Radio La Colifata: La Locura está en el Aire

Posted on 3 marzo, 2008. Filed under: Walter Duer -Buenos Aires | Etiquetas: , |

Por Walter Duer / Buenos Aires

Una recorrida por el dial de Buenos Aires casi no tiene sorpresas. Las voces de las locutoras y los locutores parecen haber sido moldeadas en serie y los mismos temas musicales se repiten hasta el hartazgo. Si incluso las bromas que se dicen en una estación podrían haberse escuchado en la anterior apenas segundos antes. Pero si el aburrimiento no vence al oyente antes de sintonizar el 100.1 de la frecuencia modulada (y esto es válido sólo para los que viven en el barrio de Barracas o cerquita de allí), encontrará allí voces originales, naturales, vivas y que, además, construyen ideas, conceptos, humor. Son los sonidos de los internos de un manicomio.

Por estas tierras, “colifato” es un sinónimo simpático de “loco”. Y los “colifatos” pobres van a parar, desde 1883, al hospital neuropsiquiátrico municipal José Tiburcio Borda. El “borda” (así, con minúscula) es también un argentinismo equivalente a “institución mental”, aunque menos simpático. Durante años, esta institución tuvo la peor fama en el inconsciente colectivo. Por un lado, la falta de cuidado de las instalaciones y algunas denuncias “a voces” que afirmaban que los internos recibían maltratos por parte del personal. Por el otro, la clásica discriminación natural que la mayoría de los seres humanos sienten hacia lo desconocido y, por qué negarlo, el miedo que hay alrededor de todo lo que está relacionado con la salud mental.

Alfredo Olivera es una de las personas que nunca temieron a los muros del “borda”, esos que separan a los “locos” de los “cuerdos”. Por eso, mientras estudiaba la carrera de psicología, hurgaba en su cabeza por una idea que permitiera una nueva forma de terapia para ayudar a los internos. Así surgió Radio La Colifata, un espacio de expresión y comunicación en el que los habitantes del Borda pudiesen hablar del amor, de la religión y, por supuesto, de la locura. Todos los sábados, de 14.30 a 19.30, los 1200 pacientes del hospicio pueden acercarse hasta el patio de la institución, donde está montado el estudio, y participar de los programas, decir lo que piensan o plantear interrogantes.

La palabra vedada

“Al principio, nuestra propuesta era amenazante, porque consistía en darle la palabra a quienes se suponen que tienen el discurso alterado”, confiesa Olivera, quien agrega además que, “esto, encima, se daba en el marco de una institución cuestionada”. La idea de La Colifata, que nació en 1991, fue pionera absoluta en el mundo. Porque, convengamos, hay que estar muy loco para poner un micrófono en la mano de un ídem.

La Colifata logró en poco tiempo lo que el Borda no consiguió en más de 100 años: abrir la entidad a todas las personas. Porque cualquier sábado uno puede ver a unos 20 ó 30 visitantes recorriendo los pasillos del neuropsiquiátrico sólo para acercarse a ver qué pasa en esa radio de locos. La repercusión tampoco se hizo esperar. Y si bien el alcance geográfico de la emisión es limitadísimo, los oyentes se suman de a millones, porque alrededor de 30 radios de toda la Argentina y hasta alguna frecuencia de Uruguay retransmiten grabaciones de los programas “colifatos”.

“La radio revaloriza el lugar de los pacientes como personas y motiva sus capacidades para desarrollarse”, dice Olivera. Y no miente. Muchos internos, los que tienen más experiencia frente a los micrófonos, son invitados de manera continua a otras emisoras para llevar adelante programas completos. Otros, los “corresponsales colifatos”, salen a la comunidad en busca de la noticia. Uno de los aspectos más sorprendentes es que, a pesar de que la radio lleva más de dieciséis años de funcionamiento, aún no ha recibido apoyo oficial por parte de la institución. De hecho, La Colifata jamás tuvo un espacio físico para funcionar dentro del Borda, todas las transmisiones se hacen al aire libre, en los llamados “jardines” del hospicio que, para no escapar de la locura circundante, son de cemento.

La ventana de la radio terminó de ampliarse cuando en 2004, Telefé, el canal de televisión de aire que suele ser uno de los dos de más rating de la Argentina, cedió su espacio para un programa especial de una hora, La Colifata TV, y lo mostró en su pantalla en horario central.

Una sociedad que se cuestiona

“El abordaje de la radio consiste en hacer que la sociedad se cuestione a sí misma, que genere dudas allí donde había sólo certezas”, indica Olivera. Sin embargo, el emprendedor admite que se camina por una cornisa muy delicada. La figura del “loco peligroso” no es realista ni positiva. Pero tampoco lo es una imagen idealizada de la locura como algo lindo, que es una de las reacciones que podría llegar a construir la radio en quienes la escuchan. “Buscamos ubicar a la gente en lo que la enfermedad significa y, al mismo tiempo, dar al enfermo un halo de dignidad”, sentencia Olivera.

Más allá del espacio de expresión y de la capacidad de comunicación que se logra entre los habitantes a ambos lados de los muros del Borda, La Colifata brinda excelentes resultados terapéuticos. Como dato, anualmente la radio colabora con el proceso de externación del 35 por ciento de los pacientes que se tratan. Además, es una forma de evitar reinternaciones, puesto que la tasa de personas que pasaron por La Colifata y que, luego de salir del Borda, debió volver a ingresar, alcanza apenas el 5 por ciento y es sensiblemente inferior a la media, cercana al 70 por ciento.

No olvidar: La Colifata es una OSC (Organización de la Sociedad Civil) que no tiene apoyo de las autoridades del hospital (“aunque sí, y mucho, de algunos de los profesionales que trabajan allí”, aclara Olivera), que no recibe financiamiento alguno y que ha armado un equipo de voluntarios que ha hecho todo esto ad-honorem durante muchos años.

La actualidad encuentra a Olivera en un proceso de profesionalización, un acercamiento al sector privado, a las OSC y al sector público para generar fondos que permitan aumentar el nivel y la calidad de este proyecto. “Queremos armar un equipo sólido y nutrido de profesionales de la salud. El modelo de voluntariado ha sido muy exitoso, pero ya se agotó. El desarrollo del proyecto y la demanda de tiempo que genera a los que participamos de él exigen hoy un staff rentado y con un compromiso completo”, indica.

Los ignorantes suponemos que los locos creen que hablan por radio. La Colifata nos permite a los “cuerdos” ingresar en esa fantasía.

Nota: En la página web de La Colifata puedes bajar emisiones de su programa “Acuse de Recibo”.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

5 comentarios to “Radio La Colifata: La Locura está en el Aire”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Uy! Pero si yo conozco a un buen de “locutores” aquí en mi país q están para el hospital y me imagino andan igual de cuerdos q los muñequitos de repetición q comentas, lo malo es q no lo reconocen.

chingon! radio comunitaria en serio! la comunicacion abriendose a vias vivas, reales…

Qué buena historia “colifata”. Me parece muy bueno que alguien haya tenido esa idea y se haya dedicado a trabajar el proyecto durante tantos años, seguramente en condiciones difíciles. Debéis tener muy buen sentido del humor para soportar el tráfico de Buenos Aires y además querer hacer radio colifata. Felicito además al autor, me ha gustado mucho su artículo.

hola me llamo juan y soy de sabadell barcelona trabajo en un colegio de disminidos siquicos en barcelona enseño a chavales de todas las edades ha montar montajes electricos focos cuadros electricos etc y estoy muy metido emocional mente con ellos me parece fenomenal su proyecto un saludo muy cordial y suerte

¡La Colifata viene a México!

A partir del 13 de octubre, Alfredo Olivera asesorará a un grupo de la UAM-Xochimilco (¡préstense honores al alma máter!) para generar un proyecto de radio (al lado de la UAM-X hay un psiquiátrico –a muchos nos mandaron los internos a comprarles refrescos).

Chequen la nota:
http://www.eluniversal.com.mx/sociedad/1098.html


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: