Viajeros: Apuntes para cruzar calles en el Tercer Mundo

Posted on 24 noviembre, 2007. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: , , , |

Por Témoris Grecko

No es broma. Hay ciudades en las que uno recibe multas si no utiliza los pasos de cebra. Otras en las es suicida utilizar el cruce subterráneo. En muchos países de África, Asia y Oceanía, más Gran Bretaña, el tráfico viene en sentido contrario y al cruzar, uno tiene que voltear primero a la derecha (aunque años de tener el automático a la izquierda me obliga a dejarlo funcionar en algún momento, si no, me pongo nervioso). Yo creía que sobrevivir a las avenidas de mi ciudad me había preparado para todo. Pero hay tres urbes del mundo que son todavía más peligrosas.

Dejo estos apuntes para los que vengan cuando yo ya no esté aquí, que los lean y puedan alcanzar lo que a mí se me negó en mis días. Amén.

EL CAIRO (Egipto)

Primera ocasión en que vi un caos mayor que el de la Ciudad de México. En particular, en una avenida junto al Museo de Antigüedades Egipcias. Yo veía que la gente la cruzaba con tranquilidad, pero cada vez que yo me lanzaba, los coches parecían escogerme y se venían contra mí. Tenía que retroceder corriendo. Después de una detenida observación, descubrí el factor común a todos los cairotas: al pasar, miraban hacia el lado contrario del que venían los vehículos. ¿Suicidas? No. Así les hacen saber a los conductores que están dispuestos a todo y que queda en ellos hacer las maniobras para evitar el atropellamiento. Mucha fe en los demás, me parece a mí.

CIUDAD HO CHI MINH, ANTES SAIGÓN (Vietnam)

Ya no hay bicicletas. Los vietnamitas están haciendo plata y cambiaron a las motos. Forman ríos de ellas, es una locura, y como son demasiadas, hay que cuidarse incluso en la banqueta. Pronto las reemplazarán por coches, pero no imagino cómo van a hacer que quepan. Cruzar la calle no es tan complicado, sin embargo, si entiendes un punto básico: es necesario moverse de manera lenta pero continua. Los motociclistas ya te han visto y calcularon por dónde vas a pasar tú y por dónde ellos. Es muy preciso y no se valen las sorpresas: si te aceleras o te detienes sin razón, vas a quedar donde no te esperaban y causarás una colisión, que muy probablemente será múltiple por la densidad vehicular. Así que tranquilito y cooperando.

MUMBAI, ANTES BOMBAY (India)

Aquí el truco es… fui cinco veces a esa ciudad y nunca resolví cuál es. Decidí hacer lo mismo que en El Cairo: imitar a los locales. Pero no se animaban. En un crucero complicado, los autorickshaws, taxis Ambassador, autobuses y coches diversos (por lo menos en el centro de Mumbai no permiten vacas, elefantes ni manadas de búfalos) venían por la derecha. A mi izquierda, dos mumbaikares se disponían a pasar. Decidí seguirlos. Los vi empezar a caminar, volteé a la derecha y al grito de “¡Viva México!”, me lancé al ruedo. “¡Pero qué valor tienen estos tipos!”, pensé mientras daba pasos adelante y atrás, corría un poco, me detenía bruscamente y saltaba para quedar junto a un poste de señalización en medio de la avenida, a salvo pero asustado. ¡Ufff! Miré de nuevo a la izquierda para constatar que mis guías hubieran pasado completos. ¡No estaban! Busqué delante de mí, tampoco… entonces atrás… Y allí los vi: todavía no hallaban cómo cruzar… ¡y yo estaba atrapado en el centro del caos!

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

5 comentarios to “Viajeros: Apuntes para cruzar calles en el Tercer Mundo”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Lo de los pasos de cebra es algo que me llama la atención: aquí en Venezuela, por ejemplo, aunque todo el mundo sabe para qué son, nadie cruza la calle por ellos (o pr las esquinas, como se supone que es la cosa).

Otra cosa son las pasarelas (o puentes para peatones, como creo que les dijo el chino), que se utilizan en autopistas, vías rápidas o calles muy transitadas. el caso es que nadie las usa: todos se avientan cual Témoris a cruzar la calle a riesgo de ser atropellados. Recuerdo muy a propósito algo que me contó el chino: en una ocasión vio cómo las personas cruzaban por debajo, mientrs un pinche perro callejero utilizaba la dichosa pasarela.

¿Qué nos dice esto sobre las sociedades del mundo, sobre el pacto social de cada una?

Algunos casos además:

En Buenos Aires, caminar por las aceras es una de las cosas mas frustrantes. Todo el mundo tiene su propio ritmo, a veces estás caminando detrás de un caracol, otras sientes que te persigue un conejo. Chocas todo el tiempo, y a nadie le importa. Cada quien para si mismo. Para caminar en Buenos Aires, necesitas armadura. Cuando vivia allí, me acostumbré a caminar con los dos codos afuera.

Creo que la única vez que la gente de Buenos Aires se une es cuando cruza la calles. Es una guerra en contra de los pinches camiones que dominan las calles…si estás sola no tienes ningún chance de cruzar, y la gente lo sabe, pero cuando somos muchos, tenemos fuerza. Ademas, los porteños se unen frente a la adversidad. Se acercan al bordillo, y de pronto, increíblemente, como un cardumen, se agrupan. Es motivante. Pero, tras cruzar, el caos regresa, y cada quien a lo suyo.

Del otro lado del Pacífico Sur, en Jakarta, Indonesia, no vas a cruzar si no tomas la iniciativa, cierto, pero además requieres de un montón de fe…. los coches no se paran nunca, solamente bajan la velocidad, y te evitan, como agua en un río rocoso. Entonces, tienes que cerrar los ojos, dar un paso, lenta pero decididamente… y tener esperanza.

Y en Canberra, la capital de Australia, puedes acostarte en la mitad de la avenida principal al mediodía de un lunes, y no te va a pasar nada…

Y yo atrapada en la risa, porque igual q la historia de Mingus me da por atravesar por debajo de los puentes, y a ti te imagino corriendo entre los carros las motos y hasta entre los elefantes jaja. Me tome la libertad de enviar este artículo a algunos amigos para que tomen nota.

Gracias a Teresita me acordé de Pune, una ciudad de 5 millones de habitantes cerca de Mumbai: la primera impresión que tuve al llegar fue la de un tremendo elefante paseando por una avenida céntrica, entre autorickshaws y taxis… y al día siguiente, en una vialidad igualmente importante, casi fui atropellado por una manada de búfalos pintados de rojo…

En Palermo, en la isla italiana de Sicilia, el caos es tal que al cruzar la calle uno se enfrenta con motonetas que aparecen en los ya estrechos espacios que dejan los carros detenidos en los semáforos, en el sentido de la calle, en contrasentido, de izquierda a derecha y sólo por limitaciones de la tecnología no caen desde arriba (aunque a veces sí).

Cruzar las calles de Saigon es genial, es lo que hace mas entretenida la visita.
Aqui todo es cuestion de ser predecible, caminar a una velocidad fija para que puedan esquivarte y se acabo el problema. Solo se debe tener cuidado con los autos, esos si no intentan esquivarte.
Ultimo consejo, no cruzar derecho sino en diagonal.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: