Atom Vortex Sutra

Posted on 1 octubre, 2008. Filed under: Invitados | Etiquetas: , |

Por Roberto Garza Iturbide / Ciudad de México

I

El combate al narcotráfico se mide en las calles, en la venta mano a mano, en la cantidad de drogas ilegales que circulan diariamente en todo el territorio nacional. No hace falta ser un consumidor habitual para saber que en cualquier colonia, barrio o unidad habitacional se consigue droga con relativa facilidad. El llamado dealer, duro, bueno –o como le quieran decir– es un personaje infaltable en el retrato de nuestra sociedad. Ahí está, siempre disponible para satisfacer las demandas de un cuerpo de consumidores que incluye tanto a pandilleros, prostitutas, vagos, rateros, policías y políticos, como a jóvenes estudiantes, taxistas, oficinistas, artistas, publicistas, médicos, banqueros y empresarios. El bueno es una pieza desechable que aparece y desaparece como las moscas. Pero, eso sí, siempre hay uno con algo que vender. En el mismo instante que el gobierno de Felipe Calderón anuncia la captura de dos capos y el decomiso de tres toneladas de cocaína, miles de buenos reparten todo tipo de sustancias en las calles de México. El narcomenudeo es un negocio próspero, boyante. Seamos claros: la oferta de estupefacientes es tan grande como su demanda. Según la Encuesta Nacional de Adicciones 2008, en los últimos seis años creció 50 por ciento el número de personas adictas a las drogas ilegales. Lo repito: 50 por ciento. El gobierno federal militariza el país con la intención de frenar el narcotráfico pero el consumo de drogas prohibidas aumenta como el precio de la gasolina. ¿Quieren saber cuáles son los resultados de las actuales políticas de combate al narco? La droga circula como nunca antes por las venas del país y el número de usuarios crece cada día. Esa es la verdad. Ah, y por si alguien no se ha dado cuenta, debido a estas eficientes políticas de mano dura, México se ha convertido en un infame paraíso de la violencia.

II

El narcotráfico es un negocio multimillonario debido a la prohibición. Las leyes de nuestro país sancionan la producción, el tráfico y el consumo de las llamadas drogas ilegales. Así que tan criminal es el Chapo Guzmán como el joven que es sorprendido con un carrujo de mota entre los labios. Pero el narcotraficante tiene el suficiente poder para corromper a la autoridad (al más alto nivel) y salir caminando como si nada de un penal de máxima seguridad. El joven fumador de mota, en cambio, suele ser víctima de los peores abusos de poder por parte de los uniformados. Todo está mal: los narcotraficantes tienen tanto poder económico y político –al grado de ser intocables– porque controlan un negocio prohibido. Y los usuarios de a pie, es decir, los que poseen pequeñas cantidades de droga para el consumo personal, son tratados como el peor de los hampones. Los usuarios de drogas ilícitas tienen todas las de perder: se arriesgan al comprar en la clandestinidad, consumen sustancias elaboradas sin el menor control de calidad –con los riesgos fatales que esto implica–, son sujetos de persecución y abusos por parte de la autoridad, y en la mayoría de los casos padecen el rechazo social. Esto me lleva a plantear la siguiente idea: si los hechos comprueban que el combate armado al narcotráfico no resuelve los problemas de oferta y demanda de drogas, ¿no es tiempo de corregir la estrategia y cambiar el rumbo? Un primer paso es analizar los beneficios de una reforma que despenalice el consumo de las drogas, a la vez que ofrezca tratamiento médico y psicológico a las personas adictas. Lo prohibido siempre será deseado. Así que en lugar de satanizar a las drogas y perseguir a los consumidores como viles delincuentes, mejor hay que informar, educar y prevenir a la población sobre los riesgos en el abuso de ciertas sustancias. Empecemos, pues, por separar el binomio adicto-criminal. En el caso hipotético de que suceda, la despenalización del consumo abriría el camino al debate de un tema fundamental para los mexicanos, mismo que ofrece la única solución integral al problema del narcotráfico: la legalización de las drogas, es decir, la regularización de su producción y comercio.

III

Ilegales o legales, las drogas seguirán llegando a las manos de los consumidores. La demanda de narcóticos nunca se acaba. Denlo por hecho. El negocio es tan próspero que si hoy desintegran un cártel, mañana aparecen tres disputándose a muerte el hueco liberado en el mercado. En el actual esquema de prohibición, el comercio de las drogas ilegales conlleva el enriquecimiento desmedido de los narcotraficantes, la proliferación de la violencia, la corrupción en todos los niveles de gobierno y la erosión progresiva del tejido social. En cambio, en un esquema de legalización es posible regular el negocio desde la producción, transporte y comercialización, hasta el consumo. Habría control de calidad y venta de dosis estandarizadas en lugares específicos, así como precisiones legales que impidan publicitarla en los medios masivos, además de campañas informativas y de prevención al consumo abusivo, y de tratamiento a las personas adictas y a sus familias. En lugar de destinar tanto dinero a una guerra imposible de ganar, el gobierno mexicano debe armarse de valor y reconocer de una buena vez que la legalización es la mejor solución a los problemas que genera el narcotráfico. Por más idealista que suene, es una alternativa viable. Sería un triunfo de la razón.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

5 comentarios to “Atom Vortex Sutra”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Mi opinión muy personal siempre ha sido a favor de la despenalización, para que deje de ser un negocio de abusivos, de todas formas como bien apuntas, vetadas o no, el consumo va en aumento y se antoja imparable.

En este tema conviene no enredarse en polémicas locales e intentar verlo con perspectiva global. Cuando un capo envía la orden de cargarse por falta de pago a un traficante de barrio, el sicario utilizará una pistola estadounidense traída de contrabando y recibirá en parte de pago coca colombiana elaborada a partir de hojas peruanas y bolivianas.

El narcotráfico no puede ser resuelto por un solo país. Requiere un amplio consenso internacional que posiblemente esté más cerca, tras el colapso del sistema financiero.

Efectivamente es absurdo penalizar a los consumidores mexicanos, cuando los principales países importadores de droga no penalizan a sus consumidores. Pero tampoco se puede legalizar la droga sin más. ¿Quién paga la enorme factura de la salud pública de miles de ciudadanos descerebrados por la droga? ¿Pueden los estados controlar que sus ciudadanos se intoxiquen lúdicamente y cobrar impuestos por ello? El hecho de que la erradicación de las drogas por vía policial y militar no haya sido posible, no nos debe llevar a la conclusión de que lo mejor es legalizarlas.

Creo que una mejor opción es que Estados Unidos, la Unión Europea y los países de América Latina, en vez de centrar los esfuerzos en la persecución policial y militar del narcotráfico, reformulen su política agrícola. Las drogas, después de todo, tienen su origen en los pauperizados campos de América Latina. Los importadores: EE.UU. y los países europeos, en vez de gastarse fortunas en subvenciones a sus productos agrícolas, deberían destinar parte de ese dinero a cultivos alternativos a la coca y a la amapola en Latinoamérica. Sería más sensato ofrecer alternativas a los campesinos que no se enriquecen con la droga y en cuya aportación de materias primas está la matriz del problema. Esto, evidentemente, tendría que hacerse mediante un acuerdo internacional que posibilite la financiación a gran escala. Por salud pública este acuerdo terminaría siendo rentable.

Coincido plenamente contigo, Roberto. El asunto es complicado, pero de los males que trae consigo el Narco, la legalización es sin duda el menor. Difiero de tu posición, mi estimado Javier, porque cada vez habrán más drogas sintéticas. Los apoyos del primer mundo pueden ayudar mucho a algunos campesinos que aún no están en el narco a no caer en él, pero no resolverán la indefensión en la que se encuentra toda la sociedad mexicana frente al enorme poder del narco. Es verdad que el problema es global. Lo ideal sería una legalización hemisférica consensuada, pero Estados Unidos bloquea la posibilidad de legalización porque se beneficia del lavado y no tiene los problemas de violencia que hay en el Sur. Habrá que empujar la idea primero a nivel local con análisis y proyecciones concienzudas sobre los efectos de una y otra estrategia. ¿No valdría más enfrentar un grave problema de salud pública con un Estado fuerte, que el desmoronamiento de éste sin resolver en un ápice aquél? Lo que sí es un hecho es que la militarización ya fracasó. No era la vía y sólo está generando más muertes cada día.
Saludos.

Las proposiciones de nuestros queridos amigos son infinitamente más inteligentes y viables que las de los locos enfermos de poder que nos “representan”, el problema es hacerlos entender precisamente a ellos y que dejen de lado sus sueños de gobernar el mundo unos y delirios de grandeza de otros; pero tristemente es una utopía.

Hey Friends,

I was recently looking for an Antioxidant , to detox my body.
I was suprised to find this site

FREE AntiOxidant Bottle

They are giving away this excellent Grape Seed Antioxidant for free.

Try to grab one till this offer is on

Love
Nancy


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: