El espíritu de Mayo del 68

Posted on 13 mayo, 2008. Filed under: Invitados | Etiquetas: |

Miguel Delgado / Caracas

Anda por ahí una espiral empeñada en minimizar la importancia, trascendencia y pertinencia de Mayo del 68. Ahora hasta los propios participantes, imbuidos en la vorágine de un sistema que por donde se vea ya no da para más, insisten en denigrar hasta de su propia participación e identifican a la socialdemocracia como la expresión de triunfo de aquellas revueltas libertarias.

Desesperados, los ahora representantes de lo que un día combatieron, pregonan tal posición. Daniel Cohn Bendit es uno de estos personajes que acomodaticiamente, con la publicación de su libro “Forget 68” (Olvidar el 68), intentan desvanecer la relevancia de tan importante movimiento.

Hacer frente a tales posturas neoconservadoras de iconos de la irreverencia que hoy engrosan las filas de los defensores del sistema- mundo, implica necesariamente detallar la importancia del Mayo del 68 y reconocer la presencia de sus ideas en la actualidad.

En principio debemos aclarar que no es cuestión de estilo cuando nos negamos a nombrarlo con el acostumbrado “Mayo Francés”. Sin duda alguna, sus implicaciones no se hicieron esperar más allá de las calles francesas. Era una explosión ante el estado de cosas instaurado ya a lo largo y ancho del mundo. Una revuelta popular, subalterna y mundial que Daniel Bensaïd (participante de la revuelta en Francia y Profesor de filosofía en Paris III) no duda en denominar como revolución generacional, social y proceso revolucionario.

No fue solo una protesta contra un sistema de organización social. Sus enemigos iban desde el imperialismo norteamericano hasta la vieja izquierda rusa. Era una irreverencia al modo de existencia directamente relacionado con las “sociedades burocrático- industriales de consumo dirigido”, sean de capitalismo liberal o de colectivismo oligárquico.

Es un movimiento que sigue vigente, que es expresión de las más evidentes decepciones humanas por el sistema implantado. Una manifestación de inconformidad de la cual, lógicamente, no hacen parte los que hoy disfrutan del usufructo al orden establecido, su burocracia y su simbología jerárquica.

Mayo del 68 permanece en el imaginario colectivo, un imaginario colectivo que se transforma en espíritu que trasciende tiempos y espacios. Una protesta continuada donde, cualquiera sea el lugar, las consignas como “Olvídense de todo lo aprendido, comiencen a soñar”, “prohibido prohibir” y “la imaginación al poder” siguen más vigentes que nunca.

Definitivamente el mundo no volvió a ser el mismo después del Mayo del 68… Aunque se sigue en la búsqueda de un mundo otro.

“Seamos realistas, hagamos lo imposible”

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 comentarios to “El espíritu de Mayo del 68”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Miguel, estoy de acuerdo contigo. Aquí en Venezuela también algunos líderes de las guerrillas de los sesenta -Teodoro Petkoff, Pompeyo Márquez- son quienes más se esfuerzan en defender todo aquello contra lo que ellos pelearon. Cosa triste, por demás. Agrego a tus comentarios que no sólo se descalifica todo el Mayo del 68, sino que -aún negando a Fukuyama- se abandonan a una suerte de fatalismo y descalifican cualquier intento de transformación como el boliviano, ecuatoriano, venezolano, etc.

En México no debe ser la excepción cuando los principios son peor que olvidados, utilizados como bandera política y como pretexto para armar escándalos fuera del verdadero sentido del movimiento; pocos son los que conservan sus ideales y luchan por ellos.

Mingus,

Esos son otro caso, aunque bastante patético. Esos pasaron de la vieja izquierda a la derecha neoconservadora. Además son mitos de los cuales quedan muchas dudas. Me viene a la mente aquella anécdota de Pompeyo Márquez tomándose fotos en el patio de su casa para después decir que estaba en el “monte” combatiendo…. todo por financiamiento.

Efectivamente la consigna de estos sectores socialdemócratas es la inamovilidad. Si los oyes hablando escucharas repetidas veces palabras como “equilibrio”, “gobernabilidad”, “estabilidad” que no son más que caracterizaciones de lo inamovible (en algunas consideraciones filosóficas el equilibrio ejemplifica la muerte… “muerte de las ideologías”, “fin de la historia” ¿te parece conocido?).

Aun sigue vigente otra consigna de Mayo del 68:
“No le pongas parche, la estructura está podrida”

Teresita,

Lo más grave es cuando estos giros conservadores se suceden en personas que ni siquiera tienen poder. México (no se si por su cercanía al norte) tiene muchísimos representantes de estos comportamientos.

Sin embargo algunas de las informaciones que recibe uno de la UNAM (firme posición ante la muerte de estudiantes en Ecuador), de Oaxaca, de los zapatistas (aunque tengo algunas diferencias con ellos), etc, lo llenan a uno de esperanza sobre lo que esta pasando “por allá”… que para nosotros es igualmente “por aquí”

Saludos

Curiosamente, en el espectro del arte contemporaneo ocurre lo opuesto: la recupareacion de las ideas del Situacionismo y Guy Debord estan en un apogeo impresionante. El arte urbano contemporaneo esta mirando todo el tiempo al mayo frances, en un dialogo que apuesta por reconfigurar las relaciones entre arquitectura y libertad.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: