Los muros del capital contra la inmigración

Posted on 26 junio, 2008. Filed under: Domingo Medina -Caracas | Etiquetas: , , , |

Domingo Medina / Caracas

 

Pudiera parecer exagerado, pero una manera de entender la recientemente aprobada directiva europea contra la inmigración ilegal es como la respuesta del capital a la situación mundial originada a partir, precisamente, de la globalización de los mercados. Como todas las respuestas de orden capitalista, es el mercado del trabajo el que tiene que sufrir las consecuencias. Intentaré explicarlo mejor.

 

El término globalización alude a un fenómeno social de tres caras, por así decirlo. Una de ellas es la política, que se expresa en la expansión de la democracia alrededor del orbe. Otra es la tecnológica, que mediante grandes avances, especialmente en el campo de la informática y las telecomunicaciones, ha puesto en duda las nociones de frontera y ha potenciado las posibilidades de intercomunicación e intercambio entre los humanos, sin importar el punto del globo en el que se encuentren. Finalmente, está el aspecto económico del asunto, con el triunfo del (neo)liberalismo como doctrina económica y su hijo predilecto el libre mercado, convirtiendo prácticamente a todo el planeta en un gran mercado mundial.

 

El problema es que a excepción de la Unión Europea ninguno de los espacios mundiales se ha convertido en un libre mercado del trabajo. Sólo en ese espacio europeo hay libertad de movimiento para las personas (por supuesto, sólo para los nacionales de los países de la Unión), además de los capitales y las mercancías. En el resto del planeta, libre mercado se entiende como libertad de circulación para el capital y las mercancías, no para las personas (el trabajo). El funcionamiento de ese sistema así globalizado ha significado la profundización de la brecha entre los países desarrollados y los que no lo son. (No es tan difícil entenderlo si se entiende la lógica del capitalismo, donde la ganancia va al capital y el trabajo se queda sólo con la remuneración. En el capitalismo globalizado los grandes capitales están, por supuesto, en los países desarrollados –principalmente EEUU y Europa-, mientras que los países pobres –de África, Asia y América Latina, en su mayoría- sólo representan mano de obra barata.)

 

Otro dato interesante es que los países desarrolla tienen un muy bajo –nulo y hasta negativo, en algunos casos- índice de crecimiento poblacional, mientras que los países pobres –el sur subdesarrollado- tienen altos índices de crecimiento demográfico. Todo esto, brecha económica y demográfica, ejerce una presión tal que produce los grandes flujos migratorios de nuestro tiempo. Y estos flujos son problemáticos por diversas razones, una de las cuales es que los estados receptores de inmigración tienen que hacer frente a los mismos dedicando recursos cada vez mayores a sus distintas políticas porque su base poblacional se amplía. De allí la directiva europea recién aprobada…

 

Que todo esto tiene un origen económico se puede entender también por las reacciones de distintos gobiernos, especialmente los latinoamericanos. Lula, por ejemplo, ha dicho que “el viento de la xenofobia sopla otra vez su falsa respuesta a los desafíos de la economía y de la sociedad. Hoy, como ayer, el desempleo, el hambre y la inestabilidad financiera reclaman mayor coordinación entre las naciones y mayor solidaridad entre los pueblos.”

 

Chávez ha amenazado con no enviar más petróleo a los países que apliquen la normativa y también con revisar sus inversiones en Venezuela; Correa, de Ecuador, ha dicho que podría bloquear las conversaciones entre la Comunidad Andina de Naciones y la Unión Europea; el Mercosur en pleno ha rechazado la directiva, así como el Secretario General de la OEA y gobiernos como los de Argentina, Bolivia y Nicaragua.

 

España, con muchísimos intereses financieros en la región, ha reaccionado rápidamente, convocando a representantes diplomáticos de más de 20 países de América Latina a una reunión y aclararles que su “política migratoria” no se alteraría por la directiva europea. Por la plata baila el mono y en este caso el organillero le ha dicho al gobierno español que no quiere ver cómo se pierden sus inversiones en América Latina.

 

Es así como trabaja el capital: pone muros en las fronteras –físicos, como el de la frontera gringa con México, o legales, como la norma europea- para evitar los flujos migratorios, mientras pone todo su empeño y el de sus representantes –los estados capitalistas- para asegurarse que los capitales y las mercancías puedan seguir moviéndose libremente por el mundo.

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

6 comentarios to “Los muros del capital contra la inmigración”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Deleznables muros hechos a pura conveniencia. Necesitan del obrero para producir, pero evaden asqueados su pobreza y necesidad.

Tratándose de un tema tan amplio y complicado, me parece que el texto de Mingus dará lugar a mucha discusión. Máxime que tanto contribuyentes como lectores de Mundo Abierto (un hijo de la Globalización) residimos en diferentes lugares del planeta.

Primeramente quisiera manifestar mi oposición a algunos aspectos de la nueva directiva europea sobre inmigración, tales como la de equiparar a delito, y por ende, apresamiento, la inmigración ilegal según el texto europeo. Igualmente piensan muchos ciudadanos europeos ante tal postura. Hay que tener en cuenta un detalle que muchas veces se pasa por alto, principlamente fuera de Europa: el cada vez mayor divorcio entre la población y las administraciones nacionales y comunitarias. El NO irlandés es un vivo ejemplo de ello. Una postura muy lúcida sobre este tema es la entrevista al checo Václav Klaus (El País, 25/junio/2008). Al igual que él, creo que somos muchos los eurorrealistas que no aceptamos así por así las normativas comunitarias.

Personalmente he tratado mucho el tema migratorio, principalmente la emigración latinoamericana hacia Europa. Respecto al bajo crecimiento demográfico en Europa que menciona Mingus, unido a una esperanza de vida muy alta, y la emigración latinoamericana a Espana he escrito un ensayo publicado en Portugal y que con mucho gusto enviaría a quien le interesara. En ese ensayo concluía con unos datos de la Oficina Económica del Gobierno espanol de 2006 en que se manifestaba el saldo económico positivo de la fuerza laboral inmigrante: en el 2005 éstos aportaron 23.402 millones de euros a los fondos públicos espanoles, mientras que el gasto público espanol respecto a los inmigrantes fue de 18.618 millones de euros. Esta misma tendencia se ha mantenido en el caso de Espana. Y es que Espana se ha beneficiado, no sólo económicamente, de la inmigración. Desde el punto de vista demográfico, aspecto muy importante, Espana ha aumentado su población hasta los 46,063,511 millones (datos 1 de enero de 2008). En el 2007, los inmigrantes representaban ya el 9,9% de la población, mientras que en el 2005, Espana se convirtió en el país comunitario que más inmigración extracomunitaria había aceptado: 38,6%. Desde esta óptica vemos que la inmigración regulada y legal es positiva en Espana y no sólo por los intereses económicos de Espana en América Latina.

Un siguiente aspecto, que generalmente se pasa por alto, sobre el tema es el de las posturas de nuestros propios gobiernos al respecto en el marco de las relaciones interamericanas. Me explico: como ciudadano con doble ciudadanía (y escribo ciudadanía en lugar de nacionalidad, porque en varios países de la región donde vivo se da una distinción: se puede ser nacional húngaro y ciudadano rumano), dominicana y húngara, resulta que con mi pasaporte húngaro puedo entrar sin ningún tipo de trabas a Brasil, México o Venezuela. Sin embargo, si lo hago con mi pasaporte dominicano tendría que haber recibido antes el visado correspondiente. Aún más, un húngaro entra a mi país, la República Dominicana, tras adquirir su tarjeta de turista adquirida en el mismo aeropuerto tras su llegada a la isla, o un israelí entraría “como Pedro por su casa”, según un decir dominicano, ya que no necesita ni visa ni tarjeta, mientras que nuestros vecinos haitianos necesitarían la visa dominicana. En caso de éstos residir en los EE UU pueden entrar con la tarjeta turística.

Qué motiva esta política nuestra latinoamericana respecto a nuestras relaciones inter(latino)americanas? Es también el capital lo que nos separa? Porque, según mi opinión, ni Brasil, México o Venezuela son países pobres. Allí hay muchos pobres, pero países pobres no lo son. En la década de los setenta hubo un incremento de la emigración dominicana a Venezuela tras el “boom” del petróleo; México era muy utilizado para pasar a los EE UU y Brasil representaría hoy quizá una posibilidad para aquellos que emigran por cuestiones económicas. Sin embargo, las normativas latinoamericanas a este respecto representan igualmente un muro.

Un saludos desde Hungría,

Domingo

En México se acaba de dar el paso opuesto: una descriminalización del inmigrantes sin papeles. El congreso aprobó el mes pasado que dejara de ser considerado un crimen y ahora sólo es una falta. Lo cual no es más que una medida de mínima congruencia con la postura oficial del país en favor de un trato humano a los indocumentados de origen mexicano en EU.

Sin embargo, como pueden ver en el reportaje que publicamos Vivienne y yo (disponible en http://www.scribd.com/full/2535998?access_key=key-232l0hiteut9y5welhs4 ), México se ha convertido en una gruesa frontera para Estados Unidos y su política de inmigración tiende a ser consecuente con las necesidades de seguridad de EU. En nuestra frontera norte, se levanta un muro largo pero delgado, y en la UE, uno legal: México ya es el muro más grueso del mundo.

Témoris: muy bueno tu artículo publicado conjuntamente con Vivianne Stanton. Más que bueno yo diría que valiente por la forma tan clara de expresar una realidad tan dura. Las palabras del presidente de la Comisión Nacional de los DD HH sobre la frontera norte y la frontera sur ilustran una gran realidad que no todos, ni políticos ni la población, quiere hacerle frente. He participado con varios colegas y amigos mexicanos en congresos y seminarios sobre temas migratorios y no muchos tocan la desgracia de la frontera sur. En la República Dominicana nos enfrentamos con un problema parecido, no ya en cuanto a frontera norte-frontera sur, sino en el trato que se le da a los inmigrantes: nos quejamos del trato de los norteamericanos o europeos mientras que el mismo trato le damos a nuestros vecinos haitianos. Sobre el caso mexicano sabía hace tiempo ya: entre 1996-2000 estuve viajando a Santo Domingo entre otras cosas para recoger testimonios de amigos que habían ingresado ilegalmente a los EE UU con la finalidad de escribir una novela (aún en planificación). Muchos de ellos fueron encarcelados en México y los EE UU y luego deportados a la isla. Las descripciones que me hicieron en nuestras conversaciones fueron brutales.

Por último, ya que salió a la palestra el término muro, generalmente conocemos aquel famoso de Berlín, el norteamericano en la frontera con México, la valla espanola en Ceuta, el israelí en Palestina y otros, pero no sé si conocen el muro que empezó a levantar China (perdón a mi padre, emigrante chino en Santo Domingo, por criticar su país de origen) en su frontera con Corea del Norte, también levantado para evitar una emigración masiva de un pueblo más pobre que el otro.

Saludos desde Hungría,

Domingo

Tocayo, no creo que sea el capital el que esté detrás de las políticas migratorias de nuestros países. Pero por lo menos es una buena noticia que la semana pasada el Mercosur haya aprobado que los nacionales de sus países miembros puedan transitar por la región sin tener que presentar pasaporte o visa.

En otro ámbito, pero con respecto al mismo tema, el gobierno venezolano dio la nacionalidad a casi cuatro millones de colombianos que residen en el país, la mayoría de ellos “ilegales” que venían huyendo del conflicto del vecino país. No se los expulsó, encarceló ni nada parecido: se le dieron los mismos derechos que a los nacidos en Venezuela.

Ahora, yo no me atrevo a afirmar que las restricciones entre iertos países de la región obedezcan a una lógica caoitalista. Pero sí creo que los muros sí son respuestas capitalistas a la dinámica generada por la globalización de los mercados de capital y de mercancías. Los casos que tú citas de Haití y Dominicana, por ejemplo, no invalidan -al menos eso creo- mis apreciaciones.

Hay, además, otro detalle con respecto a tales muros: también están hechos para perpetuar la calidad de (super)explotados de aquellos que logren atravesarlos. ¿Qué opciones le quedan a un inmigrante ilegal en Europa ante la amenaza de pasar 18 meses en la cárcel? Ser explotado porque siempre se van aprovechar de su condición de “ilegal”.

Saludos

Mingus: estoy totalmente de acuerdo contigo respecto a la explotación de los ilegales. Yo considero que además de motivar la explotación, esta condición de ilegal sólo “alarga” la estancia del emigrante, ya que como explotado no ha de recibir lo suficiente como para poder regresar a su país en el plazo programado. Esto es un punto que los países receptores han de tener muy en cuenta. Desgracidadamente, esto no funciona así.

Sin embargo, no comparto contigo la idea de que tras la limitaciones migratorias en América Latina no se encuentre el capital. Yo creo que sí. En América Latina se dan los mismos problemas que en cualquier otra región del mundo. El problema nuestro es que generalmente queremos generalizar y homogeneizar a América Latina (aquí me refiero a los gobiernos, por supuesto, porque entre los pueblos estas confrontaciones se superan. Mundo Abierto es una prueba de ello, de cómo la globalización y el espíritu latinoamericano se manifiesta). Aún más, yo veo mucha división entre nuestros gobiernos. Creo que América Latina está más desunida que nunca (me refiero de nuevo a nuetras políticas gubernamentales). Por qué Mercosur impone tal normativa sólo para los ciudadanos de los países miembros? Y yo, con mi pasaporte dominicano, tendré que buscar la visa. Sin embargo, en los grandes foros nuestros gobernantes alegan por ese espíritu latinoamericano. Pura hipocresía.
Hay un ensayo muy interesante del politólogo alemán Wolf Grabendorff, ex-director del IRELA, titulado “América Latina hacia 2020” (Nueva Sociedad No. 210. Lo puedes encontrar en http://www.nuso org, o si quieres te lo envío a tu correo electrónico). En él, Grabendorff hace unas apreciaciones, discutibles, pero muy interesantes. Para el 2020, América Latina se compondrá de una “Comunidad de América del Norte” (México, Centroamérica y el Caribe) y la ya Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR). Fíjate dónde está nuestra frontera política. La primera, la Comunidad de América del Norte, más cercana a los EE UU, sea a través del NAFTA o de los acuerdos de libre comercio con los EE UU, mientras que por el otro lado el eje sudamericano no sabemos si liderado por el Brasil de Lula o la Venezuela de Chávez. Pero sí, la línea divisoria se está dando y esto hay que tomarlo en cuenta.

Por último, no es paradójico lo de muro y globalización? Al fin y al cabo parece una dicotomía, no? La globalización rompe los muros. Sin embargo, a los ya mencionados podríamos agregar el muro existente entre Marruecos y Argelia. Qué paradoja! China-Corea del Norte en Asia, Marruecos-Argelia en el Norte de África, Magreb, Israel-Palestina en el Cercano Oriente, EE UU-México en el Norte de América y ese gran muro en Europa. Sólo nos faltó Oceanía. En pocas palabras y en tan corto espacio le hemos dado la vuelta al mundo. Cómo que Témoris tardara dos anyos en hacerlo?

Un saludo desde Hungría,

Domingo


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: