¡Y los niños sí marcharon! (Caso Lydia Cacho)

Posted on 17 diciembre, 2007. Filed under: Invitados | Etiquetas: , , , , |

Mundo Abierto

En la mayoría de los portales de noticias se difundió la noticia sobre La marcha de las Niñas y los Niños, realizada el domingo 16 de diciembre de 2007 en la Ciudad de México. Enumeramos aquí algunos hechos y datos para complementar la información difundida por los medios de comunicación.

1. Unos 400 adultos acompañaron a los 40 ó 50 niñas y niños que acudieron a la marcha en contra del atropello a las garantías individuales de Lydia Cacho.

2. La manifestación inició en la explanada de la estatua del Caballito y concluyó frente a la entrada principal de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El evento duró aproximadamente una hora y media.

3. Seis ciudadanos que sostenían carteles con las fotografías ampliadas de los seis ministros de la vergüenza caminaron al frente del contingente.

4. Algunas de las consignas que más se escucharon durante la caminata: “Las niñas y los niños, contra Marín”. “Justicia sí, pederastia no”. “Todos somos Lydia”. O la gente gritaba: “Lydia”, y enseguida: “No estás sola”. Luego de que alguien decía el nombre de algún ministro, la gente coreaba: “Que renuncie, que renuncie”. “Juicio político, a Marín”. “Olvidaron a los niños, ganó el cognac”. “Abuso a menores, nunca más”.

5. Al pasar por el Hemiciclo a Juárez, los manifestantes les pidieron a los activistas del colectivo Resistencia Creativa –que se encontraban ahí reunidos– que se integraran a la caminata. “Júntense, júntense”, les decían. La dirigente de este grupo, Jesusa Rodríguez, convocó a sus compañeras y compañeros para que se sumaran al contingente de la marcha ciudadana contra el vergonzoso fallo de la Corte.

6. Durante el trayecto algunos ciudadanos compraron huevos con la intención de, al finalizar el recorrido, arrojarlos a las fotografías ampliadas de los seis ministros de la vergüenza.

7. En la entrada de la puerta principal de la Corte se colocaron los seis ciudadanos que portaban las fotografías ampliadas de los ministros. Frente a ellos un contingente de unos 15 niños. Dos botellas de cognac fueron mostradas por los manifestantes.

8. Los fotógrafos rodearon la escena. Tomaron imágenes. Los camarógrafos hicieron lo propio. Los reporteros entrevistaron a algunos de los asistentes y tomaron nota de los hechos.

9. Un ciudadano que portaba un altavoz alentaba las arengas antes citadas.

10. Luego tomó el altavoz Jesusa Rodríguez, quien informó que la escritora Elena Poniatowska se encontraba entre los asistentes a la marcha. La agencia de noticias EFE dio a conocer más tarde que Alicia Elena Pérez Duarte, ex fiscal de delitos contra las mujeres, también estaba ahí. Esta funcionaria renunció a su cargo en días recientes porque consideró que el fallo de la Corte ponía en cuestión la eficacia del sistema de justicia mexicano. También acudió al lugar el perredista Gerardo Fernández Noroña, quien mantuvo un perfil discreto. No tomó el altavoz, no se puso en las primeras filas. Fue una marcha ciudadana: convocaron ciudadanos, acudieron ciudadanos, entre los que se encontraban las personalidades antes mencionadas.

11. Con la finalidad de no manchar a los fotógrafos con los huevazos que estaban a punto de ser arrojados, los ciudadanos que estaban al frente le pidieron a Jesusa Rodríguez que por medio del altavoz organizara el modo en el que se arrojarían los huevos. La gente se hizo para atrás.

12. Y zaaaaz: los niños que estaban al frente hicieron los primeros lanzamientos. Los seis ministros quedaron manchados (luego de haberse manchado con ese fallo atroz). Luego vinieron los lanzamientos de los adultos. La fachada de la Corte quedó manchada (quizá no tanto como la conciencia de sus ministros).

13. Algunas consignas más. “Las niñas y los niños, contra Marín”. “Todos somos Lydia”. “Que renuncien, que renuncien (los ministros)”. “No estás sola (Lydia)”.

14. Y adiós.

Circulan por internet otras convocatorias a marchas para protestar contra el fallo de la Corte. También algunas invitaciones a sumarse a una lista de ciudadanos inconformes con la resolución de los ministros que atentaron contra la justicia. A lo largo, del lunes, en Barcelona y París se desarrollarán acciones de apoyo a Lydia Cacho (los blogueros de Mundo Abierto ya nos contarán cómo les fue). Enseguida reproducimos la carta que enviaron 32 periodistas de Los Ángeles.

Los Ángeles, California, 16 de diciembre de 2007

A LA OPINIÓN PÚBLICA:

Los abajo firmantes, periodistas que radicamos en la ciudad de Los Ángeles, California, manifestamos por este medio nuestra indignación por el vergonzoso fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el caso de Lydia Cacho en contra del gobernador de Puebla, Mario Marín.

Consideramos que este fallo atenta contra las garantías individuales de la periodista y deja en la impunidad a quienes desde el gobierno contribuyen al encubrimiento de las redes de pederastia en México.

Expresamos nuestra solidaridad con Lydia Cacho y hacemos un llamado a las autoridades mexicanas para que se investigue y se castigue a los responsables de los asesinatos, desapariciones y violaciones a los derechos humanos de los periodistas en ese país.

Agustín Durán, La Opinión.

Alberto Avilés, Diario San Diego.

Alejandro Cano, La Opinión.

Alicia Morandi, La Opinión.

Antonieta Mercado, periodista independiente.

David Torres, La Opinión.

Diego Sedano, documentalista independiente.

Eduardo Blancas, periodista independiente.

Eileen Truax, La Opinión.

Enrique Morones, Morones por la Tarde, La Tremenda 1050 AM.

Francisco Mendoza, El Porvenir Latino.

Freya Rojo, Nuestra Voz, Radio Pacifica 90.7 FM.

Gerardo Lorenz, comentarista de radio.

Isaías Alvarado, La Opinión.

Iván Mejía, EFE News.

Jorge Morales, La Opinión.

José Luis Benavides, Departamento de Periodismo, UC Northridge

Lucero Amador, La Opinión.

Luis Arritola. Para Todos Magazine.

María Ballesteros, La Opinión.

Óscar Mendoza, El Porvenir Latino.

Patricia Flores, La Opinión.

Paulina Herrera, periodista independiente.

Pedro Seminario, La Opinión.

Pilar Marrero, La Opinión.

Ricardo Moreno, Nuestra Voz, Radio Pacífica 90.7 FM.

Rubén Luengas, conductor del programa En Contexto.

Rubén Tapia, Enfoque Latino, Radio Pacífica 90.7 FM.

Sofía Ramos, KRCA TV Canal 62.

Virginia Gaglianone, La Opinión.

Victoria Infante, La Opinión.

Yurina Rico, La Opinión.

¿QUÉ OPINAS DE LA MARCHA DE LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS CONTRA EL FALLO DE LA CORTE EN EL CASO DE LA VIOLACIÓN A LAS GARANTÍAS INDIVIDUALES DE LA PERIODISTA LYDIA CACHO?

¿ESTUVISTE EN LA MARCHA DEL DOMINGO? CUÉNTANOS CÓMO LA VISTE.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

18 comentarios to “¡Y los niños sí marcharon! (Caso Lydia Cacho)”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Compañeros:
En París se hizo entrega al Embajador de México en Francia de una carta de rechazo al fallo de la SCJN con firmas de ciudadanos mexicanos y franceses.
Por otro lado, Reporteros sin Fronteras emitió un comunicado deplorando a su vez la exoneración de Mario Marín. Este es el enlace.
http://www.rsf.org/article.php3?id_article=24606

Saludos desde París.

En Barcelona, esta mañana tuvimos un encuentro con periodistas para explicar en los medios españoles cómo ha ido el caso. Aimée Vega, especialista en feminicidios, habló sobre Violencia Feminicida en México. Yo hablé sobre el caso concreto de Lydia Cacho. Casa América Catalunya pasó el reporte en su página web y esta tarde a las 19.00 hemos preparado un coloquio en el Colegio de Periodistas de Catalunya.

Fue reconfortante, ante la indefensión que sentimos como ciudadanos, acompañar ayer a los niños a la corte.

saludos

un aspecto de la marcha tomado desde mi telefono.

Hasta q alguien les dio lo q necesitaban esos ministros, ojala los hubieran tenido bien puestos para oponerse a esa aberrante fallo.

Los gritos y pancartas influiran en los
corazones de los magistrados, pero no en
la mano de quien redactara la sentencia.

“Porque otros abusan de niños y los jueces no los defendieron”.
Fue la respuesta que entre la multitud y frente a la Suprema Corte, me dio Erick, un pequeño de siete años, cuando le pregunté ¿sabes por qué les avientan huevos?
Pensé en la objetividad de su respuesta. Me agaché, quería acercarme y conocer más de su explicación infantil, y solté la segunda:
¿Y sabes cómo abusan de ellos?
Con una mirada en la que parecía pedir mi permiso para responder dudó. Subió su mirada buscando la de su madre y ella asintió: Tú sabes Erick, díle.
Sobando parte de la cintura de su mamá con su mano pequeña, se animó a decirme más quedito:
“Sin ropa los lastiman y los tocan y… por eso la gente está enojada”.

Y es una parte de la verdad. Por eso estamos enojados.

Ayer, el ver por primera vez a tantos niños en una marcha me causó un gran asombro. Admiré su participación, su rabia. Sentí un poco de satisfacción al confirmar que las Instituciones no son intocables y que sus titulares deben ser cuestionados por sus actos y decisiones.

Me llevé las palabras de Erick. Pensé que niños, mujeres y periodistas colocamos el simbolismo que cargamos en este caso y dimos vida a la frase: “Lydia no estás sola”. Expresamos nuestra ira. Y aún cuando el fallo de la Corte no cambie, nuestra herida de inconformidad gritó y quedó en las puertas de la institución:

“Simplemente no lo aceptamos”.

Pero… ¿la otra parte de la indignación? la negación de la violación de las garantías individuales.

Olga Sánchez, una de las ministras que votó en contra del dictamen, explicó la semana pasada en el Diario Milenio que el artículo 97 autoriza a la Suprema Corte a investigar “violaciones graves a las garantías individuales”, y para el caso de Lydia, la investigación se centró en lo que ya sabemos: saber si hubo o no intento de las autoridades de Puebla para violar sus derechos fundamentales.

No exhibirle una orden de aprensión, no notificarla previamente, no ver el oficio de colaboración de las Procuradurías de Puebla y Quintana Roo, sí representan violaciones a sus garantías, pero para dar efectividad al artículo 97, deben ser “violaciones graves”, es decir “aquellas de grandes magnitudes que llegan a ser sistemáticas, generalizadas y que conmocionan a toda una colectividad”.

Y así continúa la entrevista, entre frases bien hechas y explicaciones frías en donde repite tres veces: “deben ser de grandes magnitudes que lleguen a ser sistemáticas, generalizadas y que conmocionan a toda una colectividad”.

Pienso que todas sus explicaciones no pueden ser entendidas de manera literal. Quieren continuar justificando que el traslado fue el motivo de la investigación, y ya, pero no hay justificación moral para descontextualizarlo.
A Lydia no se le detuvo por los delitos que le imputaron, se le detuvo por haber hecho uso de su libertad de expresión y haber denunciado redes de pederastia.

No entiendo ¿qué les hace pensar que el operativo planeado por las autoridades de Puebla no fue un exceso? Que el contubernio de dos autoridades estatales que castigan las denuncias de una periodista ¿no es un evento de gran magnitud? Por qué no creen que conmocionan a una colectividad de periodistas que podrían limitar su libertad de expresión?

Pues sí, lo que vimos el domingo pasado fue una muestra de la gran indignación que generó el fallo de los ministros de la verguenza. Tantos niños andando, aprendiendo de sus padres que luchar por la defensa de los derechos humanos es una tarea que no podemos eludir. Niños que de verdad estaban enterados de a qué iban, porque sus padres se los explicaron. Algunos niños sabían el tipo de crimen que cometen los pederastas, otros simplemente saben que unos jueces malos decidieron no proteger a una periodista que denunció que unos señores malos maltrataron a unos niños. Pero la contundencia de ese argumento (que unos jueces malvados decidieron no proteger a una periodista que denunció que unos señores malos abusan sexualmente y comercian con los cuerpos de unos niños) es lo que la da vida a las acciones de protesta.
¿Y ahora qué?
No sé.
Durante la marcha un amigo me preguntó si creía que esto iba a servir de algo. La verdad es que le dije que no, y eso pienso. Parece una contradicción pero no lo es. ¿Por qué me metí a esto, no sólo a asistir a la marcha sino a ayudar en la tarea de convocar a través del correo electrónico a más gente? ¿Por qué me metí a esto si creo que nada va a cambiar? Quisiera decir que a lo mejor los magistrados se sensibilizan, que el presidente Calderón atiende el asunto y ordená a la PGR que haga que se cumpla la justicia, que los congresistas tomarán nota de la relevancia del asunto e iniciarán un proceso de juicio político contra el Góber Precioso. Pero no. La verdad es que no creo que nada de eso pase. Ojalá me equivoque. Ojalá. Sí pienso, en cambio, que la incidenciá de este tipo de manifestaciones inciden en la cultura cívica. Protestar sirve para decirle a los que nos rodean, a los que nos acompañan en las marchas, a quienes nos leen, que no estamo de acuerdo con las violaciones a los derechos humanos, a la libertad de expresión. Espero que esta marcha haya servido para que más personas estén dispuestas a manifestar de algún modo su desacuerdo con los atropellos que ejercen los poderosos. En México es insultante y vergonzoso el modo en el que se ejerce el poder. POr eso tenemos el sistema de justicia que tenemos, y la maltratada democracia que tenemos.

UNA NOTA INTERESANTE:
Experta denuncia complicidad autoridades México con violencia contra mujeresBarcelona (España), 17 dic (EFE).- La investigadora Aimée Vega Montiel denunció hoy que la violencia contra mujeres en México es “estructural y transversal” y se apoya en “el vacío legal” y la “complicidad” de las autoridades, que dejan impunes los asesinatos de miles de mujeres cada año. “La periodista Lydia Cacho es una superviviente de violencia feminicida”, según Aimée Vega Montiel, integrante de la Red Nacional de Investigadoras por la Vida y la Libertad de las Mujeres, y una de las investigadoras que participó en la elaboración del informe sobre los “feminicidios”, asesinatos de mujeres por el hecho de ser mujeres. Durante el año 2005 se registraron en México 6.000 asesinatos de mujeres que, de acuerdo con sus datos, “son en el mejor de los casos un 10 por ciento” de todos los que se produjeron y no se circunscriben a Ciudad Juárez, los mas conocidos, sino que se dan en todo México. La feminista mexicana se declaró optimista respecto al reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres en México a través de la Ley general de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia aprobada en febrero de este año por el Parlamento mexicano. La red ha contribuido al desarrollo de esta ley con la presentación esta semana de una ley tipo que permite a cada entidad administrativa -federal y local- elaborar la suya como establece la ley general. Vega Montiel, que visita Barcelona para participar en los actos organizados por el colegio de Periodistas de Cataluña en solidaridad con la Marcha de los Niños, celebrada ayer en México. Fue una marcha de protesta por el fallo de la Suprema Corte mexicana que elude pronunciarse sobre las redes de pederastia descubiertas por Lydia Cacho, de las que han sido víctimas miles de niños, y dictamina que no fueron violados los derechos de la periodista durante su detención en 2005. Cacho destapó una red de pederastia en el sureste del país en su libro “Los demonios del Edén”, a la que vincula al empresario de origen libanés Kamel Nacif, un amigo cercano del gobernador de Puebla, Mario Marín, y también al libanés Jean Succar Kuri, quien permanece preso en un penal. Tras la publicación del libro, la periodista fue apresada en diciembre de 2005 en Quintana Roo, en el Caribe mexicano, por policías de Puebla, los cuales la condujeron en automóvil a ese estado del centro mexicano, situado a 1.869 kilómetros de distancia del primero. La Corte falló en noviembre que no hubo violaciones graves contra la periodista cuando fue detenida por una supuesta conspiración en la que habrían participado el gobernador Marín y miembros de una red de pederastas. Tras ese fallo, dimitió la fiscal mexicana para los delitos contra las mujeres, Alicia Elena Pérez Duarte, que fue la primera titular de esta fiscalía especial creada en febrero de 2006 para atender los asesinatos de mujeres. EFE

Chava: Yo creo qué si sirvió y que en general sirven estas acciones como tú mismo reconoces en tu comentario. No creo que cambien el curso de la historia tampoco, pero de entrada hacen recular la indiferencia en el plano individual y eso se contagia.
Una pregunta ¿Qué tal cubrieron en México la Marcha? ¿Qué medios la pasaron por alto? ¿No ha habido reacciones de Lydia?
Abrazo.

Chava
Veo que cogiste de EFE lo que organizamos en el Colegio de Periodistas de Catalunya. La verdad, no sé si sirva o no para que la Corte Suprema cambie o los jueces cambien…Pero creo que algo está cambiando en los ciudadanos de dentro y de fuera de México. Cuando empezasteis a contar lo de la marcha en Mundo Abierto, yo no sabía qué hacer en Barcelona, por dónde empezar, una marcha no era suficiente porque saldríamos tres a la calle; los que conocemos México. Pensé en una charla, más simólica que otra cosa. Pedí ayuda al Colegio de Periodistas para presentar el caso. Me dieron una sala y me apoyaron en todo. Pedí ayuda a Aimée Vega, que estaba de vacaciones en Barcelon, y por supuesto me apoyó y se preparó una charla impecable. Pedí ayuda a Casa América-Catalunya y nos la dio. La verdad no lo esperaba y el evento simbólico se convirtió en un evento totalmente reivindicativo. Salió en radios y en periódicos. Ayer al colegio vinieron gentes de todo tipo: mexicanos que estaban de vacaciones en Barcelona, barceloneses que acudieron al llamado México: periodistas, niños y niñas, y mujeres en el punto de mira. Se generó un debate interesante. Yo presenté el caso de Lydia y la gente lo siguió con interés y luego Aimée Vega nos explicó que en seis años habían asesinado a 6.000 mujeres en México y que, gracias a la red en la que ella participa y a Marcela Lagarde, se había aprobado una ley que tiene como objetivo proteger a las mujeres. Los no mexicanos, por supuesto, no sabían nada. Solo les sonaba Ciudad Juárez. Ayer supieron que el fenómeno del feminicidio es transversal y afecta a todo el país. Tanpoco sabían que México es el segundo país más peligroso del mundo para los periodistas. También ayer lo supieron. México se vende muy bien al exterior. Al final todos nos levantamos, pero nadie quería irse y seguían haciendo preguntas sobre la impunidad, sobre la corrupción, sobre ese México que afuera se desconoce y que quizá con la presión de dentro, y también la internacional, cambie. El acto sí sirvió.

Catalina,¡Muchas felicidades por el esfuerzo y el compromiso!

Qué bien que hayan tenido tan buen impacto. Aimé es excelente, el tema lo amerita, pero sin duda, tu esfuerzo y plática valió muchísimo.

Un grande abrazo,
Makieze

Cargar una de las fotos de los ministros me ayudó
dó a externar mi ira. Mucha gente se amontonaba e
para ver pasar la marcha. Pienso que cuando menos
nos algunos se habrán hecho concientes de la
gravedad del problema.

Chava, lei tu comentario con detenimiento y yo creo que ademas de la denuncia publica, hay algo para lo que definitivamente sirvio la marcha del domingo: los niños que asistieron, y los que al verlos pasar seguramente preguntaron a sus papas de que se trataba el asunto, empezaran a incorporar en sus esquemas de cultura politica y ciudadana el hecho de que acciones como la de la SCJN son reprobables y terminan generando el repudio de la sociedad. Esos niños y jovenes son los que en las proximas decadas tienen en sus manos la posibilidad de impedir que el patron de colusion entre el poder economico y el gobierno se reproduzca ad infinitum.

Coincido con Manuel, ojala nos pudieran dar a quienes estamos fuera de Mexico una vision mas detallada de la manera en la que la marcha fue cubierta por los medios locales. Este lunes por la noche vi algo en el noticiero de Lopez Doriga, pero no se si ademas de eso hubo algo mas.

LA GENTE GRANDE Y LA GENTE CHIQUITA
La gente que acudió a la marcha y los colegas de este blog que movieron el asunto en Barcelona, París y Los ängeles merecen un reconocimiento. Qué chido que compartamos la preocupación pero sobretodo la responsabilidad social de actuar en favor de una causa que merece toda la atención del mundo. Lástima que los poderosos de este y otros países sean gente tan frívola, tan chiquita.
LOS MEDIOS
La cobertura que hicieron los medios de la marcha estuvo básicamente muy bien. Los principales diarios llevaron la nota, muchos en primera plana, con buenas fotos. En la radio el asunto fue comentado en prácticamente todos los espacios noticiosos. Al menos cuatro noticieros de Televisa llevaron la nota: minuto, minuto y medio. Lo que no fue tan favorable es que algunos de estos medios dijeron que Jesusa Cervantes había sido la organizadora. Otros pusieron énfasis en la asistencia de Gernardo Fernández Noroña. Pero en fin, pienso que es entendible. La marcha no tenía una figura visible y reconocible al frente, porque se organizó así, de un modo 100% ciudadano. Entonces me parece entendible que algunos medios hayan buscado subrayar el asunto de que Jesusa y Fdez Noroña estuvieron ahí, a pesar de que el perredista no dijo ni una palabra y fue muy discreto. Jesusa si fue muy activa, tomó el altavoz y parecía que ella era la organizadora. Así es ella y está bien, de hecho pienso que si ella no hubiera tomado la batuta, difícilmente hubiéramos podido organizar un final de la marcha tan… tan… tan de foto para la prensa. Y es que el lanzamiento de los huevos fue todo un show que hizo que el asunto se convirtiera en un asunto atractivo para los medios. En fin: creo que el saldo es absolutamente favorable. Y, sin duda, lo más interesante fue la concurrida asistencia: 400 adultos y, al menos, 40 niños (los medios dijeron que fueron una veintena de niños… yo llegué a contar 40 niños, y seguramente no alcancé a vber a todos: pero también me parece normal que hayan dicho que eran 20, pues a la puerta de la Corte se acercaron más o menos entre 15 y 20 niños. Los demás estaban más atrás, junto con sus padres)

¡Felicidades, colegas!

Asistí a la marcha con la firme convicción de que tenemos la obligación de denunciar los abusos, que si queremos que la situación de nuestro país cambie debemos empezar por cambiar nosotros primero, dejar la comodidad del sillón, donde solo rumiamos lo mal que estamos, para tomar una actitud activa, beligerante. Tal vez la decisión de la SCJN no cambie, pero creo que estas manifestaciones son un termómetro para nuestros gobernantes, que se den cuenta que cada vez leemos mas, cada vez nos informamos mas, cada vez actuamos mas contra las injusticias del sistema. Y, además, está el ejemplo para las varias docenas de niños que marcharon, a quienes tenemos la obligación de inocularles ese virus de denuncia, de activismo, de compromiso.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: