De Centroamérica a Estados Unidos vía México: La Realidad Desesperada de una Utopía Prohibida

Posted on 24 marzo, 2008. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: , , , , , , |

Por Témoris Grecko / Tecún Umán, Guatemala

Uno no ha terminado de llegar a Tecún Umán cuando ya se quiere ir. Este sitio vive de estar en la frontera guatemalteca con México, del tráfico de drogas, armas y seres humanos que va de Centroamérica hacia el norte, de las mercancías de contrabando que van al sur. Es el tipo de lugar en el que las personas se miran unas a otras con suspicacia, al tiempo en que evitan los contactos visuales prolongados. Podría ser como una Tijuana pequeña, pero en aquella famosa ciudad hay movimientos culturales y diversión, más allá de su parte dramática. Aquí no. Abandonamos las calles pavimentadas, salpicadas de burdeles, cantinas y cambiadores ilegales de moneda, y un triciclo taxi vadeó charcos en caminos lodosos para llevarnos a un portón verde, tras el que se encuentra lo que puede ser el único rincón amigable: la Casa del Migrante.

Adentro, lo primero que se ve es un gran mural que debe llenar de esperanza a todos los pobres caminantes que se refugian aquí. Van rumbo a Estados Unidos, vienen de sufrir asaltos de bandidos, extorsiones de policías, chantajes de gente común y han llegado a Tecún a descubrir que son el pez chico y miserable de una larga cadena predatoria, que los más indefensos del pueblo –los mendigos, los drogadictos, los alcohólicos– sólo pueden sobrevivir hincándole el diente al que llega débil y cansado, temeroso e ilegal. En la Casa del Migrante los alojan y alimentan. Además, los alertan: de los riesgos que encontrarán en su paso por México, de la perversión de su gobierno, de la corrupción de su policía, de las pandillas que roban y asesinan, de los peligros mortales de los trenes de carga.

Pero el mural alimenta el ánimo de los esforzados viajeros. Representa una Norteamérica sin fronteras, desde Panamá hasta los Grandes Lagos. El personaje más grande es un hombre que carga un atado con sus pocas posesiones. De sus sandalias cuelgan las raíces recién arrancadas, el dolor de dejar su hogar, su familia, lo único que conoce. Con un pie en lo que sería Costa Rica y otro en Belice, camina tranquilo por América Central. Después hay otras ocho figuras: tres hombres, tres mujeres, un bebé que carga una de ellas, y un muchacho. Están en movimiento sobre el centro y noroeste de México. No se percibe inquietud ni miedo, tan solo expectativa. Ante ellos, el muro fronterizo de Estados Unidos se abre en dos, como lo hicieron las aguas del Mar Rojo frente a Moisés y su pueblo, para que pasen por una hermosa tierra de colinas verdes hasta la gran ciudad. Sobre ella brilla un sol inmenso y bienhechor y ondea una bandera con barras y estrellas en son de bienvenida y señal de la vida buena y tranquila. Es como un sueño…

…que contradice la realidad. Un artista menos inspirado hubiera creado una obra que nos recordaría más a El Bosco que a la pintura naïve, con policías y ladrones que torturan a las almas de los migrantes. Aunque muchos mexicanos están extensamente informados sobre los peligros que sus compatriotas enfrentan como indocumentados para cruzar a Estados Unidos, la mayoría no sabe que tales imágenes son cotidianas en su propio país, que para cientos de miles de centroamericanos que tratan de atravesarlo cada año, México representa la etapa más temible y difícil de un viaje ya peligroso, dos millones de kilómetros cuadrados que se atraviesan entre ellos y su objetivo.

El gobierno de Honduras estima en 168 el número de centroamericanos sin papeles muertos en México en 2006 (más 29 heridos y 13 amputados) y en 91 sólo los del primer semestre de 2007 (más 16 y 7). Esto sugiere que la mortalidad de indocumentados a lo ancho de este muro de grosor gigantesco y porosidad fatal que es ahora México, es casi la mitad de la que se registra al evadir el muro horizontal que sigue construyendo Estados Unidos.

El gobierno mexicano calcula que 400 mil centroamericanos entran sin documentos al país, de los que sólo un 15%, según estimaciones, logra llegar a la frontera con EU. Pero el muro gringo no se abre como el Mar Rojo, obviamente. Tampoco la bandera de las barras y las estrellas les da la bienvenida. Porque incluso para quienes cruzan, consiguen trabajo y se establecen, no hay paraíso ni descanso. En las ciudades estadounidenses, el número de redadas masivas en centros de trabajo, así como el de entradas de la policía en medio de la noche en hogares de personas que trabajan y conviven bien desde hace años, se ha multiplicado: del intento de regularizar a los migrantes que hizo Bush, el cual acompañó con una política de mano dura para ganarse a los anti-inmigrantes, sólo quedaron el puño y los golpes. Se trata de garantizar que la utopía de la pintura de Tecún Umán nunca se cumpla.

.

Créditos: Mural de la Casa del Migrante de Tecún Umán. Fotos de Vivienne Stanton. El reportaje que hicimos sobre la odisea de los migrantes centroamericanos que cruzan México rumbo a Estados Unidos será publicado en la revista Life & Style de abril.

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

2 comentarios to “De Centroamérica a Estados Unidos vía México: La Realidad Desesperada de una Utopía Prohibida”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Tengo una amiga q viaja con cierta frecuencia a Guatemala (hasta me trae una bebida frutas “Del Fruto” muy rica) y nunca me describió esa frontera así, imagino que por la edad (tiene 15) pero me da vergüenza saber el concepto q nos hemos ganado en nuestra propia América. Las raíces en las sandalias me conmovieron de veras.

Que hermoso mural, y que horrible pesadilla sufre esta gente en su camino al norte… y la gente desconoce totalmente este tema.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: