¿Cambio de sexo? ¿Transexuales, transgéneros? ¿Qué hay sobre esto?

Posted on 4 enero, 2008. Filed under: Makieze Medina -D.F. | Etiquetas: , |

 Por Makieze Medina / Ciudad de México

 

Orlando cambió de sexo, pero no de identidad.

 

Quizás, y sólo quizás, el tiempo que lleva Orlando, el protagonista de la novela de Virginia Woolf que lleva su nombre, sea un deseo para una persona transexual y/o transgénero que opte por reasignar su sexo. En esta hermosa obra literaria, Orlando se convierte en una mujer de la noche a la mañana y con la misma perfección a la mitad de la obra. A Montserrat, una mujer transgénero del Estado de México, su proceso de cambio de identidad sexogenérica le llevó muchos años.

En realidad, conocí el término de transexualidad a los catorce años pero el cambio de mi imagen comenzó a los diecinueve” me dijo Montserrat soltando una sonrisa al preguntarle ¿cómo había sido su proceso de metabolización entre lo desconocido y lo conocido? “En ese tiempo al ver imágenes femeninas quise ser como ellas”.

No se intimida al contarme el gusto de sus motivaciones: “estaba decidido a cambiar mi imagen me encantaba y super gustaba la idea y el ir a contracorriente con la sociedad. Con mi familia fue muy difícil. Afortunadamente no me importaba lo que dijera la gente, para mí estaba bien. En un año trabajé en mi imagen empezando con las cejas, ojos, barba, físico… Fui adoptando los cambios poco a poco.

¡Me tardé diez años!

Hubo una etapa que lo detuve, pero eso no me hizo cambiar y fui haciendo que mi familia lo aceptara poco a poco y no de la noche a la mañana. Iba a pasar a una etapa femenina, homosexual. Iba a adquirir un término de “joto”, y eso iba a ser un golpe muy crudo, muy rudo para mi familia. Fui preparando el terreno y suavizando las cosas para ellos, mis amigos y vecinos, sin embargo empecé a sentir el ataque, el rechazo. Mi familia acabó por aceptarlo de una manera muy bonita, aunque… a mi mamá le costó cinco años”.

Ser una persona transexual y transgénero no es lo mismo.

La Transexualidad / Transexualismo es el desacuerdo profundo entre el sexo anatómico con el que se nace y aquel otro que la persona siente como propio. No se trata de una elección ni de una decisión. Así, una persona transgénero-transexual es la que por necesidad opta por modificar sus caracteres sexuales de manera permanente a través de reemplazo hormonal y/o intervenciones quirúrgicas u otras. Lo que desea es adaptar su anatomía a su identidad sexogenérica. Pero un guión entre ambas términos no distingue sus particularidades. Hay tamices fundamentales.

Una persona transexual y otra transgénero, antes y durante el proceso de cambios en su cuerpo, asumen una identidad sexogenérica diferente al sexo con el que nacieron. Ambas cambian su imagen e identidad, asumen otros roles de género. Sin embargo, una persona transexual se somete a una cirugía de reconstrucción genital, y una persona transgénero, es la que todavía no se ha sometido a esta cirugía o no desea una adaptación completa al sexo legal contrario.

El Instituto Mexicano de Sexología acepta que no hay una estadística que mida los casos sobre reasignación de sexo; sin embargo, reciben en promedio a una a dos personas al mes.

Sobre su situación, aceptación y reconocimiento de derechos hay un grande camino por recorrer.

Montserrat es una mujer transgénero alta, delgada, morena, con un cuerpo hermoso y un cabello muy largo que destella tonos fuertes. Acepta sin ningún titubeo su homosexualidad: “Fui bastante masculino. Siempre estuve consciente de lo que era y mi etapa masculina me gustó vivirla. Me gustaba ser tranquilo, callado, muy comprensivo. El haber asumido mi rol masculino no me llevo a cambiar nunca mi preferencia sexual, no me llevó a tener relaciones sexuales con mujeres. Siempre viví con la idea de que quería vivir con hombres, me gustaron los hombres Ubiqué bien mis ideas sobre mis preferencias sexuales”.

Ahora con su identidad femenina, su brío y optimismo no disminuyen al contarme: “no he sufrido muchas, ni graves discriminaciones en comparación con sus amigas”. Pero sabemos que esto no es el panorama que puede creerse de este país. México está en el segundo lugar en crímenes sobre homosexuales, sólo superado por un titán latinoamericano, Brasil. La Comisión Ciudadana Contra Crímenes de Odio por Homofobia contabilizó 337 asesinatos en México entre 1995 y 2004: 322 de hombres y 15 de mujeres, pero debido a la falta de información en víctimas transexuales queda pendiente hacer un recuento; la Conapred establece que existen miles de solicitudes de transexuales que piden asilo a otros países por el riesgo a ser personas agredidas.

Lamentablemente, su optimismo tampoco se refleja en la invisibilidad en la que mantiene el Estado a las personas transexuales y transgéneros. No puedo más que suponer que existe una indiferencia política e institucional cuando en lugar de haber estadísticas, hay estimaciones de datos. En el Foro “Derechos Humanos y Discriminación hacia las Personas y los Grupos Lésbicos, Gays, Bisexuales y Transgénero”, realizado en mayo del 2007 en la Ciudad de México, hablaron que existen diez mil ciudadanos mexicanos transgéneros y transexuales, sin embargo el Censo de Población ni siquiera los registra.

 

La protección jurídica sobre sus derechos: el gran pendiente.

El reconocimiento por sus derechos humanos es una garantía que les debe el Estado Mexicano.

Una ley que ampare su identidad representa una necesidad al no haber una regulación jurídica en sus derechos civiles. El caso es que al someterse a un proceso de cambio de sexo, su nombre e imagen ya no coincide más con el sexo con el que nacieron ni con el nombre registrado. Pasan por grandes aprietos al identificarse oficialmente para estudiar, trabajar, rentar, tener derecho a crédito, y la negación viene al enfrentar que sus documentos no coinciden con la personalidad que se es en el presente.

 

¿Cómo exigir la garantía a la salud, a un seguro de vida, a tu nivel de estudios, si te han registrado con un nombre, supongamos en este caso masculino “Pedro” y ahora tu condición sexo genérica es femenina y tu nombre de pila es Montserrat?

“He notado mucha discriminación en el servicio médico” me cuenta Montse, quien no se salvó de la discriminación laboral: “Sí, no falta en la sociedad que no te quieren dar trabajo o rentar un negocio porque te ven “así”… “diferente”…. Como estilista me evité todo ese problema de estar pasando por ese proceso de identidad. Yo dejé de hacer trámites, y pues me evité todo este tipo de broncas. Decidí trabajar en un lado exactamente y no tener que estar lidiando con gente cerrada que no se da cuenta que no importa tu imagen, tu preferencia, y sí tu empeño”. Cambia su tono, expira y me habla más emocionada: “Con la credencial para votar no nos pusieron trabas, les explicamos que nuestro maquillaje es permanente cuando es tatuado, como la pestañas, así que nos tomaron la foto “así como estoy”, y tanto mi nombre como mi sexo se registró como masculino”.

Siento a Montserrat práctica en sus respuestas y en su vida cotidiana, pero no todos tendrán sus mismas condiciones, ni podrán evitar trámites, malos tratos, explicaciones desgastantes, exclusión social, laboral y privación de derechos. Además, las consecuencias de estas faltas de reconocimiento jurídico, los y las lleva a optar por prácticas ilegales, a obtener identidades falsas, a depender de otros que les presten su nombre.

Lo que hubo, lo que falta y lo que hay que entender…

En el 2004, existieron reformas al Código Civil del Distrito Federal. A pesar de que no trataban específicamente de la transexualidad, a través de interpretaciones se reconocería el derecho que tiene una persona transexual a ver rectificada su acta de nacimiento en cuanto a la mención del nombre, sexo e identidad. En marzo del 2007, el Dip. David Sánchez Camacho, del Partido de la Revolución Democrática – PRD, presentó una iniciativa a favor de los derechos de hombres y mujeres transexuales y transgéneros. Básicamente propuso:

- Que la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación reconozca como práctica discriminatoria la exclusión de las personas debido a su condición sexo genérica.

- Garantizar constitucional y legalmente el derecho humano de todo individuo a ser identificado y tratado de acuerdo su identidad y expresión sexogenérica, independiente de cual sea su sexo con el fueron inscritas ante el Registro Civil.

- La posibilidad de modificar su acta de nacimiento con el fin de reconocer jurídicamente su actual identidad sexogenérica y legalizar su condición civil.

- Crear una Ley Federal para la Atención de las Personas Transgénero-Transexuales para que no se les restringa el acceso al trabajo, a la educación, a la libertad de expresión, que reciban salud médica integral y que atiendan a las personas transexuales en reclusión dando un trato correspondiente a sus derechos.

 

Las propuestas están en discusión. No avanzaron en diciembre pasado cuando fue presentado el dictamen. Hay puntos torales. Se cuestiona si existen las instituciones y especialistas adecuados y suficientes para dar atención a la salud. Colocaron, entre otros puntos, que no se tienen los protocolos, los reglamentos, ni los sustentos para atender a estas personas.

 

Por otra lado, cambiar jurídicamente de sexo no parece un proceso sencillo. En su “presolicitud” las personas transexuales y transgénero deben presentar: 1) constancia de especialistas o instituciones reconocidas (no se indican cuáles) que los diagnostiquen como transgénero-transexual; b) Constancia de valoración psiquiátrica de salud mental.; c) no estar unido en vínculo matrimonial. d) en caso de tener dependientes económicos, deberán garantizar que cumplirán con la obligación adquirida en el tiempo en que dure ésta; y por supuesto e) el nombre que decidan ponerse.

 

De ser aprobada esta presolicitud, viene la solicitud (efectiva) que te reasignará un sexo diferente y que se puede pedir sólo si se ha iniciado el proceso de reasignación sexogenérica dos años antes. Además de todos los requisitos anteriores se les piden tres más: f) una constancia psicológica de profesional especializado sobre la inserción satisfactoria en el núcleo social acorde con su identidad sexogenérica; g) certificado médico en el que conste la esterilidad permanente y; h) un informe en los casos que no se completó la reasignación genital por razones justificadas, económicas o de salud.

 

Si a alguien no le parecen mucho los trámites, los años sí que son un vía crucis. En caso de ser aprobada una solicitud, a los dos años anteriores en los que se inició el proceso de reasignación sexogenérica, debemos sumarle tres años más, que es el tiempo que lleva el insertar el acta de nacimiento rectificada en todas las dependencias. Si no es aprobada la solicitud en juicio ordinario, vendrán apelaciones, otros tribunales, amparos que llevaron mínimo un par de años más.

 

Cuando leo esterilidad permanente ¿Por qué? ¿Para qué? Entiendo que un cambio de nombre y de sexo lleve cambios en los proyectos de vida, pero este hecho no tendría que lacerar los derechos sexuales y reproductivos.

 

Por otra parte, una inserción satisfactoria en el núcleo social parece un trecho inalcanzable en la actualidad cuando ni siquiera existen estadísticas oficiales, que puedan mapear la situación para elaborar políticas de sensibilización en instituciones de gobierno, privadas, escuelas, grupos y redes sociales que reciban una educación sexual eficiente, oportuna, que abone a alejar la concepción de transexualidad de patologías mentales, vicios y desviaciones. Y que ayuden a que la sociedad entienda y acepte la diversidad sexual. A no ser que un individuo tenga un grado altísimo de soportar las frustraciones, es necesario entender que la inserción social no depende de la visión y disposición unilateral de una persona.

Aún cuando hasta el momento ninguna ley federal está aprobada para defender y preservar su actual identidad sexogenérica, es un avance que existan propuestas en discusión. Me parece necesario, deseable y alcanzable, que su identidad transite de la incompatibilidad, anonimato o clandestinidad a un reconocimiento jurídico e incluyentemente social. El primero es tarea del Estado. El segundo podría ser un esfuerzo de todos. Coloco “podría” no con la intención de pretender que su lucha y compromiso sea tan nuestra como de ellos y ellas, sino con la posibilidad de cuestionar estereotipos y esquemas que encasillan a la sexualidad y le colocan una camisa de fuerza a su diversidad.

About these ads

Make a Comment

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

12 comentarios to “¿Cambio de sexo? ¿Transexuales, transgéneros? ¿Qué hay sobre esto?”

RSS Feed for Mundo Abierto Comments RSS Feed

Me encantó el reportaje, Makieze.

México sigue siendo considerado un país homofóbico. Pero me parece que hay cambios importantes desde los tiempos de “El Lugar sin Límites”. No han desaparecido los asesinatos por homofobia, pero la comunidad GLT está mucho más organizada ahora, más activa, y cuenta con el respaldo de numerosos sectores entre los heterosexuales. Ya no es tan raro ver a una pareja tomada de la mano o besándose. Me parece que hay signos de evolución.

Sólo me llamó la atención un detalle: no sé si las preferencias sexuales sean algo que deba ser preguntado en los censos de población. Desde un punto de vista de políticas públicas, un respaldo estadístico podría ayudar a afinarlas, pero muchas personas tendrían razón al querer proteger su intimidad. Yo no apoyaría que el censo cubriera este aspecto, me parece que hay otros instrumentos estadísticos que es posible emplear sin obligar a los ciudadanos a revelar sus preferencias.

Témoris, gracias por los comentarios. Qué bien que partes de esas dudas porque me hacen ver que la diferencia que quise marcar no quedó clara.

Coloqué el significado de transexualismo donde habla que no es una decisión ni una elección. “No es una preferencia sexual”, como si lo es que a una persona le gusten los hombres, las mujeres o ambas.

El transexualismo es una condición con la que nace una persona que tiene un sexo discordante con la identidad de género que ésta percibe y se da (el hecho de sentirse femenina o masculino). Es una condición cuya única opción es la reasignación.

En términos médicos también se le conoce como el nombre “disforia de género”, disforia de género, trastorno de identidad de género y síndrome de la persona transexual.Hay una gran discusión sobre el tema. Para la psicoterapia humanista gestalt no es considerado trastorno, sino simplemente una condición humana. Por otra parte, como requiere de control médico se han empleado para su tratamiento protocolos que varían de un país a otro; en México se emplea el de Harry Benjamín, en su sexta versión.

El Síndrome de Harry Benjamin (SHB) es una condición intersexual de nacimiento que ocurre en apróx. 1 de cada 100.000 niños de ambos sexos, en la cual la diferenciación sexual a niveles neurológico y anatómico no se corresponden.

Por ello cuando optan por cambiar su sexo, el término correcto es un cambio en su identidad sexogenérica, puesto que no sólo transforman su imagen sexual, sino que empiezan a adecuarse y a confirmar la identidad de sexo y de género que perciben que son.

Hablé de las diferencias entre transexuales y transgéneros. Montserrat, al ser una mujer transgénero, la entrevisté para que nos platicara sobre su proceso de cambios y la situación que viven actualmente las personas transexuales y transgéneros. Pero no la entrevisté por su preferencia sexual. Me pareció oportuno colocarlo porque en este caso las discriminaciones vendrían no solo por ser una persona transgénero, sino también por sus preferencias sexuales.

Coincido contigo y me da mucho gusto que el grupo LGTB haya tenido avances en su organización y demandas políticas e aceptación social, en un país como el nuestro, la homosexualidad como la transexualidad son asumidas por muchas personas como patologías, enfermedades, desviaciones y lo peor es con violencia. Por ello coloqué datos sobre los crímenes de odio sobre homosexuales y los que faltan por reconocer sobre los transexuales y transgéneros.

Otras cosillas que habría que evitar confundir es que la transexualidad no sólo acontece en el caso de hombres a mujeres, ni se identifica con una actividad en particular, como podría ser la prostitución. El Imesex reporta que la proporción de hombres que realizan su reasignación es de tres a uno con respecto a mujeres con reasignación.

Espero que estas aclaraciones eviten confusiones a las que se haya prestado el texto.

¡Saludos!
Makieze

Ay con tanto requisito y luego no quieren q se queden el el closet

Soy una activista del movimiento LGTB y me encantó el texto porque considero que los trans aún son un asunto olivdado justamente porque no se sabe nada de su condición y discriminaciones.

Ojalá hubieran muchos más para difundir información y sensibilizar a la gente.

¡Felicidades por el artículo!

Ojalá hablen más de los trans.

hola. te escribo desde venezuela. estuve leyendo tu articulo, me gusto mucho.
me gustaria que se hablara mas de este tema, ya que no existe mucha informacion y por ende todavia se nota la discriminacion tanto de trans como de homosexuales.
yo soy homosexual y escribi esto con mi pareja, me gustaria leer un articulo tuyo sobre la homosexualidad y tus consejos para asumir esta tarea tan dificil. saludos desde venezuela.

No puedo estar de acuerdo contigo con el término transexualismo; ya que como tú misma aclaras todavía existe mucho discusión al respecto, e incluso las mismas cifras que empleas no concordarían con el número de personas que se sienten dentro de esta descripción.
Lo que me preocupa de esta parte es que bajo este argumento padres de familia apoyen a niños de muy corta edad a tomar una decisión, que pienso por sus implicaciones requiere de un proceso de madurez y experiencia de vida mayor.
No estoy en contra del proceso de elección que cada ser humano puede hacer sobre su preferencia sexual. Creo que el ser humano está constituido para la libertad y la elección; sin embargo el ser humano lo es, por el simple de hecho de existir, o es un proceso de construcción? o deconstrucción?

Un buen artículo, gracias por la explicación. Me quedan algunas dudas:

¿La reasignación de sexo se lleva a cabo en una única operación o es necesario someterse a varias intervenciones? ¿Qué sexo tienen los que se han hecho una reasignación? imagino que el del acta de nacimiento. ¿Qué sexo tienen los que están en el proceso de reasignación? ¿y aquellos cuya acta está siendo modificada (dos años)?

Gracias de antemano por las aclaraciones.

Saludos cordiales.

[...] han hecho el amor, una vez por lo menos en el ascensor, escaleras, o en la calle. Un 20% de las mujeres quisieran ser hombres. Un 35% de los niños están enamorados de su profesora A un 45% de los hombres le gustan las [...]

Es muy importante hablar de este tema. De verdad creo que Mundo Abierto está haciendo que las aguas se muevan.
Los felicito a todos.

SOY LAURA ESTOY HACIENDO UNA TESIS SOY DE LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRES QUISIERA SABER UN POCO MAS EN EL ASPECTO JURIDICO QUE SE VULNERA DE LAS PERSONAS QUE OPTARON CAMBIAR DE SEXO ESPERO QUE ME RESPONDAN

Buen día. Me parece un artículo muy interesante. Hay mucho que trabajar en este tema. Soy antropóloga y el año siguiente estaré realizando un proyecto de investigación social sobre violencia institucional y mujeres trans. Me gustaría ponerme en contacto con algunos colectivos o asociaciones tras en el Distrito Federal. Me puedes dar algún dato para el contacto? Muchas gracias!!

hola: soy de mexico lei tù articulo y me gusto me gustaria que se hablara mas de este tema ya que no hay mucha informacion sobre y por ende todavia existe descriminacion tanto en transexuales como en homosexuales me gustaria leer mas articulos tuyos sobre la homosexualidad y consejos para poder asumir este problema sobre la discriminacion lo digo porque yo soy homosexual. saludos desde mexico


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: