Los jueces de todas las virtudes

Posted on 1 febrero, 2009. Filed under: Mara Muñoz -Londres |

Por Mara Muñoz / Ciudad de México

La ventriloquia del México moderno ha llegado a la cacofonía de ecos inquisitoriales. El discurso que defienden nuestros políticos son resonancia de lo anacrónico, lo viejo, la autoritario, lo antihumano. La democracia llegó al México del siglo XXI para dictar preceptos del medioevo: no es de sorprenderse que la amenaza del regreso del PRI, uno de los orígenes de la mala semilla que nos corroe, esté germinando en el corazón de la patria. Así, ante la incapacidad de hacer respetar la tribuna del congreso, los legisladores se han propuesto convertirla en patíbulo.

El México que fue cuna de liberales adelantados a su tiempo, en discurso y acción de las libertades, hoy financia partidos que promueven su membrete con tucanes, mientras rezan frases contra la vida humana. El Partido Verde Ecologista se roba los colores de la naturaleza, para constituirse en máquina de hacer dinero –304 millones de pesos para el 2009-. Pretende librarse de la eterna sombra de superficialidad que le ha acompañado desde su inicio, cambiando la estrategia: de la lucha contra las corridas de toros, a la demanda de muerte para quienes llama criminales.

La maniobra del partido verde ecologista de México juega con la urgencia estéril, inmediata y mediática que construye la opinión pública de la nación. Juega con el desencanto tocando la flauta mágica de la revancha. Promueve la compasión hacia las víctimas fomentando su odio, y pidiendo solidaridad en ello. La reflexión es quimera, porque la revisión y el ejercicio de los valores que garantizan la básica unidad requerida para la coexistencia social, atentarían contra su propia existencia en la vida pública.  La ocurrencia electorera de la cúpula verde es la ideología que rige sus acciones como parte del sistema político mexicano.

El México bravo se manifiesta en las encuestas que piden sangre de delincuentes. Sin embargo, hemos tenido la capacidad de buscar el lado amable, desde la barrera, a múltiples violaciones a los derechos humanos, siempre y cuando las procure el estado. Si el ejercicio de la fuerza viene del estado podemos tolerar Tlatelolcos, Zongolicas, Atencos…Reclusorios en donde los internos sufren la pena de no haber podido pagar un buen abogado y se preparan para seguir delinquiendo. Jóvenes que por traficar con dos grapas de cocaína pasan 11 años en prisión. Esas cosas son mera anécdota, México quiere vivir bien, en paz. El trabajo debe rendir sus frutos, y todos tenemos muchas cuentas que pagar.

Los miembros del partido verde, no saben, y no entienden, que las naciones han avanzado en torno a ideas producto del pensamiento. La concepción del partido político, que comandan con arbitrariedad interna, véase la designación de mujeres para cumplir leyes de cuotas y su posterior remoción, es consecuencia de ideas. El presente del mundo occidental gira y se cuestiona en torno a las demandas de su pasado ideológico. Pone en la mesa la praxis económica, porque las consecuencias lo obligan a ello. El mundo revisa rumbos, porque las formas no funcionaron como se esperaba, y debe regresar al fondo humanista. Las discusiones de los derechos humanos, para no ir mas lejos, en Estados Unidos,  demandan la revisión de la pena de muerte, el cierre de Guantánamo, por citar lo más visible e inmediato del debate. En Estados Unidos se han asesinado alrededor de 1100 personas  en los últimos diez años. En México, desde 2007, ya se cuentan casi siete mil muertos por el crimen organizado. Sin embargo, si pasamos por la arbitrariedad de los números el grave problema de impunidad y falta de garantías mínimas de seguridad en México, demostramos una cierta vocación de limosneros: acostumbrados a recibir en cantidad pordiosera, lo que se nos niega como un derecho, en tanto nuestra cualidad humana y, dicen, ciudadana.

La pena de muerte en Estados Unidos ha sido marcada por la condición racial y económica de los condenados. Dejar la vida y muerte en manos del sistema judicial Mexicano, harto reconocido internacionalmente por su nivel de corrupción (i.e. Transparencia Internacional), nos convertiría en esclavos de la revancha. Porqué mejor no nos preguntamos que hemos perdido, qué deseamos restituir en la vida pública y social de México. Pero sobre todo, qué clase de individuos somos y si lo somos. La sociedad del desencanto de los mitos religiosos y revolucionarios nos llegó sin la mediación de la educación cívica y la tradición crítica. Pero esta herencia no es fortuita, hay responsables que siguen gobernando, y planean el retorno por la puerta grande. No todos los mexicanos tenemos vocación de victimas, ni de victimarios. Despojarnos de ambas cualidades de cara a una revisión histórica crítica, es fundamental para construir una sociedad en que la impunidad no sea la regla.

Pero cuando los actores políticos sólo miran a su ombligo, la pelusa se convierte en el polvo con el que han de crear lo fuerte, lo vigoroso, lo valiente. Los jueces de todas las virtudes en México practican la moral de la revancha, porque no conocen otra.

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

5 comentarios to “Los jueces de todas las virtudes”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Excelente post Mara! no pudiste haberlo dicho mejor.

Mara, gracias por tu artículo, me gusta sobre todo cuando apuntas hacia las cosas con las que juega el partido verde.
Y a pesar de que estoy de acuerdo contigo sobre la futilidad del partido, tu post nos obliga a preguntarnos si más allá del descaro del Partido Verde, no es aún más preocupante que el posible eco que la idea de operativizar la pena de muerte en México (que de hecho existe en la Constitución para ciertos crimenes, que no sin embargo no están definidios) tiene entre la indignada, miedosa e irracional población.
Como ejemplo, hay un grupo en Facebook que reune a más de 54,000 usuarios mexicanos que apoyan la idea.
Y es que el partido verde está aprovechando una oportunidad que existe, por ello, creo que es necesario atender y corregir las equivocadas ‘razones’ que podrían llevar a un ciuadano a siquera apoyar a esta atroz idea.
Me refiere no solo a las causas como la inseguridad y la ignorancia, y sobre todo la triste realidad de quien apoya esta causa se encuentra dentro de un grupo de individuos que cree que la injusticia de nuestro sistema judicial, por privilegios de cualquier tipo incluyendo los legítimos, nunca podría tocarlos como víctimas.

Por ello, y para empezar tienes información sobre el estado de la propuesta del partido verde, si es que hay alguna en concreto, es decir para reformar el código penal, etc? O es solo una campaña a nivel de medios?

Gracias, saludos

Gracias María, Gracias Deborah.

Totalmente de acuerdo, los verdes están aprovechando la oportunidad electorera dictada por las encuestas. Por ello la reflexión sobre la vocación de limosneros, la falta de reflexión para la formación de la opinión pública en México.

Los legisladores, no sólo del verde, aprobaron la realización de foros para discutir propuestas, imagino que el verde ya tendrá alguna o la estará preparando. La desconozco, para ser honesta, pero me parece inútil entrar a ese nivel de discusión, es decir, es inaceptable hablar en esos términos: no se puede solucionar con la ley del talión problemas que tienen causas, formas, y consecuencias mas profundas que un enfrentamiento entre buenos y malos. Y de los cuales todos somos responsables, aunque los políticos llevan la mayor carga. Hay que ver hacia la historia para reconocer de donde vienen los problemas actuales, pienso.

Saludos
Mara

Mara,
Tu post me ha hecho recordar, el costo tan alto que tiene la “democracia” en México, en referencia a los 304 millones que le han sido asignados al Partido Verde, me parece increible que se canalicen recursos tan importantes a un partido político que no ha tenido ningun logro en lo ecológico-ambiental(i.e. En el D.F. seguimos padeciendo una enorme contaminacion ambiental) y que además, siempre venda sus votos a otro partido;Creo que esos recursos deberían ser canalizados a causas que de verdad lo requieran y que por cierto…existen muchas!!!

Saludos

Hola Víctor,
El partido verde ha hecho de las alianzas electorales una manera de incrementar su presencia en puestos de elección y recursos públicos. Esto sin ningún mérito en cuanto a la rendición de cuentas, de cara a la “ciudadanía”. La estrategia es el amarre y la capacidad de negociación con partidos ballena, a los cuales se adhiere como una rémora.
Saludos,
Mara


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: