El país de los perseguidos

Posted on 5 marzo, 2008. Filed under: Yaotzin Botello -Berlín | Etiquetas: , , |

Por Yaotzin Botello / Berlín

Robert podría ser como cualquier otro alemán: un hombre de 60 años ya viviendo de la pensión, divorciado y con hijos, con el deseo de volver a encontrar el amor en internet e, incluso, con dinero fuera del país.

Robert no es un gran directivo de empresa ni pertenece a ninguna familia de abolengo, es tan sólo un ex funcionario de gobierno local que tuvo la suerte de heredar una pequeña fortuna de su papá, una fortuna que Robert quiso poner a salvo de los ojos de Hacienda.

Para ello depositó su dinero en el Gran Ducado de Luxemburgo. Cada vez que retiraba un “poco” –generalmente suficiente para vivir un año en Alemania–, la escena parecía de esas de película de mafiosos o, para los mexicanos, como cuando René Bejarano se embolsa miles de dólares: para retirar 20 mil marcos alemanes (unos 10 mil euros) requería viajar 10 horas en auto sorteando las fronteras de Holanda y Bélgica, y llevarse a una segunda persona que le ayudara a cargar todos esos fajos de billetes.

“En la Ley de Alemania está muy claro que deben declararse los impuestos y que cuando alguien no lo hace, entonces claramente uno se vuelve criminal”, me comenta una experta en sistema fiscal.

Robert era, en la práctica, un criminal. Así que con una amnistía hacendaria puesta en marcha en 2006 dejó de hacer sus peregrinaciones a Luxemburgo y depositó todo su dinero en Alemania.

El Gobierno de Alemania ha intentado por varios medios que sus ciudadanos paguen impuestos. Además de esa amnistía, desde hace cinco años ha disminuido la tasa de la contribución más alta, es decir la aplicada a los que ganan mucho dinero, del 50 al 42 por ciento. Pocos alemanes respondieron al llamado, el número de declaraciones de impuestos fue mucho más bajo de lo que se esperaba.

Esto quedó claro en febrero pasado, cuando se destapó el escándalo más grande de evasión de impuestos en la historia de Alemania, protagonizado por el arresto del jefe de la Deutsche Post, Klaus Zumwinkel, quien habría dejado de pagar al fisco un millón de euros. Ahora hay hasta unos 150 sospechosos, entre gerentes y políticos, muchos de los cuales han admitido su fechoría.

Pero la pregunta es ¿qué lleva a los alemanes, a la gente, a depositar su dinero fuera del país en el que viven? ¿cuándo uno está de acuerdo en pagar impuestos? Los ricos no quieren porque dicen que pagan mucho, los pobres dicen que no saben qué hace el Estado con su dinero. ¿Cuál es el punto medio? ¿cómo puede hacer un Estado una efectiva recaudación? ¿cuánto es lo justo?

No se puede decir que los alemanes se quejan de pagar más porque de los 19 países del mundo que más pagan impuestos, en promedio, Alemania está en el lugar 12. España está incluso por encima de los teutones. Y ni los suecos o daneses se quejan, que son los que más arriba están.

Los investigadores del Instituto de Investigación Económica Aplicada de Alemania concluyeron que la evasión de impuestos conlleva factores como el hecho de no confiar en el gobierno.

Vivo en un país de primer mundo, líder mundial de exportaciones, motor económico de la Unión Europea, potencia política y uno de los sistemas electorales más perfectos del mundo, un país donde, empero, la gente desconfía de sus gobernantes.

La experta en el sistema fiscal lo resume en unas cuantas palabras: “Alemania no debería de perseguir a los contribuyentes, sobre todo a los que tienen más ganancias, para poder hacer ingresar más dinero a Hacienda”.

¿Será que Alemania sigue siendo el país de los perseguidos?

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

3 comentarios to “El país de los perseguidos”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Oye, Yaotzin, unas dudas… ¿10 mil euros son suficientes para vivir un año en Alemania? A mí se me hace que con eso se va a vivir un año a Tailandia, ahí sí alcanza (¿tiene novia allá?, ¿qué edad tiene?, ¡Yaotzin, danos la nota completa, cuñao!).

Ya en serio… esto de los paraísos fiscales es parte de un engaño de dimensiones enormes, ¿no? ¿Para quién fue sorpresa que miles de europeos esconden su lana en ellos? Todo el mundo lo sabe. De vez en cuando se filtran escandalitos y escandalotes relacionados, pero el fin obvio y supremo de los paraísos fiscales es esconder lana (del fisco, para lavado, para financiar cosas raras). Si no, los paraísos esos estarían abandonados. Y se trata de trucos sucios bien tolerados por el sistema internacional. O si no, ¿cómo es que potencias muy respetadas como Gran Bretaña manejan paraísos fiscales en sus territorios? Las Channel Islands y Gibraltar tienen ese régimen, por ejemplo. O el caso de Andorra, que depende políticamente de España y Francia. O Mónaco, que depende económicamente de Francia. O Liechtenstein, que depende económicamente de Suiza y Austria. Si los gobiernos de esos países quisieran meterlos al orden, tienen los instrumentos necesarios para hacerlo.

Pero los paraísos fiscales son la corrupción tolerada por los gobiernos, que cínicamente meten a la cárcel a los ciudadanos pequeños que tratan de aprovechar el truco. Como le hubiera podido pasar a Robert.

Por cierto, dile que se pase a visitar a Danae la próxima vez que vaya a Tailandia. Un abrazo!

Tienes razón Témoris, faltó averiguar más sobre el fin del dinero, pero creo que eso daría para otro tema. Hasta donde sé, este señor lo utiliza para multiplicarlo comprando acciones. En una de esas sí termina en Tailandia, tal y como lo anuncias.

Muy interesante la información que unes: algunos países tienen sus propios paraísos fiscales y ni ellos -¡claro que no!- ni nadie más hace algo para impedirlo.

De la gran corrupción sólo se sabe lo correspondiente a la punta de un iceberg.

Y.

Mexico no se queda atrás en eso de recaudar mal los impuestos. Yo me quede esperando a saber si Robert consiguió novia o no, digo igual le parece indicada una Mexicana nada bonita y si muy latosa jiji.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: