Sobre PetroVenezuela y a Riesgo de ser Llamado Cachorro del Imperio

Posted on 4 marzo, 2008. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: , , |

Por Témoris Grecko / Ciudad de México

Me declaro inocente del cargo de conocer a Ibsen Martínez. Puedo aseverar ante cualquier juez, confesor o referee de boxeo tailandés que jamás había tenido noticia de su existencia antes de hoy domingo como a las 18:30, hora de la Ciudad de México. Y solicito la benevolencia del respetable lector para que dé por válidas mis afirmaciones siguientes: a) la iniciativa de escribir sobre el pleito entre ExxonMobil y Hugo Chávez partió únicamente de mí, no fue sugerida por nadie ni compartida con nadie, por lo que no pudo haber un complot coordinado; b) ExxonMobil no me paga por cuestionar el modelo económico venezolano ni por pedir que se someta a juicio por pandillerismo a los directivos de esa misma compañía; c) me encantaría concentrarme en las barbajanadas que ha cometido dicha petrolera en el mundo, pero los amigos venezolanos han preferido centrar la polémica en su presidente y por cortesía debo seguir su camino.

¿Por qué viene al caso el tal Ibsen? Pues que llevamos una semana discutiendo sobre mi intento de llamar la atención sobre la dependencia de Venezuela en un solo recurso (el petróleo), sobre el desgano de todos los venezolanos a quienes he escuchado comentar el asunto por atender esta falla (común a numerosos países que padecen, como Venezuela, la maldición de los recursos) y, por parte de mis contraargumentadores, sobre la poca necesidad de preocuparse al respecto porque, dicen, el petróleo les basta y sobra para tener una economía que cumpla los objetivos nacionales. Y en eso estábamos cuando, este domingo como a las 18:30, abrí la página 31 del diario madrileño El País y encontré un artículo de Ibsen Martínez que, además de atacar a Chávez, presenta argumentos que favorecen mi postura.

¡Pura coincidencia!, digo yo. Sospecho que algunos lo dudarán. Preocupado por la posibilidad de que se me acuse de asociación delictuosa inconsciente con la conspiración neocolonialista, leí con lupa el texto para buscar rastros de la posible sumisión de Ibsen a los dictados del imperio. Y sí, encontré terribles evidencias en su contra: Martínez escribió que “Chávez se ha convertido en una prodigiosa máquina de fabricar inflación (25% anual, la más elevada del continente)” y también se refiere a “la falaz hoja Excel de Chávez” que es el único lugar, vocifera Ibsen, en el que puede ocurrir la “reducción de la pobreza” que proclama el gobierno. Además, en el obligado googleo que hay que hacer en nuestra época, encontré que Ibsen escribe para un diario venezolano antichavista, El Nacional. Y para cerrar el libro del alegato inquisitorio con un golpe triunfal, la prueba última: El País, donde se publicó la diatriba, es un ariete de la ignominia contra Chávez. ¡No, no hay más que decir, todo eso seguramente demuestra que Ibsen es un cachorro del imperio! ¡Hay que meterlo en un pozo y luego amarrarlo bajo un péndulo filoso que lo rebane con gozo!

Pero después de comprobar su maldad absoluta, me pregunté: ¿debemos darle al condenado la gracia de decir unas últimas palabras?, ¿podemos escucharlas a pesar del riesgo de que contaminen nuestro oídos?, ¿habrá algún argumento que debiéramos considerar? Sólo por si acaso, y en un acto de piedad, pido que se lea su artículo completo en El País o por lo menos los fragmentos que extraigo abajo. A riesgo de que, por las similitudes que se puedan encontrar con mi argumentación, quede demostrado que yo también sirvo al Gran Satán y que ya me quieren correr de mi casa por apestar tanto a azufre.

“¿Qué rayos tiene el petróleo que envenena?, es la pregunta que mucho indonesios, nigerianos, argelinos, mexicanos, ecuatorianos, iraníes y venezolanos se han hecho”.

Bueno, no estoy tan seguro de cuántos, así que comparto la preocupación de Ibsen, pero no su fórmula retórica. El problema de los pueblos que padecen la maldición de los recursos es que no perciben la relación entre sus males (en el artículo que yo escribí mencionaba corrupción, autoritarismo, debilidad democrática, desgano fiscal, debilitamiento de la industria local, raquitismo de los sectores económicos no petroleros, aumento de las importaciones y un crecimiento económico extrañamente inferior que el de países pobres en recursos) y la dependencia del petróleo. No solamente no la perciben: se instalan en la negación, simplemente no lo quieren ver. Encuentro un ejemplo elocuente en el siguiente comentario que dejó quien firma como Mikele:

Yo había preguntado:¿Qué pasa si ocurre algo y no hay una industria no petrolera que sostenga el país?

Él respondió: “En un mundo donde la demanda crece, donde las reservas se acaban, donde los imperios buscan nuevas reservas a toda costa, donde el precio del petróleo no hace más que crecer y crecer… esta afirmación no tiene ningún basamento”.

Es decir, a nosotros no nos puede pasar. Yo había presentado este argumento: “En esa época (años 70), el presidente mexicano, el Perro López Portillo, pidió a sus compatriotas prepararse para ‘administrar la riqueza’… y a fines de su mandato caímos en la espectacular crisis económica del 82. En esa época, todos los productores de petróleo, incluidos los venezolanos, estaban convencidos de que su destino era controlar el mundo con altos precios, se entregaron por completo a la maldición de los recursos y en los 80 y 90, a penar cuesta arriba.”

Mikele trató de descalificarlo en una línea: “La comparación al calco con la experiencia mexicana solo es resultado de” mi supuesta tendencia (de Témoris) a creer que las cosas se pueden predecir. Lo cual es falso, no predigo en ningún lado ni comparo nada al calco, se le hace fácil inventar. Para empezar, no es sólo la experiencia mexicana: usé el ejemplo del Perro, pero en Venezuela seguro tendrán un catálogo de declaraciones alegres que precedieron a la serie de crisis que condujo a la represión y la muerte de unas 1000 personas en el caracazo de 1989 (y que eventualmente llevaría a Chávez al poder). Ya alguien sostuvo entonces que decir que la bonanza se iba a acabar no tenía ningún basamento. Hoy, no se trata de predecir nada, ob-via-men-te. Como todos sabemos, el propósito de estudiar la historia es evitar que se repitan los errores, ¿verdad? Y lo que ocurre ahora recuerda mucho lo que pasó en los 70. Entonces hubo otros Mikeles que creían descalificar con simplezas a quienes advertían del riesgo de confiar demasiado en el petróleo, y que después fueron parte del gobierno que masacró a quienes protestaban.

A mí me parece alarmante este exceso de confianza en el petróleo de los venezolanos con los que he hablado, de todas las tendencias políticas. Pero lo más curioso es que la confianza de sus seguidores en Chávez es tal que lo creen capaz de montarse sobre las tormentas en un carro tirado por pegasos y controlar los destinos del petróleo. Tal vez me equivoco, pero eso es lo que me hace pensar el siguiente comentario que escribió mi muy querido amigo Domingo:

“También debo recordar que los altos precios del petróleo -la gallina- no se deben a pura suerte. No digo que no la haya, pero sería bueno de vez en cuando reconocer las políticas petroleras de la OPEP y de Venezuela en particular y su influencia en los precios del petróleo. Puedes estar seguro que esos precios no son producto de la casualidad”.

O sea, ¿el líder puede garantizarle el bienestar indefinido a su pueblo?

Crean o no los chavistas que Chávez puede influir determinantemente en el precio del petróleo (y por lo tanto asegurar la continuidad de la bonanza ad aeternum), lo que es claro es que su actitud de negación, que es común en los pueblos que padecen la maldición de los recursos, se ve reforzada por un ingrediente extra: el preciado recurso es nada menos que el factor clave e indispensable del proyecto político del líder. Este año cumple una década en el poder. ¿Y gracias a qué? ¿Cómo ha podido sostener los amplios programas sociales –sus misiones– que le han ganado reiteradamente los votos de una mayoría de venezolanos? ¿Cómo ha enfrentado la ineficacia y pequeñez de la economía no petrolera? ¿Cómo ha superado las formidables ofensivas económicas de sus enemigos? ¿Cómo ha ganado espacios en la escena internacional? La continuidad del proyecto bolivariano (el enésimo… todo gobernante venezolano abreva de la legitimidad del padre fundador y lo registra como marca propia) chavista depende del petróleo, de la continuidad de la bonanza… así que simplemente, no se va a aceptar que dicha bonanza, como todas las cosas humanas y como ocurre normalmente con los grandes auges de recursos naturales, puede acabar. Y no quiero asegurar –no vaya a ser que me parta un rayo– que va a acabar, aunque es probable. Pero los venezolanos no pueden basar los proyectos económicos del futuro en la idea voluntarista de que no se va a acabar. Así se jodió América Latina.

En fin, tras demostrar que el hereje Ibsen está equivocado, sigo con otro fragmento suyo: Los petroestados tienen distintos orígenes, formaciones sociales y económicas, regímenes políticos “y los mismos males. Las mismas ineptas respuestas con iguales nefastos resultados de endeudamiento y pobreza creciente. Sus gobernantes caen con frecuencia en fase maníaca y dan en exigir poderes especiales ‘para afrontar mejor’ la contigencia feliz de un boom”. “La más feroz paradoja del petroestado está en su incapacidad para capear las turbulencias que traen consigo las bonanzas y en su propensión a sus ciudadanos con una lancinante e irónica calamidad: la pobreza extrema”.

Debo tener un subconsciente imperialista porque además de ver retratado a Chávez en la descripción de gobernante del petroestado, estoy de acuerdo en todo… menos en el adjetivo “extrema” para el caso venezolano. No porque yo lo niegue, sino porque él no proporciona evidencia (aunque cita un artículo de un ex ministro chavista en Foreign Affairs —“Una revolución vacía”, se llama– que, dice Ibsen, demuestra que la pobreza no ha descendido en Venezuela, sino ascendido). Pero de Indonesia a México, pasando por Irán, esto suele suceder, e Ibsen presenta datos que, si no confirman su adjetivo, sí ponen en evidencia que en Venezuela hay problemas que no coinciden con la imagen positiva de la revolución chavista. Por ejemplo, pobladores que saquean un mercado en la población natal de Chávez. O la escasez de productos alimenticios básicos. Todo eso, y al mejor estilo de la maldición de los recursos, combinado con el gran incremento de importaciones de lujo de los privilegiados (¿sólo los de este régimen?, no lo dice y yo creo que de los de los anteriores también; Domingo, en todo caso, cree que esto es una señal del buen rumbo de la economía), como camionetas AudiQ7 de 60,000 euros (unos 90,000 dólares) que, dice Ibsen, son las favoritas de los “boliburgueses”. Yo lo que vi en Caracas son Hummers, que son lo más hortera de lo hortera, pero Ibsen vio AudiQ7… habrá que añadirle una acusación por eso.

En fin, se me acabó el espacio. Sólo añadir que Domingo considera que, si hay una relación entre control de precios y escasez (lo que Domi duda), esto se justifica porque “el gobierno venezolano considera que garantizar precios accesibles (…) a las clases populares es más importante que garantizar mayores ganancias a los empresarios”. No, el control de precios es una medida extrema para tratar de detener una inflación que se ha escapado de las manos, por lo general a causa de un manejo errático de la economía… ¿cuáles mayores ganancias de los empresarios, si no pueden vender sus productos ni al costo de producción y se están yendo a la ruina? Y no hablamos sólo de grandes empresarios, sino de productores de medio pelo. ¿Y el gobierno garantiza precios accesibles para comprar algo que no hay? Qué bueno que la leche sea barata, pero mejor sería que la hubiera, ¿no? Y ya que me pides que demuestre lo que digo de que a Chávez no le importa la economía no petrolera, allí mismo está la evidencia… dime, ¿en qué industrias hay bonanza fuera de la petrolera y las relacionadas con el gasto público?

Arriba escribí que no he escuchado a venezolanos preocuparse por los estragos de la dependencia del petróleo. Y todavía no los oigo. Pero al menos leí a uno. Lo cual me preocupa, porque como coincido en algunas cosas con él y a pesar de que juro que no lo conozco ni nos pusimos de acuerdo, a mí también me van a quemar. Ya va a saltar el Hermano Mikele a ponerme un parche amarillo en el saco que diga “cachorro del imperio” y me va a meter en su Tuol Sleng para obligarme a confesar (ya me pidió “aclarar desde donde estamos hablando para ser más sinceros”; él lo hace desde la parroquia de la revolución; seguro yo lo hago desde la catacumba del colaboracionismo). Para terminar (por fin y lejos de haber agotado el tema), cito a Ibsen Martínez, el hereje: “El petroestado venezolano (permanece) incólume en medio del boom que atravesamos –el más sostenido de los últimos 50 años–, con su rutinario caudal de despilfarro, de subsidiada ineptitud, de corrupción y de pobreza”.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

19 comentarios to “Sobre PetroVenezuela y a Riesgo de ser Llamado Cachorro del Imperio”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Yo propongo dado tu comprobado colaboracionismo de siempre, que te pongamos una estrella de david, una letra escarlata, y un a “P” escarificada en la frente. Sabemos que tienes una cuenta mancomunada con Ibsen Martínez en suiza, a nombre de un fideicomiso privado en las islas caiman cuyo único beneficiario es una sociedad anónima panameña de nombre “Cachorros Incorp” en la que exxon y la CIA les depositan su chayote…

No mi querido tenoch, tampoco te acusaron de tantas cosas no exageres…

Entiendo y valoro mucho de lo que argumentas, pero también entiendo y valoro algunos de los argumentos de domi, la verdad es que los de los demás si se me hicieron panfletos, pero los de domi si son argumentos, revatibles en muchos casos, pero argumentos al fin.

Ahora bien creo, a riesgo de hacerme accionista de “Cachorros Incorp” que hay muchos síntomas que el chavismo está pasando por alto y que más temprano que tarde va a tronar el “cuete” y los de siempre van a estar más jodidos que siempre y los ricos seguirán ricos, aunque habrá dos o tres mil nuevos ricos, como en cada crisis latinoamericana.

saludos

A ver mi señor, !oh mi señor!,

En mi primer lugar no tiene sentido hacer tus dos primeras acotaciones (a y b) porque nadie las argumento, solo tu lo haces. Lo más cercano son los señalamientos de defender a la Exxon… para la cual no te tienen que pagar. Una vez más, un análisis muy plano.

La teoría (si es que si quiera se puede llamar así) de “la maldición de los recursos” la sustentas en cuatro datos y tus subjetivaciones con respecto al asunto. Una vez más, un análisis muy plano.

Al respecto, nadie ha dicho (por lo menos en este espacio) que no sea preocupante el carácter monoproductor y mono exportador de la economía venezolana. Lo que se dice en este espacio es que tu análisis resulta, una vez más, muy plano y que tus disertaciones sobre el tema petrolero y la economía venezolana no salen de los argumentos de sentido común existente a granel en la opinión publicada nacional e internacional. Por ejemplo: El País de España- Ibsen Martínez.

Oye, hiciste una buena sintetización para crear una fórmula social (ciencias naturales a ciencias sociales… si ven algo de positivismo del siglo XIX es pura coincidencia)
“Maldición de los recursos” = corrupción+autoritarismo+debilidad democrática+ +desgano fiscal+debilitamiento de la industria local+raquitismo de los sectores económicos no petroleros+aumento de las importaciones+un crecimiento económico extrañamente inferior que el de países pobres en recursos.

Con esta fórmula genial y mágica me acabas de convencer de que debemos regalar ese “opio de nuestros pueblos”, ese recurso que solo Satán pudo poner debajo de nuestros suelos. Y se me ocurre que se lo daremos a los países del norte para hacerles una tremenda maldad… y después les enseñaremos tu fórmula para burlarnos y decirles que cayeron en nuestra trampa…

“pero en Venezuela seguro tendrán un catálogo de declaraciones alegres que precedieron a la serie de crisis que condujo a la represión y la muerte de unas 1000 personas en el caracazo de 1989 (y que eventualmente llevaría a Chávez al poder)”.
Acentuado desconocimiento realmente. Las causas del Carachazo no son consecuencia de una política petrolera sino del paquetazo que incluía el rollo petrolero pero que no lo era todo.

“el propósito de estudiar la historia es evitar que se repitan los errores, ¿verdad? Y lo que ocurre ahora recuerda mucho lo que pasó en los 70. Entonces hubo otros Mikeles que creían descalificar con simplezas a quienes advertían del riesgo de confiar demasiado en el petróleo, y que después fueron parte del gobierno que masacró a quienes protestaban”.

Pero insisto “NO PREDIGO… NI COMPARO NADA AL CALCO” (me recuerda la famosa frase de Nixon: “No soy un ladrón”).
Pero se te puede aclarar mejor la idea:
Hiciste una pregunta para seguir sosteniendo lo insostenible:
“¿Qué pasa si ocurre algo y no hay una industria no petrolera que sostenga el país?”
En términos coloquiales y superficiales, es una pregunta como la que hacemos de vez en cuando los venezolanos cuando te ponen un escenario imaginario enrevesado:
¿Si mi tía tuviera bolas (testículos) sería mi tío?
Evidentemente pudiéramos preocuparnos por la característica petrocéntrica de nuestra economía. Pero si lo hacemos, debemos partir de escenarios reales, de necesidades de nuestra realidad y no de vainas inventadas por opinadores de oficio que creen que defecan más arriba que los demás.

Creo que estoy jodido de la cabeza:
“También debo recordar que los altos precios del petróleo -la gallina- no se deben a pura suerte. No digo que no la haya, pero sería bueno de vez en cuando reconocer las políticas petroleras de la OPEP y de Venezuela en particular y su influencia en los precios del petróleo. Puedes estar seguro que esos precios no son producto de la casualidad”.
Si alguien me puede decir que Domingo con la cita previa lo que dijo es que “el líder puede garantizarle el bienestar indefinido a su pueblo” que me lo explique porque yo no lo veo por ningún lado.
Aquí me parece que se hace, una vez más, un análisis muy plano…

Sin duda alguna, Ibsen Martínez (más famoso por escribir los culebrones del canal 4 Venevisión, que por toda la hoja curricular que diste de él) escribe más bonito que tu, aunque con el mismo sentido común en esencia. Después de identificar causas disímiles de las condiciones en que se encuentran los países pobres, ¡rasss!, pasa y dice que todos padecen de los mismos males… y por arte de magia surge una categoría conceptual (que lindo) el petroestado…
De verdad que la rigurosidad es lo que más los caracteriza definitivamente…

Ah, por cierto, me imagino que las Hummer que viste las manejaba un tipo con un sello (de esos que les ponen a las vacas) que decía “soy chavista”. Solo ellos pueden tener carros así.

Y claro, conectado con lo anterior, no podía venir algo más profundo que esto:
“¿cuáles mayores ganancias de los empresarios, si no pueden vender sus productos ni al costo de producción y se están yendo a la ruina?”
O sea, matemática pura pues… Pobrecitos los pobres empresarios, tan lindos ellos que históricamente han demostrado su emprendimiento e independencia total de los viejos gobiernos. Empresarios que son mucho más productores que comerciantes y no joden a los verdaderos productores del campo….
Que mi voz de defensa y protesta por este sector se oiga en todo el planeta
¡DDHH para los empresarios ya!!!
Ahora, a lo de Dios Iluminado y Oh gran señor, hay que añadirle complejo y profundo…

Otra cita, o lo que es lo mismo, la mamá de las argumentaciones:
“Qué bueno que la leche sea barata, pero mejor sería que la hubiera, ¿no?”

Por último mi Gran Señor, te digo que no le pongo parchos a nadie. Lo que si es que has discutido en un nivel de superficialidad increíble todos los temas propuestos… Una vez más te invito que rebatas con argumentos y no con datos pragmáticos de quien sabe donde, las cosas que se te escriben.
Si tu “que bueno que la leche sea barata, pero mejor sería que la hubiera” no es el típico argumento liberal de la mano invisible y todo lo demás… entonces no se que si lo es…

Te pido de antemano disculpas por quitarle el tiempo adorado señor, rey de la sabiduría
Me imagino que la conclusión será que no entendí nada…

Una vez más, un análisis muy plano ante las complejidades actuales

Saludos

Ya que Témoris habló del diablo y esas cosas, me voy a permitir citar la misma canción vene4zolana que cité la última vez. Se llama “Florentino y el diablo, y entre sus versos uno puede leer esto:

“Así cualquiera responde / barajando la pregunta.”

No me voy a extender mucho. Sólo diré que Témoris, en mi opinión, no respondió los cuestionamientos que le hice. Por ningún lado veo que, cifras en mano, nos haya explicado cómo Chávez está destrozando la economía venezolana y que la política petrolera venezolana nos esté llevando al abismo. Por otra parte, constato, como ya hizo Mikele, que Témoris hace muchas generalizaciones acerca de lo que nosotros creemos pero que carecen del más mínimo contacto con la realidad. En ningún momento hemos dicho los chavistas que estamos contentos con mantener una economía basada en el petróleo. Si no fuera porque conozco a Témoris y sé que es mi amigo y que lo animan los mejores deseos, diría que es petulante de su parte creer que es el único a quien se la ha ocurrido que la dependencia del petróleo es un problema para Venezuela. He releído nuestros comentarios –los de los chavistas- y veo que por allí no iban los tiros. Probablemente le faltó cintura a Témoris y se fue con una finta…

No pretendo descalificar ni a Témoris ni a Ibsen Martínez, pero para sustentar la opinión contraria yo podría citar a Perico de los Palotes. ¿Descalificar a Ibsen por escribir en El Nacional y en El País? Por supuesto que no. ¿Elevarlo a gurú y analista económico irrefutable por las mismas razones? Tampoco. Que sea venezolano y que escriba en esos periódicos no prueba nada; yo también soy venezolano y escribo en Mundo Abierto y eso no prueba que yo tenga razón. Honestamente, yo habría preferido que Témoris destrozara mis argumentos citando cifras del Banco Mundial o de la Cepal (asumo que las del Banco Central de Venezuela podrían parecerle tendenciosas, sesgadas y no confiables).

Tampoco veo que haya explicado que la Exxon, aún siendo la muy mala malota que describe en su post anterior, lleva las de ganar el contencioso que mantiene con Venezuela porque Chávez ha adelantado una política de “nacionalizaciones mal hechas”. Yo intenté explicar que ni eran nacionalizaciones ni estaban mal hechas, pero veo que eso no mereció la atención de Témoris.

Como tampoco el hecho de que es él quien escribe y yo el que lee, por lo que me parece más lógico que sea él quien responda. ¿Cómo eso de que yo señale las industrias en las que hay bonanza fuera de la petrolera? Eso en derecho creo que se llama invertir la carga de la prueba. Y como en derecho, diría que “no ha lugar su solicitud”. No pretendo establecer paralelismos ni acusar a Témoris de nada, pero argumento semejante utiliza la oposición venezolana cada vez que hay elecciones: apenas se saben los resultados gritan “fraude”; como no pueden demostrar el fraude, entonces exigen que el gobierno demuestre que no hizo fraude. Y la cosa es más chistosa porque luego argumentan que como el gobierno no puede demostrar que no hizo fraude, pues, ¡bingo!, el gobierno sí hizo fraude. Más o menos así argumenta Témoris. Yo le hago unos cuestionamientos y su respuesta es pedirme que yo demuestre entonces que no es como él dice. No voy a decir que es anti ético, pero poco serio sí me parece. Diría Alex, no es tema licenciado, no es tema… Pero ya que estamos, bueno sería echarle un ojo al PIB venezolano y su evolución en los últimos años a ver cómo se comportan el PIB petrolero y el no petrolero. Digo yo….
Sí Témoris no ha encontrado esos datos, ni ha escuchado o leído a los venezolanos que se preocupan por el peso del petróleo en la economía venezolana no es mi culpa. Hace más de una semana yo escribí un post en el que hablaba de la ilusión que nos genera la Internet de estar muy y bien informados. Recuerdo que Témoris argumentó que la pinche herramienta sí era muy potente. Órale, pues a usarla y matar dos pájaros de una pedrada. Quizás se sorprenda Témoris con lo que encuentre.

Un comentario final: Témoris nos ha acusado a los chavistas y a mi en especial de ser intolerantes con las opiniones diferentes a las nuestras. Su post es una forma burlona de plantear esta cuestión. Sin embargo, me llama la atención que más bien seamos nosotros los que tengamos que aguantar toda esa catajarra de descalificaciones por el simple hecho de no pensar como Témoris y de no dar por buenas sus críticas. En un mundo en el que incluso viejos izquierdistas –como el mismo Témoris, que confesó leer La Jornada durante 15 años- se rinden ante la economía de mercado y el capitalismo y se niegan a los cambios, es para partirse de la risa que los pocos que se atreven a pensar distinto –aunque estemos equivocados, pensar distinto es nuestro derecho- sean acusados de querer imponer un pensamiento único.

Al tiempo señores, al tiempo dejaremos que nos
enseñe quien tendrá la razón! (Y no creo que
pasen muchos años)

Saludos cordiales

No tengo mucho tiempo ahora, Domi, pero sólo para precisar:

¿Lo de viejos izquierdistas es una referencia a mis canas? ¿No podrías haber utilizado un eufemismo más amable para decir: “Mi amigo Témoris ya está chocheando”?

Te envío un abrazo y besos a tus niñas!

Y sigo porque no me canso…
“más temprano que tarde va a tronar el “cuete” y los de siempre van a estar más jodidos que siempre y los ricos seguirán ricos”
Solo una precisión Alex PC,
Eso no ha dejado de pasar. El poder del Gobierno no lo es todo. El chavismo (nombre que no me gusta… pero entiendo que es una categoría para entendernos) esta muy lejos de hacerse de los poderes estructurales.
Se han mejorado las condiciones de vida de la población más desfavorecida en un tantito (creo que se dice así) pero no se han resuelto las condiciones estructurales que propician su condición. De no resolverse, tarde o temprano, volverán (con Chávez en el poder o sin él) las condiciones de pobreza que se hayan mejorado.

Victor,
Dejar que pase el tiempo no nos sirve. Ya dejamos que pasará el tiempo y como 25 años después fue que los gringos confesaron todo lo que habían hecho en Chile. Dentro de unos diez me imagino que confesaron todos los desmanes que han hecho en Centroamérica. En lo personal, no me voy a sentar a esperar mi turno de las disculpas cuando veo indicios y pruebas tan claros.
Para muestra un botón:
http://www.analitica.com/bitBlioteca/varios/perfecto_golpe.asp
(pero lean porque no se les puede estar haciendo la tarea todo el tiempo. La ciudadanía universal debe ejercerse con responsabilidad)

Por último, me causa gracia como Témoris interpreta lo que le da la gana de lo que lea… aunque EVIDENTEMENTE se lee otra cosa.
“referencia a mis canas” jejejeje
Pero eso que se lo explique Mingus si quiere.

No, Témoris, no es por lo de las canas (luego luego no hace falta que yo te balconee). Mea culpa: debí decir “antiguos izquierdistas”. Te pido disculpas por el error. Por otra parte, no estaba pensando en tu caso, sino más bien en algunos como Piqué, exministro popular español, que de antiguo comunista se pasó a facho sin transición. Y como él muchos más…

En tu caso, no creo que chochees; pero me parece recordar más de una conversación (y tus confesiones acerca de La Jornada en días recientes) en la que tú decías que ya no creías en la izquierda. Especialmente, recuerdo que cuando Saramago dijo “yo aquí me bajo”, tú dijiste lo mismo…

Y como dije antes, cuando se fajan me fajo…

Mikele,

Entiendo perfectamente tu postura respecto al
tiempo, pero considerando tu comentario “que
no me voy a sentar a esperar mi turno de las
disculpas cuando veo indicios y pruebas tan
claros” y que ejerces
una ciudadania universal con responsabilidad,
me gustaría saber ¿Qué es lo que estás
haciendo para fomentar o propiciar el cambio,
respecto a las problemáticas que en este blog
se han abordado?

Saludos cordiales.

Lo de las canas fue una broma y una manera amistosa de escoger una interpretación del comentario, pero ya veo que el ánimo por allá no está para entender bromas.

Y escogí eso porque prefería no tener que aceptar que mi amigo Domingo me estaba dejando fuera de la izquierda. Domi, tú dices que yo lo dije alguna vez, pero recuerdas mal. Lo que yo dije con Saramago es que me bajaba del barco de Fidel Castro, y esto ocurrió después de que los cubanos metieron a la cárcel de manera absurda a los 70 y tantos miembros del proyecto Varela. Y si te queda duda, simplemente revisa mis escritos…

Ah, pero te van a parecer aburguesados e imperialistas. Sólo porque no son ni prochavistas ni procastristas. Y al mejor estilo chavista, que al que disiente lo arroja del lado contrario de la trinchera popular, tú ya me estás viendo como aliado del enemigo. Pues ésa, mi querido Domi, en política, es la mejor forma de perder amigos (a ver, para evitar confusiones, insisto: en política). Polarizar, es decir, sino estás conmigo, estás contra mí, le ha funcionado a Chávez antes (y ahora les va a funcionar a todos los presidentes en conflicto, Chávez, Uribe y Correa) para forzar a todos a engrosar sus líneas, pero eventualmente expulsa. Ya le pasó en el referéndum.

No, Domi, mi condición de pensador de izquierda, de persona que aspira a un sistema de justicia social, no depende de que apoye o no a Fidel y a Chávez, ustedes no tienen el monopolio de la izquierda. Aunque Chávez se dé el lujo de maltratar a los izquierdistas venezolanos que se han ido apartando de su bloque.

Como suele ocurrir en las revoluciones y muchos movimientos izquierdistas, en el chavismo hay una enorme intolerancia hacia el pensamiento crítico. Por eso han sido comunes las ofensivas de lo que ellos llaman “el pueblo” contra la intelectualidad, porque es en la intelectualidad, la misma que primero señaló los errores del régimen que la revolución destruyó, en donde están quienes señalarán las insuficiencias y abusos de la revolución. En China y Camboya, por ejemplo, saber leer y escribir se convirtió en evidencia de contrarrevolucionarismo y pasaporte a los campos de reeducación y al pelotón de fusilamiento. En Venezuela no están por allá, por supuesto, pero sí prevalece esa incomodidad con el disidente, y esa tendencia a denunciarlo, acusarlo y excluirlo.

Además, quienes están en el movimiento revolucionario sienten un enorme desprecio por quienes no están en él. Es una noción de que “nosotros estamos haciendo el enorme cambio y ustedes o son inútiles o son pusilánimes”. La consecuencia es que se desprecien sus aportaciones y se condenen sus críticas, “¿cómo se atreven?”.

En fin, sigo ocupado y no puedo ponerme a responder tus preguntas, habrá que esperar. Ya me pasé media hora escribiendo esto.

Un abrazo

Víctor,

En mi país trato de hacer mi parte con activismo político. No con los eufemismos de “yo trabajo por mi país”…
Trato de utilizar mi privilegio de haber tenido la oportunidad de formarme en la universidad para tratar de transformar los espacios sociales en que me desenvuelvo. Me explico, en mi comunidad trato de compartir las visiones aprendidas en la academia… y más importante aun (en mi parecer) trato de compartir y transformar en la academia lo que típicamente se considera conocimiento.

El ejercicio de una ciudadanía responsable la refiero en el sentido que, antes el estado de las cosas, es evidente que no se puede esperar que los grandes medios me den la información para yo tomar posiciones y decisiones como ciudadano. Esa sería, ante el mundo de hoy, una posición muy cómoda e irresponsable.

Confieso que el paréntesis no era para ti Víctor. Y aprovecho para aclarar. Hace tiempo, escribí una respuesta que nunca fue publicada. No recuerdo el post exacto, lo cierto es que se hacia referencia a que Mingus les diera respuesta de no se qué (como ahora lo vuelve a hacer Témoris). Mi comentario se preguntaba como unas personas con un evidente nivel educativo alto, que tienen acceso a internet sin problemas, con acceso a otros medios de información, etc… puedan decir que sino es por Domingo no se enteran de lo que pasa en Venezuela (palabras más palabras menos eso fue lo que se dijo en ese post). Lo más indignante es que, a pesar de ello, se toman posiciones sobre muchísimos temas en este blog y no se toman el tiempo de hacer una mínima búsqueda alternativa que se escape de las grandes corporaciones de la información mundial…

Recibe mis disculpas si te sentiste aludido pero es imposible que haya sido contigo. Es la primera vez que leo algo tuyo

Saludos

Témoris:

yo también ando en la onda amistosa. Pero como suele suceder en los casos en los que alguien entiende mal una cosa, ya luego nadie puede parar los malentendidos. Yo hago una broma a la que tú respndes muy seriamente y luego salgo yo a aclarar la broma; luego tú me aclaras que lo tuyo era una broma y luego te pones serio otra vez. Hasta que yo salgo nuevamente a aclarar y… El cuento del gallo pelón.

En muy buena onda: eres mi cuate, te consta y le consta a nuestros amigos comunes que te aprecio. Me consta a mi lo mismo con respecto a tu amistad. Además de ello, respeto mucho tu forma de pensar. No creo que el pancho que hemos armado juntos aquí tenga que conducir necesariamente a perder amigos, ni política ni personalmente hablando. Tú argumentas, yo argumento. Ahora mismo yo no sé quién tiene la razón (es más, no sé si alguno deba tener la razón o si eso se puede). Vamos avanzando, sin embargo: a mi me parece, por lo menos, que los planteamientos que hemos hecho los dos son válidos: podemos acordar, tal vez, que en ambos casos hace falta mayor y mejor argumentación.

No sé si te has fijado, pero por si las flies lo repito y lo dejo claro aquí: existe la posibilidad de que los venezolanos nos equivoquemos. Víctor decía que no pasaría mucho tiempo para que supiésemos si eso es así o no (me pareció que daba a entender que a Chávez le queda poco y esto se va a caer, pero no quiero ni voy comenzar un nuevo pleito por allí). Lo he dicho muchas veces: tenemos los venezolanos el sagrado derecho a equivocarnos; intentarenos no hacerlo y agradecemos que nos señalen los errores. Pero a mi particularmente me molesta que me impongan una forma de pensar. No he visto, sin embargo, que ninguno de los que critican a Chávez (que no es infalible ni lo hemos erigido en líder único ni nada por el estilo los chavistas que hemos escrito aquí) o al proceso de cambios que se vive en Venezuela asomar la posibilidad de que tal vez se equivoquen con sus críticas, o que haya aciertos y avances en nuestro país. Me parece que todos asumen una posición de pontífice, se suben a la montaña y desde allí nos leen el sermón y nos revelan la verdad.

Creo que hacen falta mejores argumentos para convencernos. Mientras tanto nosotros intentaremos seguir en lo que andamos, tratando de no equivocarnos, pero conscientes de que somos humanos y no estamos exentos de cometer errores. Y como humanos vemos a los demás.

Ciertamente no tenemos el monopolio de la izquierda. ¿Pero lo tiene alguien? ¿Quién los tiene tan azules como para decidir en tamaña cuestión? Yo no me la juego…

Te mando un abrazo enorme. Y te invito a seguir conversando. Como dice Alex, si sólo estamos aquí chupando… Pero apartemos el grano de la paja.

Te lanzaría un chiste de esos de los míos (¿Si está cerrado cómo fue que entré?) pero en este momento no se me ocurre ninguno bueno…

Yo no tomo partido de nada, me concreto a leer a tratar de comprender las posiciones en las cuales en ocasiones estoy de acuerdo y en otras no, pero si algo adoro de este blog es el hecho de q se puedan sostener debates si llegar a las peleas. Perdón q disienta de Mikele pero prefiero el estilo de Temoris, Ibsen me parece mas visceral (es solo mi opinión personal). Temoris igual no conoces a Ibsen pero si leerías a Poe, lo digo por la escena del pozo y el péndulo, un abrazo para ti y otro a Víctor Villa ahora q aparece por aquí, Mingo extraño los “changuitos” q solías enviar, mis mejores deseos para ti y tu familia.

Hace más de un mes, y después de gastar tinta y tinta en el debate, mi amigo Domi me pidió que demostrara que algo anda mal en la política económica del chavismo y la economía venezolana. Cómo él, estoy muy ocupado y además ya estaba aburrido del debate, tenía la intención de hacer lo que él me pedí pero nunca se materializó en hechos. Y eso me tenía preocupado porque sabía que en cualquier momento me lo iba a sacar. Pero no tenía más que esperar, tan mal andan las cosas por allá que pronto iba a aparecer un artículo de alguien que hiciera por mí la chamba. Así que, con todo agradecimiento al periodista José Meléndez, a quien no conozco pero reporta desde Caracas para El Universal, copio su nota de hoy.

José Meléndez
El Universal
Martes 15 de abril de 2008
CARACAS.— El costo de la vida arrincona a los venezolanos, pero parece que no le quita el sueño al gobierno revolucionario socialista de Venezuela.

Un galón de gasolina cuesta apenas 15 centavos de dólar, aunque un kilo de arroz vale más de un dólar con 80 centavos; una botella de un litro de agua se vende a 80 centavos de dólar, pero el precio de un paquete de 500 gramos de pan cuadrado supera los tres dólares con 40 centavos. El pronóstico oficial de inflación de enero a diciembre de 2008 ya sobrepasó el 19.5% en un país con un salario mensual mínimo de 285 dólares.

“¿Cómo se explica que un maestro apenas gane para comer?”, cuestionó Óscar Meza, economista-director de Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (FVM). “Para pagar la canasta alimentaria se requieren 2.1 salarios mínimos y, para la canasta básica, que incluye gastos de educación, teléfono, agua, electricidad, ropa, higiene, transporte o vivienda, se necesitan 4.5 salarios mínimos”, dijo.

“Al presidente Hugo Chávez se le fue de las manos la inflación, no por culpa del imperio norteamericano, sino por su política de hostigar a la producción privada nacional, controlar los precios, criminalizar al comercio. Con el capitalismo de Estado se castiga al sector productivo privado, merma la producción local y la inversión”, dijo Meza a EL UNIVERSAL.

De marzo de 2007 a marzo de 2008, añadió, la canasta alimentaria aumentó de 419 dólares a 599 dólares, para una variación anualizada de más de 42%. En ese periodo, la canasta básica familiar pasó de 971 dólares a mil 285 dólares, para una variación anual de 32%, según los estudios de la FMV. “Nuestro pronóstico es que la inflación real de 2008 superará el 32%. Esa es la realidad, le guste o no al gobierno”, agregó.

La escasez de productos —en especial leche en polvo, sardinas enlatadas, avena, azúcar, aceite vegetal, arvejas, lentejas, arroz y harina de trigo— sacudió recientemente a los mercados venezolanos. El gobierno alegó que fuerzas oscuras de la oligarquía criolla promueven la especulación y el acaparamiento, para generar la escasez.

“Los niveles de inflación no son los que aspiramos”, pero la tendencia alcista que se observó en los precios al consumidor ya se revirtió, alegó el ministro venezolano de Planificación, Haiman El Troudi. La inflación, recalcó, no le quita el sueño al gobierno, aunque viene en aumento: 14.4% en 2005; 17% en 2006 y 22.5% en 2007.

Con una fuerza laboral de 12.2 millones de venezolanos, en una población de unos 27 millones de personas de las que cerca de 10 millones viven en la miseria, el desempleo es de 15.7%, según el estudio de la FMV.

Los hechos muestran que sí existe cierta inquietud de Chávez por el descontento popular. El domingo, en el aniversario de la derrota del fallido golpe de Estado de 2002, anunció un masivo programa de inversión social de combate a la pobreza, para el “reimpulso revolucionario” sobre “nuestras mismas miserias”.

Yo sé que criticarán la fuente (El País), pero me surge una pregunta esencial: ¿este tipo de personas son verdaderos cachorros del imperio? ¿qué tan válidos/legítimos/apoyados son los movimientos que organizan? ¿sus preguntas, como qué hace Venezuela con el dinero del petróleo, son obsoletas?

“Perdí 15 kilos combatiendo a Chávez”
KARIM ASRY, 25/08/2008, El País.

Al Rey Juan Carlos le bastaron cinco alabras (“¿Por qué no te callas?”) para mandar guardar silencio al presidente Chávez. Al líder estudiantil venezolano Yon Goicoechea le costó algo más. Tiene apenas 23 años, pero ya sabe lo que es leer sus palabras del día anterior en los titulares de la prensa. Vivió lo que supone ser vitoreado por miles de personas, despertando pasiones que muchos candidatos presidenciales en Venezuela ya desearían lograr. También conoció el otro filo de la disidencia política en su país, las amenazas de muerte, las agresiones y el abismo que se siente al pelear contra un gigante como Hugo Chávez Frías.

“Nunca pensé que ganaríamos”, reconoce Goicoechea al recordar cómo el movimiento estudiantil desempeñó un papel esencial en 2007 para tumbar una reforma constitucional que hubiera permitido al mandatario perpetuarse en el poder. Todo empezó con el cierre de Radio Caracas Televisión en mayo del pasado año. Los estudiantes tiraron de su rabia y sus contactos entre ellos para tomar las calles en tiempo récord, ayudados por Facebook -una de las pincipales redes sociales de Internet- y las nuevas tecnologías. Le gustó que los estudiantes se apropiaran del por qué no te callas como lema: “El Rey le dijo a Chávez lo que me hubiera gustado decirle”.

Mientras pasea por Bilbao, este joven de origen vasco, estudiante de Derecho (le queda una asignatura) y encaminado a la política -“espero no corromperme en el camino”- no oculta sus ambiciones. Cuenta cómo la fama le pilló de sorpresa, aunque soñaba con ella cuando decía a sus compañeros de clase que tenía madera de presidente. “Perdí quince kilos por el estrés de la campaña, me dio hipertensión, tuve que cambiar de casa y de móvil varias veces, me golpearon en una manifestación, me humillaron, me pusieron un explosivo durante una conferencia”. La amenaza que más le afectó fue más sutil: “Un amigo de la familia, alto cargo en las fuerzas armadas, le dijo a mi madre que había un plan para atentar contra mí”.

No le preocupa tanto lo que está pasando en Venezuela, como lo que está dejando de pasar. “En el fondo, con Chávez tenemos más de lo mismo. No hay nada menos revolucionario que un caudillo latinoamericano”. Asegura que su país no está reduciendo significativamente la pobreza. Que el cambio llegará cuando los ciudadanos tengan derechos y los ejerzan, sin depender de la buena fe del líder de turno. “El mundo habla de energías renovables mientras nosotros aún estamos con las gestas heroicas del Che Guevara, ¡Por Dios! En China están construyendo la mayor obra de ingeniería, la presa de las Tres Gargantas; Panamá, con 5.000 millones de dólares (3.200 millones de euros), va a ampliar el Canal. Nosotros, con todo el dinero del petróleo, no tenemos nada parecido”. Le desconcierta ver como en Europa hay gente que aplaude lo que pasa en Venezuela, pero no aplicaría ni de vaina esas políticas en su continente.

Los medios antichavistas encontraron en él un icono para la campaña. Los afines al Gobierno afirman que es un niño rico “pagado por el Imperio”. Se lo pensó dos veces antes de aceptar el premio Milton Friedman, dotado con 500.000 dólares (320.000 euros) entregado por el Cato Institute, un think thank conservador estadounidense. “Les dejé claro que no era neoliberal y aún así quisieron premiarme. Yo no tengo que demostrarle a Chávez que no estoy alineado”. Con el dinero piensa iniciar una fundación para formar a jóvenes líderes. Procura mantenerse a distancia de la oposición venezolana, sobre todo de la vieja guardia. Para triunfar en política, afirma, todo reside en la distancia de la candela. Si estás muy lejos, quedas fuera. Si estás muy dentro, te quemas.

Reconoce a Chávez el éxito de la alfabetización y el mérito de haber logrado que los pobres se sientan ciudadanos. Pero se muestra convencido de que su imagen está desgastada tras nueve años en el poder. “Está atrapado en su propio juego. Se dio cuenta de que estaba perdiendo apoyo al hablar sólo para sus radicales y está intentando recuperar su discurso inicial, pero lo tiene difícil. Un día habla de unidad y al siguiente de acabar con la oligarquía”. ¿Qué ocurrirá si intenta cambiar otra vez la Constitución para optar a la reelección? “Chávez tiene fecha de salida, 2013, ni un día menos, ni un día más. Para pasar de ahí, a muchos tendrá que matarnos”.

Yaotzin:

a propósito del artículo que citas y de algunas cosas que dice Goicochea, dejo los siguientes datos (tomado de este artículo http://www.aporrea.org/actualidad/a62979.html):

IVAD: 60% votaría por Chávez Presidente

La última encuesta del Instituto Venezolano de Análisis de Datos c.a. (IVAD) de Félix Seijas, correspondiente al mes de agosto, del 17 al 22, en el Distrito Metropolitano de Caracas (Municipios Libertador, Sucre, Chacao, Baruta, el Hatillo), trae el siguiente resultado del cual tomo estos datos:

*situación económica personal en este último año: ha mejorado, 46 %; ha desmejorado, 40.8%; sigue igual, 12.1%; ns/nr, 1 %.

Principales problemas (respuesta espontánea): inseguridad, 85.1%; aseo urbano/recolección de basura, 42.3%; vialidad, 17.3%; otros y ns/nr, 4.5%.

Acerca de sí existe en la comunidad un consejo comunal: sí, 72.6%; no, 21.1%; ns/nr, 6.3%

Acerca de sí estaría de acuerdo o no con que la administración local sea transferida a los consejos comunales: sí, 52.2%; ni de acuerdo ni en desacuerdo, 1.8%; no, 36.7%.

Expectativa electoral para la alcaldía del Distrito Metropolitano:

Aspirante a la Alcaldía (respuesta espontánea) Aristóbulo Istúriz, 28.4%; Leopoldo López, 13.1%; Antonio Ledezma, 5 %, Juan Barreto, 3.4%; otros y ns/nr, 40.6%.

Aspirante a la Alcaldía (por lista): Augusto Uribe, 2.8%; Aristóbulo Istúriz, 48.8%; Antonio Ledezma, 15.3%; William Ojeda, 13.3%; ns/nr, 20 %.
Aspirante a la alcaldía (escenario): Aristóbulo Istúriz, 55.8%; Antonio Ledezma, 25.5%; ns/nr, 18.8%.

Aspirante a la alcaldía (escenario): Aristóbulo Istúriz, 56 %; William Ojeda, 22.9%; ns/nr, 21.1%.

*persona preferida como Alcalde Metropolitano de Caracas: del chavismo, 47 %; de la oposición, 24.6%; ns/nr, 21.1%

Desenvolvimiento de Hugo Chávez como Presidente de Venezuela: entre excelente, bueno y regular hacia bueno, 76.4%; entre regular hacia malo, malo y pésimo, 21.5%; ns/nr, 2.1%.

Acerca de cómo se definiría: más bien identificado con el Presidente Chávez, 53.9%; más bien identificado con la oposición, 15 %; con ninguno de los dos, 26.1%; no me interesa la política, 1 %; ns/nr, 4 %.

Partidos políticos en el Distrito Metropolitano

*PSUV, 34.6%; Primero Justicia, 9.9%; PPT, 5.8%; AD, 4.3%; un Nuevo Tiempo, 3.3%; Alianza Bravo pueblo, 3.3%; Proyecto Venezuela, 2.9%; otros, 5.9%; independientes, 30.3%.

Opinión sobre el PSUV después de su reciente proceso de elección de candidatos: ha mejorado, 71.8%; ha empeorado, 12.3%; ha permanecido igual, 6.9%; ns/nr, 9 %.

Expectativa electoral presidencial:

Acerca de cómo votaría sí en los actuales momentos se realizaran elecciones presidenciales y Hugo Chávez se presentara como candidato: a favor, 60 %; en contra 27.6%; no votaría, 6.8%; ns/nr, 5.5%.

Repito: está es la encuesta realizada por IVAD en el Distrito Metropolitano de Caracas del 17 al 22 de Agosto de este año.

“perdi quince kilos”
Por favor…..
Me imagino que en el imaginario del país de las
mises esto debe ser un argumento de gran peso

Gracias por la respuesta Domingo.

Obviamente los datos me sorprenden y empecé a buscar qué tan confiable es el instituto. No encontré nada y te pregunto: ¿hay alguna sospecha de que el IVAD esté siendo manipulado por el gobierno?

Los que estamos afuera de Venezuela tenemos información sobre la forma de acallar a la oposición y me imaginaría que si el IVAD despliega datos en contra de la aceptación de Chávez o de su gobierno, habría despidos, castigados o censura. ¿Estoy muy lejos de la realidad?

Pregunto esto porque por lo que tú cuentas en tus pots y en tus respuestas, es siempre una visión muy diferente de todo lo que tenemos en los medios.

¿Todos los periodistas corresponsales están “comprados”? ¿los medios extranjeros tienen otro tipo de intereses? ¿cuáles, en todo caso?

Saludos.

Yaotzin:

el IVAD está muy lejos de ser chavista; para que te des una idea, esa firma estaba más bien asociada con Acción Democrática, partido socialdemócrata que gobernó durante varios períodos y del que formó parte, entre otros, Carlos Andrés Pérez (es como nuestro PRI). En mi opinión (y la de muchos más) IVAD es la encuestadora más seria que hay en Venezuela; sus números siempre han estado ajustados a los resultados electorales. Por supuesto, hay otras firmas y hay quien confía más en ellas (DATOS, DATANALISIS, HINTERLACES, etc.).

Como habrás de suponer, los números reflejados en la encuesta que yo cité antes no siempre han sido esos; en momentos en los que tales números no han sido del todo “favorables” al gobierno (sólo uso una expresión) IVAD los ha reflejado.

Es decir, no creo que haya despidos, sanciones ni nada por el estilo si esa firma hace público cualquier resultado. Por otra parte, es una firma muy sólida que no necesita patrocinio ni del gobierno ni de la oposición.

Eso por una parte. Por la otra, obviamente yo no afirmo que los medios extranjeros estén comprados, pero sí que no cuentan la película completa. Por qué lo hacen, es algo que ellos deben responder. Como tú mencionas, uno podría suponer que es porque sus intereses difieren de los del gobierno. ¿Cuáles son esos intereses entonces? Yo diría que están asociados a los intereses de los medios privados de Venezuela y, por extensión, de la oposición. Agregaría además, siguiendo un poco tu post sobre Georgia, que yo veo más bien mucha propaganda y muy poco información.

Sin ánimo de avivar nuevamente la polémica, yo le pedí a Témoris que me diera datos acerca del destrozo que Chávez y su gobierno estarían causando a la economía venezolana y respondió con el artículo de Martínez. Pero los números (de CEPAL, SELA, Banco Mundial, etc.) dicen otra cosa con respecto al desempeño de la economía, la reducción de la pobreza, salario mímimo, el gasto social del gobierno, etc. Para que te hagas una idea, la economía venezolana lleva 19 trimestres creciendo, ¡19 trimestres!, ¡casi cinco años! ¿En qué periódico lo has leído, en qué canal lo has visto…? Ojo, yo no digo que Venezuela sea una potencia o que sea un paraíso; pero tampoco el infierno que pintan…

Saludos.

Otra cosa, y a propósito delo que mencionas sobre los medios, recomiendo leer este artículo de Vicenç Navarro, titulado “La demonización de Chávez en España”.

http://www.vnavarro.org/wp/?p=468


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: