Música que no envejece

Posted on 10 abril, 2008. Filed under: Walter Duer -Buenos Aires | Etiquetas: , , |

Walter Duer / Buenos Aires

 

Vivimos inmersos en una sociedad que se la pasa mandando a los viejos con la música a otra parte. Salvo en Mar del Plata. Es que en la ciudad balnearia argentina existe una fundación llamada Papelnonos que se ocupa, precisamente, de reunir a personas de la llamada tercera edad y de generar actividades relacionadas con la música, con el objetivo, según rezan algunos anuncios de la propia institución, de lograr un envejecimiento activo y la inclusión social de las personas mayores.

 

Detrás de Papelnonos se encuentra Jorge Strada, quien lleva casi veinte años ayudando a los más grandes a crear sus propios sonidos. “Antes de que existiera esta fundación, mi relación con la gente mayor era una combinación de intriga y de sensaciones contradictorias y simultáneas que creo que son comunes a muchas personas: gratitud, rechazo, miedo, espanto, culpa y solidaridad”, cuenta. La óptica cambió a partir del contacto cotidiano con los “viejos”: “Este tiempo largo y sin interrupciones en que me he dedicado a esto me ha permitido aclarar mucho mejor las cosas”, explica Strada, para luego especificar que “también me ha ayudado a replantear y recrear la relación con mi propia imagen de vejez”.

 

Strada comenzó a desarrollar talleres en la mencionada ciudad sobre técnicas de construcción de instrumentos musicales de papel para alumnos y docentes de las escuelas municipales. “El objetivo del taller era que los asistentes pudieran tener un medio para expresarse musicalmente sin el requerimiento ni la necesidad de conocimientos y habilidades musicales previas”, explica Strada.

 

En ese momento, mediados de la década del 80, se conformaron dos grupos: Papelitos, integrados por los niños, y Papelones, conformado por profesores de música. En 1989 surgió la idea de crear una tercera agrupación para adultos mayores, que fue la semilla de Papelnonos. “Además de conformar tres generaciones en torno a esta suerte de música artesanal con instrumentos de papel, pudimos mostrar una experiencia de integración interesante, ya que en numerosas ocasiones miembros de los tres grupos ensayaban y se presentaban juntos para tocar en público”, recuerda Strada.

 

Viejos son los trapos

 

A partir de 1992, Strada decidió profundizar su trabajo con los más viejos y diseñar un programa con objetivos y ambiciones que van más allá de la música: el de “constituirse en un modelo para instalar en la sociedad argentina y latinoamericana una nueva imagen y un nuevo concepto de la vejez”, según la visión (o “delirio”, de acuerdo a la definición del propio Strada) de la organización.

 

Cuando nació Papelnonos, había sólo 12 participantes tratando de armar sus instrumentos de papel, todos habitantes de Mar del Plata. Hoy existen más de 30 orquestas distribuidas por todo el país conformadas por miles de personas. “La gente se aproxima casi por contagio, ya que son los propios viejos de Papelnonos los que, a modo de planta rizomática, se extienden y dan vida a la creación de nuevos grupos en diferentes ciudades”, explica el dueño de la idea. “Los viejos se aproximan porque perciben una puertita abierta que se resiste a la soledad, la desesperanza  y que los invita a entrar a encuentros con la fantasía, la solidaridad y, de alguna manera, con la ausencia de la tristeza”, completa Strada.

 

Y si bien el espacio comenzó siendo sólo musical, luego, y por decantación natural, la música pasó a ser sólo uno de los múltiples medios que la organización utiliza para la comunicación  y la expresión. Porque hoy existen capacitaciones y talleres en escuelas dados por los propios viejos, espacios de redacción que terminan con la publicación de libros de diversos géneros que van desde la literatura y los ensayos hasta la historia, pasando por radioteatros y hasta por manuales de instrucción para aprender a construir instrumentos musicales de papel.

 

Y la banda sigue tocando

 

Algunos números sorprenden: a la fecha, se han construido más de 3.000 instrumentos de papel que fueron utilizados en diversos espectáculos y más de 800.000 cornetitas, también de papel, que se han regalado en presentaciones, talleres y encuentros. Una verdadera industria. “La música es un elemento ideal para generar este espacio de expresión: por su propia magia y por ser un disparador de la sensibilidad y la fantasía”, señala Strada.

 

Con la música como estandarte, Papelnonos sigue su camino de crecimiento. Las distintas orquestas conforman hoy una Red Nacional que permite que las más desarrolladas apoyen a aquellas cuya supervivencia peligra. “Muchas veces, se ven afectadas por las vicisitudes de políticas locales o regionales”, explica Strada.

 

 “La tercera edad parece definirse como una época en la que se pierde más de lo que se gana”, indica Strada. “Nuestro objetivo, entonces, es quebrar ese esquema, apostar a un juego de palabras que llevamos como lema: lo importante no es si pierdes ni si ganas, lo importante es que no pierdas las ganas”, agrega el emprendedor.

 

A través de presentaciones de la orquesta y otras manifestaciones artísticas, Papelnonos está quebrando la percepción de la vejez como una etapa de pérdidas y dificultades. A partir de la participación en Papelnonos, se ha comprobado que la autoestima de las personas mayores aumenta, recuperan sus vínculos familiares, disminuyen las quejas y pensamientos negativos, aumentan las actitudes vitales para generar proyectos personales.

 

“La vida no tiene límites, hasta el último suspiro, hasta el último momento uno puede vivir y vivir bien. Hay posibilidades y potencialidades propias en la vejez. Hay que entender la vida, comprenderla a partir de integrar las experiencias y el tiempo para mirar adelante sin horror ni miedo”, concluye Strada.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

2 comentarios to “Música que no envejece”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Ay pues ojala en México hubiera ese tipo de oportunidades porque a mi no me falta mucho para ser “viejita”

Muy bueno, Walter. Teresita es una mujer joven, pero tiene razón: nos va a tocar. Cuando echamos a los mayores de la vida social, preparamos el encierro para nosotros mismos, levantamos los muros de la celda en la que seremos encerrados. Valorar y apoyar las actividades creativas de los mayores no es sólo un acto de respeto y agradecimiento, sino de luminosa previsión. Si además, lo que nos están brindando son creaciones tan disfrutables, tanto mejor.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: