Eugenesia en el siglo XXI

Posted on 14 enero, 2008. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: |

Nota de apoyo a la serie de Témoris Grecko “¿Hay razas más inteligentes que otras?”

El Pioneer Fund fue creado en 1937 por Harry Laughlin, quien es presentado discretamente en “The Bell Curve” como “un biólogo que estaba especialmente preocupado por mantener alto el nivel de inteligencia estadounidense mediante políticas de inmigración adecuadas”. No es la manera más honesta de describirlo. Laughlin era un admirador de las políticas nazis de raza y esterilización. Después de que Hitler firmó la Ley para la Prevención de la Progenie Defectuosa, Laughlin publicó un artículo en el que alababa a Alemania por ser una de las “grandes naciones del mundo” por haber reconocido “los fundamentos biológicos del carácter nacional”. Dos años antes de crear el Pioneer Fund, fue distinguido con un grado honorario por la Heidelberg Universität, que ya para entonces había expurgado a todos sus profesores judíos. El principal donador del Pioneer Fund fue Wickliffe Draper, quien asistió a un congreso sobre población en Berlín, en 1935. Su compañero de viaje y colega de Laughlin, Clarence Campbell, dio una plática en la que afirmó: “La diferencia entre el judío y el ario es tan insuperable como la que hay entre blanco y negro. Alemania ha sentado un patrón que otras naciones deben seguir. A ese gran líder, ¡heil Hitler!”

La eugenesia es una pseudociencia que pretende mejorar la población (o la raza) mediante intervención directa. Se inspira en la cría selectiva de animales que trata de crear mejores especies mediante la exclusión de los individuos defectuosos y el refuerzo de los considerados ideales. Sólo que en el caso de la eugenesia, con lo que se juega es con personas. La eugenesia positiva fomenta la reproducción de quienes considera como genéticamente aventajados. Va de la mano con la eugenesia negativa, que busca reducir o eliminar la fertilidad de los que llama genéticamente desaventajados.

Laughlin, Dreper y Campbell estaban fascinados por las políticas eugenésicas de los nazis, que llevaron a cabo experimentos en seres humanos vivos para poner a prueba sus teorías genéticas, lo que incluyó los famosos trabajos de Josef Mengele con prisioneros de los campos de concentración. Entre 1934 y 1937, unos 400,000 alemanes “físicamente inadecuados” fueron sometidos a esterilización y decenas de miles de incapacitados fueron asesinados. Esto fue mucho más allá durante el holocausto, durante el que eliminaron a millones de personas “indeseadas”: judíos, gitanos, testigos de Jehová y homosexuales.

El Pioneer Fund financió las investigaciones que sirvieron para escribir “The Bell Curve”, mismas que fueron posteriormente presentadas como de gran relevancia (en “Treinta años de investigación en diferencias de raza en la habilidad cognitiva”) por quien dirige el Pioneer Fund desde 2002: J. Philippe Rushton es un psicólogo que sostiene que el tamaño de lo que él llama “cerebro negroide” es inversamente proporcional al del “pene negroide”, y que ha participado en convenciones racistas para afirmar que las vaginas de las mujeres blancas son más largas que las de las mujeres negras, lo cual les permite dar a luz bebés con cerebros más grandes.

(Regresa a la última parte de la serie, “los racistas bobos”, aquí.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: