El Parlamento Europeo y la máquina del tiempo.

Posted on 30 junio, 2008. Filed under: Javier Távara -Madrid | Etiquetas: , , |

Javier Távara / Madrid

A comienzos de junio, leía una entrevista a Edward Farhi, director del Departamento de Física Teórica del prestigioso MIT, Instituto de Tecnología de Massachusetts, Estados Unidos. En ella, el científico afirmaba que basándonos en Einstein, aunque fuera factible viajar al futuro, era imposible fabricar una máquina del tiempo para viajar al pasado. En ese mismo mes, el Parlamento Europeo de Estrasburgo nos ha hecho retroceder un siglo, sin alardear de conocimientos astrofísicos.

Junio de 2008 será recordado, además de por los goles de la Eurocopa, por dos indignidades que se han perpetrado en Estrasburgo: por una parte, la aprobación de una Directiva de Retorno que vulnera derechos fundamentales y por otra, la revisión de la Directiva de ordenación del tiempo de trabajo, con la que se pretende regular jornadas de hasta 78 horas semanales.

La semana pasada, mi pana Mingus, analizaba aquí el trasfondo político de la controvertida Directiva de Retorno, que fue aprobada el 18 de Junio. Hoy hablaremos del contenido de esta norma, que algunos pocos eurodiputados con sentido de la decencia califican ya como la directiva de la vergüenza, pues se establecen dos categorías de personas: las que tienen derechos fundamentales y las que no los tienen.

Para los que creen que exagero, empiezo por aclarar que no se trata de discutir aquí, sobre el derecho de los Estados europeos a repatriar a los extranjeros que se cuelan por sus fronteras o a los que se quedan sin permiso. Estamos todos de acuerdo en que los países europeos no pueden acomodar en su superpoblado territorio a todos los que quieren instalar en los países de la Unión. Se calcula que 8 millones de personas se han colado o se han quedado en la UE sin contar con las respectivas autorizaciones administrativas. La nueva directiva pretende armonizar las diferentes legislaciones de los socios europeos dotándoles de un marco normativo para repatriar indocumentados. Una sola norma general para los 27 Estados miembros. Hasta allí de acuerdo.

El problema viene con el contenido de la directiva. Para empezar, recupera la potestad de la Administración para decidir sobre la libertad de las personas. La Directiva de Retorno faculta a las autoridades administrativas a ordenar la reclusión de los sin papeles hasta por 6 meses, prorrogables en algunos casos, por doce meses más. La autoridades administrativas, eso sí, deberán comunicar el internamiento al Juez, para que lo confirme y lo revise mensualmente. Y hay más: la nueva directiva faculta a que se delegue en la Administración la potestad de decidir sobre la expulsión de extranjeros. De este modo los extranjeros sin papeles podrían ser expulsados por decisión de un funcionario raso de migraciones. Aunque se mantiene la posibilidad de que los afectados por una orden de expulsión recurran en apelación al Juez, en la práctica, serán muchos los enviados de regreso a su país por una simple decisión administrativa. Sobre las condiciones de internamiento de los sin papeles, mientras esperan su expulsión: deberá encerrárseles en centros especializados. A falta de ellos, podrá enviárseles a centros penitenciarios -a las cárceles de toda la vida- a condición de que se les separe de los presos ordinarios. Llegados a este punto, hay que recordar que la Directiva de Retorno afecta a personas que no han cometido delito alguno y que únicamente han incurrido en una irregularidad administrativa: la de sin ser europeos, estar en el territorio de la Unión, sin permiso. La guinda del pastel: la nueva directiva permite la deportación de menores no acompañados, y agárrense: se les podrá enviar a países distintos de su país de origen. El Parlamento Europeo nos devuelve a los oscuros tiempos en los que el poder político decidía por su cuenta deportaciones y encierros, quedando los jueces para labores de registro.

Por otra parte, el 10 de junio se aprobó la revisión de la Directiva de ordenación del tiempo de trabajo. La Comisión -ese poder ejecutivo de la Unión Europea cuya cara visible es Durao Barroso- pretende que el Parlamento finiquite el límite máximo para la jornada laboral de 48 horas semanales, establecido en otra directiva de 1993. Varios Estados fijan límites menores, llegando hasta las 35 horas de Francia. Ahora, se pretende regular que las distintas legislaciones nacionales puedan establecer jornadas de hasta 78 horas.

En su afán liberalizador, la Comisión pretende que mediante un simple acuerdo entre empresario y trabajador se pueda fijar la jornada laboral en 60 horas semanales. Y este acuerdo podría establecerse tan sólo una semana después de la firma del contrato de trabajo. Hay más. Para determinados colectivos de turnos irregulares, como los servicios sanitarios, la Comisión pretende que mediante acuerdo privado se pueda fijar la jornada laboral en 65 horas semanales y mediante convenio colectivo, la jornada pueda extenderse a 78 horas semanales. Y por si fuera poco, la Comisión pretende también redefinir el tiempo de trabajo, de modo que sólo entraría en el cómputo de horas, el trabajo efectivo a disposición del empresario y en ejercicio de funciones. A los médicos sólo les computarían las horas de atención al paciente. Las horas de guardia, de lectura de informes o de espera de análisis, todas esas horas con el batín puesto, quedarían fuera del cómputo. La propuesta de la Comisión todavía tiene que verse en segunda vuelta en el Parlamento Europeo, pero tal como está el percal, con el peso que han adquirido los neoliberales en Estrasburgo, no resulta inverosímil que la jornada legal de 78 horas semanales muy pronto vea la luz. Dicen que es un logro para los trabajadores. Si ello llegara a ocurrir, el Parlamento Europeo nos devolverá a los tiempos en los que los trabajadores pasaban su vida en los centros de trabajo. Todo un avance.

Según parece, el Parlamento Europeo y sus neoliberales eurodiputados están deseando inventar la máquina del tiempo. Para volver al pasado.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

5 comentarios to “El Parlamento Europeo y la máquina del tiempo.”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Me parece muy adecuada la elección del símil, pues apenas el sábado miraba una entrega en tres partes de un programa llamado “Archivos Secretos de la Inquisición” (estoy hablando de verdaderos bárbaros); ahí narra como aislaba la jerarquía católica a quienes cometían el “pecado” de tener diferentes creencias y vivir en el lugar equivocado.

Javier me has dejado sin habla. Ya habia oido en los noticieros locales acerca de las modificaciones en materia de migracion pero nada acerca de que se podria expulsar a los menores a paises distintos de su pais de origen :O quien decidiria a que pais enviarlos? dicho pais aceptaria recibir a un no-ciudadano?

y con respecto a las jornadas laborales, en efecto parece que estan a punto de abrir la puerta del siglo XVIII para instalarse ahi :S

El problema con la Unión Europea, principalmente con la Comisión y el Parlamento, así como con otras instituciones comunitarias, es el divorcio que se está dando entre la población y las instituciones, además de la burocratización y el espíritu tecnócrata, sin faltar, naturalmente, el elemento ideológico.

Lo paradójico de la normativa que en parte aquí comenta Javier Távara es que se trata de implantar en momentos cuando hay una gran demanda y necesidad de mano de obra extranjera para poder mantener los países miembros ese Estado de bienestar con el que cuentan. El problema radica en el bajo crecimiento demográfico europeo unido a una alta esperanza de vida. De ello se hace eco la misma Comisión en un documento del 17 de junio cuando menciona la necesidad de unos 50-110 millones de emigrantes hasta el 2060. De allí que no es excusa la opinión de que el territorio de los países miembros no pueda dar cobijo a mano de obra que ellos mismos necesitan.

Por otro lado, hay que matizar los hechos: a pesar de la generalización “corresponde a cada Estado miembro decidir sobre las condiciones de admisión de los inmigrantes legales y fijar si se da el caso, y si es posible con la colaboración con los países de origen, su número”. Es decir, en última instancia los Estados miembros tienen su palabra y decisión. Con diferencias y por otros motivos, podemos relacionar el caso del NO irlandés al Acuerdo de Lisboa. Dentro de la Unión no pocas voces criticaron la postura de Irlanda por el NO, queriédoles presentarlos como malagradecidos por los 55 mil millones de euros recibidos desde su ingreso en 1973 (frente a los casi 58 mil millones de euros recibidos por inversión directa entre 1997-2008 gracias a su política fiscal). La posición de Irlanda nos da el estímulo de que no hay que aceptar todo lo que venga de Bruselas o Estrasburgo, o de otra ciudad, sino hay que ser crítico y practicar la gobernanza.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Coincido con Domingo. Decisiones como estás son las que hacen que tanta gente vea a la UE como una entidad ajena que sólo le hace la vida difícil a la gente y responde a criterios que nadie comparte. Hace poco leí que los inmigrantes aportaban más a la economía española de lo que reciben del Estado. Y aún así se les criminaliza. Los centros de retención en Europa son para mi la realidad más vergonzosa de Occidente después de Guantánamo.

Es dificil imaginarse todos los desbarajustes que puede ocasionar en la vida del ciudadano medio la restauracion de esas jornadas laborales. La situacion de los sin papeles sera de un terror cotidiano. Que pasara con los gitanos, que ya tienen un milenio en suelo europeo?


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: