra la conquista de México. Lo interesante de ésto es que Passuth no era historiador, pero tampoco dominaba la lengua española. Estudió derecho y una gran parte de su vida trabajó como funcionario bancario. Su interés hacia México, y más tarde hacia todo lo hispano, tiene su origen en la adquisición de los libros de Willian Prescott (“Historia de la conquista de Perú” e “Historia de la conquista de México”) que compró en Londres. Tras su lectura empezó a estudiar español, así como a interesarse por la historia de España y América Latina. Su ansia de saber le llevó a investigar no sólo en bibliotecas de Hungría, sino en Austria también, en donde tuvo acceso a varias fuentes primarias. A pesar del éxito obtenido, tanto en Hungría como en el extranjero, y reflejo de los cambios políticos ocurridos en Hungría después de finalizada la II Guerra Mundial, no sería hasta 1970 cuando László Passuth pudo visitar México mediante invitación del Gobierno mexicano. Como él mismo diría más tarde “hasta 1970, México era para mí más bien una tierra imaginaria que un verdadero lugar geográfico” (citado por Salvador Bueno, “Cinco siglos de relaciones entre Hungría y América Latina”, Budapest, 1977, p. 222). Resultado de esta visita a México fue la redacción del libro de viajes “Mi encuentro con el dios de la lluvia” (1972), cuya versión al español apareció en 1976.

En el centro de Budapest se encuentra la calle México, que, a la vez, es una parada de la línea M1 del metro. Esta línea M1, declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, es una de las dos más viejas de Europa, contemporánea del metro de Londres, y cuya construcción se inició en 1860. Para 1863 ya estaba funcionando en superficie, siendo la primera línea de metro subterráneo de la Europa continental, cuyo funcionamiento data de 1896 en conmemoración de las festividades húngaras del Milenio. Y, por último, no hay ciudad grande en Hungría que no tenga uno, o más, restaurante o bar mexicanos, con sus peculiaridades, pero mexicanos. México en Hungría.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

La pena de vida, en México

Posted on 19 febrero, 2009. Filed under: Mara Muñoz -Londres |

Por Mara Muñoz / Ciudad de México

“Dejamos la gloria por la comodidad”, decía el otro día un amigo. Era una tarde de sábado en que celebrábamos el amor y la amistad. El sol de la Ciudad de México podría haber sido aquel de Monterrey que Alfonso Reyes hiciera poesía con optimismo sobrado por las delicias del país. La conversación era entre amigos que se conocen de años, aunque por primera vez disfrutábamos de una tarde de ocio en el balcón del departamento, desde donde veíamos a una pareja asolearse en la terraza de los departamentos de enfrente. A través de los ventanales de los tres “lofts”, se podía ver casi a detalle el acabado de la cocina y la sala, y conversábamos sobre los incidentes al desnudo de su vecindad, sobre el alto costo de esas propiedades, sobre lo linda que era la tarde para asolearse.

Eran alrededor de las 6 y la resolana denunciaba que pronto llegaría el atardecer. “Tienen desde las diez de la mañana”, mencionó mi amigo, y pensé que se refería a los vecinos que se doraban en la terraza. “Les va a hacer mal el sol”, contesté. Noté cierto desprecio en la mirada de mi amigo, quien aclaró que se refería a los albañiles que trabajaban en la construcción al lado del edificio que, hace apenas unos minutos, había dado contenido a nuestras preocupaciones mas inmediatas.

Pregunté si creía que una pena o castigo físico como el encierro podía ser impuesto socialmente a seres humanos dispares. Lo importante es la dimensión social que tenga la pena: si la sociedad impone un castigo en beneficio de si misma, entonces no importa la valoración individual de la pena. En cierta forma, me pareció aterrador su razonamiento, como a todos los que queremos imaginar que la libertad individual existe. Sin embargo, y sobre todo, me pareció una reflexión provocadora, pues en una sociedad democrática se supone que los valores detrás de una medida de carácter social son reflejo de aquellos que predominan en la sociedad: una suma de juicios individuales con la suficiente fuerza para formar consenso.

La dimensión de la pena tiene que ver con la posición moral del que la vive, y con el valor dado a ésta por la sociedad que la impone, comenté con grandilocuencia para salvar al individuo, que el idealismo social de mi amigo negaba. Pero que pasa si la pena que se padece es impuesta por la sociedad, pero no como consecuencia del consenso, sino a falta de este. Es decir, pensar en la pena de muerte iría a tono con esa conclusión agregasionista de los juicios, podría ser el válido ejercicio de esa democracia liberal que damos por hecho como sistema político en México; aunque las consecuencias sean aterradoras, al final, sería reflejo institucional formal de los valores que predominan en nuestra sociedad.

Ahora, ¿qué pasa con las penas que la sociedad genera a la sazón de la sobrevivencia más inmediata?, esa sería otra dimensión de la pena. Si se supone que la reflexión y la discusión públicas son la base del consenso para la imposición de ciertos castigos que garanticen la vida social: ¿Será que la irreflexión y el mutismo cómplice originan penas que la sociedad no ha pedido para si, y que, sin embargo, también garantizan su sobrevivencia con base en las normas informales que en realidad la fundamentan?; normas que son sustento de sus prácticas cotidianas. Un ejemplo de esta dimensión de la pena sería el sobrevivir la economía, la explotación, la delincuencia, la contaminación, la misoginia, etc., en México. Esta dimensión de la pena no es la misma para todos, pues para muchos, ni si quiera existe como tal.

El atardecer llegó, y la noche anunciaba ser fresca, con una precisión deleitosa que sólo el valle de México puede dar. Pasamos al departamento y mi amigo cerró el ventanal detrás de nosotros. “Así se acabó el problema, matamos el ruido” comentó con amargura. Dejamos a los vecinos que antes se asoleaban en la terraza preparando la cena, los hombres seguían picando piedra en la construcción, justo al lado de ellos, y frente a nosotros.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 1 so far )

Enmienda y elecciones en Venezuela

Posted on 17 febrero, 2009. Filed under: Domingo Medina -Caracas | Etiquetas: , , , |

Por Domingo Medina / Caracas

Al analizar las elecciones regionales de noviembre pasado yo sostenía que el juego democrático se estabilizaba en Venezuela. Lo sostenía especialmente a la luz de las tendencias observadas en esas y en las últimas elecciones. Creo que los resultados del referéndum celebrado el domingo y en el que se aprobó la enmienda de cinco artículos de la constitución siguen señalando ese camino.

Electoralmente, lo que sucedió el domingo lo resume el segundo boletín oficial emitido por el Consejo Nacional Electoral ayer por la tarde con el 99 % de las actas escrutadas: 6.310.482 personas (54,85%) votaron a favor de aprobar la enmienda de los cinco artículos de la Constitución Nacional propuesta por la Asamblea Nacional a los venezolanos, mientras que los que votaron en contra sumaron 5.193.839 (45,14%). La enmienda así aprobada elimina las restricciones para la postulación de quienes ejercen cargos de elección popular, incluyendo el presidente de la república por supuesto. La abstención se ubicó en un poco más del 30 %.

Con respecto a los resultados de noviembre ambos bandos aumentaron su votación. Con respecto al referéndum de 2007, en el que el gobierno salió derrotado electoralmente, también. Y la oposición ha logrado quebrar la proporción de 60-40 que se venía observando en procesos nacionales (a excepción, claro, de 2007). Las razones, como es de suponer, son de diversa índole. Yo cuento entre ellas el liderazgo de Chávez, que es un fenómeno electoral que motiva – a favor y en contra- al electorado venezolano. También jugó un papel muy importante la movilización, especialmente para el gobierno, que tanto en 2007 como en 2008 había presentado deficiencias en este punto. Finalmente, creo que hay un elemento de gran importancia a la hora de analizar los resultados: el asunto que era objeto de votación: lo que se sometió a consulta era mucho más sencillo que la reforma propuesta en 2007, lo que, desde el punto de vista de los electores, elimina mucha incertidumbre y le permite tomar una decisión más “racional”.

Esto último, en mi opinión, evidencia lo que en noviembre pasado llamé el voto sofisticado, que viene cobran do gran significado en la democracia venezolana. Por otra parte, también creo que el voto de clase sigue mostrándose y que las clases medias y altas votan mayoritariamente por la oposición, mientras que las clases medias-bajas y bajas lo hacen por Chávez y sus aliados.

Las lecturas políticas de los resultados también siguen en la misma onda de las elecciones de los últimos años: el gobierno cuenta con una importante base de apoyo popular (que le permite, precisamente, ser gobierno), lo mismo que la oposición. La diferencia está en que el gobierno, electoral y políticamente hablando, está cohesionado alrededor de Chávez, mientras que en la oposición no se destaca ningún liderazgo que aglutine a sus fuerzas. El próximo año se abre la posibilidad de solicitar un referéndum revocatorio contra Chávez, pero me parece que la oposición –si es cauta y sigue los canales constitucionales- se concentrará, más bien, en recuperar espacios políticos en la Asamblea Nacional, para la cual se celebrarán elecciones en diciembre de 2010. Para el gobierno los resultados significan resolver un problema que se le habría presentado en 2012: ¿quién después de Chávez? Es decir, el gobierno ya tiene candidato; la oposición seguramente lo escogerá algunos meses antes de las elecciones.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 43 so far )

Anticuerpo del ‘Sistema’

Posted on 15 febrero, 2009. Filed under: Invitados |

Por Catalina Gayà

El Saló de Cent, la sala más noble del Ayuntamiento de Barcelona, está abarrotado de periodistas y de público, afuera, en la plaza de Sant Jaume, la cola de gente que quiere ver a al escritor y periodista Roberto Saviano (Nápoles, 1979) da la vuelta a la plaza. La imagen es impresionante porque pocas veces un escritor levanta tanta expectación en Barcelona. Hace frío, pero no importa. Nadie se mueve de la cola aunque casi todo el mundo sabe que no podrá entrar porque la sala es demasiado pequeña para que quepan todos y porque las medidas de seguridad que rodean a Roberto Saviano hacen que todo movimiento sea lento, controlado. La Camorra, la organización mafiosa que controla la región de Campania (Italia), lo condenó a muerte hace tres años por la publicación de Gomorra y la sombra de esta amenaza lo ha convertido en prisionero.

La Camorra está en todos lados y la visita de Saviano a Barcelona, donde acude a recoger el premio Vázquez Montalbán de periodismo internacional, es de extremo riesgo. “Está en Barcelona, hace negocios en la ciudad” es algo que Saviano repetirá varias veces en el Saló de Cent, frente a la mirada del acalde de Barcelona, Jordi Hereu.

La mayoría de los que hacen la cola llevan bajo el brazo Gomorra y muchos de ellos confiesan que lo han regalado varias veces. A mí me lo regaló un amigo y yo, por mi parte, pienso regalarlo a otro y supongo que este a otro. Esa es la fuerza de libros como Gomorra y lo que, en un rato dirá Saviano, lo mantiene con vida.

En Gomorra, Saviano documenta con nombres y apellidos y lugares, los entresijos de los negocios delictivos de la principal organización mafiosa de la región de Campania y la ciudad de Nápoles y, sobre todo, explicita que la Camorra campa en todo el mundo y ya se ha introducido en la banca europea, en las calles de las ciudades españolas, inglesas, en las ceremonias de Hollywood, en las tiendas a las que todos acudimos para comprar un abrigo, una gorra, controla el cemento que levanta nuestras casas, está detrás del queso que compramos.

Debo confesar antes de entrar al Saló de Cent y quedar prendada (y horrorizada) por las palabras de Saviano, que la lectura de Gomorra me ha costado muchísimo. Es un libro extraño, tiene la virtud de poner la piel de gallina aunque a veces no sepas muy bien hacia dónde va o incluso qué te está contando en ese momento. Es un libro de varias lecturas y es un texto que pone en jaque cualquier idea, noción que antes tuvieras sobre el concepto de mafia. La Camorra en Italia es conocida como el Sistema y algo está claro cuando lees el libro: o estás con el Sistema –en sus dos modalidades: o formas parte de él o callas–  o estás en contra, es decir, hablas.

Regresemos al Saló de Cent. Entra Roberto Saviano, rodeado de su escolta, y el público y los periodistas se levantan y lo aplauden. Si pocas veces había habido una cola tan larga en la entrada del Ayuntamiento, el hecho de que los periodistas lo aplaudan con tanto fervor aún es más inaudito en Barcelona. Yo, como mínimo, nunca lo había visto antes.

Él ha publicado lo que muchos de sus colegas no nos atrevemos ni a investigar ni a publicar. La primera frase de Saviano es impresionante: “Si un hombre no está dispuesto a arriesgar nada por sus ideas, o sus ideas no valen nada o el que no vale nada es él”.

Escuchando a Saviano, me viene a la memoria Lydia Cacho. Los dos defienden la libertad de expresión, los dos se atreven a poner en palabras, casi de manera obsesiva, lo que está pasando a su alrededor aunque esto los lleve a perder su propia libertad, a temer por su vida, a sufrir atentados.

El Saló de Cent está en silencio absoluto. “Me gustaría decir que no me he arrepentido de escribirlo, pero no sé si ha valido la pena”, confiesa el escritor. Acto seguido reconoce que fue cuando vendió los primeros 100.000 ejemplares cuando “sucedió el desastre” y la mafia lo fijó como objetivo.

Los escoltas que lo rodean tiene la mano en la chaqueta; nunca dejan de empuñar el arma aunque lo hacen de manera discreta. La presencia camorrista en Barcelona ha hecho redoblar el blindaje de seguridad que ha recibido: “Son más inteligentes de lo que parece: no dejas sangre donde quieres hacer negocios”, dice Saviano.

Saviano remarca que el Sistema está cada vez más internacionalizada y que “es un problema europeo y específicamente español”. El auditorio enmudece. El problema, continúa Saviano, se puede agravar con la actual crisis económica: “Los capitales líquidos de las organizaciones criminales pueden entrar en la banca y determinar el curso financiero de los estados”. 
“Si no se ve el capital criminal como un problema, cuando nos demos cuenta ya será tarde. No solamente puede condicionar el presente, sino también hipotecar nuestro futuro”.

Las detenciones de camorristas en territorio español, una noticia cada vez más habitual en los periódicos, refuerzan las palabras de Saviano y a la vez son un vaso de agua fría: es tomar consciencia de que el Sistema está en todos lados.

Barcelona no es solo un lugar donde Saviano ha recibido un reconocimiento público y oficial poco habitual, es también un lugar donde a los camorristas se les detiene mientras juegan al black-jack, frecuentan locales de la Rambla que la policía italiana le recomendaba a Saviano que evitase (cuando aún paseaba por la calle) y tienen abogados que llaman al móvil de Saviano para darle la bienvenida a la ciudad (le sucedió el 2007).  “Aquí no hay conciencia de ello, pero en mi barrio los chicos ya decían hace años que España era un territorio apetecible, una ‘zona nuestra’, decían, de la misma manera que a la Costa del Sol se le llamaba la Costa Nostra. Las organizaciones tienen la convicción de que es un lugar seguro para hacer negocios”, recuerda.

En uno de los capítulos de Gomorra, Saviano narra la historia de Pasquale, un modisto que creó uno de los vestidos que lució Angelina Jolie en una gala de Hollywood. Mientras trabajaba, Pasquale no sabía para quién era ese vestido perfecto hasta que vio a la actriz luciendo su obra de arte. Cenaba frente a la tele con su familia cuando una cámara enfocó a la actriz. Ese día Pasquale dejó la alta costura y se convirtió en camionero. Las manos de artesano, de artista, se llenaron de callos. Pasquale entendió que no había esperanza.

Yo que no sé qué cara tiene Pasquale, pero lo imagino con la cara que ha puesto Saviano al finalizar la charla: ojos tristes, pose cansada y no solo por el cansancio físico, con un peso indescriptible sobre sus espaldas y sobre todo con un halo de desesperanza incluso cuando sonríe. En un momento de la charla el escritor ha dicho que “la gente emigra de Italia para ser felices”. La frase es muy fuerte y, lo peor, es que la he escuchado en boca de muchos italianos: “En Italia no hay esperanza”, “En Italia no se reconoce el talento”.

Saviano ha acabado su comparecencia con un verso de una canción napolitana: “Lo contrario de la muerte es el amor y no la vida”. Silencio y, de nuevo, aplausos. Este es el título de su segundo libro, que acaba de aparecer en las librerías.

Un italiano que estaba entre el público le ha recordado que la imagen que daba de Italia es negativa. El resto del público ha cuchicheado en su contra y Saviano le ha recordado que en Italia también hay gente como él que se atreve a decir las cosas por su nombre: son los anticuerpos del sistema.

La charla de Saviano acaba y en el aire hay un ambiente agrio. Saviano tiene que salir por la puerta de atrás, rodeado de sus escoltas. Dormirá en algún hotel de la ciudad y mañana en otro quizá de otra ciudad diferente. Dan ganas de invitarlo a una copa de vino, de llevarlo a visitar el Gótico…No se puede, ni siquiera se puede entrevistarlo ni acercarse a él. Él se va por la puerta de atrás.

Nosotros salimos a la calle por la puerta grande. Saviano ha dicho que lo que les molesta a los capos es que cada vez más gente sepa qué está pasando realmente. La gente que ha seguido la charla desde la calle o a través de una pantalla gigante va despareciendo de la plaza. Siguen con Gomorra bajo el brazo, lo lucen orgullosos y seguro lo regalarán varias veces. Es lo único que se puede hacer: boca a boca, libro a libro.

 

Foto: Mattia Insolera

mail.jpg

 

Leer entrada completa | Make a Comment ( 5 so far )

México todavía no se compromete con las energías renovables

Posted on 13 febrero, 2009. Filed under: Invitados |

Por Margarita Sandoval / Berlín

Dijo que sí lo haría, pero no dijo cuándo. Mientras en México se debatía la Reforma Petrolera con una endémica retórica en la que palabras como patria y petróleo se reafirmaron como parte del mismo grupo semántico, cerca de cincuenta países se integraban en la primera agencia internacional enfocada exclusivamente en el uso de energías renovables (IRENA), con sede provisional en Bonn, Alemania.

Fueron muchos meses rizando el rizo al ritmo de “la patria no se vende” y “sólo el petróleo podrá salvarnos”. Tiempo suficiente para que muchas verdades saltaran a la vista, la mayoría relacionadas con el tráfico de influencias, el entrecruzamiento de intereses políticos, la corrupción y, claro está, los intereses económicos en juego. Pero también para cobrar conciencia de que nos encontramos en el fin de nuestra era petrolera: las reservas no dan para más de diez años y explotar nuevos yacimientos llevaría, por lo menos, otros diez. Por si fuera poco, la quema de combustibles fósiles provenientes en gran parte de nuestro petróleo contribuye a generar 123 millones de Carbono anualmente, abono puro para el incremento del calentamiento global. Ante tal situación, el Gobierno se hizo finalmente con dos soluciones: la Reforma Petrolera como un aferramiento a esta fuente con ánimo privado de lucro y la aprobación sin mayores conflictos o enmiendas de la Ley para el Aprovechamiento de las Energías Renovables, propuesta por el Partido Verde Ecologista de México. Esta ley dictamina, por ejemplo, la generación de un 8 por ciento de la electricidad a partir de estas energías para el 2012 y establece un plazo de no más de un año para que la Secretaría de Energía dé a conocer el programa técnico y financiero de su aplicación.

Por su parte, los objetivos de la Agencia Internacional de Energías Renovables se encaminan hacia la transición estructural de las energías renovables de forma generalizada, es decir, que los países que así lo quieran puedan realizar un plan energético nacional basado en el uso de energías limpias, seguras, ilimitadas y asequibles. Los obstáculos son múltiples y variados; entre los más difíciles de superar, según la propia agencia, se encuentran precisamente las legislaciones que favorecen el desarrollo de las energías fósiles en perjuicio de las renovables. La IRENA propone asesoría para el establecimiento de estructuras, el financiamiento, el desarollo e integración de la tecnologías, así como impulso a la investigación y capacitación específica. En suma, un salto cualitativo entre lo que se ha hecho hasta ahora y lo que se necesita de forma urgente: autonomía energética limpia y segura.

El discurso oficial habla de paliar la pobreza de los mexicanos a través de los beneficios que genere la explotación privada de su petróleo: más empleos, escuelas e infraestructuras. No obstante, el uso de las energías renovables da empleo a 5 millones de personas en todo el mundo, es más barata que los combustibles fósiles y mucho más aún si se toman en cuenta los daños causados a las personas y al medio ambiente por éstos.

Suponemos que el gobierno mexicano está evaluando escrupulosamente su posible suscripción a la IRENA (que empezará a operar activamente en junio de este año). En todo caso estaremos atentos al plan por medio del cual va a disminuir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero (requerimiento obligatorio para frenar el calentamiento global), a garantizar el suministro energético, distribuirlo con equidad y a mantener estables los precios del mismo a largo plazo. Además del Día del Amor y la Amistad, el 14 de febrero es el Día Mundial de la Energía.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 10 so far )

El sheriff medieval de Maricopa

Posted on 11 febrero, 2009. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , |

Eileen Truax/Los Ángeles

 

Hace unas semanas, hablando de la intolerancia hacia los inmigrantes en Estados Unidos, mencioné en los comentarios de este espacio a Joe Arpaio, sheriff del condado de Maricopa, Arizona, del cual forma parte la ciudad de Phoenix.

Arpaio ocupa el cargo desde 1992. El tipo, hoy de 76 años, ha sostenido por más de quince una campaña en contra de los inmigrantes indocumentados del condado, con el objetivo de “erradicarlos”. Amante de la publicidad, Arpaio, quien se llama sí mismo “el sheriff más rudo de Estados Unidos”, ha hecho de esta tarea una persecución constante, misma que anuncia con orgullo, hasta el punto de haber participado en el programa de televisión “Sonríe, estás bajo arresto”, de la cadena Fox en donde, por supuesto, apareció arrestando inmigrantes.

Siendo Arizona un estado fronterizo con México y no muy avanzado en materia de derechos civiles, es en este territorio donde se ubica gran parte de las organizaciones antiinmigrantes, de las que se hacen llamar minutemen (vigilantes). Es por esto que Arpaio cuenta con una gran popularidad entre estos grupos y entre la cúpula de poder más conservadora, mayoritariamente blanca, que justifica las constantes violaciones a los derechos humanos en las que incurren sus agentes.

Contando con este apoyo, el sheriff se ha dedicado a entrenarlos para que acosen a la comunidad inmigrante, mayoritariamente latina, sin respetar los procedimientos legales que protegen a cualquier residente del país para evitar que una autoridad local realice las funciones de los agentes de inmigración. Las cosas han llegado a un punto en el que alguien con aspecto latino puede ir caminando por la calle y sin razón alguna los agentes lo detienen, le piden que se identifique y le piden que compruebe su residencia legal en el país. Si no puede hacerlo, lo llevan detenido para enfrentar un proceso de deportación.

En este contexto se inserta la última payasada de Arpaio. El miércoles 4 de febrero 220 inmigrantes indocumentados caminaron por las calles de Phoenix de dos en dos, todos atados a una larga cadena, portando humillantes trajes a rayas. Por debajo de los trajes rayados sobresalían prendas de ropa interior rosadas que el sheriff les ha impuesto con el fin de ridiculizarlos. Todos los detenidos eran hombres, y su peligrosidad radicaba en su habilidad para ingresar al país del norte, la mayoría de ellos buscando trabajar. No, no los delincuentes, los asesinos, los condenados a 50 años por homicidio, por delincuencia organizada; ellos no. Eran los inmigrantes que fueron detenidos por no contar con un papel cuando la “migra” les cayó encima; sólo quienes cuentan con esta característica fueron expuestos al escarnio público.

 

arpaio

 

Los reos estaban siendo trasladados a una instalación conocida como Tent Cit, una “brillante” idea impulsada hace cinco años por Arpaio. Dada la cantidad de detenidos por su administración, y aduciendo que estas personas no son estadounidenses, pero están “disfrutando” de servicios pagados con los impuestos de los ciudadanos, decidió inaugurar Tent City, o “la cuidad de las carpas”, una cárcel al aire libre establecida en 1993, donde los reos duermen en carpas similares a las que utiliza el ejército. El campo está rodeado por una reja electrificada. El lugar está destinado sólo a detenidos inmigrantes, muchos de los cuales se encuentran en la fase en la que apenas esperan a que se presenten cargos en su contra. Sin haber sido sentenciados, sin saber si son culpables o no, los detenidos viven al aire libre, vistiendo sólo la humillante ropa interior rosada que les asignó el sheriff.

 

tentcity4

 

 

“Era un circo; él dio la orden y salieron los animales”, me dijo por teléfono Alfredo Gutiérrez, colega que está a cargo de la edición del sitio web La Frontera Times, y quien estuvo presente durante el traslado. “Pusieron a marchar a los indocumentados, 220 hombres que llevaban sus cobijas en las manos, encadenados de dos en dos, marchando por la calle Gibson. Son imágenes que no se veían en este país desde antes de la Guerra Civil”, relató.

Para el evento, el sheriff mandó llamar a los medios de comunicación, haciendo arreglos incluso para que los periodistas pudieran estacionarse y presenciar el numerito. A los inmigrantes les fueron colocadas cadenas al estilo conocido como “chain gang”, usadas durante los años de la esclavitud. En pleno siglo 21, Arpaio no niega la categoría que él mismo le da a la mano de obra inmigrante, que, por cierto, no deja de llegar a pesar de su “rudeza”.

Sin embargo el apoyo en el condado no es unánime para el sheriff. Entre los años 2004 y 2007 se presentaron cerca de 2 mil 700 demandas en su contra, tanto en cortes de Maricopa como en cortes federales, por violaciones a los derechos civiles y por detenciones realizadas fuera de la ley. En abril de 2008 el alcalde de la ciudad de Phoenix, Phil Gordon, presentó una solicitud formal ante el Departamento de Justicia y ante el FBI para que se investigue al sheriff por estos cargos.

Lo que es indignante es que Arpaio, una y otra vez, sigue contando con el apoyo de la gente para su reelección, 55% en la más reciente, realizada el pasado 4 de noviembre. El mismo día en que un país mayoritariamente votó por un afroamericano para llegar a la Casa Blanca, este hombre medieval contó con el apoyo popular para seguir tratando a los miembros de una minoría como esclavos.

 

*La página web de Televisa subió una fotogalería del traslado. Para verla, click AQUÍ

Leer entrada completa | Make a Comment ( 7 so far )

Cartas desde Cuba: Las generaciones perdidas de la música cubana

Posted on 9 febrero, 2009. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: |

Por Témoris Grecko / La Habana

Cuba es el país del estancamiento, de los imprescindibles que no se van, de los que a los 40 o 50 años siguen siendo llamados “los jóvenes” porque nacieron en la Revolución pero ésta nunca les dio la oportunidad de reemplazar a los mayores. En música, por ejemplo, hay unos pocos grandes que lo abarcan todo: Silvio y Pablo, los dos gigantes de la lírica propagandística revolucionaria, están en todos lados (sobre todo Silvio); en trova vieja, Carlos Puebla se murió pero sus “Tradicionales” siguen usando su nombre para fosilizarse en las verandas del Vedado donde se reúne la élite cultural. Quienes nunca se subieron al carro fueron marginados (no es de sorprender que Ry Cooder se haya encontrado a las joyas de Buena Vista como fierros sueltos de un Chevrolet de los 40). Los jóvenes ya encontraron todo ocupado. Y se da la paradoja de que muchos se hacen conocidos fuera de la isla, pero adentro no.

En el plano de la música no está tan mal como en el político, pero es un reflejo de ello. Escribió Claudia Cadelo, una chica de la isla de 24 años, en su blog en diciembre pasado: “Aquí estoy viendo los premios Lucas… ¡qué asco! Siempre los mismos, pareciera que sólo hay 5 cantantes pop, 4 grupos de rock y 2 bandas de salsa. Los directores de los videos clips, casualmente, también son siempre los mismos”.

No es casual. Los gustos del público suelen ser variados. Los de los burócratas del Partido, no.

(Sólo la furia arrabalera del reggaeton ha escapado al control de los jerarcas, aunque no me atrevo a levantar las manos para aplaudir por esto… ahora que desde cada ventana se escucha el ritmo invariable con letras como “mami dame tu culo”, uno se pregunta qué les pasó a los cubanos que se alejan de su propia música, tan rica y diversa, y adoptan esta lamentable importación portorriqueña).

Como sucede en todos los niveles de la vida cubana, el Partido ha creado estructuras para canalizar la actividad artística dentro de la Revolución, es decir, al capricho y censura de sus funcionarios. Los músicos jóvenes tienen que trabajar para la Asociación Hermanos Saíz, hasta los 35 años, y después hay que pertenecer a la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba. Ambas son organizaciones de masas que controlan sus carreras, les dicen dónde tocar y por cuánto dinero, los meten y sacan de la tele y la radio, negocian con Egrem (la empresa gubernamental de grabación), y además los llevan a las grandes manifestaciones y otras actividades políticas.

Así que son varias generaciones perdidas de músicos, que han quedado aplastadas bajo el peso de los viejos de la Nueva Trova y otros monstruos por el estilo. Pero están ahí, luchando su yuca, como diría uno de ellos, y son oleadas: gracias a Ray Fernández, un gran trovador de los llamados jóvenes, a su esposa Lenia y a su amigo Darvis, pude aproximarme un poco a la escena de la trova cubana. Y me quedé muy impresionado por la cantidad de excelentes cantautores, todos los cuales se ganarían un lugar automático en prestigiados foros latinoamericanos (tal vez no en la tele), pero que aquí luchan para conseguir que un colega los deje echarse una o dos cancioncitas dentro de su espectáculo.

Lo mejor es que se rehúsan a callar: varios “amigos” le han pedido a Ray que no cante tal o cual pieza, que modere las letras, que se congracie para que le den oportunidades. Canciones suyas como “Lucha tu yuca” y “Matarife” son críticas al liderazgo y al sistema que no salen por la radio (sin embargo, Ray rechaza que lo llamen disidente y es un idealista que todavía cree que se le pueden hacer enmiendas a la R. para que recupere la evolución). Según denuncias de la oposición, también fue censurada la canción “Mala Leche”, del grupo pop Moneda Dura. En agosto de 2008, Gorki Águila, el vocalista de la banda punk Porno para Ricardo (y que canta versos como “El comandante habla su mierda delirante. Usted es un tirano y no hay pueblo que lo aguante”), fue detenido bajo cargos de “peligrosidad social predelictiva”, que es algo así como un equivalente tropical del sistema de prevención de asesinatos en desarrollo que vimos en la película “Minority Report”: no te arrestan por lo que hiciste, sino por lo que podrías hacer (también recuerda los ataques preventivos de Bush). Sólo la movilización de artistas y bloggers, que alertaron a la opinión pública internacional a través de sus bitácoras, evitó que Águila fuera condenado.

Claudia Cadelo lo expresó así: “Hace tiempo que perdí la esperanza en la intelectualidad y los artistas cubanos (radicados en el territorio nacional). El miedo y el acomodo valen más que el arte, la solidaridad y cualquier tipo de actividad que pueda atentar contra el negocito. Pero después de lo de Gorki ya lo que me dan es náuseas. Sin embargo el otro día Ciro, siempre tan comprensivo con sus compañeros (una pena que no sea y viceversa), me dijo: ‘Mira, Claudia, lo bueno de que exista Porno Para Ricardo es que hemos subido tanto la parada que ya el nivel de censura se ha visto obligado a bajar; ahora otros grupos pueden cantar cosas que quizás si ya nosotros no hubiésemos hecho “El Comandante” y “El General” no podrían hacerlas, y pasan por los canales oficiales y hacen letras críticas y eso está bien. Nosotros ya somos la oveja negra‘.
Así que me pongo a ver a Nassiry (el de Moneda Dura) cantando ‘Cuál es tu mala leche’ y me parece bien. No puedo negar que Ciro tiene razón, aunque sea doloroso para mí verlos convertidos en la oveja negra del gobierno y de los músicos también. No sé cómo aun tienen ganas de hacer un estudio para ayudar a una escena underground que ya ha demostrado que nunca los ayudará a ellos…pero en fin, tengo que reconocer que yo también soy víctima de ese espíritu de la mala leche”.

Un homenaje que se les puede hacer a los censurados es presentar las piezas por las que los reprimen. Así que ahora, a manera de mínima muestra de la producción cultural cubana y en solidaridad con los músicos, pongo unos videos con anotaciones para que los lectores de Mundo Abierto empiecen a conocer a las generaciones perdidas de la música cubana:

El matarife“, de Ray Fernández. Elementos para entender: matar vacas está penado con cárcel en Cuba; Ray conoció en una provincia el caso de un matarife que acababa de cumplir 10 años de pena y presenció su conversación con el trabajador social enviado para reencaminarlo por la senda de lña Revolución; yo no hice la grabación, pero reconozco su casa, donde nos pusimos una buena; las “laticas de sardinas de la alternativa bolivariana” se refiere a ayuda enviada por Hugo Chávez. Y los que pasean por allí son Lenia y su hijo.

Lucha tu yuca, taíno“, también de Ray. Los taínos fueron los primeros pobladores de Cuba, arrasados por los españoles casi hasta el exterminio. Un bohío es una choza taína. “Fulas” son los cuc o peso convertible. La historia es una analogía con la realidad actual, y el cacique con… bueno, ya saben quién.

“Mala leche”, de Moneda Dura. En cualquier otro país, la gente hace este tipo de canciones para quejarse de la vida cotidiana y no pasa nada. En Cuba, donde el régimen espera que se compongan temas que proclamen “Vivo en un país libre” y “Amo esta isla”, es vista como una crítica antirrevolucionaria.

ATENCIÓN: ESTÁ ENTRANDO USTED A LA ZONA NO APTA PARA NIÑOS NI REVOLUCIONARIOS DE MENOS DE CINCO AÑOS DE EDAD MENTAL.

SIGA ADELANTE BAJO SU PROPIO RIESGO.

“El Coma Andante”, de Porno para Ricardo. La verdad es que esta banda es bastante maleta, ni musical ni líricamente ofrece nada. Pero quien la hace relevante es la censura y la mediocridad del régimen, que la convirtieron en un referente para muchos miembros de las generaciones perdidas de Cuba.

Otras entradas de la serie Cartas desde Cuba, de Témoris Grecko.

(Cuando la) R (perdió la) EVOLUCIÓN

La blogger radiactiva

Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )


« Entradas anteriores

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...