AMLO: ¿Y por qué las Actitudes Radicales

Posted on 7 mayo, 2008. Filed under: Alejandro Pérez Corzo -D.F. | Etiquetas: |

Por Alejandro Pérez Corzo / Ciudad de México

Lejos está cumplirse el pronóstico del fin de la historia al que muchos abonaron tras la caída del comunismo. Cayó el socialismo real, prácticamente no quedan monarquías absolutas y sin embargo la historia se sigue escribiendo con la misma tinta, los pobres siguen siendo pobres y los ricos lo seguirán siendo, particularmente en lo que algunos, como Témoris Grecko, han tenido a bien llamar el “sur del mundo”, los países subdesarrollados vamos.

El tema de la polarización política en gran parte de los países en vías de desarrollo tiene alarmado y sorprendido a más de medio mundo, literalmente. La alarma la entiendo, la sorpresa no.

La política, en su acepción de politics y no de policy (son tan pocos los casos en que el idioma inglés es más vasto que el español que vale la pena hacer la acotación), consiste entre muchas otras cosas en la confrontación de posturas respecto a los mecanismos para conseguir el “bien común” e incluso de la concepción del “bien común” en sí misma. El enfrentamiento en sus diferentes grados es consustancial a lo político, la tensión dialéctica entre las formas de ver el mundo “izquierda” y “derecha”, si cabe todavía la “etiqueta”, es indispensable para que cualquier Estado defina su destino institucional y el orden jurídico que le encuadre.

En el caso particular de México en los últimos años se ha recrudecido esa tensión dialéctica. Las elecciones presidenciales del año 2006 desencadenaron un movimiento, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, quien ha echado mano de todo tipo de estrategias de confrontación, o protesta según se quiera ver, la última de ellas la “clausura” del Congreso de la Unión, el supremo Poder Legislativo de toda la Unión, espacio natural para el desahogo de las comentadas confrontaciones, para evitar la “privatización” de la renta petrolera.

El movimiento de López Obrador, vivito y coleando pésele a quién le pese, está conformado en gran parte, felizmente no del todo, pero si en una gran parte, a mi juicio, por lo peor del viejo régimen; de ex mapaches, de ex mata izquierdistas, de ex tecnócratas dogmáticos, si es que de todo lo anterior se puede ser ex, pero sobre todo y de manera muy general de gente que conoce, a la perfección, el manejo del populismo clientelista y caudillista como instrumento de poder, para muestra un botón, la elección interna por la dirigencia del partido del López Obrador.

Pero ¿si son tan impresentables (repito, a mi juicio, y que hay excepciones, pocas pero las hay) cuál es la fuente de su enorme arrastre?

La respuesta sin duda no es sencilla, pero podemos encontrar pistas en las cifras de los indicadores sociales básicos de la subregión norte de américa latina y el caribe, publicados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la ONU, CEPAL, en dónde sin ser politólogos, economistas o demógrafos podemos ver que la mortalidad infantil, la desigualdad de género, la pobreza extrema, pero sobre todo la falta de factores de movilidad social para revertir todo lo anterior a través de la concurrencia del esfuerzo del Estado y el personal para salir adelante, como son el acceso a la educación de calidad y a la salud (de la que forma parte la alimentación), se encuentran en niveles vergonzantes, no solo como mexicanos sino como seres humanos. Si a esta fórmula explosiva le agregamos el hecho de que nuestro proceso democratizador es sui generis, y no necesariamente de vocación unánime, podemos tener más pistas. Como cereza al pastel está el ingrediente de las grandes corporaciones y el crimen organizado arremetiendo sin tregua contra la vida institucional mexicana. Así, el cuadro empieza a tomar forma.

Cabe azotarse contra las paredes y reprobar con toda energía un movimiento que recurre a la anulación de un Poder Constituído, yo me quiero azotar todavía mas duro contra la realidad que riega sus verdes campos.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 comentarios to “AMLO: ¿Y por qué las Actitudes Radicales”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Amigo atinados tus comentarios, solo que pondria en la mesa una interrogante, al parecer al mexicano se le olvida la historia, no vaya a ser este el hijo de la chingada que nos la recuerde en 2 años, escribe algo de eso.

No entedí ¿de qué quieres que escriba?

Todos los políticos (o al menos la mayoría) cuentan con que se nos olvide la historia para seguir haciendo de las suyas.

Coincido completamente contigo, celebro haber leido este post. Una parte de mi insiste en que no existe justificacion para una violacion a las normas que delimitan la vida democratica, pero la otra sabe que si es la unica forma de repudiar una violacion aun mayor a dichas normas, pues no hay de otra.

Que triste que nuestra unica opcion sea azotarnos contra las paredes y que lo que este a debate sea la magnitud del azoton, directamente proporcional a la cantidad de mugre que tienen embarrada en ellas.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: