Si orina usted en la calle, váyase de mi país

Posted on 11 marzo, 2009. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , , |

Eileen Truax/Los Ángeles

 

Tras la publicación en este espacio del caso del traslado de detenidos portando cadenas dirigido por el sheriff de Maricopa, Arizona, Joe Arpaio, algunas personas me preguntaron si esto era legal. Aunque las condiciones en las que el sheriff opera son cuestionables y por ello enfrenta cientos de demandas, legalmente Arpaio cuenta con las facultades para detener inmigrantes sospechosos de ser indocumentados, aun cuando esta actividad corresponde al ámbito federal.

La posibilidad de que las autoridades locales en Estados Unidos detengan a personas realizando estas tareas que son de competencia exclusiva de los agentes  de inmigración, se debe a un programa establecido durante la administración de George W. Bush conocido como el 287g. El objetivo de dicho programa era dar facultades a los departamentos de policía de los condados y las ciudades para detener y llevar a juicio a inmigrantes indocumentados que estuvieran bajo sospecha de haber cometido crímenes serios.

Escudándose en esta medida, comisarios, jefes de policía, alcaldes de derecha, e incluso algunas autoridades con tendencias claramente antiinmigrantes, como es el caso de Arpaio, se dedicaron a aterrorizar a la población indocumentada, particularmente a la latina, deteniéndolos con cualquier pretexto para revisar sus documentos y con ello llevarlos a un proceso de deportación, en medio de las airadas protestas de las organizaciones activistas y de defensa de los derechos humanos.

Sin embargo la semana pasada el propio gobierno federal, a través de su Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) reconoció lo que era un secreto a voces: que el Departamento de Seguridad Interna (DHS) no ha sido capaz de vigilar la correcta aplicación del 287g, lo que ha resultado en el arresto de miles de personas por faltas menores, tales como llevar un faro del auto fundido, conducir a exceso de velocidad u orinar en la calle. Estas acciones le han costado la deportación a miles de indocumentados.

Los autores del estudio realizado por la GAO a solicitud del Congreso, contactaron a 29 de las 67 agencias gubernamentales que participan en este programa. Los resultados señalan que durante el 2008 fueron arrestados 43 mil inmigrantes indocumentados, incluyendo a 34 mil que quedaron bajo custodia de las oficinas de inmigración. De ellos, 41% enfrentó procesos legales de deportación (es decir, quedaron detenidos o libres bajo fianza, según el caso particular, mientras un juez decide su caso; algunos de los detenidos de Arpaio están en esta situación); 44% aceptó su salida voluntaria del país, y 15% fueron liberados por razones humanitarias, que incluían factores como “la naturaleza menor del crimen cometido”.

Desde enero de 2006 el 287g ha arrestado a más de 79 mil individuos sospechosos de estar en el país sin documentos. Sin embargo el reporte, aduciendo a falta de información en la recolección de los datos, no señala cuántos de ellos efectivamente habrían sido sospechosos de cometer un delito grave. De las 29 agencias entrevistadas, la mitad reportó algún tipo de preocupación por parte de los miembros de la comunidad en torno a que el programa estaría resultando en intimidación y discriminación racial.

Con la publicación del reporte y la presión realizada por los grupos activistas, existe una posibilidad de que el 287g sea suspendido de manera definitiva o al menos temporal. Esto obedecería en parte a la citada presión, pero también al contexto económico: para el gobierno federal ha llegado el momento de evaluar el costo de detener a miles de personas que en realidad no constituyen un peligro para la sociedad, sumado al de las miles de demandas reproduciéndose por todo el país.

Más de 950 agentes estatales y locales, incluidos agentes de la Patrulla de Caminos y de los departamentos de policía y del Sheriff, han sido entrenados y certificados a través de este programa en 67 jurisdicciones que incluyen los estados de Alabama, Florida, Arizona y California. Para el año fiscal en curso, el Congreso destinó 54 millones de dólares para su operación.

Por cualquiera de estas razones, o por la suma de todas, la titular del DHS, Janet Napolitano, se encuentra realizando una “exhaustiva” revisión del programa. Pero mientras eso ocurre, las escenas de acoso y discriminación racial continúan repitiéndose. Para muestra, un reciente botón del “héroe” Arpaio. 

 

 

Actualización, 12 de marzo: Ayer el Departamento de Justicia estadounidense anunció que realiza una investigación federal en contra de Arpaio. Tras el anuncio conversé por teléfono con el sheriff, quien me dijo que está tan seguro de que está haciendo las cosas bien, que tras recibir la notificación del DOJ, arrestó a otros 25 inmigrantes indocumentados. 

La nota completa se puede leer haciendo click AQUÍ.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

5 comentarios to “Si orina usted en la calle, váyase de mi país”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Eileen,

da rabia leer y ver tales actos. Y más rabia me da, porque acciones semejantes se llevan a cabo en mi país, la República Dominicana, contra la población haitiana indocumentada, con el beneplácito de una gran parte de la población de allí (puro racismo antihaitiano). Un país de emigrantes como la República Dominicana, con más de un millón de dominicanos viviendo en los EE UU. Unos de forma legal y otros indocumentados, sufriendo, tal vez, los mismos abusos que comentas. Y da rabia la impotencia de no saber cómo detener ésto.

Domingo Lilón

Oye Eileen,

¿y tú nunca has tenido problemas con la policía? ¿alguna vez has tenido que justificar tu actividad periodística? Y si los has tenido, ¿qué te ha salvado?

ay Eileen se me tuercen las tripas de ver estos casos, que rabia ver lo que hacen amparados en el poder que tienen, los antiinmigrantes y que en la gran mayoria de los casos no se puede hacer nada.

enhorabuena que haya personas como tu, que alzen la voz y den a conocer estas acciones vergonzosas.

saludos!

Domingo, en verdad enfurece. No sabes cuánta rabia me provoca ver este video, supongo que soy sensible a la idea de que un par de criaturas sean testigos del arresto de su mamá y se quedn solos a media noche… por traer las luces del auto apagadas. Que poca, qué poquísima madre.
Fíjate que ahora que mencionas el asunto de los haitianos, justo hoy recibí un comunicado de una organización que está denunciando que aquí en EU están por deportar a cerca de 30 mil haitianos que llegaron refugiados al país. En todos lados se cuecen habas…

Yao, pues lo primero que me salva es que no soy indocumentada. Lo segundo, es que vivo en California, donde algo como lo que hace Arpaio no podría ocurrir sin que hubiera consecuencias. Y lo tercero, es que soy periodista. Sin embargo en estados como Arizona a veces si tienes que aguantar el numerito de la migra, como lo relaté en aquel post de las fronteras, ¿te acuerdas?
En estados con poca población latina sí sientes el madrazo cuando estás en ciertos lugares. Recuerdo ahora que durante la cobertura de las primarias, en Iowa, había nevado a madres y yo había ido a cubrir un evento de Obama, y tenía que mandar la nota YA, y no alcanzaba a llegar al hotel. Se me ocurrió meterme a un cafecito a escribir y mandar; cuando entré, TODOS me veían como bicho raro: una mujer, latina, con acento mexicano, cargando una mochilota y sentándose a escribir en una computadora con antena. Creo que era la primera vez que veían cada una de las cosas que mencioné.

María, pues doble enhorabuena: Justo hoy se anunció que el Departamento de Justicia de EU ha iniciado una investigación federal en contra de Arpaio. Hace rato hablé con por teléfono con el fulano, y simple y llanamaente me dijo: “Yo estoy tan seguro de que no estamos haciendo nada incorrecto, que anoche, después de recibir la carta del DOJ, detuvimos a 25 ‘illegal immigrants'”.
Se me retuerce una tripa y dos, pero por otra parte me alegra que a menos de dos meses de haber llegado al poder, la administración Obama ya esté tomando cartas en el asunto.

No se que me indigna más, si el dolor de los niños o la indiferencia del policía, que a esa edad no parece un anciano respetable


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: