Los reales del petróleo

Posted on 26 septiembre, 2008. Filed under: Domingo Medina -Caracas | Etiquetas: , , |

Domingo Medina / Caracas

 

“Como todo conductor sabe, llenar el tanque [de gasolina] puede ser caro. Lo que generalmente se desconoce es a dónde va a parar la mayor parte de ese dinero.”

 

Más o menos eso es lo que dice la OPEP, que se ha puesto a sacar las cuentas de los últimos años y los números muestran que –¡no podía ser de otra manera en un sistema capitalista globalizado!- no son precisamente los productores de petróleo los que se quedan con la mayor parte de los reales (plata, lana, pasta, guita, dinero, cochino dinero). Los países consumidores, especialmente the big fishes –G7-, a punta de impuestos también hacen su agosto con el petróleo que los otros sacan. Según cuentas de la organización petrolera, desde 2003 y hasta 2007 los países del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y EEUU) recaudaron 2.585 billones de dólares por impuestos al petróleo o sus derivados (billones ingleses, expresados en miles de millones, no los nuestros que son millones de millones; seguiré usando esa nomenclatura para no enredarnos), mientras que los países de la OPEP (Argelia, Angola, Indonesia, Irán, Iraq, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela) ingresaron a sus arcas 2.539 billones de dólares en el mismo período.

 

Eso quiere decir que, en promedio, los países del G7 cada año ingresaban 517 billones de dólares. Si seguimos sacando cuentas y dividiendo eso, nos da que cada país obtenía más o menos unos 74 billones de billeticos verdes. Por su parte, los países de la OPEP en conjunto obtenían por la venta de su petróleo unos 508 billocintos; nada mal, sólo que dividido entre los doce miembros de la organización (ahora son trece, pero Ecuador no formaba parte de la OPEP durante el período del que hablamos) los números indican que a cada país le tocaban unos 42 billones y medio.

 

Si le echamos un ojo a los números de consumo y producción de cada uno de los grupos nos encontramos con que entre 2003 y 2007 los países del G7 consumieron poco más de 174 millones de barriles de petróleo, mientras que los países de la OPEP pusieron en el mercado unos 157 millones de barriles durante el mismo período. (Entre paréntesis, los países del G7 consumen diariamente casi el 45 por ciento de todo el petróleo que se consume en el mundo; un porcentaje similar corresponde a la participación de la OPEP en el mercado de la producción.)

 

Pero el quid de todo este asunto está en los niveles de impuestos que los distintos países del G7 le aplican al petróleo que consumen, niveles que por supuesto varían de un país a otro, siendo los Estados Unidos los que aplican los impuestos más bajos y el Reino Unido los más altos. Estos datos son importantes a la hora de analizar el Precio del Barril Compuesto en los países consumidores, en este caso el G7. El precio del Barril Compuesto lo que indica es el precio estimado al que el consumidor final adquiere un barril de productos ya refinados.

 

De este modo tenemos que en 2007, el consumidor final gringo pagó por un barril compuesto 97,1 dólares, de los cuales 66,6 $ eran del precio del barril de crudo (materia prima, más costos de flete y seguro, lo que se conoce como precios CIF), 18 $, fueron impuestos y 12,5 $ correspondieron a los márgenes de proceso y utilidad de las empresas refinadoras (Industry margin, en la nomenclatura de la OPEP). Por su parte, en el Reino Unido los consumidores finales pagaron ese mismo año 247,6 $ por barril, de los cuales 73,3 $ eran del precio del crudo (precio CIF), 151 $ de impuestos y 23,3 $ para las refinadoras.

 

En otras palabras, por cada barril de petróleo que consumió en 2007 el Reino Unido obtuvo más del doble (151 $) de lo que obtenía el país o países que se lo vendieron (73,3 $), quienes además debían descontar los costos de flete y seguro que ya mencionamos antes y los costos de producción propiamente dichos. En la tabla siguiente los datos de todos los países del G7.

 

AÑO 2007

(Cifras en dólares de Estados Unidos)

 

Barril Compuesto

Precios CIF

Impuestos

Refinadoras

EEUU

97,1

66,6

18,0

12,5

Canadá

113,9

70,8

27,7

15,4

Japón

136,6

69,8

51,3

15,5

Francia

174,4

72,0

89,4

13,0

Alemania

148,8

71,6

69,6

7,7

Italia

162,5

70,2

85,5

6,8

Reino Unido

247,6

73,3

151,0

23,3

 

Fuente: Boletín Estadístico Anual 2007 de la OPEP, disponible aquí.

 

Si analizamos los datos con respecto al precio de un litro de petróleo (o más bien de sus derivados) nos vamos a encontrar con la misma tendencia (hablamos siempre en promedio y no nos referimos exclusivamente a un litro de gasolina). Los márgenes de los países productores oscilan entre unos 40 – 45 centavos de dólar (esta vez precios FOB, es decir, sin cargarle los costos de flete y seguro), las industrias refinadoras unos 12 – 25 centavos y los gobiernos de los países del G7 unos 20 (EEUU) – 95 centavos (Reino Unido). Al final, los gringos pagaron en 2007 más o menos unos 0,8 $ por litro, mientras que los ingleses pagaron alrededor de 1,8 $. Aproximadamente un dólar más, un dolarito, como dirían algunos vendedores ambulantes de Caracas, que no empobrece ni enriquece a nadie, pero que…

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

11 comentarios to “Los reales del petróleo”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Estimado Mingo,

muy interesante y claro es tu post sobre el tema. Sólo quisiera agregar que la cuestión sobrepasa a los miembros del G-7 y a los países miembros de la OPEP, como mencionas en el post. Principalmente en lo referente a quién se queda con la plata.

Aquí en Hungría lo sabemos muy bien y se han hecho varios estudios, análisis y propuestas al Gobierno (como reducir los impuestos), así como se ha comentado mucho al respecto en los diferentes medios de comunicación. En Hungría, un litro de galosina cuesta aproximadamente (por sus vaivenes) 1,20 euros. Y como Hungría no es productor de petróleo, la empresa húngara MOL (que no sabemos hasta qué punto es húngara, porque allí hay capitales, además del estatal, croata (INA), austriaco (OMW) y creo que Gazprom también), entre otros, abulta el precio del producto final con una serie de impuestos que, al fin y al cabo, los consumidores terminamos pagando. Entre los impuestos de MOL figuran aquellos para mantenimiento de autopistas y carreteras. Por algún lugar en mi casa estará un estudio detallado del asunto aquí en Hungría que, si lo encuentro, con mucho gusto lo compartiré con ustedes.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Mingus como siempre muy interesante tu post.

Informacion muy valiosa que la mayoria de los consumidores desconocemos.

Ahora mismo aqui en Chicago el precio de la gasolina es de $1.08 el litro, pero ha sido tan volatil que igual mañana amanece mas cara o si tenemos suerte algunos centavitos mas bara. Ahora bien, no es el mismo precio en todos los EEUU, el sur de Texas es mucho mas bara e incluso aqui mismo los suburbios tambien la tienen mas economica, pero entre mas al norte mas cara y entre mas te acerques a ciudades grandes igual.

Un saludo afectuoso a los 2 Domingos!!!

Es el precio a pagar por tener intermediarios, y al final la gran mayoría de los que tenemos petróleo no disfrutamos de los beneficios.

Dos cosas Domingo,

Tal como lo asoman Domingo Lilón y Teresita sería bueno completar o disgregar el costo incluyendo la participación de las trasnacionales del petróleo.

Es bueno recordar que aquí en Venezuela, país poseedor de la materia prima, las trasnacionales hicieron desastre. Llegaron a pagar 1% de regalías al Estado venezolano, y los acuerdos eran leoninos en pagos y responsabilidades de dicho Estado.

A su vez, es importante mencionar que la corporación que en este momento gobierna a los EEUU (aunque en la esencia de la política exterior sea igual al otro) se basa en las industrias del petróleo (los Bush son empresarios del sector), automóviles (GM), construcción (HalliBurton) y armamento… Todo industrias ligadas al consumo de energía. Se pagan y se dan el vuelto.
Por eso es que a este complejo industrial le conviene a su vez el alto costo de la energía. La corporación Bush- Cheyney y Cia (o CIA jejeje) vende el petróleo al estado de EEUU y todas las demás lo consumen subiendo los costos… redondo pues.

Saludos a tod@s

Como dice Domi, los países de la OPEP han tratado de demostrar que el impacto de los precios del combustible en la economía mundial no es sólo atribuible a ellos y que los gobiernos se quedan con buena parte vía impuestos.

El asunto también tiene otra cara que es vital tomar en cuenta. El combustible barato incentiva el uso de automóviles. Domingo ya nos mostró cómo los europeos pagan muchos más impuestos por combustibles que los estadounidenses. Y esto es señalado en Europa como uno de los pecados de EU: desde el punto de vista europeo, poner impuestos tan bajos al combustible es como subsidiarlo, y como además los coches son baratos, en EU el transporte público es muy reducido porque todo el mundo viaja en coche, a solas. Esta es una de las causas por las que EU, con el 5% de la población mundial, consume el 25% de la energía global y contribuye con una tajada parecida a las emisiones de gases de efecto invernadero que están provocando el calentamiento del planeta. En Venezuela, como sabemos, el combustible está super subsidiado (si mal no recuerdo, se pagan como 5 centavos de dólar por litro, es correcto Domi?) y, aunque no conozco estadísticas al respecto, podemos inferir que esto provoca que la aportación per cápita de los venezolanos al calentamiento global sea muy superior a la de los países vecinos.

Una de las muchas medidas que los científicos proponen para reducir la emisión de gases y ayudar en la lucha contra el calentamiento global es encarecer el costo del combustible, probablemente a través de impuestos: la gente debe acostumbrarse a no usar el coche para ir a tres cuadras, a viajar acompañada, a usar el transporte público. Mucho se discute sobre si el petróleo está barato o está caro, sobre la distancia entre los costos de producción y los de venta. Lo que vemos es que el costo real del petróleo es mucho más alto que lo que cuesta producirlo o transportarlo, porque está destruyendo nuestros sistemas climáticos.

Lo que comenta Témoris tiene mucho sentido: el combustible barato incentiva el uso de carros particulares y desestimula el del transporte público. Creo que en un post anterior el Chino -Luis Gómez- comentaba que el uso de grandes camionetas (como suele ser en EEUU) se va a reducir precisamente porque con los precios de los últimos años y el consumo de combustible de esos carros, la cosa se pone cara.

Con respecto a Venezuela, es cierto que la gasolina es muy barata (casi 5 centavos de dólar como dice Témoris), pero no estoy tan seguro de que la aportación per cápita de los venezolanos al calentamiento sea superior a la de nuestro vecinos. Tampoco manejo las estadísticas de otros países, pero la población de Venezuela es casi 28 millones y el parque automotor es de aproximadamente 5 millones de vehículos (un carro por cada 5,5 personas).

Pero no sólo los carros contaminan. Como sabemos, gran parte del petróleo que se consume en el mundo se destina al sector industrial y a la generación eléctrica. En Venezuela casi el 80 % de la generación de electricidad proviene del conjunto de represas de Guayana (no confundir con Guyana, país vecino).

Eso por un lado; por el otro, las políticas del estado apuntan hacia la conversión del parque automotor a gas, combustible más limpio que la gasolina. También se están construyendo sistemas de transporte público urbano (metro, trolebús, etc.) que se muevan con electricidad o combustibles limpios.

De los 300 forint húngaros (cerca de 1,20 de euros) que cuesta el litro de la 95 sin plomo, unos 138 forint es el precio neto de la gasolina, el resto, 162 forint (más de la mitad!) son los conceptos de impuesto. Esto es un aproximado, como escribí antes, por los vaivenes del precio de la gasolina y la tasa del euro.
Sin embargo, y a pesar de tener un buen sistema de transporte público (autobuses, combino(una especie de trolebus larguísimo, parecido a un gusano, en donde cabe un montón de gente) trolebuses, tranvía, metro, trenes de cercanía), en Hungría la gente viaja mucho en carro, con sus problemas no sólo ambientales, sino de atasco también. Me asombré no ver esa misma situación en Varsovia, que cuenta con una población similar a la de Budapest. Claro, aquí se utilizan mucho los coches pequenos y de menos cilindraje (1,4/1,6). Yo me asombré del coste del litro de gasolina en Venezuela, comparándolo con lo que tenemos que pagar aquí.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Mingo,
Gracias por la información. Aunque no participo muy seguido, siempre los leo a todos.
En mi clase de economia nos pidieron que hagamos una presentación sobre un tema actual y he seleccionado tu artículo. Ahora voy al sitio para imprimir el reporte de la OPEC.

Yadira, qué chévere que el post te haya servido para tu clase. Con respecto a los datos, si no quieres descargar todo el documento, puedes hacer click en la parte que dice “Click here to view the interactive version of the ASB 2007
“; allí encontrarás las tablas y podrás descargarlas en formato de Excel. Por otra parte, los otros datos los puedes bajar del documento “Who gets what from oil?” (búscalo en la página principal de la OPEP).

Saludos.

Leo con gran asombro las siguientes declaraciones de Gordon Brown:

“Los países productores de petróleo, que han obtenido más de un billón de dólares gracias a los precios más elevados del petróleo durante los años recientes, están en la posición de contribuir”.

Se refier al Fondo Monetario Internacional y la contribución sería para auxiliara los países que están sufriendo los efectos de la actual crisis financiera (Islandia, Ucrania, Hungría y Bielorrusia, entre otros).

Las declaraciones me parecen asombrosas porque se pide ayuda para un organismo que entre sus éxitos tiene precisamente el haber contribuido con la destrucción de la economía en varias partes del mundo. Aparte de ello, a Brown se le olvida, muy convenientemente, sacar la cuenta de lo que ingresó a las arcas de su país gracias a los esos precios del petróleo que él menciona y que, como hemos visto en el post, es más del doble de lo que le ingresa a los países productores.

Mingo,

como te había prometido, aunque con un día de retraso, paso a explicarte (mi opinión) a grosso modo la situación de Hungría.

1) Hungría recibió un crédito de 20 mil millones de euros, de los cuales, 12.500 proceden del FMI, 6.500 millones de la UE y los restantes 1.000 del Banco Mundial.

2) En Hungría, a diferencia de otros países afectados por la crisis financiera,, ésta no ha afectado aún de forma contundente a la economía real. Es decir, no hay cierres de bancos, financieras, inmobiliarias, aseguradoras, etc. La mejor prueba de ello es que yo he ganado un 10% en unos bonos del Estado en los cuales tengo inversiones. Por otra parte, la gasolina y el gasoil siguen bajando: un litro de gasolina que hace un mes costaba 300 Ft, hoy día está a 260 Ft; el euro, que a finales de agosto se cotizaba a 234 Ft, hoy se cotiza a unos 255-260 Ft, habiendo llegado hace un par de semanas a casi 280 Ft. Por su parte, el dólar se ha robustecido mucho, cotizándose hoy día a 198-202 Ft, cuando hace un mes se cotizaba a unos 140-150 Ft.
Esto es más o menos el cuadro que presenta hoy Hungría. Ahora paso a presentar mi opinión sobre la situación en Hungría. Mi opinión, porque el tema en cuestión puede parecer diferente a otro/s, o cualquier otra persona podría presentar una explicación diferente.

En Hungría, más que una crisis financiera lo que hay es una crisis política que de una u otra forma se asemeja a la situación mostrada por Catalina Gayà en su último post sobre crisis y corrupción. Desde el 2002 gobierna el país el Partido Socialista en coalición con los liberales del SZDSZ. Pero desde el 2002 hay una crisis económica que se ha acrecentado con el Gobierno del actual primer ministro Ferenc Gyurcsány debido a su mala gestión en gastos innecesarios y en su política populista de gastos sociales, entre otros. Entre los primeros podemos mencionar la construcción de 4 kilómetros de autovía a nuestro aeropuerto civil de Pécs a un costo de 4 mil millones de forint (unos 16 millones de euros a una tasa de 1 euro – 250 Ft, la standard), cuando el director del aeropuerto, más otros estudios de viabilidad han demostrado que es una inversión innecesaria en las condiciones actuales. Sin embargo, los gobiernos, el central de Budapest y el regional y local de Pécs, se empenyan en ello. Ejemplo de lo segundo, los gastos sociales, estos van más dirigido hacia los jubilados, un 20% (una quinta parte) de la población húngara, la cual representa una gran base electoral del Gobierno. La crisis política se ahondó cuando en mayo de 2006 el primer ministro Gyurcsány declaró en una reunión del Partido algo así como “la hemos jodido (la economía)…, hemos mentido día y noche” respecto a la situación económica del país. Ya tres anyos atrás, Joaquín Almunia, comisario europeo de economía, había advertido al Gobierno de Gyurcsány sobre las limitaciones al gasto público. Pero cuando Almunia hizo la observación, el país vivía en la campanya política de las elecciones de 2006. Así que había que gastar para acaparar electores. Con las declaraciones de Gyurcsány el país ha caído en una situación dn la que el Gobierno no puede gobernar porque carece del apoyo y consenso de la oposición, algo muy común en las democracias parlamentarias.

Qué posibilidad ofrecen los 20 mil millones de euros a la situación húngara? Consenso, búsqueda de soluciones para evitar males mayores. Hungría cuenta con unas reservas de 17 mil millones de euros, los cuales sumados a los 20 mil millones ofrecen seguridad y dan una bocanada de aire al Gobierno de Gyurcsany, quien ya se beneficia, políticamente, de ello. Por primera vez en muchos anyos, la oposición se sienta a negociar y escuchar al Gobierno, incluso a apoyarlo en su política económica. Mas hay que tener mucho cuidado con esos 20 mil millones de euros, máxime tomando en cuenta la mala gestión económica de este Gobierno, que fácilmente contribuiría a profundizar nuestra deuda externa.

No puedo predecir qué consecuencias provocará, a lo mejor, manyana la crisis financiera en Hungría. Máxime que la economía húngara es vulnerable. Prueba de ello fue el ataque a su moneda, el forint, que de una cotización de 1 euro – 235-240 Ft pasó a cotizarse a 280 ft en apenas unos días para ir estabilizándose al día de hoy. El índice Bux sube y baja como la mayoría de las bolsas, pero en esta crisis húngara me parece ver más elementos políticos que financieros. Es mi opinión.

Un saludo desde Hungría,

Domingo Lilón


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: