Voto con el corazón: los jóvenes y la primarias en Estados Unidos

Posted on 11 febrero, 2008. Filed under: Eileen Truax -Los Ángeles | Etiquetas: , , , , |

Eileen Truax / Los Ángeles

 “Y tú, ¿por quién vas a votar?”. La pregunta está en el aire en cada estado, ciudad, pueblito, como cada cuatro años y como ocurre en cualquier país que esté por ir a una reñida elección presidencial. La novedad es que ahora la pregunta viene primordialmente de otro lado: tipos de no más de 20 años, con piercing en los labios, con el pelo rosa; chicas de 16 que aún no pueden votar, pero que hacen campaña y donan su tiempo, y sonríen, y convencen; jóvenes que entre una y otra entrevista de trabajo agarran un montón de volantes y se salen a tocar puertas.

El agradecimiento, coinciden aquellos con quienes he comentado el asunto, debemos hacérselo llegar a George W. Bush y a su gobierno que durante los últimos ocho años se dedicó a crear las condiciones para que una gran parte de los jóvenes de Estados Unidos sientan que el futuro es incierto, que su opinión no cuenta y que ya estuvo bueno de que otros decidan por lo que va a ser su vida en los años por venir. Y su opinión no es poca cosa: se estima que uno de cada cuatro votantes en la elección presidencial de noviembre se ubica entre los 18 y los 30 años de edad.

“Esta es una elección diferente”, me dijo Mike, de 30 años, mientras recogía un paquete de propaganda electoral para ir a repartirla en Las Cruces, Nuevo México. “Hace cuatro años yo voté por Kerry pero era únicamente porque quería que saliera Bush. En esta ocasión voy a votar por Obama porque creo en él. La vez pasada no lo hacía por el candidato, no lo hacía con el corazón, y creo que muchos de mis amigos piensan lo mismo; esta vez van a votar porque les sale del corazón”.

Ese día un grupo de jóvenes de la Sociedad de Alumnos de la Universidad del Estado de Nuevo México celebraba una reunión con Michelle Obama, la esposa de Barack Obama, justo un día antes de los caucus demócratas en ese estado. Los chicos preparaban las preguntas que le harían a la aspirante a primera dama, preguntas para tener argumentos suficientes para votar por su candidato: cómo va a  manejar la recesión que se aproxima, cómo va a generar empleo bien pagado para profesionistas, cómo va a regular el mercado hipotecario para que algún día esta generación pueda comprar una casa.

Chas, un estudiante que regresó a la universidad a sus 48 años –y que desde luego ya no se considera tan joven-, me habló del entusiasmo que lo ha contagiado en el campus.

 “Creo que la generación de antes era más idealista, pero ahora los jóvenes ven las cosas con los pies en la tierra. Antes ir a la universidad era algo que se hacía por gusto, pero ahora es indispensable para entrar en el mercado de trabajo; así que a los jóvenes les preocupa saber si cuando terminen de estudiar efectivamente van a poder tener un trabajo”, comentó.

En Iowa Erika, una chica de 26 años, hacía campaña por Bill Richardson, gobernador de Nuevo México y precandidato que se retiró de la contienda tras las primarias de New Hampshire. Erika viajó con un grupo de jóvenes desde California para hacer campaña por Richardson entre los latinos de Iowa durante los días previos al caucus. Cuando le pregunté sus motivos, entre otros, me habló de su compañero durante la preparatoria José Casanova, quien murió hace dos años en Irak. “Necesitamos votar por alguien que termine con la guerra absurda en la que se metió el gobierno de Bush. Sé que si alguien como Richardson llega a la presidencia ninguno de mis amigos tendrá que seguir arriesgando su vida allá”, me dijo en esa ocasión.

En New Hampshire, el día en que se celebraban las elecciones primarias, dos chicas de preparatoria sostenían carteles con el nombre de Obama en medio de la nieve; su manera de participar al no tener aún edad para votar. Y aunque en algunos otros estados, como California y Nueva York, grupos de chicos, particularmente mujeres, trabajan como voluntarios en la campaña de Hillary Clinton, la realidad es que el joven senador de Illinois es quien ha tenido un impacto mayor entre el voto joven por representar una bocanada de aire fresco para el sistema. Estos chicos, los nacidos a finales de los años ochenta, no han visto en toda su vida gobernar a alguien que no se apellide Bush o Clinton. Y francamente, ya no quieren más de lo mismo.

Para Ryan, de 27 años, es importante que el entusiasmo que han mostrado los jóvenes sea reconocido por Hillary Clinton en caso de que ella resulte la candidata nominada.

“Si gana debe tomar la antorcha que Obama encendió, debe reconocer su liderazgo, escuchar a los jóvenes e incluir sus propuestas en su forma de gobernar”, dijo. “Eso es lo que espero de un candidato demócrata”.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

2 comentarios to “Voto con el corazón: los jóvenes y la primarias en Estados Unidos”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Muy buen post q haré leer a mi hija de 12 para q comprenda la importancia de ejercer sus derechos

Muchas gracias Eileen. Ése es uno de los aspectos más motivantes de esta competencia: ha involucrado a sectores normalmente apáticos, escépticos y aburridos de la política. Y creo que se lo debemos específicamente a Obama: ninguno de los demás candidatos, los actuales y los que abanadonaron, tiene nada que apele particularmente a los jóvenes. No McCain, que aunque es mayor que Hillary me parece mucho más juvenil que ella en actitud, pues sigue teniendo 71 años y un ánimo belicoso que no inspira a alguien que apenas se está incorporando al mercado laboral. Ni Hillary, que actúa con toda la técnica de una política de largos colmillos.

Obama es la clave. Y me encanta porque la discusión entre demócratas e independientes sobre si tú eres negro y vas por Obama o tú eres blanco o mujer y vas por Hillary, se queda como por allá arriba de los 40 (o de los 35, tal vez): los jóvenes van por Obama.

(Ya me vas a dar mi cacerolazo… pero no importa, estoy acostumbrado.)


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: