Guerra de las drogas: que EU no regale, sólo que no pague

Posted on 28 noviembre, 2007. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: , , , , |

Por Témoris Grecko

En México es un lugar común señalar que, en materia de narcotráfico, Estados Unidos exige hacer a los latinoamericanos lo que él mismo no hace. Por ejemplo, capturar a los grandes capos. ¿Es que no los hay en EU? ¿Por qué no los vemos caer? O acabar con la oferta de droga hacia el norte, cuando ellos no elimina la demanda sin la cual, como explican las teorías del mercado que tan activamente promueve EU, no podría sobrevivir la oferta. (Ya dijo alguien que si México es el trampolín de las drogas, como denuncian en el norte, EU es la piscina.)

Washington dice que quiere asumir su responsabilidad y para eso lanzaron con México la Iniciativa Mérida, que supuestamente transferirá a México un total de 5,000 millones de dólares en asistencia contra el narco, durante varios años. Ya se ve que los intereses de esta ayuda van más allá de la drogas: ya la responsable de migración de México anunció que parte de ese dinero se empleará en reforzar la frontera con Guatemala y Belice para impedir el paso de los migrantes centro y sudamericanos que van a EU. Y se asume también que otro de los objetivos es aumentar las precauciones contra el terrorismo islámico. Históricamente, los imperios siempre se han dotado de zonas-colchón para mantener a raya las amenazas externas, para que ahí se produzcan las batallas con el enemigo sin que afecten el territorio propio: después de erigir la Gran Muralla, los chinos conquistaron las tierras al norte de la misma para estancar a los mongoles; los romanos usaron Dacia (Rumanía) para detener a los hunos, los ingleses a Afganistán, contra los rusos. (Todos fracasaron.)

Y EU tiene a México para amortiguar los golpes, sean del narco, de los inmigrantes o de al Qaeda. Mero control de daños: que sus luchas se peleen South of the Border.

Pero resulta bastante poco seguro que los 5,000 millones finalmente lleguen. Sólo se pidió al Congreso que aprobara 1,400 millones, de los que apenas 500 millones se aplicarán durante el primer año del proyecto. Esto resulta risible si se considera que los adictos estadounidenses financian la guerra mexicana con de 10 a 50 veces esa cantidad: datos del National Drug Intelligence Center, citados por The New York Times, indican que cada año se envía de EU a México entre 8,000 y 23,000 millones de dólares en pagos a los cárteles, con los cuales ellos combaten al Estado mexicano, asesinan rivales, policías, periodistas e inocentes en números que superan los de casi todas las guerras que hay en el mundo (unos 2000 en 2006 y más de 1100 en lo que va de 2007; sólo en otros seis países hay guerras con más de mil muertes anuales) y corrompen a funcionarios de todos los estratos de la administración pública. Además, también envían armas de alto poder, que el Times equipara con las que enfrentan los ocupantes en Irak. Las autoridades mexicanas afirman que el 90% de las armas que confiscan fueron contrabandeadas desde EU.

El Estado mexicano enfrenta a un enemigo que tiene la capacidad de invertir en esta guerra mucho más recursos que él, lo supera en capacidad de fuego, de intimidación y soborno. Es difícil ver cómo los 500 millones para el próximo año (si son aprobados), los 1400 que fueron solicitados o los 5,000 vagamente prometidos, puedan cambiar esta situación. Hacen falta más esfuerzos de ambos gobiernos.

Pero aun si EU no brindara ninguna ayuda económica y, en lugar de eso, hiciera en la frontera lo que le exige a México que haga ahí mismo, tendríamos cambios enormes. Hablamos de controlar los flujos transfronterizos, impedir el contrabando de armas (no se trata de unos cuantos individuos que aprovechan la laxitud de las reglas en EU para comprar pistolas en los mercados, sino de enormes cantidades de armas largas adquiridas y transportadas masivamente por las redes organizadas) y cancelar el envío bancario o en efectivo de las ganancias del narco a México.

Los mafiosos mexicanos estudian MBA’s en EU y ya han dotado a sus organizaciones criminales de mecanismos financieros para enfrentar emergencias, tienen liquidez para sortear las crisis de corto plazo. Pero el cierre efectivo de la frontera para sus operaciones con dirección norte-sur tendría efectos enormes si se realizara de manera prolongada y en meses o pocos años se secaría el negocio.

Sin embargo, no hablan de ello. Será que no pueden. O no quieren.

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

3 comentarios to “Guerra de las drogas: que EU no regale, sólo que no pague”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Témoris,

todo es una farsa.

Estados Unidos ahora entró al juego de México de querer mostrar mediáticamente su “acción” contra el narcotráfico. México ha “luchado” más para lavar su imagen porque por lo efímero de cada presidente, que siemre quiere colgarse una estrellita. Por eso cada sexenio hay un cartel perseguido.

Ahora EU necesita decir también que hace algo al respecto.

Pero en realidad a nadie le interesa hacer nada. Y se sabe porque no se trata de grandes políticas. El combate debería ser directo en la frontera. Pero en la frontera de EU con México, no en la de México con Guatemala.

En el norte es donde está toda la corrupción del narcotráfico y es tanto de los oficiales mexicanos como de los estadounidenses.

En la última década la cifra de oficiales asignados a la frontera se ha triplicado. Ahí hay estacionados casi 20 mil agentes. Y llegan siempre nuevos oficiales que pueden ser fácilmente corrompidos por los cárteles. Y todo es tan fácil como hacerse de la vista gorda. Y dejar de “ver” no es un delito, así que a cambio de miles de dólares para los miserables salarios de ambas autoridades (mexicana y estadounidense) cualquiera deja pasar armas y droga. Reportes del FBI dicen que con sólo no ver la carga de un camión un oficial podría hacerse de 10 mil a 15 mil dólares, así de sencillo.

Yo creo que es como tú dices Témoris, que nadie quiere hacer nada en esa frontera norte.

Y.

Estimado Témoris, desgraciadamente el efecto palpable para México es que las estadísticas de adicción a las drogas comienzan a crecer bastante: de ser un país de paso, nos estamos volviendo uno de consumo. Al rato Estados Unidos y México serán una piscina olímpica. Saludos.

Actually, quite frankly, the commentary is more interesting messages themselves. (Not to insult the author, of course:))


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: