Finlandia: el éxito a través del bienestar social

Posted on 8 noviembre, 2007. Filed under: Mara Muñoz -Londres |

Por Mara Muñoz / Londres

El neoliberalismo se ha elevado a la calidad de fetiche en México. Así, se reproduce lo que Marx denominara “commodity fetichism”, cuando, en el discurso y en la práctica, el libre mercado cobra poder y vida propia, más allá de nuestras posibilidades de dominio. Sujetamos la esperanza o desesperanza sobre el futuro de nuestro país, a un ente que renunciamos, por ignorar u ocultar de la imaginación colectiva alternativas prácticas, a gobernar y dirigir según la conveniencia de los más.

Esta fetichisación, no sólo es propiciada por los defensores a ultranza del libre mercado, como brazo fuerte del neoliberalismo, sino por aquellos que están en contra de éste o que buscan formas efectivas de atacar sus efectos nocivos. Los poderes sobrenaturales de este sistema económico, se potencian al atacar como única causa de nuestros males la dirección económica que México ha tomado desde la década de los 80s, mirando con cierta melancolía caduca lo que pudo haber sido y no fue. Ignorando los males que desde esos “buenos tiempos” del modelo de sustitución de importaciones, y sus derivados, venimos arrastrando.

En México, el discurso está plagado de críticas al modelo “impuesto” o “copiado” desde los Estados Unidos. Se critican los intentos por desmantelar el Seguro Social, sin analizar de manera consistente, los daños que la evasión ha provocado a la institución. Se habla de la necesidad de expansión de los servicios de salud, sin analizar la importancia de incrementar los impuestos, e incluso, atacando cualquier incremento. Se habla de la necesidad de mejorar la condiciones laborales, pero los grupos de izquierda y derecha parecen tener un acuerdo tácito, aunque por diferentes razones, en que en estos momentos es mejor no llevar a cabo una reforma laboral, pues ambos ven la conveniencia de la existencia de los sindicatos charros y de los contratos de protección, mejor con ellos que sin ellos.

La incongruencia es tal, que hace algunos días que se llevó a cabo el aumento a la gasolina, las voces de inconformidad no se hicieron esperar, señalando que este aumento iba a perjudicar a los más pobres. Las cifras que señalan que en México una botella de agua cuesta más que un litro de gasolina, ni se mencionaron. El aumento finalmente se dio, pero la pregunta es, cuándo se tomarán pasos concisos para combatir la evasión fiscal no sólo de las grandes compañías, sino de los profesionistas, pequeñas y medianas empresas. Pero además, cuando los contribuyentes sentiremos confianza para pagar al estado por vivir en un mejor país, en donde la pobreza e inequidad no nos de una bofetada a cada paso. Cuándo los gobiernos estatales y locales, tomarán en sus manos la responsabilidad de implementar nuevas mediadas fiscales para recaudar e invertir en infraestructura y capital humano, en lugar de esperar a que el gobierno central asuma los costos políticos del cobro de impuestos.

El país y los asuntos públicos, se mueven en una ambigüedad discursiva, sin alternativas de largo alcance. Nadie quiere imaginar nuevas opciones, porque cualquier movimiento en falso, puede dar mas poderes sobrenaturales al libre mercado o restárselos. El matiz del temor, depende de que lado de la geometría política se esté, al menos en el discurso.

Hace algunos días en una conferencia en la London School of Economics and Political Science, la presidenta de Finlandia Tarja Halonen, declaró que “una globalización mas justa comienza a nivel nacional, en casa”. Este país Europeo, tiene los índices de corrupción más bajos, acorde a Transparencia Internacional.

En Finlandia el acceso público a la salud y educación, y el fomento a la ciencia y tecnología son temas de prioridad política, señaló la presidenta en cuyo gabinete 12 ministros son mujeres, de un total de 20.

Pero más allá del discurso de la primera mujer presidenta, y electa en dos ocasiones, Finlandia ocupa el primer lugar en calidad de la enseñanza entre los miembros de la OCDE. Este ranking considera indicadores como comprensión de lectura, conocimiento en matemáticas y ciencias de los estudiantes de primaria.

“La gente en Finlandia quiere pagar impuestos para mantener los servicios públicos”, declaró la presidenta, señalando que el combate a la corrupción es un elemento esencial para competir en un mundo globalizado.

Finlandia era uno de los países más pobres de Europa en la década de los 50s y 60s, de ahí, ha pasado a ser uno de los estados con mayor prosperidad económica y niveles de desarrollo entre sus habitantes, medido, por ejemplo, a través del Producto Interno Bruto e indicadores como la pobreza infantil.

Una de las razones para alcanzar estos altos niveles de desarrollo es la construcción de un estado de bienestar –welfare state- robusto y próspero. Pero, alto, porque si alguien propone esta medida en México, inmediatamente sería acusado (a) de paternalista, populista, entre otros calificativos asociados a la implementación de políticas sociales que gradualmente cubran al total de la población para abatir la inequidad existente. Sí, sería acusado (a) aunque injustamente, porque pocos se han preocupado en estudiar y visualizar como alternativa a los estados de bienestar.

Cuando se habla de un estado de bienestar, se tiene que hablar de una multiplicidad de políticas que van desde el cuidado a las personas de la tercera edad, cuidado infantil, seguro de desempleo, salud, educación, desarrollo tecnológico, científico, entre otras. Sin embargo, está claro que dado, las condiciones tributarias de México, el mercado informal y la pobreza, las posibilidades de implementar políticas sociales que cubran todos estos aspectos son más que reducidas. Sin embargo, sí se puede pensar en reformar de manera sistemática y evaluable el sistema de salud y educación, teniendo como prerrequisito la reforma del sistema fiscal.

La discusión sobre las prioridades puede ser muy amplia. Los problemas que nos hemos dedicado a crear durante décadas, son particulares y tienen demasiados intereses enquistados.

La población de México es 20 veces mayor que la de Finlandia. La población indígena mexicana representa más del 10 por ciento y demanda soluciones inmediatas y diferenciadas del resto de la población. La corrupción es rampante. Los monopolios son poderes reales. Los sindicatos son estafetas que actúan en contra de los intereses de los trabajadores. Todas estas, y más, son particularidades de México que no podemos ignorar. Sin embargo, no constituyen barreras invencibles, por estar apalancadas en los poderes sobrenaturales del libre mercado. Al contrario, son razones de peso para imaginar reformas que se inspiren en modelos exitosos de desarrollo, muy alejados del modelo norteamericano, modelos posibles que se están implementando actualmente, y que generan sociedades más equitativas y justas, en donde la población no es abandonada a su suerte, entre las fuerzas del libre mercado.

Aquellos que tenemos una pluma en la mano y que no rendimos nuestra imaginación al determinismo impuesto por el discurso hegemónico del neoliberalismo, podemos voltear a ver otras realidades que se reproducen y mantienen en el mundo. El imaginario colectivo de México debe nutrirse de nuevas formas, más allá de la retórica política y de la comodidad de las clases gobernantes, que han hecho del modelo neoliberal, el fetiche en donde se enconchan, para ocultar su conformismo y mediocridad.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

15 comentarios to “Finlandia: el éxito a través del bienestar social”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Excelente post Mara, felicidades. Creo que lo has dicho todo y ademas de manera muy clara y objetiva, no tengo que agregar mas que coincido contigo de forma contundente.

Tristemente, la publicación del artículo de Mara coincide con la noticia de que un adolescente finlandés entró disparando a su secundaria y asesinó a siete compañeros y a la directora de la escuela, antes de suicidarse. En YouTube, dejó un video justificando su acción con argumentos supremacistas, adjudicándose la tarea de corregir los errores de la selección natural, eliminar “a los que considere incapacitados, vergüenzas para la raza humana”. Obviamente, la vergüenza es él y los tipos como él.

Estamos acostumbrados a que este tipo de actos ocurran en Estados Unidos y a verlos como evidencias del desquiciamiento de esa sociedad basada en el miedo. Pero ya vemos que aún en sociedades tan estables como la de Finlandia se abre paso la locura y la violencia.

Buen artículo. Gracias

Mara, muy buen artículo, estoy de acuerdo contigo, el debate en México acerca de la economía deja mucho que desear y tenemos mucho que aprender de países como Finlandia, pero me gustaría hacer algunos comentarios de post.
No se si entendí mal tu postura, pero primero me gustaría definir bien tu el concepto de mercado que utilizas, ya que no es un ente con poderes sobrenaturales ni nada de eso, el mercado es un simple mecanismo en el que los agentes económicos asignan precios, o sea, el mercado es gente, tu y yo, tus vecinos, etc. Gente produciendo y comprando bienes y servicios, por eso no tiene poderes sobrenaturales, ya que la gente no tiene poderes, simplemente tiene decisiones, quiere fabricar esto, o comprar aquello, etc. La gente actúa como gente, fabricando, comprando, vendiendo, escribiendo poesía, componiendo música, etc. En conclusión, el mercado es gente actuando como gente en materia económica.

Ya definiendo esto, debo decir que lo que comentas del sistema de bienestar es totalmente correcto, ya que una sociedad viable no puede tener un tantas desigualdades ni pobreza extrema, y un buen sistema de bienestar sirve para esto, pero no conozco ningún país viable que no tenga un buen sistema de bienestar y un buen sistema financiero. Me explico, los sistemas económicos y sociales son dependientes y coadyuvantes, una sociedad (o la gente o mercado) no podría vivir bien sin beneficios sociales (seguridad social, educación, etc.) ni tampoco sin generación de empleo, y para generar empleo necesitas sectores privados, que generan desarrollo, riqueza y equidad social (claro, con sistemas de bienestar), o sea se necesitan los dos sistemas.
Es aquí donde entra la enseñanza de los muchos sistemas europeos, o lo que se le llaman socialdemócratas, donde son sistemas sociales que no desconocen a los mercados, o mercados que reconocen que se necesita gente con niveles de vida dignos.
Desafortunadamente la visión lineal de los políticos en México no da para más, y son demasiado radicales como para poder aceptar estas cosas, porque es tan mezquino e ignorante aquel que utiliza al mercado como mecanismo de generación de pobreza y desigualdad, como aquel que desconoce la condición social de éste.
Incluso hay teóricos que dicen que el mercado es de los mecanismos más democráticos que existen, claro, mercados eficientes.

Pero para no extenderme más, hay un debate muy interesante, y ese es la financiación de los sistemas de bienestar en las condiciones actuales de competencia internacional y sus necesidades de productividad para poder ser competitivo, y este debate se centra principalmente en China, porq… como compites vs un gigante que no reconoce no solo un sistema de bienestar si no los más elementales derechos laborales, teniendo que financiar un sistema de bienestar que vuelve menos competitiva a tu economía, y por ende pierdes capacidad de generación de empleos. Es una competencia desigual que puede poner en riesgo el modelo de bienestar europeo. Ahora imagínate nosotros que ni sistema de bienestar viable tenemos. Y no se ha encontrado otra salida que la productividad, pero sabemos cual es el lado negativo de este, creo que vale la pena entrarle por ahí al debate.

Excelente tu artículo, muchas felicidades! Un saludo

Antes que nada felicidades por el blog. No había tenido oportunidad de entrar, pero ahora que tengo tiempo veo que tienen un proyecto muy bueno entre manos. Espero poder participar con mis comentarios.

Quienes me conocen de la primera edición de Mundo Abierto sabrán mi postura a favor de los mercados abiertos y de un sistema liberal en general. Pero más que discutir las ventajas y desventajas de tener un estado de bienestar fuerte como el de Finlandia creo que la reflexión a la que invita este artículo es a cómo sería su aplicación en México. En particular, yo no quiero pagar altos impuestos a un gobierno como el mexicano. Es más, me insulta que hagan una reforma fiscal para gravar más cuando vemos que los gobernantes, legisladores y las empresas públicas roban y/o malgastan el dinero. ¿Cómo diablos justificar mayores impuestos cuando vemos los salarios de nuestros gobernantes y legisladores? Hoy sabemos de las casas de Montiel, los departamentos de Madrazo, el rancho y vehículos de Fox, etc. Pero también sabemos que estos personajes no son la excepción, sino la regla. Ante este escenario ¿quién diablos quiere pagar más impuestos?

Hola Mara. Sería interesante conocer la opinión de los propios escandinavos sobre sus sistemas de bienestar (además del de la presidenta). Acabo de ver la película “(Nor)Way of life” del director Jens Lies. Es una mirada crítica del “paraíso escandinavo” que ya ha ganado este año varios premios internacionales, como el mejor film del respetado festival de cine fantástico de Gérardmer de 2007. Muy recomendable porque destroza el mito de la sociedad perfecta. Un saludo.

Super interesantes todos sus comentarios, me parece pertinente dar mi opinión sobre algunos de ellos.
Primero, Temoris comenta sobre el lamentable caso del chico que asesinó a varios jóvenes en su escuela, lo cual conincidió con la publicación de mi artículo. Después Marco comenta de este gran film, que ya tuve oportunidad de ver, y de la crítica a la sociedad perfecta.
Ambos comentarios me parecen oportunos, pero creo que no contradicen lo que argumenta mi artículo. En primer lugar, yo no establezco a la sociedad Finlandesa como modelo de desarrollo perfecto, no es mi utopia ni mucho menos. Utilizo el ejemplo, porque me pareció bastante interesante lo que la presidenta dijo sobre la justicia en un mundo globalizado, en términos de que esta empieza en casa. Además, la invitación del artículo es a pensar más allá de los modelos existentes, más allá del libre mercado y más allá de los estados de bienestar. Regresando a mi artículo, lo digo muy claro, México tiene una problemática particular, muy compleja, que debemos atacar con seriedad, con cambios sostenidos, incrementales, y enfocados a las áreas que pueden traer beneficios de largo plazo. Lo que analizo es que tanto el estado de bienestar, como el libre mercado, son productos de la imaginación humana, ¿porqué en México no podemos imaginar el desarrollo desde nuestras necesidades, volteando a ver otras realidades más allá de los Estados Unidos?
Ningún modelo de desarrollo es la panacea. Y ese es el principal argumento de mi artículo. No hay invencibles, el problema es que el determinismo ha sido el arma de nuestros políticos contra la razón.
En cuanto al libre mercado, creo entender lo que es el libre mercado. Y precisamente por ahí va mi argumento, Shango, que el libre mercado es algo que se puede regular acorde a las necesidades de cada país, y que sin embargo, en el discurso, se ha elevado al nivel de algo supranatural, por encima de los individuos y de los países.
En cuanto al comentario de la competitividad. Ese es exactamente el tipo de argumentos que hacen que el libre mercado sea un fetiche. Me explico. Corea del Sur, ha encontrado maneras de desarrollo que involucran la educación como una herramienta de desarrollo científico y tecnológico. Además, han implementado políticas sociales que, si bien no son tan robustas como los estados de bienestar europeos, si toman su inspiración de estos. Sin embargo, la apuesta de estos países es el desarrollo tecnológico y científico. Para estos fines, sí hay inversión pública, como la hay para otras políticas sociales que han apaleado la pobreza e inequidad. Las estadísticas hablan por si mismas. Mi propuesta no es antimercado, anti competitividad, mi propuesta es pro razón, por imaginación.
Coincido con el comentario sobre la corrupción, creo que no contradice el artículo sino que lo refuerza. De hecho es uno de los argumentos.
Un abrazo a tod@s!!!!!

Mara, bien interesante tu post. Es necesario como lo planteas, pensar en alternativas.

En principio quiero ser realista. Los compromisos asumidos por los países Latinoamericanos en las dos etapas de las reformas del tal Consenso de Washington los han dejado política y financieramente bastante comprometidos, lo que no significa que no existan otras salidas o que no trabajemos en construirlas.

Ya nos hablaste del modelo de desarrollo de Finlandia que priorizó: educación, salud ciencia y una cultura de pago que se fortalece en la medida que repercute positivamente en la calidad y acceso a los servicios públicos, le ha apostado al bienestar con amplios niveles de cobertura y con alta responsabilidad estatal.

Los contextos latinoamericanos distan de esta realidad. Hay diferencias estructurales que caracterizan a los países de AL: somos sociedades con enormes brechas de desigualdad en la distribución de renta, con altos porcentajes de pobreza y de mercado informal (por decir lo menos).

¿Qué hacemos? Coloco tres temas que he venido estudiando:

Bueno, ir dejando atrás ese Consenso de Washington, que tiene más de Washington y menos de consenso.

Uno de los temas en debate en AL está en apostarles a políticas fundadas en derechos sociales universales, de manera que la educación, salud, seguridad social y pensiones no esté determinada por el acceso al mercado.

Si no hemos tenido un estado de bienestar basado en derechos sociales universales, no abandonemos la propuesta. Esto implicaría necesariamente una reforma fiscal y tributaria profunda y un Estado con mayor participación y poder de regulación frente al mercado, en otras palabras, no sólo necesitamos más recursos, demandamos también un Estado más fuerte y un mercado más responsable ante los lucros que genera con la fuerza laboral e insumos del territorio y la sociedad.

Los derechos sociales tienen limitaciones para generar desarrollo, por ello necesitaos también políticas sectoriales específicas que fomenten la producción, el empleo, innovaciones tecnológicas y que lleguen a todos los niveles y sectores de la producción.

Una más que es fundamental. Debemos hacerle frente al pelotón que trabaja en el mercado informal de la visión más realista: no es un sector que presenta condiciones transitorias de trabajo informal con la esperanza de ser incorporado formalmente en el futuro, no fuimos sociedades de pleno empleo y en medio de un contexto de reestructuración del capital y de precarización del empleo no podremos engarzar a todos, de modo que debemos dejar de pensar que el trabajo informal debe seguir cohabitando en la precariedad de las relaciones de producción, en la iniquidad de la distribución del ingreso y en la falta de acceso a bienes y servicios sociales.

Aquí está uno de los más fuertes retos. Es necesario pensar en cambios las relaciones de trabajo y en las relaciones de producción que se dan en trabajo informal, es este sector quien también tiene que ser incluido en las responsabilidades y beneficios sociales y quien debe participar de transformaciones, contando con recursos y capacidades para elevar su productividad, y así poder dejar atrás su economía de subsistencia.

Necesitamos aires nuevos.

Ojalá continúen los comentarios en este tema.

¡Saludos a todos!

Makieze

Totalmente de acuerdo contigo Mara y Makieze, solo para enriquecer sus argumentos, pienso que el debate del estado de bienestar no debe de darse en sentido de tener o no tener dicho sistema, seria una locura que el estado claudicara a éste (como lo ha sido en algunos países), más bien el debate debería centrarse en como financiarlo con las complejidades de los tiempos actuales.
El comentario de Mara acerca de la evidencia empírica de Corea del Sur se conoce como mecanismos de movilidad social, que básicamente son educación, seguridad y salud pública, obra pública, entre los más importantes. Dichos mecanismos son responsabilidad básica del estado, y aunque no genera problemas que el sector privado participe en ellos, el estado debe de dar dichos servicios de calidad. Éste debate no versa sobre economías abiertas o cerradas, o sobre sistemas de derecha o izquierda, si no en estados eficientes y eficaces.
Un suicidio social seria que cualquier estado se negara a su responsabilidad de dar estos servicios, que dicho sea de paso, son la base de los sistemas de bienestar, pero la complejidad se da en su financiamiento para poder mejorar la calidad de estos. Y que el sector privado se dedique a hacer negocios y generar riqueza y empleos.
Claro, el mercado por si solo no genera igualdad social, ya que como característica humana la gente tiende a acumular, y no falta el abusivo que se aprovecha de cualquiera para acumular a costa de lo que sea, para eso entra el estado rector, como en cualquier disciplina las leyes son para limitar las acciones de los individuos y mejorar la convivencia, para el mercado es lo mismo, regulándolo funciona mejor (un ejemplo son las leyes antimonopolio), dejándolo libre se arruinaría a si mismo (como la sociedad misma). Tal vez es un tema de evolución humana, ¿no creen?

Makieze, estoy contigo en el tema del consenso de Washington, no se si aquí entro un tema ideológico confundido, o un caso de corrupción continental, porque en la teoría pintaba bien, mercados libres y manejo de deuda responsable, pero a la hora de operarlo termino siendo una mutilación de los estados y falta de financiamiento de las economías, y al final ni llegamos a economías abiertas ni eficientes, ni se redijeron los niveles de deuda, ni aumentamos la recaudación, pero sí desigualdad y ruptura social. Digamos que las privatizaciones no tienes que ser malas, pero tropical izadas nos dan como resultado corrupción y abusos. Pero era difícil no aceptarlo, los estados estaban ahorcados ya que estábamos en plena crisis de la deuda derivada de la caída de precios del petróleo, ¿alguna similitud con nuestros tiempos? (aguas con los precios de los commodities), y AL no era el ejemplo a la democracia.
Ahora, dejar esas políticas es tarde pero necesario, y se tiene que dar en base a disminuir los niveles de deuda externa de los países, el mejor ejemplo es Brasil, que ya reclasifico su deuda de externa a interna, y ahora es más independiente en materia de políticas económicas y públicas.

Del tema de la economía informal, es un tema dificilísimo, y su solución ayudaría al sistema impositivo, y por ende al financiamiento de los sistemas de bienestar, no que si sea un tema privativamente técnico, o se pueda meter aquí algo del tema de cohesión social, ya que siento que la informalidad y migración son fenómenos del México excluido y discriminado, y pienso que una formula no bastaría para solucionarlo (o sea, un tecnócrata no creo que pueda con esto), creo que de entrada un pacto social es lo necesario, coadyuvado con políticas de integración social y políticas (el estado de bienestar ayudaría mucho).
Y de una reforma laboral, otro tema que aunque difícil, no deja de ser interesante, ya que la reglamentación actual ahoga mucho la generación de empleos, y desafortunadamente las posturas en estos debates están muy radicalizadas, unos (derecha) quieren desmantelar los beneficios laborales, las posiciones de los otros (sindicatos) ahogan financieramente a las empresas sin posibilidad a negociación, y no salimos de corruptelas y grillas. Pero la experiencia de las Afores aunque no han sido espectaculares dejan las puertas abiertas algunas cosas.

Aprovecho el espacio para comentar que no hace mucho alguna institución multilateral (ONU u OCDE) declaro que lo mejor para México seria privatizar su sistema de educación pública, no se que paso por las mentes de estos funcionarios.

Mara, te felicito de nuevo por tu artículo y comentarios posteriores, creo q tendremos muy bueno debates por aquí.

Rolva, gusto en verte de nuevo!

Un abrazo a tod@s y gracias por sus comentarios. Si que se armó buen debate y me entusiasma leer tan buenas ideas.
Cariños desde Londres!

Finlandia es un ejemplo de querer es poder. No se puede pretender que alguien acate las leyes si estas le obligan a mal vivir.
Yo propongo las siguientes ideas:
Educación gratuita para todos encaminada a conseguir un autoabastecimiento en todos los campos.
Es más importante tener casa todos que unos tengan la más preciosa del mundo.
Es más importante tener dentista todos que unos tengan el tratamiento genético más sofisticado.
¿Como conseguir esto ? Siendo prácticos.
Médicos a secas no , médicos A B C D E ….sí. Lo mismo para ingenieros , arquitectos, abogados.
Además crear proyectos informáticos de bienestar social como médicos virtuales, ingenieros, etc..(no se asusten que no muerden y llegarán)
Esa exigencia profesional es la que provoca la escasez de dichos servicios.
Respecto al muchacho que asesino a compañeros escolares, creo que no aguantaba el estar considerado a la misma altura que otros estudiantes “inferiores”. Ese es el pensamiento que hay que erradicar modificando la sociedad.

Buena descripcion de la situacion de México, y en general bien, pero me parece que estas haciendo una representacion cuando dices “el imaginario colectivo de México” habria que preguntarse que imaginario? que colectivo?, cual México? Me queda claro que no se trata de caer en la logica del neoliberalismo, sin embargo una pluma no basta, se trata de construir los puentes y generar la accion entre ciudadanos comunes y corrientes, y como dice Boaventura Sousa: “La novedad más grande los movimientos de los NMSs reside en que constituyen tanto una crítica de la regulación social capitalista, como una crítica a la emancipación social socialista tal como fue definida por el marxismo.” El marxismo quedo trascendido por las nuevas formas de explotacion, la dominacion trasciende las relaciones de produccion y la posicion frente a los medios.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: