¡PEMEX a Debate! (2 de 3)

Posted on 16 junio, 2008. Filed under: Manuel Ulloa -París | Etiquetas: , |

Por Manuel Ulloa Colonia / París

La segunda semana de los Foros de debate sobre la « Reforma energética » se proponía examinar si la reforma propuesta por Calderón se apega o no a la letra de la Constitución Mexicana, al espíritu del texto fundamental. Se invitó a catorce distinguidos juristas y doctores en derecho constitucional para dilucidar la cuestión, seis el martes 20 y ocho el jueves 22 de mayo. ¿El resultado ? Vamos por partes.

En términos generales, se invitaron de nuevo a los Foros de debate las mismas dos visiones que la semana anterior los inauguraron y que, por lo visto, lo atravesarán de cabo a rabo. Sólo que ahora tocaba dar la batalla en el terreno de la Constitucionalidad, de la viabilidad jurídica del proyecto petrolero de Calderón. Como es bien sabido, la interpretación de la Constitución no es una ciencia exacta, de modo que nos encontramos con dos visones interpretativas opuestas : la interpretación « creativa » vs. la interpretación « rigurosa ». Uno puede suponer que no es es precisamente una desinteresada musa quien inspira la creatividad interpretativa de algunos, como que tampoco es la « mitología nacionalista » lo que llama al rigor a otros, pero volveremos a ello más adelante.

Digamos por ahora que en el debate del 20, tres ponentes (Arturo Zaldívar, Mario Becerra y Héctor Fix) avalaron la constitucionalidad de las reformas y tres (Jaime Cárdenas, Arnaldo Córdova y Juventino Castro y Castro) las declararon abiertamente violatorias de la Constitución. Es notable el empeño que ponen los primeros en arropar con una franelilla de verdad sus argumentos. No lo logran, pero es entretenido seguirle el hilo a su defensa de las reformas y al final hasta se dibuja el contorno de una… vale, no seamos mezquinos, de una estrategia. ¿Cómo le hacen ? Zaldivar empieza dando el tono en Fa : « Es frecuente que un mismo texto pueda tener distintas interpretaciones sin que se haya modificado (…) Con todo podemos afirmar que las teorías interpretativas, literales e incluso gramaticales de la Constitución, son teorías que en principio se encuentran superadas.» Luego Becerra aventura que hay actividades de la industria petrolera que no necesariamente corresponden a áreas estratégicas y que basta con que el legislador diga que refinar no es estratégico para que la reforma sea constitucional, que no se privatiza porque el petroleo no deja de ser del Estado. Aja. Y Fix cierra la pinza con esta joya : « La creciente complejidad de la vida social exige interpretaciones (de la Constitución) cada vez más complejas y sofisticadas que no están al alcance de todos, al menos en lo inmediato.» Se agradece ; de pendejo no baja al respetable. Y enseguida afirma : « Yo sí pienso que la ley puede y debe contribuir a fijar los contenidos de la Constitución, porque la relación entre Constitución y la ley es dialéctica y no “unidireccional”. » Esto quiere decir, que una ley secundaria puede y debe determinar a la Carta Magna. La fórmula condensa la estrategia gubernamental de cambiar la Constitución sin cambiarla, de conseguir la privatización de la industria petrolera modificando leyes reglamentarias, de entrarle por la puerta de atrás, vamos.

Los de enfrente replican que se trata de reformas privatizadoras y anticonstitucionales. Cárdenas da no menos de 10 razones para argumentar lo primero y una verdadera letanía detallada de artículos constitucionales que serían violados para ilustrar lo segundo. Arnaldo Córdova de plano les dice que regresen a la escuela si no saben leer la Constitución y el Ministro en retiro, Juventino Catro y Castro, se dirige a los legisladores resumiendo con elegancia la situación : « En lo que infortunadamente no me parece que estemos de acuerdo y que finalmente solo puede resolverse mediante su poder soberano, es si los mandatos constitucionales son poesía celestial o por el contrario son normatividad obligatoria formalmente dictada por el bien del pueblo.» Y remata añadiendo « Es mi convicción y así lo expreso con toda lealtad ante ustedes que las actuales iniciativas presentadas por el Ejecutivo Federal forzosamente requieren para su aprobación consulta previa a la soberanía popular, porque es ella la titular exclusiva de las riquezas del subsuelo.» (Ya vimos que Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno del D.F., retomó posteriormente esta propuesta y le dió con ello un nuevo giro al desarrollo de los Foros.)

Para el Foro del 22, los « creativos » que se apersonaron en el Senado, Miguel Carbonell, Sergio López Ayllón y José Roldán, contaron con el refuerzo del panista, Fauzi Hamdan, y José Elías Romero. Con todo y la ventaja numérica, los « rigurosos » del día, Raúl Carrancá y Javier Garrido, se llevaron la tarde. Y hasta un Sergio García que se quiso mostrar equidistante de ambas posturas terminó aceptando, a pregunta expresa del diputado Pablo Gómez, la inconstitucionalidad de las reformas. Carrancá abre fuego desde el principio : « En mi concepto las iniciativas violan, no las iniciativas, yo lo quiero decir francamente. Las iniciativas no caminan por sí solas. El autor de las iniciativas viola la Constitución y tiene responsabilidad concreta en los términos del título IV de la Constitución. » López insiste en que es constitucional sacar del área estratégica algunas actividades en concreto y Carbonell opta por conceder que algunos aspectos de las reformas (ninguno central) estarían en « la frontera de la constitucionalidad », para mejor defender enseguida la idea de que es constitucional permitir la refinación por parte de particulares. Su método, dice él, es leer objetivamente las palabras de la Constitución, sin dejarse contaminar por ideologías. En vez de dar primacía a lo que no se puede hacer, él prefiere asumir que todo lo que no está prohibido expresamente en la Constitución es constitucional. El resultado es curioso : « Explotación no es refinación, no lo puede ser, no lo dice así la Constitución, como sí lo hace en la parte de Energía Eléctrica. Por tanto yo creo que hay que tomarse en serio las palabras.» Cualquier sofisma es bueno para convencer a los legisladores que no se trata de ir contra la Constitución, para enjuagarles la conciencia.

La estrategia es, primero, sembrar la duda : « Quienes declaran ex oficio la inconstitucionalidad o la constitucionalidad de una ley, asumen que existe una única interpretación válida: la suya y clausuran con ello el debate negando un valor fundamental de la democracia. » (López Ayllón). Luego, descalificar al adversario por ser demasiado literal, negativo, por estar anclado en el pasado, y así presentarse a sí mismos como los modernos, positivos, los únicos capaces de alcanzar la sofisticada interpretación que México necesita. Finalmente, hacen lo que pueden por convencer al legislador de que no se viola la Constitución con una ley reglamentaria que pone en sus manos sacar del área estratégica buena parte de la industria petrolera (refinación, distribución y almacenamiento) para entregarla al capital privado. ¿Lo conseguirán ?

En todo caso, lo que llama la atención es la concordancia perfecta entre los argumentos para defender la constitucionalidad de las reformas de un Fix, un Carbonell o un López Ayllón, con los que viene manejando el Gobierno desde hace meses. ¿Por qué poner en riesgo la credibilidad profesional defendiendo lo indefendible ? ¿Por eso mismo, por que es indefendible ? Cuentan que el abogángster de los años cincuentas, Bernabé Jurado, presentaba a Burroughs como prueba de su eficacia profesional. Entró a Lecumberri por el homicidio de Joan Vollmer y él lo sacó ¡en sólo trece días ! No sería nada raro que los que ayer asesoraron en Los Pinos, sean quienes fueron al Senado a dar la cara por sus clientes. ¡Le dimos la vuelta a la Constitución ! Podrían decir en privado desde un alto cargo en el futuro, si prosperara su causa. Esperemos que no.

Lo más seguro, y se mencionó a menudo en ambos foros, es que el asunto termine en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Y ahí, ya sabemos también cómo se las gastan los Ministros. Quizá por lo mismo por ahí va la cosa. Falta ver el papel qué juega por entonces la consulta pública que se prepara. Abordaremos el tema en la próxima y última entrega de esta serie.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 comentarios to “¡PEMEX a Debate! (2 de 3)”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Pues no necesito ser muy lista para darme cuenta que pretenden vender lo que no debería ser “vendible.” Haciendo gala de mi ignorancia me queda una duda ¿Estos debates tienen algún valor de peso en la toma de decisión final? o solo tomaran los resultados y nos dirán que les son favorables aun cuando a las claras no es así y harán lo que se les pegue la gana?

Es impresionante cómo es que ahora todo acaba en la Corte. Lo cual no sería tan malo si los fallos de los ministros no dejaran a todo el mundo tan desconcertado. Creo que hay dos abusos: uno de algunos ministros que, se sospecha ampliamente, se someten a intereses más allá de los de la ley, y otro de los mexicanos que estamos poniendo todo a su consideración. O si no de los mexicanos, entonces de un sistema político y legal que sigue sin brindar certeza y protección a sus ciudadanos.

¿Terminará decidiendo la Corte el destino del petróleo mexicano? ¿no se supone que tenemos legisladores para eso? ¿Por qué tenemos que confiar en legisladores como Gamboa y Beltrones? ¿Tendrá razón ZEpeda patterson en que el error de Creel fue no haber sido ni verdaderamente ejemplar ni tampoco tan corrupto como esos dos? ¿Se aliará desvergonzadamente su sustituto con los malos del cuento? ¿Terminaremos extrañando a Creel con sus medias tintas?

Tere: Los debates no tienen ninguna consecuencia directa en la decisión que toñen los legisladores, como tampoco la tendrá la consulta ciudadana impulsada por la izquierda. Nada más que será más difícil votar a favor si en los foros se evidencia el agandalle de las iniciativas, como está ocurriendo, y la gente se pronuncia por en contra de ellas en la consulta.
Hay quienes dicen que la SCJN es la que está gobernando ante la incapacidad de llegar a acuerdos entre el Ejecutivo y el Congreso. Ahí están la Ley Televisa y ahora la del ISSSTE que van pa’atrás (papá), los casos de violaciones de DH y la Reforma Energética ahí va acabar. Lo cierto es que mientras más estaciones tenga el via crucis de las reformas, menos legitimidad tendrá al final. El de Calderón se está convirtiendo en el gobierno de las victorias pírricas.

Gracias por tu respuesta Manuel ahora me quedo pensando si en verdad le preocupará mucho balconearse aun contra todo pronostico, teniendo en cuenta casos como el del horario de verano pues sabiendo que nadie lo quiere de todas formas lo imponen y otro más grave como el de Lidia Cacho en el q nuestros ministros dejaron mucho q desear teniendo a la opinión mundial en su contra. Ojala en este caso tan trascendental no nos dejen con un palmo de narices según su costumbre.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: