Georgia: comienza la nueva guerra ¿fría?

Posted on 19 agosto, 2008. Filed under: Domingo Medina -Caracas | Etiquetas: , , , |

Domingo Medina / Caracas

 

Hace algunos años, ya Michael Klare nos había advertido que las guerras de este siglo serían por los recursos, principalmente agua y petróleo. De allí que el control de las cuencas hidrográficas y las reservas energéticas ocupen un lugar destacado en la agenda política internacional. Y por supuesto, en la agenda de las potencias. Para que nos demos una idea, el mismo Klare cita en un artículo el informe que el Council on Foreign Relations, de los Estados Unidos, publicó en 2006 y en el que advertía acerca de las amenazas al flujo seguro de petróleo a los Estados Unidos. El informe, concluía que “sólo los EEUU tienen la capacidad de proteger el comercio global del petróleo contra la amenaza de una obstrucción violenta” y se pronunciaba “sobre la necesidad de una presencia militar fuerte de EEUU en las áreas claves de producción y en los senderos marinos que traen el petróleo extranjero a las playas norteamericanas.”

 

El conflicto que mantienen Rusia y Georgia se inscribe en este contexto. Alentados por la caída de la Unión Soviética, los EEUU buscaron establecer lazos militares y políticos con los gobiernos de los países del mar Caspio, principalmente Azerbaiyán, Kazajstán y, por supuesto, Georgia. La intención clara era recudir el dominio de Rusia sobre esos países y el ya creciente mercado energético de la región. Por Georgia atraviesan sendos gasoductos y oleoductos que llevan gas y petróleo del Mar Caspio hasta el Mediterráneo, es decir, a Occidente. El actual conflicto amenaza de manera muy seria ese flujo.

 

Ya sé que es una barbaridad hablar de una nueva guerra fría a raíz de este conflicto, especialmente porque aquella se caracterizó por la evasión del enfrentamiento directo entre las superpotencias y ahora no se han cortado ni un pelo para intervenir. Pero lo que deja claro este conflicto es que, al igual que entonces, ninguna de las potencias va a dejar que la otra gane influencia en ningún territorio tan fácilmente. ¿Un ejemplo, aparte de Georgia? Desde hace algunos meses la IV Flota de los Estados Unidos navega por aguas del Caribe, lo que ha sido visto con recelo por los países de la UNASUR; Rusia ha respondido enviando también una flota al Caribe en “misión de amistad”, que será bienvenida en puertos venezolanos, según palabras del presidente Hugo Chávez. Si quieren otro ejemplo podemos hablar del escudo antimisiles de los EEUU en Europa…

 

En una apreciación que muchos podrían calificar de exagerada, yo veo en los recientes acontecimientos internacionales un reacomodo de los países y un reordenamiento del sistema internacional, muy distinto al actual y al de la guerra fría ciertamente, pero en el que los EEUU ya no serán los únicos que decidan las cuestiones más importantes del planeta, especialmente en el tema energético.

About these ads

Make a Comment

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

22 comentarios to “Georgia: comienza la nueva guerra ¿fría?”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Cuando un rival se debilita, los otros aprovechan cada oportunidad. Tras la disolución de la URSS y el largo periodo de crisis por el que pasó Rusia, Occidente se le metió hasta a la cocina y le arrebató lo que pudo: metió a los países bálticos a la UE, instaló bases en Asia Central, y tiene interés en meter a la OTAN a Ucrania y Georgia. Después de cometer sus atrocidades en Chechenia, Rusia regresa por lo que considera suyo. Con más atrocidades.

Este último detalle es uno que debemos tener muy en cuenta. Rusia se ha comportado con un desprecio descarado de las normas internacionales. Tomó la torpeza georgiana como un pretexto para lanzar una respuesta militar desproporcionada, con uso abusivo de la fuerza contra su minúsculo vecino, con bombardeos contra zonas civiles, burlándose cínicamente de las palabras, de los argumentos y de los esfuerzos de mediación. Como en Chechenia: éste es mi patio trasero y aquí hago lo que quiero. ¿Cómo me lo van a impedir?

Si lo que dice Domi es cierto y estamos ante una especie de nueva guerra fría, tenemos que mirar al pasado para evaluar cuidadosamente lo que hacemos y evitar repetir errores. En la que hubo en la segunda mitad del siglo XX, se trataba también de grandes potencias que competían por el dominio global. La ideología no era más que una justificación. El problema es que esa justificación, por el lado de la izquierda, llevó a muchos a cerrar los ojos o a justificar los abusos de un lado. Una parte de la izquierda criticó la construcción del Muro de Berlín, la invasión a Hungría, la de Checoslovaquia, la de Afganistán… pero esa izquierda crítica se quedó casi toda en Europa. La izquierda latinoamericana se fue casi completa en apoyar los abusos rusos. Esto equivale a un error histórico, porque le quitó autoridad moral para denunciar los abusos del lado contrario. ¿Cómo denunciar la campaña sucia de Reagan contra Nicaragua si se calló con el aplastamiento de la primavera de Praga? ¿Con qué cara denunciar los crímenes de las dictaduras sudamericanas y callar ante los de las dictaduras sostenidas por los rusos? Todavía hoy se está pagando ese costo.

Por eso me deja helado la respuesta de Hugo CHávez: “¡Estamos con Rusia y estamos con el respeto a la soberanía de las naciones!” (http://www.eluniversal.com.mx/internacional/58731.html) ¿Qué diablos ocurre en su cabeza? ¿Quién le dijo que estar con Rusia y con el respeto a la soberanía es una proposición lógica congruente? ¿Desde cuándo Rusia es una honrosa referencia del respeto a la soberanía de las naciones? ¿Es tonto o nomás cínico?

Ya era arriesgada su apuesta de alianza con Irán. Se trata de un país que amenaza con perjudicar todavía más el delicado régimen internacional sobre armas nucleares. Está muy mal que algunos países se ostenten como únicos con legitimidad para tenerlas, pero es muy peligroso que continúe la prolifertación. Sin embargo, esta jugada todavía tiene lógica: Irán es una gran productor de petróleo, como Venezuela, enfrentado a EU. Y, sobre todo, Irán jamás ha agredido a un vecino. La guerra contra Irak fue por la locura de Sadam.

Lo cual, a todas luces, no es el caso de Rusia. Con o sin guerra fría, con injerencia o no de Occidente, Rusia es aquí una potencia agresora, abusiva, injustificable, sangrienta, descarada. Entre otras cosas, está empleando bombas de de racimo, sobre las que hemos escrito en Mundo Abierto (http://mundoabierto.info/2008/05/27/bombas-de-racimo-sobre-dublin-la-batalla-por-la-prohibicion/). Este apoyo de Chávez es irresponsable y está haciendo a Venezuela cómplice de la matanza. Lo que está haciendo Rusia es poner orden en su ámbito de dominio, de la misma manera en que a Estados Unidos le encantaría meter al orden a Venezuela. ¿Cómo criticar una acción de EU contra Venezuela, o contra Cuba, si se está convalidando la acción de Rusia contra Georgia?

Es otro error del bocón de Caracas. Que vuelve a exhibir las graves limitaciones de su política internacional: el bolivarianismo, el socialismo y todas esas palabras tienen tanto valor como las que usaban los rusos en tiempos soviéticos, o como las que usan los voraces capitalistas del Partido Comunista Chino: son frases vacías, huecas, destinadas a agradar a los incondicionales. El eje dominante de la política internacional de Chávez es aliarse con cualquiera que esté contra Estados Unidos. Irracionalmente. No importa qué abusos cometa.

Por fortuna, CHávez no es la izquierda. Hoy por hoy, la mayoría de la izquierda es más o menos democrática y, al menos en casos tan obvios como éste, puede distinguir los abusos. Y reconocer que apoyar a Rusia sería un descrédito y una pérdida de toda autoridad moral.

Amigo:

esto lo digo en muy buena onda y sin ningún ánimo de que nos enfrasquemos en discusiones como las de hace algunos meses. De antemano te pido disculpas si sientes que mis palabras son ofensivas; quiero dejar muy claro que no es esa mi intención. Ahora a lo que voy:

me parece que especialmente en lo tocante a la política exterior de Venezuela tus análisis son muy simplistas, lo que conduce a errores garrafales. El eje dominante de la política exterior de Venezuela es el petróleo y lo que se ha dado en llamar geopolítica de la energía. Si tú sólo vez retórica antigringa en ella está bien, no es mi problema. Yo insisto en que lo de Georgia y otros eventos (Unasur, escudos antimisles, etc.) nos están llevando a una nueva configuración del sistema internacional, en el que cada país decide las alianzas que cree más beneficioas para sus intereses. Pongo un ejemplo: Rusia ha advertido que aquellos países que han firmado acuerdos con EEUU para colocar bases del escudo antimisiles se convertirán en objetivo militar para Rusia y como quien no quiere la cosa les ha dicho que el escudo protege a los gringos no a ellos. Y eso es muy cierto, sólo que Polonia y los otros países harán sus evaluaciones y dirán que prefieren correr ese riesgo porque ganan en otros ámbitos. Así mismo se decide la política exterior de Venezuela. Repito, si no lo ves o no entiendes así, pues, chingón…

Que tus análisis son simples lo demuestra esta frase: “La guerra contra Irak fue por la locura de Sadam.” Ni CNN es tan descarada… Y para que veas cómo son las cosas, Ahmadeniyad y el programa nuclear iraní son más peligrosos para el sistema internacional. Pero no van a invadir Irán…

“Rusia se ha comportado con un desprecio descarado de las normas internacionales”, escribes. Te pregunto, ¿qué hicieron EEUU, Inglaterra y España en 2003? ¿Qué hace Colombia en AL, con lo de Ecuador para que no nos vayamos tan lejos? Y vamos a preguntarnos por qué lo hacen… ¿Cinismo, locura, estupidez…? Me parece que no.

Finalmente me llama la atención que ahora seas tú el que quita y pone etiquetas, y el que decide quién y cuándo es de izquierda, y cuál izquierda es buena, etc. Pensé que antes habías dicho que eso era lo que hacíamos los chavistas…

No te enojes Domi, mejor lee bien: lo de “La guerra contra Irak fue por la locura de Sadam” está inmediatamente precedido por “Y, sobre todo, Irán jamás ha agredido a un vecino.” Para que no quede duda, va completo: “Y, sobre todo, Irán jamás ha agredido a un vecino. La guerra contra Irak fue por la locura de Sadam.”

¿De quién hablo, querido amigo? ¿De qué guerra, de qué periodo histórico? ¿Qué tiene que ver la CNN?

Otra, ¿qué tiene que ver que EU, GB, España, Colombia, etc., también se porten mal? ¿Eso justifica a Rusia? ¿Eso hace más aceptable el apoyo chavista a Rusia?

Y claro, el petróleo es la fuerza económica que guía a Chávez… pero su obsesión antigringa a veces pesa más. ¿Qué tiene que ver la agresión de Rusia contra Georgia con los intereses petroleros venezolanos? ¿Los defiende mejor Chávez al apoyar la agresión? Te enojas, mi Domi, y está bien. Pero yo, en el fondo, no creo que no te des cuenta de lo absurdo que es ese apoyo al abusador. Sé que te incomoda y te molesta, por lo menos.

Tiene toda la razón Mingus cuando cita a Michael Klare con relación a las guerras por los recursos. Y en esto Rusia no es ninguna excepción. Durante la guerra fría, los EE UU y la ex-URSS eran las superpotencias. Los EE UU se han mantenido, mientras que Rusia pasó a ser la heredera de la ex-URSS, lo que le ha conllevado a una serie de conflictos en aras de mantener sus intereses imperiales. El conflicto con Georgia es uno de ellos, pero también podemos mencionar el conflicto con Ucrania por la flota del Mar Negro o la península de Crimea. En la guerra por los recursos, Rusia no necesita, en muchas ocasiones, la presencia militar para presionar, dada la dependencia energética europea de los hidrocarburos rusos: Eslovaquia depende en un 100% de los crudos rusos, Hungría en un 98%, Letonia en un 97%, Polonia en un 95%, y así sucesivamente. Y todo, porque durante el comunismo centroeuropeo, la ex-URSS era la que suministraba éstos a sus antiguos aliados a través del Oleoducto Druzhba y del Gasoducto Ruso-Ucraniano. A Moscú le basta con cerrar los expendios para influir en las políticas de estos países. Ejemplos, Ucrania de 2006, Bielorrusia de 2007. Durante estos conflictos, que mantuvieron en vilo a terceros, por ejemplo, en el caso de Ucrania en el 2006, cuando Rusia cerró las tuberías de suministro de gas para presionar a Kiev, Hungría tenía reservas de gas para solo un mes en pleno enero y con uno de los inviernos más fríos. El caso de Georgia se ajusta también en esa política imperialista rusa, esta vez debido a las intenciones de Georgia y su acercamiento a Occidente (OTAN, UE). Al respecto, algunas palabras.

No es sólo la atracción de acercarse o pertenecer a Occidente (qué país europeo de esta región no se siente tentado a pertenecer a la UE? Ese lujo de rechazar ser miembro de la Unión se lo pueden dar países como Noruega, que lo ha rechazado dos veces, o Suiza, por ejemplo), sino el temor a Rusia, como heredera de la ex-URSS, es lo que mueve a estos países a una alianza (militar) con Occidente (OTAN). El caso de Polonia es muy ilustrativo. La historia de Polonia se ha desarrollado siempre entre los intereses de Alemania y Rusia. Y, revisando el siglo XX vemos cómo la ex-URSS ha dirigido siempre los destinos de Polonia de una forma agresiva. De allí que Polonia vea garantizada su segulidad mediante su membresía a la OTAN. Y también Hungría, la República Checa, Eslovaquia, etc., de cuyas agresiones e intervenciones armadas ha mencionado Témoris. Y en este punto estoy en total acuerdo con Témoris cuando escribió sobre el papel de la izquierda latinoamericana respecto a la política agresiva e imperial de la ex-URSS, hoy representada por Rusia. Rusia, ayer basándose en su poder nuclear, hoy en su geopolítica de la energía, actúa como lo que siempre ha sido, un imperio déspota. Aquí también coincido con Témoris en cuanto al alineamiento del Gobierno de Venezuela con Rusia, motivado más bien por su política contra el Gobierno norteamericano, lo que, según mi opinión, no le agrega nada, pero sí que le resta mucho.

Por otro lado, Occidente se introdujo en la Rusia de los noventa del siglo XX, sencillamente, porque Rusia no contaba con el capital ni la tecnología para desarrollar su industria de los hidrocarburos. Para desarrollarla, al igual que Venezuela en la faja del Orinoco, se necesita(ba) capital y tecnología, cosas con las que Rusia no contaba. Además, Rusia desarrolló su propia nomenclatura del siglo XXI, no exenta de relaciones con el mundo del hampa y la ilegalidad (según Forbes, de los 25 primeros multimillonarios, 12 son rusos, personas de origen humilde que tras protección, mecenazgo y negocios turbios se han hecho de enormes fortunas, las mismas que mantienen al Gobierno, o viceversa).

Por último, vale la pena referirse a las causas del conflicto Rusia-Georgia, algo que no quedó claro en el post de Domingo, pero del que vale destacar la región donde tiene lugar (una de las más “calientes” del planeta, en término político, naturalmente).

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Témoris, querido amigo, no me enojo. Es sólo que espero que alguien que literalmente ha recorrido medio mundo y tiene un doctorado en teoría política pueda brindarnos un análisis más profundo. Claro, es lo que yo espero. Mala mía si no es así, como dicen en Puerto Rico.

La explicación de que Chávez es loco, cínico o estúpido está bien si uno quiere ver las cosas así. Pero también uno podría preguntar por qué ese apoyo, sabiendo que eso, como señalas tú, puede darle más bien desprestigio. Repito, la explicación que das es válida, pero a lo mejor hay elementos que estás dejando de lado en el análisis.

Menciono algunos: la flota de aviones F16 y Hércules de la Fuerza Aérea Venezolana necesita repuestos para seguir trabajando adecuadamente; los gringos se niegan a venderlos a Venezuela a pesar de estar obligados por contrato. Venezuela quiere comprar lanchas para patrular el Caribe en su lucha contra el narcotráfico y firma un contrato con España; los gringos lo vetan porque las lanchas usan tecnología gringa. Entonces el gobierno venezolano se va a Rusia y compra aviones, fusiles, etc.

Chávez es un loco, etc., vale para explicar esa compra de armas a Rusia, pero un analista político debería preguntar cuál es el interés que persiguen los EEUU al no vender los repuestos a Venezuela, por qué tratar de anular la capacidad operativa de ejército venezolano.

Yo no trato de defender o justificar a Chávez. Intento comprender el por qué de las decisiones de su gobierno. Y también las de otros países, como Rusia, Georgia, EEUU y otros en el caso que nos ocupa. No digo que Rusia o Georgia tengan razón, no me interesa denunciar a uno u otro como agresor o ponerlo como víctima. Quiero saber qué es lo que está pasando y por qué.

Menos aún digo que el hecho de que unos se porten mal justifica que otros lo hagan. Lo que sí quiero decir es que el Derecho Internacional lo respetan las potencias cuando les conviene y sirve a sus intereses; de lo contrario se lo saltan a la torera. Los gringos fueron al Consejo de Seguridad buscando una resolución para invadir Iraq; no la consiguieron pero igual invadieron.

En fin, que los estados no tienen amigos, sino intereses.

Pues gracias por el favor, Domi: mucho bolivarianismo, mucho socialismo, pero los grandes principios ideológicos de Chávez terminan donde empiezan sus intereses petroleros y/o militares (es soldado, a fin de cuentas).

Tu sugerencia de que un analista político se debería preguntar en este tema por qué EU no le quiere vender armas a Chávez es a la vez ingenua e inoportuna. Ingenua porque la respuesta es obvia y no tenemos por qué detenernos en cada detallito obvio. E inoportuna porque lo que discutimos aquí, mira nomás, no son los motivos oscuros de la política de Eu hacia Venezuela, sino los de su confrontación con Rusia en Georgia y la malhadada e innecesaria injerencia de Chávez en ella.

También es una obviedad que las potencias se saltan a la torera el derecho internacional. Pero a mí me interesa lo que hace Chávez en particular porque muchos de los que participamos en MA somos latinoamericanos y Chávez ha tratado durante una década de convertirse en líder latinoamericano. Lo cual es legítimo. Además, lo trata de hacer basándose en un argumento moral: él es el bueno, representa a los buenos y lucha por los buenos. Lo cual es legítimo también. El problema está en que está usando un argumento muy, muy exigente, ponerse como campeón de los buenos y defender a los malos no sirve para hacer un cómic muy congruente.

Chávez ha denunciado cien veces, y con toda razón, a EU, que con sus banderas de libertad y democracia ataca la libertad y la democracia. Pero este apoyo desvergonzado hacia Rusia lo hace miembro del mismo club de cínicos al que pertenece Bush.

A ti no te interesa definir quién es bueno o es malo entre Rusia y Georgia. A mí sí me interesa saber quién está abusando flagrantemente del otro. Y si a ti no te parece condenable que tu presidente anteponga intereses bien mundanos a toda su retórica justiciera, a mí sí.

Gracias por decirnos que lo que pasa es que Rusia sí le va a vender armas y los gringos no, y que por eso se alinea con la primera, no matter what. Eso hace que Chávez se vea todavía peor.

Para empezar un programita:

http://www.aporrea.org/medios/n119153.html

Un vacilón los análisis de política internacional de nuestro iluminado que cree que no cree en nada. Algo así como “los rusos son malos malos… niños muy malos”.
Bienvenido a la tierra mi estimado. Efectivamente ninguna de las superpotencias son niños de pecho… precisamente, y un plano realista, los venezolanos y los cubanos están montados en una política de profundización de la multipolaridad. De ahí las relaciones con los rusos y los chinos… pero me imagino que la pureza del amigo le hará arrimarse a la idea de no declarar ni tomar posición en nada. Una actitud que nos remite a la metáfora de la pareja a la que se le pregunta “¿Qué quieres comer?” Y responde: “no se, decide tu”… el triste papel jugado por las periferias hasta ahora.

Coincido con Temoris y Domingo. Tristemente en todos los paises los intereses pesan mas que los ideales o los valores, lo mismo en la izquierda que en la derecha y el centro, el poder mueve a nuestros lideres y arrastra a sus pueblos.

Temoris,
en tu pagina todavia no aparecen las fotos de la segunda parte del viaje :(

Saludos a los 3!

Ay qué burro!

Gracias María, no me había dado cuenta!

Publicado está. besos desde Ciudad Juárez, la meca del terror de agosto.

Puede ser que con otra administración norteamericana las relaciones de la Venezuela de Chávez marque otra política exterior respecto a los EE UU. Porque el enfrentamiento de Chávez es con el Gobierno de Bush, muy parecidos ambos en su forma de hacer política, según mi opinión (el uno como “cowboy” y el otro como “militar”, ambos, como “hombres de armas”). Ejemplo de las buenas intenciones de relaciones EE UU-Venezuela es la carta que Chávez le enviara a Clinton en 1999 y que aquí les reproduzco:

Miraflores, 27 de abril de 1999

Al Excelentísimo Señor
WILLIAM JEFFERSON CLINTON
Presidente de los Estados Unidos de América
Washington, D.C.

Me han impresionado gratamente las consideraciones que su Excelencia tuvo a bien formular, con motivo de la presentación de las Cartas Credenciales que recientemente hizo ante usted nuestro Embajador ante la Casa Blanca, el Dr. Alfredo Toro Hardy.

El mensaje suscrito por su Excelencia, consignado en esa ocasión y que he leído con sumo interés, evidencia de manera elocuente el deseo que tiene su Gobierno de renovar y relanzar las relaciones entre nuestros dos países. Saludo, en forma entusiasta, ese propósito suyo. Entre su gobierno y el mío, al igual que entre el pueblo venezolano y el estadounidense, existen intereses comunes. Compartimos ciertamente, el anhelo de una sólida y pujante democracia, al estilo de aquella que ya dibujaron con su mente y con su acción, hombres de la talla de Abraham Lincoln y Simón Bolívar.

El referéndum consultivo celebrado el pasado domingo 25 de abril del corriente, y la Asamblea Nacional Constituyente que se elegirá en los próximos meses, con expresión libre y plural, son modalidades que el pueblo venezolano ha escogido para refundar la República, en un ambiente de paz y participación ciudadana, signado por un profundo proceso que ya fue catalogado por el ex-Presidente Jimmy Carter, a su paso por Caracas en diciembre de 1998, como una verdadera «Revolución Democrática».

Mi país, como su Excelencia señala atinadamente, encara serias y diversas dificultades que estamos enfrentando con responsabilidad y pleno segundo venezolanista. Hemos heredado una economía en crisis. Nos proponemos recuperarla mediante la aplicación de un conjunto de políticas económicas y financieras orientadas fundamentalmente a la reactivación productiva y al equilibrio económico, consustanciadas siempre con las necesidades de la población. Hemos recibido también, Señor Presidente, un país seriamente afectado en lo ético, pero con la misma voluntad inquebrantable hemos comenzado ya a restablecer el código moral que debe impulsar a toda sociedad, luchando sin tregua contra el grave mal de la corrupción, a través del cual en Venezuela se perdieron recursos a cinco «Planes Marshall».

Compartimos su criterio de que «nuestra asociación económica puede ayudar a mejorar la situación». Por eso, Señor Presidente, nuestro país está abierto a todo tipo de iniciativas que surjan tanto de la empresa privada como de los entes públicos de los Estados Unidos, en función del desarrollo de ambas naciones. Comparto en forma absoluta, asimismo, el firme propósito de lucha contra el narcotráfico y toda forma de delito vinculado a ese morbo.

Acepto con mucho agrado la invitación que su Excelencia me hace para que visite su país. Agradezco sus cálidas expresiones de amistad, que son recíprocas. Le propongo formalmente que los temas aquí mencionados figuren en la agenda de nuestras próximas conversaciones en Washington.

Atentamente,

Hugo Chávez

O a lo mejor es que para entonces el precio del barril del petróleo no se cotizaba al precio de hoy y aún no tenía lugar la llamada “primera ley de la petropolítica” a la que se refiere Thomas Friedman en su artículo publicado en Foreign Policy? (Junio 2006)

Por otro lado, es cierto que la figura de Chávez es muy contradictoria y da mucho esfuerzo en ubicarla. Ejemplo de ello son sus amenazas a las empresas espanyolas tras aquél encontronazo con el rey Juan Carlos, contra Uribe o contra Ángela Merkel antes del encuentro de Lima de este verano y la forma en que fueron resueltas estas crisis, muy inteligentemente por parte de Chávez, hay que reconocerlo. Igual ejemplo mostró cuando dio respuesta a la carta que le enviara su compatriota Ilich Ramírez Sánchez el 3 de marzo de 1999 y a quien se dirije con un “Distinguido compatriota”. “Distinguido”, claro, porque se distinguió por sus actos terroristas (con sus víctimas), terrorismo que el mismo Chávez condenaba cuando dijo que “así no, terrorismo con más terrorismo no es justo esto”, refiriéndose a la situación en Afganistán en el 2001 tras los bombardeos norteamericanos.

Por otro lado está el rearme en Venezuela, pero también en América Latina en general. No sé si es comprensible la situación venezolana (Mingus, explícamelo, porque eres una voz con más autoridad al respecto), pero en los últimos tres anyos, Chávez ha adquirido armamento ruso por más de tres mil millones de dólares. Creo que en la situación social actual venezolana se le podría haber dado mejor uso a esa cantidad de dinero.

Por último, un comentario muy personal sobre la unidad Cuba-Venezuela a la que hizo alusión Mikele: hace dos anyos, en un país latinoamericano escuché una frase que , para serle sincero y a pesar de no compartir muchos postulados de Chávez, me ofendió en cierto aspecto. La frase en cuestión era de que en esta unión “Chávez pone la plata y Fidel la idea”. Me pareció que en este tándem había cierta humillación, desprecio o cierta arrogancia por parte de Cuba. Pero esa es una historia personal.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Domingo,

Sacar declaraciones por debajo de la manga y descontextualizarla hace que los análisis queden bastante distantes de alguna certidumbre.

En el año 1999, Chávez hablaba de la “tercera vía” a lo Alvin Toffler y de “capitalismo humano”. Igual, el gobierno estadounidense tenía otro matiz (invariable en su esencia claro) y otra forma de hacer las cosas (intervención blanda). Si las relaciones EEUU- Venezuela mejoran con un nuevo gobierno gringo, muy poco se deberá a dicho cambio
Más bien obedecerá a algunos desaceleramientos de las políticas de izquierda del gobierno venezolano. Los perdones continuos al gobierno colombiano así lo demuestran.

Sobre las comparaciones Chávez- Bush, parecen sacadas del sombrero de un mago. Si bien es cierto que Chávez tiene un lenguaje y una retórica fuerte, muy lejos esta de intervenciones en el extranjero o de acciones guerreristas… más allá de los “expertos” militares que hablan en los medios, no hay nada más que sustente tal tesis del espíritu guerrerista del que se acusa al gobierno venezolano.
El rearme de Venezuela no se enmarca sino en varias circunstancias que justifican claramente tal acción:
a) el Plan Colombia le inyecta a la vecina nación ingentes recursos que se gasta en armamento para las FFAA, y algunos dirían para los paramilitares también.
Más datos:
“En 2007, Colombia mantiene 459.687 funcionarios destinados a labores de Defensa y Seguridad; y gasta anualmente en la guerra 6,5 % de su PIB, unos 22.000 millones de dólares anuales, , según los investigadores Juan Camilo Restrepo y Pedro Medellín” (Semanario (VOZ, edición 2427, cit. porÁlvaro Angarita: “Crece el gasto militar. Guerra devora el presupuesto”; 27-2- 20082008 http://www.geocities.com/vozxcol/voz.pdf).
b) La obsolescencia que presentaba el armamento venezolano solo se explica a través de la propuesta política de eliminar las FFAA de la región latinoamericana para convertirlas en fuerzas policiales (ofreciendo seguridad, uno de los pocos elementos interventores permitidos en las tesis neoliberales para los Estado- nación). Los FAL (fusil automático liviano… que para el avance tecnológico actual, de liviano no tiene nada) que poseen las FAN venezolanas estaban más que caducos. Los más nuevos tenía por los menos 30 años. Los tanques corren la misma historia que combina los dos elementos anteriores, por un lado se intentaba eliminarlos con el viejo pretexto de no necesitarlos ante la paz aparente, y por el otro entre la corrupción y la falta de políticas de mantenimiento y actualización llegaban a dar vergüenza del estado que se encontraban
c) Con la mayor parte del armamento obsoleto no hay nada que hacer. Muchos de estos armamentos fueron comprados a los gringos que ahora se niegan a brindar servicio técnico, transferencia tecnológica, repuestos, etc.
d) Para nombrar otro país, sería bueno revisar las recientes compras militares de Chile, particularmente la aviación de ese país, con una reciente compra se puso entre las primeras de la región.

Con todo lo anteriormente descrito y, principalmente, ante las continuas amenazas del gobierno colombiano (que ya bombardeo un territorio ajeno), apoyado por los EEUU, y la reactivación de una amenaza como la cuarta flota; no se pretenderá que Venezuela importe flores para hacer frente ante la situación descrita.

La tan cacareada “carrera armamentista” venezolana sencillamente no es tal, al igual que esa comparación burda que haces al igualar a Chávez y a Bush como “hombres de armas”.

Sobre el señalamiento que haces sobre la utilización de los recursos, este se enmarca en el mito mediático que se iguala al de la generación de riqueza. Sin duda el petróleo juega un papel fundamental en toda la política venezolana. El problema de Venezuela no es la generación de riqueza (que sin duda no se debe descuidar pero en lo fundamental no es el problema), sino un problema de gestión.

El crecimiento económico y, por ende, la liquidez que existe en el país es impresionante. El problema no es de falta de recursos (con lo cual tu señalamiento tendría validez) sino de cómo redistribuir y gestionar los recursos. Si se revisaran los presupuestos de los entes públicos notaríamos que los mismos alcanzan cifras increíbles. No hacemos nada quitándole recursos a una partida para dárselos a otra (para ejemplificar lo que tu dices, quitarle a la compra de armamento para darle al sector salud); la estructura burocrática, la corrupción y la falta de eficiencia y eficacia hacen que los recursos destinados no terminen de activarse en sus verdaderos propósitos.
Por ello el ejecutivo apuesta todo su capital político en los Consejos Comunales, estructuras que en teoría saltarían todos estos obstáculos.

Sobre tu historia personal, la verdad me da lo mismo quien ponga lo que se ponga. Cuando se cree de verdad en la premisa de que la patria es una sola, nuestra América de Martí; y que o nos ayudamos entre todos y nos jodemos todos, importa un bledo que los recursos estén circunscritos a un determinado territorio. Si las ideas de Cuba benefician a la región o si los recursos venezolanos benefician a la región… ganamos todos.

Escribiendo de experiencias, cuando en un barrio de nuestro país algún vecin@ anda mal y no tiene para comer, los vecin@s le brindan un plato de comida así eso signifique comer a la mitad para tod@s. Cuando una madre soltera no tiene con quien dejar a su hij@ para ir a trabajar, siempre hay un vecin@ que brinda a apoyo y se l@ cuida.
No se piensa que ese recurso que le doy al vecin@ lo puedo utilizar en otra cosa, no se piensa que en ese tiempo que brindo al vecin@ lo puedo emplear en hacer otra cosa.
Empíricamente se entiende que el “estar bien” individual no existe.

Saludos.

PD. Témoris, me vas a hacer llorar…

Entonces Chávez qué es, además de ser presidente de Venezuela. No es un “hombre de armas”, es decir, militar? Al menos eso yo sabía, pero si le han cambiado la historia, entonces retiro lo dicho.

Sobre lo último que escribes, esa solidaridad y ayuda que mencionas, es cierta? No sé, lo pregunto, porque he leído y me han comentado que unos de los principales problemas de Venezuela es la inseguridad ciudadana.

Otra cosa, tú que profesas tanto la otredad, pues no la practicas mucho. En 1999, Chávez tenía esa visión respecto al Gobierno de Clinton. Las relaciones entre EE UU-Venezuela se deterioran a partir de la Administración de Bush. Eso no es arte de magia, ni yo soy mago, aunque me hubiera gustado serlo, es la simple realidad. Chávez no nació revolucionario, porque eso no es genético, a menos que ahora se inventen algo por el estilo. Él fue evolucionando o revolucionándose, simplemente. Así, esas son cosas que hay que asumirlas, como todos.

En cuanto al rearme, tienes razón, principalmente cuando mencionas el caso de Chile y Colombia, principalmente. Por eso pregunté si esa cantidad de tres mil millones de dólares en adquisición de material bélico a Rusia se justifica. Tú y yo lo sabemos bien, y los otros también, Venezuela no es Noruega, donde el nivel de vida es muy alto. Desgraciadamente, y digo desgraciadamente, porque un país con tantos recursos naturales debería de vivir la sociedad como Noruega o Suiza. En ello les deseo lo mejor a ustedes, al final y al cabo, como tú bien escribes, “el estar bien individual no existe”. Aunque tenga mis dudas al respecto.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Hoy se conmemora el 40 aniversario de la Primavera de Praga y de la invasión soviética y las tropas del Pacto de Varsovia a la entonces Checoslovaquia. El presidente de Hungría, László Solyom, y el Gobierno húngaro han pedido disculpas y perdón a las autoridades y a los checos y eslovacos por la participación de un batallón húngaro, estacionado en Eslovaquia, entonces. La escalada rusa en el conflicto con Georgia ha vuelto a despertar viejos fantasmas.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Mikele,

otra cosa que olvidé anteriormente: puede ser que los recursos naturales (hidrocarburos) venezolanos ayuden y contribuyan al bienestar de América Latina (a pesar de mi suspicacia: por qué Chávez vendía petróleo barato a los alcaldes sandinistas antes del triunfo de Daniel Ortega, y a otros no? Entonces, a quién ayudamos? A unos nicaragüenses, los buenos, según el punto de vista del Gobierno venezolano, y a otros no? En qué estamos?), pero las ideas de Fidel y de la Cuba en la que reina, de eso, con toda seguridad, no ganaremos nada. La historia lo demostró.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Eh… tu giro es más que interesante Domingo.
Bush no fue militar. O sea que no parece ser con la simpleza que lo dices “hombre de armas o sea, militar”… todos sabemos la connotación de la denominación.
Pero tu verás como construyes la historia.

inseguridad ciudadana vs solidaridad, no entiendo la relación que quieres hacer a raíz de mi ejemplo.

Entender las cosas sobre EEUU y Venezuela como las explicas sucede cuando se hacen análisis superficiales… y eso nada tiene que ver con la otredad (sino es así explícamelo).
Endilgar todo el proceso venezolano a un cambio de matiz político en los EEUU es de lo más simplista que he oído últimamente (“simple realidad”… es chistosa esta frase en análisis que intentan explicar cosas estructurales). Efectivamente Chávez no nació revolucionario pero no se si te imaginas que este proceso no se debe solo a Chávez (me imagino que esto es muy complejo para pasarle a uno por la mente), por tanto, no es cuestión de cambios de matices en el norte lo que deterioran las relaciones. Tarde o temprano, si este proceso trata de transformar lo estructural, las relaciones se iban a deteriorar.
Espero que coyuntural y estructural sean ideas que se puedan diferenciar.

“rearme”, “Venezuela no es Noruega”… debe ser que estoy muy burro como dice Témoris, pero no entiendo esta relación tampoco.

“un país con tantos recursos naturales debería de vivir la sociedad como Noruega o Suiza”.
El detallito es que no somos Noruega ni Suiza, ni queremos serlo, ni queremos “vivir como” x.
Queremos vivir como venezolanos y latinoamericanos…
Cualquier revelación con el lenguaje es pura coincidencia.

Sobre los convenios de hidrocarburos, sería bueno que investigaras con cuantos Estados Venezuela tiene esos convenios. No todos son precisamente “aliados ideológicos”.
Con los que no aceptan los convenios no se les puede obligar a aceptarlos.
Lo otro que sería bueno investigaras es sobre el quilombo que se formó en Perú por la construcción de petrocasas, donadas por Venezuela y por la ayuda que le brindamos al mismo país por lo del terremoto hace unos años.

Sobre las ideas de Fidel… esa es tu opinión, evidentemente diametralmente opuesta a la mía. Evidentemente para nada pretendo que se copie el modelo cubano ni ningún otro, pero estoy completamente claro que sin la historia cubana y, específicamente, sin las ideas de Fidel, todos estos procesos de independencia y autodeterminación que vive Latinoamérica no pudiesen ni soñarse.

Saludos

Mikele,

me parece que tu fervor ideológico te impide interpretar lo que otros escriben, entre ellos yo mismo, o lo que otros profesamos. Dentro de tu espectro sólo vale tu opinión, tu verdad, tu “otredad”, que de nuevo escribo, no practicas. Tú quieres el reconocimiento del “otro”, lo has dejado claro un millón de veces, pero ese “otro” tuyo tiene, a su vez, el “otro” mío o de cualquiera de nosotros.

Para muestra un botón: “Entender las cosas sobre EEUU y Venezuela como las explicas sucede cuando se hacen análisis superficiales… y eso nada tiene que ver con la otredad (sino es así explícamelo).
Endilgar todo el proceso venezolano a un cambio de matiz político en los EEUU es de lo más simplista que he oído últimamente (“simple realidad”… es chistosa esta frase en análisis que intentan explicar cosas estructurales).”

Si entendí tus palabras, tu posición respecto a la mía es que el proceso venezolano ha de variar, o cambiar, tomar un matiz, un rumbo, de acuerdo a los cambios que se den en Washington con una nueva administración. Pues bien, si de nuevo lees mi post te darás cuenta de tu error de interpretación, porque yo escribí que “Puede ser que con otra administración norteamericana las RELACIONES de la Venezuela de Chávez marque otra POLÍTICA EXTERIOR (en mayúscula para que las leas bien) RESPECTO A LOS EE UU. Porque el enfrentamiento de Chávez es con el Gobierno de Bush, muy parecidos ambos en su forma de hacer política, según mi opinión (el uno como “cowboy” y el otro como “militar”, ambos, como “hombres de armas”). Ejemplo de las BUENAS INTENCIONES DE RELACIONES EE UU-VENEZUELA es la carta que Chávez le enviara a Clinton en 1999 y que aquí les reproduzco”. Punto. Yo estoy hablando de relaciones entre EE UU y Venezuela, en las cuales, con otra administración en Washington serían, a lo mejor, menos tirantez. (Fíjate cómo se tratan Putin y Bush o Bush y Medvedev.) Y tú vienes con el proceso venezolano. Pues me has ofendido, tratando por los suelos mi Coeficiente de Inteligencia, al menos en lo que respecta al proceso venezolano.

Luego vienes siempre con el cacareado “análisis superficial”, “cosas estructurales”: qué es ésto? Me refiero a Mundo Abierto? La Academia de Ciencias? Porque tampoco profundizas mucho en tus post y respuestas.

Una vez me hiciste saber de tu compromiso con el proceso venezolano, tu participación y entrega a él, algo que aplaudo y veo con buenos ojos. Pues bien, cuídate al dirigirte al pueblo llano, no uses registros muy altisonantes y “análisis profundos” (que esperas, pero que no practicas) para que no te pase como a aquél campesino nicaragüense que escuchó un discurso de Daniel Ortega. Finalizado éste, le preguntaron al pobre hombre su opinión al respecto y éste sólo atinó a decir: “habló bonito, pero no entendí ni mierda”. (Pido perdón a los lectores de Mundo Abierto, pero esa fue la respuesta dada.)

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Pues Domingo, lamento que te ofendas… pero realmente no es culpa mía.

En tus propias palabras esta lo limitado de tu análisis:
“Porque el enfrentamiento de Chávez es con el Gobierno de Bush”
¿Será que no ves la reducción de circunscribir lo complejo que pasa en Venezuela y su política internacional a esta afirmación?
No entender que hay dos proyectos, dos cosmovisiones de mundo en pugna… discúlpame pero es reduccionismo. Más aun cuando se trata de explicar a través del pensamiento y comportamiento de dos personas. Eso ya raya en lo insólito.

Que no acepte tus disertaciones no tiene nada que ver con no reconocerte. Tu puedes pensar lo que tu quieras pero, como creo ya lo he dicho, este espacio es para discutir. La otredad no tiene nada que ver con aceptar tus argumentos para mi.

Creo que con este espacio (y ya lo he escrito antes) hay que ser aunque sea un poco responsable. Si creemos en un acto de comunicación, alternativa a los medios clásicos, hay que ser responsable con esos espacios. Si yo les respondo a ustedes no es para que ustedes cambien de opinión. Lo que ustedes opinen me tiene sin cuidado. Lo que no puedo permitir es que un espacio en donde yo participo se reproduzca el mismo sentido común, el mismo análisis corto placista y nada trascendente que se encontraría en cualquier medio tradicional.
Venir a un espacio tan rico, que da pie a la interacción y pretender reproducir el mismo modelo consensual (todo lindo, nadie discute, todo esta en paz –pensamiento único dirá algo-) de los grandes medios, donde nadie se ensucia, donde todo es bonito, donde supuestamente no hay ideología… es bastante triste y por lo menos mientras yo participe, voy a hacer lo posible para no quede sin respuesta tal modelo comunicativo.

Repetidamente tanto tu como Témoris vienen con citas históricas descontextualizadas para explicar cualquier vaina. En tu caso también utilizas cifras del mismo modo. Le dan un halo de legitimidad a lo que en realidad es una creencia o un acto de fe. (que por cierto, la profundidad nada tiene que ver con eso. Se puede utilizar estos recursos, pero no es lo fundamental. Me imagino que eso es lo que esperas en mis post y comentarios… y de una vez te digo que no lo vas a conseguir).
La diferencia entre eso y lo que yo hago es que yo me ensucio (en su entender sería algo así). Yo no escondo en lo que creo, en lo que tengo fe detrás de posturas supuestamente académicas porque saca de debajo de la manga una cita de algún autor, algún dato desintegrado de la realidad que lo arrojo, un dato histórico parcial o, con lo que siempre cierras tus comentarios, un cuento corto.

Por último, deberías de venir un rato por Venezuela, para que veas como el “pueblo llano” (cualquier desprecio ante tal denominación son cosa de usted señor lector) entiende y profundiza mucho más que estas grandes disertaciones sobre libros leídos y mundos recorridos…

Saludos y sigo lamentando que te ofendas… pero nada puedo hacer.

Mikele,

lo de la ofensa es una broma, naturalmente.

Un saludo desde Hungría,

Domingo

Témoris…

Aquí están las bombas de racimo que mencionas

http://www.aporrea.org/internacionales/n119867.html

Iluminado, infórmese mejor…

[...] El 11 de septiembre: una perspectiva crítica.) Por supuesto, y como se ha comentado en un post anterior, el Proyecto, así como otros documentos citados entonces, presuponen la posibilidad de acceder sin [...]


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: