Nueva patria

Posted on 9 septiembre, 2008. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín | Etiquetas: , , , , |

Por Yaotzin Botello / Berlín

¿Qué se necesita saber para poder establecerse en una nueva patria?

¿Quién necesita saberlo?

¿Cuándo?

Hay cosas muy lógicas que uno debe de saber antes de tomar un país como un nuevo hogar. Entre ellas está el idioma, claro, si se trata de un país diferente de América Latina o España.

Claro que uno tendrá que saber, si está en Kenia, cuáles tribus hay para poder entender las diferencias de la gente; si está en Canadá que en invierno con el factor viento hay hasta menos 40 grados centígrados y, si está en México, que cuando un policía pide para el chesco no se refiere al pago de una multa en la Oficina Central de Licencias.

Esto está claro. Y mucho de esto se aprende en la calle, o con los nuevos vecinos, o con la novia, el novio, según el caso. Pero en Alemania el Estado nos viene a poner un examen en el que tenemos que contestar preguntas tipo Maratón (me refiero al juego de mesa) que no sirven ni para hacer una plática de sobremesa.

Hay preguntas que son ridículas, hay preguntas que son difíciles y hay preguntas que no estaría mal saber, pero, en general, repito, ¿ayudan en la vida diaria? No tengo todos los ejemplos aquí, porque además varían en cada Estado Federado. Aquí algunas de Berlín:

Por favor, ¿cuál Estado es Berlín? Dice en español. Cualquiera que haya llegado como inmigrante a Berlín debería de saberlo, lo supongo, no sería necesario ni siquiera recordar los cursos de geografía. Pero, y si no se sabe, ¿hay algún error? Me imagino a una madre turca que no escogió vivir aquí pero que por razones familiares (el marido como trabajador inmigrante) tuvo que venir sin habérsele preguntado.

Uno de los principales fines del examen de ciudadanía, como se lo llama, es hacer a los seres humanos inmigrantes de Alemania en seres políticos, Ton Son Politikon, pero no sé si esto lo estimula o sólo provoca más rechazo. Obviamente un fin secundario de este examen sería lograr una integración (como si por saber dónde está Berlín yo me fuera a integrar más fácilmente con los berlineses).

Una pregunta capciosa:

¿Cuál de los Senadores no hay en Berlín? Finanzas, Interior, Relaciones Exteriores o Educación.

Si uno conoce la capital, que está en el lugar 50 de 500 en la lista de preferencias de inversión (¡de 500! ¡una capital europea!), y que tiene un 15 por ciento de desempleo, yo elegiría la primera opción, “Finanzas”, que no hay un encargado de Finanzas. Aunque la respuesta correcta es la 3, “Relaciones Exteriores”. Eso sí, si ustedes hubieran visto cómo se ha comportado el alcalde actual, Klaus Wowereit (hay que hacer click en la imagen), parecería todo lo contrario. Viajes por todo el mundo, fotos en fiestas, promoción de Berlín.

Al respecto de su ciudad, parece que poco le importan los niveles económicos. El lema de Wowereit sobre Berlín: “Pobre pero sexy”.

En fin, ¿alguien conoce los tests de ciudadanía que hay en otros países? ¿hay algunos que sean más instructivos o útiles?

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

14 comentarios to “Nueva patria”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Estimado Yaotzin,

sí, cómo no. El caso en Hungría. Aquí existe también un examen (escrito y oral y en húngaro) que tienes que aprobar para recibir la ciudadanía, junto a otras exigencias (contrato laboral, salario, vivienda, etc.). No recuerdo exactamente el examen, lo hice en 1994, pero allí habían preguntas generales tales como la forma de gobierno, sobre el parlamento, la división de poderes en Hungría, la función del presidente, del primer ministro, etc., además de preguntas de orden cultural general, tales como el autor del himno húngaro, personajes históricos, etc. Independientemente de las cuestiones, o problemas, que acarrea “una nueva patria”, como el ejemplo de la esposa turca que mencionas, yo creo que por respeto los inmigrantes debemos saber del país de acogida (claro, los ejemplos que mencionas de Alemania me parecen difíciles). Yo siempre parto de mi situación personal y particular: yo vine a este país, Hungría, quise quedarme y por ello hice lo necesario para integrarme. Lo logré, gracias también a que fui aceptado por la sociedad húngara, porque este es un camino de ida y vuelta. Y si no quieren aceptarte no siempre puedes integrarte, aunque pongas mucho empenyo en ello. Pero este es sólo mi caso particular.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

En tiempos de la White Australia Policy (política Australia blanca), la autoridad migratoria tenía el derecho para decidir en qué idioma debía presentar el examen el aplicante. Esto sirvió para dejar legalmente fuera a muchas personas. El caso clásico es el de un inmigrante que hablaba cinco idiomas, incluido el inglés, pero lo rechazaron porque falló en el examen, que estaba en griego (y él no lo hablaba).

Aqui en los EEUU tienes que tomar unos cursos para aplicar para la ciudadania, el examen tiene preguntas de la Constitucion, politica y cultura; en mi opinion personal no ayudan mucho a que te integres, pero coincido con Domingo en que los inmigrantes debemos saber algo del pais de acogida, aunque considero que no todos los casos son iguales y no todos los inmigrantes tienen las mismas oportunidades de aprender todo lo del examen.
Saludos!!!

A propósito del comentario de María (María, saludos desde Hungría!) sobre las oportunidades o no de los inmigrantes de aprender todo el material del examen recordé una historia de aquel día que presenté el examen, escrito y oral, para obtener la ciudadadía húngara. Éramos unos 20-30 personas y en realidad aunque todos éramos inmigrantes, el único extranjero era yo. El resto, húngaros todos ellos, provenía de aquellos países vecinos de Hungría en los que por avatares de la historia pasaron a formar parte de la minoría húngara en esos países. Yo obtuve la mejor calificación. No fallé en nada (con toda seguridad con el buen empleo de la lengua húngara sí. Me sentí un poco cohibido cuando el presidente de la comisión examinadora lo dijo en voz alta mientras me felicitaba). Y obtuve tal resultado no porque me aprendiera todo el material para el examen, sino porque parte de ese material lo ensenyaba/ensenyo en la universidad. Una senyora húngara que no aprobó el examen logró murmurar en voz alta: qué tengo yo que ver con sistema político o parlamento. Yo sé criar cerdos y cultivar papas como campesina que soy. El comentario de María me hizo recordar aquella historia.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

jajaja Domingo, justo en eso pensaba yo cuando escribi mi comentario, en todas aquellas personas que trabajan el campo, en aquellas que no saben leer ni escribir, pero que al igual que los demas tiene aqui su vida hecha, que curiosa coincidencia.
Un saludo tambien para ti y felicidades por ese resultado del examen de migracion ;o)

Ese es el punto, las personas que forjan el país y que no saben, y no necesariamente necesitan saber, los detalles de la política del país.

Esas señoras turcas que no la deben ni la temen, son parte de la familia de hombres que llegaron a repoblar y reconstruir el país en la década de 1970. Quizás no hacen algo más importante como arar el campo, pero igual son parte del sistema. ¿Por qué de repente se las tiene que discriminar de esta forma?

Como periodista, yo sé las cosas de la política, pero si fuera taquero (¿nadie se anima?) seguro que no lolas sabría a detalle. Eso sí: podría alimentar las panzas de muchos jóvenes parranderos.

En fin…

Y con esa historia de Australia, supongo que ahora ya todo cambió y sólo se hace el examen en inglés ¿no? Qué exageración llegar al punto de hacer una prueba en griego. Esto me hace pensar que los países que apliquen este examen sólo quieren dejar en claro su rumbo político.

Venezuela preguntará por el sistema socialista y comunista; Georgia por las ventajas de estar en la OTAN y Estados Unidos y los países árabes por las razones de hacer una guerra: Dios (Sarah Polin y Osama bin Laden dixit).

A mi lo que me pareceria bien interesante es saber si en Mexico se aplica un examen a quienes aspiran a adquirir la ciudadania mexicana. De ser asi, la pregunta de los chescos al poli definitivamente entra.

Los examenes de ciudadania de Estados Unidos, en efecto, incluyen aspectos historicos, practicos -como lo referente al pago de impuestos- y de estructura politica. Algunos de ellos me parecen muy utiles; en este pais puede ser mucha la gente que se diga no interesada en la politica, pero en mi experiencia son muchas las personas que saben, aunque sea de nombre, quien es su concejal, su asambleista o su congresista, y saben que tienen derecho a exigirles cosas. Para los inmigrantes, parte de esa cultura se adquiere en los examenes de ciudadania.
Tristemente en Mexico la mayoria de las personas te dice con orgullo que acudio a votar en la eleccion anterior, pero no te saben decir quien es su diputado.

(perdon por la falta de acentos, teclado yanqui).

Esta conversación, aunque parezca chiste, ocurrió de verdad:

-¿Qué pedimos para comer?
-¿Os apetece un poco de cecina de León?
-¿De verdad es de león?
-Claro que sí. Es de León.
-¿Pero el león no es un animal en peligro de extinción?

Le ocurrió en un par de ocasiones una amiga madrileña, primero con una colombiana y luego con una uruguaya, todas ellas con pasaporte español. Y es que en España todavía no se ha implementado ningún examen de conocimientos para adquirir la nacionalidad, así que ni la uruguaya ni la colombiana se enteraron que León es uno de los antiguos reinos que configuraron España, que hoy es una provincia cuyo nombre también aparece en el de la comunidad autónoma. Ni que la capital leonesa, homónima, es una hermosa ciudad. Tierra ganadera por excelencia, su producto más conocido es la carne de vacuno cruda, llamada por allí cecina. En España es frecuente que se haga referencia al lugar de origen de los alimentos como una mención de calidad: queso manchego, langostinos de Huelva, jamón de Guijuelo, pimientos de Padrón, morcilla de Burgos, cecina de León, etc. Pero las chicas tampoco prestaron demasiada atención a la gastronomía española, de modo que cuando vieron la palabra León en el menú, pensaron que se trataba del gran felino, del rey de la selva.

Se está debatiendo si debe hacerse un examen a los que quieren adquirir la nacionalidad española, pero ese asunto en este país es harto complejo. Hace poco hablaba aquí del debate sobre el manifiesto por la lengua común. Hoy se publica otro manifiesto en que los historiadores de la España periférica se quejan de que la historiografía más difundida margine la historia de sus regiones y se centre en la historia de Castilla. Así que imagínense ustedes el debate que se puede armar por el contenido e idioma de las preguntas. Ni siquiera hay acuerdo para que a los chavales se les enseñe educación para la ciudadanía, asunto al que se opone de manera furibunda la derecha española.

Así que en España se adquiere la nacionalidad con unos años de residencia, acreditando medios de vida, buena conducta y ‘suficiente grado de integración’. Todo es aportar documentos, pero también hay una entrevista con la policía en la que el madero de turno pregunta a los solicitantes si se han metido en líos, evalúa los medios de vida y en su caso, la capacidad lingüística. El poli no pregunta por los símbolos que conforman el escudo de España. Si se hicieran esas preguntas, las chicas se hubieran enterado de que el animalito que aparece en el lado superior derecho del escudo representa al antiguo reino de León.

Hombre, Javi, pero a mí no me parece que sea indispensable dominar a tal extremo la gastronomía española para integrarse en España. Fui alguna vez a León y apenas ahora me entero de que hay una “cecina de León”. Aquí nadie te va a decir que eres menos mexicano si confundes la cecina de Yecapixtla con el tazajo de Oaxaca. Uno se va por las referencias más presentes que le rondan la cabeza, y si a mí, en una noche de cañas por Lavapiés, me hubieran invitado a comer un bocata de cecina de León, yo hubiera pensado que se trataba de una de esas rarezas ibéricas. Ya ves que hay gente que manifiesta su orgullo por venir de lugares como “Villaviciosa” y “Montatoros”, ¿por qué no le pondrían a un jamón regional “cecina de toro”?

Aquí en México DF, hay quienes se burlan de los provincianos que van al Desierto de los Leones esperando encontrar melenudos sobre dunas. Pero la gente se olvida de que ella también parecerá idiota en tierra extraña.

Cuate Témoris: encuentro bastante torticera la lectura de mi comentario. Me limito a comentar el tema de los exámenes de nacionalidad, a propósito de la pregunta de Yaotzin. Comento que en España no existe ningún test y que la nacionalidad te la dan con una entrevista después de aportar la documentación requerida, aunque tengas una ignorancia supina de los fundamentos de este país. Cuento a modo de ejemplo una anécdota, que resume el desconocimiento de varias cuestiones. Estas dos chicas, sencillamente no se enteraron de que en este país los alimentos tienen denominación de origen, lo cual da pistas de su escaso conocimiento del campo español y su importancia socioeconómica. Y por lo que se ve, al pensar que les ofrecían un animal incomible, tampoco se enteraron de la existencia de la ciudad de León, ni de la provincia, ni de la Comunidad de Castilla y León, ni mucho menos de la importancia histórica del antiguo reino que queda reflejada en el escudo de España. Ya sé que tú tampoco te enteraste de varias cosas, pero a ti no se te pasó por la mente hacerte español, aunque por tus conocimientos de la noche madrileña te podrían dar la nacionalidad de honor…

¿Son aspectos fundamentales del país? Allí está el debate que nos propone el amigo Yaotzin. ¿Cuáles son los conocimientos que debe tener el extranjero que opta a una nacionalidad?

A propósito del comentario de Témoris al comentario de Javier sobre las denominaciones de origen en Espana, y no referente al tema propuesto por Yaotzin sobre “Nueva Patria”, sí me he encontrado con ciertos problemas, por así decirlo, respecto a Espanya.

En un mundo tan globalizado y mundializado, las traducciones están al orden del día. Pues bien, hace un par de anyos nos tocó traducir del castellano al húngaro un libro sobre gastronomía espanyola titulado “Comida sana”. Traducir al húngaro lo de “pimientos de Padrón” no tiene especial dificultad, pero el húngaro que compre/comprara el libro y quiera/quiso preparar la receta, pues lo tendrá que hacer o con un pimiento de Pécs, si es mi caso, o en su lugar, y se aferra a un pimiento espanyol, pues uno de Almería, que proliferan en los supermercados de aquí. Esta anécdota no tiene nada que ver con lo tratado por Yaotzin, pero sí muestra a veces el inconveniente en algunos productos que no son tan especiales, como, por ejemplo, un Rioja, un pata negra, un Tokaj, etc. Porque pimientos, hasta los de mi casa son buenos.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Imagino que los que implementan exámenes saben porque lo hacen, pero en le experiencia he aprendido que lo que me hace pertenecer a un país es algo más parecido a lo que hacen en España, demostrar que puedo vivir en paz y trabajando, ojala eso se aplicara para todos y nos deshiciéramos de los abusivos.

Hablando de exámenes, recuerdo una ocasión que lleve a mi hija a Teotihuacan, procuramos informarnos sobre el sitio, pero a la mitad de la pirámide del sol, oi aun señor que con aire de inteligente y muy seguro le dijo a su niño – mira hijo aquí vivieron los MAYAS – no, definitivamente él no habría pasado la prueba, y lo peor es que estaba “educando”

Pues yo me naturalizé franchute hace año y medio. Fue por matrimonio con francesa, así que sólo tuve que entregar papeles en un Tribunal de primera instancia e ir a una entrevista con una trabajadora social que quería ver si hablaba bien francés. Cuando fui a recoger mi certificado de nacionalidad iba preparado para cantar la “Marsellaise”, pero nadie me pidió nada. Entonces me dí cuenta de que me vacilarón.
Sin embargo, sé que cada día es más difícil obtener la nacionalidad y hay exámenes no tan sencillos que pasar. Me voy a informar y luego les mando un post.
Saludos desde mi casa.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: