El índice “supermarket basket”

Posted on 27 mayo, 2009. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , |

Eileen Truax/Los Ángeles

Olvídese usted del Dow Jones y de la cotización del dólar. La crisis hoy en día se mide volteando a ver su carrito del supermercado. Yo le digo el índice “supermarket basket” (SMBI).

La idea la lanzó la semana pasada la revista Newsweek en un artículo que lleva por nombre Watching us save one cart at a time. Durante una visita a una tienda de autoservicio Wal-Mart, el autor conversó con la gerente del lugar, quien comparte sus observaciones sobre los hábitos de consumo de los clientes en tiempos de crisis.

Resulta que, para empezar, la crisis no le ha pegado a tiendas como Wal-Mart. Aunque la gente se queja de la calidad del servicio, la mayoría de los clientes reconoce que los precios ahí son más bajos que en otro lugar; así que en tiempos de vacas flacas, se sacrifica la sonrisa linda recibida en otro lugar, por ahorrarse unos dólares que bien que hacen falta.

Lo que sí se altera es el ritmo de compra. Las compras a mitad de la quincena, por ejemplo, han descendido notablemente. Pero el día de pago, en el esquema 15-30, la gerente tiene que poner personal extra para atender en las cajas. O sea, la gente sigue comprando, pero está viviendo al día.

No sólo la frecuencia de la compra dice algo, sino también la “calidad” (SMBI). Las ventas en ropa para adultos han bajado notablemente; la venta de medicinas y suplementos vitamínicos ha aumentado. La gente le pregunta a los farmaceutas de la tienda cosas que habitualmente le preguntaría al médico. La lectura de la gerente: en una época en la que el desempleo ronda, nadie se quiere enfermar; implicaría faltar al trabajo y posiblemente perderlo.

Los productos de marca genérica, otro ingreso para las cadenas de supermercado, se venden más. Junto a las filas de estos productos aparecen los “de marca”, dejados ahí evidentemente cuando el consumidor descubre la diferencia en el precio. La gente sigue comiendo pizza, pero ya no la ordena en un restaurante: en el supermercado, la pizza congelada ayuda a crear la ilusión del viernes por la noche.

La gente está yendo de compras con una lista de las cosas que va a comprar, lo que habla de un deseo de limitarse a comprar sólo lo indispensable. Al llegar a la caja, piden a quien los atiende que les dé subtotales para saber cuánto llevan gastado. Los productos abandonados en la fila para pagar se multiplican en estos tiempos (SMBI again).

Mientras miles de negocios en Estados Unidos cierran sus puertas, Wal-Mart alcanza ganancias de 400 mil millones de dólares en plena recesión. Los productos básicos, los alimentos, los productos de cuidado personal siempre en oferta, mantienen a la cadena en pie.

Pero no sólo de pan vive el hombre. Curiosamente los televisores, los muebles de patio y las parrillas para asar carne han elevado sus ventas también. Al parecer si la gente se queda en casa porque no hay dinero para pasear, por lo menos desea quedarse lo más placenteramente posible. Tanto, que uno de los productos más vendidos se agota en cada vez que lo vuelven a surtir: un asiento de W.C. que se vende por cinco dólares.

Me encantaría saber si alguno de ustedes ha visto un fenómeno similar en su país. Si tienen un momento, ¿lo comparten con nosotros?

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 comentarios to “El índice “supermarket basket””

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Para mí, aquí por donde vivo es algo cotidiano ver a las personas pedir subtotales y preguntar al encargado de la farmacia por ¿qué debería tomar ante una enfermedad no grave? Y nunca falta quien deje un buen de cosas antes de pagar porque se da cuenta que no le alcanza, o peor aun, a quien tienen que llamar al gerente porque no calculo bien y a la mera hora le cancelaron. Saludos y un abrazo desde México Eileen

En Alemania el caso es con la explosión de supermercados de descuento. Estos supermercado ya existen desde hace tiempo, pero ahora se hace más evidente. Son pequeños, casi como el 7 eleven, y siempre con productos de marca, más baratos y muchos descuentos.

Desde que está la crisis, algunos supermercados que ya eran de descuento han sido absorbidos por otras cadenas que ponen a menos trabajadores y quitan los productos que quedaban de buenas marcas.

Eso pasó en el supermercadito de la vuelta de mi casa. Si quiero darme el lujo de comprar algo de mejor marca, debo de ir más lejos. Si no, pues me atengo a lo que haya. Redujeron las cajas y, con ello, a los cajeros. Si de repente se hace la fila, algún trabajador que acomoda las alacenas tiene que ser llamado a ser cajero por algunos minutos.

No he visto que se queden más productos en la caja, pero sí que se coloquen productos más baratos y de marca propia al lado de las cajas para tratar de exprimir los últimos centavos al cliente. La mayor parte de cigarros que se venden son de marcas similares, por ejemplo.

Quizás el fenómeno ha aumentado por la crisis, pero en general en Berlín ya había una tendencia así desde que el poder de compra del berlinés ha ido bajando con la entrada del euro. Podríamos ponerlo como un síntoma en general del capitalismo, una crisis que ya lleva mucho más tiempo.

Yo he visto un gran cambio en los habitos de consumo de muchos de nuestros conocidos.
Empezando por casa… se acabaron las epocas de echarle al carrito sin checar precios, y sin comparar. Ahora buscamos los productos que tengan buena calidad, pero el menor precio.
Por otro lado, tambien estamos usando las listas… solo comprar lo necesario… solo cuando se puede se compran “lujitos”, pero lo importante es comprar lo que se necesita para la semana/quincena.
Finalmente, hemos empezado a preferir las tiendas que te dan “puntos” por tus compras, y a utlizar el “igualar” precios.

Pelos, eso de los puntos es muy común en Estados Unidos. Los supermercados Ralphs te acumulan tus puntos y cuando alcanzas cierto número te mandan un vale por cierta cantidad de dinero: ocho, diez dólares. Así nomás.
Y curiosamente, por la crisis, a veces uno sólo gasta eso y ni un dólar más.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: