Conquistar el mundo… con la música

Posted on 29 febrero, 2008. Filed under: Domingo Medina -Caracas | Etiquetas: , , |

Domingo Medina / Caracas

 

Apenas la semana pasada se anunció que Escocia pondría en marcha para este verano una versión del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela. Para los venezolanos esto es motivo de orgullo, por muy distintas razones. Sin embargo, es algo prácticamente desconocido para el resto del mundo. De hecho, cuando le mencioné a Témoris que escribiría sobre este sistema me pidió que le pusiera gancho (o garra, creo), porque –palabras más, palabras menos- leer un rollo sobre las orquestas juveniles de Venezuela daba más o menos hueva (Témoris, perdón por la indiscreción).

 

Vale, da hueva. Sin embargo, aquí va el rollo.

 

En agosto del año pasado, el público asistente a los Proms (los famosos Promenade Concerts, de Londres) le brindó ovaciones de 30 minutos a una orquesta cuya edad promedio era poco más de veinte años: el director, Gustavo Dudamel, con 26 años, era el mayor de todos. El episodio se repitió en Alemania, Holanda, Bélgica, Estados Unidos, México, España… En Los Ángeles y Nueva York las entradas se agotaban el mismo día que salían a la venta. Simon Rattle, Director de la Filarmónica de Berlín, no se aguantó y se vino a Venezuela a dirigir una orquesta “cuyos músicos no tocaban el piso con sus pies” y que no sólo tocan , sino que también bailan.

 

Los muchachos del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela son considerados unos fenómenos. (Y no es sólo Rattle; Plácido Domingo, por ejemplo, lloró cuando los escuchó en Nueva York. El tenor, entre otros, considera que el futuro de la música clásica está en Venezuela.) También en Venezuela son unas estrellas, especialmente Dudamel, quien no solamente ha sido invitado por Rattle a dirigir la filarmónica de Berlín, sino que en 2006 fue nombrado Director de la Orquesta Sinfónica de Gotemburgo y recientemente Director de la Filarmónica de Los Ángeles.

 

¿Pero quiénes son estos muchachos? Pues, los más de 200 que en 2007 salieron de gira por Europa y el norte de América y recibían ovaciones dondequiera que se presentaban son apenas parte de lo que aquí en Venezuela se conoce como “El Sistema”, la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, del que participan más de 250.000 muchachos, de los que apenas un tercio ha dejado la adolescencia (los otros están en primaria o van al preescolar). Y tampoco es que sean “hijitos de papá”. Al contrario, la inmensa mayoría proviene de clases populares.

 

Eso en Venezuela, especialmente en ciudades como Caracas, Valencia o Barquisimeto, significa mucho. Porque significa ganarle espacio a la droga, a la violencia, el alcoholismo, la prostitución, la delincuencia y otros males que acechan a los jóvenes en nuestros países. El Sistema fue creado por el maestro José Antonio Abreu en la década de los setenta, pero hoy en día ha superado todos los objetivos y todas las previsiones de Abreu. Desde hace un buen El Sistema fue asumido como política del Estado y hasta en sitios tan recónditos como Río Claro hay niños y adolescentes tocando melodías de Mozart, Beethoven y otros grandes.

 

Son estos muchachitos los que tienen al mundo de la música clásica embelesado. Lástima que eso no de para titulares. Probablemente porque no son niños o jóvenes muy realistas sino más bien soñadores.

Les dejo aquí un videito.

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

12 comentarios to “Conquistar el mundo… con la música”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

No te preocupes, hermano, si me encanta que me saquen a balcón!
Lo bueno es que no te dije “comes y te vas”, ¿no? Ya se ve que el apoyo y la asesoría que le ha dado Fidel a Venezuela es más generosa de lo sospechado. Bien vale el petróleo que envían de vuelta.

Está genial la orquesta, y además, muy divertida. Se ve que los chicos se la pasan bien y hasta la locutora se entusiasma.

Lo único, Domi, lo único… son esos unifooormes, Domi. Me dejan una sensación entre Campos y Parchís.

Ahí muere…

padrísimo. Un programa socio-cultural para jóvenes que no haya sido (como en muchos casos en méxico y el mundo) un nido de demagogia y corrupción, Bravo…

Con uno solo de estos chavos que, aunque no haga de la músico un modo de vida, haya desarrollado sesnibilidad artísitica, disciplina, amor al trabajo, al prójimo, etc. ya valió la pena.

Disiento de mi queridísmo témoris, les sientan mejor esos pants a chavos de esa edad que un frack.

Ya veremos a roura o a valeria ejecutando el huapango de moncayo para orgullo de su padre el único barquisimetano, que no toca ni el pandero.

Maravilloso post; logros de esa magnitud no se dan todos los días, así que me parece muy bien que pongas el tema en el candelero. En verdad los niños son unos virtuosos.

Me encanta la idea en estas épocas en q solo escuchamos de rap, hip hop y reggaeton, imagino q tendrán algún encanto pero la música clásica, ha demostrado su valía al perdurar a través de los tiempos.

Excelente escrito…
Aunque conozco la experiencia, nunca me he puesto a verlo de la manera que la describes.

En lo personal considero lamentable el comentario de Témoris. Es la típica relación liberal del ¿cuánto me das? Además que no entiendo que pito tocan los cubanos en esta conversa.
Bien que lo dice Alex en su comentario: “Con uno solo de estos chavos que, aunque no haga de la músico un modo de vida, haya desarrollado sensibilidad artística, disciplina, amor al trabajo, al prójimo, etc. ya valió la pena” una reflexión que va más haya del “resultado” contable

Conquistar el mundo… con la música

Apenas la semana pasada se anunció que Escocia pondría en marcha para este verano una versión del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela.

Claro que no entiendes qué tienen que ver los cubanos.

Hace falta conocer algo de la picaresca política caribeña de los últimos años.

Pero no te preocupes, lo escribí para Domingo, no para que tú lo entendieras.

Disculpa por quitarle el tiempo a nuestro Dios sabio e iluminado Témoris a quien la verdad le pertenece.

Tus exposiciones periodísticas (caracterizadas por un mar de conocimiento en un dedo de profundidad) nos llenan de regocijo y alegría

Gracias ¡Oh mi bien iluminado!

Saludos

El Sistema acaba de ganar el Premio Príncipe de Asturias a las Artes 2008, lo que quiere decir que los carajitos y el mismo sistema sí deben tener algo.

Como venezolano me siento muy orgulloso por el premio que han alcanzado y, más importante, por lo que este significa para todos los niños y jóvenes que pertenecen al sistema. Venezuela está de fiesta.

Los cables traen la noticia del primer ensayo de Gustavo Dudamel, director de la Filarmónica de Los Ángeles, con niñños de la capital californiana, en su mayoría pobres y latinos. Una vez más, me siento orgulloso de nuestro sistema de orquestas, que ahora comienza a exportarse también, ¡quién lo diría!, a los mismísimos Estados Unidos.

Para el que quiera leer la nota completa, le dejo el link:

http://www.eluniversal.com/2008/12/09/til_art_dudamel-es-el-superh_1182617.shtml

Mingo,

yo también felicito no sólo a Gustavo Dudamel y la Orquesta Juvenil e Infantil por los éxitos y reconocimientos, sino a todos los venezolanos, porque orgullosos han de estar por ello.

También comento que Gustavo Dudamel es muy conocido aquí en Hungría, un país con una gran tradición en la ensenyanza de la música clásica y folklórica. Como ejemplo basta mencionar a Ferenc (Franz) Liszt, Béla Bártok o Zoltán Kodály, creadores no sólo de verdaderas piezas musicales, sino de métodos de aprendizaje también. El problema nuestro en América Latina es que consideramos (y practicamos) que la música clásica es sólo para la élite. Son muy pocas las asignaciones de los gobiernos para el cultivo de las artes y la música, quedando éstas en la iniciativa privada y de difícil acceso a los grupos menos favorecidos. De allí el ejemplo de Venezuela, ejemplo que se tendría que propagar más por toda la región. Más educación es lo que necesitamos en las ciencias, en las artes, en las humanidades para salir de nuestro atraso y en ello, los gobiernos tienen que jugar un papel de primera magnitud. Al fin y al cabo no es un favor que se nos hace, es simplemente materializar los postulados y principios constitucionales.

Un abrazo desde Hungría,

Domingo Lilón


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: