Debate Argentina: la democracia dinástica

Posted on 30 octubre, 2007. Filed under: Témoris Grecko | Etiquetas: , , , |

¿Qué nos dice el resultado sobre la Argentina? ¿Es un país de partidos fantasma, una democracia dinástica, una nación que se recupera sólo para recaer? ¿Cómo romper sus ataduras políticas y económicas?

Con más del doble de votos que su contrincante más cercana, Cristina Fernández de Kirchner ganó las presidenciales. La rival de referencia es también una mujer, Elisa Carrió: las dos terceras partes de los argentinos votaron por mujeres. Pero hay algunas cosas inquietantes:

-¿Nos dice algo que la nueva presidenta, ejemplo del avance de las mujeres en América Latina, use el apellido del marido?

-¿Es legítimo que un mandatario catapulte a su pareja para sucederlo a él mismo? ¿Qué se hubiera dicho en México, por ejemplo, si Martha Sahagún hubiera sido candidata presidencial y Vicente Fox la hubiese apoyado con tan escaso disimulo como Kirchner a su esposa? ¿Hay equivalencias con Hillary Clinton?

-Los políticos argentinos se siguen presentando como peronistas o radicales, pero cada quien se forma un partido o coalición a modo, que cambia y desecha cuando se le antoja. ¿Cómo afecta esto a la estabilidad política del país?

-La historia económica argentina es una secuencia bonanza-desastre-bonanza-saqueo-bonanza-abismo… Su recuperación tras la crisis de 2001 fue exitosa y aún podría haber una nueva bonanza, pero con un sistema político de caudillismos, nepotismos y partidos de papel, ¿cómo podrán los argentinos asegurar las condiciones para que la economía fluya sin los tropiezos que la han derribado una y otra vez? (Témoris Grecko)

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

11 comentarios to “Debate Argentina: la democracia dinástica”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Llegué a este pagina porque me la recomendo un amigo. Está muy interesante, ojala que sigan con ella. Estoy de acuerdo en que la nueva presidenta se monto en su marido para alcanzar el lugar pero no en que pueda compararse con la señora de la expareja presidencial mexicana: Cristina es brillante y gran oradora, Sahagun es una trepadora que nunca, nunca habia destacado hasta que se ligo a Bizente. La situacion es similar pero los personajes son muy diferentes. Y si la señora Kirchner cumple con sus promesas de ser mucho mas dialogante e incluyente que lo que fue su marido, me parece que una puerta puede abrirse para que los argenitnos se pongan de acuerdo y salgan de la espiral bonanza-desastre.

No sé hasta qué punto deberíamos estar preocupados por la crisis de los partidos, que por lo demás no es exclusiva ni de la Argentina ni de la América Latina. Los problemas de la democracia en la región, por lo que a mi me interesa, no se circunscriben únicamente a esta forma de organización y articulación política. Mucho se ha especulado con el surgimiento de nuevos partidos, pero muy poco se ha hablado acerca de las nuevas formas de organización y participación política y social que nada tienen que ver -o muy poco- con los grandes dominadores d ela política del siglo XX.

Creo que uno de los puntos de tensión en este debate por lo que he leído (por mucho no soy conocedor del caso argentino) se da en torno al derecho o no de una primera dama (o caballero) a ejercer su elemental derecho a participar en política, votar y ser votada.
Mi particular punto de vista es que la solución aunque compleja bebe de contemplar la ponderación del interés público, entendido éste cómo, el conjunto de pretensiones relacionadas con las necesidades colectivas de los miembros de una comunidad y protegidas mediante la intervención directa y permanente del Estado, frente al interés privado. Por más fundamental que sea el derecho de una primera dama de participar en política, la presunción de alteración desde el poder de la equidad de la contienda democrática, valor que se entiende tutelado por el interés público, ha de causar la regulación especial de ese derecho individual de participación política para que las primeras damas puedan votar, como cualquier ciudadano, pero no ser votadas porque precisamente cualquier ciudadano no son.

Uno de los puntos que voy a tratar en mi post de mañana, querido Dominico, es el de la importancia de los partidos como formas de organización institucional para que la sociedad controle a los poderes fácticos. Claro que esto tiene muchas condicionantes y con frecuencia, en AmLat, esos poderes fácticos crean o se adueñan de los partidos. Pero me parece más caótico y peligroso para la sociedad cuando las organizaciones políticas se generan y disuelven en torno a fuertes personalidades, puesto que en la falta de institucionalización se pierden los contrapesos que pudiera imponer la sociedad. Y así tenemos países como Argentina, donde todo depende de la alianza del momento que arme el caudillo en torno a un solo propósito: no un programa o plan, sino llevarlo al poder a él y su grupo.

Es esa falta de institucionalización de las organizaciones políticas la que permite que alguien aspire a ser impuesta por su marido el presidente como candidata presidencial (Sahagún) o lo consiga y además gane, como Fernández de Kirchner, quienes, como bien dice Alex, han abusado de una condición especial que las coloca muy lejos de ser cualquier ciudadano.

Pese a ello, no sé qué clase de regulación especial podría establecerse sobre el derecho de los consortes presidenciales a ser votados, ya que sin duda lo tienen y sería muy peligroso realizar una excepción constitucional.

Estoy de acuerdo con Alex, yo sin ser politólogo pienso que deben de encontrarse mecanismos para defender los derechos políticos de todos los ciudadanos para votar y ser votados, pero en éste caso de obvia condición especia de la primera dama debería de existir alguna regulación sobre estos supuestos. No se si sea equivalente, pero en México una parte del debate esta en que en la campaña no se puedan usar recursos públicos, y en el caso de argentina me parece que no (si me equivoco en los 2 casos, corríjanme). Por otro lado Panela, escuche en alguna tertulia en la radio que las sociedades en las que predomina la figura de la personalidad sobre la de los partidos marca una condición de poca evolución política y falta de institucionalidad, pero se que la evolución social puede generar diferentes tipos de organizaciones sociales paralelas o diferentes a los partidos políticos, y he escuchado que en Venezuela existen movimientos u organizaciones sociales que no dependen de los partidos, no se si a eso te refieres, ¿podrías ampliarnos el tema en algún articulo para poder estar en el mismo canal?. Ya que a simple vista el caso de Argentina puede parecer más a fragilidad institucional que evolución de las formas y organizaciones sociales.
Y bueno, desde otro punto de vista (pecando de desconocimiento del tema Argentino), para mi entender lo que pasó en Argentina fue que la gente votó por la continuidad de formas políticas, y sobre todas las cosas por la bonanza económica que tiene aquel país desde la crisis del corralito. Es riesgoso esto ya que de lo poco que se es que no se ha cambiado la estructura económica de el país, y no me refiero a mercados libres o cerrados, si no a medios de producción, basados en commodities o materias primas, esto ha dado a América Latina (AL) una época de bonanza interesante que le puede dar a cualquier partido o grupo político margen de maniobra en elecciones, ya que como el Dr. Medina me enseño en alguna ocasión, la gente vota principalmente con el bolsillo. Pero eso no quita el carácter riesgoso de la estructura de producción de AL, porque mientras los precios de la materias primas suben, todos felices, pero cuando cambia el panorama, a cuidarse los del gobierno en turno. Eso es para mí lo principal, ¿hasta cuando AL dejara de verse como el granero del mundo?
Un Saludo a todos!

Es un tema difícil porque a la par que es ciudadana con goce pleno de derechos para ser votada, también es la pareja del Presidente. Me queda claro que por su condición de “compañera presidencial” y no de “ciudadana” gozó de propaganda y recursos administrativos estatales a su alcance, y en estos casos a pesar de que el candidato cuente con intereses legítimos y profesionalismo, su posición de poder coloca en la competencia desproporciones que las instituciones deberían replantear y evitar.

Vamos por partes:

Cristina no ha sido sólo dama de compañía. La parte meritoria es que tiene más de 20 años de carrera política como militante, legisladora provincial, diputada y senadora. No es pionera, ni es para su desarrollo político una novedad su triunfo. No forma parte de la lista de todas aquellas esposas presidenciales a las que se les ha concedido espacios en el área social, llevando un delito como el nepotismo a la más alta esfera del poder (lo cual es una pena que hasta el momento sea moralmente aceptado por la clase política y la sociedad en AL).

Pese a la autonomía en su carrera, la falta de institucionalidad y de reglas permitieron que no haya pasado por elecciones primarias al interior de su partido y que no haya sido evitado el uso de la maquinaria estatal.

En resumen: no ha sido sólo pareja del Presidente pero bien aprovechó de esta investidura.

Saludos!!

Ahí está el tema de la institucionalización de los partidos: un partido con procedimientos claros que otorguen igualdad de oportunidades a todos sus militantes hubiera realizado elecciones primarias e impedido que la precandidata Fernández se beneficiara de su condición de consorte presidencial… pero en Argentina nadie hizo partidos, tampoco Elisa Carrió ni Lavagna, quienes fueron candidatos antes de constituir sus plataformas políticas. La del presidente era el Frente para la Victoria, ¿qué es eso? No Frente por la Justicia ni Frente para Regresar a Argentina a la Época Dorada que Nunca Existió pero de la que Todos Hablan, no… era un frente que sólo se proponía darle la victoria a una persona… ¿y quién era? No un candidato electo por los miembros del frente, ellos no se reunieron para elegir un candidato, al revés ellos fueron elegidos por el candidato, o por el presidente para apoyar al candidato que él escogió a su antojo, nada menos que a la persona con quien duerme todas las noches (supongo)… ¿Quién podría levantar la voz dentro del Frente, como debería poderse hacer en cualquier instituto político democrático, para discutir la designación presidencial? Cristina es carismática y cae bien, pero su talante democrático y tolerante no es una de las virtudes que le señalen los que la conocen.

Mi querido temoris:

Yo no creo que sea tan peligroso no tan grave regular alguna excepción constitucional al derecho a ser votada de la primera dama. De hecho en una ratio legis bastante parecida la constitución en sus arts. 82 y 82 ya lo hace con los ministros de culto, los militares y los que ya fueron presidentes. La previsión de dichos artículos es de la misma naturaleza, no permitir que alguien desde el poder, factico o constituido se apropie del poder. A continuación los artículos en cuestión a los que se les podería agregar…vi. Sor conyuge del titular del ejecutivo.

Art. 82 CPEUM.- Para ser Presidente se requiere:
I.- Ser ciudadano mexicano por nacimiento, en pleno goce de sus derechos, e hijo de padre o madre mexicanos y haber residido en el país al menos durante veinte años.
II.- Tener 35 años cumplidos al tiempo de la elección;
III.- Haber residido en el país durante todo el año anterior al día de la elección. La ausencia del país hasta por treinta días, no interrumpe la residencia.
IV.- No pertenecer al estado eclesiástico ni ser ministro de algún culto;
V.- No estar en servicio activo, en caso de pertenecer al Ejército, seis meses antes del día de la elección.
VI.- No ser secretario o subsecretario de Estado, jefe o secretario general de Departamento Administrativo, Procurador General de la República, ni Gobernador de algún Estado, a menos de que se separe de su puesto seis meses antes del día de la elección; y
VII.- No estar comprendido en alguna de las causas de incapacidad establecidas en el artículo 83.

Art. 83 CPEUM.- El Presidente entrará a ejercer su encargo el 1°. de diciembre y durará en él seis años. El ciudadano que haya desempeñado el cargo de Presidente de la República, electo popularmente, o con el carácter de interino, provisional o substituto, en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a desempeñar ese puesto.

Creo que estas últimas elecciones han demostrado que los argentinos no hemos abandonado el patrón de criterios a la hora de elegir a nuestros gobernantes desde 1983 ( y desde antes no hablo poruqe no tengo memoria). Un gobierno es estable y obtiene la aprobación del pueblo cuando tiene para mostrar resultados económicos positivos. Todos los días nos podremos qujar de su autoritarismo, de como avanza sobre la independencia del Poder Legislativo, de como arma una estructura presupuestaria para manejar los generosos recursos fiscales de las exportaciones de comoditties de manera discrecional y poder disciplinar así a las provincias y municipios, de la falta de transparencia y honestidad pero en ese segundo que estamos en el cuarto oscuro frente a las boletas no parece importar nada de esto, solo importa que exhiban resultados macroeconómicos positivos para regalarles nuestro voto. Es que parece que los argentinos vemos cualquier cambio como catastrófico para la economía y entonces solo optamos por el cuando a nivel económico no hay nada que perder. Gracias, Eliana.

Llego tarde al debate, pero leo los comentarios con interés.
Pienso que no existe un punto de comparación entre Cristina Fernández y Martha Sahagún; de ninguna manera.
Hace un par de añóos Fernández vino al diario donde trabajo y tuvimos una reunión con ella; se hacía llamar “senadora Kirchner”, no “señora Kirchner”. Cuando le pregunté sobre su doble rol de senadora y primera dama, respondió: “Mucha gente me dijo que tenía que renunciar a mi cargo, pero en todo caso que renuncie él; yo llegué primero”.
Es cierto que en el caso de Cristina se echó a andar la maquinaria institucional para favorecerla, pero el hecho de ser primera dama siempre pondrá a la mujer en una posición ventajosa, con maquinaria o sin ella.
Pienso ahora en Margarita Zavala de Calderón. Con todo lo que me desagrada el marido, creo que la trayectoria política de ella ha sido meritoria –de hecho yo recuerdo haberla conocido antes a ella que a él, cuando ella era asambleísta. A ella la acabo de entrevistar hace unos días, y al llegar al tema, dijo que decidió dejar su curul en el Congreso para acompañar a su marido porque “no sería correcto aceptar un cargo público”. La realidad es que precisamente por el estigma dejado por Sahagún, la mujer se ha visto forzada a poner su carrera en “stand by” durante seis años. Tal vez sea correcto, pero ¿es justo?

Andaba la huesuda paseando por la estancia
Busco y solo vio a un grandulón torpe a la distancia
Era fox con su libelo y se lo pensaba llevar
Era tan grande y pesado que solo con las neuronas pudo cargar.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: