¡Pemex a debate! (Última de 3 partes)

Posted on 2 julio, 2008. Filed under: Manuel Ulloa -París | Etiquetas: , |

Por Manuel Ulloa Colonia / París

Han transcurrido cinco semanas más del debate en el Senado mexicano en torno a las iniciativas de Calderón y el previsible desgaste se empieza a hacer notar. ¡Y eso que falta todavía casi un mes ! Tras un arranque que gozó de todos los reflectores mediáticos, donde se fijaron las dos posturas políticas en lid desde entonces, vino una interesante discusión sobre la cuestionada constitucionalidad de las iniciativas presidenciales. A partir de entonces, el contenido de los Foros se ha vuelto cada vez más técnico (sin dejar de tener un importante trasfondo político, desde luego) y la actualidad inexorable ha ido relegando el debate a un segundo o tercer plano en los medios.

En la tercera semana de los Foros, por ejemplo, se dio un parteaguas que desvió toda la atención de los mismos: la consulta ciudadana. Impulsada por primera vez en el debate por el ministro en retiro, Juventino Castro y Castro, la idea de preguntar a la ciudadanía su opinión sobre las reformas fue aterrizada días más tarde en la ponencia de Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno del D.F., quien planteó delegar su organización al Instituto Electoral del D.F . De inmediato la propuesta desató del lado oficialista una virulenta campaña en contra. Desde entonces el tema tiene vida propia al margen del debate que la vio nacer. La jugada política de Ebrard es impecable y hace ver a los seguidores de Calderón que se oponen a la consulta como políticos arcaícos e insensibles a la voluntad popular. En contraparte, el ruido que desató la consulta hizo que pasaran desapercibidos los planteamientos de científicos que esa semana deploraron en sus ponencias la falta de una visión integral del sector energético en las iniciativas. Mario Molina, el Nóbel de Química, por ejemplo, criticó que se hable del fin inminente de las reservas mexicanas e incluso sentenció que más bien, al paso que vamos, la atmósfera se nos acabará antes que el petróleo. ¡Gulp !

Después vendrían otros expertos que, cifras en mano, pondrían en duda la conveniencia de explorar en aguas profundas y alertarían sobre el riesgo de no haber renegociado aún la explotación de yacimientos transfronterizos. Enfrente, los mismos argumentos de los reformistas : la panacea del tesorito en aguas profundas, la maquila privada de gasolinas, la incapacidad de Pemex de modernizarse por sí mismo y que las reformas son perfectibles. Un discurso que ya para entonces empieza a sonar a disco rayado, a hueco. Lo que hace aburrido el debate es que nadie se atreve a salirse del guión gubernamental. ¿De qué lado están los que obedecen a ideologías trasnochadas ? Los legisladores príistas se dan a desear aún más anunciando que no se prestarán a una privatización simulada. El proyecto de Calderón hace agua por todos lados justo cuando éste llega a España y, tras ser aclamado en el parlamento por glorias cardenistas que no le corresponden, se anima a decirles a los empresarios de la Madre Patria que ya merito salen las reformas.

La quinta semana estuvo marcada por la destitución de Creel como coordinador panista del Senado y los temas de la refinación y la industria petroquímica en el debate. El PAN intenta un golpe de timón (reconociendo implícitamente que van perdiendo) y llaman al director de PEMEX, Jesus Reyes Heroles Jr., para que se presente desde ahora en los Foros a responder preguntas de los legisladores (guión en mano, claro). No es para menos, la refinación es el caballo de Troya del “Plan de Negocios Petroleros Calderón”. Si eso pasa, la privatización de lo demás vendrá por sí sola. Los príistas, que ya habían bateado la idea de privatizar la refinación la semana pasada, ni pelan a Reyes Heroles. Los ponentes advierten la irracionalidad de ceder a terceros la renta de las gasolinas cuando la puede conservar el Estado. Nadie responde satisfactoriamente al simpático planteamiento. Tampoco explica nadie por qué la industria petroquímica ha sido desmantelada voluntariamente por los gobiernos neoliberales ni por qué Hacienda se agandalla todos los recursos de PEMEX.

Semana seis : mismo reclamo de la mayor parte de los ponentes, ahora sobre el abandono de la red de ductos de PEMEX, situación que se viene dando desde hace décadas. Hasta los empresarios gasolineros, a través del presidente de su asociación, expresan su desconfianza en las ventajas para el Estado de abandonar una responsabilidad estratégica, como es la de garantizar el abasto de crudo a las refinerías y los hidrocarburos refinados a los distribuidores y consumidores finales. Las filas de la asistencia vacías ; en los pasillos del Senado y en los medios sólo se habla del periodo extraordinario (que con sus dos días resultó extraordinariamente corto). La actualidad vuelve a hacer inaudibles los reclamos.

El Foro llega a su semana siete con poco aliento para tratar de dar respuesta a la pregunta de los 64,000 petrodólares : ¿A dónde va la renta petrolera desde hace treinta años ? Pues al gasto corriente, responden todos los expertos. En el sexanio de Fox se da un aumento de 50% en la nómina del sector público, dice el ex director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) Rogelio Gasca Neri. El Subsecretario de Hacienda, Alejandro Werner, asegura que no es que su dependencia se quede con la lana, sino que PEMEX no produce lo suficiente por ineficiente. Según él, la reinversión en PEMEX sólo es posible si aprueban las reformas. O sea, ya lo pasado, pasado. Dos días más tarde, Creel está de vuelta en el debate con nuevos bríos después de su descalabro político. Ya entrados en el tema del régimen fiscal de PEMEX, la mayoría de los panelistas refutan la idea de que no hay recursos ; éstos se dilapidan por una mala operación de la paraestatal y a un régimen fiscal confiscatorio impuesto por Hacienda, coinciden. Si a eso se suman las devoluciones por pago de impuestos a las grandes empresas, la actuación de Hacienda escapa a toda racionalidad económica.

Quedan por delante ocho foros y los legisladores ya nisiquiera disimulan su hastío. Los ponentes se la toman en serio, pero a menudo sólo tienen por auditorio una disciplinada cohorte de sillas vacías. El arroz se está cocinando por otro lado. El gran ausente del debate es sin duda el sindicato petrolero, cuya provervial corrupción, curiosamente, no mereció ser tratada ni en las iniciativas de Calderón, ni en los casi dos meses de discusiones en el Senado. ¿A dónde va a parar el debate ? Difícilmente se revertirá la dinámica decreciente del mismo. Se mantendrá el mismo formato rígido en el que se suben a la mesa más o menos igual número de detractores y defensores de las iniciativas, éstos últimos no se saldrán ni ápice del guión establecido y los medios ofrecerán resúmenes más o menos interesados según sus líneas editoriales. Después vendrá la consulta ciudadana del PRD y un largo mes en el que las fuerzas políticas velarán armas antes de la votación en el próximo periodo ordinario que inicia en septiembre.

La moneda sigue en el aire.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una respuesta to “¡Pemex a debate! (Última de 3 partes)”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

He notado que los grandes actores (los de adeveras) pueden salirse del guión y con su experiencia y creatividad enriquecen la puesta en escena, los que solo son títeres sin iniciativa y cuya única preocupación se centra en intereses creados, no serán capaces de apartarse del libreto.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: