Sociedad Zombi: El Arca de Zoë y de cómo no salvar el mundo

Posted on 17 noviembre, 2007. Filed under: Catalina Gayà -Barcelona | Etiquetas: , , , , |

Por Catalina Gayà / Barcelona

¿Qúe hay detrás del Arca de Zoë? Nadie lo sabe con certeza. El 25 de octubre Europa se levantó horrorizada porque 17 ciudadanos europeos quedaban retenidos en Chad. Esa fue la primera reacción: Chad, el segundo país más corrupto del mundo, y siete españoles –la tripulación del avión de la compañía Girjet que tenía que trasladar a los pequeños–, siete franceses (los miembros del Arca de Zoé), tres periodistas franceses y un piloto belga atrapados en África. La reacción eurocentrista pronto se convirtió en indignación cuando se supo que Arca de Zoë había fletado un avión con 103 niños huérfanos del conflicto de Darfur y que estos niños ni eran huérfanos ni estaban enfermos. Todo era un fiasco. Hasta ese momento la oenegé había alegado, y lo había publicado a bombo y platillo, que la operación era un “rescate humanitario”.

En Francia, se abrió un debate sobre la actuación de ciertas organizaciones humanitarias que actúan de forma exaltada. El creador de Arca de Zoë es un bombero voluntario que colaboró en tareas humanitarias durante el tsunami. De regreso a Francia, se volcó en el conflicto de Darfur, muy de moda en Francia. Mientras estas informaciones salían a la luz pública y media Europa cuestionaba la colonización de países del llamado Tercer Mundo por parte de las oenegés, las diplomacias francesa y española tomaban caminos muy distintos en este conflicto. La española se volcaba en intentar liberar a los tripulantes mientras el presidente francés Sarkozy daba la espalda a los miembros de la oenegé y los dejaba en manos de la justicia chadiana. La retención coincidía con la firma por parte del presidente del Chad, Idriss Déby, de un acuerdo con los líderes de cuatro grupos rebeldes de ese país. El acuerdo ponía fin a dos años de enfrentamiento en el este del Chad, donde la oenegé francesa actuaba desde hacía meses, y que ha convertido refugiadas a 300.000 personas. Pese a que las autoridades francesas lo negaran, a nadie se le escapa que Francia empezaba a temer que Chad aprovecharía este conflicto para impedir el despliegue de la fuerza de paz europea en la zona fronteriza con la región sudanesa de Darfur. En lo que parecía una maniobra de conciliación, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, daba la espalda a los miembros de la oenegé y advertía que no pediría su repatriación, ya que la operación era, según el Elíseo, “ilegal e inaceptable”.

Lo extraño del caso, si es que hay algo claro, es que tanto Francia como Chad estaban al tanto de la operación de la oenegé. Hacía meses que Arca de Zoë trabajaba para llevar a cabo la operación de rescate humanitario, como lo califica en su página web, de los niños y que había hecho pública desde el 28 de abril. Las autoridades francesas ya habían advertido a la oenegé de que la evacuación de los niños podría infringir las leyes internacionales, pero no la habían impedido y en Francia numerosas familias esperaban acoger a los niños y habían pagado por ello.

La cronología del caso es más que inquietante: 25 de octubre, a punto de fletar e avión con los niños, las autoridades chadianas detienen a la tripulación a los miembros de la oenegé y trasladan a los pequeños a un refugio. Hay que tener claro que todo pasa en Darfur, zona que está inmersa en un sangriento conflicto y que tiene declarado toque de queda. El 28 de octubre Idriss Déby se encara con la tripulación española. El 29 de octubre las autoridades chadianas acusan a los españoles de complicidad en el tráfico de niños. Los seis miembros de la oenegé son imputados por secuestro de menores. El destino de los tres periodistas franceses que se habían unido a la operación es incierto. Ese mismo día la ONU certifica que los menores no estaban enfermos ni eran huérfanos, tal y como sostenían los miembros de la onegé. Un comunicado difundido en Ginebra por la Cruz Roja y la ONU demuestra que 91 de los 103 menores, de entre 1 y 10 años, tienen algún familiar vivo y no están enfermos, tal y como aseguraban desde Arca De Zoë. Lo único cierto: los menores proceden de pueblos chadianos de la frontera con Sudán.

La situación se agravaba a cada hora y Europa empezaba a dudar de todo. El presidente de Chad calienta los ánimos en África al calificar la operación robo de niños y hasta apunta que podría tratarse de tráfico de órganos. Las manifestaciones se apoderaban de las calles de Chad y Déby promete un castigo ejemplar para los europeos. En África, se levantan voces de que los europeos se creen amos del continente negro. El 4 de noviembre Nicolas Sarkozy aparece a escena y en una maniobra populista y espectacular viaja a Chad y consigue la liberación de los tres periodistas franceses y de las cuatro azafatas españolas. Sarkozy detiene su avión en España para que las cuatro azafatas puedan, literalmente, apearse. Quedan tres miembros de la tripulación española en Chad, siete franceses, y un belga. El 9 de noviembre la tripulación española es liberada y el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero afirma que se pagará la escolarización de los 103 pequeños. Tras 22 días de conflicto, nadie tiene muy claro qué hay detrás de Arca de Zoë. ¿Una oenegé con dinero que vio en este caso una oportunidad para ganar más dinero? ¿Un caso de imposición del modo de vida y valores europeos? Muchos se decantan por esta opción: de nuevo unos europeos miraron a África horrorizados y quisieron hacer “algo”. Ese algo no hizo más que empeorar la situación.

Muchos hablan del síndrome del acueducto: eso que hace que europeos con dinero se dediquen a montar proyectos sin darse cuenta realmente de qué pasa y cómo está el lugar que colonizan. Quizá no hay agua, pero ellos se empeñan en crear un acueducto y tienen presupuesto para ello. Es un ejemplo. El caso de Chad es extremadamente grave: hay 103 niños de por medio en una zona que lleva años en conflicto. Ayer los miembros de la oenegé seguían en Chad y Francia y ahora, cambiando su postura, luchaban por ser juzgados en Francia. Los 103 pequeños seguían en un orfanato y según ACNUR su situación se alargará unas semanas. Nadie sabe qué ha pasado en Chad ni qué es realmente Arca de Zoë, pero muchos reflexionan sobre el papel de los salvadores del el mundo.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

3 comentarios to “Sociedad Zombi: El Arca de Zoë y de cómo no salvar el mundo”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Que enredadero con inocentes pagando culpas ajenas y lo peor es que son niños. Eso pasa por andar queriendo hacer el bien sin mirar a quien en el mal sentido de la frase.

Excelente post Catalina! sobre todo la manera en que lo llevas. Yo me entere del caso por los diarios espanoles, pero lo ultimo que supe fue la liberacion de las azafatas y su llegada a Espana, pero del caso en si no se dijo mucho y yo en lo personal tenia miles de preguntas.
Seria bueno cuestionarse cuantas oeneges, son realmente salvadoras del mundo, cuantas utilizan solo la pantalla para hacer del sufrimiento un buen negocio y cuantas mas si tienen verdaderas buenas intenciones pero terminan haciendo mas mal que bien con sus acciones.
Un saludo!

menos mal, creI que nos habIan qitado ya el primer lugar!!


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: