López Obrador en Los Ángeles, o de cómo la lealtad de las bases se mide vendiendo DVDs.

Posted on 8 octubre, 2008. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , |

Eileen Truax/Los Ángeles

En el año 2005, cuando el proceso de desafuero en contra de Andrés Manuel López Obrador estaba a todo lo que daba, un grupo de mexicanos en California simpatizantes del político se organizó para apoyarlo desde acá. De pronto aparecieron en las defensas de algunos autos estampas que decían “No al desafuero”, financiadas por miembros de la comunidad, líderes, empresarios y hasta un cura. Desde Sacramento y San José hasta Los Ángeles se fue tejiendo una red que organizó protestas afuera de los consulados mexicanos para llamar la atención de los medios locales sobre lo que ocurría en México.

Una vez superado el episodio del desafuero, y con la popularidad de AMLO viento en popa, el siguiente paso para esta comunidad fue organizarse para participar en las elecciones presidenciales. Por primera vez en la historia, la elección de 2006 ofreció a los mexicanos viviendo fuera de su país la oportunidad de votar por el presidente. A pesar de las absurdas restricciones que puso el Congreso Mexicano al Instituto Federal Electoral (entre ellas contar con una credencial de elector que sólo se expide en México y a la cual, por razones obvias, no puede acceder la población migrante indocumentada), los mexicanos en California participaron activamente en el proceso haciendo campaña por López Obrador. Como hubo gente que quería votar por él y sí podía salir del país, pero no tenía credencial, algunos se organizaron para ir en caravanas hasta Tijuana a hacer la solicitud, y luego a recoger la credencial. Se armaron brigadas informativas que una o dos veces por semana se paraban afuera de los consulados para hablar del proyecto de López Obrador.

Por supuesto, en estas circunstancias, el acontecimiento más esperado era la visita del candidato. Los Ángeles es la segunda ciudad con más mexicanos en el mundo, sólo después de la Ciudad de México –sí, más que Guadalajara o Monterrey. Pero a pesar de las cifras, tradicionalmente la clase política mexicana siente cierto desprecio por los migrantes. No los toman en cuenta para la creación de políticas públicas, ni siquiera en el diseño de programas que supuestamente beneficiarán a los propios migrantes. Eso sí, el migrante existe en tiempos de crisis, cuando se le pide su apoyo económico, y en tiempos electorales, cuando se le pide su voto. En los últimos años algunos gobernadores han empezado a venir con frecuencia y a acercarse a sus migrantes; tal es el caso de la gobernadora de Zacatecas, Amalia García, quien visita el sur de California en promedio una vez al mes; pero esta es la excepción, no la regla.

Cuando López Obrador fue jefe de gobierno del Distrito Federal nunca se le ocurrió acercarse a los migrantes. En los cinco años que ocupó el cargo, ni una sola vez hubo el intento de hacer una visita a este México del norte, a pesar de que en el mismo periodo el D.F. llegó al quinto lugar entre los estados receptores de remesas.

En septiembre de 2005 empezó a correr el rumor de que López Obrador vendría a dar “El Grito” de independencia a Los Ángeles, presidiendo la tradicional ceremonia conmemorativa de la Independencia de México que se celebra en la ciudad de Huntington Park, en el condado de Los Ángeles, cuya población es 99% mexicana. Los integrantes de la red de apoyo de AMLO le mandaron a hacer una chamarra de mezclilla y piel con sus iniciales bordadas; ese sería su obsequio cuando llegara.

La visita se canceló debido a que en esas fechas se establecieron normas en la contienda electoral que impedían que los aspirantes a la presidencia hicieran proselitismo fuera de México. Aunque la visita de AMLO no sería un evento de campaña, sus asesores le recomendaron no viajar para evitar nuevos conflictos con la autoridad. La gente de este lado comprendió, y entonces empezó a organizar una caravana para ir a un acto de campaña que tendría López Obrador en Tijuana, el siguiente noviembre.

Manejando hasta 14 horas continuas, automóviles provenientes de San José, en el norte del estado, se sumaron a otros que partieron del Valle Central, y a los que viajaron desde Los Ángeles. Un grupo de unas 40 personas llegó hasta Tijuana con el entusiasmo a cuestas, y con la chamarra del obsequio. Explicaron a la gente del candidato quienes eran, asumiendo que los recordarían. El candidato no los pudo recibir. El equipo sólo permitió a uno de ellos que subiera durante un par de minutos al escenario a entregarle la chamarra. Aún así, los seguidores de Andrés Manuel no cabían en sí de la emoción por haber visto a su candidato.

Después del 2 julio, los mismos grupos armaron infinidad de eventos, protestas, reuniones informativas, denunciando las irregularidades registradas durante la elección. Dos años han pasado y estos grupos continúan difundiendo las actividades de López Obrador, quien a partir de su nombramiento como “presidente legítimo” recorre el país con el objetivo de visitar todos los lugares donde haya un mexicano. Todos excepto Los Ángeles, en donde hay un millón y medio de ellos.

De pronto un día se dio la noticia: López Obrador estaría en la ciudad. Con bombo y platillo se anunció que vendría un par de días acompañando al cineasta Luis Mandoki, quien presentó el documental “Fraude” en el festival de cine latino local. Las redes de apoyo a Andrés Manuel enviaron correos electrónicos y prepararon la recepción. A su llegada al aeropuerto lo estaban esperando para demostrarle su afecto, para tomarse la foto con él.

Los dos días siguientes López Obrador se dedicó a recorrer los medios de comunicación. El objetivo de su visita, dijo, era ayudar a Mandoki a promover el estreno comercial de “Fraude” a mediados de octubre, y la venta del mismo en DVD. El excandidato no se reunió con ningún grupo comunitario.

Durante su visita a las oficinas del periódico en el cual trabajo le pregunté las razones de su ausencia, lo cuestioné sobre su lejanía de la gente que lo ha apoyado, su falta de sensibilidad hacia este México que, además de dinero, manda su solidaridad y sus esperanzas a alguien como él. Me respondió que él nunca sale. Que durante el tiempo que fue jefe de gobierno no había podido venir porque estaba “ocupado”. Que a él no le gusta viajar al extranjero. Con gran decepción, lo vi no conmoverse ni un ápice cuando le conté fragmentos de lo que he relatado en este texto. Me dijo, viéndome a los ojos: “y esta vez, a lo que vine fue a promover la película, y espero que mucha gente la vea”.

Lo curioso es que sí, la gente la va a ver. Platiqué con algunos de quienes lo recibieron; los mismos que dos años después siguen coreando al interior del cine donde se proyecta “Fraude”: “Es un honor estar con Obrador”. Los mismos que, segura estoy, comprarán el DVD tan pronto salga a la venta.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

19 comentarios to “López Obrador en Los Ángeles, o de cómo la lealtad de las bases se mide vendiendo DVDs.”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

ya te estoy diciendo mi sentir a ti, sin embargo reitero el asunto, objetividad ante todo, y por eso te admiro!

Negados allá y negados aquí…

Creo que se confiaba mas en el cambio de poder, un poder del pueblo, que era lo que promovía Andres Manuel, pero la clase politica es la clase politica, como aquellos “Revolucionarios” obregonistas y carrancistas, mas ocupados en apropiarse de las haciendas que de repartir la tierra.

La clase politica en Mexico es igual aunque se pinten de diferente color, eso nomas es por afuera, les interesa el pueblo cuando hacen campaña, cuando le quieren sacar el voto, despues, ni se acuerdan :-(

Esta es una cara muy diferente del AMLO que yo tenia… y me imagino tambien del que Chila tenia.
Comentarios aparte sobre la situacion, la cual es muy lamentable, en esta ocasion te felicito Chila, por tu objetividad y profesionalismo… ojala todos los reporteros fueran como tu…

Pues ojala no se arrepienta un día, porque se supone que si aun tiene aspiraciones de volver a contender o posicionar a alguien de su confianza, debiera poner mayor atención en detalles tan importantes. A mí si me conmoví la fidelidad que relatas por parte de mis paisanos, y les envío un abrazo amistoso.

Sin vacilación, es reprochable la actitud de Obrador tal como la describes. Sin embargo, hay recordar que estos personajes no salen de la nada y arrastran prácticas de la política tradicional. En este sentido lo importante es apoyar una propuesta concreta que en sí misma, y más allá del personaje, implique un compromiso hacia nuevos mecanismos de participación mucho más democráticos e inclusivos.
Espacios pues… espacios para hacer. Por lo menos en eso andamos aquí en Venezuela con Chávez…. Que sin dudas (igual que Obrador) no nacieron socialistas y arrastran sus viejas formaciones (o deformaciones)

Saludos a tod@s

Prueba superada.

Muchas veces me pregunté como hubiera sido si Andrés Manuel hubiera llegado a la Presidencia. Tu crónica de él en Los Angeles me ha dejado imaginarlo. Político al fin, dice una cosa y hace otra…

Ni hablar Eileen, todos en este oficio nos llevamos descalabros y decepciones…Tu has superado una prueba más..

Me sorprende un poco lo que narras, ya que pensé que era un poquito más hábil. Me equivoque.

De siempre he pensado que el no es un estadista. Por ejemplo, ya no digamos que opine de Hugo Chávez y lo que hace. Eso se puede entender como “estrategia” debido a que lo compararon en un sentido negativo con él. ¿Pero por qué no habla de lo que pasa en Bolivia? ¿Por qué no habla de los procesos de Sudamérica?
Es simple, no está preparado para ello. No son un referente para él por estar “fuera”.
En su “Juarismo” mal entendido (principio de “No intervención” que comparto) llega a los extremos que documentas, de no percatarse de lo que ocurre con millones de mexicanos en el exterior.

Insisto, no es un estadista y si es autoritario. Ni modo, de todos modos quizás no me quede de otra que volver a votar por él.

Saludos

RRS

En una ocasión un amigo periodista me comentó que los asesores políticos de Obrador, cuando era jefe del GDF, estaban hartos de él porque simplemente no los escuchaba, y entre ellos comentaban que qué forma tan fácil de ganarse el dinero, pues en realidad no hacían gran cosa; recuerdo que tomé el comentario con recelo pues tenía la esperanza de que Obrador fuera lo que yo esperaba de un político, pero día tras día me convenzo más de que estaba equivocada, y la anécdota que cuentas me parece lamentable pero, por desgracia, no me sorprende, Obrador ha estado ciego y sordo en tantas situaciones que esto que cuentas me da, todavía más, la razón.

Gracias por sus comentarios, sobre todo a los compañeros que hicieron alusión a mi “objetividad”. Para quienes no comprendieron esta referencia, los comentarios hacen alusión al hecho de que durante el proceso electoral siempre estuve convencida de que AMLO era el candidato por el que había que votar. Sin embargo eso no quiere decir que le haya dado carta blanca en ningún momento: a pesar de que considero que su gestión como jefe de gobierno del DF fue muy eficiente -aclaro que yo viví en la ciudad de México cuatro de los cinco años de su gestión, así que hablo como gobernada que fui-, reconozco que sus dos mayores defectos son la cerrazón y la soberbia. No creo que el hecho de que seamos objetivos deba ser la excepción que reciba reconocimiento, sino la regla.
Emmanuel, no estoy segura de que la intención de AMLO no sea del todo sincera; creo que parte del problema ha sido su falta de juicio para elegir equipos, para rodearse de gente que le ayude, que tenga visión de estadista. Pero en el fondo, a mí me parece uno de los políitcos más sinceros.
María, AMLO ha demostrado que sí se acuerda, por eso recorre el país visitando gente ahora, y por eso escuchó en muchas ocasiones a sus gobernados cuando estuvo al frente del DF. Aquí la queja específica es que se niega a ver que los migrantes ya están afuera, y que aunque él luche por cambiar las condiciones adentro del país, no puede ignorar a los cerca de 20 millones de mexicanos que ya estamos del otro lado del río.
Algunos de ustedes mencionan haberse conmovido con el relato; lo que me decepcionó un poco es que, sinceramente, yo no siento que a Andrés se la haya movido tripa alguna con él.
Rodolfo tiene razón: creo que un juarismo mal entendido le impide ver una realidad innegable. Y sí, es muy probable que llegado el momento, muchos de los que estamos viendo su lado malo, sigamos considerándolo una opción al usar la balanza y evaluar la totalidad.

Gracias a todos por sus cometnarios.

Me acaban de enviar el link de dos videos: el primero, la llegada de AMLO al aeropuerto de Los Ángeles
http://es.youtube.com/watch?v=vE25HZQuOLM ;
el segundo, la conferencia celebrada en la Universidad del Sur de California en torno al estreno de Fraude.
http://es.youtube.com/watch?v=1pQpx8t6TmQ
De este último, yo rescataría el último medio minuto: una mujer, a nombre de la “resistencia” en LA, le entrega un informe de las actividades realizadas en su apoyo en los últimos años.

También me enviaron el artículo publicado por Federico Arreola sobre la visita de AMLO a Los Ángeles -Arreola vino con él. En la segunda página (2/3), el autor detalla el encuentro sostenido con el equipo de La Opinión, el diario en el que trabajo, y la preguntiza lanzada por su servilleta.

http://tinyurl.com/amloenla1
http://tinyurl.com/amloenla2
http://tinyurl.com/amloenla3

Saludos!!

López Obrador es mucho más grande que Andrés Manuel.

No es por él. Nada de esto es por él. Es por nosotros mismos. Lástima que a él no lo conmueva.

¡Qué flores te echa Arreola!

Me decepciona mucho la respuesta que dio AMLO y que Arreola cita: “Es que no me gusta salir de México” y que la política interior va a resolver la política externa del país. Me parece de un provincianismo inaceptable en alguien que pretende tener la talla de estadista. Es como quien dijo que tener Siberia al otro lado de su estado le dio experiencia en política exterior. Cuando el mundo se hace multipolar y Brasil, China, India, Sudáfrica, Indonesia y otros países emergentes juegan fuerte como potencias regionales con alcance global, México (que tiene una talla grande como para jugar con ellos) necesita líderes con visión igualmente global, no uno que no quiera salir de su ranchito. Espero que, si algún día llega a alcanzar la presidencia, AMLO corrija esa actitud.

Yo también lo espero de todo corazón Temoris, por el bien de todos los mexicanos vivan donde vivan.

Unas aclaraciones, en septiembre del 2005 Obrador estaba en otros rollos de su precandidatura, no podía hacer campaña aun en estados unidos, dado que las leyes electorales no lo permitían y peor aun, no tenia sentido puesto que no era candidato aun. Corria el rumor de que iría a los Ángeles en septiembre del 2007 y después en abril del 2008, y en ambos casos solo fuero rumores de un diputado del PRD con poca credibilidad, hasta donde yo se nunca fue confirmado por AMLO.
“Temoris”, hace una mala referencia al citar que “la política interior va resolver la política externa del país”. AMLO citar lo siguiente “La mejor política exterior es la interior” esto hace alusión a que el mejor ejemplo de política exterior se hace ejerciendo una política interior adecuada, es decir, el buen juez por su casa empieza, no con la retórica y demagogia que se vale muchos políticos.
Como podrán ver en el video de la USC, cuando alguien le pregunta a AMLO: ¿Obama o McCain? AMLO se abstiene de responder, y Mandoki es quien lo hace diciendo que seria mejor Obama que McCain, aunque AMLO lo ha dicho en otros medios, a México y al mundo le ha ido mejor con los demócratas que con lo republicanos. AMLO siempre ha sido muy respetuoso de no inmiscuirse en la vida política de otros países, que para algunos esto implica falta de visión, para mi es una congruencia, ya que el no quiere que otros países tengan que interferir en la política de México, ya que esto debería de competer solo a los mexicanos. Para quienes piensen que AMLO no tiene tacto o falta de sensibilidad, yo opino lo contrario, el problema que yo veo es con sus colaboradores, específicamente Cesar Yañes, pero aun así, hay atenuantes.
Cada quien habla de acuerdo como le va en la feria, la atención que nos dio cuando vino a Los Angeles no fue la que hubiésemos deseado, pero también debe actuar con suspicacia, ya que no puede abrirle las puertas a todos, como sucedió al final del encuentro en la USC, donde se acerco un mercenario de la política ligado a los adversarios de AMLO, y esto pudo haber sido motivo de fuertes criticas, pero al final todo salio bien.

Es un honor estar con Obrador.

Témoris, pues viniendo de quien vienen, a estas alturas ya no sé si son “flores” o si mejor debería de esconderme…
Coincido completamente contigo; pero yo no creo que AMLO sea un estadista, no creo que llegue a serlo. Creo que en ese aspecto siempre ha necesitado una pata de palo, y a mí me parecía que Porfirio Muñoz Ledo, entre otros, podía serlo en caso de que llegara la presidencia. Hoy no estoy muy segura de que esa vaya ser una posibilidad real otra vez.

Fecalifóbico, justo de eso se trata: en 2005 estaba “ocupado” y después no pudo venir a hacer campaña. Justo esa es la crítica: NO es haciendo campaña como lo queríamos ver aquí, sino como políitico reconciendo a su gente migrante. Fue jefe de gobierno durante cinco años y nunca buscó un acercamiento con los capitalinos que viven en Los Ángeles; Alejandro Encinas gobernó el DF un año y créeme, también estuvo muy ocupado; sin embargo se dio su tiempecito para venir. Y Marcelo Ebrard no sólo ya hizo lo mismo, sino que vino a ratificar el acuerdo de ciudades hermanas entre las ciudades de México y Los Ángeles, y vino a abrir una oficina para la atención a migrantes. A eso me refiero cuando digo que Andrés nunca nos ha querido ver.
Este no es un asunto de que él opine sobre política exterior o que trabaje al interior para acabar con la migración: hay 12 millones de mexicanos que, haga él lo que haga, ya están afuera; si insiste en ignorarlos, está ignorando a más del 10% del pueblo al que pretende gobernar.
Y una cosa más: lo de la “suspicacia”, ocurre en todos lados; pero él está visitando cada rincón donde hay un mexicano, sin recordar estos rincones del norte que son la segunda fuente de ingreso del país.
Yo también creo que es un honor estar ideológicamente con el movimiento que despertó la candidatura de López Obrador; pero la buena crítica empieza por casa.

Mayor analisis politico debido a que no es presiso los comentarios


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: